Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 2 Año: 2008
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2008 - Número 2


SUMARIO

EDITORIAL
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Editorial
REPRODUCCIÓN DEL MANIFIESTO DISEÑO INTELIGENTE: FE CONTRA EVIDENCIA CIENTÍFICA
Por: ARP-SAPC
Tema:
Creacionismo
LA EVOLUCIÓN Y LOS MAGUFOS
Por: Felix Ares de Blas
Tema:
Creacionismo
EL ERROR DE THOMAS BELL
Por: Adela Torres Calatayud
Tema:
Creacionismo
DÍA DE DARWIN EN EL PAMPLONETARIO
Por: Javier Armentia
Tema:
Creacionismo
LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN Y LOS MITOS CREACIONISTAS
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Creacionismo
DARWIN NO CASTELO: CREATAS ITE DOMUM
Por: Jose María Bello
Tema:
Creacionismo
EL CREACIONISMO LLEGA A ESPAÑA
Por: Javier Rico
Tema:
Creacionismo
¿QUIÉN CREÓ EL CREACIONISMO?
Por: Redacción de El País
Tema:
Adicciones -Dependencias-
RANCISCO AYALA: "EL DISEÑO INTELIGENTE ES UN DISPARATE PARA LA CIENCIA Y UNA BLASFEMIA PARA LA RELIG
Por: Anna Grau
Tema:
Creacionismo
EL "DISEÑO INTELIGENTE" SIN MÁSCARA
Por: Anna Grau
Tema:
Creacionismo
EL CREACIONISMO EN LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA
Por: ARP-SAPC
Tema:
Conspiranoias
DISEÑO NO DEMASIADO INTELIGENTE
Por: Javier Armentia
Tema:
Creacionismo
INTELIGENTE
Por: El Teleoperador
Tema:
Creacionismo
ASALTO CREACIONISTA A LA UNIVERSIDAD
Por: Jose María Bello
Tema:
Creacionismo
DE UNIVERSIDADES, CIENCIA Y LIBERTADES
Por: Biomaxi
Tema:
Creacionismo
LES BENEFICIA A ELLOS
Por: El Paleofreak
Tema:
Creacionismo
ENLACES
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Internet


EDITORIAL
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Editorial

El segundo número de este año 2008 llega con un poco de retraso, motivado por el deseo de sacarlo en fechas más próximas al 12 de febrero, fecha de nacimiento de Charles Darwin. Siglo y medio después de la aparición de su obra "El Origen de las Especies", asistimos a nuevas ediciones del viejo conflicto entre evolucionistas y creacionistas. Los primeros, fuertemente asentados en las constantes pruebas, antiguas y nuevas, de que la evolución no es una teoría sino un hecho; los segundos intentando meter baza a través de diversas hipótesis alternativas, entre las que destaca últimamente el llamado "diseño inteligente". Esta batalla, tradicionalmente desarrollada con especial virulencia en los Estados Unidos, ha dado el salto de unos años para acá al viejo continente. Países como el Reino Unido, Serbia, Italia o Polonia han sido los nuevos escenarios en los que los adversarios de la evolución han desembarcado, en algunos casos con la bendición de algunos estamentos políticos y religiosos. El campo de liza no ha sido otro que la impartición de la evolución en las aulas. Se maniobra para eliminarla o, en su defecto, colocarla al mismo nivel de credibilidad que otras teorías o, mejor dicho, que teorías, ya que la evolución hace tiempo que dejo de ser una hipótesis para convertirse en algo contrastado. Por su parte, nuestro país ha contemplado recientemente el desembarco de colectivos creacionistas que han estado a punto de impartir sus postulados en el seno de dos instituciones universitarias, invistiéndose del prestigio académico que ellas tienen. Por todo esto, se ha considerado necesario que este número sea un monográfico donde se hable un poco de Darwin, un poco de la evolución y un poco del creacionismo, añadiendo también el programa de unas cuantas actividades que, en distintos puntos de España, se van a desarrollar para conmemorar el nacimiento de don Charles. Esperamos que sea de su agrado.



REPRODUCCIÓN DEL MANIFIESTO DISEÑO INTELIGENTE: FE CONTRA EVIDENCIA CIENTÍFICA
ARP-SAPC
TEMA: Creacionismo

MANIFIESTO
Diseño inteligente: fe contra evidencia científica

Desde la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) queremos hacer constar nuestra preocupación ante la exportación interesada del falso debate entre Evolución y "Diseño inteligente" a nuestro país.

Desde la publicación de El Origen de las especies de Charles Darwin (a finales de noviembre de 1859), la Teoría de la evolución de las especies por selección natural ha constituido la base de la biología moderna. Nuestra comprensión de la vida y de los fenómenos naturales está indisolublemente fundamentada en la denominada síntesis moderna, que complementa las ideas de Darwin y Wallace con los mecanismos hereditarios descubiertos posteriormente por Mendel y otros. Los avances científicos posteriores han establecido categóricamente que todos los organismos vivos, lejos de haber sido creados de manera simultánea, descienden de un antepasado común mediante modificación.

El conocimiento científico se basa en inferencias de la evidencia empírica y en la realización de ensayos que validan o descartan hipótesis falsables. Como toda teoría científica, el evolucionismo cambia según se van conociendo nuevos datos o éstos se analizan a la luz de nuevos descubrimientos. El hecho central de la teoría (la existencia de un antepasado comú a todos los seres vivos y la posterior generación de diversidad por selección natural) no sólo se ha mantenido invariable durante casi 150 años, sino que cada año que pasa las pruebas científicas lo refuerzan más, siendo un hecho científico probado fuera de toda duda razonable.

El camino recorrido para llegar hasta aquí ha sido largo, muy largo. Por centrarnos en hechos totalmente contrastados pongamos que hace unos 4.600 millones de años se formó un gran remolino de gas y polvo que dio lugar al Sistema Solar. Poco después se estrelló contra la Tierra un objeto del tamaño de Marte, que dio lugar a la Luna. Durante 500 millones de años la joven Tierra sufrió otros impactos cósmicos que a su vez generaron condiciones en las que se hizo posible el inicio de la vida, tal y como hoy la conocemos. Aunque parezca lo contrario, la Tierra sigue siendo hoy un planeta peligroso: se cree que el 99% de las especies que algún día existieron se han extinguido a causa de cambios climáticos, colisiones de asteroides, actividad sísmica y volcánica,deriva continental, etc. Un ejemplo famoso es la frontera KT (entre el periodo Cretácico y el Terciario, hace 65 millones de años), donde desapareció aproximadamente el 75% de las especies del registro fósil, incluyendo los célebres dinosaurios.

Los últimos 400 millones de años han sido igualmente agitados: la vida salió del medio acuoso para adaptarse a tierra firme, evolucionando en todas direcciones hacia organismos de mayor o menor complejidad. El resultado: el mundo maravilloso, frágil y complejo que habitamos hoy. Esta extraordinaria sucesión de hechos ha permitido que en las últimas décadas, seres inteligentes como nosotros hayamos reconstruido la historia natural de este proceso y lo hayamos sustentado en hipótesis falsables, según el método científico. En este punto, es importante resaltar que la Teoría de la evolución ni da la explicación al origen de la vida ni tiene por qué hacerlo, ya que para que haya evolución debe haber vida preexistente. Lo que sí hemos probado, en definitiva, es que la vida humana surgió así. Este hecho, de por sí, es un hallazgo de primera magnitud. Sabemos quiénes somos y de dónde venimos. A dónde vayamos, es otra historia.

Pero hemos recorrido un largo camino. Por eso resulta cuando menos frustrante que, a estas alturas, un grupúsculo de investigadores que intenta conciliarse con sus creencias haya abandonado el método científico para postular la denominada teoría del Diseño inteligente como una innovación teórica que ofrece una explicación más adecuada al origen de la diversidad de organismos vivos que la teoría de la evolución. En respuesta a estas afirmaciones, asociaciones científicas de prestigio como la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) y la Sociedad americana de Historia de la Ciencia (HSS) han denunciado la existencia de errores conceptuales significativos en su formulación, la ausencia de evidencias científicas creíbles y la utilización errónea de hechos probados científicamente, así como los recientes esfuerzos para eliminar la enseñanza de la evolución del currículo de la escuela secundaria, lo que impedirá a los estudiantes apreciar el proceso histórico de la ciencia como búsqueda intelectual y el entendimiento de su papel en la sociedad.

El llamado Diseño inteligente postula la existencia de una complejidad irreductible en determinados procesos biológicos, lo que a su juicio implicaría la necesidad de la existencia de un Diseñador (del que nada sabemos) ante la supuesta imposibilidad de explicar dichos sistemas complejos por mera selección natural. Para ello, ignora y malinterpreta gran parte de la evidencia existente, sin plantear hipótesis falsables ni presentar una explicación mecanística que sea más acorde con los hechos que la actualmente aceptada. De hecho, no puede ni siquiera calificarse de Teoría, en el sentido que esta palabra tiene en ciencia, pues no constituye un marco teórico acorde con evidencias experimentales y expuesto a la falsabilidad. El desarrollo de esta falsa teoría requiere en último término de explicaciones sobrenaturales, seres de inteligencia y voluntades inescrutables y, en definitiva, conduce a aceptar como ciencia hechos blindados, conceptualmente, al conocimiento científico.

Entre otros errores de bulto del Diseño inteligente, podemos destacar los siguientes:
(a) Llamada a la ignorancia. Aluden a datos que no están disponibles como si fueran pruebas. Es más, algunas de estas afirmaciones ya han sido refutadas aunque ignoren los datos correspondientes: caso del flagelo bacteriano y el sistema de secreción tipo III.
(b) La ausencia de ciertas evidencias es considerada como evidencia de que existe un diseñador. ¿Quién diseñó al diseñador? El Diseño inteligente no entra en ese tema, lo que es inaudito en una teoría científica. Si fuera una teoría científica buscaría evidencias de ese diseñador y se preguntaría sobre su origen. No lo hacen porque es una puerta trasera hacia la religión.
(c) Las lagunas que denuncian en la Teoría de la evolución no son tales. El corpus teórico darwinista (o neodarwinista, o sintético de la evolución), lejos de ser una colección de dogmas inamovibles es una aventura humana en pos del conocimiento que se va contínuamente refinando según se van acumulando nuevas pruebas. Esto, lejos de constituir una debilidad de la Teoría como pretenden convencernos desde el Instituto Discovery, está en el mismo fundamento del conocimiento científico y afecta a todos los hechos probados que normalmente asumimos como verídicos.

El Diseño inteligente, por tanto, no puede ni debe ser calificado de teoría científica sino que es un acto de fe, y como tal debe juzgarse. Es pues materia para clases de religión y teología, y no debe formar parte de los estudios de ciencias y menos como alternativa a la teoría de la evolución. La polémica generada recientemente en los Estados Unidos se explica fácilmente si se considera que la religión no se enseña en las escuelas públicas de ese país por el imperativo constitucional de neutralidad religiosa. Es más, en 1987 el Tribunal Supremo de los EE.UU. prohibió la enseñanza del creacionismo (creation science), una relectura pseudocientífica del Génesis inventada en los años 60. Desde entonces, los creacionistas han evolucionado su doctrina hasta el actual Diseño inteligente en un intento proselitista de expandir una determinada visión del cosmos mediante supuestas evidencias científicas. En ese sentido, la victoria del sentido común en la reciente sentencia del caso Kitzmiller contra Dover ha sido de gran importancia para que la enseñanza de la ciencia en EE.UU. y en el resto del mundo siga haciendo honor a lo que siempre ha sido: la versión de los hechos más ajustada a la realidad que hemos podido generar.

Desde la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) queremos hacer constar nuestra preocupación ante la exportación interesada del falso debate entre Evolución y Diseño inteligente a nuestro país. En los últimos años, hemos tenido noticia de episodios de revisión creacionista del currículo educativo en países como Italia, Brasil y Serbia. Algunos artículos recientes en prensa en los que nuevamente se presenta el Diseño inteligente como teoría científica alternativa al darwinismo han hecho saltar nuestras luces de alarma. Lejos de querer restringir la libertad de expresión de cualquier tipo de ideas, incluyendo las no basadas en la evidencia, estamos a favor de llamar a las cosas por su nombre: mientras el Diseño inteligente no siga escrupulosamente las reglas del método científico, tampoco debe gozar de la respetabilidad asociada al conocimiento generado mediante el mismo.

El presente documento ha sido elaborado coletcivamente por los socios de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Ctrítico, a partir de un texto original de Ander Izeta.



LA EVOLUCIÓN Y LOS MAGUFOS
Felix Ares de Blas
TEMA: Creacionismo

Hasta hace unas pocas semanas tenía la errónea idea de que los magufos no estaban en contra de la evolución. Bien es cierto que libros como los de Däniken me hacían pensar que su concepto de evolución era estrafalario, algo así como una versión adulta de los Pokemon, pero no me hacían pensar en un rechazo.
Bien es cierto que hay muchos tipos de magufos. Los hay que creen en visitantes extraterrestres, los que creen que hay fantasmas que van por ahí dejándonos sus absurdos comentarios en cintas de magnetófono de «intrépidos investigadores» vestidos con cazadora de «Capitán Tapioca», los que creen que Nostradamus predijo tal y tal cosa, los que piensan que existió la Atlántida, los que hablan de energía psi, los que creen en la telepatía, los que creen en la clarividencia, los que creen en la precognición, los que piensan que agua destilada con marca francesa es capaz de curar enfermedades... ¡Qué tonto soy!,a lo mejor [peor] no me entienden: el agua francesa se llama homeopatía...
Incluso en algunos escritos se mezclan muchos de estos conceptos y se habla de extraterrestres, con un nivel de evolución superior al nuestro, que se comunican telepáticamente con nosotros, los patanes terrestres. Una vez más surge la evolución de Pokemon, «nivel superior», la telepatía como «bálsamo de Fierabrás» de todos los males de la comunicación, etc. Pero no parece que haya un rechazo. Una mala comprensión, sí; rechazo no.
Esa era más o menos mi creencia hasta que hace unos pocos meses oí un programa en la Radio Pública Nacional en la que el director de un programa de misterios entrevistaba a un famoso presentador y director de un programa de misterios en la televisión privada.
Todo entre ellos eran alabanzas. El de la radio le decía al de la tele: «tu has devuelto el misterio a la televisión», y el de la tele le decía al de la radio algo así como: y tu se los has devuelto a la radio pública. Alabanzas del uno al otro y del otro al uno. Todo era «buen rollito».
En un momento me hicieron pensar que eran unos buenos chicos ligeramente descarriados. Por ejemplo, cuando dijeron que les atraía el misterio y que lo que querían era ir a investigar para saber lo que había detrás del mismo. Yo me dije: «tate, esto es lo que hacen los científicos. Ante un misterio, investigan y tratan de descubrir lo que hay detrás... así que estos chicos simplemente no saben investigar, pero son recuperables para la razón...». Mi ilusión duró un instante pues poco después hablaban de que iban a investigar y cuando volvían con la manos vacías, cuando no había una explicación «científica» para sus investigaciones, se sentían felices. El misterio se había preservado. Lo importante era el misterio. El misterio. Preservar el misterio.
Me quedé un poco de piedra: resulta que lo quieren es investigar y no descubrir nada. Ese era su mayor triunfo. La no-explicación era su triunfo pues eso demostraba que hay algo «más allá» de la ciencia, más allá de lo que conocemos,... Insisto: me quedé de piedra. Para ellos descubrir la explicación a un misterio es el mayor fracaso.

-Oye. Felix, ¿y todo este rollo qué tiene que ver con la evolución?

Perdona, ya voy. Un poco de paciencia. Ya voy.

Empezaron a hablar de psicofonías y, cómo no, de Belchite donde, según ellos, basta con poner un magnetófono para empezar a grabar psicofonías con conversaciones entre los múltiples muertos que por allí pululan. Y claro, yo, como amante de la ciencia, me pregunto cómo es posible que si es tan fácil grabar mensajes del más allá, no haya pruebas válidas para los científicos de que los espíritus charlan en Belchite a todo bicho viviente que se presenté por allá con un magnetófono. ¡Eureka!: los científicos no llevan chaleco del «Capitán Tapioca» y eso es imprescindible para obtener unas buenas psicofonías... ¿o tal vez sea otra cosa? Tendremos que probar, ir por allí con magnetófono y chaleco de Tapioca y sin chaleco, a ver qué pasa.

No recuerdo muy bien por qué pero la conversación derivó hacia Darwin y los monos, o tal vez fuera al revés, de los monos a Darwin... Y entonces todo quedó bastante claro. Nuestros dos expertos en paraciencias hablaron de lo bien que se sentían cuando oían las psicofonías de Belchite y se daban cuenta de que allí había algo que trascendía al cuerpo. Algo que quedaba más allá de la muerte. A continuación dijeron, explícitamente, sin subterfugios, que la evolución y la idea de que sólo éramos un cuerpo siempre les había deprimido, que estaban convencidos de que había algo más, que el ser humano no era un mono más avanzado culturalmente, había más, y las psicofonías lo probaban. Las psicofonías demostraban que la teoría de la evolución era errónea. Y ellos se sentían felices cuando las psicofonías le demostraban que llevaban razón. Para ellos Darwin era una mala idea que había que rechazar, que ellos habían demostrado que era errónea, que Belchite demostraba equivocada... También demostraban su error [el de Darwin, no el de ellos] cuando iban a un castillo y veían fantasmas, o cuando eran capaces de leer el futuro en las cuartetas de Nostradamus (eso no lo permite la evolución),...

Ahora, para mi, todo estaba bastante claro. Los magufos, al menos esos dos que hablaban en medios muy conocidos y que tienen muchos seguidores, rechazaban la evolución porque tenían fe en el más allá, en los espíritus, en los profetas,... en definitivas cuentas: porque anteponían su infantil fe, sus preconcepciones, a lo que diga la experiencia... La experiencia sólo tiene interés—para ellos—si confirma sus hipótesis previas. Lamentablemente, sus hipótesis previas no difieren mucho de las religiones animistas de hace 10 000 años.

Su rechazo a la evolución no es nada más que fe en religiones primitivas.

(Nota final) Sabemos que nos leen de países distintos a España en los que probablemente Belchite no les diga nada. Para ellos señalo que Belchite es un pueblo a 47 km de Zaragoza donde se celebró una importante batalla en la Guerra Civil española, en 1937. Franco—ya saben, aquel dictador fascista que tuvimos durante cuarenta años—tuvo la idea de conservar parte del pueblo tal como estaba: con los edificios, torre de la iglesia, conventos y casas señoriales dañados por los bombardeos,... para que se supiera lo «malos» que habían sido los rojos. La verdad es que la vista es sobrecogedora. Sin duda te hace pensar en la muerte.



EL ERROR DE THOMAS BELL
Adela Torres Calatayud
TEMA: Creacionismo

Burlington House, en el área de Piccadilly, Londres. Es mayo de 1859, y hace un día nublado y desapacible. De vez en cuando una llovizna fría moja el patio empedrado que da acceso al impresionante edificio.

La Linnean Society tiene su sede en el ala oeste. Thomas Bell, el presidente, se dispone a impartir su conferencia anual, en la que pasa revista a lo más destacado que ha tenido lugar durante el año. La luz que se cuela por las altas ventanas de la sala es gris y mortecina, y los miembros de la sociedad, adormilados, dan suaves cabezadas o piensan con nostalgia en una buena taza de té.

La verdad es que Thomas Bell no consigue transmitir mucho entusiasmo con su discurso: “El año que acaba de pasar no ha estado, en verdad, marcado por ninguno de esos descubrimientos espectaculares que revolucionan, por así decir, el ámbito de la ciencia en el que se encuentran ”. Los presentes, taxónomos de renombre en su mayoría, no mueven una ceja.

Por la mente de Bell no pasa en ningún momento la sesión del 1 de julio del año anterior, en la que se presentaron dos artículos y el extracto de una carta bajo el plúmbeo título de Sobre la tendencia de las especies a formar variedades; y sobre la perpetuación de variedades y especies por medios de selección naturales. La presentación agrupaba un artículo de un tal Alfred Wallace, un extracto de un trabajo de inminente publicación sobre el origen de las especies, de un tal Charles Darwin, y un extracto de una carta del mismo Darwin a Asa Gray, un importante botánico estadounidense. Bell, que al parecer no estaba de acuerdo con las ideas expuestas en la presentación, no las consideró de suficiente envergadura para, diez meses después, eliminar de su discurso la frase del párrafo anterior.

Ha llovido bastante desde entonces. Hoy, recordando aquella escena desde del siglo XXI, inmerso por completo en las consecuencias del descubrimiento de Darwin, esto parece tan asombroso como si, respecto a la llegada del hombre a la luna, alguien dijera que el 20 de julio de 1969 “no pasó nada de importancia en el mundo”. Pero aquí la palabra clave es parece. Que la presentación de Darwin y Wallace “no revolucionara, por así decir, el ámbito de la ciencia en el que se encuentra” se debe a la inercia de cualquier grupo organizado, que siempre tarda en absorber y asimilar ideas nuevas, y también al tamaño de la idea presentada, tan grande que englobaba al mundo entero, como el aire; nadie pudo darse cuenta enseguida de lo revolucionaria que era. Thomas Bell tampoco.

Pero poco a poco la idea se fue abriendo camino y socavando los frágiles cimientos de los modelos que hasta entonces intentaban explicar la diversidad de los seres vivos. El modelo de Darwin (y Wallace) lo logró por completo. Fue sometido a la crítica más feroz posible, por supuesto, y fue cambiando a medida que se descubrían cosas nuevas. Pero en su esencia, el modelo aguanta. Finalmente toda la comunidad académica digna de tal nombre aceptó la idea y se lanzó con entusiasmo a explorarla hasta el fondo, abriendo nuevos territorios y descubriendo cómo ramas científicas que parecían dispares empezaban a solaparse con suma elegancia cuando se las estudiaba a la luz de la teoría de evolución de las especies.

Sí, claro, hubo burlas. Y hubo caricaturas y ataques feroces y parodias y malas interpretaciones y malos usos. Pero los hechos seguían allí, tercos, para todo el que quisiera verlos, y poco a poco la teoría pasó a ser la mejor explicación disponible para la diversidad de seres vivos. Y lo sigue siendo.

Hoy día, la llamada Teoría Sintética de la Evolución es el resultado de los descubrimientos de Darwin más todas las modificaciones, correcciones y ampliaciones que han aportado la genética, la bioquímica, la paleontología, y muchas otras ramas científicas. El resultado es una de las teorías mejor probadas de todo el saber humano.

Pero esto no lo sabía Thomas Bell cuando en su discurso de 1859 olvidó mencionar el descubrimiento más revolucionario de toda la historia de la biología. Se le puede disculpar: la teoría estaba en sus inicios, y aunque el corpus de datos era excelente (el propio Bell se encargaría de demostrar que las tortugas de las Galápagos eran autóctonas, y no llevadas por bucaneros), era difícil darse cuenta de todas las implicaciones de las ideas de Darwin y Wallace. Era demasiado pronto.

Hoy ya no es demasiado pronto. La Teoría Sintética, que en esencia es la idea de Darwin, inevitablemente modificada por los años, se ha ido robusteciendo. Su influencia va más allá de la biología; se extiende también a la paleontología, la medicina, la ecología, incluso la física. Entender toda su complejidad requiere años de estudio, pero el concepto es relativamente sencillo. Existe abundante literatura que explica la teoría, en todos sus niveles, a cualquier sector del público que lo desee. Los datos que la respaldan (que son legión) se obtienen muy fácilmente en cualquier biblioteca científica o a través de internet.

Dicho brevemente: quien no entiende al menos la base de la Teoría Sintética de la Evolución es porque no quiere.

Y lo sorprendente es el número de gente que no quiere. Gente cegada por la religión, que se pone la Biblia por orejeras y es capaz de aceptar sin problemas la existencia de serpientes que hablan, pero no de la selección natural. Gente que lleva a extremos ridículos el argumento de incredulidad personal , lo llama “Diseño Inteligente”, y desperdicia la vida buscando rebuscados ejemplos con los que espera, ingenuamente, derribar toda la Teoría Sintética, con el inútil entusiasmo de niños queriendo echar abajo una montaña a escupitajos. Gente que neecesita, por algún mecanismo mental que se me escapa, que la Teoría Sintética incluya alguna cláusula que deje claro que nosotros somos especiales, somos diferentes, somos mejores que el resto de especies; que en algún punto de nuestra evolución se nos insufló el consabido hálito divino, o cualquier otra invención destinada a separarnos del resto de criaturas con las que compartimos los ancestros comunes cuyas huellas están por todas partes.

Recientemente, como se ha comentado en otros artículos de este mismo número, en España hemos asistido a una iniciativa de los proponentes del Diseño Inteligente para introducir sus ideas en ámbitos académicos. Dejando aparte el melodrama ocasionado por la inexistente censura de la que acusaban a algunas universidades públicas, no deja de ser curiosa la tenacidad de quienes se empeñan en vendernos básicamente, por mucho que lo quieran disimular, humo.

Decía antes que el Diseño Inteligente es la expresión extrema del llamado argumento de incredulidad personal. En este caso, se podría resumir como: “No entiendo el mecanismo de la evolución, o no me creo que el proceso funcione como me dicen, y por tanto la evolución debe ser falsa”. Su máximo exponente , Michael Behe, ha dedicado un libro entero a buscar y rebuscar ejemplos de órganos que muestren lo que él denominó “complejidad irreducible”: estructuras que para ser funcionales necesitan de todas sus partes funcionando perfectamente, de modo que si una de ellas falla todo el sistema falla.

El Diseño Inteligente no merece siquiera el nombre de “teoría”, porque no es más que un intento bastante burdo de refutar la Teoría Sintética de la Evolución, sin proponer ningún mecanismo alternativo más allá de la existencia de un convenientemente indeterminado “Diseñador Inteligente”. Los varios ejemplos elegidos por Behe (el flagelo bacteriano, el ojo) han sido consistente y contundentemente desmontados con los años. En un toque irónico, el deseo de probar que el flagelo bacteriano no exige “complejidad irreducible” ha llevado a encontrar una elegante ruta evolutiva que explica su aparición.

No es este el lugar para hablar más del Diseño Inteligente ni de su refutación; hay excelentes libros que tratan esta cuestión y no menos excelentes recursos en internet para quien esté interesado en profundizar en este peculiar y fascinante ejemplo de pereza intelectual vestida de palabrería pseudocientífica.

Pero este fenómeno, que nació como un desesperado intento del movimiento creacionista por colar a Dios en el temario de ciencias, es muy sintomática de la actitud actual frente a la teoría de Darwin.

Ha pasado siglo y medio y la distancia recorrida desde la publicación de El Origen de las Especies ha sido enorme. Entender el origen común de toda la vida ha abierto campos entonces insospechados y ha posibilitado avances científicos y médicos que nadie hubiera podido imaginar aquella mañana de mayo de 1859. Pocos descubrimientos han revolucionado nuestras vidas de tal modo, y el de Darwin es, además, uno de los más hermosos.

Y aun así, siglo y medio después, la resistencia al descubrimiento más importante de las ciencias de la vida es mayor (y más incomprensible) que en el momento de su publicación. Cada 12 de febrero, unos pocos celebramos el aniversario de Charles Darwin y rendimos homenaje al hombre que nos brindó una nueva visión de la vida y de nuestro lugar en ella. Y cada año, ese aniversario nos encuentra peleándonos contra creacionistas de todo tipo y pelaje, que no sólo no quieren entender a Darwin, sino que pretenden que nadie quiera. Gente dispuesta a poner orejeras mentales a toda una generación de alumnos, porque la idea de que hemos evolucionado, igual que el resto de especies del planeta, les resulta molesta.

Cada año, celebrar el Día de Darwin se hace un poco más deprimente, un poco más triste, un poco más descorazonador, al ver la increíble cantidad de tonterías que se dicen con voz campanuda, desdeñando los hechos a favor de argumentos emocionales, falaces y manipuladores. Cada año parece que disminuye el sentido común y las ganas de informarse antes de opinar, y que la tendencia general es a defender acríticamente cualquier idea que esté de acuerdo con los propios prejuicios, independientemente de su validez científica.

Por eso el 12 de febrero es cada vez más importante y merece cada vez más atención. Cada 12 de febrero hay que enmendar el error de Thomas Bell y decir, bien alto y claro, que el año 1859 “ha estado, en verdad, marcado por uno de esos descubrimientos espectaculares que revolucionan, por así decir, el ámbito de la ciencia en el que se encuentran”.

El descubrimiento fue la teoría de evolución de las especies por selección natural. El descubridor fue Charles Darwin, junto a Alfred Wallace. El ámbito de la biología quedó totalmente revolucionado. Y hoy, más que nunca, es importante que se sepa, y que se entienda, y que los numerosos intentos de ofrecer pseudociencia en vez de ciencia queden desenmascarados como lo que son. Todos ganaremos con ello.

Feliz Día de Darwin.



DÍA DE DARWIN EN EL PAMPLONETARIO
Javier Armentia
TEMA: Creacionismo

PLANETARIO DE PAMPLONA
Sancho Ramírez, s/n
31008 Pamplona
www.pamplonetario.org

NOTA DE PRENSA: 12 DE FEBRERO: DÍA DE DARWIN
El Planetario de Pamplona celebra el “Día de Darwin” el próximo 12 de febrero a las 19.30
en colaboración con la Universidad Pública de Navarra, la Editorial Laetoli y ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El próximo martes 12 de febrero se cumplen 199 años del nacimiento de Charles Darwin. Para celebrarlo, el Planetario de Pamplona organiza en la Sala Ibn'Ezra un acto que quiere conmemorar la importancia del trabajo de este científico 149 años después de la publicación de su libro “El Origen de las especies”, que revolucionó el mundo de las ciencias de la vida, con la aparición de la evolución como teoría científica. Cientos de actos a lo largo de todo el mundo celebran también en esta fecha el DÍA DE DARWIN, una iniciativa que desde 1985 es también una fiesta y una reivindicación del papel de la ciencia en nuestra sociedad.

El año 2009 marcará un hito especial, 200 años después del nacimiento del biólogo inglés, y siglo y medio después de la publicación de sus trabajos sobre la selección natural. Un año antes, el Planetario de Pamplona va a presentar la Biblioteca Darwin, una colección de textos escritos por Charles Darwin, en traducción al castellano, publicada por la Editorial Laetoli en colaboración con el Vicerrectorado de Proyección Social y Cultural de la Universidad Pública de Navarra / Nafarroako Unibertsitate Publikoa, bajo la dirección del biólogo Martí Domínguez.

La teoría de la evolución fue controvertida en tiempos de Darwin, al enfrentarse con los dogmas sobre la vida, principalmente de carácter religioso, pero sigue hoy amenazada -también por fundamentalismos de corte religioso principalmente- y, en cualquier caso, habitualmente mal entendida. Acceder a los textos originales del científico permitirá comprender mejor su trabajo y cómo hace siglo y medio fue cambiando radicalmente la idea que la propia ciencia tenía de los seres vivos.

En el acto de presentación de la Biblioteca Darwin, el responsable de Laetoli, Serafín Senosiáin, y el Vicerrector de Investigación de la UPNA, Alfonso Carlosena, comentarán la importancia de esta iniciativa editorial, y darán paso a un debate con el público con la presencia de Carlos Chordá, biólogo y divulgador científico además de profesor de ciencias en secundaria y bachillerato, que abordará el problema de cómo se entiende la evolución “en clase” y en la sociedad; y Javier Armentia, director del Planetario y de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, que presentará la necesidad de seguir defendiendo la visión que nació con Darwin frente a los ataques del creacionismo. Esta sociedad promueve estudios y publicaciones que, en este Día Darwin, intentan rendir justicia con la historia y con la ciencia.

Muchas personas son críticas con la evolución, o dudan de que el hombre descienda del mono, casi lo mismo que sucedía hace más de un siglo. Sin embargo, las pruebas que ha ido consiguiendo esta teoría originada con Darwin, la síntesis moderna de la evolución, son abrumadoras, y de hecho constituyen la base de casi todas las ciencias de la vida.

El 12 de febrero, a las 19.30, celebraremos a Darwin el día de su 199 cumpleaños.

Contacto: Javier Armentia
Planetario de Pamplona
www.pamplonetario.org
javarm@pamplonetario.org
tlf 948 262628



LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN Y LOS MITOS CREACIONISTAS
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Creacionismo

La Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao (c/ Bidebarrieta, 4) acogerá el 12 de febrero el ciclo de charlas La teoría de la evolución y los mitos creacionistas, dentro de los actos del Día de Darwin, en una iniciativa de la Universidad del País Vasco (UPV), el diario El Correo, el Círculo Escéptico, el Ayuntamiento de Bilbao y el Center for Inquiry. El programa de la jornada, uno de los dos actos oficiales que hasta el momento se celebran en España con motivo del Día de Darwin, es el siguiente:

18.00 horas: ¿Minerales o azúcares? ¿Qué prefirieron los primeros seres vivos?, por Ricardo Amils, profesor de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid e investigador asociado al Centro de Astrobiología.

18.45 horas: ¿Somos listos porque comemos almejas?, por José Carlos Pérez Cobo, profesor de Fisiología Humana en la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco.

19.40: Creacionismo contra evolución: la estrategia del 'diseño inteligente', por Eustoquio Molina, catedrático de Paleontología de la Universidad de Zaragoza.

20.25 horas: Mesa redonda. La teoría de la evolución y los mitos creacionistas, con los conferenciantes y Juan Ignacio Pérez, rector de la UPV; Eduardo Angulo, biólogo de la UPV y miembro del Círculo Escéptico; y Félix Goñi, director de la Unidad de Biofísica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la UPV.



DARWIN NO CASTELO: CREATAS ITE DOMUM
Jose María Bello
TEMA: Creacionismo

No partido da historia, o Castelo de San Antón sempre xogou na defensa. Na súa cativa illa, no medio do mar pequeno da badía da Cruña, dende o seu nacemento tivo a misión de defender a cidade, cos seus canóns e os seus artilleiros, dos ataques por mar.

En solitario, o castelo de pouco vale. Boa proba foi o asalto de Drake, quen evitou os disparos dos cañóns bordeando a ría pola outra banda, fora do alcance da artilleria, ata chegar salvo ó areal de Oza.

Pero máis tarde, cando se edificou o castelo de Santa Cruz e ambolosdous cruzaron os seus tiros combinados, a badía fíxose inexpugnable.

Hoxe, malia a que os vellos canóns de San Antón só disparen pensamentos e lembranzas doutros tempos, o castelo, convertido en museo, sigue na guerra. Nunha guerra de pensamento, de lembranzas e, neste caso, doutros tempos.

Porque propios doutros tempos son as sinrazóns e falsos argumentos do furibundo e organizado ataque dos rancios fundamentalismos á teoría da evolución, ó arbre crecido da semente que plantou Darwin hai cáseque douscentos anos. Tan vella é esta guerra.

E nela estamos, como sempre estivo o castelo, non á defensiva, pero sí na defensa. Hoxe toca defender a Darwin nesta guerra de tempos caducos, e defendémolo cruzando tiros con outros colegas, disparando entre todos, desde os vellos canóns, lembranzas, pensamentos e razóns.

Será o venres día 8, ás sete e media do serán. No Castelo de San Antón, atendendo á chamada do Darwin's Day. Adiantamos un chisco a celebración: pensamos que o venres 8 é millor momento para case todos que o martes 12 de febreiro, data na que se cumplen 199 anos do nacemento de Darwin e 149 da publicación de A Orixe das Especies.

Celebrámolo cunha tertulia aberta, sen grandes formalismos, na que todos, os invitados específicos e os invitados xenéricos, que son todos vostedes, falemos aberta, confiada e amistosamente de Darwin, das dificultades da entrada das súas ideas en Galicia, do desenvolvemento do coñecemento sobre a evolución dende entón ata a actual teoría sintética.

Tamén das pegadas dos antigos seres vivos, pequenos coma as diatomeas ou grandes coma os osos das cavernas, que houbo hai milleiros ou millóns de anos en Galicia; e da aparición dos homínidos, e das transformacións destes ata chegar a nós mesmos.

Falaremos da importancia que todo iso tivo e ten para a comprensión lúcida da humanidade no universo; pero tamén dos que se opoñen a esa visión dende a irracionalidade, do Intelixente Engano que nos venden como Deseño Intelixente, do movemento de fundamentalistas organizados que responde ó nome de creacionismo. E da necesidade urxente de difundir a teoría da evolución entre a poboación.

Nesa tertulia, á que invitamos ó lector, contaremos coa presenza de expertos relevantes nas materias sobre as que imos falar. Salvo imprevistos, estarán connosco, por orde alfabética de apelidos:

- Roberto Bao, Profesor Titular de Paleobioloxía da Universidade da Coruña

- Ernesto Carmena, biólogo, autor de "El creacionismo ¡vaya timo!", publicado por Ed. Laetoli

- Xosé A. Fraga, doctor en Bioloxía e historiador da ciencia, especialista na recepción do darwinismo en Galicia no século XIX

- Aurora Grandal, Profesora Titular de Historia da Terra e Paleontoloxía da Universidade da Coruña e Secretaria do Instituto Universitario de Xeoloxía Isidro Parga Pondal

- Equipo de Do the evolution, programa universitario de radio pioneiro na divulgación da evolución e a bioloxía en xeral

E vostedes, claro, que son os importantes e os que darán sentido a este acto de defensa e, sobre todo, de afirmación.

No Castelo de San Antón, o venres oito de febreiro, ás sete e media do serán. Vémonos alí.



EL CREACIONISMO LLEGA A ESPAÑA
Javier Rico
TEMA: Creacionismo
URL: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/creacionismo/llega/Espana/elpepusoc/20080110elpepisoc_3/Tes

(Noticia publicada originalmente en el diario El País)

Lo que Darwin no sabía. Este el título de un ciclo de conferencias con el que miembros de la asociación estadounidense denominada Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica (PSSI en sus siglas en inglés) quieren darse a conocer en España, en particular en el mundo universitario y en prestigiosos foros de debate. Es el desembarco oficial de los postulados que cuestionan la teoría de la evolución y que, principalmente en EE UU, están respaldados por los movimientos creacionistas y, con una denominación más actual, por aquellos que defienden las ideas del diseño inteligente frente a las que promovió Charles Darwin.

El campus de Vigo decidió ayer anular la conferencia y el de León lo estudia

"Nosotros no somos creacionistas, simplemente consideramos que, a la luz de los avances científicos actuales, resulta una tomadura de pelo que se siga sustentado que la teoría de la evolución es la que da respuesta al origen y desarrollo de la vida en nuestro planeta", asegura Antonio Martínez, oftalmólogo, el principal representante de PSSI en España. No se atreve a ofrecer una alternativa a la teoría sintética de la evolución y niega cualquier vinculación con movimientos religiosos. Sin embargo, si se le pregunta por otras asociaciones u organismos que respaldan este mensaje en España, remite a la página web de Servicio Evangélico de Documentación e Información (Sedin), en cuya portada aparece un enlace directo a la Coordinadora Creacionista.

El portal, aunque no está actualizado, marca desde el inicio las líneas maestras del creacionismo y de uno de sus adalides, el investigador bioquímico Michael Behe. Éste, con su libro La caja negra de Darwin, expone algunas máximas de este movimiento, como la de que "los sistemas de complejidad irreductible" de algunos organismos "fueron en último término resultado de un diseño inteligente".

A lo largo del día de ayer, EL PAÍS se puso en contacto con las universidades de León y Vigo, centros docentes en los que estaba previsto celebrar algunas de estas conferencias. En la página web creada al efecto (www.loquedarwinnosabia.com) así figura, como también las que tendrán lugar en auditorios de la Fira de Barcelona, el hotel Puerta Málaga de esta ciudad, el Centro de Convenciones Mapfre de Madrid, el Colegio de Médicos de León y el Centro Social Caixanova de Vigo. El pasado 19 de diciembre, el grupo ya se presentó en el Colegio de Periodistas de Cataluña.

Tras diversas conversaciones a lo largo del día con responsables de la universidad de esta ciudad gallega, a última hora de la tarde confirmaron que la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones rechazaba la autorización que en un principio había otorgado para celebrar la conferencia. Dicha escuela argumenta que se han dado cuenta de que los fines para los que fue pedida la utilización de su Aula Magna no se corresponden con los que ahora han conocido. La solicitud partió de los Grupos Bíblicos Universitarios.

Ante las críticas que han recibido las universidades por dar cabida a un acto que muchos científicos consideran contrario a toda norma académica, el decano de la Facultad de Biología de la Universidad de León, José Carlos Pena Álvarez, emitió un comunicado a primera hora de la mañana. "El que me conoce sabe de mis convicciones evolucionistas", explica Pena Álvarez, "pero también de mis ideas liberales, que me llevan a permitir y afrontar cualquier debate sobre cualquier materia y más sobre algo que es fundamental en la concepción de la biología".

Por la tarde, y tras recibir otro comunicado de firme condena y oposición de la Sociedad Española de Biología Evolutiva (SESBE), firmado por su presidente Manuel Soler, el mismo decano aseguró que iba a realizar consultas con la Junta de Facultad: "Según se pronuncie reconsideraré, a pesar de todo, la oportunidad de que se celebre la conferencia".

El propio Manuel Soler, catedrático de Zoología de la Universidad de Granada, denuncia la forma de entrar en escena de los creacionistas, "a través de una asociación de médicos aparentemente científica desde la que efectivamente no hablan de creacionismo, sino que intentan ir calando sus ideas para dinamitar la teoría de la evolución".

En la carta dirigida al decano de la Universidad de León relatan diferentes fallos de tribunales estadounidenses que han impedido la entrada de estos postulados en los contenidos académicos de centros docentes de Estados Unidos. También hablan del caso del prestigioso organismo Smithsonian Institution, que "tras recibir un regalo envenenado de 16.000 dolares para amparar la proyección de una película con estas creencias seudocientíficas, lo devolvió al Discovery Institute, principal impulsor del diseño inteligente".



¿QUIÉN CREÓ EL CREACIONISMO?
Redacción de El País
TEMA: Adicciones -Dependencias-
URL: http://www.elpais.com/articulo/opinion/Quien/creo/creacionismo/elpepiopi/20080112elpepiopi_3/Tes

(Artículo publicado originalmente en el diario El País)

Cuando parecía que el problema religioso en España rebrotaba de la mano de los obispos, resulta que el temario y los actores se han ampliado: bienvenidos a la complejidad. La sociedad española, al tiempo que se ha secularizado, se ha hecho más plural: hay más musulmanes, más protestantes, más evangélicos y, por si no lo habían notado, el integrismo católico también revive (si es que alguna vez decayó). Ahora irrumpe en España el creacionismo, la doctrina que proclama que todo tiene un origen divino, niega el darwinismo y la teoría de la evolución.

El desembarco oficial de esta doctrina tendrá lugar esta próxima semana de la mano de conferencias en varias ciudades españolas impartidas bajo el título de Lo que Darwin no sabía por miembros de una asociación estadounidense denominada Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica, en la que militan algunos españoles.

La gran confusión que intentan infundir los creacionistas es presentar sus teorías como científicas. Su gran batalla en EE UU, después de que el Supremo calificara en 1968 el creacionismo de religión, es lograr que se enseñe en los colegios y entre en los libros de texto como alternativa o al menos como complemento al darwinismo, no dentro de la enseñanza de Religión, Historia o Sociología. Pues dentro de la religión católica, el creacionismo no es una novedad en España. La novedad es que se presente como ciencia pese a ser lo que la astrología a la astronomía.

Son unos militantes infatigables. Tanto que han logrado cruzar el charco. Lo que parecía un debate inherente a una de las sociedades más religiosas del mundo como es la de Estados Unidos, ha conseguido llegar a Europa, España incluida. Hace dos años consiguieron que el Foro Económico Mundial de Davos debatiera el creacionismo, aunque dado el rechazo de los científicos presentes, el dislate no tuvo consecuencias. Pero erre que erre, aquí están. Y mira por dónde, logran cobijo en las aulas de alguna que otra universidad pública (sí, sí, créanlo) y alguna caja de ahorros despistada (o no, vaya usted a saber).



RANCISCO AYALA: "EL DISEÑO INTELIGENTE ES UN DISPARATE PARA LA CIENCIA Y UNA BLASFEMIA PARA LA RELIG
Anna Grau
TEMA: Creacionismo
URL: http://www.abc.es/hemeroteca/historico-08-01-2008/abc/Sociedad/el-dise%F1o-inteligente-es-un-disparate-para-la-ciencia-y-una-blasfemia-para-la-religion_1641543332645.html

(Artículo publicado originalmente en el diario ABC)

Nació en Madrid en 1934, pero está nacionalizado estadounidense. Lleva allí cuarenta años. Es biólogo especializado en Genética y en Evolución y actualmente dirige este departamento en la Universidad de California, en Irvine. Preside la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), editora de la revista «Science», y es premio Gabarrón 2007 a la Ciencia y a la Investigación. Acaba de coordinar el estudio «Ciencia, Evolución y Creacionismo».

-Antes de iniciar su carrera científica en los Estados Unidos fue ordenado sacerdote dominico en España. ¿Mantiene su fe?

-Prefiero no contestar a esa pregunta, porque entonces se atribuyen mis ideas a mis creencias, cuando son absolutamente independientes.

-De eso precisamente trata su estudio, ¿no? La ciencia y la religión son independientes y compatibles...

-Sí, cuando es una ciencia seria, que saca conclusiones válidas, y cuando la religión no hace afirmaciones sobre temas que no le competen.

-A lo mejor el problema es que ambas tienden a ser omnicomprensivas, a querer explicar el mundo por sí solas...

-Hay muchas personas que creen que el conocimiento científico es el único válido. Se han escrito libros afirmando que la ciencia puede probar que Dios no existe. Eso es una barbaridad, porque sobre Dios la ciencia no tiene nada que decir. La ciencia se ocupa de lo que observan los sentidos y de lo que ocurre en la Naturaleza. Dios, el mundo espiritual, la religión y la moral trascienden la ciencia. Ya lo decía San Agustín en el siglo IV: ¿Qué me importa a mí como cristiano si la Tierra está en el centro del Universo o no lo está?

-Entonces, cuando un aspirante a la Presidencia de Estados Unidos sostiene que ni él ni su familia descienden del mono, ¿a lo mejor es porque lo consideran una vergüenza, porque sacan conclusiones morales de simples hechos naturales?

-Eso pasa cuando las gentes hablan de cuestiones de las que no tienen ni idea. La ignorancia científica es por desgracia algo muy extendido. Hay varias razones para ello: la enseñanza científica es muy pobre en las escuelas, a los científicos se nos da muy mal divulgar la ciencia, luego los medios de comunicación hacen a menudo un papel muy malo...

-¿Y por dónde empezamos a arreglarlo?

-Pues un poco por todas partes, mejorando la educación, tratando de convencer a los medios de comunicación de que se preocupen. «The New York Times» ya tiene una sección fija de ciencia...

-Y ABC también, oiga.

-Naturalmente, esas son las honrosas excepciones... Y, como le decía, los mismos científicos tenemos que hacer muchísimos más esfuerzos de divulgación. Yo he escrito varios libros en inglés y en español, el último en español acaba de salir en Alianza Editorial, se titula «Darwin y el diseño inteligente»...

-Hablemos del diseño inteligente. Usted lo desenmascara como una componenda innecesaria entre Creación y Evolución...

-Es que a estas alturas el diseño inteligente no intenta conciliar nada, lo que hace es negar que la evolución se pueda explicar científicamente. Entre sus promotores sólo hay un científico que además no es evolucionista sino bioquímico, Michael Behe. Behe, a diferencia de otros, por lo menos acepta la Evolución en general, pero hace una propuesta completamente ridícula: que Dios interviene de vez en cuando para crear entidades que no podrían aparecer solas. Por ejemplo, el flagelo de las bacterias. O el sistema de coagulación de la sangre en los mamíferos. O el sistema inmune. Bueno, pues todos estos pasos evolutivos resulta que están perfecta y científicamente explicados.

-No hace falta que baje Dios a coagular la sangre...

-Bueno, es que si el diseño inteligente es científicamente un disparate, desde el punto de vista religioso es mucho peor: es directamente una blasfemia. Atribuye a Dios el haber diseñado algunos organismos tan mal, tan mal, que un ingeniero hace eso y le despiden. ¿Cómo vas a responsabilizar a Dios de que la mandíbula humana sea demasiado pequeña para contener todos los dientes, y haya que sacar las muelas del juicio? Cuando eso se explica perfectamente por el aumento del cerebro: a medida que éste aumenta disminuye la mandíbula, esa es la explicación.

-A lo mejor en el mundo falta... ¿humildad evolutiva?

-Ningún defensor del diseño inteligente es un buen teólogo. Empiezan con una buena actitud: creen que la ciencia es materialista y lleva a la negación de Dios. Entonces, como han estudiado la evolución de manera superficial, escriben estos libros llenos de barbaridades. Son unos ignorantes que por defender a Dios le señalan como al mayor abortista del mundo. Cada año mueren cientos de miles de niños al nacer, y de madres al dar a luz, porque el canal del parto humano todavía no está suficientemente adaptado al crecimiento del cerebro. Hay más de 20 millones de abortos espontáneos cada año en los dos primeros meses de gestación por la imperfecta segregación de cromosomas...

-Con o sin diseño inteligente, mucha gente se pregunta cómo Dios permite eso...

-La evolución es un hermoso proceso sin adjetivos. No hay más ni menos fuerte, no hay mejor ni peor. La ciencia no está para hacer juicios de valor.



EL "DISEÑO INTELIGENTE" SIN MÁSCARA
Anna Grau
TEMA: Creacionismo

(Artículo publicado originalmente en el diario ABC)

En los caucuses de Iowa no sólo ha ganado el primer negro que se atreve a querer ser presidente de los Estados Unidos. Como quien no quiere la cosa, los iowenses de derechas han votado al antiguo pastor baptista Mike Huckabee. Suya es esta frase, pronunciada en un debate entre presidenciables republicanos poco antes del pasado verano: «Pues si hay votantes a los que les gusta pensar que ellos y su familia vienen del mono, tienen todo mi respeto, pero no es mi caso. Yo no creo en ese tal Darwin».

Esto dijo Huckabee con un par... de candidatos republicanos más que le daban la razón, pero que ya no tienen nada que hacer en la carrera presidencial. Eran Tom Tancredo, de Colorado, y Sam Brownback, senador por Kansas, uno de los estados donde más a cara de perro se han enfrentado los partidarios de enseñar la teoría de la evolución de Darwin en las escuelas, y los partidarios de arrinconarla para enseñar en su lugar el llamado «diseño inteligente».

En este contexto no es baladí que la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos haya sacado a la calle un nuevo estudio que intenta terciar en esta enconada controversia entre la fe y la ciencia. La nueva obra se titula «Ciencia, Evolución y Creacionismo» y es un trabajo colectivo coordinado por el científico y humanista español Francisco José Ayala, que obtuvo el año pasado el premio de Ciencia e Investigación de la Fundación Cristóbal Gabarrón.

El profesor Ayala, que fue sacerdote dominico ordenado antes de emprender una brillante carrera científica en los Estados Unidos, es una voz de lujo para hablar de estos temas. Hay zonas de Norteamérica donde más del 40% de la población rechaza las teorías de Darwin y cree, como el candidato Mike Huckabee, que la raza humana fue creada por Dios tal como es hoy, de una pieza. Hay incluso museos dedicados íntegramente al creacionismo, que ilustran y sustentan esta «tesis».

Teorías de consenso

Estados Unidos sin duda es un país de contrastes, donde pueden convivir el desenfreno con el puritanismo, la opulencia con la miseria, la negación de Darwin con la vanguardia científica mundial. Pero a veces el músculo de la contradicción permanente no da para estirarse tanto. Entonces, hay quien intenta evitar el esguince con teorías de compromiso o de consenso. Una de ellas es el llamado «diseño inteligente».

Es una postura respetable cuando tiene la prudencia de aceptar las evidencias científicas incontrovertibles, situando simplemente a Dios al mando de todo. ¿Cómo va a ser algo tan sutil como el ADN fruto de la casualidad?, dicen.

La ciencia y la fe conviven

El problema es la versión fundamentalista: ni hablar de Darwin, la revista «Science» es un libelo, aquí lo que vale es la Biblia en un sentido literal, empezando por la costilla de Adán. «Si eso fuese cierto habría que decir que el Creador, viendo lo complicada y dura que es la vida natural, habría hecho un mundo muy cruel y hasta sádico», ironizaba el profesor Ayala en declaraciones a ABC el pasado verano.

Esto lo dice alguien en quien confluyen una privilegiada formación tanto científica como religiosa, y que a lo mejor por eso no tiene ningún inconveniente en dar a Dios lo que es de Dios, y a Darwin lo que es de Darwin. Ayala y sus colaboradores se situarían entonces en la más noble tradición del pensamiento humano: la ciencia y la fe se concilian solas porque no se estorban, no hay que hacer ningún esfuerzo especial para que cuadren la una con las otras. Entonces, no hacen falta teóricos del «diseño inteligente», y mucho menos en horas de clase.



EL CREACIONISMO EN LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA
ARP-SAPC
TEMA: Conspiranoias
URL: http://escepticos.blogalia.com/historias/54684

(Crónica publicada originalmente en la bitácora BitacorARP)

Según comentaba hace unos días Javier Armentia en naturaBlog:

[...] el ID tiene importantes amigos, y organizaciones que intentan promocionar esta pseudociencia en todo el mundo. Incluyendo nuestro país. El pasado 19 de diciembre se presentaba en la sede del Colegio de Periodistas de Cataluña un ciclo de conferencias que recorrerá diversas capitales, bajo el título "Lo que Darwin no sabía". Comienza su andadura el próximo jueves 17 en Barcelona, el 19 en Málaga, el 21 en Madrid, el 23 en León y finalizará el 25 en Vigo. Se trata de un ciclo organizado por una asociación de origen estadounidense de carácter creacionista, "Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica" (en inglés sus siglas son PSSI) que afirma que hay una conjura mundial de los biólogos "oficiales" para impedir que las teorías contrarias al darwinismo puedan publicarse y darse a conocer. Sin embargo, esta asociación relacionada con el think tank denominado Discovery Institute, de carácter conservador y de cristianismo integrista.

Sorprende que fuera precisamente un colegio de periodistas el lugar donde se acogió la presentación, con un vídeo además (véase en la página del Teleoperador) que proclamaba animosidad contra quienes desprecian sus nada probadas teorías, pero sorprende aún más que en algunas de las ciudades, las sedes de estas conferencias tan beligerantes en contra de la ciencia y la universidad, sean precisamente recintos universitarios. Resulta increíble que en el Aula Magna de la Facultad de Biología de la Universidad de León se vaya a celebrar precisamente un acto de promoción del ID, que es estrictamente opuesto a lo que esa facultad enseña a diario. ¿Por qué ceder el recinto a quien menosprecia el trabajo de los científicos?

¿Pero, además, cómo concuerda eso con la afirmación por parte del PSSI de que son sistemáticamente silenciados? Hay algo que no cuadra. Lo mismo sucede en Vigo, donde la conferencia tendrá lugar en el Aula Magna de la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo. O el Colegio de Médicos de León, otro tanto.

["Diseño no demasiado inteligente", artículo completo]

La noticia comenzó a circular por la blogosfera y la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico hizo llegar al decano de la Facultad de Biología de la Universidad de León, el Dr. José Carlos Pena Álvarez, una carta solicitándole que reconsiderara la decisión, que consideramos errónea y peligrosa, de dar cobijo en la Universidad al creacionismo. La carta había sido elaborada por el también doctor en biología Saúl Blanco:

Ilmo. Sr.:

Ha llegado a nuestro conocimiento la celebración de un ciclo de conferencias titulado "Lo que Darwin no sabía" que tendrá lugar en breve en diversos centros españoles, incluyendo centros académicos de reconocido prestigio como la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León que vd. dirige. Quisiéramos llamar su atención sobre la sorpresa que nos ha producido ver que se presten las instalaciones de una institución científica para un acto que nada tiene que ver con la Ciencia, como expondremos a continuación, más aún cuando no es la primera vez que estos Sres. encuentran en la Universidad de León acogida y respaldo para sus peregrinas teorías pseudocientíficas1.

En primer lugar, este ciclo de conferencias fue presentado el pasado 19 de diciembre de 2007 en el Colegio de Periodistas de Barcelona por Santiago Escuain, conocido creacionista miembro del Servicio Evangélico de Documentación e Información y editor de la revista "Génesis - Archivo documental presentado por Coordinadora Creacionista". El Sr. Escuain defiende la literalidad del relato bíblico del Génesis y la teoría de que la Tierra sólo tiene unos cuantos miles de años de antigüedad.

Según reza en la publicidad, el evento está enfocado a la difusión de la "teoría" del Diseño Inteligente como alternativa a la Teoría de la Evolución. Como vd. sabrá, el Diseño Inteligente no es más que una reformulación del creacionismo clásico, barnizado esta vez con terminología científica moderna, pero que no resiste la menor crítica mínimamente rigurosa. Numerosas instituciones y publicaciones científicas internacionales2 han denunciado el apoyo institucional de que gozan estos disparates paracientíficos en determinados países, fruto de las presiones ejercidas por determinados grupos de presión de ideología muy determinada que intentar imponer la obligatoriedad de impartir tales creencias supersticiosas como una alternativa seria a la Teoría de la Evolución en la formación académica. Así, las conferencias están organizadas por la asociación "Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica" (PSSI), uno de cuyos miembros (el Sr. Martínez) es también ponente. EL PSSI es una organización antievolucionista dedicada a la difusión del creacionismo y de determinadas ideologías fundamentalistas cristianas. En la página www.loquedarwinnosabia.com se ofrece un bosquejo bibliográfico de los conferenciantes, que nos permitimos ampliar brevemente:

El Sr. Woodward, que carece de titulación en Ciencias Biológicas, únicamente enseña Biblia y religión en el Trinity College de Florida (EE.UU.), una institución privada dedicada a la educación bíblica y a la formación de pastores. Es asimismo un conocido telepredicador de la emisora de radio religiosa WTBN. El Sr. Woodward, que piensa que la astrología es también una teoría científica, ha pronunciado varias charlas en iglesias de Florida (EE.UU.), como la titulada "Evidencia del Diseño" que, según se publicitó, "...permitirá a los cristianos demostrar que hay de hecho un diseñador de la vida y que él es Jesucristo". En efecto, la promoción del diseño inteligente es uno de los objetivos fundamentales de su Centro para Pastores Universitarios. En sus libros podemos leer: "El darwinismo es profundamente teológico en sus reglas operativas básicas, en el sentido de que establece una verdad segura, un axioma que equivale a un catecismo religioso"3. Según el Dr. J. Rosenhouse, profesor de matemáticas de la Universidad James Madison4, "los argumentos científicos en sus libros son completamente incorrectos y de aficionado".

En cuanto al Sr. Simmons, que igualmente carece de titulación alguna en el campo de la Biología, es uno de los directores del PSSI. En sus libros y conferencias afirma cosas tales como que "muchos animales, como las jirafas o las ballenas, carecen de fósiles o de algún ancestro del que pudieran haber evolucionado", "los arqueólogos (sic) afirman que los cráneos de monos que encuentran son prehumanos para así poner sus fotos en las revistas y ganar más dinero", "el hecho de que nuestro Sistema Solar esté situado en un lugar de la Vía Láctea a salvo de agujeros negros o estrellas que explotan, demuestra el Diseño Inteligente [...] la localización de nuestro planeta en relación con el Sol -a la distancia perfecta para evitar quemarnos o congelarnos- demuestra igualmente el Diseño Inteligente" (fuente) y otras citas que evidencian su nivel de formación científica.

Los otros dos ponentes, los Sres. Lorencez y Martínez no tienen, al igual que el resto de conferenciantes, publicaciones científicas en el campo de la biología evolutiva en ninguna revista con proceso de revisión por pares5 o libros publicados por editoriales científicas conocidas.

Consideramos, pues, que las conferencias propuestas no responden a una actividad de divulgación científica propia de una Universidad pública, sino más bien a un acto de propaganda ideológica de un determinado sector del activismo religioso que intenta en la actualidad difundir sus creencias por Europa, de una confesión por otra parte de presencia testimonial en España.

Defendemos, por supuesto, la libertad de expresión de estos sres., pero entendemos que una institución académica que concedió un doctorado honorífico al eminente biólogo evolucionista Francisco Ayala no es el lugar más adecuado para la difusión de las creencias pseudocientíficas, máxime cuando utilizarán este hecho como refrendo o respaldo de la Universidad española y concretamente de la Facultad de León al creacionismo.

Le rogamos encarecidamente que se pronuncie acerca de si la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de León va a auspiciar un acto de estas características.

Atentamente.

Referencias
1. Con anterioridad se han celebrado conferencias similares en la Facultad de Filosofía y Letras y en la Biblioteca Central San Isidoro, igualmente bajo el auspicio del Colegio de Médicos de León.
2. Entre ellas, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., el Consejo de Europa, etc. Véase también: An intelligently designed response. Nature Methods 4 (12): 983; Mark Greener (2007): Taking on creationism. Which arguments and evidence counter pseudoscience?. EMBO Reports 8 (12): 1107-1109; Donald Kennedy (2005) Breakthrough of the Year. Science 310 (5756), 1869; Eugenie C. Scout (2000): Not (Just) in Kansas Anymore. Science 288 (5467), 813; Brumfiel G (2005): Intelligent design: who has designs on your students' minds?. Nature 434(7037):1062-5.
3. Thomas Woodward, Darwin Strikes Back: Defending the Science of Intelligent Design, (Baker, 2006), p. 52-53
4. cfr. e.g. Rosenhouse J (2003) Leaders and Followers in the Intelligent-Design Movement. BioScience 53: 6-7.
5. Consulta en ISI, 8-1-2008.

Cartas similares se han enviado a los responsables de las sedes públicas universitarias o científicas de estas conferencias.

Como informaba ayer el Paleofreak, la Universidad de Vigo ha suspendido el acto del Aula Magna de la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones. Sin embargo, el mismo día, el decano Pena a quien digiríamos esa carta que hemos transcrito contestaba con una carta abierta que transcribimos por su interés:

Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales
Universidad de León

León a 9 de enero de 2008

Carta abierta en respuesta a algunos correos referidos a la Conferencia a impartir en la Facultad de la titulada “Lo que Darwin no sabía”

He recibido su carta en que me solicita información sobre la Conferencia “Lo que Darwin no sabía” solicitada por el Dr. Antonio R. Martinez Fernandez y paso a exponer los motivos por los cuales he permitido que dicha conferencia se imparta en este Centro.

En primer lugar he de remontarme a hace unos años cuando en un debate en una televisión local de León confrontamos nuestras ideas el Dr. Antonio Martinez de la Asociación de Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica (PSSI) por una parte y el Dr. Luis Caro, profesor de Antropología de esta Facultad y yo mismo. En ese primer encuentro quedaron bien claras las posiciones.

El que me conoce sabe de mis convicciones evolucionistas, pero también de mis ideas liberales, que me llevan a permitir y afrontar cualquier debate sobre cualquier materia y más sobre algo que es fundamental en la concepción de la biología de hoy día y sobre los cuales no se ha de hurtar a los estudiantes de que, a pesar de que las ideas evolucionistas están fuera de discusión en el mundo de la ciencia, no son asumidas por otros ámbitos y por lo cual deben buscar argumentos de combate a las mismas. Creo por otra parte que la Universidad debe ser foro de confontación de ideas con las únicas limitaciones de garantízar los derechos y libertades de que gozamos y que se recogen en el Artículo 14 en el marco de nuestra Constitución y que dice:

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

El hecho de que por parte de los promotores del evento se quiera presentar esto como marchamo de reconocimiento de sus ideas es del todo infundado y ajeno al hecho de uso del Aula Magna. En ese sentido recuerdo que en nuestro Centro se han realizado debates sobre los aspectos más dispares y recientemente sobre el Campo de Tiro del Teleno promovido por las Juventudes Comunistas, sobre el proyecto de pistas de esqui de San Glorio promovido por ACALE y conferencias de toda índole, sin ir más lejos y promovido por este Decanato se imparte un Curso de Actualidad Científica y Cultural que en su tercera edición, la de este curso, ha contado con conferenciantes de prestigio y que expusieron temas de actualidad tan conflictivos como la eutanasia y las células madre y por supuesto la Facultad no se hace cargo de las opiniones vertidas en todos estos actos ni otorga certificado de reconocimiento a las mismas.

Jose Carlos Pena
Decano

Resulta desesperanzador que se confunda el derecho a la libre expresión de las ideas, o el carácter de foro de discusión que debe tener la Universidad, con permitir que quienes despotrican contra la ciencia se pongan a hacer publicidad precisamente en el lugar donde se enseña e investiga esa ciencia. Como si no existieran otros lugares posibles, como si la propaganda creacionista puediera realmente aportar algo al conocimiento en la universidad. Pretender que establecer un criterio lógico y elemental de control de las actividades en un centro público científico es hacer una discriminación contraria a la Carta Magna es tan absurdo que sorprende que alguien como el Decano Pena acuda a semejante falacia. Pero comparar un acto donde se ataca a la ciencia con argumentos erróneos y anticientíficos con una charla sobre un centro de ski promocionada por una asociación politica juvenil es aún más ridículo. Excusarse en que él personalmente se haya manifestado en contra del creacionismo tampoco vale justificar la falta de criterio a la hora de ceder el uso del Aula Magna. Muy diferente resulta el firme posicionamiento de la Sociedad Española de Biología Evolutiva, cuyo presidente, el Dr. Manuel Soler, hizo llegar a las facultades que iban a acoger el acto creacionista una firme carta de protesta. Transcribimos el texto:

Excelentísimo Sr. Rector Magnifico de la Universidad de....:

Soy presidente de la Sociedad Española de Biología Evolutiva (SESBE) y le escribo porque en la sociedad se está debatiendo intensamente sobre una noticia de prensa en la que se informa sobre unas conferencias que se van a impartir en cinco ciudades españolas bajo el título "Lo que Darwin no sabía". Según esa noticia de prensa, "las conferencias tratan sobre el cuestionamiento del neodarwinismo desde la teoría del diseño inteligente y estarán a cargo de científicos europeos de gran nivel". Buscando información hemos encontrado que estas conferencias las organiza la Asociación de Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica (Physicians and Surgeons for Scientific Integrity, PSSI), una asociación internacional con sede en Estados Unidos.

En la Junta Directiva de la sociedad compartimos la preocupación de las personas que están participando en el foro por el hecho de que se hayan programado estas conferencias sobre un tema que no tiene nada que ver con la ciencia y que sólo tiene el apoyo de un grupo de fanáticos religiosos, en dos universidades españolas. (Las conferencias están previstas, en sesiones de mañana y tarde, en Barcelona, Málaga, Madrid, León y Vigo; en las dos primeras ciudades en un hotel, en la tercera en el centro de convenciones de una empresa de seguros, pero en las dos últimas estas conferencias están programadas en centros universitarios. Se puede consultar una información más detallada en www.loquedarwinnosabia.com). En el caso de León está programada para el día 23 de enero, por la mañana en el aula magna de la Facultad de Biología y por la tarde en el salón de actos del Colegio de Médicos.

Los cuatro "científicos europeos de gran nivel" a los que se refiere la noticia de prensa y sus currículos (obtenidos en internet, principalmente de la página especificada más arriba) resumidos son los siguientes. Dr. Thomas E. Woodward: escritor de dos libros contra Darwin que viaja por todo el mundo hablando contra el darwinismo. También tiene un programa de radio: se trata de un telepredicador. Dr. Geoffrey Simmons: médico con larga experiencia, ha escrito nueve libros contra Darwin y es miembro directivo del Discovery Institute. Dr. Isaac Lorencez: Experto en bioquímica y biotecnología que trabaja como desarrollador de sistemas expertos e ingeniero de software para Compaq, SAP y otras sociedades (o sea que su trabajo no es como científico). Por último, el Dr. Antonio Martínez, del que no especifican su currículo, sólo mencionan que es miembro de la PSSI, la sociedad organizadora. Al buscar en la lista de miembros he visto con asombro que es el único español de dicha asociación y que es oftalmólogo. Una búsqueda por las bases de datos públicas como PubMed y Google Scholar no localiza ningún resultado de estas cuatro personas definidos como científicos. Lo cual resulta particularmente extraño en el caso del Dr. Geoffrey Simmons, de quien se dice que ha estudiado la teoría de la evolución durante más de 40 años. No creo que merezca la pena añadir ningún comentario al currículo de estos "científicos".

En cuanto a la sociedad de médicos y cirujanos que se encarga de organizar las conferencias, basta un breve vistazo a su página web para comprobar que esa sociedad no tiene nada que ver ni con la medicina ni con la cirugía. Como se especifica en la primera línea de la web, son médicos y cirujanos que están en desacuerdo con el darwinismo. Esta sociedad (creada en 2006) es parte de una estrategia desarrollada por el Discovery Institute para luchar contra la Teoría Evolutiva: crear sociedades aparentemente científicas que critiquen el neodarwinismo a la vez que formulan propuestas de apoyo a favor del creacionismo al que desde hace poco denominan "diseño inteligente". El Discovery Institute (del que uno de los conferenciantes es miembro directivo) es una institución muy denostada en su país de origen, los Estados Unidos, por propugnar que una teoría metafísica de fuerte contenido religioso, el "diseño inteligente", sea presentada como una teoría propia del campo de la ciencia experimental, es decir, que es una alternativa seria y bien fundada al mayor paradigma de la Biología actual, la Teoría Sintética de la Evolución o Neodarwinismo.

Hace más de una década que la Corte Suprema de los Estados Unidos ya emitió un fallo al respecto, impidiendo la enseñanza de estas teorías por su descarado contenido religioso (lo que es incompatible con la enseñanza laica primaria y secundaria de dicho país). A pesar de ello, el fundamentalismo ultraconservador que está detrás del citado instituto no ha cesado en una hábil propaganda (dispone de muchos medios económicos) de sus ideas, es decir, en hacer pasar como científico lo que pertenece a otro ámbito de la cultura humana. Está claro que este es el objetivo de las conferencias programadas en España, y es lo que habría que evitar. No se trata de impedir la libre expresión, sino de evitar que los manipuladores campen a sus anchas y embauquen a un público desprevenido.

En el año 2006 y tras un notorio juicio, la Corte Suprema de Pennsylvania volvió a desestimar la pretensión de los creacionistas de incluir como obligatoria la mención y la explicación del "diseño inteligente", como una teoría en parangón con el Neodarwinismo, argumentando nuevamente que son creencias religiosas y por tanto fuera del campo de la ciencia experimental.

Hace algo más de un año, sus manejos alcanzaron a la Smithsonian Institution, una de las organizaciones científicas de mayor prestigio en el mundo. Mediante la entrega de un donativo de 16000 dólares, obtuvieron permiso para presentar una película divulgativa de sus creencias pseudocientíficas ante el público en general. La vigorosa reacción de los foros científicos de todo el mundo, auspiciada por la prestigiosa American Association for the Advancement of Science (AAAS), consiguió que la Smithsonian retirara la película y devolviera el envenado donativo que ofreció el Discovery Institute.

Por todo ello, desde la SESBE, le sugerimos que lo que procede hacer en este caso es lo mismo, es decir, suspender la impartición de la citada conferencia. Le rogamos encarecidamente que tome esta decisión sin ningún tipo de resquemor: los embaucadores no se merecen el cobijo de la Academia. Si organizan este tipo de conferencias anticientíficas, que lo tengan que hacer en hoteles, pero hay que evitar que puedan utilizar el hecho de que se organiza en una universidad para reivindicar el carácter de ciencia para su perfectamente organizada campaña publicitaria.


Atentamente le saluda,

Manuel Soler
Departamento de Biología Animal
Facultad de Ciencias
Universidad de Granada


Mientras tanto, en la edición de El País de 10 de febrero, se recoge el tema, comentando que la posición del decano Pena podría cambiar, o al menos que había decidido convocar a la Junta de la Facultad: "Según se pronuncie reconsideraré, a pesar de todo, la oportunidad de que se celebre la conferencia". Esperamos que la Junta de esa facultad sea más juiciosa.

Finalmente, desde ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico queremos recordar el Manifiesto que el año pasado emitió esta sociedad sobre el ataque del creacionismo en nuestro país: Diseño Inteligente: fe contra evidencia científica, cuya lectura recomendamos. El manifiesto concluía con el siguiente párrafo, que expresa adecuadamente nuestra posición al respecto:

Desde la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) queremos hacer constar nuestra preocupación ante la exportación interesada del falso debate entre Evolución y Diseño inteligente a nuestro país. En los últimos años, hemos tenido noticia de episodios de revisión creacionista del currículo educativo en países como Italia, Brasil y Serbia. Algunos artículos recientes en prensa en los que nuevamente se presenta el Diseño inteligente como teoría científica alternativa al darwinismo han hecho saltar nuestras luces de alarma. Lejos de querer restringir la libertad de expresión de cualquier tipo de ideas, incluyendo las no basadas en la evidencia, estamos a favor de llamar a las cosas por su nombre: mientras el Diseño inteligente no siga escrupulosamente las reglas del método científico, tampoco debe gozar de la respetabilidad asociada al conocimiento generado mediante el mismo.


Actualización, 10 de enero de 2008
Finalmente, la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de León, a través de su decanato, ha revocado la actualización del acto. La carta del Dr. Pena es la siguiente:

Una vez recabada opinión de la Junta de Facultad según consulta realizada por correo
electrónico enviado con fecha 9 de enero y valorando todas las respuestas, sin que ello signifique ningun cambio en de mis convicciones, tanto científicas como personales, que en una ocasión me llevó a enfrentarme y debatir públicamente con la misma persona que ahora ha solicitado el uso del aula, pero haciendo uso del artículo 89 del Estatuto de la Universidad que señala entre las competencias de la Junta de Facultad: "asistir y asesorar al Decano en todos los asuntos de su competencia" siendo uno de ellos tal como recoge el Art. 93 "Autorizar y organizar, para el desarrollo de las tareas académicas, el uso de las instalaciones y espacios asignados al Centro" he decidido revocar la autorización inicial otorgada a D. Antonio R. Martinez Fernandez para celebrar en nuestra Aula Magna la conferencia programada para el próximo día 23 de enero titulada "Lo que Darwin no sabía".

Lamento los perjuicios que haya podido causar este hecho a los organizadores del acto y a cuantas personas, sin pretenderlo, se hayan visto ofendidas por la actuación estrictamente personal del decano que en este caso no afecta al equipo decanal que dirijo.



DISEÑO NO DEMASIADO INTELIGENTE
Javier Armentia
TEMA: Creacionismo
URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/08/ecologia/1199784392.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Naturablog)

La biología científica tiene muchos enemigos, aunque normalmente se suele presentar la controversia entre darwinismo y creacionismo como algo que sucede muy lejos de este país, como si fuera algo específico de Estados Unidos. No es así, y hace unos meses propio Parlamento Europeo decidió pronunciarse en contra de la enseñanza de esta pseudociencia de la creación.

En países como Polonia, pero también en el Reino Unido, y hace pocos años en Holanda y en Italia, la idea de que la Biblia debe formar parte de los textos recomendados para biología, está relativamente de moda. En los últimos años se ha ido popularizando una variante del creacionismo(la idea de que por mucho que dijera Darwin o digan los biólogos la única forma de explicar la variedad de la vida en la Tierra es acudir a los textos bíblicos o, en general, a un acto de creación de un ser sobrenatural), denominada el Diseño Inteligente (habitualmente se dice ID, de las iniciales en inglés), según la cual muchas de las características de la evolución de las especies no pueden ser explicadas por la síntesis moderna de la biología. Según los defensores del ID, esa evolución sigue un plan diseñado.

¿Por quién? En el fondo, esta teoría sigue siendo creacionista, pero en la forma se disfraza de ciencia y de hecho sus defensores, a pesar de que no siguen las reglas del juego de la ciencia, siguen afirmando que sus posiciones son científicas. Los hechos, los experimentos, sin embargo, se encargan de demostrar que no es así. Como vienen demostrando desde hace años no sólo los científicos, sino también una amplia comunidad de blogs entre los que se encuentran El Blog de Evolutionibus o El Paleofreak, y otros autores más que publican en Evolucionarios.com.

Sin embargo, el ID tiene importantes amigos, y organizaciones que intentan promocionar esta pseudociencia en todo el mundo. Incluyendo nuestro país. El pasado 19 de diciembre se presentaba en la sede del Colegio de Periodistas de Cataluña un ciclo de conferencias que recorrerá diversas capitales, bajo el título "Lo que Darwin no sabía". Comienza su andadura el próximo jueves 17 en Barcelona, el 19 en Málaga, el 21 en Madrid, el 23 en León y finalizará el 25 en Vigo. Se trata de un ciclo organizado por una asociación de origen estadounidense de carácter creacionista, "Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica" (en inglés sus siglas son PSSI) que afirma que hay una conjura mundial de los biólogos "oficiales" para impedir que las teorías contrarias al darwinismo puedan publicarse y darse a conocer. Sin embargo, esta asociación relacionada con el think tank denominado Discovery Institute, de carácter conservador y de cristianismo integrista.

Sorprende que fuera precisamente un colegio de periodistas el lugar donde se acogió la presentación, con un vídeo además que proclamaba animosidad contra quienes desprecian sus nada probadas teorías, pero sorprende aún más que en algunas de las ciudades, las sedes de estas conferencias tan beligerantes en contra de la ciencia y la universidad, sean precisamente recintos universitarios. Resulta increíble que en el Aula Magna de la Facultad de Biología de la Universidad de León se vaya a celebrar precisamente un acto de promoción del ID, que es estrictamente opuesto a lo que esa facultad enseña a diario. ¿Por qué ceder el recinto a quien menosprecia el trabajo de los científicos?

¿Pero, además, cómo concuerda eso con la afirmación por parte del PSSI de que son sistemáticamente silenciados? Hay algo que no cuadra. Lo mismo sucede en Vigo, donde la conferencia tendrá lugar en el Aula Magna de la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo.

No es la primera vez, ni será la última, me temo, que en recintos universitarios se celebran actos de carácter anticientífico, lo que dice muy poco de la forma en que se programan las actividades en estos centros. A menudo, programas de radio que promocionan habitualmente la pseudociencia se celebran en auditorios universitarios, e igualmente se acogen cursos promocionales de esoterismo y paranormalidades varias, o se promocionan actividades que chocan directamente con lo que se estudia en esos centros. ¿Por qué? Nunca nadie da una explicación. Pero resulta absurdo que la sede del conocimiento científico, del debate racional, se convierta en espacio publicitario para estas actividades que, además, nunca se plantean siquiera como un debate científico o social, sino más bien como un acto de adoctrinamiento de teorías que no tienen validez científica alguna.

Sin duda, una más de las muchas reformas pendientes de la Universidad española...

Mientras tanto, desde el lado de la ciencia, concretamente desde la prestigiosa Academia Estadounidense de Ciencias (National Academies of Sciences) se intenta convencer al público de que la evolución es la única visión científica de la vida posible, pero que ello no tiene por qué estar reñido con las visiones que proporcionan las religiones. Un comité dirigido por el biólogo Francisco José Ayala acaba de publicar "Ciencia, evolución y creacionismo" (disponibe, en inglés, gratuitamente en la Red, en este enlace). El libro, que explica claramente el hecho evolutivo y cómo las teorías científicas nacidas de la idea de Darwin hace casi siglo y medio, tiene una segunda parte en la que los autores parecen querer conciliar ciencia y creencias, acudiendo a la idea de que se trata de ideas que no se estorban. Sin embargo, los autores no tienen en cuenta que la explicación científica que ocupa gran parte de este libro breve choca directamente con gran parte de las confesiones religiosas mayoritarias. Y está claro que esos defensores de los dogmas religiosos no están interesados en absoluto en abrirse a la ciencia. En definitiva, parece que para ese viaje no hacían falta nuevas alforjas.

Hay que volver a recomendar el libro del también biólogo Ernesto Carmena, "El creacionismo, ¡vaya timo!", editado por Laetoli y la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, para entender que, en estos temas de las ciencias de la vida, hay algo más que magisterios separados... una verdadera oposición del dogma religioso a pensar que la vida tiene una explicación natural y no sólo sobrenatural.



INTELIGENTE
El Teleoperador
TEMA: Creacionismo

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Teleoperador)

inteligencia.

(Del lat. intelligentia).
1. f. Capacidad de entender o comprender.
2. f. Capacidad de resolver problemas.
3. f. Conocimiento, comprensión, acto de entender.


El 19 de diciembre, en el Colegio de Periodistas de Barcelona, se presentaron las conferencias sobre el diseño inteligente (sic) que se celebrarán este mes en España.


La noticia viene de Protestante Digital, título que me hace imaginarme a un manifestante con un dedo (dígito) extendido.

Las conferencias están organizadas por la Asociación de Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica (Physicians and Surgeons for Scientific Integrity, PSSI) y han creado la web Lo que Darwin no sabía -que no es más que una imagen- con toda la información de ciudades, horarios, lugares y conferenciantes. En ella vemos cuáles son las cuatro eminencias que van a dar estas charlas:

- Dr. Tom Woodward: doctor... en Filosofía por la Universidad del Sur de California, fundador de la Sociedad C. S. Lewis de California (autor de Las crónicas de Narnia) y de Apologetics. También tiene un programa de radio que se puede escuchar en WTBN. Un telepredicador.

- Dr. Geoffrey Simmons: médico de "larga experiencia" en no sé qué especialidad y que ha estudiado la Teoría de la Evolución "durante más 40 años", posiblemente los 40 años más infructosos de la historia de la Humanidad. Ha escrito nueve libros sobre los fallos de la teoría de Darwin y es miembro directivo del Instituto Discovery, que viene a ser como el Mordor del diseño inteligente.

- Dr. Isaac Lorencez: doctorado en el Instituto Federal de Tecnología de Zurich. No dice en qué rama pero sí dice que ha trabajado como "desarrollador de sistemas expertos e ingeniería del software para Compaq, SAP y otras sociedades". O sea, de consultor. Pero eso sí, asegura que es "experto en bioquímica y biotecnología". Es tal su experiencia y reputación en el campo de la biocosa que si buscamos "Isaac Lorencez" en Google salen... oups.

- And last but desde luego not least, el insigne Dr. Antonio R. Martínez, el guapo del vídeo: qué podríamos decir de él... Pues no podríamos decir nada porque la suya es la única biografía que no aparece en Lo que Darwin no sabía. Pero en la noticia vemos que es miembro de la Asociación de Matasanos Cantamañanas y Cuchufletas que organiza esta cosa, y si vamos a esa página veremos que a la izquierda, bajo un par de fotos así como de rollito científico para disimular, hay un enlace que dice Member List (pdf), donde están todos los miembros de esta asociación de pataliebres ordenados por nombre, por especialidad y por país. Buscamos Spain y resulta que tan insigne sociedad tiene en Spain nada menos que... ¡un miembro! El Dr. Antonio R. Martínez, de León. Eso sí, de reconocido prestigio y amplia formación en Biología y Antropología, como confirma su doctorado en... Oftalmología. Vaya.

Resumiendo, cuatro donnadies consiguen que el Ilustre Colegio de Periodistas de Barcelona les ceda sus instalaciones para anunciar el fabuloso crecepelo del abuelo Simpson. Y luego me dicen que soy muy duro con los periodistas. Si esta es la capacidad de discernimiento y el espíritu crítico del Colegio, qué le vamos a pedir a los becarios de la SER...

¿Y dónde van a dar sus charletas los mangurrianes estos? Pues en Barcelona en el Hotel Fira Palace, en Málaga en el Hotel Puerta Málaga, en Madrid en el Centro de Convenciones Mapfre... Hasta aquí, como si les ceden el patio de su casa. Estas empresas privadas son muy libres de alquilar sus instalaciones a esta gilipollez o a los Amigos de la Rueca. Lo bueno viene ahora:

- 23 de enero a las 13h, Doctores Trompeteros Tour en el Áula Magna de la Facultad de Biología de la Universidad de León. Un marco incomparable... Mejor dicho, impensable. Eso sí, a esta hora en la secretaría (Telf. 987 291 473) no saben nada de dicho acto porque "en estas fechas, claro, no hay nadie". Claro. Y por si te viene mal el horario...

- 23 de enero a las 20:30, Doctores Cochambrosos Live en el Salón de Actos del Ilustre Colegio de Médicos de León (Telf. 987 205 551, que no contestan), uno de los pocos colegios médicos que no tienen web.

- 25 de enero a las 12:30h, Brains-Off Morningsingers Doctors en el Áula Magna de la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo (Telf. 986 812 100). Por teléfono, lo más parecido que les consta es en el Salón de Actos a las 12h a cargo de los Grupos Bíblicos Universitarios. Cómo está la Universidad, señores.

- 25 de enero a las 20.00 en el Centro Social Caixanova, que lo mismo que los primeros, es privado y se lo alquilan a quien quieran. Eso sí, llama la atención que Caixanova diga aquí que su centro social se cede a "entidades públicas y privadas [y ONGs] que desempeñen actividades acordes con la filosofía del Centro" (negritas mías), con lo que Caixanova reconoce que su filosofía es contar mentiras, tralará, como los Doctores Rijosos.

Yo ya he escrito un e-mail a estas entidades preguntando cuál ha sido el criterio que les ha llevado a ceder sus instalaciones a estos pataliebres. Si alguien más tiene interés, ahí van los enlaces a sus e-mails:

- Colegio de Periodistas de Barcelona.
- Facultad de Biología de la Universidad de León.
- Ilustre Colegio de Médicos de León.
- Escuela Superior de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo.

Ah, en estas charlas se admiten preguntas. Yo lo dejo caer, por si no tenéis plan. La primera es evidente:

- Doctorcito, visto el panorama actual, ¿dónde coño está la inteligencia en este diseño?

Y la respuesta también es evidente:

- En la séptima acepción de la palabra, ateo de mierda.



ASALTO CREACIONISTA A LA UNIVERSIDAD
Jose María Bello
TEMA: Creacionismo
URL: http://quotidianum.blogalia.com/historias/54702

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Quotidianum)

Una vez más, el reverso tenebroso asalta los (que deberían ser) templos del saber. Ahora los asaltantes son los creatas organizados, y las víctimas las universidades de Vigo y León.

Los antecedentes y los detalles del caso pueden encontrarse en diversos sitios, por ejemplo en la Bitácora de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, en un artículo de Javier Armentia, o en el imprescindible blog del Paleofreak.

La de Universidad de Vigo ya se dio de baja, recuperando la dignidad que estuvo a punto de perder. A ver qué pasa con la de León, a cuyo Decano envié la siguiente carta, abierta como el texto al que responde:

----------------

Sr. Decano de la Facultad de Biología
D. José Carlos Pena Alvarez
Universidad de León

Respetado Sr. Decano:

Leo con consternación la respuesta dada por usted en carta abierta a las personas y organizaciones que le hicieron saber su malestar por la cesión del Aula Magna de su Facultad para un acto propagandístico de una sociedad creacionista.

En su respuesta alude usted a sus convicciones liberales y al derecho fundamental a la libertad de expresión recogido en nuestra Constitución. Lamento tener que señalarle que su discurso me parece falaz. Intento explicarle por qué me atrevo a hacer esta afirmación tan rotunda:

- Nada tiene que ver la libertad de expresión en la sociedad con su aplicación genérica a foros con fines concretos determinados. Nuestra sociedad es organizada e institucional. Dicha organización se articula de forma que podríamos llamar analítica, diseccionando aspectos diferenciados que dan lugar a instituciones específicas, cada una con sus fines más o menos delimitados (lo que no impide que exista, lógicamente, una cierta "transversalidad"). La Universidad es, cuando menos para aquéllos que hemos tenido la fortuna de poder acceder a ella, una de las más dignas. Es la sede colectiva de la producción y transmisión organizada del conocimiento cierto, y en cuanto tal, es la principal referencia de éste. La Universidad puede y debe estar presente en los asuntos que se debaten en la sociedad, sobre todo cuando estos asuntos se refieren al conocimiento. Debe estar presente desde su propia especificidad institucional y desde sus propios valores, es decir, tomando parte activa en la difusión del conocimiento cierto y en la defensa a ultranza de éste.

- Lo que ahora se propone y usted autoriza es justamente lo contrario. Es la utilización de las sedes universitarias, y para colmo de las sedes más específicamente relacionadas, como es la Facultad de Biología, para difundir, bajo el marchamo de la Universidad, un subproducto propagandístico que se da de bofetadas con todo lo que, gracias a la Universidad, hemos ido conociendo acerca de la evolución de la vida en el Planeta. Es un acto profundamente antiuniversitario, realizado en la propia Universidad, empleando a ésta como amplificador y legitimador de lo que no debe ser amplificado ni legitimado. Es, sencillamente, un acto perverso, porque pervierte los fines y los valores de la Universidad.

- No es de aplicación aquí el recurso a la libertad de expresión. La sociedad dispone de multitud de foros y espacios para exponer y difundir cualquier idea, por peregrina que sea. Pero la Universidad no es uno de esos espacios. Los mismos ejemplos que usted expone en su carta abierta abundan en esta idea. Por una parte, habla usted de debates sociales sobre asuntos concretos que son susceptibles de ser estudiados con aportes técnicos, que bien pueden venir de especialistas universitarios, y que pueden dar luz a la situación debatida. Nada que objetar, por supuesto. Y habla usted también de debates de otros asuntos, más relacionados con el conocimiento. Estupendo también. Pero aquí no se plantea ningún debate, sino simplemente un acto de propaganda. Si su Facultad quiere realizar un debate sobre el creacionismo, entiendo que no sólo está en su derecho a hacerlo, sino que me parece una iniciativa digna de encomio. Pero hablamos de un debate, algo así como un combate singular entre los campeones de los ejércitos en combate. Eso es posible y beneficioso: ponga usted, por ejemplo, al Profesor Ayala (distinguido, según creo, con un doctorado honoris causa por su Universidad) por un lado, y al mejor de los creacionistas por el otro, y oigamos lo que nos dice cada uno de ellos. Un debate, un combate de ideas, entre campeones, en pie de igualdad; con posibilidad de ataque y defensa, de emitir ideas y de rebatir las ideas del contrario. Reconozco que estoy mintiendo un poquito, porque en el fondo creo que hasta eso sería exagerado, y que no es lícito ni digno contribuir a poner en el mismo plano a un prestigioso científico y a un grupo de payasos propagandistas de estupideces. Fuerzo al máximo mis convicciones para aproximarme a su posición, basada en los dignos valores del liberalismo primigenio, pero errada en la aplicación de éstos. Pues bien: aun dando por bueno este debate, lo que usted autoriza ahora es mucho peor, porque no se trata de debate de ningún tipo. No, ahí no se van a confrontar ideas, se va a hacer propaganda (ni siquiera publicidad) de un montón de errores, cuando no intencionadas mentiras, que atacan al conocimiento universitario. No se va a hacer por parte de prestigiosos especialistas, sino de propagandistas profesionales. Y no existe contraparte alguna que pueda enmnedar la plana a los proponentes: simplemente, a la parte que ataca al conocimiento científico se le regala un estrado privilegiado sin ponerle freno ni contrapunto. No se organiza un debate: se convierte la Universidad en un púlpito.

Creo que debo parar, aunque el cuerpo me pida continuar. No quiero robarle más tiempo, que seguro que también le escasea, y confío en que su buen criterio sabrá revisar la conclusión a la que ha llegado. Una conclusión que parte de principios más que correctos, y de una buena fe de la que ni por un momento he tenido ni tengo la menor duda.

Pero creo que ha errado la conclusión, y he sentido la necesidad de hacérselo saber. Espero que sepa disculpar la osadía. Si no es así, piense que la Universidad es de todos y, vuelvo al principio, algunos la tenemos en la más alta estima. A mí me resulta doloroso ver que una Facultad de Biología, en lugar de difundir el conocimiento que nos
permita comprender la diferenciación de especies animales, fomente la confusión entre éstas y contribuya a que nos den gato por liebre.

Con el mayor respeto, reciba un cordial saludo,



DE UNIVERSIDADES, CIENCIA Y LIBERTADES
Biomaxi
TEMA: Creacionismo
URL: http://evolucionarios.blogalia.com/historias/54761

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Evolucionarios)

Terminaba yo el 2007 en clave "El Almendro" (queriendo volver a casa, vaya) y quejándome de lo crudo que lo tenemos los científicos y veo que el lapso navideño, como siempre por otro lado, no ha cambiado nada y tenemos que empezar el 2008 retomando la vena gruñona quejándonos del trato dado en España a la ciencia.

Resulta que los biólogos evolutivos y demás evolucionarios españoles nos hemos encontrado con el siguiente regalito de reyes: "Lo que Darwin no sabía", unas conferencias itinerantes (Barcelona, Málaga, Madrid, León y Vigo) que darán un grupo de creacionistas, patrocinados por los médicos y cirujanos por la integridad científica, que dicho así suena muy bien pero me temo sea una simple tapadera, auspiciando a gente de tan "ilustres" instituciones como el Discovery Institute o de profesiones tan relevantes para la biología evolutiva como la oftalmología y la ingeniería de software.

Luis Alfonso Gámez, Javier Armentia, Paleofreak, y otros cuantos más ya lo han contado, así que no dudo que estaréis todos bien al tanto del asunto. La cosa no es tanto que organicen sus charlas, que la libertad es libre y demos gracias que en este país cualquiera pueda decir lo que le de la real gana, sino dónde lo pretendían hacer, recurriendo a foros universitarios tanto en León como Vigo. Hablo en pasado porque, afortunadamente, ambas universidades han rectificado la decisión de concederles permiso para utilizar sus aulas para tamaño despropósito anticientífico, pero lo que escuece es que ha habido que protestar algo que no debería haberse permitido en primer lugar.

Es muy triste que cuando no se trata del creacionismo sea la homeopatía o cualquier otra superchería lo que encuentra cobijo académico desde donde difundir sus mentiras. Es muy triste que gente que debería saber mejor a qué atenerse, gente con estudios, doctores ellos, catedráticos de esto o lo otro, decanos de tal o cuál facultad, esta gente, digo, permita que se usen los centros máximos del saber otra gente cuyo único propósito es dinamitar el edificio que tanto esfuerzo ha costado construir.

Y también es muy triste que tengamos que hacer lo posible por impedir que sus palabras se difundan, mucho más si se lanzan desde un atrio académico, para evitar que la gente de a pie se las trague con queso. Porque resulta que si viviésemos en una sociedad medio normal no habría problema alguno en que esta gente malintencionada soltase sus paparruchadas desde donde les viniese en gana porque podríamos confiar en que la audiencia tendrá los dedos de frente necesarios como para saber discernir por sí mismos. Pero el caso es que no es así. El caso es que vivimos en una sociedad dominada aún por la incultura, la ignorancia, la irracionalidad, que encima cree cosas como que todo lo que lleve la etiqueta de "alternativa" es algo bueno, mejor que todo eso que los de las batas blancas se empeñan en hacernos creer.

Aquí se reproduce la carta abierta del decano de la Facultad de Biología de la Universidad de León, en la que llega a citar el artículo 14 de nuestra constitución y que garantiza la igualdad de todos los españoles, independientemente de sexo, religión, raza u opinión. Según él, todo el mundo es libre de usar el espacio público de una universidad para ejercer sus derechos y libertades. Lo que no parece tener en cuenta es que eso legitimaría cosas como que en la universidad se diesen charlas en las que, al igual que el creacionismo pretende negar hechos biológicos, otras "teorías" se aventurasen a negar hechos históricos. ¿Qué diría la sociedad sobre un ciclo de conferencias que negasen el holocausto nazi, o que en Japón no se usaron bombas atómicas, o que el hombre no ha llegado a la Luna, o que América fue descubierta y colonizada por los extraterrestres? Todo son opiniones perfectamente válidas. Una opinión no tiene por qué ser veraz, recordémoslo, así que todo el mundo tiene derecho a opinar estupideces de ese calibre (y lamentablemente los hay a patadas que ejercen continuamente este derecho). La universidad, queramos o no, da pátina de veracidad a todo lo que salga de ella. Para eso están, vaya, para expedir títulos que certifican que el poseedor sabe ciertas cosas, así que si desde una universidad se deja que se digan mentiras habrá gente que crea que no lo son. Y ese es todo el problema por el que la libertad de expresión debe vigilarse mucho en el marco universitario.

Yo soy tan liberal como el decano Pena dice serlo y estoy tan abierto como él al debate con quien sea y donde sea, pero una cosa es debatir y otra cederles el terreno sin tener preparada la contrapartida que demuestre que todo lo que acaban de exponer no son más que falsedades. Ahí sí que estaría justificada la presencia en una universidad de creacionistas o quienes fuere, pero no es un debate lo que se pretendía montar sino una simple exposición de por qué creen los oradores que Darwin estaba equivocado en cosas en las que no estuvo equivocado en absoluto.

Menudo añito nos espera, oigan.



LES BENEFICIA A ELLOS
El Paleofreak
TEMA: Creacionismo
URL: http://paleofreak.blogalia.com/historias/54911

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Paleofreak)

He aquí expresiones y recursos que no debemos usar cuando hablamos sobre creacionismo, a no ser que seamos creacionistas:

1.- Hablar constantemente de Darwin para referirnos a la evolución. Como si no hubiera llovido nada en en panorama científico desde su muerte hace siglo y cuarto. Como si la evolución se redujera a lo que se le ocurrió a este buen señor en el año de Maricastaña, cuando viajaba en un barco. Como si sus teorías permanecieran hoy en día intactas, al margen del enorme progreso de la biología.

2.- Decir "teoría de la evolución" cuando queremos decir "hecho de la evolución". Y viceversa. Son cosas totalmente distintas: las teorías explican los hechos; los hechos no explican nada, simplemente existen.

3.- Decir "ideas" cuando nos referimos a las teorías científicas (que son mucho más que meras ideas).

4.- Decir "convicción" o "creencia" cuando nos referimos a una teoría científica. De nuevo: las teorías son mucho más que creencias. Y, por otra parte, en las teorías no se cree. Puedes trabajar científicamente con una teoría (tanto para afianzarla como para refutarla) sin que te parezca convincente.

5.- Decir "darwinismo" o "neodarwinismo" cuando nos referimos a la teoría de la evolución vigente hoy en día. Síntesis Evolutiva Moderna, o Teoría Sintética de la Evolución, es el nombre que merece la que es la base unificadora de toda la biología actual. El sufijo -ismo hace pensar en una corriente filosófica o en una postura ideológica, más que en ciencia.

6.- Decir "teoría del creacionismo". El creacionismo no es ni tiene ninguna teoría; Es más, pretende que retrocedamos a una etapa de la historia en la que las teorías científicas no existían y los fenómenos naturales se explicaban mediante intervenciones divinas.

7.- Decir "teoría del diseño inteligente". Véase justo aquí arriba; es lo mismo.

8.- Plantear el conflicto como "evolucionismo versus creacionismo". Como si en lugar de tener por un lado ciencia y por otro anticiencia, tuviéramos dos movimientos ideológicos de signo opuesto.

9.- Abundar en lo anterior hablando de "evolucionistas" o incluso "darwinistas" para referirnos a los biólogos evolutivos o a cualquier otro científico que investiga profesionalmente la evolución.

10.- Mezclar evolución y abiogénesis (origen de la vida). La evolución es el cambio en los seres vivos, no la formación del primer ser vivo. La teoría evolutiva no se ocupa del origen de la vida. La abiogénesis es un problema que aún no está resuelto científicamente, pero la evolución sí lo está.



ENLACES
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Internet

1.- i n f o . a s t r o ( http://www.infoastro.com)

El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que acontece
en el Universo.

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@yahoogroups.com

--------------------

2. El Horror ( http://www.elhorror.net)

La Biblia, el gran engaño, fraude y mentira de Occidente.

El "Dios del amor y de la misericordia" dejó dicho y ordenado: "Un hombre de
veinte a sesenta años será estimado en cincuenta siclos de plata... si se
trata de una mujer, tu estimación será de treinta siclos...", Lv 27, 3ss.

--------------------

3. Divulc@t ( http://www.divulcat.com/)

El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la norma
que nos acerca al conocimiento y a la democracia.

Para suscribirse a Divulc@t basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@egroups.com

--------------------

4. Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
( http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/)

La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela (AREV) es una organización
independiente y sin fines de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el
pensamiento racional.

--------------------

5. Egiptomanía ( http://www.egiptomania.com/)

Completa web sobre el Antiguo Egipto que nos ofrece una visión objetiva y
crítica, alejada de los titulares de las revistas pseudocientíficas.

--------------------

6. Círculo Escéptico ( http://www.circuloesceptico.org/)

Asociación cultural que tiene como finalidad principal fomentar la práctica del escepticismo, entendiendo por éste al pensamiento crítico y racional, como herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en la vida diaria.

--------------------

7. Autopista a la Ciencia: La Hora de ACDC ( http://online.rcampus.net/diferido/autopistaalaciencia.ogg)

Programa radiofónico del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna en Radio Campus. Una hora semanal para la difusión de la ciencia y la lucha contra las pseudociencias.

--------------------

8. Pensar: Revista iberoamericana para la ciencia y la razón ( http://www.pensar.org)

Una revista que se propone informar, investigar, y fomentar el juicio crítico en todas aquellas áreas que resultan misteriosas y atractivas, con el objeto de conocer cuánto hay de verdad y cuánto de fantasía.

--------------------

9. Ciencia y pseudociencias (http://webpages.ull.es/users/esceptic)

Curso Interdisciplinar de la Universidad de La Laguna dedicado a la difusión de la ciencia y el análisis de las pseudociencias. En activo desde 2001.


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico