Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 20 Año: 2001
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2001 - Número 20


SUMARIO

LA AGUJA INEXISTENTE
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Ufología
DESCUBRA LOS SIETE ERRORES
Por: José Luis Calvo Buey
Tema:
Escepticismo
VÍCTIMA DE LA ASTROLOGÍA
Por: José Antonio Marina
Tema:
Astrología
DE PIEDRA O DE ARCILLA
Por: Manuel Alcántara
Tema:
Religión
INDIA: ASTRÓLOGO PROFETIZANDO EL DÍA DEL JUICIO FUE ARRESTADO
Por: Redacción Boletín Racionalista Internacional
Tema:
Astrología
EL FRAUDE CIENTÍFICO
Por: Mario Bunge
Tema:
Fraudes
CREAN UNA POLILLA PARA ANIQUILAR SU PROPIA ESPECIE
Por: Redacción The Guardian
Tema:
Genética
EL GRAN ENGAÑO DEL ATERRIZAJE EN LA LUNA
Por: NASA
Tema:
Astronaútica -Exploración Espacial
INVESTIGADORES ESPAÑOLES ENCUENTRAN RESTOS DE UNA GALAXIA ENANA 'DEVORADA' POR LA VÍA LÁCTEA
Por: Agencias
Tema:
Astronomía
UN PROBLEMA COMUNICATIVO EN EL CEREBRO PUEDE CAUSAR EL TINNITUS
Por: Diario Médico
Tema:
Neurología


LA AGUJA INEXISTENTE
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Ufología

"Sólo dos avistamientos, denunciados el 14 de julio y el 9 de septiembre de 1978, tienen unas características inexplicables y reciben en justicia la calificación de ovni", afirma Vicente-Juan Ballester Olmos, en el último número de la 'Revista Española de Defensa', respecto a los 122 expedientes secretos desclasificados por el Ejército del Aire. Las observaciones inexplicadas serían así el 2,4% del total. Hace exactamente un año, el ufólogo valenciano reconocía en la revista 'Muy Interesante', que, en la casuística española por él estudiada, "el conjunto de incidentes ovni
'auténticos' no se distingue de los que se encuentran en los ficheros de casos explicados, lo que indica que ambos grupos tienen una naturaleza similar". Es decir, que no hay parámetros objetivos -distribución horaria y geográfica, apariencia, duración de la observación...- que diferencien los
avistamientos de ovnis de los de objetos que son identificados tras la pertinente investigación.

Cabría esperar, tras estas dos sentencias, que el sector de la ufología española que representa Ballester Olmos tirase definitivamente la toalla en su persecución de los platillos volantes. No creo que vaya a ser así. Desde mediados de los años 80, algunos hemos repetido hasta la saciedad que la
existencia de un residuo de observaciones ovni inexplicadas no demuestra nada y que, si además dicho residuo no se diferencia objetivamente del resto de la casuística, está claro que no hay ningún fenómeno que investigar. Sin embargo, la rueda ufológica ha seguido y seguirá girando, a pesar de que los avistamientos de ovnis 'auténticos' sean indistinguibles de los de Venus o los faros de un coche por alguien que no sepa identificarlos. ¿Ridículo? Sí.
¿Inexplicable? Hasta cierto punto.

Desde luego, no pienso que, tras lo manifestado, Ballester Olmos pueda justificar intelectualmente su persistencia en el estudio de los ovnis. Hace unos años, otro conocido ufólogo español me confesó que seguía en esto por romanticismo, porque era muy duro dar carpetazo a tantos años de dedicación
a la causa. En esas mismas circunstancias creo que se encuentran el estudioso valenciano, uno de los pocos ufólogos honrados que hay en España, y muchos de sus más cercanos colaboradores. Para el autor de 'Ovnis: el fenómeno aterrizaje' (1978), reconocer que los ovnis no existen como fenómeno diferenciado, que no hay nada nuevo tras las luces en el cielo, sería admitir que ha dedicado los últimos treinta años a perseguir hadas. No dio ese giro cuando algunos pensábamos que iba a hacerlo y, desde entonces, ha pasado más de una década y la bola de nieve personal se ha ido haciendo
más y más grande. Demasiados años desperdiciados en la búsqueda en el pajar de una aguja que nunca ha existido más que en la mente de algunos. La creencia en esa aguja se ha convertido, para Ballester Olmos y sus colegas, en una necesidad vital ante la que la evidencia y la lógica poco pueden hacer.



DESCUBRA LOS SIETE ERRORES
José Luis Calvo Buey
TEMA: Escepticismo

Todos Vds. conocen el juego de los siete errores, ese de los dos dibujos aparentemente iguales pero que ocultan pequeñas diferencias que hay que saber localizar. El periódico barcelonés La Vanguardia, con la inestimable colaboración de Javier Sierra (director de la revista Más Allá de la Ciencia), parece haberse propuesto renovar este entretenimiento. Así pues, con fecha 14 de febrero de 2.001 - festividad de San Valentín - publicó en el espacio “La Contra” una entrevista que más parece propia de la festividad de los Santos Inocentes que del día de los enamorados.
Aconsejamos al lector que practique sus conocimientos históricos para localizar, no los siete dado que son bastantes más, sino todos las afirmaciones equivocadas que pueda realizadas por el Sr. Sierra. Después de cada error del director de Más Allá de la Ciencia explicaremos el por qué constituye una equivocación.
Esperamos que este pasatiempo sea de su agrado.

Pregunta.- ¿Qué busca usted?
Respuesta.- Explicaciones a algunos enigmas del pasado.
P.- Pero no es historiador.
R.- Pero me apena que los historiadores miren para otro lado cuando algo no encaja en sus esquemas.

Primer error./ Si un hecho no encaja en los esquemas de un historiador, éste tiene tres caminos posibles (salvo que quiera ser considerado como un historiador fraudulento). Negar la historicidad del hecho explicando el porqué, evaluar la posibilidad de que el hecho no resulte tan extraño a su esquema histórico como pudiera parecer o cambiar el esquema previo por ser erróneo. Como cualquier estudiante de Historia (algo que evidentemente el Sr. Sierra no es) sabe, los cambios de esquemas históricos son el pan nuestro de cada día. Por ejemplo, la aplicación de la datación por C-14 de los restos asociados al megalitismo supuso una revolución en el conocimiento de este periodo. No sólo no miró nadie para otro lado sino que el Sr. Renfrew que la llevó a cabo [1] está considerado como uno de los mejores arqueólogos de la actualidad.

P.- ¿Algo como qué, por ejemplo?
R.- ¿Sabía que el emplazamiento de las primeras catedrales góticas en Francia reproduce en tierra la posición de las estrellas de la constelación de Virgo en el cielo? Virgo: la Virgen. Y a ella se consagran esas catedrales.

Segundo error./ La primera catedral gótica francesa no está dedicada a la Virgen sino a Saint-Étienne (San Esteban). Se trata de la catedral de Sens proyectada en torno a 1.140 y terminada antes de 1.160. Por cierto, salvo que el mapa de Francia que estoy consultando esté muy equivocado las catedrales de Sens, Senlis, Noyon, Laon, Soissons y París, las ahora inexistentes catedrales góticas de Cambray y Arras (destruidas durante la Revolución Francesa pero poco posteriores a éstas) y las de Poitiers, Angers y Le Mans no forman ningún dibujo semejante al de la constelación de Virgo.
Esta idea procede, aunque el Sr. Sierra no lo dice en esta entrevista, de la obra "El enigma de la Catedral de Chartres" de Louis Charpentier [2] Basta con comparar el mapa que se incluye en dicho libro para comprobar que el autor ha suprimido alguna de las primeras catedrales góticas en beneficio de otras posteriores. Por ejemplo, la Catedral de Amiens (que sí aparece en el plano) es posterior a todas las anteriormente citadas y no aparecen por ningún lado las de Senlis, Noyon, Soissons, Cambray, Arrás, Poitiers, Angers y Le Mans). Por otro lado, la teoría de Charpentier de que la elección de lugares para la construcción de estos edificios se realiza de acuerdo con un secreto templario es absurda puesto que, sencillamente, las catedrales góticas suelen edificarse en el solar que ocupaba la catedral románica. Éste es el caso de, por ejemplo, Chartres y París.

P.- Qué bonito. ¿Casualidad o cálculo?
R.- No creo en casualidades. Esas catedrales se construyen tras el regreso a Francia de los primeros caballeros templarios desde Jerusalén, desde el templo de Salomón, donde vivían. Algún conocimiento se trajeron de ahí.

Tercer error./ Entre los conocimientos que se trajeron los Templarios de Jerusalén no figuraba el de construir las primeras catedrales góticas. ¿Por qué? Sencillamente, porque el Gótico no surge como una revolución sino como una evolución de formas pre-existentes en lo que hoy son Francia e Inglaterra. Hagamos un poco de historia. La Orden de los Caballeros del Temple, surge en Jerusalén (entonces bajo dominio cristiano como consecuencia de su conquista en la I Cruzada) en 1.118. El gran regreso a Europa (a Chipre, para mayor precisión) de los Templarios tuvo lugar en 1.187 cuando Saladino recupera para los musulmanes la ciudad de Jerusalén. Para entonces ya existían catedrales góticas. Supongamos, sin embargo, que los Templarios hubieran transmitido sus supuestas enseñanzas ocultas durante alguna de las visitas que efectuaron a su país de origen (varios de los primeros caballeros procedían de lo que hoy es Francia). Por ejemplo, la que efectuaron en 1.127-1.128 para asistir al concilio de Troyes en el que, por orden papal, se les dotó de una Regla. ¿Es esto posible? Tampoco porque para entonces en pequeñas iglesias como las de Morienval (hacia 1.122), Creuilly y Bury (hacia 1.125) ya aparecen elementos arquitectónicos propios del arte gótico que eclosionará en iglesias como Saint-Germer-sur-Fly y Saint-Maclon de Pontoise, en torno a 1.130-35. Los Templarios, para entonces habían regresado a Jerusalén aunque al ir aumentando la importancia de la Orden fueron estableciéndose también en diversos países, entre ellos Francia; pero el gran desarrollo de la Orden del Temple no tuvo lugar hasta fechas posteriores al 29 de marzo de 1.139 (publicación de la bula de Inocencio II "Omne datum optimum" que les concedía grandes privilegios). Por ejemplo, la Iglesia del Temple en París (destruida como consecuencia de la Revolución Francesa) no se empezó a construir hasta fechas próximas a 1.148.

Es muy poco lo que sabemos de los primeros arquitectos de catedrales góticas, pero ese poco conocimiento niega la idea de unos monjes-soldados iniciados en ocultos saberes. Por ejemplo, la catedral inglesa de Canterbury (una de las primeras del mundo puesto que se inició en 1.175) fue proyectada por un francés, Guillermo de Sens (recuérdese que Sens es la primera catedral gótica francesa). ¿Fueron dirigidas ambas obras por una misma persona? Es posible, puesto que presentan numerosas coincidencias estilísticas (especialmente en el Coro) y Guillermo debió de tener algún tipo de prestigio previo para conseguir convencer a los canónigos de la conveniencia de realizar una nueva catedral en vez de limitarse a reconstruir la antigua que se había incendiado. Sea como fuere, sí sabemos algunas cosas de este Guillermo de Sens, entre otras cosas que era muy hábil como carpintero y cantero (oficios manuales que eran ajenos a la nobleza que constituyó las primeras clases dirigentes templarias). Esto nos hace pensar más en un laico perteneciente a una cuadrilla de constructores ambulantes que en un clérigo. Otro tanto puede decirse de Villard de Honnecourt que trabajó en Cambrai y Laon [3]
También sabemos que en la Catedral de Amiens trabajaron dos personas de apellido Cormont y que eran padre e hijo. Los templarios estaban obligados a la castidad.

Por otra parte, en esta vieja teoría del origen templario del arte gótico se suelen olvidar dos cosas, la primera es que difícilmente pudieron aprender los Templarios una geometría avanzada o unas técnicas de construcción extraordinarias del estudio de las ruinas del Templo de Salomón en el que no se emplearon dichos conocimientos, y que los Caballeros del Temple construyeron iglesias románicas, como, por ejemplo, Santa Coloma de Almendiego en Guadalajara (aunque no haya constancia documental de que la edificaran los Caballeros del Temple, su cruz de ocho puntas está muy presente en la decoración del templo).

Como vemos, la leyenda de la identificación entre Templarios y arte gótico no sólo no presenta pruebas sino que las existentes la niegan.

P.- ¿Qué conocimiento?
R.- En el templo de Salomón los hebreos custodiaron objetos de Moisés, fragmentos de una antiquísima sabiduría egipcia...

Cuarto error./ Cuando los Templarios se establecen en lo que fue el Templo de Salomón, de éste no quedaba absolutamente nada, ni de la edificación ni de su interior. No es sólo que el Templo fuera destruido y saqueado en el 70 d. de C. por el ejército romano, es que ese edificio era el que había sido construido por Herodes, ya que el original había sido derruido, a su vez, por Nabucodonosor en el 586 A. de C. Entre medias de ambos, el Templo fue reconstruido por Zorobabel y Josué y saqueado por Antíoco Epifanes . Si a esto le unimos las sucesivas construcciones y destrucciones de edificios sufridas por Jerusalén desde los tiempos de Tito hasta la llegada de los Caballeros del Temple, nos daremos cuenta de lo sumamente improbable que es esta leyenda. Tanto es así que la Iglesia del Temple de París, presentaba originalmente una planta circular con cúpula central pese a que pretendía estar hecha a semejanza del Templo de Salomón (uno de sus visitantes, Sauval, asegura de ella que está: "...faite à la semblance du Temple de Jérusalem"). ¿Por qué esta supuesta semejanza cuando el Templo de Salomón tenía planta rectangular? Pues por la sencilla razón de que durante siglos, se confundió la Mezquita de Omar (edificada en el solar del Templo en 691 D. de C. inspirándose en la Iglesia del Santo Sepulcro) y que presenta una cúpula inserta en una planta octogonal con el propio Templo de Salomón. Si a alguien le parece increíble este error, hay que recordar que la planta central ya había sido empleada en la Capilla Palatina de Aquisgrán, de la que aseguraba Alcuino que estaba: "Construida totalmente según los principios que el mismo rey sabio Salomón había aplicado a la construcción de su Templo." Así mismo se conservan ejemplares de grabados cristianos de Jerusalén en los que figura la inscripción Templum Salomonis sobre la Mezquita de Omar. [4]

Supongamos que pese a esta equivocación y a las sucesivas destrucciones de Jerusalén, los Caballeros del Temple durante su estancia en Tierra Santa pudieran haber encontrado algo escondido en el lugar en el que un día se levantó el Templo de Jerusalén. ¿Qué pudo ser ese algo que transmitiera un gran conocimiento? Aunque el Sr. Sierra no lo dice, la opinión es que se trataba ni más ni menos que del Arca de la Alianza. Concedamos por un momento que pueda ser posible que los Caballeros del Temple encontraran un objeto de esa importancia y lo mantuvieran en secreto (algo que, de momento, ya parece sumamente improbable en un periodo histórico en que cada iglesia pretendía poseer reliquias aún más impresionantes que las de la iglesia vecina). ¿Es posible? Difícilmente. No conocemos con precisión el paradero final del Arca. Sospechosamente la Biblia guarda silencio sobre el tema. Durante un tiempo es el objeto más preciado del judaísmo y después, sencillamente, deja de hablarse de ella. Es posible que se refiera a este asunto la siguiente cita bíblica sobre el reinado de Ajaz de Judá: "Ajaz tomó la plata y el oro que había en el templo del Señor y en el tesoro del palacio real, y lo envió como presente al rey de Asiria." (2 Reyes, 16 8) [5] En cualquier caso, en la detallada descripción de la destrucción del templo por los ejércitos de Nabucodonosor no se cita para nada al Arca. Sí se informa de la destrucción (entre otros objetos) de las columnas y del Mar de Bronce (2 Reyes, 25 8-18 y 2 Crónicas 17-19) lo que hace pensar que ya no se encontraba allí. Otra versión de esta desaparición se cuenta en 2 Macabeos 2, 4-8 según la cual el Arca habría sido ocultada por el profeta Jeremías en una cueva del monte desde el que Moisés contempló la Tierra Prometida. Pese a ello, supongamos que efectivamente los Templarios encontraron el Arca, ¿les hubiera revelado la solución de grandes misterios sobre edificación? Rotundamente, no. Recordemos que el propio Salomón (que tenía acceso al Arca) tuvo que recurrir a la ayuda de artesanos fenicios para construir el Templo. Si prescindimos de leyendas sin fundamento histórico alguno, el Arca no es más que un estuche precioso (por cierto, sospechosamente parecido a los cofres egipcios como el encontrado en la tumba del faraón Tutankhamon) para guardar las lápidas de piedra en las que estaban grabadas los Diez Mandamientos. Sus supuestos poderes mágicos quedan en entredicho si observamos que pese a poseerlo, los israelitas fueron derrotados en numerosas ocasiones.

Otros estudiosos que proponen esta relación entre el conocimiento de los Caballeros Templarios y el encuentro de "algo" en el solar del Templo adoptan otras teorías en principio más plausibles. Lo que hallaron sería un libro o una serie de inscripciones que les habría revelado misterios sobre matemáticas, geometría o de divina proporción. Parece más plausible, pero es igualmente improbable. ¿Por qué? Conservamos una buena descripción del Templo original en La Biblia en 1 Reyes 6. Nos enteramos así de que el Templo tenía unas medidas que convertidas a las actuales daría (aproximadamente) unos 30 metros de largo por 10 de ancho y 15 de altura (proporción 6:2:3). Tenía una división tripartita con un atrio (Ulam) de 10 metros de largo por 5 de ancho (proporción 2:1), el santo (Hekal) con unas medidas de 20 metros de longitud por 10 de ancho y 15 de altura (proporción 4:2:3) y el santa sactorum (Debir) con unas medidas de 10 metros de longitud por 10 metros de anchura y 10 metros de altura (proporción 2:2:2). La base sería rectangular para el Ulam y el Hekal y cuadrada para el Debir. Tenemos también cuatro proporciones para elegir (6:2:3) (2:1) (4:2:3) y (2:2:2). Si Salomón hubiera tenido otros conocimientos distintos no hubiera dejado de emplearlos en su obra arquitectónica culminante. Las Catedrales góticas emplean proporciones no coincidentes entre sí ni con las citadas del Templo de Salomón.

Sobre la posibilidad de que hubieran encontrado algo que les hubiera permitido acceder a grandes conocimientos de construcción, no estará de más el recordar que pese a su inmensa fama, el Templo de Salomón no era un prodigio arquitectónico. De hecho, en 1.957 se encontró en Hasor un templo fenicio del S XIII A. de C. (por tanto algo anterior al de Jerusalén). Su distribución era virtualmente idéntica.

Queda por tratar el tema de las matemáticas. Por desgracia, no tenemos el espacio necesario para hablar en profundidad del grado de conocimiento entre los egipcios de esta materia. Nos limitaremos, por tanto a señalar que, según algunos autores, los Templarios habrían encontrado en el Templo de Salomón el valor de lo que, muy posteriormente, se llamó el Número Áureo, es decir, 1,618 que se habría empleando (según esos mismos autores) en la construcción de las Catedrales.
En primer lugar, que no está claro dicho uso arquitectónico de Phi (no confundir con Pi) como también se conoce al Número Áureo. [6] En segundo lugar, se tiende a olvidar que la primera definición occidental en época medieval del valor de Phi es consecuencia de un problema planteado por Leonardo de Pisa más conocido por Fibonacci en su obra Liber Abaci. Este matemático italiano no tuvo conocimiento de él por ninguna iluminación más o menos esotérica sino por su conocimiento del mundo árabe. En efecto, podremos encontrar en sus obras la influencia de matemático árabe Al Khwarizmi (el mismo del que deriva nuestro término algoritmo), aunque tampoco fuera original suya puesto que ya había sido tratado este tema por el arquitecto romano Vitruvio y por Euclides. Así que, el supuesto misterio se reduciría a la influencia que sobre la tecnología occidental tuvo el contacto con el mundo árabe mucho más desarrollado científicamente en esta misma época. Como ejemplo, señalaremos que el ya citado Liber Abaci supuso el primer empleo conocido en el Occidente Cristiano de la notación decimal árabe-hindú y el primer uso de las cifras árabes en vez de las romanas (ambos mucho más sencillos de emplear lo que posibilitó una mayor facilidad para resolver problemas matemáticos).

P.- De acuerdo. ¿Y?
R.- Las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos ¡reproducen en tierra la posición de las tres estrellas de la constelación de Orión!, la puerta del más allá para los egipcios.

Quinto error./ Las pirámides egipcias no reflejaban la posición de la constelación de Orión. Si así fuera, ¿dónde señalaban las demás pirámides? Aunque no sean tan espectaculares como la de Giza hay muchas más, por ejemplo la de Djoser, Djedefre, Sahure o Unas. En realidad, las pirámides se relacionaban con el culto solar y no tenían absolutamente nada que ver con Orión. La confirmación de esta afirmación se encuentra en los llamados "textos de las pirámides" una serie de inscripciones jeroglíficas existentes en la Pirámide de Unas en Saqqara.

La datación de las pirámides no depende de ninguna supuesta relación astral. Con frecuencia se olvida que las pirámides de Giza son sólo una parte de un inmenso complejo (existían pirámides menores, templos, avenidas de acceso...). Como parte de ese complejo se encontraron los barcos reales de Khufu que, al estar realizados en madera, permitieron una datación por C-14 que confirmó objetivamente su antigüedad en torno al 2.400 A. de C.

Preguntémonos, sin embargo, sobre la posibilidad de que sólo existiesen las pirámides y todos los restantes edificios fuesen construcciones posteriores. ¿Es ello creíble? Pues no. Conocemos bastante bien la evolución prehistórica y protohistórica de las distintas culturas que se sucedieron en lo que hoy es Egipto. En 10.500 A. de C. ninguna de ellas pudo haber realizado una obra de tal magnitud ya que ni poseían la tecnología necesaria ni las estructuras sociales o económicas para ello. Ni siquiera podemos decir que en esa fecha estuvieran en un estadio cultural Neolítico.

¿No es posible que una civilización desconocida fabricase en aquella época estos edificios siendo las restantes pirámides egipcias una copia de aquéllas? Aparte de que eso parece el guión de la película norteamericana Stargate, tampoco es creíble. Si ése fuera el caso, ¿cómo se explica que las primeras pirámides egipcias como la de Djoser en Saqqara no se parezca en nada a las de Giza? Conocemos bastante bien la evolución de la tipología de una pirámide desde las mastabas, a las mastabas superpuestas, pirámides escalonadas y pirámides perfectas (y con algunos errores iniciales como es el caso de la llamada Pirámide Torcida. En realidad, se trata de la Pirámide de Snofru en Dashur). Si se hubiera tratado de copiar un modelo existente esa evolución carece de sentido.

¿Y la posibilidad de que todas las pirámides hubieran sido creadas por esa misteriosa civilización? Tampoco es creíble, primero porque se nos volvería a plantear el problema de que si esa civilización orientaba astronómicamente esos edificios, ¿a dónde señalan las demás pirámides? Por otra parte, la realización de ese ingente trabajo de arquitectura e ingeniería no se puede hacer en un breve espacio de tiempo y la superficie geográfica en la que aparecen es bastante extensa. Sería milagroso que una civilización permaneciera durante largo tiempo en una zona geográfica amplia sin dejar ninguna huella física de su paso (salvo las pirámides, claro).

P.- Me relaciona usted la Europa del siglo XII con el Egipto del siglo XXV a.C...
R.- Sí. Ha habido una transmisión fragmentaria de ciertos conocimientos procedentes de una antigüedad muy, muy remota. ¡Una antigüedad de fabulosos astrónomos!

Sexto error./ La humanidad comienza a preocuparse por la observación astronómica cuando tienen la necesidad de establecer calendarios por motivos agrícolas. Antes de ello, no hay la menor prueba de un conocimiento astronómico que en ningún caso podemos calificar de fabuloso. No debemos de interpretar esto como un insulto hacia nuestros antepasados. Bastante hicieron con los pobres elementos de qué disponían, la observación a simple vista y una matemática incipiente.

P.- ¿A qué antigüedad remota se refiere?
R.- La llamo la edad de oro, y la remonto a unos 10.500 años antes de Cristo.

Séptimo error./ En 10.500 A. de C. comenzaba a producirse (en algunas zonas) una lenta evolución de paso de una economía cazadora y recolectora a una economía de producción agrícola y/o ganadera. Aunque es una innovación trascendental para la historia de la humanidad, calificarla como Edad de Oro se me antoja una exageración absoluta.

P.- ¡Qué barbaridad! Por entonces apenas dejábamos de ser cazadores-recolectores...
R.- Pues hay cosas que no encajan. Fíjese en la tribu africana de los dogon: desde siempre adoran la estrella Sirio, y siempre dijeron que era triple. Pues bien: los astrónomos descubren que es una estrella triple... ¡en 1995!

Octavo error./ Recientes investigaciones etnológicas sobre la mitología de los Dogon han mostrado que ellos no tienen tales supuestos conocimientos astronómicos. ¿Por qué se produce entonces la afirmación contraria? Todo parte de un error por parte de su primer investigador, el antropólogo francés Marcel Griaule cuyo entusiasmo acabó contagiando a sus informantes nativos que reaccionaron contándole todo lo que él quería escuchar. Entre unos y otro acabaron inventándose una mitología mucho más compleja que la que realmente existía. Por cierto, como muestra de los "grandiosos" conocimientos astronómicos reales de los Dogon, éstos consideran que el Sol es una vasija cocida y aún caliente mientras que la Luna está a medio enfriar. También creen que el Sol gira alrededor de la Tierra. [7]

P.- Alguna explicación habrá...
R.- Lo considero un residuo, un indicio -como hay muchos otros-, de esa remota edad de oro de elevadísimos conocimientos.

Noveno error./ En este caso no hay más hecho que el error de Griaule. Sacar de esto otra lección que no sea la de que los antropólogos deben tener cuidado con no poner en boca de sus informantes sus propios conocimientos, es claramente abusivo.

P.- Buf... Necesito más indicios.
R.- Las pirámides reproducen Orión en el suelo, como le digo, pero las tres estrellas de Orión no están hoy en la vertical de las tres pirámides. ¿En qué momento del pasado estuvieron en esa vertical? ¡En el 10.500 a.C.!

Décimo error./ ¿Por qué supone que las Pirámides de Giza se construyeron en la vertical de Orión? ¿En qué se basa para efectuar esa afirmación? En un razonamiento circular. Las Pirámides demuestran que existió una gran civilización en el 10.500 A. de C. porque están orientadas arqueoastronómicamente con las estrellas de Orión en ese periodo y la prueba de que estaban orientadas con Orión es precisamente que hace 10.500 años sólo podían señalar al Cinturón para ocupar esa posición.

P.- Curioso, pero las pirámides fueron construidas mucho después, hacia el 2.500 a.C...
R.- Sí: ¡con ellas, pues, los egipcios quisieron marcar aquel pasado glorioso, al que ciertos jeroglíficos denominan tiempo primero!

¿En qué quedamos? ¿Las Pirámides fueron construidas en el 2.500 A. de C. o en el 10.500 A. de C.? Después de haber estado insistiendo en la segunda fecha, ahora le dice a su entrevistador que sí que fueron construidas en la primera y que con ello quisieron rememorar aquel período. Un poco de claridad, por favor.

P.- Ya. ¿Y qué pasó en ese tiempo remoto?
R.- Hubo una supercivilización: seres muy avanzados en saberes astronómicos y de otros tipos. Más tarde, los egipcios los considerarían dioses. ¡Y no sólo los egipcios!

Undécimo error./ La tal supercivilización no existe más que en la mente del Sr. Sierra. En caso contrario debiera haber quedado algún vestigio material de ella. Si como acaba de afirmar las Pirámides se construyeron en realidad en 2.500 A. de C. ¿qué pruebas tiene de tan extraordinaria teoría? Después veremos que las citadas a continuación son tan erróneas como las precedentes.

P.- ¿Quiénes más?
R.- Las culturas amerindias, que tanto en común tienen con Egipto: momificaban, practicaban trepanaciones, tenían el mismo tipo de embarcaciones, adoraban al sol, construían pirámides... Y en ambos lados usaban similar técnica constructiva, hoy perdida...

Duodécimo error./ Por de pronto hablar de culturas amerindias es tan poco preciso que no sabemos si se refiere a la cultura de los olmecas, los mochiques o los araucanos. Una vez dicho esto, las similitudes entre las civilizaciones egipcia y la maya, (por citar una, pero obtendríamos los mismos resultados si pusiéramos la comparación de los aztecas o los incas), son mucho menores que sus diferencias. Ambas construían pirámides... completamente diferentes en cuanto a forma y utilidad. Las pirámides escalonadas mayas presentan un templo en su cima y se construyen en las ciudades al contrario que las egipcias. También en las pirámides mayas aparece una gran escalera adosada en el exterior que no está presente en las egipcias. Otras diferencias que podemos señalar son arquitectónicas (uso de la falsa bóveda), lenguaje (más allá de la coincidencia en el uso de los jeroglíficos la lengua maya y egipcia no se parecen en nada), calendario (se señala a menudo que tanto los mayas como los egipcios empleaban un calendario de 365 días, pero el maya se divide en 18 meses de 20 días con un añadido de 5 mientras que el egipcio se divide en 12 meses de 30 días más un añadido de 5), metalurgia (sólo en fecha muy tardía los mayas conocen útiles de cobre que al parecer eran objetos importados)... pero por encima de todas estas diferencias, la cronología no coincide como para pensar que una cultura pudiera ser deudora de la otra. El periodo protoclásico maya se inicia en 300 A. de C. Incluso aunque aceptásemos las fechas del llamado periodo Formativo (que en el área de la actual Belice puede remontarse a 1.300 A. de C.) como parte de esta la civilización, nos encontraríamos que en esas fechas no existen pirámides, calendarios, escritura jeroglífica... es decir, que si buscamos fechas más próximas a las del Antiguo Egipto las diferencias son abismales y si buscamos parecidos tecnológicos entonces son las fechas las que presentan diferencias insalvables. Todo esto niega una supuesta conexión entre ambas culturas que surgen y se desarrollan de manera completamente autónoma.

P.- ¿A qué técnica se refiere?
R.- A la de ablandar la piedra. Así podían moldearla antes de solidificarse de nuevo.

Decimotercer error./ Por supuesto que, como veremos más adelante, no existe la menor prueba de que los egipcios ni ninguna civilización americana conocieran tales procedimientos que, posiblemente, sean imposibles de lograr.

P.- Perdón, ¿cómo dice?
R.- Hay un pájaro andino, el lit lik, que orada nidos en la roca valiéndose de ciertas hierbas en el pico. Y los incas hablan del ayaconchi, un jugo hecho con plantas que servía para licuar o ablandar la piedra.

El problema no consiste en disolver la piedra (por cierto ¿qué tipo de piedra? ¿Hay que recordar que las composiciones mineralógicas y químicas de lo que llamamos piedras son completamente distintas?) sino en volverlas a solidificar sin que se produzcan cambios en su estructura.

P.- ¿Y convertirla en una suerte de hormigón?
R.- Sí. Eso permitiría esos muros ciclópeos (¡con bloques pétreos de hasta 1.200 toneladas!) que vemos perfectamente ensamblados sin argamasa, como en puzzle. ¡Y son muros idénticos en Cuzco y en Egipto!

Decimocuarto error./ ¿Dónde se encuentran esos muros en Egipto que emplean piedras de 1.200 toneladas? Por otra parte, aunque en Cuzco y más concretamente en la fortaleza de Sacsahuamán hay varios megalitos, los bloques más grandes empleados en una construcción arquitectónica son los denominados Trilithon en Baalbek (Líbano), el mayor de los cuales con unas dimensiones aproximadas de 20 x 4 x 3,5 metros tiene un peso estimado de menos de 800 toneladas. Para los mayores megalitos de Cuzco se habla de un peso en torno a las 200 toneladas.

Vamos a hablar un poco más de este tema de la "piedra ablandada". Vamos a suponer que por un procedimiento que se escapa a nuestra comprensión los incas fueran capaces de disolver y posteriormente recomponer algún tipo de piedra. ¿Explica esto los megalitos de Sacsahuamán? Pues no. Pensemos por un momento en que disponemos de tal tecnología y tenemos que construir una muralla. ¿Qué haríamos? Pues o construir una muralla de una sola pieza o emplear moldes de manera que pudiéramos obtener bloques regulares que facilitaran la edificación. Sacsahuamán no presenta ninguna de ambas características. Hay piedras que se han desprendido de su sitio lo que demuestra que no se trata de una construcción de una sola pieza y los bloques son completamente irregulares. Concedamos que los incas tenían un grado de masoquismo que les hacía buscar el camino más difícil para realizar una obra. Aún entonces, ¿qué soluciona esta teoría de las piedras disueltas? ¿Haría más sencilla la edificación? Hay dos posibilidades, o bien las piedras se moldeaban en otro lado y posteriormente se conducían hasta la fortaleza o bien se moldeaban in situ. En el primer caso el problema es el mismo. La piedra, obtenida de la cantera o disuelta y vuelta a solidificar pesa lo mismo (y sino fuera éste el caso sería muy fácil de demostrar que eso no es piedra natural. Bastaría con comprobar su densidad). La cuestión del transporte y la colocación seguiría siendo la misma. La segunda opción tampoco soluciona nada. Supongamos que se lleva la piedra disuelta "a cubos" hasta el lugar que va a ocupar. Entonces deberíamos introducirla en una especie de molde para su solidificación. Colocamos la primera hilada y la piedra vuelve a su estado natural. ¿Qué hacemos entonces con el depósito? Si lo dejamos en su sitio, los restos serían visibles. Si los retiramos ¿cómo lo hacemos? ¿levantamos el bloque, lo desmoldamos y volvemos a colocar la piedra? Nuevamente se nos presentaría el problema de que tenemos que mover una pieza de x toneladas a la que tendríamos que añadir el peso del recipiente. ¿Rompemos el molde para eliminar los restos? ¿Y la parte inferior que quedaría atrapada por el peso de la piedra cómo la sacamos? Por otra parte ¿dónde están los restos de esos moldes? ¿De qué estaban hechos para soportar la presión de su contenido?

Queda el problema de si es técnicamente posible el traslado de piedras de ese peso. Los Trilithon de Baalbek demuestran que sí. ¿No pueden tratarse también ellos de "piedras solidificadas"? Pues no, porque en la cantera de Baalbek se conserva un bloque tallado aún mayor que ellos. Se le conoce como Hajar el Gouble y se le calcula un peso superior a las 1.000 toneladas.

P.- ¿Los egipcios también deshacían piedra?
R.- Lo explica una estela en la isla Sehel: el arquitecto Imhotep fue adiestrado en la técnica de ablandar piedra por el dios Khnum.

Decimoquinto error./ La llamada Estela del Hambre en Sehel (que por cierto es de la época de Ptolomeo V que reinó desde el 204 al 180 A. de C. es decir ¡más de 2.400 años posterior a Imhotep!) no dice tal cosa. La traducción que Davidovits presenta como prueba a su teoría no es aceptada por ningún egiptólogo. Aún en el caso de que Davidovits estuviera en lo cierto, hay que tener en cuenta que la figura de Imhotep fue divinizada durante el Imperio Nuevo. Bajo los Ptolomeos se le identificó con Asklepios y con Imouthes y se le atribuyó toda clase de prodigios. Nada de esto demuestra que esas afirmaciones correspondieran a hechos reales.

P.- ¿Usted cree algo así?
R.- El químico francés Joseph Davidovits ha hallado tejidos, uñas y pelos ¡dentro! de un bloque de piedra de la Gran Pirámide.

Por una vez el error no es del Sr. Sierra sino del Sr. Davidovits. En efecto, este autor afirmó haber encontrado restos orgánicos como uñas y pelos dentro de uno de los bloques de caliza que forman la Pirámide de Khufú así como alteraciones estructurales y químicas que demostrarían que el bloque no era en realidad de caliza natural. Por desgracia (para su teoría), nadie ha conseguido reproducir los resultados de sus análisis. Tanto Tite [8] como Harrell y Penrod [9] no encontraron otra cosa que caliza cuya composición y estructura es exactamente igual a la de la piedra procedente de la cantera de Giza. Algo que no resulta sorprendente si pensamos que en dicha explotación se han encontrado bloques rotos durante la extracción o el traslado con señales de herramientas en ellos. Otro tanto puede decirse de los bloques de granito de Assuán que forman la Cámara Real. En varios de ellos se observan aún las marcas dejadas por útiles como mazas de diorita que coinciden con los restos de dichas herramientas encontrados in situ.

Por otra parte, en alguno de los bloques de las pirámides son visibles fósiles. ¿Cómo es posible esto si se aceptara la teoría del Sr. Davidovits? No estará de más recordar que pese a los grandes conocimientos químicos de éste y a la avanzada tecnología que emplea, el Sr. Davidovits no ha conseguido nunca reproducir el proceso que supuestamente conocían los egipcios.

P.- ¿Piedra... artificial, insinúa?
R.- Eso explicaría lo que parece imposible: ¿cómo en sólo cien años se movió en Egipto más piedra que en los 1.500 años siguientes?

Decimosexto error./ No es imposible. El egiptólogo Mark Lehner realizó una demostración pública de cómo un pequeño grupo de hombres con la tecnología que sabemos conocían los egipcios podían cortar, mover y colocar bloques de caliza exactamente iguales a los de las Pirámides sin mayores problemas. Si nadie construye hoy en día una Pirámide como la de Khufu es sencillamente por una cuestión económica (el precio de los jornales sería exorbitante). Problema que no tuvieron Khufu, Khafre y Menkaure (entre otros faraones) porque los trabajadores eran voluntarios. Posiblemente ellos considerarían como un honor el trabajar para el Horus. Olvidémonos de las leyendas que reflejó Herodoto y centrémonos en los datos obtenidos de la Villa y la Necrópolis de los trabajadores de las Pirámides recientemente excavadas por Lehner y Hawass. Eran gente del pueblo, no esclavos, organizados en cuadrillas con nombres como “Los compañeros de Khufu”, que trabajaban con la tecnología que ya sabíamos que tenían y que, a veces, sufrían accidentes mortales (alguno de los esqueletos de la Necrópolis presentan heridas que se interpretan como resultado de ellos). Nada que podamos calificar de misterioso. Ni máquinas extraordinarias ni tecnologías sorprendentes.

Por si queda alguna duda, podemos observar en la tumba de Djehutihotip la célebre representación del traslado de una escultura colosal. Grupos de obreros agrupados en cuadrillas tiran de sogas que parten de la estatua asentada en una especie de trineo mientras otro hombre va vertiendo algo delante suyo. ¿Se trataría de aceite o limo para facilitar el deslizamiento del trineo? Tal vez.

P.- ¿Sería una técnica que se extravió, pues?
R.- Sí. Como tantas otras: se conservan vasijas que dan electricidad de 1,5 voltios. Y relieves egipcios que representan bombillas...

Decimoséptimo error./ Aparte de que las pilas eléctricas no tienen nada que ver con las Pirámides porque corresponden a la cultura parta y su cronología es del S I A. de C. lo de las bombillas egipcias es una pésima interpretación de los relieves existentes en el Templo de Harsumtus en Dendera. Basta con leer las inscripciones jeroglíficas que acompañan al dibujo para saber que la presunta bombilla es en realidad el Ba Viviente del dios Harsumtus representado como serpiente elevándose desde un loto.

Sobre las baterías partas, la corriente que suministrarían (si es que realmente son pilas eléctricas y no objetos de culto) es demasiado débil como para suponer un uso tecnológico avanzado. Los experimentos realizados con reproducciones de estos objetos y empleando los electrolitos que estaban al alcance de los partos, dan valores de entre 0,5 y 1 voltio.

P.- A ver, ¿queda hoy en el planeta algún vestigio coetáneo de aquella edad de oro?
R.- Es posible que en Tiahuanaco (Bolivia): según algunos arqueólogos, hay allí pilares de casi 10.000 años... que marcan posiciones celestes de 10.500 años a.C.

Decimoctavo error./ Las fechas de datación por C-14 para Tiwanako o Tiahuanaco no se aproximan ni de lejos a esa antigüedad.

P.- Yo insisto: la arqueología académica no reconoce civilizaciones en esa época.
R.- Lo sé, pero algún arqueólogo ya data hoy el cuerpo de la esfinge de Giza por esas fechas: está erosionada por lluvia ¡y la última época pluvial en Egipto fue en el 7.000 a.C.!

Decimonoveno error./ Aparte de que el que propone tal teoría es Robert Schoch que es geólogo (y aunque es posible que algún arqueólogo se haya hecho eco de ella, desconozco tal extremo) la erosión del cuerpo de la esfinge no se debe a la lluvia sino a las partículas silíceas arrastradas por el viento como demostraron los también geólogos Aigner y Gauri. Aunque Schoch tuviera razón y existiera erosión pluvial ¿de verdad sostiene que en Egipto hace 7000 años que no llueve? Cualquier egipcio actual puede dar fe de lo contrario. Si eso es ahora, ¿por qué supone que la lluvia no fue más abundante que en la actualidad hace, pongamos por caso, 2.800 años? La afirmación de Schoch de que la erosión de la Esfinge solo pudo ser causada a lo largo de este periodo de tiempo tan prolongado es claramente errónea. Entre otras cosas hay que considerar que antes de la reciente restauración podía observarse una rápida degradación de la piedra que ocasionó accidentes como el desprendimiento de un fragmento de tres toneladas en 1.988. La razón de ello no tuvo nada que ver con la lluvia y sí con la baja calidad de la caliza en que se talló el cuerpo de la Esfinge.

P.- No me rindo: quiero otro indicio más.
R.- El mapa del almirante Piri Reis: es de 1503, pero dibuja el perfil costero de la Antártida, ¡que no fue descubierta hasta 1818!

Vigésimo error./ Como aclaración previa, el primer mapa del almirante Piri o de Piri Reis (Re´es significa almirante, así que lo del almirante Piri Reis es una redundancia) está datado (por una inscripción en el mismo) en el mes de muharrem del año 919 lo que traducido a nuestro calendario significa que se terminó entre el 9 de marzo y el 7 de abril de 1.513 que no de 1.503; pero visto lo visto diez años no suponen mucho. Lo que sí es bastante más grave es la afirmación sobre la Antártida. Basta observar el mapa original para comprobar que lo que supuestamente es la Antártida está unida a la costa americana justo debajo de la desembocadura del Río de la Plata. ¿Es ese el caso real? Evidentemente, no. ¿Por qué entonces aparece esa masa terrestre proyectándose hacia el Este? Supongamos por un momento que dibujamos la línea de costa americana y supuestamente antártica como una recta, es decir, lo que en el mapa de Piri Reis aparece hacia el Este lo continuamos hacia el Sur. ¿Qué observaremos? Que la línea dibujada se corresponde bastante fielmente a la costa sudamericana hasta el Estrecho de Magallanes. ¿Por qué el error de suponer que la costa americana al Sur del Río de la Plata cambiaba de dirección para dirigirse al Este? Porque el mapa del almirante Piri, aunque es una obra cartográfica magnífica (y lo que digamos a continuación no debe entenderse como una merma de su gran valor), es una refundición de mapas antiguos y contemporáneos. En varios de los mapas europeos de esta misma época apreciamos la existencia de un continente al Este de América. ¿Por qué? Por la influencia de la obra “Geografía” de Ptolomeo en la que se suponía que debía existir un gran continente oriental que equilibrara en cierta forma la masa formada por África, Asia y Europa. No es el único caso en el que el Piri Reis aceptó como buenos los errores cartográficos ajenos. Por ejemplo la isla de la Hispaniola no tiene ningún parecido con la real pero sí con las representaciones de comienzos del S XVI en las que se asumía la identificación entre La Hispaniola y Cipango y se la representaba según la descripción de Marco Polo, rectangular y con una orientación Norte-Sur. Otro error semejante es el de representar Cuba como parte del continente americano y no como una isla según la impresión que tuvo de ella Cristóbal Colón. También la proporción con la que se representa América es mayor que la empleada para la Península Ibérica.
Tanto si se acepta la explicación del error como si no, el mapa de Piri Reis tiene una serie de anotaciones que aportan datos complementarios a las tierras dibujadas. Están escritas en turco y han sido traducidas al inglés por el Dr. Afet Inán [10]. A lo que supuestamente es la Antártida le corresponden las inscripciones VII, VIII, y IX (según la numeración dada por el antedicho autor). Las transcribimos literalmente para que podemos ver que su descripción no corresponde con la Antártida.

VII. It is related by the Portuguese infidel that in this spot night and day are at their shortest of two hours, at their longest of twenty two hours. But the day is very warm and in the night there is much dew.
VIII. On the way to the vilayet of Hind a Portuguese ship encountered a contrary wind [blowing] from the shore. The wind from the shore . . . [illegible] it [the ship]. After being driven by a storm in a southern direction they saw a shore opposite them they advanced towards it [illegible]. They saw that these places are good anchorages. They threw anchor and went to the shore
in boats. They saw people walking, all of them naked. But they shot arrows, their tips made of fishbone. They stayed there eight days. They traded with these people by signs. That barge saw these lands and wrote about them which. . . . The said barge without going to Hind, returned to Portugal, where, upon arrival it gave information. . . . They described these shores in detail. . . . hey have discovered them.
IX. And in this country it seems that there are white-haired monsters in this shape, and also six-horned oxen. The Portuguese infidels have written it in their maps. . . . . This country is a waste. Everything is in ruin and it is said that large snakes are found here. For this reason the Portuguese infidels did not land on these shores and these are also said to be very hot.

Como vemos, quedan un par de cosas muy claras. La fuente para esa parte del mapa es un navegante portugués conducido a ella por una tempestad y la descripción (teñida de exageración como los bueyes de seis cuernos) no corresponde a la Antártida.

P.- Curioso, sí... Quizá algún aventurero...
R.- Con un detalle: ahí vemos, exacto, el perfil terrestre de la península de la Reina Maud, que está bajo una capa de hielo de un kilómetro de grosor desde... ¡6.000 años a.C.!

Vigesimoprimer error./ Por de pronto la Antártida está completamente cubierta de hielo desde hace unos 14 millones de años, así que mal podría nadie dibujar la costa libre de él en el 6.000 A. de C. Por si fuera poco, los datos para esa afirmación se basan en la comparación con los resultados obtenidos por la expedición internacional (participaron Suecia, Noruega y el Reino Unido) en 1.949. Sin embargo, el perfil costero, si la Antártida estuviera libre de hielo como afirma el Sr. Sierra, sería completamente diferente porque, por de pronto, el nivel del mar subiría modificándolo.

P.- No.
R.- Sí. ¡Alguien cartografió la Antártida hace más de 8.000 años! Copias de ese mapa perduraron hasta llegar a Alejandría, de las que copió Piri Reis. Y todo mapa tiene un centro de proyección: ¿sabe dónde está en éste?

Vigesimosegundo error./ Tiene razón el periodista, "No" ¿De dónde surge esta historia de Alejandría? Pues de una lectura absolutamente parcial de una de las notas incluidas en el mapa, concretamente de la número VI según el Dr. Inán. La reproducimos a continuación íntegramente:

VI. This section shows in what way this map was drawn. In this century there is no map like this map in anyone's possession. The-hand of this poor man has drawn it and now it is constructed. From about twenty charts and Mappae Mundi-these are charts drawn in the days of Alexander, Lord of the Two Horns, which show the inhabited quarter of the world; the Arabs name
these charts Jaferiye-from eight Jaferiyes of that kind and one Arabic map of Hind, and from the maps just drawn by four Portuguese which show the countries of Hind, Sind and China geometrically drawn, and also from a map drawn by Colombo in the western region I have extracted it. By reducing all these maps to one scale this final form was arrived at. So that the present map is as correct and reliable for the Seven Seas as the map of these our countries is considered correct and reliable by seamen.

Como vemos, los mapas antiguos que dice utilizar van acompañados de cartografía contemporánea portuguesa (recuérdese que la supuesta Antártida está expresamente tomada de una fuente lusa) e incluso de un mapa de Cristóbal Colón o Colombo. ¿A qué mapas antiguos se refiere? Posiblemente las Jaferiyes que menciona sean una versión ilustrada de la "Geografía" de Ptolomeo, quizás la publicada en Cracovia por Johannes de Stobnicza en 1.512 cuyos mapas de Sudamérica presenta numerosas similitudes con el que nos ocupa. Es posible que el nombre de Ptolomeo le moviera a confusión y de ahí la referencia a Alejandro Magno. Que los Mappae Mundi que usó el almirante Piri no eran griegos (pese a su afirmación) la tenemos en la nota número XIV:

XIV. It is said that in ancient times a priest by the name of Sanvolrandan (Santo Brandan) traveled on the Seven Seas, so they say. The above-mentioned landed on this fish. They thought it dry land and lit a fire upon this fish, when the fish's back began to burn it plunged into the sea, they reembarked in their boats and fled to the ship. This event is not mentioned by the Portuguese infidels. It is taken from the ancient Mappae Mundi.

La referencia a la isla mítica de Samborondón o San Brandan hace que no podamos datar ese Mappae Mundi con anterioridad a la Edad Media que es cuando aparece esta leyenda.

P.- Sorpréndame.
R.- Justo sobre las pirámides de Giza.

Vigésimotercer error./ Por de pronto es extraordinariamente difícil conocer el punto de proyección de un fragmento de mapa (es posible que tuviera unas dimensiones originales de 140 x 165 centímetros de los que sólo se conservan unos 90 x 65 centímetros) máxime cuando el supuesto punto de proyección está en la parte perdida. Las distintas proporciones empleadas al ser este mapa una recopilación de otros ya existentes, hace de esta afirmación algo imposible de sostener, especialmente cuando la persona que la realizó es el Sr. Hapgood conocido por sus afirmaciones de que esta carta contiene cuadrículas con un perfecto conocimiento de la latitud y la longitud, algo que resultaba imposible en los tiempos del almirante turco. En realidad, lo que figura en el mapa de Piri Reis son líneas de rumbo que aparecen en múltiples planos de la época y que no tienen ninguna relación con la latitud y la longitud. Aunque no fuera así, estarían completamente equivocadas, pero el Sr. Hapgood lo soluciona atribuyendo esos errores a distintos copistas y sosteniendo que los Mappae Mundi antiguos esos sí que tenían unas cuadrículas perfectas. Por si fuera poco, en su determinación del punto de proyección, el Sr. Hapgood comete errores tan garrafales como confundir La Hispaniola con Cuba, lo que es suficiente para negar todas las conclusiones posteriores.

Para más información:
Referencias Bibliográficas:

[1] Renfrew, C.: El alba de la civilización. La revolución del radiocarbono y la Europa prehistórica. Madrid, 1.986.
[2] Charpentier, L.: El enigma de la catedral de Chartres. Barcelona, 1.970.
[3] Pijoán, J.: Arte Gótico de la Europa Occidental. Madrid, 1.993.
[4] Ramírez, J. A.: La iglesia cristiana imita un prototipo: el Templo de Salomón como edificio de planta central (algunos ejemplos medievales), en Edificios y sueños (Ensayos sobre Arquitectura y Utopía), Málaga, 1.983.
[5] La Biblia cultural. Madrid, 1.998.
[6] Neveux, M.: Le mythe du nombre d´or. La Recherche, nº 278, 1.995.
[7] Arrieta, J.: Dogon, un misterio inexistente. El Escéptico nº 8, 2.000
[8] Peterson, I.: Ancient Technology. Pouring a pyramid. Science News, 1.984.
[9] Harrell, J. A. and Penrod, B.E.: The Great Pyramid debate. Evidence from the lauer sample. Journal of Geological Education, vol. 41, 1.993.
[10] Inán, A.: The oldest map of America. Ankara, 1.954.



VÍCTIMA DE LA ASTROLOGÍA
José Antonio Marina
TEMA: Astrología

“Con frecuencia se identifica la razón con los desmanes de la técnica y se la pone bajo sospecha”

Recibo un encargo del Instituto Tecnológico de Monterrey, empeñado en un asombroso proyecto educativo, y vuelo a la Guadalajara de Jalisco. Mermelada & Benji se internacionaliza. Al regreso visito el fascinante Museo Antropológico de México capital. Descarnado contraste entre la técnica
actual y la magia antigua. Con las imágenes de las mitologías solares aún recientes, encuentro en la agencia un mensaje de Carlota Pérez, una lectora intrigada por la moda de los videntes, horóscopos, cartomancia y otros negocios basados en la credulidad. A mí también me llama la atención la
desmesurada presencia de estos asuntos en los medios de comunicación. No es una exclusiva española. En Francia hay diez mil astrólogos, más de cuarenta revistas de astrología, algunas de gran tirada, y el diez por ciento de los franceses confiesa haber acudido a alguna de las pintorescas consultas que desvelan el porvenir. Un dato más: el 47 por ciento de las mujeres confían más en su horóscopo que en la opinión de su pareja. El índice de fiabilidad masculina anda pues por los suelos. Los seres humanos siempre han querido predecir el futuro con procedimientos muy variados. Les pondré un ejemplo poético y otro de casquería. La 'capnomancia' adivina mediante el humo, es
la técnica más etérea. La 'alectomancia' presagia mediante la piedra que a veces el gallo tiene en su hígado. ¿Cómo ha podido sobrevivir tantos siglos la astrología, que debería llamarse 'astromancia', la predicción por los astros? Parece un asteroide ancestral caído en un mundo modernísimo.

Los políticos y la astrología. Georges Minois, autor de una Histoire de I'avenir (Fayard) dice que desde Nixon a Hassan II, de Vincent Auriol a Antoine Pinay, los políticos siguen consultando las cartas astrales. Nancy Reagan introdujo a los astrólogos en la Casa Blanca, Mitterrand consultó a
Elizabeth Teissier sobre la guerra del Golfo y el referéndum de Maastricht, el astrólogo Maurice Vasset asesoró, al parecer, a De Gaulle de 1944 a 1969. Karl Ernst Krafft, autor de un voluminoso tratado de astrobiología, fue el astrólogo semioficial de Himmler, aunque pronto perdió su favor y acabó en un campo de concentración. En Wall Street hace estragos la astrología financiera. Algunas consultorías utilizan los horóscopos para seleccionar personal. En 1993, la Inspección de Trabajo francesa dictaminó que no se podía excluir a una persona de un trabajo por ser capricornio. Tal vez estemos sufriendo una epidemia de irracionalidad. Con frecuencia se identifica la razón con los desmanes de la técnica, y se la pone bajo sospecha. Proliferan nuevas creencias que manejan el corazón entorpeciendo la cabeza. Muchas veces nos juega una mala pasada nuestra escasa habilidad para calcular probabilidades. Vemos coincidencias mágicas donde no las hay. Por ejemplo, nos parece increíble que si hay 23 personas en una habitación la probabilidad de que al menos dos cumplan años el mismo día, sea superior al 50 por ciento.

El refugio en la irracionalidad. Eduard Collot (psiquiatra) y Daniel Kulth {astrofísico) han publicado Peut-on penser I'astrologie: science ou voyance?, donde describen la actitud de los que acuden a las consultas. Allí se habla de ellos, se les convierte en protagonistas de una novela, se les ofrece una pequeña fe sin grandes exigencias, salen sintiéndose atendidos y reconfortados. Entran en funcionamiento los mecanismos de la adicción psicológica. Collot advierte: «La astrología puede convertirse en una herramienta terrible de manipulación. En este momento tengo dos pacientes en
tratamiento: al primero se le ha anunciado un accidente seguido de parálisis, y el segundo no puede tomar una decisión sin consultarlo con sus tres astrólogos. Todo método usado para ejercer presión psicológica acaba en violencia psíquica». Perder el sentido crítico es siempre peligroso. La inteligencia es más amplia y poderosa que la razón, pero el uso racional de la inteligencia, la búsqueda de evidencias debatidas, compartidas, justificables, lúcidas, es imprescindible para una vida libre. La irracionalidad esclaviza.



DE PIEDRA O DE ARCILLA
Manuel Alcántara
TEMA: Religión
URL: El Correo http://www.elcorreodigital.com/

Mientras no haya un gobierno universal no puede hablarse de patrimonio universal. La UNESCO acaba de comprobarlo, después de que sus minuciosos enviados se dieran una vuelta por Kabul. Lo que no consiguiera Genghis Khan, que se distraía viendo cómo sus guerreros formaban pirámides con las calaveras de los vencidos, lo han logrado los talibanes, o sea, los estudiantes de teología que se han aprendido bien su incomprobable asignatura. Ya casi no quedan Budas en Bamiyán y los que sobreviven tienen las horas contadas. Era eso que se ha dado en llamar una «herencia mundial» y se mantenían porque representaban una fuente de ingresos turísticos. Los viajeros aman las estatuas, al margen de su representación, y siempre visitaban estas imágenes de piedra o de arcilla donde un dios benigno y orondo se convertía en gigante. Los extremistas islámicos, que lo son en mayor grado que los de otras confesionalidades, prohíben las representaciones humanas. Podría deducirse que no pueden ver al hombre ni en pintura, pero sería arriesgado. Como todas las religiones basadas en el bienestar de ultratumba, el islamismo tiene sus reglamentos.

El adecuadamente llamado ‘mulá’ Omar decretó la muerte de las estatuas, pero es pronto para calificarlo como el mayor iconoclasta del siglo, ya que el siglo no ha hecho más que empezar. La destrucción de estos Budas que llevaban más de quince siglos en los acantilados demuestra que la globalización es algo ilusorio. La humanidad aún no se ha hecho planetaria. Cada uno es de su nación, de su región, de su pueblo, de su barrio, de su calle, y, dentro de su calle, de la acera de los pares o de los impares, que siempre la otra es la acera de enfrente. Soñó Kant con «la paz perpetua» y con un gobierno del mundo, pero el hombre que con una mano en la mejilla «todo lo llegó a saber» cascó hace algo más de doscientos años y las cosas siguen igual. La humanidad ha perdido un tesoro. Muchos no pensábamos verlo, pero nos gustaba que estuviera ahí.



INDIA: ASTRÓLOGO PROFETIZANDO EL DÍA DEL JUICIO FUE ARRESTADO
Redacción Boletín Racionalista Internacional
TEMA: Astrología

Noticia enviada por: Enrique Márquez

La "predicción" de un astrólogo de que las ciudades golpeadas por el terremoto, Ahmedabad y Bhuj, serían completamente destruidas por otro devastador terremoto, la noche del viernes 2 de febrero, encendió un pánico nunca antes visto entre las víctimas sobrevivientes del terremoto del 26 de enero.

Hubo escuelas cerradas, empresas privadas que anunciaron un día no laboral, y todos intentaron escapar del desastre. Miles huyeron a las ciudades vecinas. Se cerraron las reservas de vuelos a Delhi y Mumbai desde la mañana, con centenares de personas en la lista de espera. Al iniciar la tarde, miles de personas salieron a lugares abiertos y grandes carreteras. La autopista Ahmedabad-Gandhinagar se congestionó con gente que se preparaba a pasar la noche bajo el cielo abierto. Las autoridades trataron de calmar el pánico, anunciando con altoparlantes en camionetas, que la predicción del día del juicio no era más que un rumor, pero la gente no quiso tomar riesgos. La policía arrestó al astrólogo Amlal Patel por causar pánico. Algunos días antes, varios astrólogos de renombre en Delhi, entrevistados por los medios de comunicación, tuvieron que admitir su total fracaso en predecir el reciente terremoto devastador. Todos ellos tuvieron que reconocer que no es posible predecir tales calamidades.

Para más información:
Rationalist International (en Inglés): http://www.rationalistinternational.net



EL FRAUDE CIENTÍFICO
Mario Bunge
TEMA: Fraudes
URL: La Nación http://www.lanacion.com.ar/

Un fraude científico no es un delito que pueda cometer cualquiera. Es una estafa perpetrada con pericia científica y a la vista de una comunidad científica. Para cometerla es necesario saber bastante, lo suficiente para engañar a quienes lo evalúan. En esto es igual a la falsificación de moneda o de pinturas famosas.

Los fraudes científicos no son frecuentes, y ocurren casi exclusivamente en la investigación biomédica. Quizás esto se deba a dos motivos. Uno es que los médicos no son entrenados como científicos sino como artesanos, de modo que se engañan y autoengañan más fácilmente que los investigadores básicos. El otro motivo es que los investigadores en esa área están sometidos a una mayor presión para publicar que en cualquier otra.

El problema del fraude biomédico se ha vuelto tan agudo que la prestigiosa revista Science le dedicó el editorial de su edición del 18 de agosto de 2000, en la que se publicaba justamente una retractación de una nota, firmada por tres investigadores de la universidad angelina de Southern California que habían publicado un artículo en un número anterior de la misma revista.
El primer autor de esa retractación "ha reconocido una alteración de los datos que pone en cuestión las principales conclusiones del artículo". No se sabe qué sanción le aplicó su universidad. Lo que es seguro es que será exiliado de la comunidad científica.

El editorial de marras enumera los perjuicios colaterales causados por el fraude en cuestión. Por ejemplo, algunos investigadores se fundaron sobre los presuntos hallazgos, y ahora tienen que rehacer sus trabajos da capo. Los referís del artículo perdieron su tiempo. El distinguido investigador que de buena fe escribió un comentario encomioso sobre un experimento que no se hizo perdió aún más tiempo y arriesgó su prestigio.
Pero el daño mayor es social: consiste en la depreciación de la confianza, no sólo dentro de la comunidad científica, sino también en el seno del público que contribuye a pagar las cuentas de la investigación.

¿De qué confianza se trata? De la confianza en que los investigadores van a buscar la verdad y decirla si tienen la suerte de encontrarla. Porque la verdad es la moneda del reino de la ciencia. (En el reino de la técnica circulan dos monedas: la verdad y la eficiencia.)
De modo que quien falsifica la verdad equivale al falsificador de moneda, al fabricante de autos con graves defectos que conoce pero oculta, al que vende yerbitas para tratar tumores cancerosos y al político que adultera los resultados de un sufragio. Los cinco nos perjudican a todos.

Por este motivo, los fraudulentos merecen sanciones mucho más severas que los plagiarios. Éstos son meros rateros que difunden artículos casi tan buenos como los originales. Roban, pero apenas adulteran, de modo que su delito no se propaga ni perjudica más que a los autores originales. Si los expertos no logran diferenciar un Van Gogh falsificado de uno legítimo, será porque la diferencia entre uno y otro es tan diminuta que no afecta el placer que proporciona su contemplación.
Estas reflexiones obvias no cuadran con el credo posmoderno, según el cual no existe la verdad objetiva. Por ejemplo, los sociólogos de la ciencia posmodernos, tales como Michel Foucault, Bruno Latour y Steve Woolgar, han afirmado que los científicos no buscan la verdad sino el poder. Pero si así fuera, no se entiende por qué los investigadores aprecian tanto la comprobación ni por qué condenan la falsificación. Pero volvamos al fraude.

Revisión por los pares

El editorial citado recuerda que la mayoría de los fraudes científicos no se cometen en sótanos anónimos sino en laboratorios activos y prestigiosos, ni son motivados por intereses económicos sino por el ansia de prestigio instantáneo.
En esos laboratorios los investigadores principales no suelen tener tiempo para participar personalmente en los experimentos, o siquiera para vigilarlos de cerca. El maestro se ha convertido en administrador a cargo de un microimperio excesivamente poblado y con un presupuesto millonario. Invierte demasiado tiempo en buscar fondos, colocar a ex alumnos y corregir el estilo de los papers que van a someter a publicación.
Ese líder científico ya no investiga sino por delegación. No le queda tiempo para aprender a dominar las nuevas técnicas, que deja a cargo de estudiantes graduados y posdoctorales. Pero, puesto que suele sugerir el problema de investigación y participar en la redacción del informe final, su nombre figura como coautor del trabajo. A veces por mera cortesía. O porque consiguió el subsidio. Es más jefe honorario que con comando de tropa.

El problema de la investigación delegada es tan grave que ha sido objeto de novelas del famoso bioquímico Carl Djerassi, el inventor de la píldora anticonceptiva. Una de ellas, El gambito Bourbaki, trata de un grupo de investigadores de primera línea obligados a jubilarse tempranamente. Al principio, la única finalidad del grupo es mantenerse activo y vengarse del "establecimiento". Pero sus miembros investigan con tanto ingenio y tanta suerte que obtienen un resultado sensacional, que da lugar a que se reproduzcan todos los problemas de los que creían haberse librado. Por ejemplo... No, no sigo: mejor será que lea usted la novela.

¿Qué puede hacerse para evitar el fraude? Las comunidades científicas ya disponen del mecanismo necesario para detectar fraudes y, en general, evaluar la calidad del trabajo científico: consiste en la revisión de proyectos y productos por parte de pares. No es un mecanismo infalible y a veces da lugar a injusticias, pero es el único conocido.

Por favor, no se le ocurra a usted mejorar este procedimiento proponiendo que detrás de cada investigador se instale un detective, censor o sacerdote encargado de mantener la pureza del ethos científico. Eso sí que daría lugar a fraudes en gran escala, como los que ocurrieron en la Alemania nazi y en la Unión Soviética estalinista. Si ha de haber fraude, más vale que sea al por menor y no al por mayor.



CREAN UNA POLILLA PARA ANIQUILAR SU PROPIA ESPECIE
Redacción The Guardian
TEMA: Genética
URL: El Mundo http://www.el-mundo.es/

Un grupo de científicos británicos ha puesto en marcha un experimento para lograr la primera modificación genética en un insecto. El objetivo es crear una polilla que extermine a los ejemplares de su misma especie que devoran los campos de algodón. Será una 'polilla-pesticida' cuya tendencia será aniquilar su especie en vez de perpetuarla.

La polilla letal sobrevolará los campos de Arizona, aunque será creada en Gran Bretaña por el equipo del profesor Luke Alphey, de la Universidad de Oxford. El departamento de agricultura de los Estados unidos tiene que dar todavía el consentimiento de llevar a la práctica el experimento.
El primer paso del experimento consiste en crear la larva del gusano y criarla en plantas de algodón. Antes de que se convierta en polilla, se tomarán sus huevos en el laboratorio y, en ellos, se insertará en su ADN el gen de una mosca de la fruta tan dañino que la mataría si no fuera porque la larva habrá sido inmunizada primero con un antídoto.

La polilla nacerá con este gen asesino que transmitirá a su descendencia, de manera que su reproducción significará progresivamente el final de la especie allá donde la polilla se aparee. La polilla hembra pondrá sus huevos normalmente y sus descendientes nacerán con el gen asesino, pero sin el antídoto.
Y todo esto, sin que le afecte a ella, que, por lo que parece se quedará 'sola' si la tendencia es la adecuada.

El experimento comenzará el próximo año con la creación de 3.600 polillas asesinas e inmunes. Después, los científicos deberán examinar el comportamiento de las nuevas polillas ante el resto de ejemplares de su especie. Por último, si éstas consiguen reproducirse, qué es lo que les ocurre a las nuevas generaciones.



EL GRAN ENGAÑO DEL ATERRIZAJE EN LA LUNA
NASA
TEMA: Astronaútica -Exploración Espacial
URL: Noticias Científicas de la NASA http://ciencia.msfc.nasa.gov/

Las rocas lunares y el sentido común demuestran que los astronautas del Apolo realmente visitaron la Luna.

23 de febrero, 2001 –

La semana pasada timbró el teléfono. Era mi madre... y estaba molesta.
"¡Tony!" exclamó, "Acabo de regresar del café del pueblo y un hombre [adjetivo omitido] dijo que la NASA nunca aterrizó en la Luna. Todo el mundo hablaba de eso....¡No supe qué decir"!

Me costó mucho tragarme esto último. Mi mamá siempre sabe qué decir.
Pero la polémica que ronda en el café de su pueblo y en lugares similares a lo largo y ancho del país es todavía más increíble. Después de una larga ausencia, el "engaño del aterrizaje en la luna" ha regresado.

Arriba: El astronauta Buzz Aldrin en la superficie de la Luna en 1969. [más información]

Todos los rumores sobre el aterrizaje en la Luna se desataron el 15 de febrero, cuando el canal Fox de televisión transmitió un programa llamado Teoría de la conspiración: ¿Aterrizamos en la Luna? Los invitados al programa sostenían que la tecnología de la NASA en los sesentas no estaba lo
suficientemente desarrollada como para realizar un alunizaje. Por el contrario, ansiosa por ganar la carrera del espacio de cualquier manera, la NASA montó en el programa Apolo estudios de cine. Las históricas pisadas de Neil Armstrong en otro mundo, los animados paseos en coche lunar, hasta el
golpe de golf de Al Shepard sobre Fra Mauro-- ¡eran mentira!

Afortunadamente, los soviéticos no pensaron en la farsa primero. Podrían haber filmando falsos alunizajes y realmente haber desconcertado al resto del mundo.

Programas como Teoría de la conspiración deben mirarse con la misma ironía con que se presentan. Desgraciadamente, había suficiente seriedad en el programa de Fox como para preguntarse si los productores del programa no habrían caído en su propia trampa.

Según el programa, la NASA era una mala productora de películas hace treinta años. Por ejemplo, las autoridades en Teoría de la conspiración señalaron una supuesta discrepancia en las imágenes del Apolo: las fotografías de los astronautas transmitidas desde la Luna no incluyen a las estrellas en el
oscuro cielo lunar --¡un obvio error de producción! ¿Qué pasó? ¿ Se olvidaron los cineastas de la NASA de prender las constelaciones?

La mayoría de los fotógrafos saben la respuesta: capturar algo muy brillante y algo muy pálido a la vez es muy difícil --las emulsiones típicas no tienen suficiente "rango dinámico". Los astronautas saltando en el brillante suelo lunar con sus trajes espaciales iluminados por el Sol, literalmente,
deslumbraban. Ajustar la cámara a la exposición apropiada para capturar un deslumbrante traje espacial hace que las estrellas en el fondo sean demasiado débiles para verse.

He aquí otro fallo: en las fotografías de los astronautas del Apolo plantando una bandera estadounidense en la Luna se ve la bandera doblándose y ondeando. ¿Cómo puede ser? Después de todo, no hay brisa en la Luna...

No todas las banderas ondeantes necesitan viento -- al menos, no en el espacio. Al plantar la bandera, los astronautas la giraban para penetrar mejor el suelo lunar (cualquier persona que haya plantado una tienda de campaña sabe como funciona esto). ¡Por eso ondeaba la bandera! Desplegar un pedazo de tela con gran ímpetu terminará probablemente en ondas y dobleces -- ¡sin necesidad de brisa!

El documental de la Fox continuó con muchos otros puntos engañosos. Usted puede encontrar refutaciones detalladas de cada uno de ellos en las páginas de Internet BadAstronomy.com y Moon Hoax. (Estos son sitios independientes, que no cuentan con el patrocinio de la NASA.)

Sin embargo, el sentido común es suficiente para rebatir las alegaciones del "Engaño sobre el aterrizaje en la Luna". La evidencia de que el programa Apolo realmente ocurrió es apremiante: una docena de astronautas (cargados de cámaras) caminó sobre la Luna entre 1969 y 1973. Nueve de ellos están vivos y pueden testificar sobre su experiencia. Tampoco regresaron de la Luna con las manos vacías. Así como Colón regresó con unos cientos de indígenas a España como evidencia de su viaje al Nuevo Mundo, los astronautas del Apolo regresaron con 382 kilogramos de rocas lunares a la Tierra.

"Las rocas lunares son absolutamente únicas", dice el Dr. David McKay, Jefe Científico de Ciencia Planetaria y Exploración en el Centro Espacial Jonson de la NASA. McKay es miembro del grupo que supervisa el Laboratorio de Muestras Lunares en el Centro Espacial Johnson donde se almacenan la mayoría de las rocas lunares. "Difieren de las rocas terrestres en muchos aspectos",
añade.

"Por ejemplo", explica el Dr. Marc Norman, geólogo lunar de la Universidad de Tasmania, "las muestras lunares casi no tienen agua atrapada en su estructura de cristal y las substancias comunes como minerales arcillosos omnipresentes en la Tierra están totalmente ausentes en la rocas lunares".

"Hemos encontrado partículas de vidrio fresco en las rocas de la Luna producto de explosiones de origen volcánico y de impactos de meteorito de hace más de tres mil millones de años", añade Norman. "La presencia de agua en la Tierra rápidamente rompe el vidrio volcánico en unos cuantos millones de años. ¡Estas rocas han venido de la Luna!"

Derecha: Una esfera de vidrio (de unos 0.6 mm de diámetro) producto de un impacto de meteorito con el suelo lunar. Los rasgos en la superficie son salpicaduras de vidrio, fragmentos de mineral soldados, y microcráteres producto de los procesos climáticos del espacio en la superficie lunar.
Imagen SEM por D. S. McKay (NASA Photo S71-48109).

Afortunadamente, no se necesita un título en química o geología para entender toda la evidencia. Cualquier persona que sostenga en su mano una roca lunar puede darse cuenta de que el espécimen viene de otro mundo.

"Las rocas lunares del programa Apolo están perforadas con diminutos cráteres producto de impactos con meteoroides", explica McKay. Esto puede suceder solamente con rocas de un planeta con poca o ninguna atmósfera... como la Luna.

Los meteoroides son partículas de polvo de cometa casi micróscopicas que vuelan en el espacio a velocidades a menudo de más de 50,000 millas por hora -- diez veces más rápido que una bala. Tienen una fuerza considerable pero también son extremadamente frágiles. Los meteoroides que golpean la atmósfera de la Tierra se desintegran en el aire enrarecido encima de nuestra estratosfera. (De vez en cuando, en una noche oscura, se puede ver uno -- se llaman meteoros). Pero la Luna no tiene una atmósfera que la proteja. Las diminutas balas espaciales pueden atravesar directamente las
rocas lunares, formando inconfundibles cráteres miniatura.

"Existen muchos museos, incluyendo el Smithsonian y otros, donde los visitantes pueden tocar y examinar las rocas de la Luna", dice McKay. "Usted mismo puede ver los pequeños cráteres metereoides".

Al igual que los meteroides, los rayos cósmicos también dejan sus huellas en la Luna: los isótopos. "Lon isótopos en rocas lunares son creados por reacciones nucleares a los rayos cósmicos de alta energía. Normalmente no encontramos isótopos en la Tierra", dice McKay. La Tierra está libre de esa radiación gracias a la protección de la atmósfera y la megatosfera.

Aunque los científicos quisieran fabricar una roca lunar, bombardeando una roca de la Tierra con alta energía atómico nucleíca, por ejemplo, no podrían lograrlo. Los aceleradores de partículas más potentes de la Tierra no pueden dar energía a partículas equivalentes a los más potentes rayos cósmicos, que son acelerados en explosiones de supernova y en los violentos núcleos de las
galaxias.

De hecho, dice McKay, falsificar una roca lunar lo suficientemente bien como para engañar a un ejército internacional de científicos puede ser más difícil que el Proyecto Manhattan. "Sería mucho más fácil ir a la Luna y traer una," agregó con sarcasmo.

He ahí una idea original: ¿fue la NASA a la Luna para recolectar los accesorios para representar un alunizaje? Los productores de televisión podrían considerarlo para el próximo episodio de "El engaño sobre el aterrizaje en la Luna".

"Aquí en mi oficina tengo una pila de 10 pies de libros científicos llenos de artículos sobre las rocas lunares del Apolo", añade McKay. "Investigadores en miles de laboratorios han examinado las muestras del Apolo -- ¡ni un solo artículo cuestiona su origen! Y estos no son empleados de la NASA. Hemos prestado muestras a científicos en docenas de países [que no tienen ninguna razón para colaborar con ninguna farsa]".

Incluso el Dr. Robert Park, director de la Sociedad Americana de Física en Washington y crítico eminente del programa humano espacial de la NASA, está de acuerdo con la agencia espacial en este asunto. "La cantidad de evidencia física de que los humanos caminaron en la Luna es simplemente abrumadora".

"Fox debería seguir haciendo fábulas", agrega Marc Norman. "Yo soy un gran seguidor de ¡Los Simpsons"!

Para más información:
BadAstronomy.com - Refutaciones a cada uno de los puntos del programa de Fox: Teoría de la Conspiración: ¿Aterrizamos en la Luna? (sitio independiente) http://www.badastronomy.com/bad/tv/foxapollo.html (en inglés)
El engaño de la NASA sobre el aterrizaje en la Luna -- Este sitio habla sobre recientes y no tan recientes afirmaciones a propósito de que los aterrizajes lunares eran mentira. (sitio independiente)
http://www.redzero.demon.co.uk/moonhoax/ (en inglés)
Comentarios a propósito del programa de Fox sobre el engaño sobre el aterrizaje en la Luna -- por Jim Scotti, Universidad de Arizona.(sitio independiente) http://pirlwww.lpl.arizona.edu/~jscotti/NOT_faked/FOX.html (en inglés)
TODO EL REPORTAJE en http://ciencia.msfc.nasa.gov/headlines/y2001/ast23feb_2.htm?list439194



INVESTIGADORES ESPAÑOLES ENCUENTRAN RESTOS DE UNA GALAXIA ENANA 'DEVORADA' POR LA VÍA LÁCTEA
Agencias
TEMA: Astronomía
URL: El Mundo http://www.el-mundo.es/

EUROPA PRESS

Prueba 'sólida' de la destrucción de la galaxia

Los investigadores David Martínez, Antonio Aparicio y Ricardo Carrera, del Grupo de Poblaciones Estelares en Galaxias del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), y María Ángeles Gómez Flechoso, de la Universidad de Ginebra, han descubierto lo que se considera la prueba observacional «más sólida» hasta la fecha de la destrucción de una galaxia enana en las inmediaciones de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

La teoría sobre la formación de las galaxias que goza de mayor aceptación en la actualidad implica que las galaxias enanas fueron las primeras en formarse en el Universo, ha informado el IAC.
Posteriormente, muchas de ellas se aglutinaron entre sí para formar galaxias mayores o, simplemente, fueron progresivamente 'digeridas' por grandes galaxias que fueron creciendo de esta manera. Estos procesos implican la destrucción de las galaxia enanas como tales y se han observado directa o indirectamente en sistemas lejanos.

De la misma forma, se pensaba que nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, participaba también de este mecanismo, es decir, que como galaxia masiva que es, había adquirido buena parte del material que la compone a base de 'engullir' galaxias más pequeñas. En 1994 se descubrió una nueva galaxia enana, denominada Sagitario por coincidir en su posición estelar con la constelación del mismo nombre, muy próxima a la Vía Láctea y situada justo en la región diametralmente opuesta a la que ocupamos nosotros.

Desde un primer momento se pensó que la galaxia de Sagitario debería encontrarse en un avanzado estado de destrucción y que gran parte de su material original debería formar ya parte de la Vía Láctea. Se estaba ante la posibilidad del estudio directo del proceso de destrucción de la galaxia enana Sagitario, 'devorada' por la gran galaxia de la Vía Láctea, y por tanto ante la oportunidad del estudio detallado de un caso que nos daría información de primera mano sobre el mecanismo de formación de las grandes galaxias.

De ser así, debería ser posible encontrar estrellas que antiguamente formaban parte de la galaxia enana y que ahora estarían dispersas a lo largo de toda su órbita, formando como dos corrientes que rodearían a la Vía Láctea. El problema es que estas corrientes son extremadamente difusas; tanto que pueden resultar completamente indistinguibles incluso a poca distancia del centro de Sagitario. En 1998, investigadores de la Universidad de Michigan encontraron los restos evidentes de una de las corrientes, la que se extiende hacia el sureste.

Descubrimiento español

Los investigadores del IAC han podido identificar por primera vez un exceso de estrellas jóvenes perteneciente a un sistema estelar situado a 56 kpc del centro de la Vía Láctea usando el Telescopio Isaac Newton, de 2,5 metros de diámetro, instalado en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma. Su situación en el firmamento indica que probablemente se trata de un escombro perteneciente a la corriente noroeste de Sagitario. Este es el resto de galaxia enana más alejado del centro de su progenitora nunca detectado y esta observación confirma que la galaxia de Sagitario forma un arco completo que envuelve a nuestra galaxia, tal como predecían los modelos teóricos.

Este descubrimiento, que será publicado el próximo sábado, 10 de marzo, en la revista especializada 'Astrophysical Journal Letters', proporciona una prueba observacional directa prácticamente incontrovertible no sólo de que Sagitario se encuentra en una fase muy avanzada de su destrucción sino, lo que es más importante, de que el proceso que podríamos llamar de 'canibalismo' ha desempeñado y sigue desempeñando un papel relevante en la formación de la Vía Láctea.



UN PROBLEMA COMUNICATIVO EN EL CEREBRO PUEDE CAUSAR EL TINNITUS
Diario Médico
TEMA: Neurología

El molesto pitido de los oídos que caracteriza el tinnitus podría estar asociado a los órganos visuales, según se desprende de los resultados de un estudio publicado en el último número de la revista Neurology.

Tal y como explica en sus conclusiones el equipo encargado del estudio, perteneciente a la Universidad de Nueva York, en Buffalo, Estados Unidos, una parte del cerebro asociada a la visión podría también estar implicada en el desarrollo del tinnitus. Los investigadores consideran posible que todo el proceso pueda deberse a un sencillo problema de falta de comunicación en el cerebro.

"Este es el primer estudio que demuestra que existe un fallo en la compleja comunicación que une a varios sistemas del cerebro. El tinnitus no es un problema tan sencillo como creíamos", ha señalado Alan Lockwood, coordinador del trabajo y profesor en la mencionada universidad.

Consecuencias

El tinnitus es una enfermedad caracterizada por un constante pitido o zumbido en los oídos que afecta a cincuenta millones de norteamericanos. Se trata de una patología que puede llegar a provocar depresión, ansiedad e insomnio, además de otros problemas.

"No existe ningún fármaco que sea efectivo para aliviar el tinnitus", ha indicado Lockwood. "Es posible que el sistema sea tan complejo que ningún fármaco pueda hacer nada contra él".

El equipo coordinado por Lockwood ha estudiado a ocho pacientes con tinnitus. En condiciones normales, se supone que las partes visual y auditiva del cerebro se comunican con el fin de establecer prioridades entre ambos sentidos: mirar a un lado equivaldría así a suprimir la actividad auditiva.

Sin embargo, esto no ocurre en los pacientes con tinnitus, algo que según los investigadores se debe a un fallo en un sistema sensorial que debería suprimir uno de los sentidos. Alan Lockwood ha concluido que, a pesar de los resultados de esta investigación, "aún queda por ver cuáles son las partes del cerebro implicadas en el tinnitus".


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico