Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 36 Año: 2001
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2001 - Número 36


SUMARIO

UN FERIANTE EN LA CORTE DE LUCY
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Antropología
ASTROGLÍFICA: INVENTANDO EL PASADO
Por: César Esteban e Inés Rodríguez Hidalgo
Tema:
Arqueología
QUO VADIS QUO?
Por: José Luis Calvo
Tema:
Historia
EL ENIGMA NEANDERTAL
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Antropología
CERIVASTATINA. A RIO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES.
Por: Julio Valer Corellano
Tema:
Bioética
SIR FRED HOYLE (1915-2001): EL ASTRÓNOMO DESCONTENTO
Por: Javier Armentia
Tema:
Astronomía
¿LE HA LLEGADO LA HORA A J.J. BENÍTEZ?
Por: Javier Cavanilles
Tema:
Ufología
CIENCIA Y RELIGIÓN EN EE UU
Por: Francisco J. Ayala
Tema:
Creacionismo
VOLVER A LIGAR
Por: Larry A Gray
Tema:
Religión
CLONES HUMANOS
Por: Javier Armentia
Tema:
Bioética
NEUROBIÓLOGOS DE LA UCLA IDENTIFICAN CÉLULAS CEREBRALES QUE CONTROLAN LA RESPIRACIÓN
Por: D. M.
Tema:
Medicina
CAVILACIONES DE UN FILÓSOFO
Por: Manuel Cruz
Tema:
Filosofía
LA CREENCIA DE LOS NORTEAMERICANOS EN LOS FENÓMENOS PARANORMALES HA CRECIDO DURANTE LA ÚLTIMA DÉCADA
Por: null
Tema:
Sociología
E-ZINE TENDENCIAS CIENTÍFICAS, PARA SOBREVIVIR EN EL SIGLO XXI
Por: Eduardo Martinez de la Fé
Tema:
Ciencia
LA CIENCIA, PERVERTIDA
Por: Jean-Claude Guillebaud
Tema:
Bioética
LOS RAELIANOS PRETENDEN ABRIR EN BRASIL UN CENTRO PARA CLONAR HUMANOS
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Bioética
ESPECTROS EN LA CIUDAD EPISCOPAL
Por: null
Tema:
Espiritismo
SE ENCUENTRA UN RESTO FÓSIL DE UN SER BÍPEDO DE MÁS DE 5,2 MILLONES DE AÑOS.
Por: Felix Ares de Blas
Tema:
Antropología
EL PRINCIPAL ORGANISMO CIENTÍFICO EUROPEO PIDE LA CLONACIÓN DE EMBRIONES CON FINES MÉDICOS
Por: Javier Sampedro
Tema:
Bioética
LA TELEFONÍA MÓVIL SE ENFRENTA A LA ALARMA SOCIAL CONTRA LAS ANTENAS
Por: null
Tema:
Sociología


UN FERIANTE EN LA CORTE DE LUCY
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Antropología

UN FERIANTE EN LA CORTE DE LUCY
Por: Luis Alfonso Gámez

"Quisiera señalar que ninguno de los involucrados en las investigaciones sobre el Sasquatch ha creído nunca que ese muñeco fuera un Bigfoot", escribió Jon Beckjord en 'The Skeptical Inquirer' en 1982. Cazador de monstruos, Beckjord no sólo cree que el Sasquatch una de las denominaciones del Bigfoot o Pies Grandes habita los bosques norteamericanos, sino que también está convencido de que esa supuesta criatura tiene poderes paranormales. Sin embargo, hasta para él es demasiado tragarse el cuento del Hombre de Hielo de Minnesota, una atracción que recorrió Estados Unidos de feria en feria en los años 60 del siglo pasado y que consistía en un bloque de hielo en cuyo interior había un presunto hombre-mono. La criatura llamó inmediatamente la atención de los criptozoólogos buscadores de monstruos Bernard Heuvelmans e Ivan T. Sanderson, quienes tras verla concluyeron que se trataba de un homínido desconocido. La historia empezó a derrumbarse cuando la Institución Smithsoniana manifestó su interés en examinar el cuerpo de lo que Heuvelmans y Sanderson identificaban como un neandertal que había sobrevivido hasta el siglo XX. Entonces, Frank Hansen, el feriante, dijo que había devuelto la pieza a su propietario, un millonario, y que lo que exponía en esos momentos era una réplica. Nunca más se supo del 'monstruo original' y, al final, los criptozoólogos tuvieron que dar marcha atrás en sus afirmaciones cuando salió a la luz que el feriante había encargado la fabricación de un figura de látex a una compañía de efectos especiales de Hollywood. Más claro, agua. Ahora, el engaño de Hansen ha resucitado de la mano de Bruno Cardeñosa en un libro, 'El código secreto' (Grijalbo, 2001), en el que el Hombre de Hielo de Minnesota es sólo una de las muchas atracciones fraudulentas, reinventadas o tergiversadas que presenta el autor.

'El código secreto' es una antología del disparate cuya llegada a las librerías españolas demuestra que ha fallado el mínimo control de calidad al que habría de someterse todo original en una editorial seria. Los despropósitos y falsedades se suceden línea a línea, desde la primera hasta la última página. La mentira aflora ya en la solapa: "Bruno Cardeñosa colabora en diversas revistas de divulgación científica", dice. Lo cierto es que la carrera periodística del autor conocido, ante todo, por su actividad como ufólogo se ha desarrollado exclusivamente en publicaciones, como 'Más Allá de la Ciencia' y la desaparecida 'Karma.7', que mantienen que es posible adivinar el futuro, comunicarse con los muertos y entrar en contacto con extraterrestres. En esa misma línea, 'El código secreto' subtitulado 'Los misterios de la evolución humana' es un libro contra la ciencia y los científicos, escrito, además, desde presupuestos antievolucionistas. Porque resulta evidente que, a la hora de redactarlo, Cardeñosa ha bebido hasta saciarse de uno de los principales adalides del creacionismo hinduista, Michael A. Cremo, coautor, junto a Richard L. Thompson, de 'Forbidden archeology: the hidden history of human race', publicado en 1993 por la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna.

Las similitudes entre ambas obras son tan descaradas que cabe considerar a 'El código secreto' un 'remake' de 'Forbidden archeology', una versión española en la que el autor ha incluido, como mucho, un puñado de ideas propias. Cremo y Thompson defienden en su libro que los humanos anatómicamente modernos han existido desde hace cientos de millones de años, que los arqueólogos y paleoantropólogos ocultan e ignoran las pruebas que apuntan en esa dirección, y que el Yeti, el Bigfoot y otros monstruos similares son homínidos de otras especies que han sobrevivido hasta la actualidad en zonas aisladas del planeta. En apoyo de sus dos primeras afirmaciones, recurren a supuestas evidencias fósiles y tecnológicas; para respaldar la tercera, a los testimonios y las pretendidas pruebas recopiladas por los cazadores de seres de leyenda. El libro de Cardeñosa, una peligrosa mezcla de pseudociencia y ciencia mal digerida, sigue el mismo esquema y llega a idénticas conclusiones que el de Cremo y Thompson. Lo único a favor del autor español es que no ha tenido la osadía de enviar un ejemplar a Richard Leakey, como hicieron sus colegas estadounidenses. Así que no tendrá que enfrentarse a críticas como la de Leakey, a quien bastó echar un vistazo al libro para concluir que 'Forbidden archeology' "es una completa tontería y no merece ser tomado en serio por nadie si no es un tonto. Tristemente, hay algunos [tontos], pero eso es parte de la selección [natural] y no hay nada que se pueda hacer al respecto".

Cuando la realidad resulta incómoda

El juicio del célebre miembro de la saga de los Leakey va como anillo al dedo a 'El código secreto', una obra alumbrada desde la más profunda ignorancia y con la única intención de sacar tajada, a cualquier precio, de la curiosidad del público por nuestros orígenes. Todo vale para Bruno Cardeñosa a la hora de traficar con misterios inventados y abrirse un hueco en el mercado editorial. Así, en el caso del Hombre de Hielo de Minnesota, oculta a los lectores que en su tiempo se desenmascaró el fraude y habla del hombre-mono congelado como de una prueba de que la "'ciencia ortodoxa', que impone su 'verdad' desde los púlpitos, ha ocultado, y sigue haciéndolo, sospechas, hallazgos y pruebas suficientes como para volver a escribir algunos de los episodios más trascendentes de nuestra historia como seres vivos" (p. 13). En aras de la transparencia que predica, Cardeñosa quien se define como alguien que lleva "más de una década" enfrentándose "a realidades que los científicos prefieren soslayar" (p.16) cuenta la primera parte de la historia de Hansen y su criatura, pero se 'olvida' del desenlace. "No es cuestión de que la realidad estropee un buen titular", dice la máxima del periodismo sensacionalista. Esta sentencia se hace libro en 'El código secreto'. Porque el del Hombre de Hielo de Minnesota no es un caso aislado de falsificación de los hechos por parte del autor, sino la punta del iceberg, la primera de una larga lista de verdades a medias con las que intenta llevar a su huerto al lector, engañándole.

No es el objetivo de estas líneas requeriría de mucho más espacio y tiempo analizar una a una las presuntas pruebas presentadas por Cardeñosa para apoyar sus disparatadas tesis. Pero sí me voy a detener en dos ejemplos reveladores: las huellas del lecho del río Paluxy y las piedras de Ica. Para el autor, se trata de evidencias que demuestran que el hombre convivió con los dinosaurios. Nada más y nada menos.

El lecho del río Paluxy, en Glen Rose (Texas, EE UU), es punto de referencia obligado cuando se habla de una Humanidad como la plasmada en 'Los Picapiedra'. Allí, indica Cardeñosa, hay huellas de dinosaurios junto a otras de seres humanas que habrían vivido en la época de los 'lagartos terribles'. Sin embargo, no es eso lo que sostiene Glen Kuban, un biólogo que demostró en 1989 que algunos de los 'pies' del río Paluxy son en realidad parte de las huellas plantares de dinosaurios. "Algunas pretendidas 'huellas humanas' de Glen Rose explicaba en la obra colectiva 'Dinosaur tracks and traces' no se distinguen de huellas metatarsales de dinosaurios, cuyas impresiones digitales han desaparecido rellenadas por el barro, a causa de la erosión o debido a otros factores. Otras depresiones alargadas de Glen Rose incluyen figuras producto de la erosión y posibles marcas de colas, algunas de las cuales también han sido confundidas con huellas humanas". Los trabajos de Kuban, mediante el análisis cromático y de texturas de las improntas, han demostrado sobre el terreno que las huellas pretendidamente humanas pertenecen en realidad a dinosaurios. Sin embargo, en 'El código secreto', se desestima esta explicación con el peregrino argumento de que no se ha "encontrado jamás una huella no humana similar" (p. 103) ¿acaso no pueden ser las primeras? y recurriendo a otros 'expertos' entre ellos, el "antropólogo Carl Baugh" (p.103) para quienes los rastros son humanos y datan de hace 140 millones de años. Baugh ni es antropólogo ni tiene ningún título superior, por mucho que Cardeñosa le atribuya falsas credenciales; es reverendo y, como su admirado Michael A. Cremo, un furibundo creacionista cuyas afirmaciones ponen en duda sus propios correligionarios. Una vez más, el fabricante de misterios español opta por la explicación extraordinaria frente a la demostrada por la ciencia, oculta información clave al público y toma partido descaradamente por los antievolucionistas.

Algo parecido ocurre con las piedras de Ica (Perú), grabadas con escenas de caza de dinosaurios, complejas operaciones quirúrgicas y viajes aéreos a bordo de aves antediluvianas. El grupo de defensores de estas piezas, cuyo propietario es el médico limeño Javier Cabrera, se reduce a un puñado de 'fabricantes de paradojas' como acertadamente los denominaba el fallecido Carl Sagan liderado por Juan José Benítez, que exprimió este filón lítico en su libro 'Existió otra humanidad'. A pesar de las confesiones de los campesinos, que han reconocido que realizan los grabados para vender las piedras al crédulo de Cabrera, y de que numerosos análisis han demostrado que las incisiones son recientes y se han utilizado lijas, sierras y ácidos, Cardeñosa rebusca entre los estudios para encontrar un par uno ambiguo y otro escasamente fiable de los que colgar su tesis: "Que los grabados se efectuaron en la misma era geológica en la que se formaron las piedras. Es decir, en la era de los dinosaurios" (p. 98). La navaja de Occam vuelve a funcionar al revés; curiosa forma de proceder en un autocalificado divulgador científico.

Los burdos ejemplos de Paluxy e Ica están acompañados de otros muchos, pobremente descritos, de descubrimientos paleontológicos y tecnológicos que desafiarían, según el autor, nuestra concepción actual de la evolución humana: huesos de 'Homo sapiens' en estratos de hace 280 millones de años el hombre habría surgido en el camino evolutivo antes que los mamíferos, pero eso no parece turbar al autor, huellas de zapatos de hace 500 millones de años, clavos de hace 360 millones de años, herramientas de piedra de hace 5 millones de años en Portugal... Muchos son 'hallazgos' del siglo XIX o principios el XX que, como las malas películas, no han superado el paso del tiempo. Cardeñosa, obviamente, sólo cuenta en estos casos una parte de la historia o, cuando presenta las dos, tergiversa la explicación convencional para engordar el misterio. En general, hace lo mismo que sus maestros Cremo y Thompson, quienes ignoran que tan importante o más que una pieza concreta es localizarla debidamente en su contexto y que el valor histórico de los materiales recuperados en una excavación reside en que se recuperen de forma sistemática, en que luego se pueda reconstruir en el yacimiento en el laboratorio.

Por si eso fuera poco, vuelve a ocultar a al lector en numerosas ocasiones que se ha demostrado hace tiempo que esos hallazgos que, en su opinión, no encajan en el escenario abocetado por los especialistas o bien no se encontraron donde se dijo en un principio o bien no corresponden a lo que se pretende. Es decir, Cardeñosa lleva a la práctica lo mismo que achaca a los científicos cuando afirma que "la historia de la evolución humana se ha borrado de acuerdo con el guión preestablecido. Si algo no encaja, se menosprecia. O se encaja a la fuerza, a riesgo de faltar a la verdad y a la razón empírica" (p. 162). Como sentencia el dicho castellano, "cree el ladrón que todos son de su condición". Pero todo vale a la hora de trasladar la propia falta de rigor a otros, incluido culpar de la situación a esas imaginarias conspiraciones tan del gusto de los charlatanes pseudocientíficos: "Las pruebas de tan arriesgadas afirmaciones [se refiere a la existencia de 'Homo sapiens' hace decenas de millones de años] están en esos 'archivos secretos' que la ciencia y los científicos parecen empeñados en mantener lejos del alcance del gran público, por la sencilla razón de que no se ajustan a los patrones establecidos" (p. 147).

Todo el genoma en un cromosoma

'El código secreto' es un libro que ataca a la ciencia, pero que, al mismo tiempo, se sirve de ella para intentar disfrazar su mensaje hostil de inocente y bienintencionada heterodoxia. Cardeñosa mezcla indiscriminadamente información científica muchas veces, erróneamente interpretada con otra procedente de fuentes pseudocientíficas. A ojos del lector, coloca a la misma altura la posibilidad de que el hombre conviviera con los dinosaurios que los hallazgos de Olduvai, a Lucy que al Yeti. Otorga, a charlatanes como Erich von Däniken, Peter Kolosimo, Jacques Bergier y Zecharia Sitchin, la misma o más credibilidad que a científicos como Glen Kuban, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. Todos ellos, sin distinción, son investigadores. Así, abundan ejemplos de 'travestismo intelectual' como el del ufólogo francés Aimé Michel, reconvertido en el mucho más digno de crédito "antropólogo galo Aimé Michel", y hasta el más delirante charlatán ibérico se transmuta en 'investigador'. A la hora de elaborar el libro, Cardeñosa ha seguido esa misma línea y se ha nutrido, a partes iguales, de literatura pseudocientífica y de auténtica divulgación. De los 67 libros que cita y recomienda en la bibliografía, más de una treintena corresponde a ufólogos y a quienes propugnan que la Tierra fue visitada en el pasado por extraterrestres que enseñaron a nuestros torpes ancestros a hacer maravillas: títulos como 'Astronaves en la Prehistoria', de Kolosimo, y 'Los extraterrestres en la historia', de Bergier, se recomiendan junto a 'El origen de las especies', de Charles Darwin, y 'La especie elegida', de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez. Y, en lo que se refiere a las revistas, equipara, por ejemplo, las demenciales 'Año Cero' y 'Enigmas' con 'Nature', 'Science' e 'Investigación y Ciencia'. Es una manera como otra cualquiera de sembrar la confusión, de minar la capacidad crítica del lector poco informado, que, desorientado, concederá el mismo crédito a todas las fuentes y autores citados. Un juego sucio que no sólo practica, sino del que también se beneficia personalmente el propio Cardeñosa.

El autor se presenta reiteradamente como divulgador o periodista científico porque es indudable que, de un tiempo a esta parte, esa denominación da una especie de pátina de credibilidad. Es posible que engañe a los más incautos; pero a nadie medianamente informado, porque, sin entrar en profundidades, su ignorancia es manifiesta respecto a la evolución, a la paleoantropología, a la arqueología, y a la ciencia y a la cultura en general. Concede la misma relevancia a pruebas consistentes que a otras que no lo son, prefiere 'siempre' las explicaciones extraordinarias a las
ordinarias, pero pone la guinda a su incompetencia cuando incurre en muestras evidentes de analfabetismo científico. Algunas tan brutales que cualquiera que siga la actualidad a la través de la Prensa es capaz de detectarlas. También sin ánimo de ser exhaustivos, veamos un par de ejemplos.

Cardeñosa dedica parte de su obra a describir los conocimientos actuales sobre la evolución humana lo que sabe la que él denomina 'ciencia oficial' y, evidentemente, incluye información sobre los descubrimientos realizados en los últimos años en los yacimientos de Atapuerca. Lo primero que demuestra es una clara hostilidad hacia el trabajo de Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell, los codirectores de las excavaciones burgalesas, de quienes dice que "su ansia de inmortalidad científica les ha llevado a vender más titulares que verdades" (p. 280). "Atapuerca es, sobre todo, espectáculo", mantiene, y añade que "los habitantes del pasado de Atapuerca son un monumento nacional intocable, pero repleto de claroscuros. Tiene sus luces, y muchas. Pero Atapuerca es, a mi entender, sinónimo de misterio y también de polémica. Atapuerca está oscurecida por largas sombras y pronunciadas sospechas. Hoy por hoy, el hombre de Atapuerca, llamado científicamente 'Homo antecessor', no es el primer europeo. Tampoco el primer español. Y, ni mucho menos, el 'eslabón perdido'" (p. 163).

Eludamos la referencia al 'eslabón perdido' que el autor se saca de la manga y concedamos que los vestigios de homínidos de hace 1,8 millones de años hallados en Dmanisi (Georgia) se encuentran geográficamente en Europa, ¿cuál es el primer homínido conocido que habitó la Península? Cardeñosa afirma que el denominado 'hombre de Orce'. Y, para respaldar su aseveración, no duda en volver a falsear la realidad. "Hay algo que, según todos los investigadores, no admite discusión: el 'hombre de Orce' fue 'Homo'" (p. 63), dice en apoyo un fósil que, sin embargo, rechaza la mayoría de los especialistas. Porque el autor de 'El código secreto' vuelve aquí a mentir: Josep Gibert se ha quedado prácticamente solo en la defensa de la humanidad de los restos de Orce, lo que no significa que los yacimientos de la vega granadina no vayan a deparar en los próximos años sorpresas deseadas por todos los paleoantropólogos españoles. Si Cardeñosa hubiera hablado alguna vez con Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell cosa que no ha hecho les habría oído decir repetidamente que la carrera por 'el más antiguo de' es estúpida y anticientífica, que esa imagen que él presenta de la investigación paleoantropológica como una competición en la que los protagonistas poco menos que se apuñalan por defender 'sus' fósiles y someten la evidencia al orgullo no tiene nada que ver con la realidad. Reducir Atapuerca al 'primer europeo' es un despropósito: estamos hablando de unos yacimientos que resumen el último millón de años de historia humana en Europa, en los que se ha encontrado una nueva especie, con una riqueza de fósiles humanos inigualable, con abundancia de restos de cultura material, etcétera. Pero, aún siendo una muestra de frivolidad supina, no es esto lo más grave. Se puede entender que, en su ánimo de reescribir la historia a su gusto, Cardeñosa tergiverse una vez más la realidad. Lo difícilmente comprensible es que alguien que firma una obra sobre la evolución humana se haga un lío de proporciones mayúsculas con lo hallado en Atapuerca, un lío que, en esta ocasión, no creo malintencionado, sino simplemente consecuencia de la ignorancia.

Como casi todo el mundo sabe, hay dos zonas particularmente famosas en las excavaciones de Atapuerca: la Sima de los Huesos y la Gran Dolina. La primera es una cavidad situada al fondo de una caída vertical de trece metros en las profundidades de Cueva Mayor. La segunda es una cueva que se excava al aire libre porque salió a la luz cuando se abrió la Trinchera del Ferrocarril a finales del siglo XIX. En la Sima de los Huesos, se han encontrado restos de una treintena de 'Homo heidelbergensis', que datan de hace 300.000 años y cuya disposición lleva a sospechar a Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell que nos encontramos ante el primer enterramiento conocido. En aquella época, la sima estaba conectada con el exterior por una boca después cegada, y los investigadores creen que por allí tiraban los 'Homo heidelbergensis' a los cadáveres para que quedaran depositados al fondo de la cavidad. Los restos de la Gran Dolina son muy diferentes y mucho más antiguos. Datan de hace unos 800.000 años y corresponden a individuos de 'Homo antecessor' que, a partir de las huellas de descarnación que presentan los huesos, fueron víctimas de un banquete caníbal ritual. De un fenómeno cultural que, en opinión de Arsuaga, no era habitual. Pues bien, este simple puzzle es de imposible comprensión para Cardeñosa, que, gracias a la publicación de su libro, transmitirá su ignorancia a los lectores que se acerquen por primera vez a los hallazgos de Atapuerca.

El autor de 'El código secreto' dice que "aquellos supuestos antecesores no vivían en el interior de la Gran Dolina, sino que fueron arrojados, es de suponer que ya sin vida, por otros homínidos de la época. En realidad, la cueva vendría a ser el primer cementerio del que tendríamos constancia" (p. 175). Los adjetivos sobran ante esta muestra de ignorancia. Cardeñosa confunde la Sima de los Huesos con la Gran Dolina, y 'Homo antecessor' con 'Homo heidelbergensis', juntando de un plumazo medio millón de años de historia y mezclando episodios que no tienen que ver entre sí. Por ello, provoca la risa que alguien capaz de plasmar con tanta desvergüenza su ignorancia para que quede memoria histórica de ella en forma de libro la existente en forma de artículos y programas de radio es apabullante afirme que "todos podemos" elaborar nuestros propios árboles genealógicos sobre el origen del hombre, "no olvidemos la figura del más conocido experto del mundo, Richard Leakey, que decidió abandonar la universidad para investigar" (p. 44). Una desfachatez que se entiende mejor cuando Cardeñosa tampoco duda en adentrarse como elefante en cacharrería en el campo de la genética y nos descubre que "cada cromosoma [humano] puede tener más de 30.000 genes" (p. 202). ¡Impresionante! El número de nuestros genes oscila entre 30.000 y 40.000, según las estimaciones de los especialistas, frente a los alrededor de 100.000 que se creía hace unos años. Sin embargo, Cardeñosa habla de "más de 30.000 genes" en ¡cada cromosoma!, lo que multiplicado por los veintitrés cromosomas supondría que el genoma humano tendría unos 700.000 genes. Este error demuestra su categoría profesional y pone en su justo término la credibilidad que merece.

Una evolución teledirigida

Podría extenderme mucho más en esta crítica, pero voy, en este último tramo, a presentar en pocas pinceladas las disparatadas conclusiones del autor, deteniéndome, eso sí, en la idea que da origen al título. Cardeñosa se carga lo que sabemos de la evolución humana, basándose en pruebas que ningún científico considera como tales y apoyándose en material recopilado por antievolucionistas confesos como Michael A. Cremo y Richard L. Thompson. Así, concluye que ya había seres humanos en la época de los dinosaurios y que existieron 'Homo sapiens' en Europa, África y América hace decenas de millones de años. Todas esas Humanidades, sin embargo, se extinguieron y nosotros somos los descendientes de otra que surgió hace unos 150.000, lo que dice la 'ciencia oficial'. Mantiene Cardeñosa también que tenemos algo de neandertales, por mucho que hasta el momento lo que se ha demostrado es que no es así, y que de hecho homínidos que se creen extintos siguen habitando entre nosotros: neandertales serían los abominables hombres de Rusia y Asia Central, pero también algunas poblaciones de Marruecos; 'Homo erectus' serían "los 'hombres salvajes' de algunas islas asiáticas"; 'Australopithecus', los monstruos humanoides africanos; y 'Gigantopithecus', el Yeti y otros. "En definitiva, los eslabones de la cadena humana permanecen aún vivos sobre la faz de la Tierra, esperando el momento en que la ciencia se ocupe de ellos" (p. 378), sentencia el autor.

Bruno Cardeñosa titula su libro 'El código secreto' por la sencilla razón de que cree en una evolución teledirigida o, lo que es lo mismo, en una evolución que no es otra cosa que un creacionismo disfrazado. Para él, la vida no sólo llegó del espacio abraza la tesis de la panespermia, sino que "los mecanismos primigenios que dieron origen a la vida estuvieron regidos por unas 'leyes' ajenas a la evolución" y que "aquellas primitivas formas de vida tenían en su soporte interno algo parecido a una 'orden': evolucionar hacia formas más complejas. Disponían, en suma, de un 'código secreto' que señala que el objetivo último de la evolución es el 'Homo sapiens'" (p. 397). Ésta es la conclusión de una obra que pretende ser "un libro de denuncia que quiere poner sobre la mesa cientos de pequeñas pruebas e indicios que deberían obligar a los científicos a reescribir la historia", y que se desinfla como un globo en cuanto se leen las primeras líneas.

Aún así, dada la carga de profundidad antievolucionista y anticientífica de 'El código secreto', dados los disparates, las interpretaciones erróneas y las tergiversaciones que se suceden párrafo a párrafo, dado que el libro puede llegar a manos de lectores ingenuos que confíen en la veracidad de sus contenidos y en la sabiduría del autor, la comunidad científica en general y, en especial, los estudiosos de nuestro pasado más remoto arqueólogos y paleoantropólogos no han de permanecer en silencio y deben informar a la editorial (mail@grijalbo.com) de la basura que ha publicado. Si no, que nadie se queje si alguna vez la magnífica labor de divulgación que se está haciendo en nuestro país sobre hallazgos como los de Atapuerca sucumbe ante el empuje de los abanderados de la sinrazón y el oscurantismo.

Bruno Cardeñosa: 'El código secreto. Los misterios de la evolución humana'. Editorial Grijalbo (Col. "Huellas Perdidas"). Barcelona. 418 páginas.

Agradecimientos

A José María Bello por haberme guiado en algunos tramos oscuros, haber colaborado desinteresadamente en la búsqueda de información y haber aportado mejoras sustanciales al original. A Julio Arrieta, Pedro Luis Gómez Barrondo, Borja Marcos y Víctor R. Ruiz por haber leído el original con minuciosidad y haber detectado errores que, gracias a ellos, han sido subsanados. Cualquier error en este texto es responsabilidad exclusiva del autor.

© 2001, Luis Alfonso Gámez.

[Nota de la Redacción] * Al cierre de este número hemos sabido que sin motivo aparente la editorial Grijalbo ha decidido retrasar la distribución del mamotreto de Bruno Cardeñosa. Así, el libro "El código secreto", cuya salida al mercado era inminente, tardará dos semanas más en contaminar con sus despropósitos los estantes de nuestras librerías y las cabezas de sus futuros lectores. Probablemente sea tarde ya para evitar el atentado cultural que supone la edición de la presente obra pero lo que a buen seguro nadie puede negarnos es el derecho a mostrar nuestro descontento - en la dirección mail@grijalbo.com - con una política editorial que, en aras de un supuesto beneficio económico, desdeña la calidad de los contenidos de sus publicaciones.



ASTROGLÍFICA: INVENTANDO EL PASADO
César Esteban e Inés Rodríguez Hidalgo
TEMA: Arqueología
URL: http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf

ASTROGLÍFICA: INVENTANDO EL PASADO
Por: César Esteban e Inés Rodríguez Hidalgo

Astronomía, pirámides y especulaciones.

La astronomía y la arqueología son quizá las ciencias que más hacen volar nuestra imaginación al enfrentarnos a lo desconocido que habita en lugares lejanos del espacio y del tiempo. Los misterios del origen del Universo y el pasado del hombre alimentan un sinfín de especulaciones que desembocan -en muchas ocasiones- en la más simple y vacía pseudociencia.

Las Pirámides de Güímar han vuelto a ser escenario de un ciclo de charlas organizado por medios pseudocientíficos que ilustran lo lejos a que se puede llegar especulando fuera de los límites de la ciencia. Reuniendo nombres de relumbrón, profesionales del misterio, vendedores de best-sellers y científicos que se aventuran a proponer ideas con pies de barro, nos muestran una vez más por donde nunca podrá avanzar el camino del conocimiento.

El pasado mes de Junio se celebraron las jornadas “Solsticio 2001” en el Parque Etnográfico de las Pirámides de Güímar organizadas por el programa radiofónico “Esencia de Medianoche” y la conocida revista nacional “Más Allá”. Este año contaron con la participación del ingeniero Robert Bauval y el astrónomo Chandra Wickramasinghe que presentaron una serie de hipótesis más o menos atrayentes acerca de las pirámides egipcias de Giza y de su tan traída y llevada relación astronómica. Robert Bauval comenzó hace veinte años proponiendo una hipótesis relativamente razonable cuya idea principal es que los egipcios construyeron las tres pirámides principales (de Keops, Kefrén y Micerinos) como fiel reflejo de la disposición de las estrellas del Cinturón de Orión. Esta idea no encontró el eco que él deseaba entre los egiptólogos profesionales por lo que, desde entonces, ha seguido una huida hacia adelante con sus especulaciones enfrentándose abiertamente con el mundo académico e inventando la “astroglífica”, su peculiar forma de leer la simbología astronómica de los antiguos egipcios. Un detalle que Bauval no comenta en su libro “El misterio de Orión” es que la disposición de las estrellas y la de las pirámides se parecen sólo si giramos 180 grados los mapas. Bauval no se queda ahí y presenta el “gran plan de Giza” proponiendo que la disposición de las distintas pirámides de la IV dinastía (alrededor del 2400 a.C.) representa un mapa estelar incluyendo Orión y parte de la constelación de Tauro, mientras que el Nilo correspondería a la Vía Láctea. Este gran plan también tiene serios problemas pues no estarían representadas ni Rigel ni Betelgeuse, justamente las estrellas más brillantes de todo el conjunto. Por otra parte no se considera otra de las pirámides construidas por Snefru (padre de Keops), pero estos inconvenientes son ignorados por Bauval. No olvidemos que la hipótesis de partida sobre la que construye su “teoría” es que los egipcios representaron fielmente el cielo en sus monumentos, si esto no es cierto, como se ilustra en los dos ejemplos anteriores, toda su “teoría” flaquea desde los cimientos.

En su carrera personal hacia lo absurdo, Bauval encontró la colaboración de un periodista pseudocientífico, buscador de la Atlántida y escritor de best-sellers: Graham Hancock. Con su ayuda alcanzó el más difícil todavía, involucrando a la pobre Esfinge en todo esto. En su libro conjunto “El guardián del Génesis” presentan su hipótesis de que todo el complejo de Giza se construyó a lo largo de un dilatado periodo de tiempo y que representa la disposición de ciertos elementos celestes (las constelaciones de Orión y Leo y la Vía Láctea) en el momento del equinoccio de primavera en una época tan lejana como el 10.500 a.C. (¡8.000 años antes de la fecha comúnmente aceptada para la construcción de las grandes pirámides!). Por supuesto, esta interpretación se apoya en la identificación ad hoc de la Esfinge con la constelación de Leo, cuando no hay evidencia de que los egipcios identificaran ninguna constelación con forma de León hasta época helenística (siglo IV a.C.). Por otra parte, el gran problema de esta “teoría” es que implica asumir que a lo largo de muchos milenios, en ausencia de escritura y de una civilización técnica en la zona, se mantuvieron unos conceptos astronómicos muy avanzados, que incluían la precesión de los equinoccios (fenómeno descubierto oficialmente por los griegos en el siglo IV a.C.), así como una memoria fotográfica de la disposición del cielo con el transcurso del tiempo. Esta “teoría” plantea más problemas que resuelve, por lo que no nos ayuda a comprender mejor el pasado ni puede considerarse una teoría científica. Para realizar una revolución en ciencia hay que presentar teorías sólidas con pruebas contundentes y discutirlas abiertamente con otros científicos y especialistas. No se hace ciencia escribiendo únicamente libros para hacer negocio con el gran público, ni dando conferencias en ámbitos pseudocientíficos, donde confundimos creencias con supuestas ciencias y donde la crítica está ausente. Tampoco tachando de estúpidos a los científicos que no comparten las ideas de uno ni están investidos de la clarividencia para saber leer los “astroglifos” que los egipcios escribieron entre la tierra y el cielo para que Robert Bauval acabara simplemente inventándolos.

La charla de Wrickamasinghe fue para nosotros una sorpresa. Este astrónomo es catedrático en la Universidad de Cardiff y ha hecho contribuciones importantes en el campo de la física de las partículas de polvo interestelar. Desde hace mucho tiempo trabaja con Fred Hoyle, uno de los astrónomos más heterodoxos del siglo, un quijote que se ha quedado solo defendiendo teorías que han ido cayendo a su alrededor, como el modelo cosmológico de la creación continua o la panspermia (el origen cometario de la vida en la Tierra), tema éste en el que Wickramasinghe ha sido más activo junto a Hoyle. Hasta donde tenemos noticia, el tema del que este investigador habló en su charla de Güímar nunca ha sido presentado en ambientes científicos y con absoluta seguridad sería duramente criticado. Parte de una hipótesis ad hoc indemostrable: “las pirámides son tan impresionantes porque debieron obedecer a un gran fenómeno cósmico”; a partir de aquí intenta justificar este aserto con una complicada hipótesis, de la que no hay ninguna prueba fehaciente, sobre la caída periódica, desde hace 16.000 años, de los trozos de un gran cometa que sería el responsable de distintos hechos importantes de la historia de la humanidad (escogidos con total subjetividad y posiblemente de forma conveniente) ocurridos con una relativa periodicidad. En definitiva, una forma nada aconsejable de hacer ciencia.

El riesgo de ignorar.

Resulta curioso que frecuentemente se viertan en medios de comunicación frívolas opiniones sobre la carrera y el curriculum de los científicos, ignorando abiertamente su situación real. Se califica al “prestigio” de valor efímero y cuestionable y se loa con frases altisonantes el riesgo de presentar ideas heterodoxas, al parecer sólo asumido por los que no temen perder su acomodado y bien pagado lugar. Quienes nos dedicamos a la docencia e investigación en cualquier campo científico creemos que el verdadero prestigio sólo se consigue sobreviviendo al “Via Crucis” para obtener una plaza en un centro de investigación o universidad (de becario mal pagado, de profesor contratado uno y otro curso, de post-doc errante por el mundo...), y tras muchos años de duro trabajo, tras la transparente difusión de los descubrimientos en congresos y reuniones, la nada fácil publicación de los mismos en revistas especializadas con filtros rigurosísimos, y la colaboración con otros colegas, con frecuentes y acaloradas discusiones. ¿Estarán cambiando las cosas en el mundo de la Ciencia y nosotros sin enterarnos? ¿O es que hablamos de distinto prestigio? En cuanto al riesgo, si bien es esencial a la Ciencia, hay que distinguir la pura especulación, no comprobable ni falsable (es decir, que es imposible encontrar pruebas de su veracidad y de su falsedad), de ciertas atrevidas hipótesis de trabajo, que son sólo eso hasta su confirmación e incorporación a teorías auténticas (las que permiten hacer predicciones verificables). En cualquier libro de Filosofía de Bachillerato puede leerse una explicación sencilla de estos términos, del funcionamiento del método científico, y del carácter siempre provisional que da a la verdadera Ciencia su gloria. ¿Asumir riesgos? ¡claro!, los científicos lo hacemos cada día, probando diversos procedimientos, posibilidades y explicaciones; pero solemos tener la humildad y prudencia de no difundir nuestro trabajo hasta no considerarlo suficientemente fundamentado. También asumimos riesgos al someternos a una sana auto-crítica, y a la de nuestros colegas o los jueces de las revistas. Sólo unos pocos investigadores, siempre desde posiciones bien asentadas y remuneradas (de otro modo, si uno especula alegremente puede jugarse, además de la dignidad, el futuro...), se atreven a parir teorías tan atractivas como gratuitas. Eso sí, más que ante la quisquillosa comunidad científica, prefieren exponerlas ante un público no especializado, dudosamente capaz de criticarlas, ávido de maravillas y predispuesto a creerlas: es garantía de conseguir invitaciones, viajes por el mundo, éxito y popularidad a bajo coste, de gozar del reconocimiento de tantos que, boquiabiertos ante cualquier cosa que suene a Cosmos, a misterio y a historia, comulgan con ruedas de molino. La Ciencia trata de comprender el Universo que nos rodea, de traer más acá las grandezas y hermosuras cercanas y lejanas. Ir mucho más allá tiene sus riesgos: que a uno se le vaya el baifo y acabe desvariando.

[Nota] *El Dr. César Esteban y la Dra. Inés Rodríguez Hidalgo pertenecen respectivamente al
Instituto de Astrofísica de Canarias y al Departamento de Astrofísica de la ULL.
Con el presente artículo, que apareció publicado en el suplemento 2.c (nº 92) del diario La Opinión de Tenerife (26 de Julio de 2001), iniciamos en el Escéptico Digital un nuevo proyecto mediante el que queremos poner a disposición de todos nuestros suscriptores determinados artículos en formato PDF. El documento correspondiente a la versión con archivos gráficos del presente trabajo puede ser descargado desde http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf
Esperamos que esta iniciativa sea de vuestro agrado.



QUO VADIS QUO?
José Luis Calvo
TEMA: Historia

QUO VADIS QUO?
Por: José Luis Calvo

En su número de septiembre (nº 72), la revista Quo publicó un reportaje titulado Gente de Temple del que es autora la Sra. Ruth Pereiro Seco. Aunque en portada se anunciaba como “Secretos de la Historia: Últimos descubrimientos sobre los Templarios” nada hay de novedoso en él. Al contrario, se trata de un mero refrito de las elucubraciones esoteristas sobre la desdichada orden militar desaparecida tras un vergonzoso proceso en el S XIV.

Como si ello hubiera supuesto poco, los Templarios vienen siendo objeto desde el S. XVII de un intento de atribuirles saberes ocultos, doctrinas heterodoxas (cuando no francamente heréticas) desde el punto del vista del catolicismo por parte de una serie de movimientos rosacrucianos o masónicos que buscaban así el presentarse como los herederos de una tradición secular. Resulta paradójico que esas asociaciones secretas protesten por el proceso judicial y, simultáneamente, consideren a los Templarios como protagonistas de unos cultos que, de haber sido ciertos, hubieran justificado sobradamente las acusaciones y las condenas.

Frente a esas consideraciones ocultistas ha surgido la reacción de un grupo de historiadores preocupados, única y exclusivamente, por dar a conocer la realidad histórica del Temple apoyados en la abundante (aunque también se ha perdido mucha) documentación conservada.

Nada de esto ha sido considerado por la Sra. Pereiro que en su artículo se limita a ofrecer la versión esoterista en detrimento de la versión histórica, actitud tanto más criticable cuanto que se publica en una revista de divulgación científica y que, por ello, tiene la obligación de informar a sus lectores de la forma más veraz posible.

Las fuentes de (des)información de la Sra. Pereiro quedan bien claras en su trabajo. Contiene citas o referencias a las “investigaciones” de Jesús Callejo (periodista que ha publicado en las revistas Enigmas y Más Allá de la Ciencia), Michel Lamy (autor de “La otra historia de los Templarios” ¡¡libro que recomienda en la bibliografía!!), Louis Charpentier (autor de la delirante “El Enigma de la Catedral de Chartres”), Juan García Atienza (autor que no precisa mayores comentarios) y Fernando Díez Celaya (autor de “Los Templarios” ¡¡el otro libro recomendado en la bibliografía!!). Imagino la cara de sorpresa de cualquier persona que atienda sus recomendaciones y se encuentre con afirmaciones como que un capitel de la Catedral de Chartres representa una batalla en Tierra Santa en la que los Templarios emplearon el Arca de la Alianza como arma contra los musulmanes (Diez Celaya).

Sin cita expresa se pueden encontrar referencias a Javier Sierra (“Según algunos, éstas [se refiere a las Catedrales góticas] eran para los Templarios puertas de comunicación con el cielo y servían para tapar las del infierno.”) y a Fulcanelli. Por el contrario, las investigaciones históricas se limitan a una cita de Manuel Ángel de Lobeiras, sin ninguna referencia bibliográfica que permita al lector interesado profundizar en su conocimiento sobre este tema.

El trabajo resulta así necesariamente parcial y con graves errores históricos. Pese al intento de autojustificación de la autora que, en respuesta a la certera crítica aparecida de la mano de Julio Arrieta en elRINCÓNdelMAGUFO (http://www.magufos.f2s.com/), pueden encontrar en la dirección: http://www.magufos.f2s.com/articulos.php?articulo=172&respuesta=166 y que se basa en una supuesta intención de dar a conocer las dos versiones de un mismo tema, el resultado dista mucho de hace honor a dicho presupuesto. Ya sería grave que se diera la misma importancia a los trabajos basados en la documentación existente y a los que no pueden presentar otra credencial que la del convencimiento personal de su autor, pero es que además, y como ya hemos visto, no hay igualdad en el trato a ambas posturas.

La Sra. Pereiro dedica mucho más espacio (y resaltado mediante métodos gráficos como la inclusión en recuadros en rojo) a las teorías esotéricas mostrando además un nulo sentido crítico hacia éstas. Así podemos leer afirmaciones como las siguientes:

“¿Fueron todo invenciones para inculparles? Para el historiador francés Michel Lamy parece poco probable por la coincidencia de declaraciones en lugares distantes y por la veracidad de muchas de ellas.” En realidad, esas declaraciones no son coincidentes y fueron obtenidas mediante el uso o la amenaza de empleo de la tortura lo que permite poner en duda su supuesta veracidad. En los países en los que ésta no se empleó, los Templarios negaron dichas acusaciones, algo que el Sr. Lamy tiene a bien ignorar. Tomemos el ejemplo del Baphomet, el supuesto ídolo al que adoraban los Caballeros. Además de que sólo un pequeño porcentaje de los miembros de la Orden reconocieron tener conocimiento de él, las descripciones son tan contradictorias que sólo podemos atribuirlas a la pura fabulación. Para unos es una escultura de una cabeza con barbas, para otros es una cabeza femenina, para otros un gato, una pintura... los templarios de Carcassone creen que les están hablado de una representación de Mahoma... Incluso muchos templarios negaron a posteriori sus autoinculpaciones a sabiendas de que iban a morir en la hoguera como relapsos por ello.

“Pero una de las teorías que más se repite es que era el Arca de la Alianza, más relacionada con muchos con el arca perdida y con Indiana Jones, aventurero de cine inspirado en un personaje real. Esta poderosa “caja” que contenía las Tablas de la Ley se suponía que daba el poder al que la poseyera, pero podía asimismo ser mortífera para quien se acercara a ella. Hay, incluso, una teoría que afirma que en su interior se hallaba un fragmento de meteorito. El historiador Louis Charpentier cree que los templarios la encontraron en Jerusalén y la trasladaron a Francia; de hecho, en la catedral de Chartres aparece esculpida un arca trasladada en un carro.” Según la autora, ella se limita a plasmar las distintas teorías sobre el Temple sin entrar a valorar su veracidad. Es como si escribiera un artículo sobre el Darwinismo plasmando las creencias creacionistas sin criticarlas. Para cualquier persona que conozca algo la historia medieval, las afirmaciones de Charpentier son un continuo non sequitur por la total ausencia de pruebas. Primero tendría que demostrar que existía en esa época el Arca de la Alianza, que éste se encontraba en Jerusalén, que poseía realmente tales poderes, que fue encontrado por los Templarios, que éstos tienen algo que ver con la Catedral de Chartres... Como no hace nada de ello, sus teorías no son dignas de ser consideradas como tales.

“Pero además, parece que los templarios no escogían el emplazamiento de sus construcciones al azar. Tenían preferencia por lugares cargados de energía telúrica y de radiactividad –especialmente próximos a yacimientos de uranio-.” Esto ya supone añadir a la contumacia la contumelia. ¿Qué son esas energías telúricas de las que, hasta este preciso momento, no teníamos ninguna referencia? ¿Inventaron los Templarios el contador Geiger para ser capaces de localizar los yacimientos de uranio? Aún en ese supuesto ¿qué demonios se supone que hacían los Templarios con este elemento? ¿Bombas atómicas? En realidad, los Templarios procuraban asentarse en lugares estratégicos desde su doble misión de guerreros contra los musulmanes y de protectores de los peregrinos, aunque muchas veces se limitaban a ocupar los emplazamientos que se les donaban por particulares o por los distintos reyes. Esto resulta mucho más prosaico, pero es acorde a la realidad histórica.

“Resulta curioso que las ocho catedrales dedicadas a Nuestra Señora del norte de Francia –como Notre Dame de París- están situadas de tal manera que trazan sobre el terreno el dibujo de la Constelación de Virgo (la de la Virgen), pero invertido, como si la tierra fuera el espejo del cielo.” Esto no es ni siquiera falso. Por de pronto, en el norte de Francia hay muchas más de ocho catedrales dedicadas a Nuestra Señora (Notre Dame en francés). Además, las catedrales góticas suelen construirse en el solar de las catedrales románicas anteriores edificadas antes de que existieran los Templarios. Éste es el caso de Chartres y París sin ir más lejos. Por supuesto, esto elimina el supuesto plan de la Orden. Ítem más, las catedrales no tienen nada que ver con la Orden que, por ejemplo, en París tenían su propia iglesia desgraciadamente arruinada durante la Revolución Francesa. Por si fuera poco, el responsable de esta afirmación es Louis Charpentier (sí, otra vez él) que tomó las iglesias que le dio la gana eliminando aquéllas que le estropeaban la supuesta similitud con Virgo, sin tener en cuenta ninguna consideración de fecha de edificación e incluso añadiendo lugares de culto que no eran catedrales. Usando esa misma metodología acrítica yo puedo encontrar iglesias que dibujan la constelación de la Osa Mayor, de la Osa Menor y hasta la silueta del Oso Yogui.

“Todo parece indicar que existió una doctrina secreta en la Orden, dictada por un círculo interno del que sólo participaban unos pocos, y que habría sido destruida.” Esto... ¿qué es “todo”? ¿Las declaraciones de los Templarios obtenidas en el potro de tortura? ¿Las afirmaciones de los esoteristas cuatro siglos posteriores a los hechos y sin pruebas documentales de ningún tipo? Para ese viaje no hacen falta albardas.

“Los pasadizos subterráneos que recorrían sus encomiendas y la celebración de ceremonias especiales, en las que se escupía a la cruz de Cristo, según algunos testimonios de templarios, acrecentaron el misterio.” ¡Ondia! Multitud de castillos y pueblos medievales conservan restos de pasadizos subterráneos sin tener nada que ver con la Orden. Sencillamente, poseían una doble función militar, permitir la salida sorpresiva de las tropas sitiadas y la entrada de víveres y refuerzos. Si alguien tiene interés en ver estas construcciones le aconsejo una visita al pueblo de Astudillo (Palencia) en el que puede acabar literalmente harto de recorrer estancias y pasadizos subterráneos (y que no tienen ninguna relación con el Temple). Sobre la supuesta ceremonia de escupir la cruz (que se basa en “confesiones” obtenidas por los procedimientos ya expresados) aunque fuera cierta tendría una explicación mucho más prosaica que la negación de Cristo, comprobar el temple (permítaseme el juego de palabras) de los nuevos miembros que podían encontrarse por motivos de guerra en la elección entre su vida y la fe. Por desgracia para los proponentes de estas teorías de supuesto “ecumenismo”, los Templarios solían elegir su creencia en el Cristianismo a su propia vida. No fue extraño el caso de miembros de la Orden que caían prisioneros y preferían perder la cabeza a abrazar la religión musulmana.

“A partir de aquí surgen las preguntas: ¿No son muy pocos nueve hombres para custodiar toda Tierra Santa?” En efecto, pero ni el propósito inicial era custodiar toda Tierra Santa sino sólo proteger a los peregrinos y además no eran nueve hombres. En todo caso serían nueve caballeros con sus sargentos y tropas correspondientes (incluidos mercenarios turcos) además de que muy pronto dejaron de ser ese número (en el caso de que alguna vez lo fuesen).

“Por qué en nueve años no reclutaron a ningún otro caballero?” Porque sí lo hicieron. Lo siento por Guillermo de Tiro, autor posterior a los hechos narrados y que hoy sabemos que no tienen credibilidad entre otras cosas porque era un ferviente detractor del Temple. Existen otros autores como Miguel el Sirio, quien nos dice que cuando se celebró el Concilio de Troyes los Templarios eran más de treinta caballeros.

“¿Por qué ese interés en instalarse en el antiguo templo de Salomón?” ¿Acaso existía en 1.119 o 1.120 (fechas más probables que la tradicional de 1.118 para la fundación del Temple) el antiguo templo de Salomón? Dejando aparte tal barrabasada histórica, no hay pruebas de tal supuesto interés. El Temple se instala donde le dice el rey Balduino.

“¿Y por qué abandonaron riquezas y familia para llevar para llevar una vida de pobreza?” Pues por las mismas razones que lo hizo Francisco de Asís. Claro que igual éste resulta que también era Templario... Sencillamente porque eran cristianos de los S XII-XIII y XIV y creían que esa renuncia les acercaba a Dios y a la vida eterna prometida.

Podríamos seguir así hasta criticar todo el artículo porque contiene aún más afirmaciones dignas de cargar las tintas en su contra, pero creemos que esto es suficiente para dejar claro que es un muestrario de afirmaciones absurdas y/o injustificadas. Personalmente siento pena por el gol que se han dejado meter los editores de la revista Quo. Si siguen por este camino crucificarán no a Jesús o a Pedro sino a la Historia.



EL ENIGMA NEANDERTAL
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Antropología

EL ENIGMA NEANDERTAL
Por: Luis Alfonso Gámez

Kurtén, Björn [1978]: La danza del tigre [Den svarta tigern]. Edición y prólogo a cargo de Juan Luis Arsuaga. Trad. de Mercedes Rodríguez Sarro.
Ediciones Plot. Madrid 2001. 233 páginas. 2.995 ptas.

Hace unos 40.000 años, dos Humanidades se encontraron cara a cara en Europa. Los neandertales, que habían surgido en el continente, y los cromañones -nuestros antepasados-, que procedían de África. La tez de los primeros era pálida; la de los segundos, oscura. Blancos y negros, neandertales y cromañones, convivieron en Europa durante siglos, hasta que los primeros desaparecieron de la faz de la Tierra hace unos 30.000 años. Las causas de su extinción aún nos intrigan a los cromañones del siglo XXI, tanto al hombre de la calle como al estudioso de la evolución humana.

Uno de estos últimos fue Björn Kurtén (1924-1988), paleontólogo finlandés que, a la actividad científica, sumó la autoría de varias novelas. Hace un año, Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de Atapuerca, topó por casualidad con la versión inglesa de una de esas obras de ficción y le cautivó hasta tal punto que, inmediatamente, se propuso su publicación en español. La iniciativa llegó a buen puerto hace unas semanas, cuando apareció en las librerías 'La danza del tigre' (1978), un apasionante relato ambientado en la Europa de la Edad del Hielo, en el que Kurtén sugiere indirectamente cuáles pudieron ser, a su juicio, las causas de la desaparición de los neandertales, a las que nuestros antepasados no fueron ajenos.

Las novelas históricas -y más las prehistóricas- corren un riesgo: si el autor no es un especialista en la época, el rigor se sacrifica a menudo en aras de la ficción; si es un experto, es muy probable que la trama sucumba víctima de la erudición, de una lección magistral toscamente disfrazada de narrativa. En 'La danza del tigre', el equilibrio es, sin embargo, perfecto.

Estamos ante una novela de acción trepidante, repleta de sorpresas y bien escrita, que engancha desde la primera línea y que, además, es fiel a lo que los científicos saben e intuyen del oscuro periodo de convivencia entre neandertales y cromañones. No faltan elementos hipotéticos, confesados por el autor en el epílogo, como todo lo que se refiere a la creación de ejércitos prehistóricos; pero son licencias que no empañan, de ningún modo, el valor de la obra.

La acción arranca con una cacería de mamuts, algo habitual en la Europa de hace más de 30.000 años, un frío continente en el que el humano –fuera negros o blancos- era el predador más poderoso, junto a felinos como el tigre dientes de sable. La expedición se trunca y, a partir de ese momento,
uno de los cazadores, Tigre, ve cómo su vida cambia radicalmente. Cromañón, entra en contacto con Sauce, Abedul y Glasto -los neandertales usan nombres de vegetales; los invasores africanos, de animales- y comprueba que, a pesar de ser diferentes, 'los otros' portan también la esencia de la humanidad que él creía exclusiva de los suyos.

El lector asiste a ese descubrimiento al mismo tiempo que el protagonista y habrá momentos, más adelante, en los que se sentirá más próximo a los extintos neandertales que a los cromañones de los que desciende. Ése es, sin duda, uno de los grandes logros de Kurtén. Enamorado de los neandertales en la vida real, les dota en la novela de una humanidad creíble y deseable que, unida al cambio sufrido en los últimos años en la imagen popular de estos homínidos, hace que, como dice Arsuaga en el prólogo, nos parezcan «dignos de figurar entre nuestros antepasados, aunque probablemente no lo sean».



CERIVASTATINA. A RIO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES.
Julio Valer Corellano
TEMA: Bioética

CERIVASTATINA. A RIO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES.
Por: Julio Valer Corellano

La cerivastatina es un fármaco del grupo de las estatinas y comercializado por diferentes laboratorios con los nombres de Lipobay, Vaslip, Liposterol y Zenas-Micro. Actúa inhibiendo una enzima que regula la síntesis de colesterol. Reduce el nivel sanguíneo de LDL (low-density lipoprotein), una fracción del colesterol que interviene en la aterosclerosis y sus efectos sobre el organismo (cardiopatía isquémica, infartos y hemorragias cerebrales, aneurismas arteriales, etc).

Actualmente son los fármacos más utilizados para controlar la hipercolesterolemia. Si se utilizan correctamente, se debe recurrir a ellos cuando los niveles de colesterol no se pueden disminuir con una dieta adecuada y ejercicio físico. Desgraciadamente en muchos casos se recetan antes de aconsejar estas dos medidas.

Como cualquier fármaco tiene efectos beneficiosos y reacciones adversas, unas leves y otras graves. Estas últimas son raras y cuando se autoriza la comercialización de un medicamento se estudian los beneficios y los riesgos. Todas las estatinas (simvastatina, pravastatina, fluvastatina, atorvastatina, cerivastatina) pueden desencadenar en aproximadamente un 1% el desarrollo de una miopatia, con dolor y debilidad muscular que obliga a suspender el tratamiento, molestias que son reversibles; algunos casos pueden progresar y desarrollar rabdomiolisis e insuficiencia renal (fallo renal) secundaria, complicación muy grave pero poco frecuente. El riesgo se incrementa cuando se combina la cerivastatina con otros fármacos (gemfibrozilo, ácido nicotínico, ciclosporina y eritromicina), por lo cual se recomendaba no asociarlos.

Antes de autorizar la comercialización de un medicamento, es necesario realizar ensayos en animales, ensayos clínicos con voluntarios y otros estudios. Una vez autorizado como especialidad farmacéutica, es decir, que se permite su venta en farmacias, existe un control posterior para prevenir posibles reacciones y efectos que no se presentaron en los ensayos clínicos. De ello se encarga el Sistema Español de Farmacovigilancia. Los datos de las reacciones adversas los comunica el personal sanitario a los Centros de Farmacovigilancia de las Comunidades Autónomas. El Ministerio de Sanidad y Consumo mediante la Agencia del Medicamento centraliza toda la información suministrada por cada centro.

Con la cerivastatina se comenzaron a observar un número elevado de casos de rabdomiolisis. El 65% de ellos estaban producidos por la combinación con gemfibrozilo. La Agencia del Medicamento, tras recoger y contrastar los datos recibidos de todas las Comunidades Autónomas, elabora una comunicación con fecha 30 de mayo de 2001 (ref:2001/03 de 30 de mayo de 2001) en la que recuerda que la cerivastatina no debe utilizarse en combinación con gemfibrozilo y otros fármacos y recomienda no superar determinadas dosis en la administración del primero, ya que el riesgo de rabdomiolisis se incrementaba.

Posteriormente ante la persistencia de casos emite otro comunicado en el que modifica la ficha técnica y el prospecto de las especialidades farmacéuticas con principio activo cerivastatina. En él se incluye como contraindicación absoluta la administración concomitante de cerivastatina y gemfibrozilo. En los prospectos anteriores solamente se advertía que se habían descritos casos con dicha asociación. Asimismo volvía a recordar que no se debían sobrepasar unas dosis determinadas y recomendaba a los profesionales sanitarios (médicos y farmacéuticos) la necesidad de informar al paciente del riesgo y de ponerse en contacto con su médico ante la aparición de dolor o debilidad muscular.

En los medios de comunicación salieron diversos expertos recordando estas recomendaciones. A las pocas semanas, se conocen las primeras demandas en Estados Unidos y comienza la ceremonia de la confusión: primera demanda europea en Francia, polémica en Alemania, el Lipobay es el medicamento comercializado por los laboratorios Bayer; ADEPA y su “responsable” Dña. Carmen Flores busca a través de su página web y otros medios, enfermos afectados. Empiezan a contabilizarse: uno, dos, tres, diez, catorce, ....Se contabiliza a cualquier persona fallecida y que tomaba la cerivastatina sin averiguar la causa de la muerte. Esta podía ser un infarto de miocardio, una rotura de un aneurisma abdominal, una hemorragia cerebral , daba igual que estuviera o no relacionada con el fármaco. La Sra. Flores se encarga de “asesorar” a las familias y pacientes, recomendándoles a un abogado. Los profesionales del derecho amenazan con poner demandas, denuncias, por vía civil, penal, antes de estudiar el caso, conocer el historial clínico y otras circunstancias. El 8 de agosto la Agencia del Medicamento ante la solicitud del laboratorio farmacéutico Bayer S.A. se suspende cautelarmente la comercialización de todas las especialidades farmacéuticas con cerivastatina. En la nota informativa la Agencia del Medicamento aclara: “El motivo de esta suspensión radica en que, a pesar de las precauciones adoptadas por las autoridades sanitarias de los diferentes países en que se comercializa cerivastatina, de las que se dio cumplida información en nuestras anteriores notas informativas de 2 de julio (referencia 2001/06) y de 30 de mayo de 2001 (referencia 2001/3), se sigue detectando el uso asociado de cerivastatina y gemfibrozilo. Como ya se ha informado repetidamente, la asociación de estos dos principios activos aumenta el riesgo de rabdomiolisis, trastorno cuya gravedad hace que el balance beneficio/riesgo del tratamiento con cerivastatina sea desfavorable.”

Mientras tanto los medios de comunicación publican noticias de agencia, se escriben artículos sesudos por “expertos” que no saben lo que es la cerivastatina, ni la rabdomiolisis. Algún abogado llega a afirmar, en un artículo, que el fármaco no ha pasado los ensayos clínicos previos y plantea la posibilidad de una responsabilidad del Ministerio de Sanidad y Consumo, los periodistas demuestran una total ignorancia sobre el Sistema de Farmacovigilancia Español, los centros de farmacovigilancia de las Comunidades Autónomas, la Agencia del Medicamento y muchas otras cosas más. La Agencia del Medicamento reconoce un determinado número de casos que se les ha comunicado oficialmente. ADEPA muchos más, según sus informaciones extraoficiales y después de “analizar detenidamente” los casos. Hasta el día de hoy se siguen publicando noticias irresponsables y falsas. Algunas diputadas y senadoras de la oposición, se acercan, atraídas por el ruido del río revuelto, y realizan declaraciones lamentables. En este asunto demasiada gente quiere pescar peces, a costa de la desgracia de los demás. ADEPA y sus abogados están aconsejando de forma incorrecta a los familiares y pacientes. Por vía penal no va a prosperar ninguna denuncia contra Bayer y por vía civil tampoco, ya que se conocían los riesgos de rabdomiolisis, sobre todo cuando se asociaba con gemfibrozilo.

Con este artículo espero aclarar un poco este lamentable asunto. No obstante, después de varios meses podremos analizar más tranquilamente esta historia, cuando las aguas se remansen.



SIR FRED HOYLE (1915-2001): EL ASTRÓNOMO DESCONTENTO
Javier Armentia
TEMA: Astronomía

SIR FRED HOYLE (1915-2001): EL ASTRÓNOMO DESCONTENTO
Por: Javier Armentia

En 1993, la revista de divulgación sobre astronomía Sky & Telescope promovió un concurso entre sus lectores para dar un nuevo nombre a la teoría cosmológica actualmente aceptada, que es conocida desde los años 40 como “BIG BANG”, es decir, “la Gran Explosión”. Entre otras razones, decían los promotores del cambio, la teoría no postula una explosión tal y como se entiende esa palabra en el lenguaje cotidiano. Además en el argot juvenil estadounidense, “Big Bang” tiene más connotaciones sexuales de lo que parece oportuno para un término que se explica en las clases de bachillerato (algo así como “polvazo”). Para colmo, este nombre venía de uno de los principales detractores del modelo, quien lo había usado en tono sarcástico.

El hombre que nombró al Big Bang acaba de morir, a los 86 años de edad. Se llamaba Fred Hoyle, Sir Fred Hoyle, británico y uno de los principales astrofísicos del siglo XX, no sólo por ese bautizo, sino por sus muchos méritos y, curiosamente, también por sus deméritos, algo que puede resultar curioso para el profano en el mundo de la ciencia. Lo que era casi obvio es que la iniciativa de cambiarle el nombre a la teoría cosmológica no cuajó: un año después, Sky & Telescope declaraba desierto el premio, porque, reconocían, la popularidad del término “gran explosión”, el éxito que había tenido la broma de Fred Hoyle, hacía inviable cambio alguno.

Lo cierto es que Hoyle fue uno de los grandes críticos del modelo cosmológico aceptado, un conjunto de teorías que parten de la relatividad general y la física cuántica para dar una visión de conjunto al origen y la evolución del Universo. En los primeros años tras la II Guerra Mundial, los físicos desarrollaron las ecuaciones de la teoría de la gravitación de Einstein, generando modelos que pudieran explicar cómo era el Universo en conjunto. Las soluciones matemáticas explicaban la expansión del Universo, un fenómeno que había sido comprobado en los años 20 por astrónomos como Humason y Hubble. Y, cabía imaginarse, si todo se expandía, era porque antes había sido muy denso (y muy caliente) y en un momento inicial había comenzado a crecer. La teoría de Gamow y otros cosmólogos era sorprendente: ponía un origen determinado en el tiempo para el Universo. Y esto chocaba con una idea bien extendida en la física de que el Universo tenía que ser eterno. Fred Hoyle, que aparte de ser un gran investigador era un no menos grande divulgador científico, acuñó el término “big bang” para referirse a esta teoría, descartándola por impropia, en una serie de charlas por la radio británica.

Hoyle creía que el Universo era eterno y que, por lo tanto, el Big Bang venía de malinterpretar los datos. Frente a este modelo, el astrónomo apoyaba un modelo eterno, en el que la expansión se justificaba con una especie de creación continua y limitada de átomos de hidrógeno. La teoría desarrollada por Gold y Bondi, junto a Hoyle, tuvo cierto éxito en los años 50, y fue conocida como “el estado estacionario”. El debate entre ambos modelos tuvo mucho de científico, y de hecho el descartar finalmente al estado estacionario se debió a la acumulación de pruebas observacionales que iba teniendo el Big Bang; pero también era ideológico. Se suele contar la anécdota de que el primer congreso sobre el Big Bang lo patrocinó el Vaticano, frente al primer congreso sobre el estado estacionario que se hizo bajo los auspicios del Kremlin soviético. En la actualidad, sin embargo, y aun reconociendo que el modelo cosmológico del Big Bang sigue dando algún que otro problema para poder explicar lo que observamos del Universo, se reconoce como el estándar sobre el que se trabaja, mientras que la teoría que fue rival hace medio siglo ha quedado como curiosidad histórica. Sin embargo, Hoyle mantuvo su adhesión a un Universo eterno hasta su muerte, aunque admitiendo periodos de expansión y periodos de contracción en su desarrollo.

La labor de “Pepito Grillo” de Fred Hoyle fue, en cualquier caso, un importante acicate para que los cosmólogos refinaran su teoría. Su nombre era uno de los más citados, aunque solo fuera para criticarle. Y lo cierto es que, a menudo, sus incisivos comentarios eran capaces de promover nuevas investigaciones. Un ejemplo de esto (no el único, porque entre los 50 y los 70 pocos campos de interés dejaron de ser tocados por este activo hombre de ciencia) lo constituye una de las principales aportaciones de Hoyle a la astrofísica, el establecimiento de lo que se llama nucleosíntesis estelar. Gran parte de las especies atómicas que existen en el Universo, casi todos los átomos que no sean Hidrógeno y Helio, pues éstos se formaron principalmente durante los primeros minutos del Universo, se forman en el núcleo de las estrellas. Las condiciones de temperatura y presión existentes en el centro de una estrella permiten la fusión nuclear. Todos los elementos, hasta el hierro (es decir, entre otros el carbono, el nitrógeno o el oxígeno tan necesarios para la vida) se forman en sucesivas reacciones nucleares en el interior estelar. Para hacer los elementos de mayor peso que el hierro, se requieren explosiones gigantescas de estrellas, las supernovas. La teoría que explicó todo esto fue desarrollada inicialmente por Hoyle, y establecida con otros tres científicos: su alumno Fowler (quien recibió el Premio Nobel entre otras cosas por ello) y el matrimonio Burbidge.

Tenía fama de carácter agrio, aunque posiblemente era la terquedad con que mantenía sus opiniones la que creara ese mito: sus alumnos a lo largo de muchos años de docencia y de responsabilidad como investigador jefe en numerosos proyectos suelen hacer notar su gran valía humana. Pero siempre fue díscolo: entre el 66 y el 72 dirigió el Instituto de Astronomía Teórica de Cambridge, de donde salió dando un portazo por diferencia de criterios con otros astrónomos. Quizá esa ruptura fue la que propició el despertar de lo que Hoyle creyó una nueva ciencia: la Panspermia, es decir, la idea de que la vida no es original de la Tierra, sino un fenómeno común en el Universo que fue “plantada” en nuestro planeta.

Hoyle, en la Universidad de Cardiff, con su colega –primero alumno- Chandra Wickramasinghe, fue desarrollando esta teoría que, a pesar de sus esfuerzos, no ha conseguido ser aceptada, sino que está encasillada dentro de las “heterodoxias” del mundo de la ciencia que se miran con cierta compasión por ser un trabajo honrado de científicos que, por mucho convencimiento que tienen, no logran probar sus teorías. A lo largo de los años, sus propuestas han ido siendo cada vez más exóticas: que las epidemias de gripe vienen montadas en cometas como el Halley, que la evolución humana que proponer el darvinismo no funciona (frente a la abrumadora evidencia en contra) o, más recientemente, que la encefalopatía espongiforme bovina se debía a microogranismos que caen sobre la Tierra los meses de invierno.

Aunque obcecado en estas teorías, Hoyle no dejó de ser un gran divulgador y docente, amante de las discusiones y prolífico escritor de ficción, en concreto de ciencia-ficción. Sus investigaciones sobre el origen del sistema solar, la formación de las galaxias, la estructura del universo o los cuásares quedan como prueba de su gran talla científica.

El Boeing 747 y el Archaeopteryx

En su libro “Matemáticas de la Evolución”, publicado a finales de los 80, Hoyle describía la imposibilidad de que el ADN se formara de manera casual. Decía: “tengamos en un desguace las piezas necesarias para construir un Boeing 747, desmontadas y desordenadas. Entonces llega un tornado y atraviesa la zona. ¿Cuál es la posibilidad de que después nos encontráramos allí el avión completamente montado y listo para volar?”. La probabilidad de este suceso, según Hoyle, era la misma –o incluso menor- de la que el ADN se formara de manera casual. La imagen resultaba tan llamativa que desde entonces ha sido utilizada constantemente por los críticos de la evolución. Sin embargo, no tiene mucho sentido: el ADN no se formó desde cero, sino a través de procesos intermedios. Por otro lado, calcular las probabilidades de un hecho, tras haber sucedido éste, es una falacia: continuamente asistimos a hechos improbables, que suceden por azar.

Este es un ejemplo de las críticas de Hoyle a la evolución. Uno de los razonables, al menos, porque en 1986 se embarcó en una extraña cruzada pretendiendo que los fósiles existentes del dinosaurio volante Archaeopteryx no eran sino una falsificación destinada a favorecer al darvinismo. Resulta curioso este obcecado ataque, en el que malinterpretaba datos, acusaba de fraude a científicos desaparecidos o, simplemente, metía la pata hasta el fondo (hasta el punto de afirmar que los fósiles eran falsificaciones de cemento). ¿Un síntoma de vejez?



¿LE HA LLEGADO LA HORA A J.J. BENÍTEZ?
Javier Cavanilles
TEMA: Ufología

¿LE HA LLEGADO LA HORA A J.J. BENÍTEZ?
Por: Javier Cavanilles - Valencia

Aunque parezca increíble, las horas de Juan José Benítez como gran investigador del fenómeno ovni, sábanas santas, conspiraciones y un largo etc pueden estar contadas. Y no por las críticas a las que se le somete desde éstas y otras páginas, sino por la pequeña rebelión que se está produciendo entre sus seguidores, tal y como refleja el foro de su página web en los últimos meses
().

Los motivos principales de la caída en desgracia del insigne investigador son tres: la veracidad de
Caballo de Troya, la relación de esta novela con El Libro de Urantia y la decisión del navarro de cobrar 3 dólares a sus seguidores para poder acceder a su página web.

Caballo de Troya

Por increíble que parezca, son muchas las personas que creen que CdT es totalmente verídico. A lo largo de su vida, Benítez se ha mostrado vacilante. Lo mismo ha dicho que todo es cierto, que ha asegurado que hay fragmentos novelados a partir de hechos reales. En todo caso, en su página web asegura que cree “absolutamente” en lo esencial. Pese a todo, no hay “nada” en su libro que haga pensar que se trata de una obra de ficción, ni una sola frase en más de 500 páginas lo indica. La introducción, en la que cuenta como llegó hasta los documentos que constituyen el grueso de esta
obra, está plagada de referencias a nombres y situaciones reales (y no sólo el viaje del Rey a EEUU en 1980) para dar más credibilidad al relato.

En eso estaban los devotos del investigador cuando, a finales de mayo, un internauta colombiano descubre que en las primeras 21 ediciones (por lo menos) de CdT en su país hay un epílogo que ya no se incluye, y que no ha aparecido en ningún otro lugar donde el libro ha sido publicado. El texto
dice textualmente (el subrayado es mío):

A manera de epílogo:

El segundo gran viaje del mayor es relatado en un volumen de próxima edición. Al poner punto final a esta primera aventura - y después de no pocas dudas- me he decidido a clarificar algunos extremos que, quizá, de no hacerlo, podrían sembrar cierta confusión entre las personas que vienen siguiendo mi trabajo como investigador. Huelga decirlo pero, hasta Caballo de Troya, mis 19 libros anteriores - excepción hecha de “Sueños” y “A solas con la mar”- han sido el fruto de una intensa y honesta investigación. Todo cuanto aparece en ellos es absolutamente real. Pero, a partir de Caballo de
Troya, mi trabajo como escritor ha empezado a experimentar un desdoblamiento. Me atrae también la novelística y, entre mis proyectos inmediatos, figura la elaboración de una docena de novelas, todas ellas basadas - eso sí - en hechos o documentaciones reales. El libro que el amigo lector tiene ahora mismo entre sus manos - Caballo de Troya - es, por tanto, un primer ensayo novelístico. Una novela, en suma, donde la ficción florece perfectamente enlazada con hechos, documentos e informaciones técnicas, médicas, históricas y científicas objetivas y comprobables. Sólo la figura
del mayor y, lógicamente el “traslado” del módulo al año 30 de nuestra Era son ficción pura. La documentación norteamericana, en cambio, en la que se narran los sucesos y enseñanzas vividos por Jesús de Nazaret en aquellos últimos once días de su vida es rigurosamente auténtica. Existe, por
supuesto y, en definitiva, ha sido el soporte para la creación de dicha novela. Ésta, en mi opinión, es la parte noble de todo el trabajo.

Naturalmente - y mientras Dios lo quiera- seguiré investigando el fenómeno “ovni” y sus múltiples ramificaciones. Pero ambos campos -la investigación pura y la creación novelística- quedarán siempre perfectamente delimitados. Así lo exige un mínimo de honradez y transparencia”.
(Firmado: J. J. Benítez)
(Se puede consultar una copia escaneada en )

Sólo hay que ver el foro de la página de Benítez para ver como ha reaccionado el personal. A esto habría que sumar el hecho de que CdT no ha sido publicado nunca en Estados Unidos, lo que ha sorprendido a más de un lector, ya que el FBI, el Ejército, y los servicios secretos de aquel país
forman parte de la conspiración contra JJ Benítez. Tampoco hay rastro de algún investigador norteamericano que cite CdT o haya realizado una investigación independiente sobre este asunto.

El Libro de Urantia.

Para quien no lo conozca El Libro de Urantia (LU) es una recopilación de textos que fueron “transmitidos” a un grupo de contactados entre 1934 y 1935 en Chicago. El colectivo estaba liderado por William S. Sadler, un “médico-psicólogo” con cierta debilidad por las teorías sobre supremacía racial. Cómo se envió el mensaje y quién fue el primero en recibirlo es un misterio que no conocen ni sus adeptos, ya que, según ellos, lo importante es el contenido. En LU, además de la clásica cosmovisión de varios planos y niveles de existencia, hay extensos pasajes dedicados a la vida de Jesús en los que, según sus seguidores, se ha inspirado Benítez. El navarro siempre ha negado esta relación entre su obra el LU, aunque en “el Testamento de San Juan” agradece a la Fundación Urantia (www.urantia.org) el haberle dejado consultar sus textos, que él mismo considera auténticos . Según sus lectores, Benítez también utilizó el LU para Sueños, La Rebelión de Lucifer, Mágica Fe y A 33.000 pies.

En el epílogo antes citado, el propio Benítez asegura que: “Sólo la figura del mayor y, lógicamente el “traslado” del módulo al año 30 de nuestra Era son ficción pura. La documentación norteamericana, en cambio, en la que se narran los sucesos y enseñanzas vividos por Jesús de Nazaret en aquellos últimos once días de su vida es rigurosamente auténtica. Existe, por supuesto y, en definitiva, ha sido el soporte para la creación de dicha novela”.

La alusión a LU como fuente parece indiscutible.

Cuota de acceso.

Durante sus primeros meses de existencia de su página web (comenzó en septiembre de 2000), JJ Benítez cobraba 3 dólares por acceder. Las críticas eran cada vez más fuertes en su foro por lo que, en julio de 2001, anunció que el acceso sería gratis y que devolvería a sus seguidores el dinero que hubieran pagado. Visiblemente molesto por la actitud de sus lectores, Benítez les dedicó las siguientes líneas en su sección Al Sur del Sur:

¿ESTAN LOS IGNORANTES Y MALINTENCIONADOS DISPUESTOS A REGALARME 200.000 DOLARES?
No es nuevo ni me sorprende. En los últimos treinta años he padecido toda clase de críticas. Una de las más manoseadas era la de "mercantilista". Desde hace algunas semanas, esas calumnias -hábilmente jaleadas por los intoxicadores de siempre- han alcanzado límites sangrantes. Se ha llegado a decir en la Red que tendría que regalar mis libros.
Lo que no cuentan esos ignorantes o malintencionados es que los escritores poco o nada tenemos que ver con el aparato editorial. Recibimos un 10 ó un 5 por 100 del precio de venta al público. Eso es todo. Y de ahí debo pagar las costosas investigaciones y mi propia supervivencia. ¿Qué se supone que debo hacer?
Pero lo más diabólico de esas críticas es que dibujan mi trabajo como algo indigno. ¿Indigno porque mis libros tienen un precio?.
Muy bien...Hagamos un trato.
Mis próximas investigaciones tendrán un coste aproximado de 200.000 dólares (unos 40 millones de pesetas). ¿Están dispuestos cuantos me critican y acusan de "mercantilista" a regalarme esa cantidad?. Si fuera así, la información obtenida podría ofrecerse gratuitamente...
Y les adelanto algo... Se cumplirá el viejo adagio: una cosa es predicar y otra dar trigo...

Lejos de arreglarlo, Benítez metió más la pata. Un internauta respondió:

"Viendo lo estúpidos que somos, hagamos un pequeño análisis de lo que J J Benítez ha dicho en Al sur del sur
El ha dicho que cobran del 5 al 10 % del total de la venta, bueno veamos un ejemplo de unos de sus libros (que ni se compara con los CdT), en este site encontramos información del libro "Existió otra humanidad" en dicho
articulo dice "21 ediciones. Novecientos mil ejemplares vendidos.
Consideremos que este libro se puede comprar por alrededor de 9 U$S, entonces 9 x 900,000 = 8,100,000. UUUAAAAUUUUU !!!!! el 10% es 810,000 U$S !!!
Y a J J Benítez no le alcanza ?!?!?!
No quiero ni saber lo que dejaron los Caballo de Troya !!!
Bueno, desquitado, un abrazo a nuestro hermano J J Benítez.
Juan
Por favor hermano, no seas tan impulsivo, y no nos tomes de estúpidos, piensa en lo que dices".

Con esta triple polémica como telón de fondo, J J Benítez anunció durante la última actualización de su página (el pasado 7 de agosto) que “congelaba” su funcionamiento. El motivo, un investigación que llevará a “Israel, Jordania, Argelia, Libia, Mali, USA, América del centro y del sur, Islas
Azores, Francia e Italia”. Es decir, un mes más tarde de insultar a su lectores por pedirles dinero para seguir investigando, cierra la fuente de ingresos y se va a investigar. Si no fuera porque estamos hablando de Benítez, podría sonar extraño... Como si quisiera desaparecer del mapa una temporada.



CIENCIA Y RELIGIÓN EN EE UU
Francisco J. Ayala
TEMA: Creacionismo
URL: El Correo http://www.elcorreodigital.com/

CIENCIA Y RELIGIÓN EN EE UU
Por: Francisco J. Ayala

La Junta de Educación de Kansas votó el 11 de agosto de 1999 eliminar -con seis votos a favor y cuatro en contra- de los currículos de los colegios y escuelas estatales toda referencia al origen y evolución del universo, de los organismos y de los humanos. En los comicios del 7 de noviembre de 2000, cuatro de los seis votantes a favor de esa decisión fueron candidatos, pero tres no fueron reelegidos, precisamente por su oposición a la enseñanza de la evolución. La nueva Junta de Educación ha votado restituir la enseñanza de la evolución en las escuelas y colegios del Estado.

Kansas es parte del ‘Cinturón de la Biblia’ que incorpora a la mayoría de los Estados del sur, donde predomina el fundamentalismo cristiano, sobre todo en las iglesias bautista y metodista, y en dos sectas derivadas de ellas, respectivamente, los Adventistas del Séptimo Día y la Iglesia Pentecostal.

La Declaración de Independencia de 1776 y la Constitución de 1787 son documentos eminentemente liberales, frutos del racionalismo iluminista de Jefferson, Franklin, Adams, Madison y otros fundadores de la República. Pero el persistente fundamentalismo cristiano se remonta a los primeros colonizadores de Boston y Nueva Inglaterra, llegados a partir de 1620, y a quienes se les conoce como los Peregrinos. Venían de Inglaterra y Holanda, huyendo de naciones donde se les perseguía por sus creencias religiosas fundamentalistas.

Los fundamentalistas mantienen que la Biblia debe ser interpretada literalmente. De poco sirve que teólogos y obispos, tanto católicos como protestantes, prediquen que no hay conflicto radical entre la ciencia y la fe cristiana. Juan Pablo II afirmó, en octubre de 1996, la validez científica de la teoría de la evolución en un discurso a la Academia Pontificia de Ciencias. El Papa había dicho ya en 1981: «La Biblia nos habla de los orígenes y composición del universo no para proveernos de un tratado científico, sino con el propósito de establecer las relaciones apropiadas del hombre con Dios y con el universo. Las Sagradas Escrituras tratan simplemente de declarar que el mundo fue creado por Dios, y a tal fin se expresan en los términos de la cosmología en uso en los tiempos del autor sagrado. Al mismo tiempo, la Biblia desea instruir a todos los humanos de que el mundo fue creado para el servicio del hombre y la gloria de Dios. Cualquier otra enseñanza sobre el origen y constitución del universo es ajena a las intenciones de la Biblia, cuyo propósito no es enseñarnos cómo fue creado el firmamento, sino cómo ir al cielo».

La Constitución de EE UU establece que el Estado no puede ni propugnar ni prohibir la enseñanza de ningún credo religioso. No obstante, los fundamentalistas han buscado subterfugios para promover la enseñanza de la Biblia y excluir la evolución del currículo escolar. Durante las primeras décadas del siglo XX, Tennessee, Arkansas y otros Estados promulgaron leyes prohibiendo la enseñanza de la evolución en las escuelas y colegios estatales. En 1968, el Tribunal Supremo dictaminó que tales leyes eran contrarias a la Constitución.

Una nueva estrategia de los fundamentalistas fue entonces promover leyes que mandaran que la teoría evolucionista se enseñara juntamente con la narración bíblica de la creación del mundo, pretendiendo que ésta es también una hipótesis científica. La primera de tales leyes, promulgada en Arkansas en 1981, fue declarada anticonstitucional en un juicio al que fui llamado a comparecer como testigo ‘experto’. Luisiana promulgó una ley semejante que el Tribunal Supremo declaró también contraria a la Constitución. Yo participé en esta ocasión como redactor del borrador del texto científico que ocupa la mayor parte de un documento (‘Amicus Brief’) presentado por la Academia Nacional de Ciencias.

Los fundamentalistas alegan que la evolución, como dicen los mismos científicos, es una ‘teoría’, de lo que se sigue que no tiene validez científica, pues no es un ‘hecho’. La ciencia se basa en la observación, dicen, pero nadie ha observado el origen y evolución del universo o de las especies.

Pero lo que se observa en ciencia no son las proposiciones de las teorías, sino sus consecuencias. La teoría heliocéntrica de Copérnico afirma que la Tierra gira alrededor del Sol. Nadie ha observado tal cosa, pero sí sus consecuencias numerosas. Aceptamos que la materia se compone de átomos, aunque nunca los hemos visto.

De manera semejante, la teoría de la evolución afirma, por ejemplo, que los humanos y chimpancés descienden de antepasados comunes, que vivieron hace sólo unos millones de años. Se deduce de tal proposición que las dos especies deben ser muy semejantes genéticamente, como se comprueba al observar que el 98% de nuestro ADN es idéntico al de los chimpancés, y con muchos otros experimentos.

Un error de los fundamentalistas es no reconocer que la palabra ‘teoría’ tiene significado diferente en la ciencia y en el lenguaje común. En lenguaje ordinario, ‘teoría’ significa algo con poco fundamento, como cuando digo a mis amigos que «tengo mi propia teoría sobre quién fue el asesino del presidente Kennedy». En ciencia, ‘teoría’ se refiere a una explicación científica de amplia envergadura y consecuencias importantes apoyadas por la evidencia. Así, la teoría atómica explica por qué oxígeno e hidrógeno se combinan de una manera particular, con arreglo a la fórmula H2O, que es el agua.

«Darle a cada uno su oportunidad», el sentido de lo que llaman ‘fair play’, es algo profundamente arraigado en la personalidad estadounidense. Esta inclinación a ser ‘fair’, o imparcial, predispone a los americanos a tolerar la enseñanza de ideas contradictorias. Así, en una encuesta de Zogby llevada a cabo en enero de 2001, el 57% de los americanos es partidario de que se enseñen en las escuelas tanto el creacionismo como el evolucionismo. (El 21% quiere que se enseñe sólo la evolución; el 12%, sólo el creacionismo; y el 6% no está seguro.)

En la enseñanza científica, tal imparcialidad está fuera de lugar. Vivimos en un mundo penetrado por los avances precisos de la ciencia y la tecnología: automóviles y aviones, puentes y rascacielos, teléfonos y ordenadores, medicamentos y cirugía, etcétera. Cuando tomamos un antibiótico, subimos a un avión o cruzamos un puente, contamos con que están construidos con arreglo a principios científicos: la evolución en vez del mesmerismo, el heliocentrismo en vez de la astrología, la mecánica newtoniana en vez de la teoría humoral.

La enseñanza religiosa tiene su lugar apropiado en la familia, la iglesia y los centros religiosos, pero no en las asignaturas científicas. En los colegios estatales americanos, donde debe mantenerse la imparcialidad religiosa, es posible estudiar la Biblia y las doctrinas religiosas cuando se enseña la historia de las religiones o de las ideas. La Biblia y el cristianismo han jugado un papel crucial en la historia del mundo occidental. Pero enseñar la narración del origen del universo del ‘Génesis’ como si fuera una teoría científica es un insulto tanto contra la religión como contra la ciencia.



VOLVER A LIGAR
Larry A Gray
TEMA: Religión

VOLVER A LIGAR
Por: Larry A. Gray
Versión en español por: Miguel Ángel Lerma (ARP-SAPC Traductores)

En conversaciones con mis compañeros culturalistas éticos he notado que la palabra religión se usa frecuentemente en tono peyorativo, a pesar del hecho de que la sociedad no teísta Ethical Culture se fundó con la intención de ser una organización religiosa. En los escritos de Pique, boletín de la Secular Humanist Society de Nueva York (que yo leo en gran medida con aprobación) la religión invariablemente se menciona de forma despectiva. Hace unos años me suscribí al American
Racionalist, una revista cuya razón de ser aparentemente era burlarse de diversas creencias religiosas, en su mayoría cristianas. Mi disputa aquí no es con quienes consideran ridículos ciertos aspectos de religiones particulares, sino con quienes parecen defender que la religión es “per se” algo a lo que se debe mirar con recelo o incluso abolir; como si esto último fuera deseable o incluso posible.

Es mi convicción que, a pesar del carácter de muchas tradiciones e instituciones religiosas a lo largo de la historia y en la actualidad, religión no es sinónimo de superstición e inhumanidad. La religión no fue inventada por los aztecas en su cobarde apaciguamiento del sangriento Quetzalcoatl, ni por los hebreos, cuyas escrituras les ordenan que no permitan vivir a las brujas y que esclavicen o
destruyan a los paganos. Tampoco fue diseñada por Pat Robertson, que parece pensar que Jehová quiere que Estados Unidos esté atómicamente preparado para defender la cristiandad.

Estos son ejemplos de cómo los impulsos religiosos, básicamente sanos en su origen, se tuercen grotesca y perversamente dando mal nombre a la religión. De hecho ¿no pasa lo mismo con el sexo? En vez de ser una manifestación de amor, o al menos una recreación inocua, a veces se convierte en un instrumento de odio y degradación. Sin embargo, por terrible que los usos del sexo puedan llegar a ser, ¿hay alguien, con la excepción de los más extremadamente puritanos, que defienda la prohibición del sexo?

Cuando considero la etimología de la palabra religión parece injustificado el que alguien pueda emplearla como si estuviera definida como superstición organizada o dogmatismo autoritario. La
voz latina ligare simplemente significa "ligar" (de donde, dicho sea de paso, se deriva ligamento). Y re significa "otra vez" o "de nuevo".

En la tradición judeocristiana, por supuesto, el propósito de la religión es religar a los mortales con Jehová, puesto que, según el mito hebreo, el hombre y la mujer perdieron la buena relación con su
creador cuando fueron expulsados del Edén. Y también está la religadura que se produce cuando el creyente se liga y religa con un credo, con unos rituales y con una comunidad de compañeros teístas.

Sin embargo no hay razón por la que uno no pueda con igual energía y regularidad ligarse a una ética naturalista y a otras personas con principios no teístas. Yo no creo que sean necesarias condiciones terriblemente complicadas para encontrar comportamiento "religioso". Dondequiera que una persona (incluso un ateo, un librepensador o un humanista secular) busque y disfrute de la compañía y la hermandad de otros con los que comparte sentimientos éticos y preocupaciones
similares, se da una religiosidad fundamental y básicamente sana. Es muy simple: la religión existe porque las personas se necesitan unas a otras para fortalecer y poner a prueba sus convicciones y, más importante, para ofrecerse mutuamente consuelo y apoyo emocional.

Por supuesto uno puede ser religioso mientras está socialmente aislado. Quizá estar solo por un tiempo puede ayudarle a uno a autoconectarse, a religarse con sus más profundos y verdaderos
pensamientos, lo cual puede ser más difícil cuando se está distraído y presionado por las expectativas de otros. Al mismo tiempo uno puede quedar más inclinado a reconocer su parentesco y obligaciones con el mundo no humano. En el intento de ponerse un poco fuera del mundo de
la humanidad es posible alcanzar una perspectiva y una penetración más conmovedoras del diminuto lugar de la humanidad en el esquema mayor de la naturaleza.

En pocas palabras, creo que la religión es tan natural y beneficiosa para la especie antrópica como el romance, la capacidad de fabricar o el soñar. El hecho de que soñar a veces produzca pesadillas no niega el beneficio general de dormir y soñar.

La típica antipatía racionalista contra la religión, como el resentimiento del misólogo contra el intelectualismo, nace de una concepción equivocada basada en modelos y definiciones que en el mejor de los casos han dado una imagen incompleta o han sido caricaturas y travestíes. Mucha gente desprecia los medios principales de difusión de noticias, pero ¿es el periodismo lo que odian, o es el
pseudoperiodismo de los mercaderes de cotilleos y de los manipuladores interesados?

Contrariamente al punto de vista antirreligioso y ultrarracionalista, lo distintivo de la religión no es un dogmatismo intelectualmente opresivo y un conformismo supersticiosamente servilista respecto a
reglas y rituales. Éstas son características que se encuentran igualmente en ambientes seculares; por ejemplo en culturas corporativas y organizaciones militares. Es simplemente que cuando una organización religiosa se involucra en la supresión de la indagación intelectual, la innovación moral o la iniciativa, causa una mayor sensación de agudo cinismo (y con razón) simplemente porque ello
representa un extravío de la religión, la cual en realidad debería ser la búsqueda y conservación de la verdad, especialmente de la verdad moral.

Un denominador común de muchas religiones no es la creencia en uno o más dioses u otros poderes sobrenaturales, sino en las loables ideas y cualidades personificabas por los dioses. En el Eutifrón Sócrates intenta averiguar el significado de la santidad y pregunta a un experto religioso, "¿algo es santo porque los dioses lo aprueban o los dioses lo aprueban porque es santo?"

Es mi convicción personal que los humanísticamente religiosos (como los culturalistas éticos) ayudarán a hacer y finalmente harán más evidente que el modelo de religión dominado por el teísmo no necesita ser ni es el único posible. Al menos desde los tiempos del epicureísmo, confucionismo, taoísmo y budismo, la religión organizada ha demostrado su viabilidad fuera del teísmo (e incluso, como en el caso del budismo, enteramente fuera de un tipo de supernaturalismo no teísta). En todo caso uno debería esperar y desear que la religión continúe evolucionando, no que se extinga.

Con el debido respeto a los teístas, cuyas religiones han hecho tanto para el avance y estabilidad de civilizaciones pasadas y presentes, y sin duda seguirán haciéndolo en el futuro lejano, sugiero que la razón del declive de la fe (o de la expresión de la fe) no es que algunos tengan una idea demasiado pequeña de la deidad (como el clérigo y escritor cristiano J.B. Phillips discute en su libro "Your God is Too Small" ["tu Dios es demasiado pequeño"]), sino porque tienen una idea demasiado pequeña de la religión.

A riesgo de disgustar a los ultrarracionalistas y antagonizar a los supernaturalistas, debo decir que estaría agudamente decepcionado si todo el mundo dejara de ser teista o supernaturalista de alguna forma. Después de todo, una de las cosas que hacen la humanidad tan estimulante es el número de creencias existentes maravillosamente excéntricas que la gente tan ardientemente profesa. (Por ejemplo, recientemente leí sobre la Asatru Folk Assembly en el estado de Washington, cuyos miembros todavía adoran a Odin y Thor. Mi excitación al respecto es quizás análoga a la de los científicos que descubrieron un celacanto en 1938, extraño pez que se creía extinguido desde la época de los dinosaurios.)

Qué especie sosa y demacrada seríamos si todo el mundo fuera como yo: un mero materialista con cierta moral mundana. Puesto que mi racionalismo me impide adorar a los árboles o al sol, debo en cierto modo vivir esas experiencias indirectamente a través de quienes pueden
hacerlo.

A veces siento que estoy entre los vituperados y mofados por Nietze cuando dijo: "Nosotros somos reales, ajenos a la fe y la superstición". Así hincháis el pecho, ¡ay, aunque ni siquiera tenéis pecho! ¿Cómo podríais creer vosotros, gentes pintarrajeadas de múltiples colores, que no sois sino estampas de todo lo que alguna vez se ha creído?

¿Soy un poco como el esqueleto metafórico de Nietze, que hace señas amorosas desde el país de la cultura, y de quien dice "incluso las sombras de los habitantes del submundo están más saludables que vosotros"? Admito que tengo sentimientos mezclados y ambivalentes hacia la rica y robusta persistencia del irracionalismo en el mundo. Inspira dentro de mí una compleja atracción-repulsión.

Similarmente a "religión", las palabras "política" y "político" también han sufrido deformaciones respecto a lo mejor de sus significados. Creo que es edificante recordar que ser político no significa primariamente ser un oportunista amoral o un intrigante miope y egoísta. En realidad significa estar, quizá apasionadamente, involucrado con un buen propósito en el mundo de uno.

Política deriva de la palabra griega polites - antónimo de idiotes, que significa vivir en el propio mundo y de donde deriva la palabra idiota. La gran idea de una república democrática es que en ella
todos los ciudadanos, no solo los holgazanes profesionales que frecuentemente elegimos para que nos representen, tienen el derecho y la obligación de hacerse políticos. También del antiguo griego deriva la palabra inglesa "polite" (cortés), que uno solo puede ser si es una criatura social y política.

La afirmación de humanistas o incluso de ateos extremos de que ellos carecen de naturaleza o inclinación religiosa es tan descabellada como la de un candidato político que afirmara que no es un político, o la de un cristiano fundamentalista que insistiera en que los humanos no son animales.

Curiosa e irónicamente algunos cristianos fundamentalistas han afirmado que no desean que se les considere "religiosos" porque la religión está fabricada por los humanos, una mera tradición y
atributo. Puedo ver por qué esto tiene perfecto sentido para ellos. Sin embargo, siendo un humanista creo que debería sentirme libre de abrazar la religión precisamente por el mismo motivo: porque es una tradición humana, inspirada por humanos y potenciada por mortales. Por tanto no hay necesidad de disculparse o pretender que se está libre de religión; después de todo es algo más que una simple invención artificial. La ropa es artificial, pero lo que comunica y los fines que sirve (tales como modestia, dignidad, autoengrandecimiento, humildad, protección del sol o de su carencia) son emociones o necesidades que difícilmente podemos expulsar simplemente haciéndonos nudistas.

Aristóteles declaró en su Metafísica: "es a través del sentido de maravilla que los hombres empezaron a filosofar". Aunque juzgaba la razón como la parte más elevada y verdadera del yo humano (de modo demasiado vehemente y no del todo razonable, creo yo), reconoció de todos modos el mérito del "sentimiento de maravilla" por impulsar a los seres humanos a usar su razón. Además podemos casi sustituir "filosofar" por "ser religioso", puesto que la frontera entre ambas
actividades es borrosa. Sabemos por ejemplo que en la India tradicionalmente hay poca o ninguna diferencia entre ambas. Quizá es justo decir que la filosofía y la religión de Aristóteles eran una y
la misma. Difícilmente se le ocurre a uno explicar el valor de su herramienta, de su lenguaje o de un vestido; usarlo, hablarlo o llevarlo puesto lo explica.

La religión es el componente más antiguo del complejo religiosofilosófico. Con un poco de ayuda del conocimiento sistemático ha facilitado la supervivencia básica a base de establecer reglas sobre cómo las personas deben vivir entre ellas y en el mundo no humano. El poeta inglés Walter S. Landor llamó a la religión "la hermana mayor de la filosofía".

Aunque ciertamente no se puede decir que la racionalidad esté demasiado desarrollada en la mayoría de nosotros, la idea de que parte del remedio es atacar la religión es ella misma una clase temible de
irracionalidad. Personalmente prefiero ser racional, no racionalista. Es el racionalismo, no la racionalidad lo que puede querer convertirse en enemigo de la religión y vanamente imagina que puede purificarse haciéndolo. No quiero ser una persona de razón, quiero ser razonable. Ese racionalismo, que haría la guerra a la religión, muy bien puede hacer igualmente la guerra al romance, el humor, el arte o la cultura como un todo y separarse de todas esas cosas impremeditadas, caprichosas, ilógicas e intuitivamente sabias que hacen la vida espléndida e ilimitadamente llena de sorpresas. La clase de cosas que, aunque a veces causan dolor, siempre enriquecen y alientan nuestros espíritus.

"Todas las cosas con moderación", dijo una vez Aristóteles. Incluso, me apresuro a añadir, el racionalismo.

Alguien trató una vez de impresionar a Confucio diciendo que siempre pensaba tres veces antes de tomar una decisión o realizar una acción. Confucio replicó, "dos veces es suficiente".

Diferentes grupos tratan en diversas formas de elevarse por encima de otros repudiando de forma autoengañosa algo sobre nosotros mismos, recurriendo para ello a medios cuasialucinatorios si fuera necesario. La ironía (y a veces la tragedia) es que eso que ellos repudian puede ser en realidad algo sin lo que ni ellos ni nadie puede vivir. Sin embargo lo ven como interponiéndose entre ellos y algún insensato falso sentido de suficiencia con el que posiblemente se torturan a sí mismos y a otros.

No es de la religión de lo que la humanidad necesita librarse (o del sexo o de la política). En lugar de ello lo que deberíamos eliminar si pudiéramos son todos nuestros insensatos, crucificadores y
acromáticos conceptos de la perfección.

[Nota] *Larry A. Gray es secretario legal. Posee un título de B.A. por el Upsala College en East Orange, Nueva Jersey.
El presente artículo fue publicado originalmente en The Humanist, March/April 2001 pp. 29-31, apareciendo precedido de una nota aclaratoria de su director titulada “Controversia Creativa”. Desde la redacción de El Escéptico Digital suscribimos al cien por cien dicha nota y consideramos igualmente interesante el punto de vista desarrollado por Larry A. Gray como generador de un posible hilo de discusión en torno a la religión y al fenómeno religioso.

Nota del director: Controversia creativa

En consonancia con la política de The Humanist de acomodar los diversos puntos de vista sociales, políticos y filosóficos de sus lectores, esta característica permite alguna que otra vez la expresión de puntos de vista discordantes sobre temas previa o comúnmente discutidos en esta páginas.

Un punto de vista o actitud periódicamente expresada en the Humanist es que la religión es mala y por tanto la humanidad estaría mejor sin ella. Esta postura es particularmente fuerte entre los que se autodenominan humanistas seculares; los cuales también rechazan la idea de que el humanismo se vea, trate o mencione como una forma de religión. (Una alternativa a la religión quizás, pero nunca una religión alternativa.)

El culturalista ético Larry A. Gray rechaza esta perspectiva y presenta aquí las razones por las que los humanistas debería acoger el impulso religioso a fin de hacerlo evolucionar.



CLONES HUMANOS
Javier Armentia
TEMA: Bioética

CLONES HUMANOS
Por: Javier Armentia

Cada varios meses, desde que la imagen de la oveja Dolly dio la vuelta al mundo, aparecen noticias –y se generan controversias- sobre la clonación de seres humanos. El último brote de esta especie de epidemia lo estamos sufriendo de la mano de Severino Antinori, con su pretensión de hacer un experimento de clonación humana con las técnicas actuales.

Durante un tiempo pertenecía al dominio de la ciencia-ficción, o del terror; replicar seres humanos ha sido una constante en la literatura y el cine del siglo XX, a menudo como ejemplo moral de cómo la ciencia puede llegar a lo más inhumano o irresponsable. Así, desde Frankenstein a los replicantes de Blade Runner, pasando por la producción en masa de humanos de Un mundo feliz o la posibilidad de volver al mundo a partir de sus genes a Hitler o Stalin han ido constituyendo un imaginario que, junto con los atavismos religiosos han rodeado los avances en las tecnologías biológicas de un aura de miedo a menudo muy injustificado. En primer lugar, sin embargo, deberíamos preguntarnos si es actualmente posible clonar un humano, con qué riesgos, y con qué destino, antes de invocar el mito del científico loco.

El único sistema actualmente válido para clonar un ser vivo es el de la transferencia nuclear. Aunque fue sugerido por vez primera por Hans Spemann en los años 20, no fue hasta 1997, usando la llamada técnica Rosslin (pues fue en el instituto escocés homónimo donde Wilmut y sus colaboradores trabajan), cuando se consiguió clonar una oveja, la famosa Dolly. Por el momento, se han clonado ovejas, ratones, cabras, cerdos y vacas, pero el mecanismo valdría potencialmente para cualquier mamífero. El núcleo de una célula adulta (del organismo que va a ser replicado) es introducido en una célula de la misma especie que aún no se haya diferenciado, es decir, en un huevo recién formado por la fusión de un espermatozoo y un óvulo, al que se le ha extraído el núcleo. A este oocito se le inserta el núcleo de la célula donante, y se fusiona (en el Instituto Rosslin esta fusión se estimula mediante un pulso eléctrico). Posteriormente, el oocito con el nuevo material genético se empieza a reproducir produciendo un embrión que será implantado en un útero “alquilado”. El éxito, sin embargo, es más bien bajo: fueron necesarios 271 intentos para conseguir una sola Dolly que sobreviviera. Técnicas como las del equipo de la Universidad de Hawai que clonó en 1998 un ratón aumentan el éxito hasta un 3%, utilizando sustancias que alteran los ciclos de actividad celular para facilitar la fusión y el desarrollo del embrión.

En cualquier caso, estas técnicas no superan el 5% de éxito por el momento, y los expertos creen que esto se debe a un problema fundamental difícilmente solucionable con el estado actual del conocimiento. Las células adultas tienen en su núcleo un material genético que está en parte activado, en parte expresándose y en parte reprimido: se trata de una actividad propia de cada célula, que debe ser reprogramada cuando ese núcleo se convierte en el núcleo de un oocito. Sólo si se consigue que ese núcleo comience a funcionar con el patrón de una célula embrionaria, se podrá llevar adelante el desarrollo del clon. Aunque este proceso se da de forma natural (por ejemplo, en las células sexuales de los adultos), lleva un tiempo, y en el caso de la transferencia nuclear sólo se disponen de unos pocos minutos. Se cree que ésta podría ser la causa de la altísima tasa de error: en el caso de las vacas, por ejemplo, se ha comprobado que se da un 90% de abortos espontáneos entre el primer y el tercer mes de gestación.

El porcentaje de éxito de estas técnicas en humanos es desconocido, pero ni siquiera sus defensores creen que llegue al 1%. Serían por lo tanto necesarios más de cien oocitos para conseguir, potencialmente, un humano “adecuado”. El gran problema es que aparte de los abortos espontáneos existiría un porcentaje (que algunos cifran en casi el 10%) de malformaciones que darían lugar a criaturas sin posibilidad de sobrevivir una vida completa. ¿Es esto asumible en una investigación humana? Obviamente, no. Ningún comité de investigación coherente aprobaría un ensayo clínico de una terapia con ese escaso éxito esperado. Y ello sin tener en cuenta otro factor importante: ¿qué interés tiene realmente clonar un humano completo?

Se está mitificando aquí el genoma, el patrimonio genético, como un bien conservable. Como cuando se habla de la posibilidad que estas técnicas darían a parejas sin posibilidad de descendencia de poder tener hijos genéticamente suyos. Y a menudo se exagera más allá de lo razonable: ni siquiera los clones naturales (los gemelos idénticos o univitelinos) son seres realmente iguales. En cualquier especie, y posiblemente más aún en el ser humano, no hay determinismo a partir del genoma: su capacidad de expresarse depende de multitud de factores, desde dónde se deposita el huevo en el útero durante el embarazo a la alimentación, por no hablar del entorno socioeconómico, de todos los factores que tras el nacimiento van conformando cada persona.

El problema está en que prohibir indiscriminadamente la investigación en clonación humana no resulta menos ingenuo o absurdo a la luz de lo que sabemos que ponerse a clonar humanos completos. La clonación, junto con las tecnologías genéticas, va a proporcionar un conocimiento necesario para el tratamiento y prevención de enfermedades, contar con órganos para remplazar los dañados, mejorar las técnicas de reproducción asistida... La clonación humana, realmente, no es sino el principio de una nueva capacidad de mejorar la calidad de vida. Establecer los límites éticos y comerciales de todo ello es el trabajo pendiente.

LOS PROTAGONISTAS.

Aunque no son realmente representativos de la investigación científica sobre clonación, esta historia tiene unos cuantos protagonistas que han atraído la atención de los medios de comunicación por expresar el deseo de clonar un humano completo.

Richard Seed: de formación físico, es conocido por haber trabajado en temas de fertilidad, desde hace treinta años cuando fundó una compañía para vender embriones de vacas seleccionadas. Desde los años ochenta amplió su trabajo a la reproducción humana. Fue el primero en anunciar un proyecto de clonación humana el mismo año de Dolly. Sin embargo, no ha conseguido aún los dos millones de dólares que solicita para llevar a cabo su proyecto.

”Raël”: Está detrás del proyecto empresarial CLONAID. Aunque su nombre real es Claude Vorilhorn, dice estar en contacto con los extraterrestres, que vendrán finalmente antes de 10 años a la Tierra, en el fin del mundo tal y como lo conocemos. Mesiánico, parte de los fenómenos de la llamada Nueva Era, ha constituido una estructura eclesiástica compleja con sedes en numerosos países. La única inmortalidad, dicen los raelianos, se alcanza por la clonación genética. De ahí su interés en hacerlo cuanto antes.

Panaiotis Zavos: experto en fertilidad humana, con clínica en Kentucky. Desde hace un par de años ha estado impulsando una de las líneas de investigación más popularizadas para conseguir clonar un humano por el método de transferencia nuclear utilizado en los animales que han sido clonados. Dice disponer, con Antinori, de unas 600 parejas de voluntarios para su proyecto.

Severino Antinori: su proyecto se realizaría en colaboración con el de Zavos. Su clínica de fertilidad en Roma es una de las más famosas del mundo, y ya adquirió notoriedad hace tres años al implantar un embrión en una mujer de 62 años. Cabe sospechar que con su anuncio, realizado a comienzos de este año y vuelto a popularizar aprovechando la sequía informativa de agosto busca más la notoriedad y los clientes que otra cosa.



NEUROBIÓLOGOS DE LA UCLA IDENTIFICAN CÉLULAS CEREBRALES QUE CONTROLAN LA RESPIRACIÓN
D. M.
TEMA: Medicina
URL: Diario Médico http://www.diariomedico.com/

NEUROBIÓLOGOS DE LA UCLA IDENTIFICAN CÉLULAS CEREBRALES QUE CONTROLAN LA RESPIRACIÓN

Por primera vez, los científicos de la UCLA han identificado un pequeño grupo de células cerebrales que se cree originan la respiración en los mamíferos. Su descubrimiento, reseñado en Nature Neuroscience, podría conducir a los investigadores a un acercamiento para tratar problemas de salud graves, tales como la apnea del sueño y el síndrome de la muerte súbita infantil.

En estudios previos, el equipo de la UCLA ha señalado una región específica del cerebro llamada Complejo preBotzinger como el lugar desde el que se controla la respiración en los mamíferos. Dentro de esa región distinguen un pequeño grupo de neuronas como el responsable de dar las ordenes que generan la respiración.

"Planteamos la hipótesis de que si esas neuronas fueran importantes, algo inusual ocurriría en la respiración si las destruyéramos" dice el Dr. Jack Feldman investigador de neurobiología de la universidad de UCLA. "Así ocurrió, por lo que nosotros estábamos en lo cierto".

Utilizando una rata, el equipo de la UCLA, redujo 600 de neuronas, menos de una millonésima del uno por ciento del total de las neuronas que hay en el cerebro de una rata adulta. Los investigadores tiñeron un único indicador en la superficie de las células para identificarlas y contarlas. Entonces administraron una toxina que atacaba al indicador para eliminar solo a esas células.

" La respiración de estas ratas evolucionó de un patrón regular y rítmico a un patrón respiratorio irregular y al final murieron" según explica el DR. Paul Gray, neurobiólogo en la UCLA. "Un dato importante, es que el cerebro de las ratas dejó de controlar las cantidades de oxígeno y dióxido de carbono en la corriente sanguínea".

Mientras que los resultados demuestren el papel necesario de estas neuronas en la respiración normal, los investigadores de UCLA están entusiasmados por las implicaciones futuras de este estudio. "Nuestros descubrimientos sugieren que estas neuronas podrían descifrar la causa de los desórdenes respiratorios y ofrece un objetivo idóneo para los fármacos utilizados en el tratamiento de estos desórdenes."

Feldman cree que la misma zona del cerebro humano probablemente controlará la respiración como lo hace en las ratas, ya que el cerebro de los mamíferos se organiza de manera similar". El próximo paso del equipo de la UCLA será localizar ese mismo conjunto de neuronas en el cerebro humano y comparar su fisiología y funciones con las neuronas de pacientes con problemas respiratorios. Si esta hipótesis resulta ser acertada, Feldman encontraría menos neuronas o neuronas disfuncionales en el cerebro de las personas con enfermedades respiratorias.



CAVILACIONES DE UN FILÓSOFO
Manuel Cruz
TEMA: Filosofía
URL: El Correo http://www.elcorreodigital.com/

CAVILACIONES DE UN FILÓSOFO
Por: Manuel Cruz

Para quienes se ocupan en un saber en principio tan abstracto -y a menudo tan abstruso- como es la filosofía, la tarea de colaborar de manera habitual en la prensa diaria empieza constituyendo un desafío y termina significando un descubrimiento. El filósofo que escribe en los periódicos, en efecto, tiene que partir de una decisión nada obvia: la de dilucidar qué merece ser pensado en ese particular espacio público y qué no. La decisión tiene doble fondo, ya que, de un lado, supone determinar cuáles de entre sus preocupaciones particulares -o gremiales- pueden ser traspasadas a la mayoría y, de otro, implica tener claro en qué medida los problemas que inquietan a todos, las preocupaciones compartidas por el grueso de la sociedad, son, ellas también, susceptibles de tratamiento filosófico.

Esta decisión, de contenido, ha de encontrar su adecuado vehículo expresivo. Sin duda el lenguaje propio del profesional de la filosofía acostumbra a resultar de muy difícil inteligibilidad para el lector normal de un periódico. El filósofo, en ese sentido, debe interiorizar que la oscuridad y el hermetismo, a los que suele ser tan proclive y que en su lugar de procedencia tienden a ser considerados como indicios de profundidad especulativa, deben ser sustituidos por formas de decir más abiertas y asequibles. Si acierta en ambas decisiones -esto es, si es capaz de escribir claro acerca de lo que preocupa a todos- descubrirá que ha conseguido colocarse más allá del malentendido dominante en nuestra sociedad. Porque las resistencias a lo filosófico, tan generalizadas hoy en día, no se vencen a base de transformar el pensamiento en autoayuda (o en cualquier otra banalidad semejante), sino dándole a éste adecuado cumplimiento, esto es, pensando lo que pasa y buscando a los lectores dondequiera que estén.



LA CREENCIA DE LOS NORTEAMERICANOS EN LOS FENÓMENOS PARANORMALES HA CRECIDO DURANTE LA ÚLTIMA DÉCADA
null
TEMA: Sociología
URL: http://www.gallup.com/poll/releases/pr010608.asp

E-SKEPTIC www.skeptic.com

LA CREENCIA DE LOS NORTEAMERICANOS EN LOS FENÓMENOS PARANORMALES HA CRECIDO DURANTE LA ÚLTIMA DÉCADA.
Por: Frank Newport y Maura Strausberg - Princeton, NJ
Versión en español por: José Luis Cebollada (ARP-SAPC-Traductores) y por: Joseba Andoni Aguirregoikoa.

La consultoría Gallup, especializada en la investigación de las actitudes y comportamientos humanos, acaba de publicar los resultados de una nueva encuesta acerca de las creencias de los norteamericanos en lo que se refiere a los fenómenos paranormales y "lo oculto". Los resultados muestran un incremento respecto de la década pasada en algunos de estos fenómenos, incluyendo los del tipo Halloween (casas encantadas, fantasmas, brujas, etc.). Sólo uno de los fenómenos consultados ha mostrado un descenso en la credulidad de la gente respecto de 1990: la posesión infernal. En general, más de la mitad de los norteamericanos creen en dos de los fenómenos: la sanación física y espiritual y la percepción extrasensorial (ESP). Y más de un tercio cree en casas encantadas, posesiones del diablo, fantasmas, telepatía, visitas extraterrestres a la tierra y clarividencia.

Creencias básicas

La lista de 13 creencias consideradas en la encuesta es ecléctica, cubriendo desde los fenómenos ocultos de la tradición Halloween como fantasmas y brujas hasta experiencias mentales como la ESP, la clarividencia o la sanación física y espiritual.
Los resultados muestran amplias diferencias en los grados de credulidad: desde un más del 50% que cree en la capacidad de la mente humana para sanar el cuerpo hasta un escaso 15% que cree en conceptos New Age como la "canalización" (la toma de control de un cuerpo por parte de un ser espiritual en un momento de trance).

A continuación se muestra una visión general de los resultados de la encuesta realizada entre el 10 y el 14 de mayo de 2001. La pregunta planteada durante la encuesta fue:
"Para cada uno de los siguientes conceptos que le voy a citar, indique si es algo en lo que cree, algo de lo que no está seguro o algo en lo que no cree:"

A) Sanación física o espiritual: el poder de la mente para sanar el cuerpo
B) ESP o percepción extrasensorial
C) Las casas pueden estar encantadas
D) Posesión infernal: la gente puede ser poseída por el diablo
E) Los fantasmas o espíritus de los muertos pueden volver en determinadas situaciones
F) Telepatía: la comunicación entre mentes sin utilizar los 5 sentidos tradicionales
G) Seres extraterrestres han visitado la Tierra alguna vez en el pasado
H) Clarividencia: el poder de la mente para conocer el pasado y predecir el futuro
I) La gente puede escuchar o comunicarse mentalmente con un fallecido
J) Astrología: la posición de las estrellas y los planetas puede afectar a la vida de las personas
K) Brujas
L) Reencarnación: el renacimiento del alma en un cuerpo nuevo tras la muerte.
M) Canalización: un espíritu toma el control de un cuerpo durante un trance.

Y los resultados obtenidos fueron:

A) Sanación física o espiritual: el poder de la mente para sanar el cuerpo
54% Cree
19% No está seguro
26% No Cree

B) ESP o percepción extrasensorial
50% Cree
20% No está seguro
27% No Cree

C) Las casas pueden estar encantadas
42% Cree
16% No está seguro
41% No Cree

D) Posesión infernal: la gente puede ser poseída por el diablo
41% Cree
16% No está seguro
41% No Cree

E) Los fantasmas o espíritus de los muertos pueden volver en determinadas situaciones
38% Cree
17% No está seguro
44% No Cree

F) Telepatía: la comunicación entre mentes sin utilizar los 5 sentidos tradicionales
36% Cree
26% No está seguro
35% No Cree

G) Seres extraterrestres han visitado la Tierra alguna vez en el pasado
33% Cree
29% No está seguro
38% No Cree

H) Clarividencia: el poder de la mente para conocer el pasado y predecir el futuro
32% Cree
23% No está seguro
45% No Cree

I) La gente puede escuchar o comunicarse mentalmente con un fallecido
28% Cree
26% No está seguro
46% No Cree

J) Astrología: la posición de las estrellas y los planetas puede afectar a la vida de las personas
28% Cree
18% No está seguro
52% No Cree

K) Brujas
26% Cree
15% No está seguro
59% No Cree

L) Reencarnación: el renacimiento del alma en un cuerpo nuevo tras la muerte.
25% Cree
20% No está seguro
54% No Cree

M) Canalización: un espíritu toma el control de un cuerpo durante un trance.
15% Cree
21% No está seguro
62% No Cree

La creencia en algunos de los fenómenos ha crecido desde 1990

La creencia en algunos de estos fenómenos no ha cambiado significativamente en los últimos 11 años. Pero para 7 de los fenómenos por los que se ha preguntado, ha habido un crecimiento de más de cinco puntos porcentuales en el grado de credulidad:

- Casas encantadas
- Fantasmas
- Brujas
- Comunicación con los muertos
- Sanación física o espiritual
- Visitas de extraterrestres a la tierra
- Clarividencia

Sólo se constata una disminución significativa en la creencia de la posesión por el diablo: hoy creen en ella el 41% mientras que en 1990 el porcentaje era del 49.

Sanación espiritual o psíquica o el poder de la mente humana para curar.
54% Creen en el 2001
46% Creían en 1990
+8% Variación

Percepción extrasensorial
50% Creen en el 2001
49% Creían en 1990
+1% Variación

Casas encantadas
42% Creen en el 2001
29% Creían en 1990
+13% Variación

Que hay gente que en algún momento ha estado poseído por el diablo
41% Creen en el 2001
49% Creían en 1990
-8% Variación

Que los espíritus de personas que murieron pueden regresar en ciertos lugares y situaciones
38% Creen en el 2001
25% Creían en 1990
+13% Variación

Telepatía o comunicación entre dos mentes sin utilizar ninguno de los cinco sentidos.
36% Creen en el 2001
36% Creían en 1990
+0% Variación

Que seres extraterrestres han visitado alguna vez la Tierra
33% Creen en el 2001
27% Creían en 1990
+6% Variación

Clarividencia o el poder de la mente para conocer el pasado y predecir el futuro.
32% Creen en el 2001
26% Creían en 1990
+6% Variación

Que la gente puede comunicarse mentalmente o escuchar a los seres que murieron
28% Creen en el 2001
18% Creían en 1990
+10% Variación

Astrología o que la posición de las estrellas y los planetas pueden afectar las vidas de la gente.
28% Creen en el 2001
25% Creían in 1990
+3% Variación

Brujas
26% Creen en el 2001
14% Creían en 1990
+12% Variación

Reencarnación: renacimiento del alma en un nuevo cuerpo después de la muerte.
25% Creen in 2001
21% Creían en 1990
+4% Variación

Canalización, que un ‘ser espiritual’ tome temporalmente el control del cuerpo humano cuando se entra en trance.
15% Creen en el 2001
11% Creían en 1990
+4% Variación

Diferencias por subgrupo

La creencia en estos fenómenos muestra significativas diferencias entre los principales grupos demográficos de la población norteamericana:

-. Edad
Hay interesantes diferencias en cuanto a las creencias entre personas de diferentes segmentos de edad. Los más jóvenes -entre 18 y 29 años- muestran una probabilidad mayor a creer en casas encantadas, brujas, fantasmas, visitas extraterrestres y clarividencia. Los mayores de 30 años sin embargo muestran mayor inclinación a creer en cuestiones como la posesión diabólica.

-. Género
Las mujeres creen más en los fantasmas y en la posibilidad de comunicarse con las personas muertas. Los hombres, sin embargo, muestran una mayor propensión que las mujeres a creer que los extraterrestres han visitado la tierra en algún momento del pasado.

-. Educación
Los norteamericanos de mayor nivel académico muestran una mayor probabilidad en creer que la mente tiene capacidad de sanar el cuerpo. Por otro lado, la creencia en tres de los fenómenos es mayor a medida que la formación académica del encuestado desciende: posesión por el diablo, astrología y casas encantadas.

-. Importancia de la religión
Tal vez no sorprenda que la religión de los encuestados suponga una enorme influencia en una de las creencias consultadas: la posesión por el diablo. El 55% de los que afirman que la religión es muy importante en sus vidas, dicen creer en la posesión por el diablo, frente a sólo un 14% de los que reconocen que la religión "no es muy importante" para ellos. La religión esta también correlacionada con la creencia en extraterrestres: para aquellos para los que la religión es muy importante, la creencia en visitas de seres de otros mundos es menor que la que muestran los no religiosos respecto de esta cuestión.

A) Sanación física o espiritual o el poder de la mente para sanar el cuerpo / Total 54%
EDAD
18-19 = 49% / 30-49 = 56% / 50+ = 54%
GENERO
Hombre = 53% / Mujer = 55%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 65% / Solo College Grad = 57% / College = 57% / High School o menos = 48%
RELIGIOSIDAD
Alta = 55% / Media = 50% / Baja = 58%

B) ESP o percepción extrasensorial / Total 50%
EDAD
18-19 = 48% / 30-49 = 50% / 50+ = 50%
GENERO
Hombre = 47% / Mujer = 52%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 52% / Solo College Grad = 53% / College = 48% / High School o menos = 49%
RELIGIOSIDAD
Alta = 50% / Media = 48% / Baja = 48%

C) Las casas pueden estar encantadas / Total 36%
EDAD
18-19 = 33% / 30-49 = 36% / 50+ = 37%
GENERO
Hombre = 38% / Mujer = 34%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 41% / Solo College Grad = 38% / College = 36% / High School o menos = 35%
RELIGIOSIDAD
Alta = 35% / Media = 37% / Baja = 41%

D) La gente puede ser poseída por el diablo / Total 32%
EDAD
18-19 = 42% / 30-49 = 33% / 50+ = 26%
GENERO
Hombre = 33% / Mujer = 31%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 29% / Solo College Grad = 27% / College = 34% / High School o menos = 34%
RELIGIOSIDAD
Alta = 32% / Media = 33% / Baja = 32%

E) Los fantasmas o espíritus de los muertos pueden volver en determinadas situaciones / Total 28%
EDAD
18-19 = 36% / 30-49 = 30% / 50+ = 20%
GENERO
Hombre = 24% / Mujer = 31%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 25% / Solo College Grad = 28% / College = 27% / High School o menos = 29%
RELIGIOSIDAD
Alta = 28% / Media = 30% / Baja = 20%

F) Telepatía: la comunicación entre mentes sin utilizar los 5 sentidos tradicionales / Total 15%
EDAD
18-19 = 22% / 30-49 = 16% / 50+ = 10%
GENERO
Hombre = 13% / Mujer = 17%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 14% / Solo College Grad = 12% / College = 15% / High School o menos = 17%
RELIGIOSIDAD
Alta = 16% / Media = 15% / Baja = 11%

G) Seres extraterrestres han visitado la Tierra alguna vez en el pasado / Total 25%
EDAD
18-19 = 25% / 30-49 = 22% / 50+ = 28%
GENERO
Hombre = 25% / Mujer = 24%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 22% / Solo College Grad = 19% / College = 21% / High School o menos = 30%
RELIGIOSIDAD
Alta = 24% / Media = 25% / Baja = 26%

H) Clarividencia: el poder de la mente para conocer el pasado y predecir el futuro / Total 41%
EDAD
18-19 = 36% / 30-49 = 42% / 50+ = 44%
GENERO
Hombre = 39% / Mujer = 43%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 32% / Solo College Grad = 35% / College = 41% / High School o menos = 46%
RELIGIOSIDAD
Alta = 55% / Media = 28% / Baja = 14%

I) La gente puede escuchar o comunicarse mentalmente con un fallecido / Total 33%
EDAD
18-19 = 48% / 30-49 = 31% / 50+ = 29%
GENERO
Hombre = 38% / Mujer = 29%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 25% / Solo College Grad = 29% / College = 36% / High School o menos = 35%
RELIGIOSIDAD
Alta = 28% / Media = 40% / Baja = 41%

J) Astrología: que la posición de las estrellas y los planetas puede afectar a la vida de las personas / Total 28%
EDAD
18-19 = 32% / 30-49 = 26% / 50+ = 29%
GENERO
Hombre = 26% / Mujer = 30%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 16% / Solo College Grad = 20% / College = 29% / High School o menos = 33%
RELIGIOSIDAD
Alta = 28% / Media = 30% / Baja = 28%

K) Brujas / Total 42%
EDAD
18-19 = 58% / 30-49 = 44% / 50+ = 32%
GENERO
Hombre = 40% / Mujer = 44%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 33% / Solo College Grad = 37% / College = 41% / High School o menos = 48%
RELIGIOSIDAD
Alta = 43% / Media = 42% / Baja = 38%

L) Reencarnación: el renacimiento del alma en un cuerpo nuevo tras la muerte / Total 38%
EDAD
18-19 = 46% / 30-49 = 44% / 50+ = 29%
GENERO
Hombre = 34% / Mujer = 43%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 36% / Solo College Grad = 39% / College = 38% / High School o menos = 40%
RELIGIOSIDAD
Alta = 39% / Media = 39% / Baja = 36%

M) Canalización: que un espíritu tome el control de un cuerpo durante un trance / Total 26%
EDAD
18-19 = 34% / 30-49 = 30% / 50+ = 16%
GENERO
Hombre = 27% / Mujer = 24%
EDUCACIÓN
Post-Grad = 22% / Solo College Grad = 24% / College = 30% / High School o menos = 24%
RELIGIOSIDAD
Alta = 26% / Media = 24% / Baja = 27%

Metodología de las encuestas

La encuesta reseñada se realizó a través de consultas telefónicas entre el 10 y el 14 de mayo de 2001 a una muestra de 1.012 ciudadanos norteamericanos aleatoriamente seleccionados. El error máximo de la encuesta puede establecerse entre un +/- 3%, con una confianza del 95%.
A continuación se muestra una evolución de los resultados a lo largo de diferentes años por cada una de las cuestiones:

A) Sanación física o espiritual o el poder de la mente para sanar el cuerpo

10-14 mayo 2001 / CREE 54% / NO ESTAN SEGUROS 19% / NO CREEN 26% / NO OPINAN 1%
14-17 junio 1990 / CREE 46% / NO ESTAN SEGUROS 20% / NO CREEN 34% / NO OPINAN --%
B) ESP o percepción extrasensorial

10-14 mayo 2001 / CREE 50% / NO ESTAN SEGUROS 20% / NO CREEN 27% / NO OPINAN 3%
3-5 septiembre 1996 / CREE 48% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 29% / NO OPINAN 3%
14-17 junio 1990 / CREE 49% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 34% / NO OPINAN --%

C) Las casas pueden estar encantadas

10-14 mayo 2001 / CREE 42% / NO ESTAN SEGUROS 16% / NO CREEN 41% / NO OPINAN 1%
3-5 septiembre 1996 / CREE 33% / NO ESTAN SEGUROS 19% / NO CREEN 47% / NO OPINAN 1%
24-27 octubre 1991 / CREE 28% / NO ESTAN SEGUROS 18% / NO CREEN 54% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 29% / NO ESTAN SEGUROS 17% / NO CREEN 54% / NO OPINAN --%

D) La gente puede ser poseída por el diablo

10-14 mayo 2001 / CREE 41% / NO ESTAN SEGUROS 16% / NO CREEN 41% / NO OPINAN 2%
3-5 septiembre 1996 / CREE 42% / NO ESTAN SEGUROS 13% / NO CREEN 43% / NO OPINAN 2%
24-27 octubre 1991 / CREE 37% / NO ESTAN SEGUROS 18% / NO CREEN 45% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 49% / NO ESTAN SEGUROS 16% / NO CREEN 35% / NO OPINAN --%

E) Los fantasmas o espíritus de los muertos pueden volver en determinadas situaciones

10-14 mayo 2001 / CREE 38% / NO ESTAN SEGUROS 17% / NO CREEN 44% / NO OPINAN 1%
3-5 septiembre 1996 / CREE 30% / NO ESTAN SEGUROS 19% / NO CREEN 50% / NO OPINAN 1%
24-27 octubre 1991 / CREE 28% / NO ESTAN SEGUROS 17% / NO CREEN 55% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 25% / NO ESTAN SEGUROS 19% / NO CREEN 56% / NO OPINAN --%

F) Telepatía: la comunicación entre mentes sin utilizar los 5 sentidos tradicionales

10-14 mayo 2001 / CREE 36% / NO ESTAN SEGUROS 26% / NO CREEN 35% / NO OPINAN 3%
3-5 septiembre 1996 / CREE 35% / NO ESTAN SEGUROS 24% / NO CREEN 39% / NO OPINAN 2%
14-17 junio 1990 / CREE 36% / NO ESTAN SEGUROS 25% / NO CREEN 39% / NO OPINAN --%

G) Seres extraterrestres han visitado la Tierra alguna vez en el pasado

10-14 mayo 2001 / CREE 33% / NO ESTAN SEGUROS 27% / NO CREEN 38% / NO OPINAN 2%
14-17 junio 1990 / CREE 27% / NO ESTAN SEGUROS 32% / NO CREEN 41% / NO OPINAN --%

H) Clarividencia: el poder de la mente para conocer el pasado y predecir el futuro

10-14 mayo 2001 / CREE 32% / NO ESTAN SEGUROS 23% / NO CREEN 45% / NO OPINAN *
3-5 septiembre 1996 / CREE 27% / NO ESTAN SEGUROS 25% / NO CREEN 46% / NO OPINAN 2%
14-17 junio 1990 / CREE 26% / NO ESTAN SEGUROS 23% / NO CREEN 51% / NO OPINAN --%

I) La gente puede escuchar o comunicarse mentalmente con un fallecido

10-14 mayo 2001 / CREE 28% / NO ESTAN SEGUROS 26% / NO CREEN 46% / NO OPINAN *
3-5 septiembre 1996 / CREE 20% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 56% / NO OPINAN 2%
24-27 octubre 1991 / CREE 28% / NO ESTAN SEGUROS 21% / NO CREEN 51% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 18% / NO ESTAN SEGUROS 20% / NO CREEN 62% / NO OPINAN --%

J) Astrología: que la posición de las estrellas y los planetas puede afectar a la vida de las personas

10-14 mayo 2001 / CREE 28% / NO ESTAN SEGUROS 18% / NO CREEN 52% / NO OPINAN 2%
3-5 septiembre 1996 / CREE 25% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 52% / NO OPINAN 1%
24-27 octubre 1991 / CREE 23% / NO ESTAN SEGUROS 16% / NO CREEN 61% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 25% / NO ESTAN SEGUROS 21% / NO CREEN 54% / NO OPINAN --%

K) Brujas

10-14 mayo 2001 / CREE 26% / NO ESTAN SEGUROS 15% / NO CREEN 59% / NO OPINAN *
3-5 septiembre 1996 / CREE 19% / NO ESTAN SEGUROS 11% / NO CREEN 69% / NO OPINAN 1%
24-27 octubre 1991 / CREE 16% / NO ESTAN SEGUROS 13% / NO CREEN 71% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 14% / NO ESTAN SEGUROS 8% / NO CREEN 78% / NO OPINAN --%

L) Reencarnación: el renacimiento del alma en un cuerpo nuevo tras la muerte.

10-14 mayo 2001 / CREE 25% / NO ESTAN SEGUROS 20% / NO CREEN 54% / NO OPINAN 1%
3-5 septiembre 1996 / CREE 22% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 55% / NO OPINAN 1%
24-27 octubre 1991 / CREE 27% / NO ESTAN SEGUROS 20% / NO CREEN 53% / NO OPINAN --%
14-17 junio 1990 / CREE 21% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 57% / NO OPINAN --%

M) Canalización: que un espíritu tome el control de un cuerpo durante un trance.

10-14 mayo 2001 / CREE 15% / NO ESTAN SEGUROS 21% / NO CREEN 62% / NO OPINAN 2%
3-5 septiembre 1996 / CREE 12% / NO ESTAN SEGUROS 21% / NO CREEN 64% / NO OPINAN 3%
14-17 junio 1990 / CREE 11% / NO ESTAN SEGUROS 22% / NO CREEN 67% / NO OPINAN --%

(*) Menos del 0,5%

Para más información:

Servicio de noticias GALLUP / Comunicado completo en http://www.gallup.com/poll/releases/pr010608.asp



E-ZINE TENDENCIAS CIENTÍFICAS, PARA SOBREVIVIR EN EL SIGLO XXI
Eduardo Martinez de la Fé
TEMA: Ciencia

E-ZINE TENDENCIAS CIENTÍFICAS, PARA SOBREVIVIR EN EL SIGLO XXI
Por: Eduardo Martínez de la Fe – Editor de Tendencias

Desde el 29 de julio está en Internet el e-zine Tendencias Científicas con el propósito de ofrecer al cibernauta toda la información estratégica que se produce en los campos de la ciencia, la tecnología y la sociedad y ayudarle así a su desarrollo humano y profesional en el difícil contexto del siglo XXI.

El magazine electrónico Tendencias Científicas es la continuación en Internet de un proyecto editorial que se remonta a 1988, cuando apareció en papel el primer número de Tendencias Científicas y Sociales con un editorial titulado Para entrar en el siglo XXI.

La revista configuró un Consejo Editorial con las primeras figuras de la ciencia y el pensamiento del que formaban parte dos Premios Nobel y tuvo una rápida penetración en el mundo académico, intelectual y empresarial español, hispano e internacional.

En 1996 fue pionera al tener una presencia en Internet de la que todavía quedan vestigios (www.negocios.com/tendencias). La edición impresa desapareció del mercado en 1998 y ahora reaparece en Internet para continuar su camino en el formato tecnológico más avanzado.

La vocación del webzine Tendencias es, en primer lugar, anticipatoria. Pretende señalar el camino (las tendencias) de la ciencia, la tecnología y la sociedad, para servir de orientación al cibernauta respecto a las directrices de su entorno tecnológico, académico y social.
Su contenido es de divulgación, por lo que está al alcance de cualquier persona que tenga una formación media. La presentación periodística contribuye a alcanzar este objetivo.
Finalmente es interactiva: nuestro propósito es formar, junto a la comunidad de lectores (que pueden suscribirse gratuitamente a la actualización semanal del webzine), una comunidad de autores que tengan que aportar algo innovador en los campos de la ciencia, la tecnología y la sociedad, así como en la reflexión de interés social sobre estos parámetros. El formato de la revista permite a los autores inscribirse directamente y enviar a la redacción sus propuestas de contenidos, lo que agiliza su lanzamiento a la red. El rigor lo aporta la especialización de los autores en sus respectivas áreas de conocimiento.

Como proyecto, el webzine Tendencias se enmarca en lo que ha dado en denominarse periodismo inteligente, que tiene como cometido principal ofrecer contenidos muy selectos que permiten a los lectores estar estratégicamente situados en campos de conocimiento que le son útiles para su desarrollo personal y profesional.

Es, además, un producto de Internet que se sujeta a las características básicas de este soporte tecnológico: la interactividad, la actualización permanente, la universalidad y la vinculación (hipervínculos) con un montón de iniciativas semejantes que están en la red de redes. La lengua castellana complementa su atractivo, ya que es una manera de acercar el conocimiento presente en Internet a la gran comunidad hispanoparlante europea, americana y de otras latitudes geográficas.

Posibilidades de participación en el webzine tendencias

1. Es posible registrarse como autor (apartado soumettre un article) y enviar desde una plataforma personalizada las propuestas de contenidos, lo que facilita su lanzamiento a la red.
2. Es posible suscribirse introduciendo el e-mail de destino en el recuadro newsletter, lo que permite recibir semanalmente un avance de contenidos en el correo electrónico, completamente gratis.
3. Es posible dar a conocer esta iniciativa a otras personas para aumentar el círculo de los autores y lectores, para de esta forma facilitar el intercambio de ideas

[Nota de la redacción] *Supone, para quien esto escribe, un grato placer el poder realizar de tanto en tanto este tipo de presentaciones. Realmente nos encontramos ante un nuevo espacio poseedor de una altísima calidad divulgativa y al que, por sus características, auguramos, aunque la videncia no sea precisamente nuestra especialidad, un éxito seguro.
Desde estas páginas enviamos a Eduardo nuestro agradecimiento por habernos hecho copartícipes de la existencia en la Red del e-zine Tendencias Científicas, cuyos contenidos pueden consultarse a través de: http://www.webzinemaker.com/tendencias
A continuación, ofrecemos a nuestros lectores un interesante artículo extraído de este interesantísimo espacio divulgativo.



LA CIENCIA, PERVERTIDA
Jean-Claude Guillebaud
TEMA: Bioética
URL: Tendencias Científicas http://www.webzinemaker.com/tendencias

LA CIENCIA, PERVERTIDA
Por: Jean-Claude Guillebaud

La idea de humanidad está amenazada por la perversión de la ciencia, que investiga al ritmo de los grandes negocios. El modo de producción científica ya no se desarrolla por la tradicional "validación académica", sino por las necesidades industriales o consumistas. Es la tesis del último libro de Jean-Claude Guillebaud (Seuil).

Hace una quincena de años, un representante del Congreso americano, no sin humor, desvelaba la verdadera naturaleza del problema. Lo más peligroso, escribía a propósito de la revolución biológica, no es que hayamos descubierto el árbol del conocimiento, sino que lo hayamos vendido a Wall Street.

Ironía premonitoria, en efecto. Hoy, mientras debatimos cuestiones éticas y nos proponemos legislar con prudencia, una potente industria biotecnológica se desarrolla a través del mundo completamente gobernada por la búsqueda del beneficio.
Esta industria se beneficia, día a día, de la debilidad política. Se vale de la desregulación-privatización generalizada para adquirir una fuerza y una autonomía sin equivalente en la historia.

Cuando se trata de genética, esta captación de potencia es angustiosa. Porque la biología genética se ha convertido ya en un gran negocio, objeto de una competencia internacional descarnada. Regularmente, la prensa norteamericana compara este boom industrial con la carrera por el oro del siglo XIX.

Para evocar esta fortuna por venir, se habla a veces de "genodólares", en referencia a las masas de petrodólares producidos por los choques petrolíferos de 1974 y 1979. Ampliamente dominado por Estados Unidos, este vasto mercado cuenta con nuevos actores, impacientes, en la mayor parte de los países desarrollados: Gran Bretaña, Francia, pero también Brasil o India.

Estados Unidos albergaba, en noviembre pasado, miles de empresas especializadas, 300 de ellas en el Estado de Maryland, en la costa este. Gran Bretaña (la primera de Europa) cuenta ya con 560, es decir, más de la mitad de todas las empresas similares del continente.
Francia, por su parte, a levantado un polo de investigación biotecnológica en Evry, cerca de París, presentado ya como una especie de "genetic valley" a la francesa. En la India, el gobierno alienta la investigación biotecnológica desde 1986 con la creación de un ministerio especializado y favoreciendo la formación universitaria de investigadores en este campo.

Frente a una carrera de esta amplitud, los argumentos humanitarios no pueden pesar demasiado y no solamente por una relación de fuerzas desfavorable a la regulación democrática. Entre la inquietud moral suscitada por la inmensa transgresión genética y el laisser-faire neoliberal existe un antagonismo teórico.

De un lado, la necesidad de reglas, de medidas, de enmarcación, de reflexión. De otro lado, una precipitación industrial y comercial determinada por el principio de libre competencia. En estas condiciones, cuando el legislador se ve obligado con frecuencia a rodear un estado de hecho ya renunciar, sin decirlo, a dictar normas o prohibiciones duraderas.

Esta nueva debilidad de la ley, esta fragilidad de los límites, son considerados lamentables por algunos juristas. Para ellos, la ley está enfrentada hoy a un proceso anónimo de desarrollo científico, industrial y técnico que avanza con una fuerza y casi automatismo desconcertante.

Parece lejana la época (1987) en la que el Comité Consultivo de Ética de Francia denunciaba con solemnidad la irrupción del dinero en el terreno de la biología.

Dolly y la bolsa

Pero eso no es todo. En el terreno de las biotecnologías, el progreso de la investigación, como el anuncio de los descubrimientos, están determinados por las reacciones, en tiempo real, del mercado. Se sabía que la clonación de la oveja Dolly, el 23 de febrero de 1997, iba a provocar una subida del 56,7% de la bolsa de Londres y las acciones de la sociedad PPL Therapeutics.

Hoy, la evidencia de esta relación directa entre la bolsa y los descubrimientos científicos (o pseudo descubrimientos) se ha convertido en una rutina mediática. El 14 de marzo de 2000, la PPL anunciaba haber clonado cinco lechones. A continuación sus acciones subieron un 50%.

En Francia, en el primer semestre del año 2000, las acciones de la sociedad Transgène triplicaron su valor y las de Genset se duplicaron. En Frankfurt, la subida más importante de este período fue también la de una empresa biotecnológica, MorphoSys, cuyas acciones se multiplicaron por once.
A la inversa, bastó que en el otoño pasado Tony Blair y Bill Clinton se declararan opuestos a patentar el genoma humano para que la sociedad Celera Genomics perdiera el 25% de su valor en el mercado.

Cabe preguntarse lo que queda de la deontología científica, si es que subsiste su razón de ser, cuando la investigación obedece a lógicas mediáticas y bursátiles tan extravagantes. Según un genetista belga, "los anuncios orquestados por las empresas de biotecnología sobre la secuencia del genoma se han concebido para dopar el valor de las acciones en la bolsa."

Podría añadirse que esta famosa secuencia del genoma humano, presentada en los medios como una empresa más importante que la conquista espacial, es objeto de una competencia despiadada, al límite de la estafa ética, entre el programa público Hugo y la ofensiva, privada, del laboratorio americano Celera, que pertenece al bioquímico y empresario californiano Craig Venter, que se considera como el Bill Gates del gen.
Venter ha conseguido meter las manos en el genoma y podrá, mañana, comercializar sus licencias. Los métodos de Craig Venter, fundados en la carrera de velocidad del efecto de anuncio, suscitan intensas polémicas en Estados Unidos. De hecho, lo único que hacen es llevar hasta el fin una lógica mercantil que se ha convertido en regla.
El anuncio espectacular y mediáticamente planificado de la terminación del decriptaje del genoma humano en febrero pasado constituye el perfecto ejemplo de este vértigo del espectáculo y del dinero en que se engulle la verdadera ciencia.

En medio de este clima tan desenfrenado, exacerbado por una orquestación periodística estruendosa con títulos como "nuestros genes valen oro", ¿cómo pueden prevalecer la prudencia, la ética y el sentido común?
En realidad, sin que nos demos cuenta, es el modo de producción científica el que se transforma: ya no se desarrolla en función de la tradicional "validación académica" (por definición gratuita y desinteresada), sino en estrecha conexión con las necesidades industriales o consumistas.

La contaminación de la revolución genética por la revolución neoliberal de la economía es mucho más profunda de lo que nos imaginamos. La esencia de la organización de la investigación científica, el estatuto del conocimiento, se destruyen poco a poco por efecto de esta colisión de las revoluciones genética y neoliberal.

Científicos empresarios

La confusión, por ejemplo, entre el oficio de investigador y el de industrial, es la norma. Cada vez más, los jóvenes diplomados quieren ser los empresarios de sus eventuales descubrimientos. De esta forma se instala una especie de vergüenza permanente. Por un lado, como científicos, explican las fabulosas promesas de la genética. Por otro lado, crean su propia empresa biotecnológica, pronto cotizada en bolsa. Fortuna del investigador y ruina de la palabra...

Esta imbécil tiranía del mercado sobre la definición del saber, este vértigo que sacude a los mejores espíritus, nada de esto debería perderse cuando se reflexiona sobre la revolución biolítica. Es una reflexión crítica global la que hay que elaborar, un análisis resueltamente transdisciplinar el que se impone.

Si no lo hacemos, un abismo separará ridículamente de un lado a los debates sobre la bioética y de otro lado a la brutalidad cínica de lo real. Toda la cuestión es saber si aceptamos abandonar la noción de humanidad a los frenesís de un proceso sin sujeto. Un proceso por el que el estructuralismo buscaba, precisamente, anunciar la muerte del hombre, es decir, la desaparición pura y simple del principio de humanidad.

Esta funesta hipótesis es la que este libro quisiera examinar. Pausadamente.

[Nota] *Condensado del original (extractos de "El principio de humanidad", Seuil, Paris, 2001):
http://www.lexpress.fr/Express/Info/Sciences/Dossier/Guillebaud/dossier.asp?id=320521

Para más información:

Nouvel Observateur - N°1921 http://www.nouvelobs.com/epoque/epoque2_1.html

http://www.lexpress.fr/Express/Info/Sciences/Dossier/Guillebaud/dossier.asp?id=320521



LOS RAELIANOS PRETENDEN ABRIR EN BRASIL UN CENTRO PARA CLONAR HUMANOS
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Bioética
URL: El Correo http://www.elcorreodigital.com/

LOS RAELIANOS PRETENDEN ABRIR EN BRASIL UN CENTRO PARA CLONAR HUMANOS
Por: Luis Alfonso Gámez – Bilbao

La secta quiere que el Gobierno de Brasilia les permita trabajar al margen de la ley durante 99 años Han visto frustrados su deseos de realizar los experimentos en Bahamas y Estados Unidos

Primero fue Bahamas; después, Estados Unidos; ahora, Brasil. Los raelianos no están dispuestos a dar su brazo a torcer en la carrera que emprendieron en febrero 1997 para clonar al primer ser humano. «Brasil tiene todo lo necesario para convertirse en un centro internacional de referencia científica en clonación, ya que aquí nadie es tan radical como en Estados Unidos», ha declarado a la revista brasileña ‘Istoé’ David Uzal. Pintor y escritor, el portavoz de la secta en el país sudamericano afirma que el grupo va a pedir al Gobierno de Brasilia «un terreno donde podamos tener autonomía, como las embajadas, que no se someten a las leyes del país en el que están», y libertad de acción durante 99 años.

La Revolución Raeliana mantiene que los humanos fuimos creados en laboratorio por extraterrestres. El periodista francés Claude Vorilhon fundó la secta en 1973 tras un pretendido contacto con alienígenas. En la actualidad, asegura que tiene 55.000 adeptos en 84 países, incluida España. Antes de adentrarse en los terrenos de la clonación, los raelianos intentaron en 1995 abrir una embajada extraterrestre en Jerusalén. Fracasaron. De nada les sirvió haber lavado la cara a su símbolo original: una esvástica inscrita en una estrella de David.

Un proyecto viable

Vorilhon -rebautizado como Raël tras su conversión a la fe alienígena- creó Clonaid poco después del nacimiento de la oveja Dolly. La firma, radicada en Bahamas, ofrece desde hace tres años la clonación como método de reproducción para parejas estériles. Al principio, casi nadie les tomó en serio. Sin embargo, poco a poco, salió a la luz información que hizo que los ojos de comunidad científica vieran en la secta más que un grupo de chiflados. A finales de 2000, bajo la dirección de la química francesa Brigitte Boisselier, Clonaid contaba ya con laboratorios debidamente equipados, personal cualificado, donantes de óvulos, madres de alquiler y hasta un matrimonio dispuesto a pagar 90 millones por que clonaran a su bebé de diez meses muerto.

Raël habló en marzo ante un comité del Congreso estadounidense y, la semana pasada, Boisselier participó en una reunión sobre clonación humana organizada por la Academia Nacional de Ciencias de EE UU. A pesar de que la clonación se enfrenta hoy en día a graves problemas -existe una altísima probabilidad de malformaciones-, los líderes raelianos reiteraron en ambas ocasiones su intención de seguir adelante con el proyecto. La cuestión es dónde.

Las autoridades de Bahamas les han negado los permisos, y efectivos de la Agencia para la Alimentación y los Medicamentos (FDA) han desmontado los laboratorios de la secta en EE UU. Ahora, los raelianos afirman haber creado una nueva compañía de la que no dan el nombre ni donde tiene el laboratorio «por evidentes razones de seguridad».

Un negocio basado en una gran mentira

«La vida eterna gracias a la clonación». Éste es el lema de Clonaid. Tan espectacular como falso. Los raelianos basan su negocio en la mentira. Un clon humano no será jamás una fotocopia sin mente, sino un ser distinto al original, otro individuo, aunque posea su misma carga genética. La naturaleza lo demuestra en el caso de los gemelos genéticamente idénticos, que son clones naturales, pero individuos diferentes.

Brigitte Boisselier indicaba en febrero a ‘The New York Times Magazine’ que sus primeros clientes, el abogado Mark Hunt y su esposa, sabían que el clon de su bebé no iba a ser su hijo redivivo. Sin embargo, basta echar un vistazo a la ‘web’ de Clonaid -www.clonaid.com- para comprobar que la química dice una cosa en los medios y otra a los potenciales clientes.

«¿Quién se va a escandalizar hoy en día de la idea de devolver a la vida a un niño de diez meses que murió de manera accidental? La tecnología lo permite, los padres lo desean, y yo no veo ningún problema ético…», afirma Boisselier en la ‘web’. Una mentira que explota Raël cuando dice que «la clonación va a permitir a la Humanidad alcanzar la vida eterna». ¿El precio que le pone la secta a esa inmortalidad imposible? Alrededor de 36 millones de pesetas.

Ahora, el matrimonio Hunt se ha descabalgado del proyecto porque quería llevarlo en «secreto» y eso no casa con el hecho de que la directora científica de Clonaid se haya convertido, en su opinión, en una ‘vedette de la prensa’.

Pero los raelianos seguirán explotando el engaño. Vorilhon acaba de anunciar en Alemania que van a clonar a Adolf Hitler para que pague por sus crímenes.

------------------

CIENTÍFICOS CANADIENSES TRANSFORMAN POR PRIMERA VEZ CÉLULAS ‘MADRE’ DE LA PIEL EN OTROS TIPOS DE TEJIDO

Investigadores de la Universidad Mc Gill de Montreal (Canadá) han conseguido, por primera vez, que células ‘madre’ adultas procedentes de la piel se conviertan en un tejido diferente del que proceden.

Las células ‘madre’ obtenidas por los científicos canadienses de la piel de ratones y humanos fueron transformadas posteriormente en neuronas y otros tejidos, según el estudio publicado ayer en la revista ‘Nature Cell Biology’. La importancia del descubrimiento radica en que su hallazgo proporciona otra vía para obtener células destinadas a la investigación; diferente a las células ‘madre’ embrionarias que han suscitado tanta polémica en las últimas semanas.

Los trabajos previos de otros científicos habían concluido que las células troncales adultas tienden a convertirse en células del mismo tejido del que proceden, haciendo imposible su transformación. Numerosos investigadores habían señalado, además, que las células adultas, con ofrecer posibilidades, no son tan versátiles como las embrionarias, que pueden dar lugar a cualquiera de los más de 200 tipos de tejido que tiene el cuerpo humano.

El trabajo de la Universidad McGill muestra que también las células adultas podrían llegar a tener el mismo potencial que las embrionarias. La razón por la que los doctores Freda Miller y Jean Toma, autores del descubrimiento, investigaron las posibilidades de estas células es que la piel, como la sangre, se regenera rápida y regularmente.

Miller y Toma se centraron en las células de la segunda capa de la piel, la dermis, porque ahí se sitúan las células que transmiten sensaciones al cerebro y que tienen la capacidad de regenerarse después de su destrucción.

Tras una serie de pruebas en ratones, los investigadores reprodujeron sus experimentos con células procedentes del cuero cabelludo humano.

El veto de Bush

El presidente norteamericano, George Bush, advirtió ayer de que vetará cualquier intento del Congreso de ampliar la investigación con células ‘madre’ embrionarias: «Cualquier legislación que menoscabe lo que yo creo que es correcto será vetado», declaró el mandatario. El pasado jueves Bush dio su apoyo a este tipo de investigaciones, pero sin dejar de contemplar varias restricciones, entre ellas, el uso de los fondos públicos.



ESPECTROS EN LA CIUDAD EPISCOPAL
null
TEMA: Espiritismo
URL: La Voz de Galicia http://www.lavozdegalicia.com/

ESPECTROS EN LA CIUDAD EPISCOPAL
Por: María Cuadrado
Noticia enviada por: Vicente Prieto

Aumentan las visitas al Museo Catedralicio de Mondoñedo (Lugo) después del desmayo que sufrió una visitante peruana que afirmó haber visto a dos fantasmas vestidos de monjes

Pasos, sombras ... ¡uy, que susto! El guía nos advirtió de la prohibición de manosear las casullas de los obispos y un cuadro de San Juan Bautista, del siglo XVIII, pero ni siquiera se dignó a contar leyendas y anécdotas que rodean la historia del Museo Catedralicio y Diocesano de Mondoñedo.

Pasan pocos minutos de las cuatro y cuarto, y la digestión nos impide a los visitantes pensar en fantasmas. El reciente avistamiento de los espectros de dos monjes acapara los comentarios y justifica el incremento de las visitas. «Al día pasan unos 200 turistas», asegura Isidro Fernández, guía del museo que acaba de cumplir 33 años de historias del Medievo y, ahora, de la era antiglobalización. Que se lo digan a la visitante peruana, que el pasado lunes se desmayó a pocos metros del despacho de Frei Antonio de Guevara, cronista del emperador Carlos V, tras ver los fantasmas de dos monjes, uno vestido de blanco y otro con sotana negra. De esta historia, el guía Julián López prefiere no hacer comentarios. Su compañero de oficio, Isidro Fernández, relata lo que ocurrió y prefiere que alguien le acompañe a las diez, hora de cierre.

Visita vertiginosa

Somos los primeros de la tarde y apuramos la visita del guía Julián López. Perseguimos espectros.
La marcha por los dos salones góticos es vertiginosa y los guiris -gallegos y galos- apenas nos detenemos a mirar los antiguos arbotantes de la catedral, los bancos franciscanos y cientos de piezas. Nos sorprendemos ante la talla de la embarazada Virgen de la Expectación y la colección de zapatillas de los obispos, cosidas con hilos de oro y adornadas con perlas. Las moradas son las más pequeñas, calzan el 33.

La visita no se detiene y hay que llegar cuanto antes a la capilla primitiva, antiguo lugar de enterramientos y hueco al que se accede por un estrecho corredor con puerta de hierro y llave. Los fantasmas no temen a las cerraduras, ni a la lúgubre luz, ni siquiera a la presencia de visitantes. El director del museo, Santos Sancristóbal, se anima a vestir sotana para crear ambiente. Nosotros nos negamos y él sigue ironizando sobre las visiones de Don Quijote. Asegura que se enteró de la historia de las apariciones por la prensa «como le ocurría a Felipe González».
Esta vez si que comprendemos que no es el eterno Cunqueiro quien nos encandila en la ciudad del pasatempo.

Un parasicólogo se interesa por los «fantasmas» de Mondoñedo

La misteriosa y esotérica anécdota de la aparición de dos monjes en el Museo Catedralicio de Mondoñedo ha llegado a despertar el interés de un parasicólogo gallego, Manolo Platas. Hasta la ciudad episcopal se desplazó ayer acompañado, según relató al final de su peculiar visita, de un experto en psicofonías, José María Pardo. El objetivo del viaje no fue más que la búsqueda de los «fantasmas» que una visitante peruana dijo haber visto recientemente y de la que llegaron a hablar distintos medios de comunicación nacionales.

El parasicólogo gallego señaló que accedió al Museo Catedralicio mindoniense «en dos ocasiones» y de forma «muy discreta», entrando con un grupo de turistas. El interior lo registró, según relató, a través de una «pantalla pequeña untada en alquitrán de ulla». «No se ha detectado ninguna concentración energética», concluyó ayer. Con respecto a las psicofonías, «tampoco se detectó nada», añadió. Y sus «visualizaciones», finalizó, tampoco parecieron dar resultados positivos. En definitiva, afirmó que «no hay espectros».

Así, Platas atribuía ayer la percepción de la visitante peruana a una posible «acumulación de fenómenos como un exceso de calor, una bajada de tensión... que pudieron provocar que en la psiquis se representase el aura de una persona a la que quiere mucho».

[Nota] * Parece que las inusualmente altas temperaturas que estamos sufriendo en Galicia, le están sentando mal a algunos visitantes. De todos modos, no hacía falta que viniese ninguna ciudadana peruana ni ningún perseguidor de espectros a descubrirnos que hay un fantasma en Mondoñedo, ya lo sabemos desde hace tiempo y se llama Monseñor José Gea Escolano*.



SE ENCUENTRA UN RESTO FÓSIL DE UN SER BÍPEDO DE MÁS DE 5,2 MILLONES DE AÑOS.
Felix Ares de Blas
TEMA: Antropología
URL: http://www.nytimes.com/2001/07/12/science/social/12FOSS.html

SE ENCUENTRA UN RESTO FÓSIL DE UN SER BÍPEDO DE MÁS DE 5,2 MILLONES DE AÑOS.
Por: Félix Ares de Blas

Su hábitat era el bosque húmedo y frío lo que falsa la hipótesis de que el bipedismo fue una adaptación a la vida en la sabana.

El hallazgo ha sido hecho por el equipo del Dr. Tim D. White de la Universidad de Berkeley, que es uno de los más experimentados buscadores de fósiles; en su equipo se encontraba el doctorando Haile-Selassie.

Han encontrado dos fósiles: un dedo de pie y un diente. El lugar del descubrimiento ha sido en el curso medio del río Awash, aproximadamente a 80 kilómetros donde hace treinta años se encontró a la famosa Lucy, de unos 3,2 millones de años.

Pero vayamos a lo que se acaba de encontrar. El hueso de un dedo del pie demuestra que ya era bípedo, al menos cuando estaba en el suelo. El hábitat de aquel lugar en aquella época era selva húmeda y fría. Esto, sin duda, está en desacuerdo con la idea tradicional de que el bipedismo se desarrolló en bosque más abierto y cálido o en la sabana. Ello obliga a replantearse las razones evolutivas que llevaron a dicho bipedismo.

El diente, dice Yohannes Haile-Selassie, en el informe de la revista Nature del 12 de julio de 2001, incluye suficientes claves como para pensar que es verdaderamente un homínido.

La edad estimada es de entre 5,2 y 5,8 millones de años, lo que pone a estos fósiles muy cerca de la separación entre las líneas de los chimpancés y de los humanos, que según el ADN ocurrió hace entre 5,5 y 6,5 millones de años.

No se ha asignado una nueva especie para estos fósiles, se los sigue clasificando como Ardipithecus ramidus y de la subespecie Ardipithecus ramidus kadabba.

En el Idioma del Afar (la zona de Etiopía donde se encontraron los primeros restos de Ardiphitecus ramidus, Ardi significa suelo y ramid raíz. Pithecus en griego es mono, luego el nombre significaría algo así como: el primer mono bípedo. Kadabba significa en el idioma del afar el antecesor de la familia.

Para más información:

The New York Times http://www.nytimes.com/2001/07/12/science/social/12FOSS.html



EL PRINCIPAL ORGANISMO CIENTÍFICO EUROPEO PIDE LA CLONACIÓN DE EMBRIONES CON FINES MÉDICOS
Javier Sampedro
TEMA: Bioética

EL PRINCIPAL ORGANISMO CIENTÍFICO EUROPEO PIDE LA CLONACIÓN DE EMBRIONES CON FINES MÉDICOS
Por: Javier Sanpedro – Madrid

La Fundación Europea de la Ciencia prevé tratamientos rápidos de Parkinson y diabetes

La Fundación Europea de la Ciencia, el más influyente organismo consultivo científico independiente de Bruselas, publicará esta semana un informe que recomienda sin fisuras que los países europeos legalicen, financien, impulsen y regulen la clonación de embriones humanos y la obtención a partir de ellos de células madre útiles para trasplantes. El principal lobby científico europeo considera 'obvio' el potencial médico de estas técnicas, y predice que su utilización decidida logrará, en un plazo corto, tratamientos contra la diabetes, el Parkinson y otras enfermedades.

La clonación de embriones humanos de pocos días, o el mero uso para investigación de los embriones sobrantes de los tratamientos de reproducción asistida, suscita un amplio rechazo en los sectores políticos y religiosos más conservadores. Ese desagrado, basado generalmente en la creencia de que un óvulo fecundado es ya un ser humano, logró la semana pasada dos victorias: la renuncia del Gobierno socialista francés a impulsar una legislación permisiva con la clonación terapéutica, y el anuncio por la Administración republicana de EE UU de un proyecto de ley para criminalizar esas prácticas.

El contraataque científico llegará esta semana en un informe (policy briefing) de la Fundación Europea para la Ciencia, un organismo que agrupa a 67 entidades científicas entre las que se cuentan todas las grandes instituciones estatales de investigación de los países de la UE, como el Instituto Max Planck alemán, el Medical Research Council británico, el Centre National de la Reserche Scientifique francés o el Consejo Superior de Investigaciones Científicas español.
'El potencial terapéutico de las células embrionarias humanas es evidente', dice el secretario general de la fundación, el físico español Enric Banda. 'Por supuesto, las necesarias investigaciones científicas en este campo deben acompañarse de la regulación precisa y de un debate ético paralelo'.

Los sectores reacios a estas investigaciones, incluida la ministra española de Sanidad, Celia Villalobos, y la facción más conservadora de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida que asesora al Gobierno español, reconocen su enorme potencial médico, pero aducen que las células madre podrán obtenerse de órganos adultos, y que ello hará innecesario el espinoso asunto del uso de embriones.

La Fundación Europea de la Ciencia, sin embargo, no ve la más mínima razón para renunciar a l-as células madre embrionarias -técnica que ya ha demostrado su eficacia- por la mera posibilidad de que pueda llegar a haber otra igualmente eficaz en un incierto futuro. 'Es necesario llevar a cabo experimentos con células obtenidas de embriones y de adultos en paralelo', señala el informe. La fundación considera muy probable que las células madre embrionarias puedan aportar a corto plazo terapias eficaces contra las enfermedades debidas a la degeneración de grupos celulares definidos, como la diabetes, el Parkinson o la corea de Huntington. Las enfermedades que afectan a órganos enteros también serán abordables con terapias basadas en estas células, pero 'a mucho más largo plazo'.

Al mismo tiempo, la fundación urge a los países europeos a legislar para que los laboratorios que llevan a cabo estos experimentos sean regulados y supervisados. Algunos críticos del uso médico de embriones, como el presidente francés, Jacques Chirac, se oponen al método por la simple razón de que algunos científicos pudieran sentirse tentados de dar el salto de la clonación terapéutica (para obtener células) a la reproductiva (para obtener niños clónicos, tras la implantación de los embriones en un útero), que es rechazada de plano por la fundación.

El informe añade: 'Cuando las terapias derivadas del uso de células madre estén disponibles, los pacientes de todos los países querrán usar esos resultados'. Y también: 'Gran parte de la investigación en este campo se está haciendo en el sector privado. Por lo tanto, no es accesible para la comunidad científica, ni supervisable por ella'. Por ello la fundación considera urgente que las instituciones oficiales financien la investigación con embriones, de modo que los científicos públicos puedan participar en unos desarrollos científicos esenciales



LA TELEFONÍA MÓVIL SE ENFRENTA A LA ALARMA SOCIAL CONTRA LAS ANTENAS
null
TEMA: Sociología

LA TELEFONÍA MÓVIL SE ENFRENTA A LA ALARMA SOCIAL CONTRA LAS ANTENAS
Por: Pablo X. De Sandoval – Madrid

El miedo a las radiaciones preocupa a las compañías y divide a los expertos

La única certeza que se puede tener sobre las antenas de móviles es que crean miedo. Dolencias comunes como insomnio, alopecia, estrés, depresión o problemas nerviosos comienzan a achacarse a la presencia masiva de estaciones base de telefonía móvil, que sirven para garantizar la cobertura. La alarma ciudadana, aun sin ninguna base científica, ha desatado ya dos precedentes legislativos (Cataluña y Castilla-La Mancha) y uno jurídico (una sentencia en Bilbao en la que se ordena la retirada de una antena por motivos de salud) meses antes de que el Gobierno intervenga en el tema.
Hasta septiembre, calculan en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, no se podrá aprobar en el Congreso el proyecto de real decreto con el que el Gobierno regulará los límites de exposición a emisiones radioeléctricas. En él, siguiendo las recomendaciones de la UE, se establecen unos límites máximos de emisiones muy por encima de lo que desearían los partidarios de la regulación. Esos límites no tendrán efecto en Cataluña y Castilla-La Mancha, que ya han puesto los suyos en cifras el doble de restrictivas.

Antes incluso, responsables municipales en toda España ya habían limitado la instalación o aprobado moratorias en respuesta a la inquietud de sus vecinos. Hasta mayo, según datos de la Confederación de Asociaciones de Vecinos Española (CAVE), más de cien municipios como Valencia, Barcelona, Gijón, Bilbao, Badajoz, Murcia, Orense o León han tomado iniciativas restrictivas.

Un juez de Erandio (Vizcaya) puso la pelota en el tejado de las compañías, que hasta ahora se habían movido con cierta comodidad en el vacío legal. Sobre un informe médico, daba por suficientes los indicios de que las alteraciones nerviosas de una niña estaban relacionadas con la presencia de una antena enfrente de su casa. Por tanto, ordenaba retirar la antena hasta que la compañía, Airtel en este caso, demostrara la inocuidad de la misma.
Todo ello 'sin ningún estudio científico que relacione directamente las emisiones electromagnéticas con ningún tipo de enfermedad', afirma rotundamente Jesús Banegas, presidente de la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas y de Telecomunicaciones (Aniel). Banegas plantea un conflicto de intereses: 'El derecho de algunos a tener miedo puede empezar a cercenar el derecho de otros [los usuarios] a recibir un buen servicio. ¿Quién se responsabiliza de que se generalice lo de Erandio?'.

La abogada Soledad Gallego, que lleva actualmente 15 casos como el de Erandio y calcula en 'decenas' las demandas en curso en España, recuerda que, 'con evidencias o sin ellas, la gente está sometida a unas radiaciones que están bajo investigación'. 'Por supuesto que no habrá conclusiones hasta que se puedan hacer estudios epidemiológicos dentro de varios años, pero, hasta entonces, el principio de precaución debe llevarse hasta donde se pueda, porque el miedo, con los estudios en la mano, es legítimo', afirma Gallego. Unos y otros tan sólo coinciden en la necesidad urgente de una legislación estatal que haga compatible la salud de las personas, que científicamente no está en peligro, con las nuevas tecnologías. Antoni Choy, subdirector general de Calidad Ambiental de la Generalitat, explica que se decidieron a legislar 'después de que se ocupara de ello la UE y recogiendo una preocupación ciudadana. En Cataluña había verdadera alarma social, incluso sabotajes a antenas. Aunque los estudios que hay aún no tienen credibilidad para influir en el derecho, el principio de precaución debe aplicarse siempre mientras no perjudique el interés general [garantizar la cobertura]'.

Mientras tanto, afectados como Francisco Sánchez, el presidente de la comunidad de 30 vecinos de Villaverde que el jueves puso una denuncia en los mismos términos que la de Erandio, consideran que 'daño hacen, aunque sólo sea psicológico, por el miedo y la falta de información'. Desde el Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones, su decano, Enrique Gutiérrez, coincide en que la falta de información es más peligrosa que las propias antenas: 'Se están haciendo muchos esfuerzos de investigación, y debemos ser capaces de transmitir eso y tranquilizar a la gente, porque dejar crecer el pánico puede suponer graves retrasos en el desarrollo de la sociedad de la información'.

Estudios para todos los gustos

Se pueden contabilizar casi tantos estudios que demuestran la absoluta inocuidad de las antenas de telefonía móvil como informes en los que se establecen dudas e indicios sobre su relación con múltiples dolencias. El Dr. Ceferino Maestu, director de la Fundación Europea de Bioelectromagnetismo y Ciencias de la Salud, aporta casi 100 informes internacionales con indicios de efectos negativos de las antenas de móviles. 'Y ninguno es concluyente. Pero ante la falta de evidencias puedes darte por satisfecho o seguir investigando más a fondo', afirma. Desde la fundación se sigue trabajando para llegar a conclusiones cuanto antes. De igual forma, las compañías han elaborado un informe titulado Telefonía móvil y salud con otros 100 informes de bibliografía que demuestran la total inocuidad de las antenas. En las conclusiones se afirma categóricamente que los márgenes de radiación del futuro Decreto Ley del Gobierno (los mismos que en la UE) 'son suficientes para garantizar la protección sanitaria de los ciudadanos'.


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico