Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 4 Año: 2006
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2006 - Número 4


SUMARIO

Editorial
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Editorial
ESOTERISMO MODULAR
Por: Cristian Garvía Araoz
Tema:
Magufos
ALGO MÁS DE MELÉNDEZ
Por: Luis F. Díaz Vilela
Tema:
Pseudomedicina
EN MEMORIA DEL PROFESOR JAVIER CORZO VARILLAS
Por: Luis Javier Capote Pérez
Tema:
Obituario
MIS FELICITACIONES AL INSTITUTO DEL METABOLISMO CELULAR
Por: Francisco Javier Corzo Varillas
Tema:
Pseudomedicina
CONTENIDOS DE EL BIMESTRARP Nº 2
Por: Redacción del BimestrARP
Tema:
Revistas
EL DOBERMAN DE DARWIN
Por: Pablo Capanna
Tema:
Biografías
LA TELA DE ARAÑA DEL DOCTOR MELÉNDEZ
Por: Aldo A. González Brito
Tema:
Pseudomedicina
EL CONGRESO APRUEBA LA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA
Por: Redacción de El Mundo
Tema:
Bioética
CORREO DEL LECTOR
Por: Alfonso González Jerez
Tema:
Pseudomedicina
JÓVENES INVESTIGADORES VEN SU ESTATUTO "DISCRIMINATORIO"
Por: Redacción de Canarias7
Tema:
Becarios Precarios
SUPERPODERES
Por: Jaime Rubio Hancock
Tema:
Humor
JAVIER CORZO
Por: Ricardo Campo Pérez
Tema:
Obituario
JAVIER CORZO, IN MEMORIAM
Por: Teresa González de la Fe
Tema:
Obituario
UN NUEVO FENÓMENO MAGNÉTICO PUEDE MEJORAR LAS MEMORIAS RAM Y LA CAPACIDAD DE LOS DISCOS DUROS
Por: UAB Noticias
Tema:
Tecnología
LA UNIVERSIDAD DE BURGOS CONVOCA LOS IV PREMIOS DE INICIO A LA INVESTIGACIÓN 2006
Por: Universidad de Burgos
Tema:
Investigación
CIENTÍFICOS DE LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ ESTUDIAN LA INCIDENCIA DEL ÓXIDO NÍTRICO EN ENFERMEDADES ...
Por: Universidad de Cádiz
Tema:
Medicina
LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA DEBATE EL POSICIONAMIENTO DE LA IGLESIA ESPAÑOLA ANTE LA ...
Por: Universidad de Castilla-La Mancha
Tema:
Congresos - Cursos - Conferencias
LA UNIVERSIDAD DE GRANADA EDITA "LES CHANSONS DE GESTE", UN LIBRO SOBRE LA EPOPEYA ROMÁNICA
Por: Universidad de Granada
Tema:
Literatura
PROFESORES Y ALUMNOS HOMENAJEAN LA FIGURA DE JAVIER CORZO
Por: Laguna Noticias
Tema:
Obituario
Cartas al director. Número: 4. Año: 2006
Por: Varios autores
Tema:
Cartas de lectores


Editorial
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Editorial

Esta vez va a permitir la audiencia que me separe de lo que suele ser habitual en esta sección, porque en esta ocasión, nuestro cuarto número del año es un número especial, ya que buena parte de su contenido está dedicado a la memoria de Francisco Javier Corzo Varillas, divulgador incansable del conocimiento, gran profesor y sobre todo y ante todo, mejor persona. Su escepticismo acerca de la eficacia de la difusión del pensamiento crítico entre la sociedad nunca fue obstáculo para que acometiera la tarea con todas fuerzas, siendo los últimos números de este boletín correspondiente a 2005 un pequeño testimonio de sus desvelos en torno al polémico y recurrente asunto de los polvos de Meléndez-Hevia. Hoy traemos aquí su último artículo, publicado un par de días antes de su repentino fallecimiento, pues puede que Javier ya no esté entre nosotros, pero sus palabras sí lo están, y ahora como cuando él las pronunció siguen esperando una respuesta. Su actitud era -es- el ejemplo de lo que debe ser el pensamiento crítico: el rechazo al dogma y al argumento de autoridad, unido a la petición de pruebas, a la explicación, al deseo de conocer y saber porqué son las cosas.



ESOTERISMO MODULAR
Cristian Garvía Araoz
TEMA: Magufos

Unos días después de los hechos de violencia sucedidos en las ciudades más importantes de Francia en noviembre del año 2005, protagonizados en su mayoría por jóvenes provenientes de los barrios pobres de tales ciudades, decidí preguntar a algunos de los propios franceses por qué, según sus respectivas opiniones, un segmento de la sociedad había actuado de tal forma. En mi improvisada encuesta encontré numerosas respuestas de orden político, económico, e histórico, como cabría esperar. Pero entre todas las que mi conocimiento del idioma me permitió recoger, hubo una que me llamó particularmente la atención por ser notoriamente diferente de las demás. De diferente a deslumbrante, se diría, porque en e fondo, más que ser una explicación llana de un problema objetivamente complejo y de muchas aristas, se me ofreció a cambio una "prórroga" esotérica precisamente respecto del origen del problema que yo trataba de descifrar.

Luego de una breve descripción del panorama social de la Francia del tercer milenio, mi interlocutor, que sencillamente lo identificaremos como "Y", comenzó poco a poco a explicarme que la distribución nacional de las riqueza, por ejemplo no era un asunto del azar, y que al contrario, habían razones históricas por las cuales los humanos tenían que afrontar "el destino que les era dado…" Al escuchar esto último noté inmediatamente que algo empezaba a salir de su cause normal. Bueno, debo aceptar que la palabra "destino" no es particularmente incómoda si se sitúa en un contexto específico adecuadamente, pero mi sospecha se vio confirmada unos segundos después, cuando a la conversación vinieron repentinamente a colarse el "karma", la "reencarnación", "el eterno retorno" y cosas por el estilo… Claro está, el diálogo se transformó rápidamente en un monólogo del que yo no era más que un simple y boquiabierta oyente. Y si bien podía haber acabado abruptamente la historia y haberme ido de allí con alguna buena excusa, decidí traer nuevamente a tierra a "Y" y tratar de descubrir cuál era, aunque fuera muy humilde, su opinión "terrenal" del asunto. Acabado el encuentro, al menos logré saber de él que se calificaba como un ciudadano medio, de centro en política, pero con "el espíritu liberal de los jóvenes", en suma, como cualquiera de mis otros interlocutores más "mundanos" y de intereses menos "etéreos". De mi espontánea e informal búsqueda de respuestas, ciertamente no podemos sacar una conclusión estadística como que "el x por ciento de los franceses cree que los disturbios de noviembre fueron provocados por el karma…", pero en cambio sí es digna de atención y de análisis la trama ética y social que se supone debe acompañar a una creencia en el fondo tan falaz como la "reencarnación", o la "herencia y expiación del 'pecado original' (¿?)", creencias "incubadoras" del paganismo y del antihumanismo.

De lo anterior hay dos hechos a tener en cuenta por separado. En primer lugar, podremos encontrar que ciertas preferencias políticas y místicas o esotéricas que un individuo puede comportar simultáneamente, una vez profundizadas, necesariamente habrán de entrar en franca contradicción cediéndose terreno a favor de una u otra. Algo que, al menos en teoría, podría ocurrir con cualquier atavismo esotérico que se considere. En segundo lugar, y como lógica consecuencia de lo anterior, se puede constatar así el carácter sutilmente modular que pueden tener algunas convicciones, entendiéndose por modular la parcelación de tales convicciones en tanto que se expresan una u otra de forma discreta, pero raramente todas a la vez, en los hechos concretos, pero que al menos en teoría, podrían expresarse simultáneamente en ciertas situaciones.

Respecto del primer problema, llevadas hasta el límite simultáneamente las preferencias políticas del "ciudadano medio" y las inclinaciones esotéricas - es el extremo a lo que estas últimas tienden naturalmente-, dicho ciudadano medio desaparecerá rápidamente. El tan mentado karma, o la tan pretendida reencarnación, por ejemplo, no serían compatibles con la voluntad de cambio y con la construcción de un futuro más o menos a voluntad. Así, aquél "espíritu liberal de los jóvenes" del que me hablaba "Y" no vendría a ser más que una bonita etiqueta, muy a tono con los tiempos de euforia juvenil. Si se sigue en este derrotero, quizás, no tardaríamos en encontrarnos con una sociedad jerarquizada, con castas, con "intocables", con pobres entre los pobres, los que nadie quiso, aquellos cuyo maná son los mendrugos nocturnos de una sociedad profundamente creyente en el "eterno retorno". ¿Por qué hay hombres como fulanito y otros como menganito? Porque "la energía", la "madre" naturaleza o Dios así lo quisieron, sería la respuesta inmediata. Y esto nada más por citar una de las posibilidades concretas en las que puede derivar una creencia así de irracional. Y ni hablar de los extremos a los que podrían llevarnos quienes creen que hemos sido "creados por inteligencias extraterrenas", o peor, a lo que podrían conducirnos quienes aseguran "comunicarse con espíritus". Si no, imaginémonos que una parte de nuestros impuestos, por ínfima que sea, vaya dirigida a la construcción de grandes "OVNI puertos", o a la fabricación de "tecnología para la detección de espíritus", etc. A lo mejor la representación es un poco fantástica, pero no está muy alejada de los hechos, pero el sentido es el mismo, por ejemplo, en aquellas naciones de donde el poder político y el poder religioso son prácticamente uno solo.

Por lo tanto, el ciudadano corriente premunido de ciertas preferencias políticas, y parasitado voluntariamente o involuntariamente por convicciones enajenantes, no es un factor neutral para el desarrollo de su propia sociedad, si bien tampoco sería en sí un factor de riesgo inminente. En teoría, se podría especular con que hace falta una cierta masa crítica de convencidos en estrafalarias ideas como para que las mismas sean radicalmente peligrosas, al menos mucho más peligrosas de lo que ya vienen siendo. Pero tal masa crítica eventualmente existe, al menos en estado latente, porque mi encuentro con "Y", aunque me hizo entender con más lucidez algunas aristas de lo que podríamos llamar "viejas epidemias aún latentes", no es más que uno entre otros tantos ejemplos que podría citar en los que un "ciudadano normal" incuba alguna peste esotérica, lista para manifestarse cuando su portador se encuentre con la guardia baja.

En cuanto al segundo punto, salta a la vista el carácter modular en el que pueden enmarcarse todas nuestras convicciones y nuestras acciones. Esta "modularidad" del pensar, del sentir y del disentir debe ser provechosa para una cultura racional y libre, siempre y cuando la propia razón no sea quebrada, y por tanto lo que puede someterse a juicio aquí no es el derecho a la disensión, o el derecho a la diferencia, se diría, sino precisamente las tendencias enajenantes, y los consabidos actos irracionales, que manan de las tierras del esoterismo. Entonces, si "Y" me insistiera en que se comporta como lo hace gracias a su karma, y a diario busca en su casa "la iluminación", o "levitar" adoptando la posición de la flor de loto y concentrándose profundamente, más allá de lo exótico o ridículo que pudiera parecerme todo aquello, en principio no debiera tener ninguna objeción frente a su inútil búsqueda, porque acaso no sea nada más que una opción personal, y en tanto que tal, este individuo debiera ser en otros ámbitos un hombre tan corriente como cualquiera. Posiblemente no seamos socios del mismo club de fútbol, o quizás tengamos opiniones encontradas acerca de un género literario o de un escritor en particular, o puede ser que nuestras compañeras sean mujeres totalmente diferentes. Por eso, su abstruso mundo de "intuiciones" y "corazonadas" no debiera ser más que una curiosidad más, entre otras muchas, que lo individualice. En todo ello no hay problema, y quizás siga siendo un buen amigo. Mas si en cambio sus actitudes me demuestran que ya no es capaz de diferenciar entre "su opción" y la de los demás, si su discurso y las acciones consecuentes son congruentes con tales concepciones del mundo, con aires de abierto proselitismo, transformándose en un "esotérico integral", dichas acciones requerirán entonces una respuesta en sentido contrario, tan objetiva, tan material y clara como sea posible.

Lo modular de nuestro diario vivir está fuera de dudas, y finalmente no es ello lo que representa un problema para la racionalidad de lo cotidiano. En cierto sentido, lo modular nos hace humanos porque es así como devenimos individuos, pero no por ello habremos de dejar lugar a que ciertas supercherías puedan violentar los espacios comunes de respeto y cordura que exige la vida en sociedad. En nuestro planeta, donde una buena parte de la población no tiene acceso a la educación, a la salud, y ni siquiera a bienes básicos como el agua, no es difícil comprender que el mito llegue a ser tan real como el hambre. Al menos allí donde sea posible, protejamos instituciones claves para el avance de la razón, y evitemos que se arrojen más leños al gran fogón del integrismo.



ALGO MÁS DE MELÉNDEZ
Luis F. Díaz Vilela
TEMA: Pseudomedicina

(El presente texto es la versión escrita de la intervención que su autor realizó durante una mesa redonda en la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna).

Un fraude, un mentiroso y un charlatán. Es el veredicto final sobre Woo Suk Hwang, el desgraciado "rey de la clonación" de Corea del Sur, publicado por Peter Aldhous el 4 de febrero de 2006 en el New Scientist. Como sabemos, Hwang publicó en la revista Science un artículo en el que supuestamente demostraba haber clonado células madre. Digo supuestamente porque, a partir de una investigación de la revista Nature y de la cadena de TV coreana MBC, se descubrió que todo había sido un fraude: Hwang falsificó los datos que publicó. Este fenómeno es infrecuente en ciencia, pero no imposible. De hecho, cosas parecidas se han visto ya, por ejemplo con el caso Benveniste, el gurú contemporáneo de la homeopatía que consiguió colar un artículo en Nature, en el número 333 de junio del 88, en el que supuestamente se demostraba la memoria del agua. Evidentemente, los datos eran falsos, como demostraron el editor mismo de Nature (John Maddox), el químico Walter Stewart, y el mago James Randy en una réplica del experimento original.

Pero volviendo al artículo del New Scientist, Aldhous nos muestra otra cara del asunto Hwang, tal vez más preocupante que el mero engaño a la comunidad científica. El equipo de Hwang no sólo había fabricado los datos, sino que incumplió un conjunto de normas éticas que se supone que velan por la protección de las mujeres que participaron en la investigación, frente a la explotación y posibles daños médicos. Como se sabe, para clonar individuos es necesaria una gran cantidad de óvulos, que naturalmente sólo pueden extraerse de una mujer donante sometida a un tratamiento bioquímico altamente agresivo.

Un informe de la Universidad Nacional de Seoul revela que el equipo de Hwang obtuvo la asombrosa cantidad de 2061 óvulos de 129 mujeres (unos 16 óvulos por mujer de media). Esta actuación tuvo consecuencias serias: La comisión Nacional de Bioética de Corea del Sur está investigando el asunto, y ya ha indicado que entre el 15 y el 20 por cien de las donantes sufrieron síndrome de hiperestimulación ovárica, una reacción a las hormonas usadas para estimular la ovulación que puede causar dolor abdominal, diarrea y vómitos. No sorprende saber que las donantes no fueron informadas adecuadamente de esta posibilidad. Por cierto, al principio las donantes eran becarias y colaboradoras de Hwang, que curiosamente donaron "voluntariamente" los óvulos, aunque después, dado el número de óvulos que necesitaban, empezaron a pagar a las donantes.

Este hecho, curiosamente, no ha tenido gran repercusión, tanto en el mundo científico, como en el social.

Estos ejemplo y medio me han servido para comenzar una reflexión sobre el asunto que nos trae a esta sesión.

La verdad es que para mí, la polvareda levantada por el asunto excede con creces lo que se merece, y me gustaría explicarme:

Hace un par de años, en un pasillo de la Facultad de Derecho, en una conversación informal en la que participábamos investigadores de diversas ramas del conocimiento en esta Universidad, incluida la Bioquímica, alguien nos informó de que un catedrático de Bioquímica estaba utilizando las instalaciones de la Universidad como sede de un supuesto negocio personal sin ofrecer nada a cambio, y que además, el negocio tenía apariencia de ser fraudulento.

Automáticamente se confirmaron los datos y se remitió un escrito al Sr. Rector de la Universidad instándole a que tomara cartas en el asunto. Para nosotros era extremadamente importante que la Universidad como institución se desvinculara del asunto y que lo dejara meridianamente claro. Nuestra petición consistió en que se invitara al grupo del Sr. Meléndez a dejar de utilizar las instalaciones universitarias para su propio y único beneficio y que se iniciara una investigación por si hubiera lugar a acciones sancionadoras.

Y ¿por qué? Se preguntarán ustedes.

Ya la prensa amarilla, especialmente el libelo este que llaman El Día, se ha encargado de dar una respuesta: Envidia, celos, enemistades, y demás basuras posibles en las relaciones interpersonales.

Si me lo permiten ustedes, yo les daré mi versión, elaborada a partir de mi participación, en esta ocasión más como observador que otra cosa, en la lista de discusión Esceptican, en la que escriben científicos y profesionales escépticos de Canarias.

Nuestra preocupación ha sido triple: Institucional, social y científica.

1. En primer lugar, y no por ser más importante, nos preocupa esta Universidad, no sólo su imagen pública, que también, sino también su subsistencia y su capacidad de generar y transmitir conocimiento. Desde un principio, a la luz de las declaraciones del Sr. Meléndez, el asunto de los polvitos mágicos tenía toda la pinta de ser un fraude científico que arrastraría a la Universidad de La Laguna a un desprestigio innecesario. Pero además, este sr. Estaba utilizando recursos públicos para una empresa privada, por muy investigadora y científica que esta pudiera ser. A esto se le llama, en el mundo empresarial, "descapitalización de la empresa", y sólo lleva a la muerte de la misma.

2. En segundo lugar nos preocupaban las consecuencias para la salud de los "pacientes". Lo que al principio parecía un mero aprovechamiento del efecto placebo se convirtió en Glicina y Aspártico. Dos aminoácidos con conocidos efectos secundarios sobre diversos órganos. Por ejemplo, dosis altas y continuadas pueden genera muerte neuronal y enfermedades renales terminales. Nos preocupaba, a este respecto, que uno de los pasos fundamentales de toda investigación, como es la recopilación de información científica previa, no parecía haberse cumplido. Si hubieran ido a la hemeroteca hubieran visto las posibles consecuencias del "tratamiento" que estaban proponiendo y eso les hubiese llevado a un diseño experimental muchísimo más controlado y seguro para los sujetos, como es ley: primero con animalitos, después con animalotes, después con enfermos terminales, después con crónicos. Dado que no parece haberse hecho esto, la situación sigue siendo altamente preocupante.

3. Y en tercer lugar, nos preocupaba el desprecio al método científico que un doctor de esta universidad estaba manifestando. Por ejemplo,

a. Este señor estaba recurriendo sistemáticamente al principio de autoridad. Personalmente, me resultó desde el principio, bastante curioso que se le llamara "Doctor Meléndez" y sistemáticamente se aludía a su condición de Catedrático de esta Universidad. Evidentemente, lo de Doctor se usaba para jugar con la ambigüedad que se da en el lenguaje coloquial al ser esta palabra homónima para referirnos al que cura y al que sabe investigar.

b. Usaba medios inusuales para informar de sus trabajos. En Ciencia se publican los resultados en revistas científicas, no en la prensa local, que se usa, normalmente, para divulgar de forma más elaborada estos resultados. Este señor había intentado publicar sus resultados en Nature sin éxito, lo que le llevó a despreciar esta revista públicamente y en varias ocasiones. Normalmente, un científico necesita una alta tolerancia a la frustración, pues continuamente se le critican sus trabajos y en muchos casos se le rechazan. Normalmente, cuando esto pasa, un científico justifica, defiende, o modifica su trabajo y lo vuelve a intentar. No se dedica a publicar en la prensa local y a insultar a todo el que, en buena lid científica, discute sus afirmaciones.

c. No aportaba datos. Los datos en Ciencia son "lo que importa". Sin datos no hay confirmación de hipótesis. Claro, que no sabemos si D. Enrique elaboró alguna hipótesis. Al contrario que en la vida cotidiana, en ciencia, cuando uno hace una afirmación, tiene que probarla. Como dijo Don Alberto, Einstein vamos, a grandes afirmaciones grandes pruebas. Las afirmaciones de este señor han ido creciendo a medida que la polémica se ha ido calentando, pero el número de datos, las pruebas, siguen siendo nulos.

d. Usaba un lenguaje demagógico. Decir que la Humanidad se ha estado envenenando durante 2 o 3 mil años es, cuando menos un insulto a la inteligencia. No hay que ser catedrático, ni mucho menos bioquímico, para saber que la dieta de Sócrates no tenía nada que ver con la de George Bush, por hablar de dos filósofos. Los chinos basan más del 70% de si dieta en el arroz… ¿hidratos de carbono? En la África profunda no se come lo mismo que en la selva del Amazonas, ni lo mismo que en Cabo Verde o Honolulu. Pero otra afirmación de Meléndez tiene que ver con un dicho del campo que a mí me encanta: "Cuando ruge tigre no hay burro con reumatismo". Me explico. Dice Meléndez que en la selva no hay enfermedades degenerativas, según él porque los animalitos no comen hidratos de carbono, supongo. De nuevo un insulto a la inteligencia. Si no hay enfermedades degenerativas es porque en la selva te comen si no eres el número 1, y aún así pueden pillarte en un despiste. No hay tiempo de desarrollar la enfermedad. Desde que pierdes un pizco de facultades viene el bicho y te come.

Ya les he dado algunas razones para, al menos desconfiar del asunto. Sin embargo, un ruidoso grupo de seguidores y espónsores del Sr. Meléndez y él mismo, se empeñan en seguir dándonos de comer esta rueda de molino. Y lo que es más importante, consiguen que mucha gente crea que el gofio y las papas son un veneno adictivo, como decía un eminente fisiólogo hace poco.

¿Por qué un fraude, un mentiroso, un charlatán tiene tanto éxito?

Por qué ocurre esto es algo explicable sólo desde la Psicología, y concretamente, desde la Psicología Social. Sólo conociendo la dinámica de las creencias podemos explicar el fenómeno. Pero me temo que he consumido mi tiempo y después, si alguien quiere y cree que puedo aclararle algo, espero que me pregunte.

No quiero terminar sin recomendarles dos libros y un curso: "Ciencia Vudú", de Robert Park, una joya; y "Ciencia y Pseudociencias, realidades y mitos", del que soy co-editor, qué les voy a decir yo. Y el curso Ciencia y Pseudociencias, de Extensión Universitaria



EN MEMORIA DEL PROFESOR JAVIER CORZO VARILLAS
Luis Javier Capote Pérez
TEMA: Obituario

Hay situaciones para las que uno nunca está preparado, pese a que formen parte de nosotros desde el momento en que venimos al mundo. Una de ellas, la principal, es la muerte, el hecho de que más tarde o más pronto también tendremos que marcharnos; todo tiene un principio y un fin. Sin embargo, en ciertas ocasiones queda poco espacio para la filosofía y los sentimientos lo copan todo. La muerte de un amigo es una de ellas. Más aún, si como ha sido el caso, ha sido repentina, fulminante y tristemente prematura.

Francisco Javier Corzo Varillas, Javier para sus compañeros y amigos, era Profesor Titular de Bioquímica de la Universidad de La Laguna y Director del Departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la misma. Él mismo se definía profesionalmente con las siguientes palabras: Licenciado y Doctor en Ciencias (Biología) por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor Titular de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de La Laguna. Mi interés por esta disciplina surgió tras leer el experimento de Stanley Miller sobre la producción abiótica de materia orgánica, esperando entender el significado de la vida, pero tras casi treinta años como biólogo, cada vez entiendo menos. Mi actividad investigadora se centra actualmente en los polisacáridos superficiales de bacterias, interacción con metales y formación de biofilms. Investigador responsable de varios proyectos sobre estas moléculas, de las que tengo publicados unos cuantos trabajos (bastante aburridos en general). Además, estoy interesado en la divulgación de la ciencia y, sobre todo, en tratar que la irracionalidad y la superchería sean menos florecientes de lo que son en la actualidad. Estoy muy preocupado por la importancia social de todo tipo de seudociencia, y sobre todo por el empleo espurio del conocimiento. Y estoy convencido de la importancia fundamental de difundir (y ejercer) el pensamiento crítico. Pero crítico de verdad, es decir, basado en el análisis de los datos y no en el seguimiento fervoroso de las beaterías semicientíficas de moda.

Yo tuve la inmensa suerte de conocerle en un conocido local del cuadrilátero lagunero, en el marco de una velada muy original, en la que varios profesores de la casa, entre ellos él mismo, llevaron a cabo una serie de monólogos humorísticos para reírse un poco de las más variopintas creencias pseudocientíficas y en definitiva, divulgar divirtiendo. Más tarde coincidiríamos en el curso sobre Ciencia y pseudociencias, que en este año cumple su sexta edición, y donde Javier participaba con dos ponencias: una dirigida a arrojar más claridad sobre los siempre polémicos productos transgénicos y otra en la que hacía, como bien rezaba el título, un toque de autocrítica sobre la actividad científica, al analizar distintos ejemplos en los que algunas personas habían falseado los resultados de sus investigaciones, para concluir que el método, pese a aquellas aberraciones, seguía siendo fiable. Más tarde, esos mismos temas se repetirían en sus tres intervenciones en el programa de Radio Campus Autopista a la Ciencia: La Hora de ACDC, donde habló de esos peliagudos asuntos de forma sosegada, tranquila y clara. Allí se revelaba en toda su extensión su faceta más personal, en la que derrochaba humanidad: su aspecto campechano y bonachón no ocultaba un fuerte carácter que le impulsaba a actuar con vehemencia, pero siempre con justicia, en todas las tareas que abordaba. Era uno de esos profesores que tenía bien claro que las instituciones académicas y científicas tenían la obligación de divulgar, de enseñar y dar a conocer a la sociedad los resultados de su actividad, contribuyendo no sólo a la difusión del conocimiento, sino también a la erradicación de las supercherías. Tenía esa rara virtud que era la de ser consecuente con sus ideas, refrendándolas con hechos, de los que tenemos ejemplo en sus múltiples intervenciones en los medios de prensa, tanto escrita como televisada, y en la blogosfera. Se declaraba un escéptico convencido en lo referente a las posibilidades reales de que la divulgación llegara a algún sitio, pero eso nunca fue algo que le arredrara para seguir adelante. Hasta el pasado viernes.

Todavía hoy, varios días después de lo sucedido, cuesta mucho asimilarlo. Cuesta creer que no volveremos a verle, ni a escuchar sus ocurrencias, ni a aprender con sus clases. Cuando alguien como él se marcha, deja tras de sí un vacío que es prácticamente imposible llenar, testimonio de lo que fue y ya no es. Porque como decía Tomás y Valiente, de Javier ya no podemos hablar sino en pasado, siempre imperfecto. Sin embargo, su memoria y su legado son y deben estar presentes ahora y en el futuro, porque sus palabras y su ejemplo, tanto profesional como humano, son y serán tan válidos ahora como cuando él estaba entre nosotros.



MIS FELICITACIONES AL INSTITUTO DEL METABOLISMO CELULAR
Francisco Javier Corzo Varillas
TEMA: Pseudomedicina

Felicito sinceramente al Dr. Meléndez (o alguien desconocido en el IMC) porque al fin está empezando a actuar correctamente, aunque sea demasiado tarde. Es decir, están estudiando la bibliografía y citando y reconociendo públicamente (aunque sea de un modo incompleto) lo que han hecho otros investigadores antes que ellos, como se deduce del artículo publicado el La Opinión el martes 7 de marzo. Para empezar, me parece magnífico el que tengan a bien afirmar, aunque sea implícitamente, que la glicina tiene actividad farmacológica en determinadas circunstancias. Está muy bien, y es una muestra de honestidad científica, que reconozcan que ya se ha publicado el posible efecto antiinflamatorio de la glicina. Publicado, por cierto, cosa que ellos no han hecho aún. Parece ser que todavía no se han enterado de la actividad de la glicina como neurotransmisor, pero no debemos perder las esperanzas de que acaben encontrando las publicaciones donde se demuestra tal dato.

No sé yo si este reconocimiento público de la actividad de la glicina (y del aspártico) como fármacos les ayudará en su contencioso con el Servicio Canario de Salud. La verdad, sospecho que mas bien les va a suponer un problema, pero por lo menos podemos estar seguros de que esas afirmaciones son ciertas, aunque vengan del IMC. Ahora sólo tienen que comparar las dosis de aminoácidos que se proponen en esos trabajos publicados con las que ellos recomiendan, y actuar en consecuencia. Es decir, bajando la cantidad recomendada, porque ya se ha dicho varias veces y por diferentes especialistas que el exceso de amioácidos en la dieta es peligroso. Solo estaría justificado en casos muy, muy concretos. Es verdad que si los clientes toman menos aminoácidos al día los beneficios económicos del IMC serían menores, pero al menos se evitarían posibles complicaciones a sus pacientes, clientes o como quieran llamarlos. Incluso el propio IMC tendría menos problemas futuros.

Si, ya de paso, estudian algunos de esos trabajos y ven como se han realizado, se darán cuenta de lo lejos que está su manera de actuar de lo que se considera un protocolo científico adecuado en el caso de personas; nunca es tarde para aprender, aunque es verdad que el haber estado jugando con la salud de un número indefinido de ciudadanos no deja de ser una actividad arriesgada y, mucho me temo, de legalidad más que discutible. Por lo demás, justificar su tratamiento universal “para todas las enfermedades degenerativas” en seres humanos con un popurrí de trabajos sobre temas muy concretos realizados mayoritariamente en ratas, conejos y cerdos es algo científicamente difícil de defender. Pero esa es otra historia.

Ya puestos a reconocer evidencias, podían continuar reconociendo que las famosas patentes de los factores 1 y 2 son tanto imposibles como inexistentes, y así podríamos poco a poco ir aclarando este embrollo. Tal vez sea pedir mucho, pero además sería magnífico que el Dr. Meléndez se decidiera a discutir sus teoremas del metabolismo con bioquímicos, y así nos podríamos enterar tras dos años de espera de cuales son las razones que le han llevado a suministrar cantidades tan elevadas de esos dos aminoácidos específicamente, y no de los 18 aminoácidos restantes o de cualquier otro intermediario metabólico. Las razones para la dieta no es preciso explicarlas; al fin y al cabo es una dieta similar a otras que se recomiendan desde hace tiempo (y ya se sabe que funcionan bien para adelgazar), por lo que bien puede ahorrase ese esfuerzo. Tampoco estaría de más que el Dr. Meléndez contase lo que son los demás factores (1b y los restantes) si realmente existen, más que nada para ahorrarnos el tener que esperar otros meses hasta que se hagan públicos, dado que deben ser igual de imposibles de patentar que los ya conocidos 1 y 2.

Por último, esperemos que alguna vez el Dr. Meléndez, o algún otro miembro significado del IMC, presente datos exactos del número de personas que han tratado, o con los que han investigado, o a los que han aconsejado, o cualesquiera otra que sea la acción que realizaron sobre ellos. Que digan cuales eran sus padecimientos, en qué consistió exactamente su mejoría, cuanto tiempo de tratamiento han seguido, cual ha sido la tasa de abandono. Es decir, todos esos datos que el Dr. Meléndez nunca se ha molestado en contar explícitamente, y que son precisos si queremos saber dos cosas: ¿Cuál ha sido la mejoría real? ¿y qué precio hay que pagar por ello?. No bastan con cinco, o diez, o cincuenta testimonios por muy favorables que estos sean. Es preciso conocer todos los datos. Todos. Porque desgraciademente las cosas de la salud, como tantas otras, nunca funcionan como las piensa (o sueña) Enrique Meléndez.



CONTENIDOS DE EL BIMESTRARP Nº 2
Redacción del BimestrARP
TEMA: Revistas


Presentación

1-NoticiARPio

2-A la palestrARP

3-El Fogón: Se hace, se cuece, se cocinARP...

4-Kit de herramientARP

5-Se comentARP

6-test ARPío

EDITORIAL

Hace nada despedíamos el año 2005, y ya estamos inmersos en plena faena del 2006. Hablar del primer bimestre del año en ARP-SAPC es hablar de la asamblea de socios de la que podéis encontrar un resumen en el apartado Se comentARP. Además de las secciones que ya no necesitan presentación, habituales ya en El BimestrARP. Una recomendación: no se pierdan la última sección, donde sometemos a Arturo Ríos a nuestro malvado test.



EL DOBERMAN DE DARWIN
Pablo Capanna
TEMA: Biografías
URL: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/futuro/13-1399-2006-02-04.html

(Artículo publicado originalmente en el diario Página 12)

Antes de que el microscopio electrónico pusiera al desnudo las escenas más bellas de la naturaleza, ahí estaban Ernest Haeckel (1834-1919) y sus ilustraciones. Visualmente explosivas, despertadoras del asombro y de una diversidad descomunal ­desde dibujos de embriones a esbozos gráficos de microorganismos de nombres ríspidos­, fueron mancilladas por un solo defecto: el de ser increíblemente falsas. Así fue: el biólogo alemán alguna vez alabado por Darwin, el mismo que popularizó la fórmula “el hombre viene del mono”, quien le puso nombre a la ecología y pergeñó términos como “protoplasma” y “filogenia”, empleó toda su creatividad e inteligencia para producir sonados fraudes ­impulsado por el fanatismo y el odio racial­ y para defender una causa que desembocaría con el tiempo ni más ni menos que en el genocidio.

Tendría yo ocho o nueve años, y ya había pasado por Swift y Verne, cuando me regalaron el primer libro “serio” de mi vida. Era un álbum de imágenes de la Naturaleza, no tan buenas como las fotos digitales de hoy, pero más que suficientes para despertar el asombro. Una de las figuras que más me impresionaron fue la de un microorganismo bellísimo que se parecía a un mandala tibetano. Un vecino que estudiaba medicina me preguntó si sabía qué era. “Un radiolario”, contesté, y me gané fama de niño precoz con sólo recordar la leyenda que estaba al pie de la foto.

Acabo de darme cuenta de que ése era un dibujo de Ernst Haeckel, que los libros seguían reproduciendo para asombro de las generaciones, antes de que el microscopio electrónico viniera a revelar escenas aún más bellas. Años más tarde, me enteré que Haeckel era quien le había puesto nombre a la ecología. A él le debíamos términos como “protista”, “phylum” y “filogenia”, que aún seguimos usando, y otros como “protoplasma” y “Pitecan-thropus”, que se usaron durante décadas. Lo que entonces desconocía era la mala fama que se había ganado Haeckel como tramposo y como ideólogo racista. Al parecer, el biólogo alguna vez alabado por Darwin había hecho el peor uso posible de sus talentos. Del mismo modo que puso su inteligencia al servicio del odio, empleó toda su creatividad artística para producir sonados fraudes. Admitamos que no lo hizo por el dinero o la fama (como hoy se estila) sino por fanatismo, pero la causa que defendía era la que desembocó en el genocidio.

Perro que ladra, muerde

Como era habitual entre los naturalistas del siglo XIX, Ernst Haeckel (1834-1919) fue un gran dibujante. Cuando estuvo en Italia pensó en dedicarse a la pintura; al parecer, los italianos lo desalentaron porque luego los calificó de “raza degenerada”. En cambio, encontró un gran admirador en un acuarelista llamado Adolf Hitler, al que no llegó a ver en el poder.

Médico de formación, se dedicó a la zoología y fue profesor en la universidad de Jena. Cuando leyó El origen de las especies de Darwin experimentó una revelación casi mística y se consagró a la misión de divulgar el darwinismo en Alemania. Si a Thomas Huxley lo llamaban “el bulldog de Darwin”, Haeckel se propuso ser el doberman. Se entrevistó algunas veces con Darwin y mantuvo correspondencia con él, ganándose apenas alguna mención elogiosa en El origen del hombre.

Más allá de la biología, Haeckel fue un polígrafo que escribió sobre antropología, psicología, ética, política y cosmología. Su doctrina “pan-psíquica”, que le atribuía un alma hasta a los cristales, influyó en la formación del “inconsciente colectivo” de C. G. Jung. Es casi seguro que Nietzsche lo había leído y se diría que le debía mucho. Rudolf Steiner, que se apartó de la Teosofía porque no aceptaba un mesías “de color” como Krisnamurti, se consideraba un discípulo suyo.

Cuando ya se había consagrado en la biología marina, Haeckel se ganó un gran público con la Historia natural de la Creación (1868). Su obra Los Enigmas del Universo (1899), que se lanzó con una tirada de cien mil ejemplares, tuvo una docena de reediciones y fue traducida a 25 idiomas; allí profetizaba que la ciencia del siglo XX ya no tendría problemas que resolver...

La “ley embriogenética”

Mucho después de mi descubrimiento infantil, volví a encontrarme con Haeckel en los libros de texto. Allí se le atribuía una ley evolutiva: “La embriogenia recapitula la filogenia”. En palabras sencillas, esto significaba que en el desarrollo embrionario se reproducen todas las etapas de la evolución. En una etapa, el embrión humano tiene agallas (como un pez) y más adelante ostenta una cola, como si fuese un mono.

La idea no deja de ser correcta en líneas generales, si no fuera porque Haeckel (atado al paradigma de su tiempo) pensaba a la evolución como un proceso lineal. Los embriones humanos no tienen agallas, pero presentan estructuras que en el pez se desarrollarán como tales. Lo mismo ocurre con la diferenciación sexual; el pene y el clítoris tienen el mismo origen embrionario. Lanzado a buscar pruebas para su hipótesis, Haeckel no encontró nada mejor que fabricarlas.

En 1874, el profesor Wilhelm His de Leipzig denunció que, entre otras cosas, Haeckel había retocado uno de sus dibujos para que un embrión humano se pareciese a un renacuajo, y también había metido mano en una ilustración de Bischoff. En un despliegue de “creatividad”, Haeckel agregaba colas, sacaba y ponía vértebras, le ponía cabeza humana a un embrión de mono y repetía la imagen de un embrión de un perro para presentarlo como pollo o tortuga.

La inverosímil Monera

Años antes Haeckel también había postulado la existencia de un antecesor único para todas las formas de vida terrestre, que llamó Monera. Entonces no existía la biología molecular y Haeckel imaginaba que un proto-organismo debía carecer de organización: sería una masa informe de albúmina, sin núcleo ni organoides, de la cual tendría que haber brotado toda la maquinaria celular.

Haeckel le dedicó a la Monera más de setenta páginas, incluyendo treinta dibujos en los cuales llegaba a imaginar hasta el ciclo reproductivo. Tan convincente fue que el propio Huxley creyó haber descubierto Moneras en el limo marino. Ya les había puesto por nombre Bathybius haeckelii, cuando un análisis químico reveló que se trataba apenas de yeso precipitado en alcohol. Nadie volvió sobre el tema.

El eslabón perdido

En El origen del hombre, Darwin les había atribuido un origen común a los simios y al hombre, pero había sido muy cauteloso a la hora de establecer genealogías, ateniéndose a la escasez de registros fósiles.

En cambio Haeckel, que popularizó la fórmula “el hombre viene del mono”, postuló que sólo faltaba encontrar algún “eslabón perdido” en la cadena evolutiva que los unía. Sin poder imaginar el frondoso árbol genealógico que luego desplegaría la paleontología, volvió a dejarse llevar por el pensamiento lineal.

Entre todos los que salieron a buscar el eslabón (hubo quienes lo bautizaron Archipithecus y hasta “Homo stupidus”) estuvo Haeckel, quien postuló el Pitecanthropus alalus, el hombre-mono sin habla. Popularizó el dibujo de una pareja de Pitecantrópidos a quienes mucho más tarde Von Koenigswald caracterizó como el matrimonio perfecto: nunca discutían...

Con el tiempo, la búsqueda del eslabón único fue abandonada, en cuanto al fósil de Java se lo reclasificó como Homo erectus, el Neanderthal pasó a ser un sapiens y el fósil de Piltdown resultó un fraude.

Mientras tanto, Haeckel seguía inventando. En 1908 el biólogo Arnold Brass reabrió la cuestión del fraude en un artículo titulado “El problema de los monos. Nuevas falsificaciones del Prof. Haeckel”. Esta vez, el acusado no encontró mejor estrategia que politizar la polémica. Publicó dos solicitadas en los diarios, donde admitía algunas “inexactitudes” pero acusaba a Brass de estar al servicio de los creacionistas de la Keplerbund y de los elementos reaccionarios del gobierno.

Monistas y Keplerianos

Dos años antes, Haeckel había fundado su Liga Monista (Monistenbund), que ya contaba con 6000 socios en Alemania y Austria. La Liga era más que una sociedad científica; era una usina ideológica que, dejando atrás al cauto agnosticismo de Darwin, pretendía convertir al darwinismo en una suerte de religión, teniendo por dogmas el panteísmo y el monismo materialista. Brass, por su parte, pertenecía a la Liga Kepleriana (Keplerbund) que aglutinaba a los científicos protestantes.

La consulta pública lanzada por Brass fracasó. Haeckel redobló la apuesta y convocó a la comunidad científica para que se definiera a favor o en contra del darwinismo. Obtuvo muchas adhesiones, aunque la mayoría se limitó a afirmar que con la “ley embriogenética” no se jugaba el destino de la selección natural.

En su Antropogenia de 1897, Haeckel ya había admitido “con profunda pena” que un 8% de sus ilustraciones eran “imprecisas” (es decir, trucadas) pero se justificaba diciendo que el dibujo siempre es impreciso. No era una buena excusa. La fotografía y las técnicas digitales han permitido más y mejores fraudes, a la medida de la deshonestidad del autor. Si no, que lo diga el coreano Hwang Woo-suk, protagonista de falsas clonaciones.

El eslabón encontrado

Se suele afirmar que cuando Hitler llegó al poder proscribió tanto a la Liga Monista como a la Antroposofía de Steiner. De hecho, los nazis no admitían la competencia, y no vacilaban en desembarazarse de quienes habían sido sus aliados ideológicos.

Si desde George Mosse se venían señalando las vertientes ocultistas del nazismo, en Los orígenes científicos del Nacionalsocialismo (1971) Daniel Gasman puso de relieve las fuentes pseudocientíficas. De este modo, la Liga Monista de Haeckel aparece como el eslabón que une al racismo de Gobineau y Chamberlain con esa “ciencia racial” de la cual dictaba cátedra Hans F. K. Günther en Jena y otros aplicaban en Auschwitz.

Es sabido que en la obra de Darwin (aunque no en la de Russel Wallace) se encuentran expresiones racistas. Pero en todo caso el “darwinismo social” pergeñado por Spencer “apenas” apuntaba a justificar el colonialismo y la explotación.

Con Haeckel (que acuñó el perverso slogan “la política es biología aplicada”), el racismo se convirtió en cambio en una agresiva ideología. Su conjunción con el populismo völkisch y la exaltación teosófica de la raza aria alimentó la receta nazi. Fue así como la “lucha por la vida” desembocó en Mi lucha. La guerra era vista como un conflicto racial y la eugenesia era imperativa para evitar la degeneración de la raza, tanto como la eliminación de los minusválidos. Las masacres del siglo XX comenzaron a incubarse en este clima: no olvidemos que hasta el socialista H. G. Wells proponía confinar a los débiles mentales en remotas islas.

La Liga Monista también acusaba al cristianismo de pervertir al orden natural, porque no hacía distinciones raciales y proponía reemplazar las fiestas cristianas por el culto al Sol de los antiguos arios. Haeckel enseñaba que la “cuestión judía” era un problema racial y que “las extrañas costumbres” de los judíos eran intolerables para el pueblo alemán. Sólo encontró resistencia en científicos como el anatomista Gegenbauer o en el filósofo Paulsen.

El último avatar del monismo de Haeckel fue un grupo esotérico vienés, los “Ariosofistas”, que encontraron en Haeckel la justificación “científica” de la superioridad racial nórdica. Uno de ellos, Jörg Lanz, colaboraba con la revista de los monistas. Más tarde, fundó su propia publicación, que tuvo a Hitler entre sus lectores.

El pariente incómodo

Con semejantes antecedentes de falsario y genocida potencial, Haeckel es una figura incómoda, de la cual lo más rescatable resultan ser los dibujos. Los biólogos se cuidan de recordar que ni sus falsificaciones ni su supuesta ley comprometen al darwinismo.

Por supuesto, el tramposo Haeckel es el blanco ideal para la Creation Science, el movimiento político norteamericano que tanto ha contribuido a confundir las ideas. La misma condena aparece en algunos foros islámicos, reflejando cierta simetría de los fundamentalismos.

Apoyándose en los fraudes de Haeckel, los creacionistas terminan por echarle a Darwin la culpa del Holocausto, y cargan las tintas inventándole una imaginaria condena por fraude. Los neonazis son tan torpes que ni siquiera se molestan por reivindicarlo.

Pero sin duda los que más molestos están con Haeckel son los panteístas. En una página del “Panteísmo Científico” (sea eso lo que sea) se presenta a Haeckel como una “monstruosa paradoja”. Si bien se lo exalta como un “valiente crítico del cristianismo”, se lo execra como antisemita. Al parecer, lo primero es políticamente correcto y lo segundo (todavía) no.

Si el lector (crea en lo que crea, o bien en nada) repara en cuáles eran las críticas que Haeckel le hacía al cristianismo, se dará cuenta de cuánto le debían los nazis. En su ideología no había lugar para los derechos humanos, una de las pocas cosas que (todavía) todos dicen respetar. Hoy, Nietzsche ha sido blanqueado por los posmodernos, que culpan de todo a su malvada hermana, a Hitler (que había heredado su bastón y se abrazaba a su busto) y a los comunistas de la RDA que escondieron sus manuscritos.

No vaya a ser que a alguien se le ocurra jugar al transgresor para volver a la carga con el tema de la desigualdad (y no de la diversidad) humanas. No faltan quienes pagarían por encontrar un ideólogo que justifique la exclusión social, aunque más no fuera para hacer un best-seller.



LA TELA DE ARAÑA DEL DOCTOR MELÉNDEZ
Aldo A. González Brito
TEMA: Pseudomedicina

(Artículo publicado originalmente en el diario La Opinión de Tenerife)

Hasta finales de los años noventa, el doctor Meléndez era un reputado bioquímico (eminentemente teórico) con diversas publicaciones en revistas internacionales de prestigio. Sin embargo, ni uno sólo de sus trabajos fue realizado en humanos ni en modelos animales de las diversas enfermedades que declara ahora curar. Con el cambio de siglo se paró la hasta ese momento meritoria actividad científica del doctor Meléndez, y no se le conocen publicaciones relevantes. Comenzó a salir en los medios a raíz de la creación del Instituto de Metabolismo Celular, una institución presuntamente con finalidad investigadora, sin afán de lucro….y sin reconocimiento oficial alguno. Hace días se ha publicado que el doctor Meléndez ofertaba en el 2.004 a diversos inversores la conversión del instituto en una empresa dedicada a la investigación y venta de "productos" que curarían diversas enfermedades degenerativas, iniciativa empresarial que basaba en unos productos y protocolos que el llevaba investigando con éxito desde hacía un par de años. El documento hecho público en prensa el pasado sábado 11 hablaba del mayor descubrimiento de los últimos 70 años, y de la posibilidad de obtener beneficios multimillonarios. ¿Como interpretar una declaración de este calado?; ¿Sería una declaración previa a la inminente publicación en revistas de prestigio de unos resultados científicos revolucionarios, claros e incontestables?. Esta sería la única explicación creíble entre científicos; sin embargo, también podría ser un delirio megalomaníaco carente de base científica.

Cuando en las jornadas de hipertensión celebradas en el Hotel Mencey el pasado 5 de noviembre el doctor Meléndez presentó su ponencia, dejó claro ante la comunidad científica allí presente que hasta esa fecha no tenía resultados experimentales que probaran el efecto curativo del ácido aspártico; que no había publicado (ni tenía interés en hacerlo) resultado alguno; y que no estaba realizando ningún tipo de investigación, ni ensayo clínico. Tres meses después sigue sin tener publicado un solo trabajo, ni puede acreditar el tener patente alguna aprobada. Si casi dos años después de su intento empresarial ni investiga, ni puede probar nada de lo que afirma, ¿cuál es la actividad que desarrolla el Instituto de Metabolismo Celular?. Las claves las ha dado el propio Meléndez y su círculo de allegados. Estamos hablando de unos 30 euros al mes de beneficios netos por cada paciente. Si como ha repetido hasta la saciedad, tiene entre 7.000 y 8.000 pacientes, eso supone unos beneficios netos anuales de 2.880.000 € (unos 479 millones de las antiguas pesetas). Si en los últimos cuatro años, de ese instituto no ha salido un solo trabajo científico, patente, ensayo clínico o memoria de productividad científica alguna; ¿podemos hablar de una institución dedicada a la investigación y sin afán de lucro?. Con ese dinero, en una verdadera institución dedicada a la investigación, se podrían contratar al menos 80 investigadores de prestigio; sin embargo, ¿que colaboradores científicos tiene el proyecto del doctor Meléndez para justificar el destino -carente de afán de lucro- de los ingresos que el mismo declara?. En noviembre pasado nombró en su ponencia a un grupo de colaboradores (médicos y biólogos en su mayoría) de los que probablemente el único que podía acreditar alguna experiencia investigadora era su propio hijo. El instituto es físicamente un chalet aparentemente reconvertido a multiconsulta que es casi imposible que pueda albergar un laboratorio de investigación que justifique proyectos de esa cuantía económica. Si toda esta información es de dominio público, y procede de declaraciones del propio doctor Meléndez, hemos de preguntarnos los sufridos ciudadanos que pagamos religiosamente nuestros impuestos, cómo es que a ningún inspector de hacienda se le ha ocurrido auditar las cuentas y labor investigadora de un centro que, sin afán de lucro, declara públicamente esos enormes beneficios, y no acredita labor investigadora alguna.

La discusión abierta sobre la naturaleza de los factores (polvos o aminoácidos) y la anunciada prohibición de su distribución por las autoridades sanitarias, no deja en buen lugar ni al doctor Meléndez ni a los responsables sanitarios. En primer lugar, ni el doctor Meléndez ni la propia Consejería pueden legalmente definir a los aminoácidos como medicamento o como suplemento dietético. Para ser considerado medicamento se ha de recorrer un camino que el Dr. Meléndez jamás pensó transitar, de ahí su reiterada afirmación de que son un suplemento dietético. Cuando afirmaba hace meses que era inminente la aprobación de la patente de sus productos en Estados Unidos, generó intriga entre los científicos que hemos seguido el caso; ¿se puede patentar un aminoácido que fabrica el propio cuerpo, que se ingiere normalmente en la dieta, y que además se vende por internet?. En el debate de estos días ya se ha olvidado la patente que era necesaria e inminente hace tres meses. En Estados Unidos existe una institución pública (Food and Drug Administration, FDA), que regula la aprobación y el uso de medicamentos y alimentos. Existe una legislación clara y precisa sobre la aprobación y uso de suplementos (o complementos) dietéticos, que al igual que para la aprobación de un nuevo medicamento, también requiere estudios previos, ensayos clínicos en animales y humanos, y estudios que definan las dosis de la sustancia que no perjudican la salud (tanto en personas sanas como enfermas). Si además, alguien quisiera patentar que un producto usado como complemento dietético tiene un efecto beneficioso en una determinada enfermedad, debe probarlo, y es la FDA quien a la vista de los ensayos clínicos realizados autoriza que se reconozca el efecto descrito a efectos de su posible comercialización. Esta administración vela por la salud de los ciudadanos norteamericanos; ¿quién vela por la salud de los canarios cuando el doctor Meléndez afirma, sin aportar una sola prueba ni ensayo clínico, que sus productos curan una larga serie de enfermedades degenerativas.?. ¿Pueden los médicos que presuntamente recetan los productos y protocolos que propugna el doctor Meléndez tratar a enfermos sin vulnerar el código deontológico?. ¿Se puede hablar de donaciones voluntarias cuando se presenta un estudio de mercado realizado con fines empresariales en que se cuantifican los ingresos por la venta de los polvos?. ¿Es legal afirmar que un tratamiento cura -incluso enfermos con cáncer- e inducir así a que acudan regularmente a una consulta 8.000 personas?. ¿Porqué la Consejería de Sanidad no activa rápidamente un mecanismo de detección de posibles complicaciones clínicas por el uso de estos productos? El doctor Meléndez, apoyado por algunos incondicionales y su asesor legal ha creado una tela de araña en la que en este momento están atrapadas 8.000 personas; el proyecto empresarial anunciado hablaba de muchas más, de miles de millones de beneficios, y de un tratamiento para toda la vida.

(Artículo cedido por cortesía del autor)



EL CONGRESO APRUEBA LA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA
Redacción de El Mundo
TEMA: Bioética
URL: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/02/15/industria/1140024735.html

Noticia publicada originalmente en el diario El Mundo del S. XXI)

ELMUNDO.ES|AGENCIAS

El Congreso de los Diputados ha aprobado el proyecto de Ley de Reproducción Asistida que permitirá seleccionar embriones para curar a un hermano enfermo. Este ha sido uno de los puntos que llevó al Grupo Popular a votar en contra de una parte del dictamen de este proyecto, que será remitido al Senado, para su debate y votación de enmiendas.

Antes de la votación y al presentar el proyecto en el pleno, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha lamentado la oposición del Grupo Popular a esta futura norma y especialmente a algunos de sus aspectos más innovadores como es la citada selección genética.

Además de regular las técnicas de reproducción asistida para que personas con problemas de fertilidad puedan tener descendencia, el texto recoge otros puntos relacionados con la prevención y tratamiento de enfermedades, el incremento de la seguridad de los procesos y una mejor información a los usuarios de estas técnicas.

Sin límite de ovocitos

La ley de 2003, redactada por el Gobierno popular, limitaba a tres los ovocitos fecundables por cada ciclo. Según ha recordado Salgado, la nueva normativa suprime esta limitación y lo deja a criterio médico para incrementar así la posibilidad de éxito del embarazo y evitar la repetición de ciclos, que suponen un alto coste para la salud de la mujer.

El número máximo de embriones que se pueden implantar en cada paciente sigue siendo tres, para evitar embarazos múltiples.

En cuanto a los embriones sobrantes, serán las parejas las que decidan si los quieren congelar para reservarlos para su uso en un futuro, para donarlos a otras parejas o para autorizar que se utilicen en investigación. La ley del Gobierno popular resolvía que los embriones sobrantes anteriores a la ley podrían utilizarse con estos fines, pero no los posteriores.

La diputada del PP María Roldós explicó que la reforma de 2003 se hizo con criterios éticos y abierta a la investigación y consideró que las novedades incluidas ahora carecen de justificación clínica y social.

Sí a las técnicas experimentales, no a la clonación

Además de los métodos reconocidos como técnicas de reproducción asistida (fecundación in vitro, inseminación artificial, inyección intracitoplasmática, con gametos propios o de donante y con transferencia de embriones, y la transferencia intratubárica de gametos), Sanidad introduce la novedad de que se puedan aplicar provisionalmente "técnicas experimentales", con autorización previa y de forma tutelada. Además, el listado de técnicas podrá irse actualizando mediante decretos ley.

La práctica conocida como 'madres de alquiler' seguirá siendo ilegal, al igual que la clonación con fines reproductivos. En cuanto a la clonación con fines terapéuticos, al no tratarse de una técnica de reproducción humana asistida, sino de investigación, en principio será regulada en la futura Ley de Investigación en Biomedicina.

Diagnóstico genético preimplantacional Cuando la ley entre en vigor, será posible realizar técnicas preimplantacionales con fines terapéuticos para terceros, previo análisis del caso por la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. Es decir, que podrá generarse un hijo sano cuyos tejidos sean compatibles con los de su hermano enfermo para poder, en un futuro, curarlo. El diagnóstico genético preimplantacional podrá seleccionar un embrión sano y compatible con su hermano enfermo y, en un futuro, curarlo. La propuesta para que la ley incorporase la posibilidad de seleccionar activamente el sexo del embrión fue rechazada por los diputados.

No discriminación

El debate de la Ley en el Congreso incorporó un apartado que indica que las mujeres tendrán derecho a ser usuarias o receptoras de las técnicas de reproducción humana asistida sin que puedan hacerse distinciones por motivo de su opción sexual o estado civil. El texto incluye además una disposición que garantiza la no discriminación de las personas con discapacidad.

El amplio debate social suscitado por esta ley se ha materializado en numerosas declaraciones realizadas tanto por sus partidarios como sus detractores. A la cabeza de éstos últimos se sitúa la Iglesia, que pidió a los diputados católicos que no apoyaran esta ley.



CORREO DEL LECTOR
Alfonso González Jerez
TEMA: Pseudomedicina

(Artículo publicado originalmente en el diario La Opinión de Tenerife, el 25 de febrero de 2006)

Si a usted no le gusta la Gala de Elección de la Reina, ¿por qué la ve? ¿No cree que sus artículos al respecto son insultantes? Si a usted no le gustan mis artículos, ¿por qué los lee?

¿No cree usted que la persecución política y judicial al doctor Meléndez-Hevia está impulsada por intereses económicos inconfensables y por la envidia de profesores universitarios? Ignoraba que el doctor Meléndez-Hevia estuviera sufriendo una persecución política y judicial; creía, hasta el momento, que simplemente se le estaba aplicando la legislación vigente, y con un considerable atraso, porque desde hace años dispensa libérrimamente sus polvos entre miles de personas. El doctor Meléndez-Hevia es un eminente bioquímico y el autor de trabajos teóricos muy apreciados en revistas especializadas españolas y extranjeras, pero no es un médico, ni ha testado clínicamente sus productos, ni ha publicado la supuesta base científica de sus tratamientos. A mí la iconografía del señor Meléndez-Hevia me produce grima: me recuerda a los científicos altaneros y brillantes encerrados en un torreón que en las películas de terror de serie B terminan por perder el juicio. De las bajas pasiones en la comunidad científica se puede hablar mucho, en efecto, pero existen unas reglas consensuadas que no permiten tratarla como un patio de vecindad en el que la envidia es una explicación universal para todos los comportamientos. Los melendistas creen que a los partidarios de la legalidad, la transparencia científica y la deontología profesional se nos caerá la cara de vergüenza cuando al bioquímico le concedan el Premio Nobel. Yo sospecho, por el contrario, que dentro de cincuenta años este asunto será tratado por los historiadores, los sociólogos y los psicólogos sociales como un síntoma de la idiotez colectiva y la irresponsabilidad galopante que azotaban a Canarias al principio del siglo XXI.

¿Qué sabe usted del golpe de Estado de 1981? ¿Yo? Nada. ¿O me ha confundido usted con Pilar Urbano? Cuando Tejero entró pistola en mano en el Congreso de los Diputados un servidor contaba con quince años. Puede usted repasar la extensísima bibliografía sobre el 23 y 24 de febrero de 1981 y sus derivaciones (lo mejor: las maravillosas crónicas de Martín Prieto sobre el juicio) y no se enterará de lo más interesante: las conexiones políticas de los golpistas y la trama civil que apoyó la intentona, cuyas ramificaciones jamás se investigaron judicial ni políticamente. El entonces capitán general de Canarias, González del Yerro, fue uno de los últimos en ponérsele al teléfono al rey Juan Carlos. En la sede de Fuerza Nueva entró y salió mucha gente esa madrugada. Ningún partido, sindicato o responsable político salió a la calle, pronunció una palabra, reunió a los suyos. Un silencio muy chicharrero.



JÓVENES INVESTIGADORES VEN SU ESTATUTO "DISCRIMINATORIO"
Redacción de Canarias7
TEMA: Becarios Precarios
URL: http://www.canarias7.es/impresa/articulo.cfm?Id=1260623

(Noticia publicada originalmente en el diario Canarias 7)

La Federación de Jóvenes Investigadores Precarios (FJI) ha denunciado que el Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) aprobado en enero por el Gobierno es «discriminatorio», porque, dicen, sólo establece un sistema de contrato laboral para las ayudas a la formación de doctores.

Según explicó la portavoz de la FJI, Julia Martín, esta norma, que sustituye al Estatuto del Becario aprobado por el PP en 2003 y establece la incorporación inmediata de los becarios predoctorales de primer y segundo año a la Seguridad Social, «crea investigadores de primera y segunda división». Martín advirtió de que lo aprobado es un «fraude» porque se incumple el compromiso del Gobierno de regular con las garantías de un contrato las becas asociadas a un proyecto, las de tecnólogos o las llamadas «de formación», es decir, todas aquellas que no tienen como fin formar doctores.

Recordó que los jóvenes investigadores ya solicitaron al Gobierno en junio de 2005 una regulación «adecuada».



SUPERPODERES
Jaime Rubio Hancock
TEMA: Humor
URL: http://jaime.antville.org/?day=20060208

(Historia publicada originalmente en la bitácora La Decadencia del Ingenio)

La AEP (Asociación de Escépticos con Poderes) agrupa a más de cincuenta personas que han visto sus truncadas creencias materialistas y racionalistas al haber desarrollado alguna aptitud que la ciencia no puede explicar. O que aún no puede explicar, como se empeña en añadir Juan García Palacios, un físico que cura el cáncer de mama por imposición de manos y que es presidente de la AEP desde el año pasado. "Cuando descubrí que tenía este poder --explica--, me costó asumirlo. Pero creo que ya me voy haciendo a la idea. Seguramente tengo algún tipo de radiación en los huesos que... Bueno, no sé, pero todo tiene una explicación lógica, seguro".

También afirma lo mismo María Rebeca Gutiérrez, una de las fundadoras de la asociación. "En ocasiones veo muertos. Y me explican que el Cielo es muy bonito. Pero eso no cambia nada: soy atea y estoy firmemente convencida de que después de la muerte no hay nada. Dios no existe; el mundo que conocemos se puede explicar perfectamente a partir de las leyes naturales. Seguramente veo muertos porque estoy como una cabra. Tu abuelo materno te envía recuerdos".

Sebastián Torrado, otro miembro destacado de la asociación, puede volar, pero está firmemente convencido de que todo es un efecto óptico. "No he malgastado quince años de mi vida criticando a magufos y conspiranoicos para convertirme ahora en uno de ellos. Además, siempre he tenido vértigo, ¿cómo voy a poder volar?"

La asociación no sólo da apoyo psicológico a todos estos monstruos mutantes que la sociedad odia y margina, sino que también promueve el estudio de estos casos para que queden convenientemente explicados y el pensamiento crítico pueda seguir avanzando. "No nos resignaremos --asegura Teresa Cifuentes, que puede adivinar el futuro--, moriremos amargados y sin haber llegado a nada, pero no nos resignaremos".



JAVIER CORZO
Ricardo Campo Pérez
TEMA: Obituario
URL: http://mihteriohdelasiensia.blogspot.com/2006/03/javier-corzo.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Mihterioh de la Siensia)

Tenía la intención de subir un comentario esta tarde a este blog y una mala noticia se interpone. Pero, curiosa y desgraciadamente, puedo conectar el tema del primero con la segunda. Alrededor de las 15:00 horas de hoy sábado me llegó, a través del correo electrónico del Curso Interdisciplinar Ciencia y pseudociencias (que empezó el jueves con 61 matriculados en el primer módulo y la felicitación pública del Rector) un comunicado de la Decana de la Facultad de Biología en el que informa del fallecimiento del Dr. Javier Corzo Varillas. Javier, además de bioquímico, era un escéptico duro, como de madera veteada y reforzada con acero, o como de acero adornado con madera de roble. Y castellano.

La criptozoología le hacía reír con frecuencia, y la gigantesca salida de madre de su colega de departamento Enrique Meléndez-Hevia, el de los polvos, le preocupó bastante (envidia, dicen los profesionales de la idiocia), porque eso de que un científico se salte a la torera todos los procedimientos de su profesión y se comporte como el magufo más magufo de Magufolandia molesta a cualquiera que esté preocupado por estas cosas. Fue uno de los más críticos con este disparate. Su última y necesaria contribución a este esperpéntico asunto se produjo el pasado miércoles día 15 en La Opinión de Tenerife, donde publicó una irónica carta en la que "felicitaba" al Instituto de Metabolismo Celular por proceder de manera tan aberrante. Vayan a este enlace y léanla. Es difícil concentrar semejante lluvia de críticas en tan poco espacio; ahí están los principales detalles de esta polvorienta historia.

Coincidí con Javier Corzo en varias ocasiones. La última fue hace unos meses en una cena junto a otros escépticos. Después de zamparnos unos cuantos niños crudos (plato preceptivo de todo buen crítico) en un restaurante camuflado de librería New Age pagado por Capitanía General de Canarias y el club de petanca de Chasna-Abona, nos comentó, al surgir en la conversación el tema de los cripto-animales (Bigfoot y resto de fauna imaginaria), sobre la existencia de los gusanos tubulares Riftia pachyptila que viven al lado de las fuentes hidrotermales submarinas del Océano Pacífico. Lamenté que, como suele ocurrir, ningún cripto los hallara, sino aburridos y oficialistas biólogos. "¡Dame fotos, dame pruebas de ellos", le dije. Algunos días después me envió varias instantáneas, que se pueden encontrar en este enlace y en este.

Estos gusanos eran casi unos desconocidos para la ciencia hasta que los investigadores del suelo marino descubrieron los humeros o fuentes hidrotermales en el Pacífico. Viven a más de dos kilómetros de profundidad y a altísimas temperaturas, y pueden crecer hasta los tres metros de longitud. Carecen de boca e intestinos. No dependen de la energía solar para subsistir: millones de bacterias localizadas en su interior producen la energía que necesitan, obteniéndola del sulfuro de hidrógeno del agua, un veneno para cualquier especie "normal", excepto para esas bacterias simbióticas que transforman el sulfuro en comidita para el gusano, gracias a sus enzimas. Diversas especies de artrópodos y bivalvos proliferan en sus inmediaciones. Es fácil imaginar, por otra parte, la relevancia astrobiológica de este descubrimiento.

Los investigadores se preguntaron cómo entraban en su interior las bacterias al carecer de aberturas alimenticias. Descubrieron que durante sus primeras etapas vitales sí tienen boca e intestinos -estadio que aprovechan las bacterias para penetrar- y que luego, al crecer, ¡los pierden!

¿Le parecerán poco extraños a los criptos semejantes bichos. Claro, sólo quieren Yetis, Nessies y otros seres de gran tonelaje, de los que inutilizan las cámaras fotográficas o convierten en soberanos torpes al fotógrafo más experto en cuanto aparecen; así salen siempre borrosas las tomas (si las hay), como si de platillos volantes se tratara.

En otra ocasión Javier me habló, un poco en secreto -como se hablan estas cosas-, de un ejemplar criptozoólogico que nuestros inútiles criptozoólogos locales no habían detectado: la chuchanga gigante de Buenavista, aquí, en la isla tinerfeña. Según me dijo, él tuvo oportunidad de verla fugazmente en una ocasión, y era enorme, viscosa y lovecraftiana, y con una mala leche considerable, amante de tragarse enteros perros, conejos, cabras y chupacabras (en particular a estos últimos, a los que no soporta). También, en ocasiones, le da por destrozar las plataneras del norte de la isla.

Este año Javier Corzo, que era un magnífico conferenciante, no dará sus dos atractivas e interesantes charlas en el Curso Ciencia y pseudociencias de la ULL, Transgénicos: ciencia y opinión pública y El fraude en la ciencia: un toque de autocrítica, pero toda la divulgación científica y toda la caña escéptica que demos irá dedicada a él. Descanse en paz.



JAVIER CORZO, IN MEMORIAM
Teresa González de la Fe
TEMA: Obituario
URL: http://cibern-ethica.blogalia.com/historias/38413

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Ethica more cybernetica)

Antes de ayer por la noche falleció repentinamente Javier Corzo, amigo, compañero y colaborador de este blog. La muerte siempre es dolorosa, pero lo es más cuando se presenta de forma inesperada en un hombre joven y lleno de vida. Sus escritos en este blog, no sólo relativos al caso de Meléndez, siempre fueron ejemplos de sensatez y racionalidad. Enamorado de su ciencia, la bioquímica, tuvo el valor que faltó a otros para enfrentarse en nombre de ella al poderoso catedrático Meléndez y defender la ética de la investigación y el método científico ante sus prácticas pseudocientíficas, defendiendo de paso a su Universidad y a todos los que en ella hacen ciencia. Sus palabras y sus argumentos siguen estando cargados de vida y de razones. No los olvidaremos. Descansa en paz.

Confutatis maledictis, flammis acribus addictis, voca me cum benedictis.



UN NUEVO FENÓMENO MAGNÉTICO PUEDE MEJORAR LAS MEMORIAS RAM Y LA CAPACIDAD DE LOS DISCOS DUROS
UAB Noticias
TEMA: Tecnología
URL: http://tinyurl.com/pdqgd

(Noticia publicada originalmente en UAB Noticias)

Un equipo de científicos del Departamento de Física de la Universitat Autònoma de Barcelona, en colaboración con científicos del Argonne National Laboratory (EE.UU) y del laboratorio SPINTEC (Grenoble, Francia) ha generado por primera vez unos estados magnéticos microscópicos, llamados "estados vórtice desplazados", que permitirán incrementar la capacidad de los discos duros y de las memorias magnéticas MRAM, que no se borran al apagar el ordenador. La investigación ha sido publicada en las revistas Physical Review Letters y Applied Physics Letters.

En un futuro próximo, encenderemos el ordenador y estará preparado para trabajar casi instantáneamente, en lugar de tenernos que esperar a que el sistema operativo y unos cuantos programas se carguen en la memoria RAM. Pero, de momento, las memorias actuales SRAM y DRAM no lo permiten, ya que son rápidas pero se borran cuando apagamos el ordenador (son volátiles); las memorias Flash que utilizamos para las cámaras de fotos no se borran, pero son lentas; y las memorias MRAM, todavía en estado experimental, son rápidas y no volátiles, pero su capacidad de almacenamiento no es suficientemente grande.

Un equipo de científicos del Departamento de Física de la UAB, en colaboración con científicos del Argonne National Laboratory (EE.UU) y del laboratorio SPINTEC (Grenoble, Francia), ha descubierto un fenómeno magnético que puede ser útil para conseguir el tipo de memoria ideal: una MRAM con gran capacidad de almacenamiento.

Los llamados "estados vórtice desplazados", observados por primera vez por los investigadores de la UAB, son pequeños remolinos microscópicos, de unas pocas milésimas de milímetro, que se forman en las minúsculas zonas magnéticas en las que se registran los datos. Tradicionalmente, la información en los discos duros se graba orientando estas zonas en direcciones concretas. Las que se orientan hacia arriba, por ejemplo, codifican un 1 y las que miran hacia abajo codifican un cero. La capacidad de los discos duros se incrementa cuanto más pequeñas son y más juntas están estas zonas unas de otras. Pero si están demasiado cerca, el campo magnético de una puede afectar a su vecina y borrar los datos. En cambio, cuando el campo se registra en forma de remolino, de "estado vórtice", éste no sale de la minúscula zona en que está confinado, no afecta a los datos vecinos, y la capacidad del disco duro puede ser mucho más grande.

Los científicos han conseguido crear estos "estados vórtice" sobre pequeñas estructuras circulares, de dimensiones más pequeñas que el micrómetro (la milésima de milímetro), y que combinan capas de material con propiedades magnéticas contrarias: una capa de material ferromagnético y otra antiferromagnética. La novedad de la configuración magnética observada por los científicos de la UAB es que los estados vórtice están desplazados, es decir, una vez se deja de aplicar un campo magnético el ojo del remolino se descentra respecto la estructura circular sobre la que se ha formado. Este detalle aparentemente insignificante es la clave para que la técnica se pueda aplicar para incrementar la capacidad no sólo de los discos duros, sinó también de las memorias magnéticas MRAM, rápidas, no volátiles, pero hasta ahora con poca capacidad de almacenamiento.

"El fenómeno observado también tiene otras aplicaciones, como la mejora de los cabezales de lectura de los discos duros", afirma el físico de la UAB, investigador ICREA y coordinador de la investigación, Jordi Sort, "pero, de hecho, el interés que nos motivó a nosotros es más fundamental: se trata de un estado físico muy peculiar que sólo se puede observar en estructuras magnéticas de dimensiones muy pequeñas".

En la investigación, publicada recientemente en las revistas Physical Review Letters y Applied Physics Letters, también han participado los investigadores del Departamento de Física de la UAB Josep Nogués (investigador ICREA) y Maria Dolors Baró.

URL: http://www.uab.es/servlet/Satellite?cid=1099409749848&pa
gename=UAB%2FPage%2FTemplatePlanaAgendaNoticias1&c=Page&
amp;noticiaid=1096480097179



LA UNIVERSIDAD DE BURGOS CONVOCA LOS IV PREMIOS DE INICIO A LA INVESTIGACIÓN 2006
Universidad de Burgos
TEMA: Investigación
URL: http://www2.ubu.es/gabpres/actualidad/index.htm

(Noticia publicada originalmente en la página de la Universidad de Burgos)

Burgos, 3 de marzo de 2006.- Estimular, incentivar y fomentar el interés por la investigación entre los futuros alumnos universitarios. Este es el principal objetivo que la Universidad de Burgos persigue con la convocatoria de la IV edición de los premios para trabajos de Inicio a la Investigación correspondientes al año 2006 que, como en ediciones anteriores, cuentan con la colaboración del Ministerio de Educación y Ciencia y la Junta de Castilla y León.

La Universidad de Burgos considera que la investigación constituye uno de los aspectos básicos que debe contemplar una universidad de calidad y prestigio. Por este motivo, como viene siendo tradicional, la UBU ha convocado entre los futuros universitarios estos premios dirigidos a los estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional de grado superior de los centros docentes de educación secundaria de Castilla y León. El Vicerrectorado de Investigación y Relaciones Internacionales se va a dirigir a todos los centros de Castilla y León, de los cuales 51 son de Burgos y provincia, con el propósito de informarles sobre esta iniciativa de la Universidad de Burgos.

Las bases de la convocatoria señalan que los trabajos de investigación deberán ser originales y tendrán una extensión máxima de 20 folios. Estos estudios -sobre cualquier área temática- podrán estar acompañados de material complementario que se haya generado como consecuencia del trabajo de investigación realizado. Y el plazo de presentación de solicitudes finaliza el día 21 de abril a las 14 horas.

Los autores del premio al mejor trabajo en grupo se beneficiarán de la matrícula gratuita en la Universidad de Burgos durante el curso 2006-2007. Además cada uno de ellos recibirá una cámara fotográfica digital y un diploma acreditativo. Habrá también tres premios a los autores de los tres mejores trabajos individuales. Sus autores se beneficiarán de matrícula gratuita en la Universidad de Burgos durante el curso 2006-2007 y una cámara fotográfica digital, así como un diploma acreditativo.

Asimismo, podrán concederse menciones honoríficas a todos aquellos trabajos que por su calidad lo merezcan, premiándose con un dispositivo MP3. Los Departamentos de los Centros de Secundaria a los que estén vinculados los tres trabajos ganadores recibirán un ordenador personal.

Los trabajos que presenten los alumnos serán valorados por un jurado designado por el Rector de la Universidad de Burgos que actuará como presidente entre especialistas de reconocido prestigio de las distintas áreas y se valorará la originalidad del tema de investigación, la adecuada metodología empleada, la idoneidad de las fuentes de información utilizadas, la capacidad para resolver los problemas planteados, el rigor y tratamiento científico en la exposición de los resultados y en la discusión del trabajo y la calidad en el lenguaje, capacidad de síntesis y estructuración de la memoria presentada.

Como en edificios anteriores, los mejores trabajos se publicarán en la página web de la Universidad.

INFORMACIÓN: Prensa de la Universidad Hospital del Rey s/n Tfno: 947-258836 E-mail: gabpres@ubu.es



CIENTÍFICOS DE LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ ESTUDIAN LA INCIDENCIA DEL ÓXIDO NÍTRICO EN ENFERMEDADES ...
Universidad de Cádiz
TEMA: Medicina
URL: http://www.uca.es/web/portada/noticias/copy3_of_nt_2006_03_17_01

CIENTÍFICOS DE LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ ESTUDIAN LA INCIDENCIA DEL ÓXIDO NÍTRICO EN ENFERMEDADES DEGENERATIVAS

(Noticia publicada originalmente en la página de la Universidad de Cádiz)

Investigadores de la Universidad de Cádiz trabajan en un proyecto de excelencia dirigido a estudiar la función del Óxido Nítrico (NO) en una determinada parte de neuronas del sistema cerebral

Esta incidencia puede intervenir en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson o la Esclerosis Lateral Amiotrófica. Encabezado por el profesor Bernardo Moreno López, el proyecto ha recibido una financiación de 92.200 euros de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

Según estudios anteriores, estas enfermedades neurodegenerativas tienen en común que en su evolución aparece una sobreexpresión o aparece de nuevo una enzima llamada Óxido Nítrico Sintasa Neuronal (nNOS), que es la que libera el gas NO (Óxido Nítrico). Se ha demostrado que una inhibición de nNOS hace que las patologías relacionadas con las enfermedades neurodegenerativas (pérdida de memoria, desorientación, etc.) mejoren.

Según fuentes de Andalucía Investiga, el objetivo de este grupo de investigación es saber cual es el mecanismo de acción del Óxido Nítrico, ya que en este tipo de enfermedades, las pérdidas cognitivas se han relacionado mucho con una parte de la neurona, los botones sinápticos, que son la parte encargada de dotar de autonomía a la neurona y de relacionarla con las demás neuronas. Parece que cuando se comienzan a producir las pérdidas cognitivas típicas de estas enfermedades, hay una pérdida de estos botones sinápticos, y esta pérdida está producida a su vez por esta sobreexpresión de la enzima nNOS. Entonces la pregunta principal que se plantea este grupo es si es la nNOS que sobreexpresa en un determinado grupo de neuronas, es la responsable de que se retiren los botones sinápticos.

Para desarrollar el estudio, el grupo de investigación “Unidad de neurobiología” colabora con un grupo de investigación de la Universidad de Bristol que les dota de un virus llamado Adenovirus, cargado con un material genético determinado capaz de expresar y codificar la enzima nNOS. Introduciendo este vector viral en la neurona del animal de experimentación, se observará la retirada de botones sinápticos y posteriormente se podrán observar los cambios en el comportamiento animal.

Por otro lado, este estudio tiene también el objetivo de comprobar si la habitual muerte de neuronas que se producen en estas enfermedades tiene también una relación directa con la sobreexpresión de esta enzima.



LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA DEBATE EL POSICIONAMIENTO DE LA IGLESIA ESPAÑOLA ANTE LA ...
Universidad de Castilla-La Mancha
TEMA: Congresos - Cursos - Conferencias
URL: http://www.uclm.es/pb/periodico2/periodico2.asp

LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA DEBATE EL POSICIONAMIENTO DE LA IGLESIA ESPAÑOLA ANTE LA TEORÍA DE LA RELATIVIDAD

(Noticia publicada originalmente en el Diario de la UCLM)

Pablo Soler Ferrán, licenciado en Ciencias Físicas, impartió en la tarde de ayer la conferencia “Un aspecto de la recepción de la Relatividad en España: El debate en la comunidad religiosa”, dentro del ciclo Ciencia y Religión, que está desarrollando la Escuela Superior de Informática.

La recepción de la Teoría de la Relatividad en España tiene un indudable interés, además de por el contexto histórico en el que se produjo (años 20 del siglo anterior), como ejemplo de los procesos de interacción Ciencia-Sociedad –señalaba Pablo Soler.

El conferenciante comenzó su intervención con una introducción para situar a los asistentes en el contexto de los acontecimientos y con una breve síntesis del desarrollo de la Teoría de la Relatividad, el estado de la Ciencia española de la época y el proceso de recepción en la comunidad científica española, así como la posterior difusión en diferentes medios. Como parte de dicho proceso de difusión –apuntaba- se produjo un cierto debate en medios eclesiásticos (revistas de órdenes religiosas) con autores a favor y en contra de la Relatividad. Los colaboradores eran sacerdotes miembros de las órdenes que solían escribir sobre asuntos de actualidad relacionados con la ciencia y la cultura. Muchos de éstos además eran físicos o matemáticos que en teoría podían acercarse al problema con mayor o menor conocimiento de causa.

Esta presentación forma parte de un trabajo de investigación en el que se han consultado las fuentes primarias, es decir revistas y libros originales de la época. Se relacionaran todas las revistas religiosas que publicaron sobre relatividad en los años 20, como Razón y Fé, Ciudad de Dios, La Ciencia Tomista, Revista Calasancia, etc…, así como todos los libros completos de autores religiosos publicados en los años correspondientes al proceso e recepción.

Soler concluyó manifestando que a pesar de que se relacionan todos los autores eclesiásticos que se aproximaron a la relatividad, “creemos que por el reducido número de los protagonistas, no se pueden extraer conclusiones determinantes sobre el posicionamiento de la Iglesia española ante la Relatividad, que tampoco adoptó una postura oficial, al contrario de lo que ocurrió con su clara oposición al evolucionismo”.



LA UNIVERSIDAD DE GRANADA EDITA "LES CHANSONS DE GESTE", UN LIBRO SOBRE LA EPOPEYA ROMÁNICA
Universidad de Granada
TEMA: Literatura
URL: http://prensa.ugr.es/prensa/investigacion/verNota/prensa.php?nota=2938

(Noticia publicada originalmente en la sección Noticias de Ciencia de la página de la Universidad de Granada)

- La edición, a cargo de los profesores Carlos Alvar y Juan Paredes Núñez, recoge las actas del XVI Congrès Internacional de la Sociètè Rencesvals, pour l´Étude des Épopées Romanes celebrado en 2003 en Granada - El volumen, de más de 668 páginas, incluye conferencias y comunicaciones, en francés y español, de casi 50 especialistas e investigadores de distintas universidades del mundo

C@MPUS DIGITAL Desde un estudio del sentimiento del paisaje en la “Chanson de Roland”, a cargo del profesor de la Universidad de Granada Juan Paredes Núñez; hasta la llamada épica al combate en Mío Cid y Bertrán de Born, de Antonio R. Rubio Flores; pasando por el latín del libro de Alexandre, de José María Bellido Morillas; la epopeya y romancero antiguo, de Giuseppe di Stefano; el tiempo y el espacio en la “Chanson des Nibelungen”; o la mezcla de géneros en las canciones de gesta tardías, de Claude Roussel; e libro Les chansons de geste, que edita la Universidad de Granada, recoge las actas del XVI Congrès Internacional de la Sociètè Rencesvals, pour l´Étude des Épopées Romanes celebrado en Granada, y con ellas cerca de cincuenta ponencias y comunicaciones de otros tantos especialistas de distintos países del mundo que se dieron cita en la capital granadina en julio de 2003.

Los profesores Carlos Alvar y Juan Paredes Núñez son los responsables de la edición de este volumen que, en sus 668 páginas combina trabajos en francés y español sobre el estudio de las epopeyas románicas.

El profesor Philip E. Bennett, de la Universidad de Edimburgo, se refiere al distingo que existe entre epopeya e historia, y de cómo una y otra reflejan los sucesos reales de muy distinta manera. “La historia -afirma- los reproduce en toda la singularidad privativa de los mismos, únicos, jamás repetidos, como producto de una nación y unas personas determinadas, en una época precisa con circunstancias nunca reiterables, y los considera además en todas su complejidad, como parte que son de un suceder continuo en la azarosa de los pueblos y de las personas.”

Por su parte, la epopeya, dice Bennett, “respondiendo a su remoto origen noticiero histórico capta también la unicidad de los casos históricos, como propios de un héroe, una nación y un tiempo determinados, pero llevada de móviles emotivos, liga y supedita unos eventos a otros en modo idealmente artificioso.”



PROFESORES Y ALUMNOS HOMENAJEAN LA FIGURA DE JAVIER CORZO
Laguna Noticias
TEMA: Obituario
URL: http://www.ull.es/ullasp/gabprensa/noticia.asp?Not=1027

(Noticia publicada originalmente en el diario Laguna Noticias)

La Facultad de Psicología acogió ayer jueves 23 de marzo un sentido homenaje al profesor Javier Corzo Varillas, fallecido repentinamente el pasado sábado 18 de marzo. Corzo debía participar ayer en el curso sobre Ciencia y Pesudociencias que anualmente organiza el Aula Cultural de Difusión de la Ciencia de la Universidad de La Laguna. Sus organizadores decidieron emitir la grabación de una entrevista realizada en Radio Campus en 2004, que versaba sobre el mismo tema que iba a exponer ahora a sus alumnos, los transgénicos.

Antes de dar paso a la grabación, intervino el rector, Ángel M Gutiérrez, quien afirmó que las grandes instituciones no son las que tienen gran tamaño, sino las que saben reconocer y honrar el trabajo y la valía de sus miembros. "Hoy podemos decir que somos un poco más grandes", afirmó.

Definió al profesor de Bioquímica y Biología Molecular como "trabajador y honesto; persona cabal y justa", al tiempo que "fino polemista", ya que no rehuía los debates contra la irracionalidad y en pro de la difusión de un espíritu crítico.

El rector recordó cómo Corzo le ayudó a continuar en La Laguna la línea de investigación iniciada en Sevilla, y que la mitad de sus trabajos publicados llevaban también la firma de su amigo desaparecido. Destacó asimismo la "generosidad" con la que vivió su actividad universitaria, "robándole incluso a su familia más horas de la debidas", agregó. Ángel M Gutiérrez relató que Javier Corzo murió uno de los días más felices de su vida: el día en que un doctorando leyó una tesis doctoral dirigida por él.

El profesor del mismo departamento y director de la Agencia Canaria de Evaluación de la Calidad y Acreditación Universitaria (ACECAU), Néstor Torres, dijo del homenajeado ser "un magnífico docente, en el aula y en el laboratorio, además de un dignísimo investigador". Recalcó su valentía al enfrentarse a prácticas científicas fuera de los estándares de la buena ciencia, lo que le valió "críticas y no pocas descalificaciones". Para Torres, el ejemplo de Corzo demuestra la importancia de la universidad y del servicio público que presta.

Por su parte, la decana de la Facultad de Biología, Pilar Badía, presente también en el acto, calificó al profesor fallecido como "una persona vital y de buen ánimo, que trataba en todo momento de echar una mano en lo que fuera necesario". La responsable del centro dijo de él ser un hombre coherente y defensor de sus principios. "Siempre se le recordará", aseveró.



Cartas al director. Número: 4. Año: 2006
Varios autores
TEMA: Cartas de lectores

----------

Esta sección está abierta a todos los lectores que deseen enviarnos sus críticas, sugerencias o comentarios sobre el boletín, los artículos publicados en él, o cualquier otro tema relacionado con la ciencia, el escepticismo y la crítica a la pseudociencia.

----------

Estimados amigos.

Ni soy cinetífico ni “....ólogo” ni “....ista” de ningún tipo . Es dificil aunque simple decir que soy un mero y vulgar ciudadano de a pie, que este boletín recibe y a quienes en él escriben, con paciencia escucha.

Les hago, en principio, con el debido respeto , una observación: ¿NO VA LA RAZON MÁS ALLA DE LOS POLVOS DEL TAL MELENDEZ, QUE ALGUNOS NI SABEMOS QUIEN ES NI NOS IMPORTA EN ABSOLUTO?-¿LA CIENCIA Y EL ESCEPTICISMO BASADO EN LA MISMA SE BASAN EXCLUSIVAMENTE EN LA CRITICA DEFENSIVA? ¿ NO TIENE LUGAR LA CIENCIA MAS ALLA DEL ESCEPTICISMO O ES EL ESCEPTICISMO UN MERO ESLABON MÁS QUE DIFICULTA EL CAMINO EN POSITIVO DE LA CIENCIA? ...

Disculpen mi intromisión, como lector atrevido de este su Boletín al que voluntariamente me adherí, pensando que era algo nuevo, pero es que no termino de ver en él las mismas vicisitudes dialécticas y de incomprensión permanente que aparecen en revistas como el HOLA , INTERVIU o similares .... lo más parecido sería el MUY INTERESANTE ... publicación la cual detesto por simplista.

Nuevamente mis disculpas, pero mi intromisión responde a invitarles a enriquecer el conocimiento científico EN POSITIVO, y no desde el cansino y eterno DIME Y DIRETE de loshastiados polvos del tal Melendez.... de las pelucas de Rapel ¿o es que la ciencia y el escepticismo solo pasa su tiempo viendo la televisión??????????..... ¿acaso no tiene la ciencia que Vds y yo aplaudimos más argumentos positivos que la mera observación y crítica locuaz de tan burdos y tristemente “populares” personajes??????????....

Mi invitación pues, mis queridos amigos, a recuperar el Norte del QUE, el COMO y el CUANDO .... y aportar desde ahí valores positivos de estudio y observación hacia el conocimiento ..... si no, diganme para qué tanta locuacidad y tanto escepticismo.

Diculpen mi intromisión, pero es que si este foro me falla , ya solo me quedaría recurrir al de lo ESOTERICO (vamos, el del Dr. ese de los polvos, que tambien lo tendra) , y de veras que no pienso pasar por el trance.

Mis cordiales saludos y mi enhorabuena, a pesar de los últimos atranques de este noble y culturizante boletín.

Con todo el respeto y aprecio

Un lector X-ceptico ..... Jesús M. Contreras ­ Equipo Naturalista “Indalo de Oz” (Almería ­ España).


Estimado lector:

Es precisamente por casos como el de Meléndez por el que existe este boletín y la asociación al que pertenece. Si a usted no le parece bien que se ponga en conocimiento de la concurrencia el hecho de que un miembro del cuerpo docente e investigador universitario se haya saltado a la torera las reglas éticas básicas de lo que es el trabajo con seres humanos y presente como panacea un producto sobre el que no ha existido -ni se ha permitido- un tipo de control, mucho nos tememos que es su problema. En este caso se ha obrado igual que con todos los que se tratan en esta publicación desde su primer número. Si se ha hecho tanto hincapié en el particular, es precisamente porque no se trata de la enésima patochada del vendedor de humo de turno, sino de unas afirmaciones provenientes de una persona -el profesor Meléndez-Hevia- que era considerado hasta hace una década una autoridad en su campo de investigación, lo cual hace doblemente grave su comportamiento, al tiempo que recuerda que otra de las bases del método científico, al contrario que en las prácticas pseudocientíficas, es que no se admite el argumento de autoridad. Un saludo

La redacción

----------

Estimados amigos;

Considero que el artículo del señor Olalla Cernuda no debería haber encontrado un hueco en vuestro boletín de Marzo. La sola presencia de expresiones como "gafada", "ante los horrorizados ojos", "tragedia", "mártires de la sacrificada carrera espacial", así lo indica. Considero que la cantidad de basura por párrafo califica de por sí el estilo del artículo.

Pero además de sensacionalista, el texto es mentira:

Olvida a la tripulación del Apolo I: (Primer accidente mortal de la carrera espacial) El 27 de enero, los estadounidenses Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee murieron en un simulacro de lanzamiento. Olvida al cosmonauta ruso Vladimir Mikhailovich Komarov , muerto el 24 April de 1967 en el choque de su nave, la Shoyuz 1, al fallar su sistema de paracaídas. Olvida a los cosmonautas rusos Georgi Dobrovolski, Vladislav Volkov y Viktor Patsayev, a quienes se encontró muertos el 30 de junio de 1971 tras un aterrizaje normal, a la vuelta de una misión en la Salyut 1 de 22 días de duración (el primer acoplamiento con éxito). Sufrieron asfixia tras escapar el aire de su Soyuz (la 11) al espacio por avería de una válvula. Olvida a Valentina Tereshkova . El 16 de junio de 1963, a la edad de 26 años y a bordo del Vostok 6, se convirtió en la primera mujer y el primer civil en viajar al espacio. ¿Los rusos no cuentan? Olvida a la astronauta Sally Kristen Ride, primera americana (civil o no) en el espacio (1983). (http://www.astronautix.com/astros/ride.htm) ¿Qué pasa, los físicos no son civiles?¿O pretende decir que la maestra muerta fue la primera astronauta de la plebe pero no sabe cómo? De todas formas, ambas estaban bajo mando militar. El lanzamiento se retrasó seis días, no seis veces. Hubo un retraso de 2 horas el día del lanzamiento por un retraso en tierra, con lo que serían (al menos) siete retrasos. La nave no estalló ante millones de personas. Casi no había cadenas emitiendo en directo. Es un mito. El humo apareció a 0.678 segundos del lanzamiento. La primera pequeña llama apareció a 58.788 segundos del lanzamiento. Un fotograma después era visible sin ampliación de la imagen. a 59.262 segundos era una llama continua y bien definida. Ignora la información de su propio periódico (http://www.el-mundo.es/documentos/2003/02/ciencia/columbia/victimas.html) Decir que los anillos de sellado del tanque son el "Talón de Aquiles" de la nave no hace más que dramatizar su prosa ignorante. La complejidad de una nave como el Challenger obliga a mil y una revisiones antes del despegue. Todas críticas. Faltaba lo truculento, en negrita en el original: hay versiones que señalan que "todos o algunos de ellos pudieron permanecer conscientes hasta el impacto contra el agua". Después, en texto normal, afirma que es difícil de sostener. (Aquí hay madera para magufos) La "Comisión Rogers" estaba presidida por William P. Rogers, ex Secretario de Estado. Armstrong era vicepresidente, pero "vende" más, ¿verdad?

Lo triste es que no soy experto en el tema, sino que el vocabulario utilizado por el "periodista" me ha incitado a investigar en internet. En menos de 2 horas, he conseguido una información veraz, contrastada por diversas fuentes. Veo que los periodistas del diario "El mundo del siglo XXI" emplean bastante menos tiempo por artículo, luego deberíais pensarlo mucho antes de publicarlos.

Atentamente,

José Francisco Peña Pacheco


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico