Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 7 Año: 2008
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2008 - Número 7


SUMARIO

EDITORIAL
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Editorial
CARLOS SANTAMARÍA Y ASCENSIÓN FUMERO: "HOY EN DÍA, EL PSICOANÁLISIS NO ES UNA TEORÍA CIENTÍFICA DE L
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Psicología
PSEUDOCIENCIA EN RECURSOS HUMANOS (II)
Por: Ricardo Fernández Díez de la Lastra
Tema:
Pseudociencia
UN PEQUEÑO TIRA Y AFLOJA SOBRE MEDICINAS ALTERNATIVAS
Por: Carlos Chorda
Tema:
Pseudomedicina
MICROSOFT PONE EN MARCHA UN TELESCOPIO VIRTUAL QUE PERMITE EXPLORAR 1,2 MILLONES DE GALAXIAS
Por: Paula Gil
Tema:
Astronomía
LA CUARTA PIRÁMIDE DEL VALLE DE GIZA
Por: Rosa M. Tristán
Tema:
Arqueología
¿QUEDA LECHE SIN OMEGAS, POR FAVOR?
Por: Carmen Morán
Tema:
Nutrición
¡VAYA TIMO! EL NOBLE ARTE DE ECHAR POR TIERRA MITOS
Por: Redacción de Deia
Tema:
Pensamiento Crítico
CIENTÍFICOS TRAMPOSOS
Por: Alicia Rivera
Tema:
Ciencia
PIRÁMIDES Y "PIRAMITOS"
Por: Javier Armentia
Tema:
Piramidología
CUANDO LA RANA Y LA SALAMANDRA ERAN LO MISMO
Por: El Paleofreak
Tema:
Paleontología
OBSERVACIÓN Y CONOCIMIENTO CIENTÍFICO
Por: Martín Fragoso
Tema:
Ciencia
SE LE APARECIÓ LA VIRGEN
Por: Fernando L. Frías
Tema:
Curanderos
¿QUÉ ES UNA PARADOJA?
Por: Gustavo Piñeiro
Tema:
Filosofía
REUNIÓN INTERNACIONAL DE UN CENTENAR DE EXPERTOS EN EL TRATAMIENTO DE LOS ANEURISMAS CEREBRALES
Por: Universidad Pompeu Fabra
Tema:
Medicina
ALBINA RUIZ, DOCTORANDA DE LA CÁTEDRA UNESCO DE LA UNIVERSIDAD RAMÓN LLUL, GALARDONADA CON EL PREMIO
Por: Universidad Ramón Llul
Tema:
Premios
EXPERTOS INTERNACIONALES REVISAN EN LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA LA CREACIÓN DE DETECTORES DE GASES Y
Por: Universidad de Salamanca
Tema:
Física
BUZÓN DEL LECTOR
Por: Cartas de lectores
Tema:
Cartas de lectores
Enlaces
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Internet


EDITORIAL
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Editorial

La colección "¡Vaya timo!" coordinada por Javier Armentia Fructuoso ha lanzado en fechas recientes varias nuevos títulos a los que estamos dedicando algún artículo, en la forma de entrevistas a sus autores. En esta ocasión, es el psicoanálisis objeto de estudio por parte de dos profesores de la Universidad de La Laguna, que se encargan de desmontar una de las pseudociencias más prestigiadas del mercado, la cual ha logrado colarse (y mantenerse) en determinados estamentos académicos y sanitarios. En esa línea, tenemos la continuación del artículo sobre pseudociencias en los departamento de recursos humanos, donde se hace un repaso de los delirantes criterios con los que algunas empresas seleccionan a su personal. Por último, la crónica de un nuevo capítulo de la discusión entre defensores y detractores de las pseudomedicinas. Nos leemos en agosto, no sin antes desearles un feliz verano. Hasta el mes que viene.



CARLOS SANTAMARÍA Y ASCENSIÓN FUMERO: "HOY EN DÍA, EL PSICOANÁLISIS NO ES UNA TEORÍA CIENTÍFICA DE L
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Psicología

Entrevista a los autores del libro "El psicoanálisis ¡Vaya timo!"

¿Cómo surge la idea de publicar un libro dedicado al psicoanálisis?

La verdad es que en los círculos académicos de la psicología científica, el debate sobre el psicoanálisis está algo obsoleto. Todo el mundo sabe hoy en día que el psicoanálisis no es una teoría científica de la mente, ni un método riguroso o eficaz para el tratamiento de los trastornos psicológicos. Sin embargo, es sorprendente el éxito que sigue teniendo el psicoanálisis en otros ámbitos académicos, y también lo es su tremendo arraigo popular. Nos sorprendió ver la gran cantidad de personas que se dedican profesionalmente al psicoanálisis incluso en un país como España, que no es de los más proclives a este tipo de perspectivas. Nos pareció que no debíamos seguir haciendo como la mayor parte de los psicólogos: mirar hacia otro lado o esbozar una leve sonrisa cuando nos hablan de psicoanálisis. Era necesario explicar de forma clara y respetuosa lo que la mayoría de nosotros pensamos.

Es bastante habitual confundir la Psicología con la Psiquiatría y ésta a su vez con el Psicoanálisis ¿a qué se debe?

Bueno, las tres comparten el interés por los trastornos mentales. Las diferencias específicas sobre la forma de abordarlos desde la psiquiatría y la psicología serían largas de explicar. Con respecto al psicoanálisis, la diferencia fundamental es que este último no lleva a cabo una contrastación rigurosa de sus tratamientos. Por otra parte, ya que no existe una titulación universitaria de “psicoanalista” es frecuente, aunque no siempre sea así, que los que se dedican a esta disciplina tengan titulación de psicólogo o psiquiatra. Este hecho también puede ser una de las causas de la confusión.

¿Cuál fue el papel de Sigmund Freud en la aparición del psicoanálisis?

No hay duda en considerar a Freud el fundador del psicoanálisis. No fue un innovador en la idea de que los problemas mentales podían tratarse como enfermedades, pero no cabe duda de que impulsó como ningún otro este tipo de concepción, que rompía con muchos tabúes e ideas de orden religioso o sobrenatural. También fue importante la forma en que hizo énfasis en la importancia de variables psicológicas como las experiencias infantiles para explicar los problemas del adulto. Lamentablemente las explicaciones en sí eran en gran parte erróneas; y lo que es más sorprendente, los psicoanalistas actuales se empeñan en aferrarse a ellas.

¿A que se debe la popularidad de esta pseudoterapia? ¿Por qué este, como tantos otros mitos, se resiste a morir?

El psicoanálisis es divertido. A todos nos gusta pensar que nuestro comportamiento es fruto de intrincados procesos ocultos. Las explicaciones de la psicología científica resultan a veces sosas por su sencillez. Todos sabemos que en ciencia son preferibles las explicaciones más simples, pero también a todos nos gustaría que nuestra mente fuera una caja de sorpresas. Como es natural también hay razones económicas evidentes.

¿Hay algo de verdad o de científico en el psicoanálisis?

Es difícil escribir tantas páginas como escribió Freud sin decir algo cierto. Pero éste no era, desde luego, el mayor compromiso del padre del psicoanálisis. Muchas de sus afirmaciones son verdaderas y hasta evidentes. Pero como dijo, hace ya muchos años, el profesor Hans Eysenck, las que son realmente novedosas son falsas o indemostrables. La falta de compromiso con la comprobación y la veracidad es precisamente lo que excluye al psicoanálisis del conjunto de las disciplinas científicas.

Recientemente, se ha sabido que una asociación de psicoanalistas navarros se ha quejado a Laetoli, a cuenta de la publicación de este libro ¿Qué les parece que ya aparezcan presuntos "damnificados" del mismo?

La queja no se dirige a los contenidos del libro. De hecho, éste ni siquiera había aparecido cuando se publicó aquella carta al director del Diario de Navarra. Se quejaban de la crítica en sí; de que alguien les criticara: muy típico de la pseudociencia. Esperamos más críticas de este tipo, y muy pocas centradas en los argumentos que contiene el libro.

Para terminar ¿qué le dirían a aquellas personas que les están leyendo para animarles a leer su libro?

El público no especializado puede pensar que los conceptos más populares del psicoanálisis, como el Complejo de Edipo o la Represión están demostrados científicamente. En el libro desarrollamos argumentos y aportamos datos contrarios a esta concepción. Algunos de estos datos provienen de la investigación más reciente en el campo de la psicología y la neurociencia. A diferencia de los conceptos del psicoanálisis, cualquiera puede comprobar nuestras afirmaciones. A pesar de estar expuestas de una manera simple y sin recurrir a la jerga científica, tienen su base en la investigación experimental rigurosa. Esto hace también que el libro resulte útil para personas con conocimientos más avanzados en la materia.



PSEUDOCIENCIA EN RECURSOS HUMANOS (II)
Ricardo Fernández Díez de la Lastra
TEMA: Pseudociencia

En un anterior artículo repasaba algunos magufos que se han ido instalando en el campo de la psicología aplicada a la empresa, en el área de los Recursos Humanos. Trataba sobre tres muy populares en selección y formación: la morfopsicología o caracteriología, la grafología y el más que esotérico Eneagrama. Y dejaba para otros artículos al psicoanálisis y al polígrafo.
Hoy le quiero dar un repaso al polígrafo. Éste ya ha superado su fase tomatera en la telebasura de TV y comienza a ser habitual que nos lo encontremos en artículos pretendidamente serios en revistas del mundo de la empresa y de los Recursos Humanos.
Primeramente, habría que recordar que el polígrafo, como todo “aparato científico”, no sirve para nada si los datos que se extraen de él no están en relación con hechos comprobables; en este caso con las conductas observables o inferidas del sujeto examinado. Y en esto, el polígrafo, entra de lleno en la pseudociencia por su halo de pretendida exactitud biomédica y palabrería pseudocientífica.
Pero antes de continuar expliquemos qué es un polígrafo. El polígrafo o “detector de mentiras” es, en palabras de los poligrafistas, “un instrumento de gran sensibilidad y precisión, capaz de registrar de forma continua en un gráfico las variables fisiológicas que se producen en el organismo de un individuo estimulado psicológicamente mediante determinadas preguntas.” Decir esto y nada es lo mismo, pues con este criterio un análisis de sangre o un escáner serían también un “detector de mentiras”.

En realidad, un polígrafo consiste en un registrador fisiológico que determina tres indicadores del sistema autonómo: la presión del corazón, la respiración, y la conductividad de la piel. El índice y la profundidad de la respiración son medidos por los neumógrafos con cintas que envuelven el pecho. La actividad cardiovascular es determinada por la presión arterial. La conductividad de la piel o respuesta electrodérmica (RED) se mide por electrodos en las yemas de los dedos.

Así visto, en realidad el polígrafo es básicamente un sistema de biofeedback camuflado de todo aquello que el electromiografo (EMG), el electroencefalograma (EEG) o el electrocardiograma (ECG) registran; como es la actividad eléctrica generada por el músculo estriado, o el estudio funcional del sistema nervioso periférico (SNP), de la placa motriz y del músculo esquelético, la frecuencia cardiaca, la actividad cerebral… tanto en condiciones normales como patológicas. Esto, en cuanto a sus variantes diagnósticas.

En su variante terapéutica, los diversos sistemas de biofeedback, se utilizan para enseñar a los pacientes a controlar aquellas actividades que dependen del sistema nervioso autónomo (SNA) y de las que sólo somos conscientes de su funcionamiento cuando sufren alguna alteración, que se manifiesta en forma de arritmias, taquicardias, ansiedad, cefaleas o migrañas, ataques de pánico, sudoración excesiva, alteraciones intestinales…

El origen de la biofeedback está en el neuropsicólogo Neal Miller, quien a finales de los años 60 aplicó a humanos las posibilidades de control que había observado en conducta animal en el laboratorio, sobre la tasa de ritmo cardiaco y temperatura corporal en ratas.

Miller construyó un aparato en que la información recogida por los electrodos se mostraba en una pantalla, de modo los sujetos podían ver la temperatura de la piel, y les enseño a relajarse y concentrarse de forma que éstos relajaran la musculación lisa de los vasos sanguíneos periféricos y con ello descendiera la temperatura de la piel.

Pero la denominación de biofeedback se debe a la Dra. Barbara Brown, una de las fundadoras de Biofeedback Research Society, hoy transformada en la Association for Applied Psychophsiology and Biofeedback.

Los aparatos de biofeedback, en cualquiera de sus variantes (EMG, EEG, ECG…) sí que recogen datos exactos de un sujeto, con “gran sensibilidad y precisión, (registrando) de forma continua en un gráfico las variables fisiológicas que se producen en el organismo de un individuo”, pero en absoluto tienen nada que ver esas respuestas con que se diga la verdad o se mienta, o se le estimule al sujeto con preguntas pretendidamente comprometidas o críticas.

El poligrafista confunde la exactitud con la fiabilidad y ésta con la validez. Es innegable que un polígrafo recoge información fisiológica y ésta se muestra en gráficas, pero de ahí a que esa información muestre alguna relación con la verdad o falsedad consciente de las expresiones verbales de un sujeto hay un abismo.

Aunque aún tímidamente se ha empezado a utilizar el polígrafo como sistema de selección, hay ya una serie de artículos en revistas del mundo de la empresa y Recursos Humanos que “avalan” su calidad como sistema de selección de candidatos. Para ello ha bastado que su aparición en TV lo haya popularizado y que los sujetos sometidos a su escrutinio fuesen lo suficientemente populares como para que sus opiniones, tildadas por el polígrafo, de verdad o mentira, y “contrastadas” por la “sabiduría popular” sobre el sujeto examinado haya convertido al detector de mentiras en un icono de la fiabilidad personal.

En Otelo, Desdémona recibe con un gesto la sospecha de infidelidad que Otelo le lanza a la cara. Este gesto es interpretado como una prueba cierta de la semilla de los celos que Yago había puesto en Otelo. El gesto de Desdémona, que se debería interpretar como de dolor por lo que le supone de perdida de confianza en quien había depositado su amor, Otelo lo toma como confirmación de sus celos, pérfidamente alimentados por un amigo traidor. Otelo dedujo de su particular “detector de mentiras” que el gesto de dolor de Desdémona confirmaba sus sospechas y que dicho gesto era prueba innegable de haber sido pillada en el engaño. Establecía una relación directa entre gesto y engaño. El gesto era observable, luego el engaño era cierto. No se admitía otra alternativa.

Aquí, como en el polígrafo, una reacción involuntaria es interpretada como confirmación de lo que esperamos escuchar. Como bien señala Leonard Saxe, la idea de conocer la veracidad de un sujeto viendo los cambios psicofisiológicos en una hoja de papel es un mito. Incluso el término "detector de mentiras," referido al polígrafo, es un sin sentido. Ya que la "detección de la mentira" implica deducir el engaño con el análisis de las respuestas fisiológicas estructuradas a una serie de preguntas pretendidamente relevantes.

Para “ajustar la exactitud” del detector a cada concreto, los poligrafistas han elaborado un protocolo que, a la vez que les dota de un mayor halo de cientificidad, les cubra de la malicia del sujeto examinado. Así, comienzan con una serie de preguntas de control o “prueba del estímulo” como criterio de la exactitud del instrumento en la detección del engaño. Estas preguntas se hacen, según los poligrafistas, para “controlar” el efecto amenazador que se le suponen a las preguntas “relevantes”, p.e: ¿Fue usted el que decidió separarse de…? frente a preguntas de control del tipo ¿Le gusta la tortilla? ¿Se llama usted…?

Con estas preguntas, y otras similares, se establece el “criterio de normalidad” para diferenciarlo de las “alteraciones fisiológicas” que se produzcan en el sujeto cuando se le hagan las preguntas “relevantes” o comprometidas.

Y la pregunta es, ¿si hay una línea base con las preguntas “inocentes” y con las preguntas “comprometidas” se altera esa línea, indica esto que se está mintiendo? En absoluto. Cualquier cambio en la tasa cardiaca, sudoración o cualquier otro índice puede tener decenas de motivos sin que ninguno esté asociado a la mentira o la verdad. Basta que la pregunta sea considerada como socialmente inadecuada por el sujeto para que se activen respuestas psicofisiológicas de ansiedad, sin que ello sea indicador de nada que tenga que ver con la verosimilitud o falsedad de la respuesta.

En muchos casos las respuestas “mentirosas” sólo son indicador del nivel de ansiedad del sujeto examinado a fallar en la prueba, de tal manera que lo que se toma como respuesta mentirosa no es más que ansiedad a no saber responder como se espera de él.

Los poligrafistas ignoran, o lo que es peor, no tienen en cuenta que existen “artefactos” en los procesamientos de datos que distorsionan la percepción de éstos. De modo que toman un hecho como la sudoración como un indicador “positivo” en la dirección que desean establecer como “verdad” o “mentira” en la respuesta del sujeto; sin considerar la variabilidad individual en las reacciones del organismo (personalidad), y sin poder asegurar que un sujeto sude igual que otro puesto en las mismas circunstancias, ni que su tasa cardiaca sea la misma.

Cuando un sujeto suda sólo podemos saber eso: que suda. Cualquier otra conclusión será aventurada.

Los defensores del polígrafo suponen que como estamos educados por nuestros padres, profesores, familiares a decir la verdad, cualquier respuesta que se apartara de la verdad que como sujetos conocemos nos activaría una respuesta psicofisiológica involuntaria e incontrolable que nos delataría. Y esta suposición, más formal que real, choca con la experiencia diaria que desde niños observamos a nuestro alrededor; cuando nos hacemos “cómplices” de mentiras socio-familiares sobre lo que se puede decir o admitir ante terceros. Incluso hay un cierto nivel de mentira social que estaría bien vista; como cuando le decimos a un enfermo de cáncer que le vemos muy bien o alabamos la gracia y belleza de un bebe ajeno, aunque sea más feo que Picio.

Y esto en sujetos “normales”, pero qué pasa cuando nos enfrentamos a psicópatas en que la norma social-moral es inexistente si no cuadra con la que ellos establecen. O qué pasa con los que se han entrenado a pasar la prueba, como ya ha ocurrido con agentes de los servicios de espionaje.

En la película “Los padres de ella” Ben Stiller -el novio-, es sometido por el padre su novia -Robert de Niro, agente de la CIA-, a pasar por el polígrafo para demostrar que no es lo suficientemente bueno para su hija Pam –Teri Polo-. Las preguntas son hechas en un ambiente tal de tensión por parte del padre al novio, que no hay pregunta que no sea motivo de sospecha de ocultación de la verdad.

Hay que decirlo claramente: el polígrafo no detecta ni la verdad ni la mentira, sólo detecta cambios psicofisiológicos. En un informe de 2002 la Nacional Academy of Sciences de Estados Unidos advierte que la “investigación en psicología científica y fisiología proporciona pocas bases a la esperanza de que la prueba del polígrafo pueda tener un muy alto nivel de aciertos”. Pero esto no desanima a los poligrafistas que siguen insistiendo en la bondad de la máquina de marras y en presentar tasas de acierto del 90 % como mínimo.

El problema para los poligrafistas es que no pueden demostrar que exista un único patrón de respuestas psicofisiológicas asociadas a la respuesta dada con intención de engañar.

La psicología fisiológica cuenta con una consolidad tradición científica, que se remonta a finales del XIX con Wundt y Galton, pero en ningún caso se puede basar la medición de datos psicofisiológicos en argumentos de verosimilitud de las respuestas de un sujeto. No es eso lo que defiende el método científico.

Sería conveniente que los profesionales de Recursos Humanos tuvieran en cuenta que en ciencias sociales ni la exactitud ni la eficacia viene determinada por el uso de medios técnicos o científicos, que el mito de la infalibilidad de la técnica es eso: un mito.



UN PEQUEÑO TIRA Y AFLOJA SOBRE MEDICINAS ALTERNATIVAS
Carlos Chorda
TEMA: Pseudomedicina

La Voz de la Merindad es una publicación quincenal que desde hace muchos años se puede leer en Tafalla, ciudad de la zona media de Navarra en la que tengo la suerte de residir. Desde la redacción de esa revista se me invitó a colaborar para que tratara, preferentemente, sobre temas de ciencia y sociedad. No me pude negar, claro está, y bajo el epígrafe de “A Ciencia Incierta” me doy el gustazo de verter mis opiniones desde hace unos cuantos meses.
Sin dedicar expresamente un artículo a las medicinas “alternativas”, no he podido evitar dejar caer mi valoración sobre ellas en dos o tres artículos, así, como quien no quiere la cosa. Yo esperaba que antes o después alguna voz autorizada iba a rasgarse las vestiduras por mi atrevimiento, como así fue: un convecino que se dedica a alguna de esas pseudomedicinas me dedicó un artículo. Nada más leerlo me pareció necesario enviar una respuesta y se me ocurrió que ambos escritos podían tener cabida en El Escéptico Digital. Este es el suyo, publicado en el número 139:

No tan rápido… hombre de ciencia
Jabier Larrea

No hace ni tres lunas, en un instituto aconteció algo interesante que sirve de introducción. Resulta que un profesor de filosofía abría horizontes entre los alumnos comentando el hecho de que cuando dedicamos unas palabras agradables a un vaso de agua, ésta modifica su estructura y cristales y por tanto modifica su calidad, y a la inversa, si proferimos insultos.
Un alumno quiso aportar una experiencia similar pero con dos tarros de cristal en los que había introducido un puñado de arroz con agua pero había colocado una pegatina con la palabra “amor” en uno de los tarros, y otra con la palabra “odio” en el otro. Al cabo de unos días la primera muestra permanecía intacta pero la otra contenía el arroz maloliente y podrido. A todo esto, cuando los alumnos comentaron el fenómeno a su profesora de biología, ésta tildó el tema de absurdo.
Este episodio recuerda las declaraciones aparecidas en los artículos de los números 135-137, columna “a ciencia incierta” en las que de forma peyorativa se alude a diferentes disciplinas relacionadas con la salud, a cuenta del desafío de James Randi y otros.
A juzgar por los sarcásticos comentarios, se podría pensar que la actitud del ejemplo dado en la case de “bio” es la forma que tienen algunos de “hacer que las siguientes generaciones adquieran pensamiento crítico”, o aprendan a “dudar” (no es rechazar).
Ante las “energías sutiles”, que poco tienen de paranormales, tenemos dos opciones: podemos con humildad, abrirnos al entendimiento y a la experimentación de todo aquello que existe, pero escapa de la ortodoxia científica, o podemos ser incrédulos y detractores de lo que no llegamos a comprender o no hemos tenido la oportunidad de vivir. Por supuesto que no hay que creer nada a priori pero eso no significa invalidar todo lo que no pertenece a un pensamiento establecido. El verdadero espíritu científico no está separado de la vida cotidiana ni de lo sutil; tiene que ver con una actitud ante la vida, para llegar a saber lo que la naturaleza nos muestra con los hechos, y con el atrevimiento a experimentar sin miedo a modificar nuestras temporales y frágiles creencias y “verdades”.
Sepa que si las medicinas, erróneamente llamadas alternativas, están en auge, no es por la ignorancia de sus usuarios que sí tienen argumentos sobre sus decisiones, pues no son éstos quienes tienen que aplicarse la acertada frase “creer es fácil…”, sino otros que deben dejar de creer exclusivamente en únicas opciones y aprender más acerca de otros enfoques que iremos precisando para su conocimiento. Si en 1999, el Parlamento Europeo instó a los países miembros a regular las medicinas no convencionales y a dar pasos para incorporarlos a los estamentos sanitarios oficiales. En EEUU, Alemania, Canadá, Noruega, Reino Unido, Austria, China… ya se están dando facilidades. Esto ocurre porque las mismas, se lo han ganado a pulso a pesar de tener todo en su contra; día a día han ido demostrando su eficacia y aportación. Su regulación evitará la proliferación de “traficantes de pseudociencias” que tanto le preocupa. No vamos a caer en la frivolidad de tratar de pasada temas tan importantes como los que nos ocupan. Por tanto, en futuras entregas, seguiremos replicando y repasaremos con cariño, esmero y mucha ciencia en la mano (más de la que alguno puede imaginar), todo lo que rodea estos fenómenos tan subestimados y agredidos con un desdén que no entendemos, (porque sabemos de su buena voluntad). Aclaremos el gran desconcierto existente pues nos va en ello más que la salud. Somos conscientes de que su integración, son motor y parte de la Nueva Era que hemos estrenado y que tan positivos cambios va a introducir. Al tiempo.


Y esta es mi respuesta, en el número 143:

Con la salud no se juega
Carlos Chordá

Amigo Jabier, me vas a permitir unas líneas en contestación a tu artículo del nº 139. En él comienzas hablando de un experimento producto de la imaginación del inefable Masaru Emoto, el mismo que se ha forrado con –entre otras cosas- su agua “energizada” a 150 dólares el litro. Añades que debemos abrirnos al entendimiento y a la experimentación, y un poco después a experimentar sin miedo. Te tomo la palabra, y te propongo lo siguiente: hazte con veinte tarros idénticos. Rotula diez con la palabra “amor”, los otros diez con “odio”. Cúbrelos con papel aluminio, de manera que no se vea lo escrito. Mézclalos hasta que no puedas adivinar el rótulo de ninguno, y pon arroz y agua en cada uno antes de taparlos. Al cabo de unos días los abres y anotas el aspecto del arroz de cada tarro antes (esto es imprescindible) de desvelar sus rótulos.
Este es un experimento de verdad, y no aquel con que nos ilustrabas. Porque así, con un buen control, se evita que las expectativas del investigador influyan en la apreciación de los resultados. Con controles mucho más rigurosos, claro está, es como la medicina (la única) se asegura de que sus tratamientos son más eficaces que los placebos. Lo que jamás ha conseguido demostrar ninguna de las mal llamadas –aquí estoy de acuerdo contigo- medicinas alternativas, porque ni son medicinas ni suponen alternativa: homeopatía, reiki, flores de Bach, iridología, reflexología, y tantas otras basadas en “energías sutiles” que todavía nadie ha logrado detectar ni, lo que es mucho más grave, definir.
Sacas a relucir al Parlamento Europeo, cayendo en la falacia de autoridad. La mismísima Organización Mundial de la Salud ha instado a regular las medicinas tradicionales. En el documento se lee que ello está motivado por la constatación de que en muchos lugares deprimidos es la única opción, y que está creciendo (alarmantemente, a mi entender) en los países desarrollados. Y añaden que, primero, su eficacia no está probada, excepto cuando de hierbas hablamos (y habría mucho que decir) y segundo, en muchos casos está en manos de personal no cualificado.
“Día a día han ido demostrando su eficacia”, aseguras. No estoy de acuerdo, al menos hasta que me enseñes una relación de publicaciones que así lo corroboren, en revistas con sistema de revisión, que son las únicas que cuentan. O al menos hasta que hagas una lista (te reto a publicarla) con los logros de esas “medicinas”. Ahí va la mía con los de la medicina “oficial”: erradicación de la viruela, anticonceptivos, vacunas, curación de cada vez mayor porcentaje de cánceres, fecundación in vitro, antibióticos, insulina, anestesia, trasplantes de órganos… avances que han duplicado nuestra esperanza de vida.
Me gustaría terminar aclarándote que la ciencia nada tiene de ortodoxia. El papel de la ciencia no es el de rechazar a priori lo que no se comprende; al contrario, ese es precisamente su objeto de atención. Simplemente desde la ciencia se exigen pruebas de lo que se afirma. Sin ello sería imposible el avance del conocimiento, como es fácil de adivinar. Nada que ver con pensamientos establecidos.
Eso es todo por mi parte, Jabier. Recibe un saludo.



MICROSOFT PONE EN MARCHA UN TELESCOPIO VIRTUAL QUE PERMITE EXPLORAR 1,2 MILLONES DE GALAXIAS
Paula Gil
TEMA: Astronomía
URL: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=509038&idseccio_PK=1012&h=

(Noticia publicada originalmente en el diario El Periódico de Cataluña)

El grupo informático Microsoft ha llegado por fin al espacio con la puesta hoy en marcha del WorldWide Telescope, un telescopio virtual con el que los usuarios de internet podrán explorar 1,2 millones de galaxias.

Este servicio gratuito muestra imágenes tomadas por algunos de los más potentes telescopios del mundo como el Hubble o el Spitzer Space y permite a los internautas localizar estrellas o planetas del mismo modo que los servicios de mapas en internet permiten encontrar una calle.

El telescopio sitúa a Microsoft en la peculiar "carrera espacial" iniciada por algunos grandes grupos tecnológicos como el buscador Google, que hace dos meses lanzó Google Sky, su propio servicio para explorar el espacio.

"El WorldWide Telescope es una poderosa herramienta para científicos y educadores que hace posible que cualquiera pueda explorar el universo", ha afirmado Bill Gates, presidente y cofundador de Microsoft, en un comunicado distribuido hoy por el grupo.

Proyecto dedicado a Jim Gray

"Nuestra esperanza es que inspire a la gente joven a explorar la ciencia y la astronomía y ayude a los investigadores en su tarea de entender mejor el universo", ha añadido.

Microsoft ha señalado que el proyecto está dedicado a la memoria del científico estadounidense Jim Gray, miembro de Microsoft Research y desaparecido el año pasado mientras navegaba en un velero cerca de San Francisco.

Para usar este telescopio virtual los usuarios tienen que dirigirse al sitio en internet www.worldwidetelescope.org (enlace) y descargar allí una aplicación.

Una de las principales características del servicio es que permite crear visitas guiadas por determinadas partes del cielo. Los usuarios pueden insertar comentarios, música y compartir estos tours multimedia con otros fanáticos de la astronomía.

Para usuarios y científicos

En una de las visitas que ya están disponibles, Alyssa Goodman, astrónoma de la Universidad de Harvard, explica, por ejemplo, cómo se condensa el polvo de la Vía Láctea para formar estrellas y planetas.

El telescopio virtual de Microsoft permite no solo ver la localización de cuerpos celestes en el espacio, sino también su aspecto en el pasado o el futuro e inspeccionar el universo con diferentes longitudes de onda.

WorldWide Telescope ha sido desarrollado por algunos de los principales cerebros de Microsoft y está orientado tanto a los usuarios particulares como a la comunidad científica. El grupo proyecta lanzar, incluso, una versión para profesionales en el futuro.

Diferencias con Google Sky

Google Sky, por su parte, es fruto de un proceso distinto. La herramienta nació casi como un hobby en ese 20% del tiempo de trabajo que el buscador permite a sus empleados dedicar a ideas propias. Algunas de ellas, como el servicio de correo electrónico Gmail, se han convertido en grandes éxitos para la firma.

El servicio es sencillo de utilizar, aunque la calidad de las imágenes es a veces mejorable, y los usuarios pueden insertar información adicional como ocurre en Google Earth o Google Maps.

El navegante espacial puede aplicar zoom sobre las fotos, escuchar podcast sobre los objetos celestes o averiguar datos cómo cuánto se tardaría en llegar desde la Tierra a cualquier punto del universo.

URL: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=509038&idseccio_PK=1012&h=



LA CUARTA PIRÁMIDE DEL VALLE DE GIZA
Rosa M. Tristán
TEMA: Arqueología
URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/01/ciencia/1212318507.html?a=0b450c2823ec429f72771eb2103a6484&t=1212403940

(Noticia publicada originalmente en el diario El Mundo del S. XXI)

El faraón Dyedefra, que reinó en Egipto hacia el año 2556 antes de Cristo, hace casi cinco milenios, construyó la pirámide con más altura y magnificencia de las cuatro que se veían desde las orillas del Nilo.

Un grupo internacional de arqueólogos ha descubierto que las ruinas que hoy pueden verse en Abu Rawash, a pocos kilómetros de El Cairo, corresponden a la llamada pirámide perdida, cuyas piedras han acabado con muchas de las leyendas que han rodeado el reinado del que fuera el heredero de Keops.

«Esta pirámide fue la más alta de todas las del complejo de Giza [Keops, Kefrén y Micerinos] y su piedra era de mejor calidad. Durante años se pensó que no había sido terminada de construir, pero hemos comprobado que no fue así. Sus piedras fueron utilizadas durante siglos para construir en El Cairo», señala Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio.

«Durante los 12 últimos años hemos excavado allí y hemos sacado a la luz gran parte de la historia de la IV dinastía, las luchas por el poder y parte del misterio de la construcción de las pirámides», añadía en la presentación internacional del documemental 'La pirámide perdida', una película rodada durante tres años de excavaciones por Canal Historia, que podrá verse en septiembre en España.

Los restos de la pirámide del enigmático Dyedefra no levantan hoy más de 10 metros del suelo. Están en una colina de Abu Rawash, una zona militarizada de acceso restringido. Alrededor el reseco desierto y al fondo, impresiona la negra nube de contaminación de El Cairo.

Entre la neblina también se adivinan las siluetas de las otras tres pirámides de Giza, con las que esta majestuosa obra nunca estuvo conectada, según los arqueólogos.

Hawass cree que el hijo de Keops eligió este lugar a cierta distancia de Giza, el cementerio de su dinastía, porque quería ser independiente de su familia y su alto enclave pondría su tumba más cerca del Sol, su dios.
Ocho años de construcción

La pirámide, a tenor de los últimos hallazgos, superaba en 7,62 metros de altura a la de Keops, que tiene 146 metros. Cada una de las caras, en su base, medían 122 metros y el ángulo de inclinación era de 64 grados, si bien una variación impidió que se colapsara.

Fue levantada con caliza y granito rojo de Asuán, como la de su padre. El material llegaba desde 800 kilómetros de distancia por el Nilo y alcanzó Abu Rawash a través de grandes canalones. Allí, utilizando una dura piedra de dolerita, se partían los bloques, a los que daban la forma precisa con una especie de sierra de cobre con el filo de cuarzo. Cada una de las piezas de ese inmenso puzzle pesaba hasta 25 toneladas y se necesitaban hasta 370 personas para moverla.

La mayoría de los trabajadores que llegaron a Abu Rawash, unos 15.000 en los ocho años que duró la construcción, fueron agricultores que realizaban este trabajo cuando las crecidas del Nilo inundaba sus tierras de cultivo. «Cuando comenzaban el trabajo, realizaban marcas en las piedras con un tinte rojo», explica sobre el terreno el egiptólogo Hassan Abd El-Razek.

Una profunda grieta en la tierra, que fue el pasaje de bajada a la cámara subterránea, está ahora al aire libre y ha servido para comprobar que en la primera fase se utilizó argamasa para consolidar el interior donde debía descansar el faraón en su viaje a la otra vida.

En el exterior aún el suelo está plagado de fragmentos de pequeñas vasijas donde se llevaban las ofrendas a Dyedefra. El-Razek muestra también el lugar donde aparecieron varias estatuas rotas del faraón, así como las ruinas de lo que debió ser el templo, cuyas obras de reconstrucción fueron paralizadas por Zahi Hawass.

Anthony Geffen, productor del documental, también aporta detalles de la gran obra mientras, bajo un sol abrasador, pasea entre las milenarias piedras. «La pirámide estaba recubierta de granito pulido y por una aleación de oro, plata y cobre que brillaban al sol en señal de poder». La pirámide de Abu Rawesh se podrá visitar a partir de 2009, pero sólo por su parte exterior.

URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/01/ciencia/1212318507.html?a=0b450c2823ec429f72771eb2103a6484&t=1212403940



¿QUEDA LECHE SIN OMEGAS, POR FAVOR?
Carmen Morán
TEMA: Nutrición
URL: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Queda/leche/omegas/favor/elpepisoc/20080605elpepisoc_1/Tes/

(Artículo publicado originalmente en el diario El País)

Los llaman alimentos funcionales y hay tantos que marean. Casi parece imposible comprar en un supermercado leche que sólo tenga leche, sin omegas, sin fibra, sin calcio añadido, sin tonalin; ni yogures sin vidalim, ni zumos sin vitaminas esenciales, sin antiox, ni galletas que no sean bajas en grasa, altas en fibra, ricas en oleosan, pobres en colesterol... Hay productos con activos plus, con L casei inmunitas o bifidus activo. Como en una lista de tapas cantada a la andaluza, hay alimentos cardiosaludables, buenos para el riñón, mejores para los huesos y superiores para las defensas.

Casi nadie sabe muy bien qué significan todas esas cosas -no vienen ni en el diccionario- ni cómo pueden beneficiar a la salud, si es que lo hacen, pero, qué diferencia el carro de la compra, enriquecido y saludable, frente al otro, simple y triste, con tomate frito corriente y moliente y atún sin omega. La gran diferencia entre un carro y otro es el precio. Y menuda diferencia. Algunos alimentos se encarecen más de un 100% porque en el envase hay un reclamo publicitario de ese estilo, alegaciones, les llaman. "Hay hasta zumos que ponen libre de grasas. Pues claro, si en los zumos lo que interesa saber es qué azúcares contienen, y a veces no vienen diferenciados de los hidratos de carbono", critica Yolanda Quintana, autora de un informe sobre alimentos funcionales que publicó ayer la Confederación Española de Asociaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu).

La Confederación ha analizado 448 mensajes que venden en los productos alimentarios salud y otras maravillas para el consumidor y el 59% de esos eslóganes "no se ajustan a la normativa" que entró en vigor en julio de 2007 mediante un reglamento europeo. Ni tampoco al decreto español de 1999 sobre etiquetado, que impide atribuir a los alimentos propiedades "preventivas, curativas o terapéuticas".

Pero el consumidor no siempre lo sabe porque la normativa es muy farragosa y los controles, escasos. Para poder decir que algo es 'bajo en sal' el producto no puede contener más de 0,12 gramos de sodio; si es 'sin sal' no tendrá más de 0,005 gramos; si aceptamos 'alto contenido en fibra' es porque habrá como mínimo 6 gramos por cada 100 y no será 'bajo en grasa' a menos que contenga menos de 3 gramos de grasa por cada 100 de producto sólido o 1,5 por cada 100 mililitros, en líquidos. ¿Quién puede aprenderse eso? Hay que ir al ultramarinos con libro de instrucciones y absténganse los que no hayan hecho una carrera de ciencias.

A pesar de entender poco o nada de lo que cuenta el bote, las campañas publicitarias llaman la atención poderosamente y el consumidor lo compra aunque sea más caro. ¡Hasta hay maquinillas de afeitar enriquecidas en vitamina E! "Supongo que será porque esa vitamina favorece la cicatrización", se ríe José Manuel Ávila, director gerente de la Fundación Española de Nutrición. ¿Qué opinan en esta institución de todos estos productos que nos van a dejar como nuevos? "Necesitamos 52 sustancias para sobrevivir y todas ellas están en los alimentos. Si llevamos una dieta variada obtendremos esos 52 componentes y además de forma equilibrada. Porque con unas pastillas efectivamente podemos tener ácidos Omega 3 y muchos, tantos como si nos comiéramos 20 kilos de sardinas, pero no es el caso", dice.

Ávila dice que hay parte de la población, como niños, mayores, embarazadas, atletas, que quizá necesitan algo que no pueden tomar y entonces "pueden recurrir a alimentos enriquecidos o fortificados", pero confía en que efectivamente lo estén.

Es decir, confía en que no haya fraudes. El informe de Ceaccu habla de un amplio incumplimiento del reglamento europeo y de la norma española, pero en la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) se limita a decir -hasta que lean el informe- que hay alimentos cuyas alegaciones están al límite, sobre todo los yogures y los lácteos y que, por lo demás, las empresas no suelen mentir en los contenidos de sal, azúcares, grasas y otros porque los fraudes le vienen muy mal para su imagen.

Entre los productos de mayor consumo analizados por Ceaccu, se han encontrado una media de 6,3 alegaciones por envase y algunos tenían hasta 22 reclamos, como es el caso de las galletas B SAN Activas Virginias.

Muchos de los productos no especifican beneficios para la salud, algo que está prohibido, simplemente lo envuelven: cuidado natural, bienestar general, el yogur que favorece en todos los sentidos, es sano, es vida, tu cuerpo te lo agradecerá.

Pero otros muchos, dice Ceaccu, sencillamente "incumplen el reglamento" con los reclamos que los publicitan. Por ejemplo, por su ambigüedad: dicen que son sin colesterol, pero tienen muchas grasas saturadas; o los que sólo dicen '90% libre de grasas'; también están las famosas grasas vegetales. Es más difícil encontrar galletas sin grasas vegetales que apostatar en la Iglesia católica o darse de baja en un banco. Pero ¿cuáles son las grasas vegetales? ¿Oliva virgen o grasa de palma o coco, que es peor que el propio sebo?

Otros: 'justo contenido en sal', 'sin sal añadida'. ¿Pero tiene mucha o poca?

Algunas alegaciones nutricionales explican que algo es 'bajo en sal' "y tiene más sodio del permitido", explica Yolanda Quintana; o te hablan de 'bajo en calorías' sin especificar qué nutriente se ha rebajado. Ceaccu ha encontrado hasta 58 productos en los que se mencionan beneficios para el organismo, que también está prohibido, como 'ayuda al desarrollo de tus huesos', 'estimula el sistema inmunológico', 'previene el deterioro cutáneo y el envejecimiento de las células'. Y también hay consumidores que compran 'nutrientes importantes para el cerebro'.

Tampoco se aporta información sobre la cantidad que hay que consumir para que el bienestar se apodere de la vida del consumidor y su riñón funcione como un reloj, "como obliga el artículo 10 del reglamento". Y alegaciones incomprensibles, pero placenteras: 'Te va', 'Te cuida' y 'Es sano, es vida'.

Pero las grandes industrias tienen poder y cuentan con generosas prórrogas en algunos casos para adaptarse a la normativa. Por ejemplo, cuando un eslogan se asocia a una marca tienen hasta 15 años para quitarlo, según explicó ayer la confederación de consumidores. Si las aceitunas La Española te cuida, te cuidarán un puñado de años más.

La normativa del etiquetado legaliza el recurso a una autoridad supuestamente científica, como asociaciones, estudios, fundaciones, "que pueden constituirse de una forma burocrática, pero que nadie comprueba quiénes están detrás de ellas", critica la presidenta de Ceaccu, Isabel Ávila. Así ase entiende que haya pasta de dientes que recomiendan nueve de cada 10 dentistas.

Pero una encuesta entre 1.600 familias, aún por publicar, demuestra que el 61% no sabe qué significan esas alegaciones llenas de vida que aparecen en los productos, pero están dispuestas a comprarlos si su presupuesto lo permite. "Es el poder de la publicidad", dijo ayer Isabel Ávila. Son los jóvenes, según este estudio, los más proclives a consumir estos productos. "Antes se presumía con un coche y ahora se hace con la alimentación, comprando estos productos que son más caros y que a veces ofrecen para los niños lo que las familias no pueden darles de forma natural por falta de tiempo", explica Ávila. Vamos, que viste más un bollo relleno de chocolate que un bocata de chorizo y queso de toda la vida.

La profesora de Sociología de la Universidad de Oviedo Cecilia Díez, que colaboró en un estudio de La Caixa sobre alimentación, consumo y salud, cree que estos productos han proliferado porque la gente se ha ido dando cuenta de la importancia que tiene la alimentación en la salud y las industrias "los ofrecen con un halo de cientificidad", explica.

También se asocian en la publicidad a cierto prestigio social, a consumidores de élite, y eso "funciona", añade. Respecto a las familias que los consumen, Díez cree que, en realidad, son las de clases más humildes, "porque lo caro hoy en día es consumir productos frescos recién cocinados". El tiempo es vital. "No creo que las familias le den esos productos a sus hijos porque sientan que no están haciendo por ellos lo que deben, simplemente es una cuestión de tiempo; el trabajo no permite comer cinco frutas al día y hay productos que le ofrecen esa posibilidad en un bote pequeño que se bebe de un trago".

Así pues, lo caro es llevar una dieta sana. "Para eso se requiere cultura y dinero".

Cuanto menos haya de ambas, más calan los mensajes. Vean esta anécdota. Preguntado un comercial por la marcha de la venta de sus yogures Pronutris, explicó. "Cuando salen marcas blancas que tienen lo mismo que ofrecen otros yogures caen las ventas, pero con estos no ocurrirá porque la empresa ha comprado toda la producción de Pronutris del mundo". Producir pronutris es como cazar gamusinos. Sencillamente, no existen.

URL: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Queda/leche/omegas/favor/elpepisoc/20080605elpepisoc_1/Tes/



¡VAYA TIMO! EL NOBLE ARTE DE ECHAR POR TIERRA MITOS
Redacción de Deia
TEMA: Pensamiento Crítico

La editorial navarra Laetoli publica una colección de libros escritos por expertos cuya finalidad es desbaratar mediante argumentos racionales varios mitos y creencias que se han asentado en nuestra sociedad.
Confiéselo. Confiese que en su adolescencia se le pusieron los pelos de punta mientras sus manos se paseaban por una tabla güija. Confiese que ha pagado sus buenos dineros a cambio de que una vidente desvele los secretos de su futuro amoroso. Confiese que está convencido de que lo que vio aquella noche de verano sobre su casa era un ovni. Confiese que cree a pies juntillas que el cuñado del primo del amigo de su compañero de oficina fue abducido por un clan de extraterrestres en Salou la primavera del 98...

No es usted un ser tan extraño. Todos tenemos esa curiosa tendencia a creer en alguno de esos fenómenos alucinantes que se empeñan en vestirse de verdad indiscutible. Precisamente para echar por tierra muchos de esos dogmas que hay establecidos en la sociedad nació hace dos años la colección ¡Vaya timo! de la mano de la editorial navarra Laetoli. El creacionismo, los ovnis, la parapsicología, el yeti y la Sábana Santa, son las cuestiones que se desmontan mediante argumentos racionales por los diferentes libros de esta colección. Los dos últimos títulos que se acaban de publicar son Las abducciones ¡vaya timo! y El psicoanálisis ¡vaya timo! La polémica está servida.

La idea de esta colección surgió promovida por la Sociedad para la Base del Pensamiento Crítico dirigida por Javier Armentia, que es también director del Planetario de Iruñea. Esta agrupación lleva veinte años tratando de analizar de forma crítica muchas creencias que se asientan en la sociedad. "Es una defensa de la ciencia frente a la pseudociencia en temas en los que la información que se da suele estar sesgada", afirma Armentia.

Armentia dirige esta colección que recoge los trabajos realizados por diversos autores expertos y conocedores de cada una de las materias. "Pedimos a los autores que escribieran el libro recuperando el estilo de la provocación intelectual", afirma Armentia. El resultado es una colección de libros llamativos, pensados para un lector joven, que cogen un tema, lo desmenuzan y lo hacen comprensible. "Estos libros son para entender que estamos ante mitos o timos que nos hacen perder tiempo, a veces el dinero y en ocasiones la salud. Son cuestiones que se nos han contado de forma sorprendente, pero en cuanto rascas un poco y analizas lo que hay en el fondo, te encuentras con que no hay nada. Lo cierto es que hay mucha gente que cree que un vidente le puede decir cosas del futuro", explica.

La cosa es que a través de libros breves, amenos y que huyen de un vocabulario muy especializado, biólogos, filósofos, científicos, psicólogos y demás profesionales plasman sobre el papel sus argumentos para pegarles un repaso a astrólogos, homeópatas, creacionistas, tarotistas, curanderos y demás abanderados de mitos y patrañas.

La polémica es uno de los deliciosos platos que estos autores ponen en la mesa del lector. Y es que, no es lo mismo arremeter contra las pintorescas leyendas del Yeti o el monstruo del lago Ness, que contra aspectos tan peliagudos como el psicoanálisis o la propia Sábana Santa. Pero estos autores no se cortan. "Nosotros defendemos que el psicoanálisis no funciona porque analizando todo lo que se ha publicado desde que Freud hizo sus teorías, se ha comprobado que no funciona, que las terapias psicoanalíticas no curan ninguno de los trastornos de la mente y de la conducta que dicen curar", asevera.

Por otra parte, tenemos por ejemplo, a esas expediciones que proclaman que han descubiertos las huellas del Yeti o de Big Foot. ¿Cómo es que eso se repite una y otra vez a pesar de que nunca hay pruebas verídicas? "Quizá porque nos gusta creer y nos gusta un poquito que nos engañen", explica Armentia. "Esta colección intenta decir que no siempre merece la pena que nos engañen y que hay cosas que son muy divertidas y que son de verdad".

La pregunta es: ¿por qué nos gusta creer este tipo de historias? "Algunos biólogos dicen que el sistema de creencias tiene una utilidad evolutiva. En cierto modo somos una especie que nos creemos las cosas", afirma. "Pensemos que el pensamiento crítico es una tendencia reciente, y frente a eso están miles de años de explicaciones míticas. En cierto modo, la pregunta sería: ¿Cómo no nos vamos a creer estas cosas?", añade riendo. Armentia asegura que cada vez somos más dados a analizar las cosas de una manera crítica, lo cual "redunda en un mejor conocimiento de la naturaleza, entre otras cosas". "Lo normal es que creamos las cosas", reconoce. "Solamente cuando empezamos a leer, a estudiar, analizar, podemos librarnos de ese corsé de la creencia y tener por detrás unas razones más correctas", concluye.

libros que rompen dogmas sociales

sus frases

"Estos libros nos hacen entender que hay timos que nos hacen perder tiempo, dinero y salud"

"Cuando estudiamos, leemos y analizamos nos libramos del corsé de las creencias"

Javier Armentia

Director de la colección '¡Vaya timo!'



CIENTÍFICOS TRAMPOSOS
Alicia Rivera
TEMA: Ciencia
URL: http://www.elpais.com/articulo/futuro/Cientificos/tramposos/elpepusocfut/20080702elpepifut_1/Tes

(Noticia publicada originalmente en el diario El País)

La investigación científica tiene prestigio por su exactitud y certeza, y su credibilidad reside en que los descubrimientos se demuestran con experimentos y las afirmaciones se comprueban. ¿Siempre? ¿Puede hacer trampas la ciencia? Tal vez, teniendo en cuenta que en el mundo hay muchos miles de científicos, sea más correcto preguntarse: ¿Hay tramposos entre los científicos?

La respuesta, con datos en la mano, es que sí. El más reciente estudio, hecho en EE UU sobre el área de biomedicina y publicado en la revista Nature, admite más de 2.300 casos de posibles malas prácticas científicas cada año entre el colectivo de referencia (unos 155.000 investigadores de esa área). El informe está hecho a partir de 2.200 entrevistas. Y las malas prácticas van del plagio a la falsificación, las chapuzas en el laboratorio o el descubrimiento inventado. El caso del surcoreano Hwang Woo Suk y sus falsas células madre, o la controvertida apropiación del virus del sida del francés Luc Montagnier por parte del estadounidense ex codescubridor del VIH, Robert Gallo, son dos escándalos famosos.

Pero la comunidad científica es un universo peculiar y aquí las mentiras -al menos las más gordas y significativas- salen a la luz más pronto que tarde, y son desveladas por el mismo colectivo en que surgen. Además, se intenta medir cuántas mentiras o trampas hay. Y aquí el tramposo no tiene la gracia del pícaro, sino que sufrirá el rechazo y la exclusión de la propia comunidad científica.

Las instituciones federales de EE UU consideran que es obligación de los investigadores denunciar los casos de malas prácticas y tiene organismos oficiales encargados de vigilar estos problemas -además de los comités específicos de cada institución o universidad-, como la Oficina de Integridad de la Investigación (ORI, de los institutos nacionales de Salud), autora del último informe. Además, hay una normativa sancionadora: quien hace trampas corre el riesgo de que se le cierre el acceso a la financiación federal para sus proyectos, lo que fácilmente significa el fin de la carrera científica.

Para que no haya dudas, la Fundación Nacional para la Ciencia (EE UU) aplica la siguiente definición de malas prácticas (research misconduct, en inglés): "Mentiras, falsificaciones o plagios en la propuesta, realización o revisión de una investigación, o en el informe de resultados de investigación".

En España no existe un código similar ni un seguimiento estadístico del problema, pero una institución como el CSIC es consciente de la necesidad de poner manos a la obra cuanto antes. "Se va a crear una comisión de ética cuyo primer objetivo es elaborar un código de buenas prácticas científicas", dice Juán José Damborenea, vicepresidente adjunto del CSIC. Hasta ahora, las quejas deben ir a la dirección de dicho organismo y no hay estadísticas respecto a su incidencia.

La situación es similar en el plan nacional de I+D: "Actualmente no existe una normativa de malas prácticas, ya que el ministerio financia a los investigadores a través de sus instituciones, que los avalan. Por tanto, la responsable ante el ministerio es la propia entidad peticionaria", dice un portavoz del Ministerio de Ciencia e Innovación. "Sin embargo, la Secretaría de Estado de Investigación tiene la firme intención de incorporar una normativa de malas prácticas que regule la participación competitiva de financiación de proyectos dentro de las medidas de mejora de la gestión, la evaluación y el seguimiento de las actividades de I+D e innovación".

En cuanto a la UE, "no hay un control específico por parte de la Comisión Europea y, por tanto, no hay un conjunto de sanciones bajo un epígrafe de malas prácticas científicas", informa la Comisión. "Sin embargo, se pueden aplicar sanciones en el ámbito de las investigaciones financiadas por el Programa Marco si se trata de un caso de fraude financiero o violación de principios éticos fundamentales". Sin estadísticas sobre malas prácticas, la Comisión asegura que ha abordado el asunto con un grupo de expertos.

No todos los casos de fraude en investigación tienen que ser tan famosos como el de Hwang Woo Suk, que anunció en 2005 haber creado unas líneas de células madre embrionarias y se hizo célebre. Pero la gloria le duró poco: unos meses después se descubrió que había falsificado los resultados. La revista Science que había publicado el hallazgo hizo una larga rectificación y pasó un bochorno considerable.

Más duradero fue uno de los engaños más famosos de la historia de la ciencia: el Hombre de Piltdown. Era un cráneo presentado en 1912 por el británico Charles Dawson como eslabón perdido entre el mono y el hombre, la combinación óptima entre cráneo perfectamente humano y mandíbula simiesca. El Hombre de Piltdown conservó su respetabilidad cuatro décadas, hasta que, en 1953, se descubrió que era un montaje de un cráneo humano actual y una mandíbula de orangután.

Seguramente ahora no se sostendría mucho tiempo una mentira tan burda, con métodos precisos de análisis y con centenares o miles de científicos en cada especialidad dispuestos a comprobar con sus propios ojos cualquier hallazgo y, además, en un entorno muy competitivo. Uno de los caminos por el que se han descubierto algunos fraudes es la imposibilidad de repetir en otro laboratorio lo que un científico afirma haber logrado en el suyo. Cuando el hallazgo es importante, se suele hacer enseguida y, si las cosas no cuadran, saltan las alertas.

Saltaron, por ejemplo, con Jan Hendrik Schön, un físico joven, de nanoelectrónica, de los Laboratorios Bell (EE UU). Él anunció un número llamativo de descubrimientos, pero los resultados que presentaba fueron imposibles de reproducir por otros científicos y se constató que había inventado o manipulado los datos en numerosas ocasiones entre 1998 y 2001. Decenas de casos menos trascendentes que éstos se producen constantemente. Puede ser un científico que copia los datos a otro, o que se adjudica los hallazgos del vecino sin acreditar la autoría debidamente, o que juega sucio cuando está evaluando trabajos ajenos en procesos de adjudicación de fondos o de plazas. A veces el fraude es tan aparentemente tonto como manipular con un programa informático una gráfica para resaltar los resultados deseados. Muchos, la inmensa mayoría, de los que recoge la ORI, son casos oscuros y sin importancia desde el punto de vista del avance de la ciencia. Pero harán daño a alguien y perjudican a la investigación en tanto que corroen los cimientos mismos de la integridad de la actividad científica. Como tal, afectan a muchos miles de científicos honestos y escrupulosos de todo el mundo.

Las instituciones estadounidenses reguladoras de las malas prácticas piden a las instituciones "una cultura de tolerancia cero tanto para quien es responsable de malas prácticas como para quien cierra los ojos ante ellas", dice el informe del ORI.

URL: http://www.elpais.com/articulo/futuro/Cientificos/tramposos/elpepusocfut/20080702elpepifut_1/Tes



PIRÁMIDES Y "PIRAMITOS"
Javier Armentia
TEMA: Piramidología
URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/03/ecologia/1212482168.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Naturablog)

eo en elmundo.es la información de Rosa M. Tristán sobre el descubrimiento estrella de la egiptología de esta semana: la pirámide 'perdida' de Giza, erigida por el faraón Dyedefra hace más de cuatro mil quinientos años.

Debió ser la más grande y aunque desapareció, su piedra no se perdió sin más: fue empleada en la edificación de la ciudad que hoy es El Cairo.

La pirámide, a tenor de los últimos hallazgos, superaba en 7,62 metros de altura a la de Keops, que tiene 146 metros. Cada una de las caras, en su base, medían 122 metros y el ángulo de inclinación era de 64 grados, si bien una variación impidió que se colapsara.

Lo egipcio en general y las pirámides de Giza en particular han ejercido siempre una extraña atracción: la magnificencia y la sorprendente capacidad de una civilización que vivió hace tanto tiempo, mirada desde la prepotencia de quienes nos creemos, en el ahora y el hoy, los mejores y los más avanzados, puede fácilmente dar pábulo a la idea de que aquellos antiguos egipcios no pudieron hacer todo eso solos.

Las pirámides llevan al 'piramito': tuvieron ayuda extraterrestre, apuntarán unos, siguiendo las especulaciones sin sentido -pero con gran éxito editorial- de autores como Von Däniken; disponían de tecnologías impensables incluso hoy día, que les permitían bien licuar el granito, bien teletransportar esos enormes bloques sin esfuerzo...

Las tonterías son, en este tema también, legión, y de hecho lo difícil es encontrar información seria y científica sobre estos temas cuando uno busca en Google.

Desde hace unos años, una de las afirmaciones que se han ido repitiendo casi sin discusión seria, popularizada por programas de radio y TV que se dedican al amarillismo paranormal, es que las tres pirámides existentes de Giza reproducían las posiciones y distribución de la constelación de Orión, en concreto las tres estrellas (Alnimal, Alnitak y Mintaka) del cinturón del gigante cazador.

La tesis popularizada por Robert Bauval, pretendía unir la astronomía con la arqueología, desvelando un plan constructor que no sería imposible en principio (se sabe del uso de orientaciones topoastronómicas en las construcciones y el urbanismo de muchas culturas a lo largo de toda la historia y la prehistoria), pero que implicarían dataciones incompatibles con las 'oficiales'.

La tesis de Bauval se cae completamente con la nueva pirámide, que no casa con ese diseño celeste, salvo que uno invente nuevas estrellas que desaparecieron hace 12.000 años. Por supuesto, el nuevo hallazgo no hace sino confirmar algo que ya se sabía: la especulación arqueoastronómica de Bauval no tiene sentido.

Pero podemos esperar sentados: quienes durante años han vendido humo y mitos como si fueran hechos científicos no reconocerán el error, ni cambiarán su rollo: los misterios venden y en cierto modo se aprovechan de que somos un poco 'piramidiotas'.

URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/03/ecologia/1212482168.html



CUANDO LA RANA Y LA SALAMANDRA ERAN LO MISMO
El Paleofreak
TEMA: Paleontología
URL: http://paleofreak.blogalia.com/historias/57547

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Paleofreak)

El Gerobatrachus hottoni, del Pérmico temprano, tiene rasgos esqueléticos típicos de las ranas, mezclados con otros típicos de las salamandras. Por eso ha sido descrito como una "frogamander" o "ranamandra", aunque no es un híbrido o un cruce sino una antigua especie de batracio, próxima al ancestro común entre los anuros (ranas y sapos) y los urodelos (salamandras y tritones).

También posee una serie de rasgos intermedios entre estos y las formas más primitivas de los anfibios denominados temnospóndilos. El Gerobatrachus ("rana vieja") rellena un hueco previo en el registro fósil conocido y será añadido a la larga lista de fósiles transicionales que usamos para restregar en las narices a los creacionistas y también, por qué no decirlo, a los que aún defienden con vehemencia una evolución a base de grandes saltos espectaculares.

De nuevo la expresión "eslabón perdido" por todas partes, incluso en el Palaeoblog. ¿Quizá deberíamos resignarnos y dejar de protestar? El símil del eslabón de una cadena evoca una evolución lineal, de un tipo de animal hacia otro. En este caso, como en tantos otros, lo que tenemos es algo muy distinto: una bifurcación evolutiva hacia dos grupos distintos.

Como ocurre con la mayor parte de los fósiles, y especialmente si son antiguos (éste tiene unos 290 millones de años), es imposible saber si fue un antepasado real de seres vivos actuales; lo máximo que puede decirse es que está cercanamente emparentado con ese ancestro común y que en determinados contextos científicos y divulgativos podrían actuar, por así decirlo, como su representante.

El estudio del único ejemplar, hallado en Texas en 1995, ha sido publicado en la revista Nature* e incluye un análisis filogenético de varias especies de anfibios. Como resultado, ranas y salamandras aparecen como grupos hermanos de separación más reciente de lo previamente estimado mediante relojes moleculares. Su divergencia habría ocurrido en el Pérmico Medio, y sería, por tanto, posterior al Gerobatrachus. Por otra parte las cecilias (anfibios sin patas similares a serpientes o más bien gusanos), aparecen en una rama evolutiva muy alejada y serían, según este estudio, supervivientes del gran grupo de los lepospóndilos.

___________
*A stem batrachian from the Early Permian of Texas and the origin of frogs and salamanders. 2008. Jason S. Anderson et al., Nature 453: 515-518. Abstract

URL: http://paleofreak.blogalia.com/historias/57547



OBSERVACIÓN Y CONOCIMIENTO CIENTÍFICO
Martín Fragoso
TEMA: Ciencia
URL: http://patillasdeasimov.blogspot.com/2008/06/observacin-y-conocimiento-cientfico-en.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Las patillas de Asimov)

En tres entradas anteriores escribí sobre La estructura de las revoluciones científicas del físico Thomas Khun (aquí, aquí y aquí). Esta obra provocó dos respuestas: la de quienes –como Imre Lakatos- defienden que la ciencia es una empresa racional, y la de quienes afirman –como Paul Feyerabend- que hay que decir Adiós a la razón.

¿Son los conocimientos científicos simples convenciones producto de modas pasajeras? ¿La “carga teórica” presente en las observaciones que se realizan es un prejuicio que obstaculiza la adquisición de conocimiento verdadero? ¿Son arbitrarias e injustificables las ideas y creencias que forman parte de esa carga teórica? Dudley Shapere, en su texto El concepto de observación en ciencia y en filosofía, nos da su respuesta y examina algunas de las descalificaciones que suelen hacerse a la ciencia.


Observación directa

A través de una detallada exposición acerca de la manera en que los físicos investigan los procesos que tienen lugar en el interior de las estrellas Dudley Shapere explica lo que en ciencia se entiende por “observación directa”. La exposición resulta interesante porque, a diferencia de muchos filósofos, Shapere comprende la forma en que trabajan los científicos. Además es un filósofo que se opone a las interpretaciones relativistas –mismas que ven en la ciencia una empresa arbitraria o caprichosa-, de hecho, fue uno de los primeros filósofos en realizar una crítica a la obra de Thomas Kuhn.

Comienza el texto haciendo alusión a la afirmación de un cierto filósofo de que el interior de las estrellas no podrá observarse jamás, luego indica que un astrofísico menciona que los científicos pueden ver en el interior de las estrellas. Así, el autor se pregunta sobre esta aparente contradicción. A lo mejor el filósofo no sabe nada de astrofísica. O a lo mejor el filósofo y el astrofísico usan la palabra observación de formas distintas, es decir, es posible que los intereses y problemas de filósofos y científicos sean tan diferentes que el uso de la palabra sea distinto en ambos campos, pero legítimo en cada uno de ellos. Pudiera ser que los científicos usan de forma descuidada la palabra observación.

Entonces decide comenzar a examinar el asunto desde la presunción del filósofo: que el científico usa demasiado libre y descuidadamente la palabra observación. Para ver si este filósofo está en lo correcto, describe la forma en que los astrofísicos afirman observar el interior del Sol.

¿Qué hacen realmente los científicos cuando afirman estar observando el interior de nuestra estrella? Después de revisar lo anterior el autor considera que el filósofo puede estar en lo cierto, que no se está “observando directamente”. Pero las cosas aún no están tan claras, incluso analizando un poco más la cuestión, se presentan varias posibles explicaciones: tal vez los científicos sí son descuidados en el uso de esta palabra, o tal vez el sentido que le dan esté claro para ellos y no para los no científicos, tal vez otros términos sean más exactos que el de observación, por ejemplo, sondeo. Señala Sharpe que hay científicos que usan comillas al escribir términos como observar y mirar, de ahí que sea posible que su usó sea metafórico. ¿Cómo se entienden y usan en ciencia términos como percepción sensorial, observar, mirar y ver? ¿Se debe entender de forma distinta “observación” y “observación directa”?

El autor analiza las ideas que los astrofísicos tienen acerca de los fenómenos que ocurren en el interior de las estrellas, las ideas que se tienen sobre los neutrinos y lo que los científicos dicen observar en este caso: hablan indistintamente de observar el interior del Sol y de observar los neutrinos en sus aparatos. Analizar los tres puntos anteriores podría dar luz a problemas que se suscitan al considerar la relación entre la observación y las teorías: qué tanta teoría presupone una observación, y la forma en que esa carga teórica influye en las maneras en que se ponen a prueba otras teorías.

Para dar respuesta a estas cuestiones el autor propone dos condiciones para considerar directa un observación: Que la información pueda recibirse por medio de un receptor apropiado y que esa información se pueda transmitir directamente (esto es, sin interferencia) desde la entidad x (que es la fuente de la información), hasta el receptor.

El autor analiza las condiciones que propone y saca las consecuencias que se derivan de éstas. Aclara que lo que cuenta en un momento dado como observación directa depende de lo que en ese momento se considere como parte del conocimiento físico (científico), así que puede cambiar. Más explícitamente “el conocimiento físico prevaleciente especifica qué cuenta como un ‘receptor apropiado’, qué cuenta como ‘información’, los tipos de información que existen, las formas en las cuales se transmite y recibe la información de diversos tipos, y el carácter y los tipos de interferencia así como las circunstancias y la frecuencia con la que ésta ocurre.”

Para el análisis divide la discusión en tres partes, éstas se refieren a la emisión de la información, la transmisión de la misma y el receptor. Les llama, respectivamente, teoría de la fuente, teoría de la transmisión y teoría del receptor. Aclara que esta separación es artificial (no se da así en la ciencia) pero fructífera desde el punto de vista filosófico.

En la parte dedicada a la teoría de la fuente se refiere a la forma en que los científicos creen que se produce energía en el interior de las estrellas. Nuevamente se trata de una explicación bastante detallada (que –repito- muestra que el autor realmente está familiarizado con el trabajo científico), en la que informa cómo se construyen modelos explicativos. Esta información incluye las predicciones que hace la que llama “teoría de la fuente” sobre los neutrinos.

En la parte dedicada a la teoría de la transmisión hace su análisis considerando el problema de la detección de neutrinos; por ello es que revisa detalladamente lo que la teoría dice que pasa en el interior del Sol, cómo se han construido modelos de nuestra estrella y las predicciones que se desprenden de esos modelos (específicamente se refiere a las predicciones sobre la observación de neutrinos). Al final comienza a mencionar las diferencias entre lo que se ha predicho y lo que se ha detectado. Lo cual ha hecho que se cuestione el modelo que se ha considerado hasta ahora como el mejor.

Cuando aborda la teoría del receptor escribe sobre la forma en que los científicos tratan de detectar neutrinos.

¿Qué es observable?

Nota que en la física se habla de entidades que no es posible captar mediante nuestros sentidos. Por ejemplo, la luz visible es sólo una parte del espectro electromagnético, frecuencias más altas y más bajas no son captadas por nuestra visión. Así, podemos detectar con nuestros ojos sólo ciertas ondas electromagnéticas; pero hay otros receptores que pueden detectar ondas en otros rangos del espectro.

Describe, a partir de descubrimientos físicos (como las cuatro fuerzas fundamentales y que la luz visible es sólo una parte del espectro electromagnético), la forma en que se ha ampliado lo que se considera observacional, y la forma en que han evolucionado conceptos como transmisión, información y recepción. “Un ‘receptor apropiado’ puede ahora entenderse como un instrumento capaz de detectar la presencia de tales interacciones, y por consiguiente de las entidades que interactúan, de acuerdo con las reglas o las leyes precisas de la física actual.”

Los descubrimientos físicos –como los mencionados- determinan entonces si algo puede llamarse o no observación directa, ya que a partir de ellos se determinará lo que cuenta como información, “esto es, de qué manera, en qué medida y bajo cuáles circunstancias, podemos utilizar al receptor de información para obtener conclusiones acerca de la fuente. En lo que concierne a la observación, las condiciones bajo las cuales pueden obtenerse tales conclusiones se expresan en las condiciones mencionadas anteriormente, las cuales deben cumplirse para que pueda decirse que un cierto objeto es ‘observado directamente’”.

Shapere, en su análisis, profundiza acerca de la física del Sol y los neutrinos, así que también explica lo que ve como los huecos en el estado actual del conocimiento sobre este tema.

Analiza a continuación las formas en que los filósofos han entendido el término “observación”: como un tipo especial de percepción y desde el punto de vista epistémico. Para la tradición empirista el conocimiento descansa sobre la experiencia, entendida como percepción sensorial. Sin embargo, explica que “la ciencia ha llegado cada vez más a excluir tanto como sea posible a la percepción sensorial de jugar algún papel en la adquisición de evidencia observacional.” ¿Cómo es esto? Pues el autor explica que la ciencia va confiando cada vez más en mejores receptores que nuestros sentidos. La información recibida debe transformarse en información que pueda ser leída (en amplio sentido se usa esta palabra) por los científicos, esto quiere decir que debe “ser transformada a una forma que sea accesible a los seres humanos.”

El siguiente punto aborda el papel de la presencia del investigador en el momento en que se recibe la información. En ciertos casos no es fundamental la presencia de un científico cuando se recibe la información, las máquinas adecuadas lo hacen. Pero en algún momento los investigadores la usarán para obtener conocimiento.

Después de su detallada explicación del trabajo de los astrofísicos al buscar neutrinos, concluye que, efectivamente, usan el término “observación” en un amplio sentido; pero no considera que esto sea descuidado o erróneo: “llámesele como se quiera, mientras recuerden los papeles que esa actividad desempeña, así como sus relaciones con otras actividades y con otros conceptos (...) el uso del astrofísico se aparta del uso ordinario, se trata de una desviación razonada (...) el que se trate de una divergencia no va en detrimento del hecho de que tiene una relación con lo que el lenguaje ordinario llama ‘observación’.” Señala que esta observación de la que habla el astrofísico desempeña el mismo papel epistémico que la tradición empirista asigna a la observación: “construir la base para la contrastación de creencias y para la adquisición de nuevo conocimiento sobre la naturaleza. De hecho desempeña esos papeles mejor de lo que podrían haber sido desempeñados sin el conocimiento previo que la ciencia ha acumulado y que participa en la observación científica.”

Aclara que lo que ha mencionado sobre el término observación, se refiere al asunto de la detección de neutrinos y no a todos los trabajos que se realizan en ciencia; es decir, habrá campos en los que se pueda aplicar lo expuesto en su trabajo, pero otros en los que no (por ejemplo, en la mecánica cuántica las observaciones son aún más complicadas).

La carga teórica

Llegamos a la parte en la que escribe sobre la “carga teórica” (información previa o background information) presente en las observaciones y la forma en que esto ha sido usado para descalificar a la ciencia como método para obtener verdadero conocimiento.

¿Es posible siquiera plantear una posible observación si no contamos con algún tipo de información previa? Cuando un científico piensa que es posible realizar algún experimento es porque sabe ciertas cosas. Shapere explica: “Así es que la ciencia construye sobre lo que ya conoce, incluso cuando sus capacidades observacionales están involucradas. La ciencia aprende cómo observar la naturaleza, y su habilidad para observar aumenta conforme se incrementa el conocimiento (o disminuye cuando se da cuenta de que estaba equivocada con respecto a cierta información previa que utilizó). En el proceso de adquisición del conocimiento no sólo aprendemos acerca de la naturaleza, también aprendemos cómo aprender acerca del proceso mismo, mediante el aprendizaje, entre otras cosas, de lo que constituye información y de cómo observar a las entidades que hemos averiguado que existen y los procesos que hemos encontrado que ocurren en la naturaleza.”

¿La “carga teórica” (es decir, el conocimiento que se acepta previamente y que además es el que da lugar a que se plantee un cierto experimento) “contamina” la observación? La existencia de esa carga teórica ¿es una prueba de que el conocimiento dista mucho de ser objetivo?, ¿aceptar esa carga teórica equivale a aceptar prejuicios de moda?

A quien responda afirmativamente a estas cuestiones, podría preguntársele sobre la alternativa, ¿de qué otra forma se podría llegar a obtener conocimiento de la naturaleza?, ¿cómo se podría lograr hacer una ciencia sin los ‘prejuicios de moda’? No es posible realizar observaciones sin ningún tipo de carga teórica; aún pensando que es posible, ¿de qué serviría? Cualquier cosa aprendida de esa observación ya no podría ser usada para posteriores observaciones porque se argumentaría que es un prejuicio. Lo que se estaría proponiendo es que no pueda acumularse el conocimiento.

Shapere aborda estas cuestiones en la última parte de su escrito. ¿Hay algún caso que sea útil en la búsqueda del conocimiento en el que una observación no requiera de alguna creencia previa (y que además estuviera exenta de toda duda)? Contesta: “La riqueza de la interpretación crea la pertinencia de aquello que es información y de aquello que puede servir de base para obtener información ulterior; y la información científicamente confiable se establece empleando, como información previa que establece la confiabilidad, creencias previas exitosas acerca de las cuales no tenemos razones específicas ni contundentes para ponerlas en duda.”

Ni en la vida cotidiana pueden hacerse observaciones que no requieran de creencias previas. “En particular, ningún argumento aducido por filósofos ha mostrado nunca que existe algún nivel absolutamente neutral en el cual no pueda surgir duda alguna.”

Shapere explica que quienes piensan que la carga teórica es un prejuicio despreciable, están aprovechando la ambigüedad del término “teoría”. A veces se usa para referirse al conocimiento previo, y a veces para referirse a cosas inciertas (cuando alguien afirma “x es sólo una teoría” está diciendo “x es sólo una idea cualquiera o incierta o no comprobada”). Esta misma ambigüedad es usada por los creacionistas en cuanto a la evolución por selección natural, para ellos se trata de una teoría en el segundo sentido.

Otra de las cosas que suelen hacer quienes descalifican a la ciencia o quienes proponen ideas pseudocientíficas, es decir que las ideas científicas que se aceptan en la actualidad podrían llegar a cambiar, es decir, no hay una certeza absoluta. “Las ideas científicas han cambiado a lo largo de la historia, así que lo que hoy niegan, mañana pueden llegar a aceptarlo.”, afirman. Es verdad que las ideas científicas pueden cambiar, pero ¿cómo saber si una idea debe ser aceptada o puesta en duda?

Shapere escribe: “Pero si bien es cierto que en la información previa que se emplea en ciencia no hay certeza (en el sentido de que podría estar equivocada, y en el sentido de que incluye un cierto margen de error), no por esa razón es incierta (en el sentido de que sea vacilante o arbitraria). En su intento por obtener nueva información, lo que la ciencia utiliza como información previa siempre que le es posible es la mejor información que tiene a su disposición; hablando vagamente y de una manera idealizada para los presentes propósitos, pero que no deja de ser adecuada, se trata de información que en el pasado ha sido altamente exitosa, y con respecto a la cual no existe ninguna razón específica contundente para ponerla en duda. (Nosotros aprendemos en qué consiste que las creencias sean exitosas, qué es lo que cuenta como una razón para dudar, y cuándo una duda es contundente en el sentido de que sea lo suficientemente seria como para preocuparse) (...) Llamar ‘hipotética’ o ‘incierta’ a toda la información previa –llamarla ‘teórica’ en el segundo de los sentidos que se distinguieron arriba- hace hincapié en que todas nuestras creencias son ‘dudosas’, en el sentido de que pueden surgir dudas, y de que las dudas pueden resultar tan contundentes que nos obliguen a rechazar la idea en cuestión. Pero como hemos aprendido en la ciencia (aunque, por desgracia, quizá no en filosofía), la sola razón de que pueda surgir una duda no es por sí misma una razón para dudar.”

Así, es posible seguir haciendo ciencia con ideas exitosas fuera de duda o con ideas de las que existen dudas con respecto a ciertos rangos de error más bien insignificantes (tan insignificantes que se tenga la seguridad de que no habrá consecuencias).

Shapere concluye: “Así, el hecho de que lo que cuenta como ‘observacional’ en la ciencia esté ‘cargado’ con información previa no implica que las observaciones estén ‘cargadas’ en favor de ciertas concepciones arbitrarias, relativas o incluso ‘inciertas’ (en cualquier sentido útil de este término). Tampoco implica que esa información previa no pueda llegar a estar sujeta a dudas específicas y ser rechazada (...) El empleo de información previa, lejos de constituir una barrera para la adquisición del conocimiento acerca de la naturaleza, es el medio por el cual se obtiene mayor información.”

Shapere a lo largo de su artículo muestra que el término observación tal y como es usado por los astrofísicos está relacionado con el uso ordinario y filosófico, pero va más allá; es una desviación racional que puede usarse exitosamente para ampliar el conocimiento de la naturaleza. También muestra que la ciencia se va construyendo con lo que ya se ha aprendido. Y este proceso de construcción permite no sólo aumentar el conocimiento sino también diseñar, desarrollar o idear nuevas formas de realizar observaciones.

URL: http://patillasdeasimov.blogspot.com/2008/06/observacin-y-conocimiento-cientfico-en.html



SE LE APARECIÓ LA VIRGEN
Fernando L. Frías
TEMA: Curanderos
URL: http://yamato1.blogspot.com/2008/06/se-le-apareci-la-virgen.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Fondo del Asunto)

Se suele decir que a alguien "se le apareció la Virgen" cuando tiene un golpe inesperado de suerte, un "milagro" que le salva de algún apuro. No sé si Amparo Cuevas pasaba por un apuro en 1980, pero lo que sí está claro es que "se le apareció la Virgen": el patrimonio del tinglado montado a raíz de las supuestas apariciones marianas de El Escorial suma nada menos que ciento sesenta y dos (sí, ciento sesenta y dos) inmuebles e ingentes cantidades de dinero amablemente "donadas" por los acólitos, además del trabajo "voluntario" de muchas personas víctimas del montaje sectario.

Hace unos días la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial consiguió que el Juzgado de Instrucción número Cuatro de San Lorenzo de El Escorial admitiera a trámite una querella contra la vidente y otras trece personas, acusadas de delitos de estafa, asociación ilícita, detención ilegal y coacciones. Hoy se ha producido la declaración como imputada de Amparo Cuevas, cuya explicación acerca de los hechos es, como no podría ser de otra forma, que no retiene a nadie contra su voluntad, que todo lo que ha recibido lo ha sido por donaciones voluntarias y absolutamente libres, y que nunca ha engañado a nadie. Vamos, que "se le apareció la Virgen".

Ya hablamos aquí en su día acerca de las dificultades para conseguir que los responsables de este tipo de chiringuitos (aunque en este caso la palabra se quede corta) acaben siendo condenados por estafa. Y ya veremos qué ocurre con los otros delitos, porque aunque en algún caso la querella parece estar sólidamente respaldada, el hecho de que esta mujer lleve cerca de veintiocho años con su montaje sin que nadie la haya molestado dice muy poco en favor de nuestro sistema de protección a las víctimas de estos engaños. Esa es, precisamente, la razón principal por la que desde Círculo Escéptico hemos puesto en marcha la campaña por el control del mercado esotérico.

Pero por supuesto seguiremos con mucho interés el caso, y ojalá se resuelva favorablemente para las víctimas. Y en cuanto a la tal Amparo Cuevas... bueno, si quiere que se le siga "apareciendo la Virgen", vale.

Pero que la vea a través de unas rejas.

Nota: sí, ya sé que en el enlace a la página de la Asociación de Víctimas se habla de ciento treinta y dos propiedades, y yo hablo de ciento sesenta y dos. Pero no es un error.

URL: http://yamato1.blogspot.com/2008/06/se-le-apareci-la-virgen.html



¿QUÉ ES UNA PARADOJA?
Gustavo Piñeiro
TEMA: Filosofía
URL: http://eltopologico.blogspot.com/2008/07/qu-es-una-paradoja.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Topo Lógico)

Es fácil encontrar en cualquier buscador de Internet referencias a paradojas, por ejemplo, a la Paradoja de Russell, la Paradoja de San Petersburgo o la Paradoja de Epiménides.

Sin embargo, aunque en todas las expresiones anteriores aparece la palabra “paradoja”, no siempre está claro (a veces inclusive para quienes hablan de ellas) que en la frase Paradoja de Russell la palabra “paradoja” no tiene el mismo sentido que en la frase Paradoja de San Petersburgo y que, de hecho, la palabra paradoja se usa en varios sentidos completamente diferentes entre sí.

Sin la pretensión de ser exhaustivo, la intención de esta entrada es hacer una lista de algunos de los distintos significados que suelen atribuirse a la palabra “paradoja”.

************************
1) En primer lugar se llama paradoja a una contradicción en un sistema axiomático (o, más en general, en una teoría).

Si establecemos un conjunto de axiomas y de ellos extraemos como conclusión alguna falsedad (o, lo que viene a ser prácticamente lo mismo, extraemos de ellos dos conclusiones mutuamente contradictorias) entonces hemos obtenido de ellos una paradoja. Con el mismo sentido suelen usarse también las palabras contradicción o antinomia.

Éste es, por ejemplo, el sentido de la palabra “paradoja” en la frase la Paradoja de Russell. En 1902 Gottlob Frege acababa de enviar a la imprenta el segundo tomo de Fundamentos de la Aritmética, la obra en la que daba cierre al trabajo de toda su vida y en la que definía los números y sus operaciones (y a partir de ellos, el resto de la matemática) a partir de conceptos puramente lógicos.

Una de las premisas de Frege era que a toda propiedad le correspondía un conjunto, el conjunto de todos los objetos que cumplen esa propiedad. Russell observó (y así se lo comentó a Frege en una carta) que si se toma como propiedad el ser un conjunto que no es elemento de sí mismo se llega a una paradoja, ya que el conjunto asociado a ella debe ser y no ser al mismo tiempo elemento de sí mismo.

Como Frege reconoció en la respuesta que le escribió a Russell el descubrimiento de esta paradoja daba por tierra con todo su sistema.

Más tarde Russell dio al público en general una versión más coloquial de su paradoja, en la que en lugar de hablar de un conjunto que no se contiene a sí mismo se habla de un barbero que no afeita a determinadas personas.

Addenda: no es deseable que un sistema axiomático contenga paradojas porque en un sistema paradójico todo puede ser demostrado, tanto las afirmaciones verdaderas como las falsas son demostrables (y en consecuencia ya no puede saberse qué es verdad y qué es mentira). Cuenta la leyenda que en una conferencia Russell hizo la observación de que a partir de una falsedad podía ser demostrada cualquier otra afirmación (verdadera o falsa) y que en fue retado por el público a demostrar, partiendo de que 1 = 0, que Smith era el Papa (Smith era uno de los asistentes a la conferencia, cuyo nombre en realidad no era Smith, pero que sí era reconocidamente ateo).

Russell razonó así: si 1 = 0, sumemos 1 a ambos miembros, luego 1 = 2. Tomemos el conjunto formado por Smith y el Papa. El conjunto tiene 2 elementos, pero como 2 = 1 entonces el conjunto tiene también un solo elemento, luego Smith y el Papa son la misma persona.

2) En segundo lugar se llama paradoja a una falacia.

Según este significado de la palabra, una paradoja es un razonamiento que parece demostrar una antinomia (es decir una “paradoja” en el sentido anterior), pero que en realidad contiene un error. En el sentido anterior se llega a demostrar una falsedad mediante un razonamiento correcto, la falla está en las premisas y no en el razonamiento en sí. En este segundo sentido hay simplemente una falla en el razonamiento que parece llevar a la contradicción.

Un ejemplo: vamos a “demostrar” que 1 = 2.

Tomemos dos números iguales, llamémoslos a y b:

a = b

Tomemos un tercer número, llamado c, y sumémoslo a ambos miembros:

a + c = b + c

Elevamos al cuadrado y operamos:

(a + c)^2 = (b + c)^2

a^2 + 2ac + c^2 = b^2 + 2bc + c^2

a^2 + 2ac = b^2 + 2bc

a^2 – b^2 = 2bc – 2ac

(a – b)(a + b) = 2c(b – a)

Simplificamos (a – b):

a + b = –2c

Como a = b:

2a = –2c

a = –c

Como a y c son números cualesquiera diferentes entre sí entonces podemos asignarles los valores: a = 1, c = –2. Luego: 1 = 2.

Si el razonamiento hubiera sido correcto habríamos encontrado en la aritmética una paradoja en el primer sentido (una antinomia, como al de Rusell), pero hay un error en el razonamiento (no es válido simplificar a – b, ya que a – b = 0) y por lo tanto sólo tenemos una paradoja en el segundo sentido, una falacia.

3) En tercer lugar se llama paradoja a un hecho que no conlleva una contradicción lógica (ni real ni aparente), pero que sí contradice nuestra intuición o sentido común.

Un ejemplo es la ya mencionada Paradoja de San Petersburgo. En ella se plantea el siguiente juego: el jugador apuesta un millón de pesos y luego arroja una moneda tantas veces como sea necesario hasta que sale cara por primera vez, cuando sale la primera cara se detiene. Si tiró la moneda una vez, gana 2 pesos. Si tuvo que tirar la moneda dos veces, gana 4 pesos. Si tiró tres veces, gana 8 pesos. Y así sucesivamente, si tiró la moneda n veces gana 2^n pesos. ¿Cuál es la ganancia esperada del jugador? ¿El juego favorece al jugador o a la banca?

Tras hacer los cálculos necesarios se llega a la conclusión de que (no importa cuál sea la apuesta inicial) el juego siempre favorece al apostador y que su ganancia esperada es infinita. A la larga, si juega lo suficiente, su ganancia superará cualquier valor establecido de antemano. Parece raro que un juego dé una ganancia infinita, pero así es, y no hay en ello ninguna contradicción.

Otro ejemplo es la llamada Paradoja de Banach Tarski, un teorema en el que se prueba que es posible cortar una esfera maciza en cinco partes que pueden ser rotadas y (sin que haya deformaciones) ensamblarlas formando dos esferas macizas cada una de ellas del mismo tamaño que la anterior.

Obviamente este teorema contradice toda nuestra intuición (parece como si de la nada se hubiera duplicado la materia), pero se trata de un teorema matemático perfectamente válido, sin que haya en él ninguna falacia ni antinomia. Debo aclarar que la duplicación de la esfera no es posible en la práctica ya que se necesitaría que la materia fuese infinitamente divisible.

4) En cuarto lugar tenemos las paradojas de decisión.

En una paradoja de decisión se nos pone ante la tarea de tener que optar por una de dos (o más) alternativas. La paradoja se produce cuando sucede que para cada alternativa hay un argumento que la señala como la mejor.

Un ejemplo de este tipo de paradojas es la llamada Paradoja de Newcomb, sobre cuyos detalles no me extenderé aquí, baste decir que se trata de un planteo en el que resulta muy difícil decidirse por una u otra de las dos opciones entre las que se nos invita a elegir, sin que ello implique una contradicción lógica (real o aparente), ni un alejamiento del sentido común (a menos que entendamos que éste dice que en toda elección debe haber una alternativa claramente superior a las otras).

************************

Como he dicho más arriba, la lista no pretende ser exhaustiva. Es posible, inclusive, que algunas paradojas sean difícile de clasificar en uno u otro grupo, o que la clasificación depende de cómo se entienda la paradoja.

Tomemos por ejemplo la Paradoja del Examen Sorpresa (o del Ahorcamiento Inesperado) ¿Se trata solamente de una falacia (y cae en el segundo grupo) o se basa en un razonamiento correcto que lleva a una conclusión contraria a la intuición (en el tercer tipo, entonces)? Dejaremos este análisis para otro momento.



REUNIÓN INTERNACIONAL DE UN CENTENAR DE EXPERTOS EN EL TRATAMIENTO DE LOS ANEURISMAS CEREBRALES
Universidad Pompeu Fabra
TEMA: Medicina
URL: http://www.upf.edu/enoticies/home_upf_es/0214.html

(Noticia publicada originalmente en la página de la Universidad Pompeu Fabra)

La UPF acogerá, los días 21 y 22 de febrero, en el auditorio del edificio França, la asamblea general del proyecto europeo @neurIST, una iniciativa del sexto Programa Marco de la UE , el coordinador científico de la cual es Alejandro Frangi, responsable del Grupo de Investigación de Imagen Computacional y Tecnologías de la Simulación en Biomedicina (CISTIB) del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la Universidad Pompeu Fabra.

Un consorcio formado por 29 instituciones públicas y privadas -universidades, hospitales, centros de investigación y compañías internacionales- de 12 países europeos y cuatro extraeuropeos está trabajando para mejorar el diagnóstico, prevención y tratamiento de los aneurismas cerebrales, -inflamación anormal de las paredes de una arteria o vena que puede derivar en la rotura del vaso afectado- una de las causas más comunes de derramamiento cerebral.

El proyecto se inició en el 2006 y finalizará el 2009 con una inversión querida de más de 17 millones de euros. La asamblea contará con intervenciones de expertos en aneurismas cerebrales que presentarán sus últimos avances científicos dentro del proyecto @neurIST. Entre los participantes figuran médicos, epidemiólogos, bioinformáticos, ontólogos y expertos en genómica y proteómica, entre otros.

Objetivos del proyecto

El proyecto @neurIST desarrolla una estructura tecnológica de información (IT) para la toma de decisiones en el manejo, la valoración de los riesgos y el tratamiento de los derramamientos cerebrales debidos a aneurisma. De una forma integrada y personalizada, mediante la informática biomédica y la modelación computacional, @neurIST obtiene, recopila y procesa una serie de datos, hasta ahora dispersos y heterogéneos, relacionados con el diagnóstico y el tratamiento de esta afección, una enfermedad debido a la cual mueren cada año 3 millones de mujeres y 2,5 millones de hombres en el mundo. Además de ocasionar discapacidades graves, el porcentaje de mortalidad debido al derramamiento cerebral gira en torno al 33%. En España español, se estima que el 12% de cada 100.000 habitantes desarrollará cada año una rotura de aneurisma cerebral.

Algunos de los resultados conseguidos por el proyecto

La literatura científica publicada ha destacado la importancia de disponer de datos específicos de cada enfermo siguiendo los procedimientos establecidos por el proyecto @neurIST. Los datos que el proyecto está aportando sobre la incidencia, los factores de riesgo y el pronóstico de los aneurismas cerebrales, son relevantes para mejorar los protocolos de tratamiento según sea la idiosincrasia de cada caso.

El proyecto ha desarrollado un conjunto de aplicaciones específicas para organizar toda esta información como por ejemplo @neuLink, aplicación que integra los genes identificados con la enfermedad, los datos epidemiológicos de tipo genético y los datos clínicos; @neuFuse, una base de datos que fusiona los datos diagnósticos reales con los datos simulados por ordenador para obtener una representación contrastada de la situación del enfermo; @neuRisk que efectúa una valoración del riesgo e integra toda la información disponible y sugiere a cada paciente el mejor tratamiento personalizado.

Uno de los retos del proyecto @neurIST es conseguir demostrar que en la práctica diaria asistencial tener acceso a estas fuentes de información hará avanzar la clínica del derramamiento cerebral en beneficio de los pacientes. Los días 13 y 14 de marzo, tendrá lugar en la UPF la reunión de evaluación de @neurIST, coincidiendo con la entrega del informe anual del proyecto a la UE.

Sobre el CISTIB

El Grupo de Investigación de Imagen Computacional y Tecnologías de Simulación en Biomedicina (CISTIB), dirigido por el Dr. Alejandro Frangi, es un grupo pionero en el Estado español en la investigación de nuevas técnicas de análisis automática de imágenes médicas capaces de ofrecer a los médicos un mejor diagnóstico y un tratamiento personalizado de determinadas enfermedades cardiovasculares. El centro, en colaboración con otras instituciones clínicas, investiga técnicas de simulación a partir de imágenes reales obtenidas de pacientes para hacer predicciones y mejorar el diagnóstico y la planificación terapéutica de enfermedades cardíacas y cerebrales.

El objetivo es hacer frente a las carencias de información existentes y mejorar, a través del cálculo computadorizado, la riqueza de la información obtenida de los sistemas de diagnóstico radiológico actuales como por ejemplo la Tomografía Axial Computadorizada (TACO), la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) o la Tomografía de Emisión de Positrones (PEDO), entre otros.

El Grupo de Investigación CISTIB está integrado por unos cuarenta investigadores, especializados en técnicas de imagen computacional provenientes de diversas disciplinas como la ingeniería biomédica, la ciencia de la computación, la ingeniería eléctrica, la física, la informática, las matemáticas y la biología.

Para asegurar la investigación en técnicas de computación y simulación en el campo de la biomedicina, el centro está esponsorizado por organismos públicos, entre los cuales está la Generalitat de Catalunya; el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio; el Ministerio de Sanidad y Consumo del Gobierno de España y la Comisión Europea

El CISTIB entró recientemente a formar parte de la Red de Centros de Soporte a la Innovación Tecnológica (Red IT) y, a nivel del Estado español, es uno de los miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), consorcio financiado por el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Salud y Consumo del Gobierno de España.

URL: http://www.upf.edu/enoticies/home_upf_es/0214.html



ALBINA RUIZ, DOCTORANDA DE LA CÁTEDRA UNESCO DE LA UNIVERSIDAD RAMÓN LLUL, GALARDONADA CON EL PREMIO
Universidad Ramón Llul
TEMA: Premios
URL: http://www.url.es/es/noticias/newsView.php?id=bc1407e165e081c42e6a6c8ef9bcb64c

(Noticia publicada originalmente en la página de la Universidad Ramón Llul)

Los premios Energy Global Awards han reconocido a Albina Ruiz, doctoranda de la Cátedra UNESCO de la Universidad Ramon Llull en Educación, Desarrollo y Sistemas de Funcionamiento para América Latina con uno de los cinco premios que otorga en el ámbito de la sostenibilidad.

Barcelona, 13 de junio del 2008. El proyecto Ciudad Saludable, dirigido por Albina Ruiz en Perú, recibió este galardón durante la ceremonia celebrada el pasado 16 de mayo en el Parlamento Europeo y que contó con la presencia del Presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering; el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el exsecretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, entre otras personalidades.

Los Energy Global Awards están considerados como los premios más importantes en el ámbito medioambiental y reconocen anualmente las soluciones más innovadoras a los problemas de nuestro entorno. Con este objetivo se premian cinco categorías según la temática de las propuestas: Tierra, Fuego, Aire, Agua y Juventud. Este año se presentaron 853 proyectos de 109 países y a la fase final de los premios llegaron 15 finalistas.

Albina Ruiz es la directora ejecutiva de Ciudad Saludable, una organización peruana que implementa proyectos de tratamiento de residuos en diferentes ciudades de Perú y Latinoamérica. De esta manera, desarrolla proyectos integrales de gestión de residuos que se caracterizan por una gran participación de la sociedad civil a través de programas de educación ambiental y formación.

Tesis doctoral en el IQS-URL
La tesis doctoral que está llevando a cabo Albina Ruiz en el Instituto Químico de Sarrià-URL, bajo la dirección de Eduard Barberà, también se enmarca en este contexto de investigación de la sostenibilidad. Se trata de la puesta en funcionamiento de un plan de desarrollo sostenible y humano del Parque Porcino de Ventanilla, en la provincia del Callao del departamento peruano de Lima.

Este plan trata de resolver la problemática de esta zona, en la que viven unas 2.200 familias con grandes carencias de saneamiento básico y envueltas en un ambiente con un alto grado de contaminantes y toxicidad procedente de los residuos de los animales. El reto que se plantea esta tesis es la implementación de una serie de tecnologías como la instalación de biodigestores (contenedores que producen biogas y adobo a partir de materiales orgánicos) para el tratamiento de excrementos del parque porcino, pero también trata de fomentar la implicación de las familias de la zona en el desarrollo sostenible del Parque.

Albina Ruiz es una de las diez doctorandas que llevan a cabo su doctorado en el marco de la Cátedra UNESCO de la Universidad Ramon Llull. El objetivo de este programa es el fortalecimiento de las relaciones con Latinoamérica en el ámbito educativo, tecnológico y económico. En este marco se incluye el fomento de la formación y la investigación con el apoyo de este grupo de investigadores de Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Perú.



EXPERTOS INTERNACIONALES REVISAN EN LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA LA CREACIÓN DE DETECTORES DE GASES Y
Universidad de Salamanca
TEMA: Física
URL: http://www.usal.es/gabinete/comunicacion/noticia.jsp?id=3876

El congreso dará comienzo el lunes, 7 de julio, a las 9:00 horas en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca

Una treintena de científicos nacionales e internacionales analizarán en la Universidad de Salamanca el estado actual y la proyección futura en la elaboración de los detectores de gases y de radiaciones electromagnéticas en el congreso denominado “Sensores de gases y radiaciones. Su caracterización y propiedades. Sensores basados en láminas delgadas”, que dará comienzo el lunes, 7 de julio, a las 9:00 horas en la Facultad de Ciencias.

A lo largo de las sesiones, que se prolongarán hasta el próximo 9 de julio, se revisarán entre otros aspectos la aplicación de la nanociencia y nanotecnología, así como la preparación de nuevos materiales, en la creación de estas útiles herramientas.

Asimismo, en el marco del congreso la Asociación Española del Vacío, en colaboración con la Universidad de Salamanca y Caja Duero, ha organizado un concierto recital de canto y piano a cargo del barítono José A. García-Quijada y el pianista Fernando Turina el lunes, 7 de julio, a las 20:30 horas en el Auditorio Caja Duero.

URL: http://www.usal.es/gabinete/comunicacion/noticia.jsp?id=3876



BUZÓN DEL LECTOR
Cartas de lectores
TEMA: Cartas de lectores

Con respecto al articulo, nota, disertación; titulada DIOS ES SÓLO EL PRODUCTO DE NUESTROS MIEDOS de César Cuenca Cáceres. No pude encontrar en la red las credenciales del Sr. Cuenca, no sé si es psicólogo, sociólogo o antropólogo. Sus afirmaciones, no me parecieron estar basadas en ningún analisis científico, y no solo porque no los halla citado, sino, por la simpleza, por decir lo menos, de dichas conclusiones.

Roberto Aguirre Beltrán

----------

Recibo esta publicación desde que tuve noticia de ella hace años, y estoy suscrito a la versión en papel de El Escéptico, por lo que ya queda claro por dónde va mi modo de pensar. Por eso quiero dar algo de publicidad a un vergonzoso hecho del que he sido testigo. He estado recientemente en Ecuador de vacaciones durante 16 días, 5 de ellos en las islas Galápagos. Decidí visitar las islas pensando, entre otras cosas, en que allí tuvo Darwin la idea genial que le llevó a escribir "El Origen de las Especies", y que habría centros de interpretación y divulgación científica sobre la evolución, algún monumento o placa, etc. Pues bien, nada de eso. Los guías me contaban lo grandes que eran las tortugas, lo que vivían, lo que hacían los pájaros y las focas cada día, etc., pero ni una palabra sobre evolución. Al fin se me ocurrió preguntar la razón de que no se dijera nada. La respuesta de dos guías fue que así lo habían establecido las autoridades. Que no se podía espantar al turismo (principalmente USA) con ideas tan controvertidas como la de la evolución, y que ocultando el tema nadie se podía sentir atacado en su modo de pensar. Pude ver muchos pinzones, pero nadie me dijo una palabra sobre sus picos. En una de las islas hay un centro de cría y conservación de tortugas que se llama Charles Darwin, pero en él no hay NADA sobre evolución. La cosa llega a extremos cómicos: se venden cartulinas en color con las figuras y los nombres de los animales que se pueden ver en las islas, pero en la de las aves no aparecen los pinzones que estudió Darwin, seguramente porque alguien podría establecer alguna relación con la denostada evolución. No había hoja de reclamaciones para plantear una. Los guías me aclararon que no era la iglesia católica del lugar la responsable de esta censura, sino más bien la iglesia evangelista, que tiene un gran predicamento en Ecuador.

Es evidente que contra esto no se puede hacer nada, pero al menos que lo sepan los posibles viajeros, para que no se sorprendan de lo que van a ver. Por otro lado, a todo el que le guste la naturaleza, la belleza de las islas y de su biodiversidad las hacen únicas y merece la pena visitarlas, pero incluyendo en la maleta los escritos de Darwin. Allí no los va a encontrar.

Gracias por su atención. Atentamente,

Francisco Amat Guerri



Enlaces
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Internet

1.- i n f o . a s t r o ( http://www.infoastro.com)

El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que acontece
en el Universo.

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@yahoogroups.com

--------------------

2. El Horror ( http://www.elhorror.net)

La Biblia, el gran engaño, fraude y mentira de Occidente.

El "Dios del amor y de la misericordia" dejó dicho y ordenado: "Un hombre de
veinte a sesenta años será estimado en cincuenta siclos de plata... si se
trata de una mujer, tu estimación será de treinta siclos...", Lv 27, 3ss.

--------------------

3. Divulc@t ( http://www.divulcat.com/)

El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la norma
que nos acerca al conocimiento y a la democracia.

Para suscribirse a Divulc@t basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@egroups.com

--------------------

4. Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
( http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/)

La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela (AREV) es una organización
independiente y sin fines de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el
pensamiento racional.

--------------------

5. Egiptomanía ( http://www.egiptomania.com/)

Completa web sobre el Antiguo Egipto que nos ofrece una visión objetiva y
crítica, alejada de los titulares de las revistas pseudocientíficas.

--------------------

6. Círculo Escéptico ( http://www.circuloesceptico.org/)

Asociación cultural que tiene como finalidad principal fomentar la práctica del escepticismo, entendiendo por éste al pensamiento crítico y racional, como herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en la vida diaria.

--------------------

7. Autopista a la Ciencia: La Hora de ACDC ( http://online.rcampus.net/diferido/autopistaalaciencia.ogg)

Programa radiofónico del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna en Radio Campus. Una hora semanal para la difusión de la ciencia y la lucha contra las pseudociencias.

--------------------

8. Pensar: Revista iberoamericana para la ciencia y la razón ( http://www.pensar.org)

Una revista que se propone informar, investigar, y fomentar el juicio crítico en todas aquellas áreas que resultan misteriosas y atractivas, con el objeto de conocer cuánto hay de verdad y cuánto de fantasía.

--------------------

9. Ciencia y pseudociencias (http://webpages.ull.es/users/esceptic)

Curso Interdisciplinar de la Universidad de La Laguna dedicado a la difusión de la ciencia y el análisis de las pseudociencias. En activo desde 2001.


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico