Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 12 Año: 2006
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2006 - Número 12


SUMARIO

EDITORIAL
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Editorial
MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
Por: ARP-SAPC
Tema:
Cultura veraz
ALGUNAS OBJECIONES AL MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
Por: Julio Arrieta
Tema:
Cultura veraz
PRESENTAN UN MANIFIESTO POR LA CULTURA "VERAZ"
Por: Redacción de Divulc@at
Tema:
Cultura veraz
LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA, EN LA CIENCIA
Por: Javier Pérez de Albéniz
Tema:
Cultura veraz
A VECES VEO COSMONAUTAS
Por: Fernando de Felipe
Tema:
Magufos
EL COSMONAUTA FANTASMA
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Magufos
¿TELEVISIÓN CANARIA? NO, GRACIAS
Por: Enrique Joven
Tema:
Magufos - Televisión
MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
Por: Jesús M. Landart
Tema:
Cultura veraz
EL COSMONAUTA INEXISTENTE CABALGA DE NUEVO
Por: Javier Armentia
Tema:
Magufos
ÍKER JIMÉNEZ Y EL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN RIGUROSO Y
Por: Fernando L. Frías
Tema:
Adicciones -Dependencias-
ÍKER JIMÉNEZ Y EL RIGOR INFORMATIVO
Por: Nando
Tema:
Magufos - Televisión
LA FICCIÓN Y LA TELEVISIÓN
Por: Antonio Jiménez Morato
Tema:
Magufos - Televisión
ÍKER JIMÉNEZ OTRA VEZ FANTASEANDO
Por: Manolo Elmás
Tema:
Magufos - Televisión
VEO... PERSONAS... MUERTAS
Por: Íñigo Sáenz de Ugarte
Tema:
Magufos - Televisión
ÍKER CONTRA ISTOCHNIKOV
Por: Mauricio-José Schwarz
Tema:
Magufos - Televisión
IVÁN ISTOCHNIKOV, PERDIDO COMO ÍKER JIMÉNEZ
Por: El Teleoperador
Tema:
Magufos - Televisión
ENLACES
Por: Redacción El Escéptico Digital
Tema:
Internet


EDITORIAL
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Editorial

Último mes del año y llega un número especial de este boletín, largamente anunciado:
el dedicado a la cultura veraz y sus aledaños. Hace cosa de un año, cuando por arte
de magia legal, Canal Plus pasaba a convertirse en Cuatro, vio la luz un programa,
dirigido y presentado por uno de los más populares rostros (¿o habría que decir
jetas?) del mundillo paranormal: Íker Jiménez. En "Cuarto Milenio" se daba cita lo
mejor de lo peor: viejos misterios reciclados para la pequeña pantalla, sesiones de
autobombo y demás cosas que recuerdan la sentencia del filósofo: el negocio es el
negocio. Desde ARP-SAPC arrancó la iniciativa de un manifiesto en pro de la cultura
veraz, que reproducimos aquí, junto con una crítica al mismo de la mano de Julio
Arrieta, que expresa sus reparos acerca de algunos aspectos de la propuesta. Incluir
ambos textos es una forma de recordar que el conocimiento y la ciencia avanzan a
través del debate y la confrontación de ideas. El pensamiento único queda, pues, para
las pseudociencias.

El retraso en la publicación de este número ha permitido que algunas de las cuestiones
planteadas en el manifiesto, tuvieran su mejor defensa en la monumental metedura de
pata de los responsables del espacio televisivo, al dar por verídico el fantabuloso
montaje con el que Joan Fontcuberta introducía -ejem- en la historia reciente de la
URSS al inexistente cosmonauta Iván Istochnikov. Al igual que hiciera hace no tanto
el difunto Fernando Jiménez del Oso, Jiménez (Íker) vende como misterio salido de su
cosecha "investigadora" un relato de ficción elaborado por otra persona, en lo que
parece ser un ejercicio de inconsciencia o cinismo (ya que se desconoce si,
básicamente, le metieron un gol por toda la escuadra o ha intentado colarlo él). Así
pues, buena parte de este número recoge las distintas reacciones que, a nivel de
prensa escrita y blogocosa, se produjeron ante el descacharrante programa perpetrado
por uno de los paladines paranormales paradigmáticos de los últimos años.

Pero no sólo de "Cuarto Milenio" vive y bebe este número. También, y de la mano de
sendos bitacoreros, tenemos ejemplos del despilfarro del dinero público, en este caso
en medios de comunicación pagados por todos, concretados en la adquisición y
emisión de Phemonema, un compendio de pseudomisterios paranormales insulares,
por parte de la televisión autonómica canaria que, no contenta con burlarse de la
ciudadanía con este atentado documental, ya anuncia la salida de una segunda parte.

Como nosotros anunciamos que, a final de mes, tendremos un número especial
dedicado a recopilar algunos de los artículos publicados en estos doce meses. Como
dirían Les Luthiers, por estar ahí sólo tenemos una palabra: mil gracias... dos mil
gracias.



MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
ARP-SAPC
TEMA: Cultura veraz

La evolución de la sociedad depende de su cultura y, en nuestros tiempos, buena parte
de la cultura depende de los medios de comunicación. Los medios de comunicación
deben, por tanto, presentar la realidad de forma correcta, utilizando los hechos y
razonando a partir de ellos. Evidentemente, los razonamientos relativos a la política, a
las actuaciones de los gobiernos y, en general los hechos relativos a la sociedad son
incompletos y su análisis suele llevar incorporada una componente subjetiva
dependiente de la persona que realiza el análisis. Sin embargo, cuando se seleccionan
los hechos y se mezclan con la finalidad de obtener una conclusión lo que se obtiene
es la manipulación. Cuando hablamos de otro tipo de conocimientos como los
históricos, los técnicos o los científicos, la actitud ante los hechos cambia. La ciencia,
la tecnología, la historia o la lingüística se basan en el análisis sin prejuicios de de los
hechos. Pero, de igual forma que debe analizarse sin prejuicios tampoco debe de
realizarse desde la especulación. Los métodos que han desarrollado las distintas ramas
del conocimiento han permitido, permiten y permitirán que nuestro conocimiento
crezca.

En los últimos años hemos ido descubriendo cómo muchos medios se desviaban hacia
la manipulación política, hacia programas pseudocientíficos que no sólo no culturizan
a la población sino que la proveen de datos o análisis manifiestamente erróneos o
contrarios a los hechos conocidos, de los que se deducen teorías claramente y
evidentemente falsas. Estas falsas especulaciones basadas en datos seleccionados y
manipulados son una de las fuentes de la incultura.

En los últimos años hemos visto cómo muchos medios de comunicación realizaban
una manipulación política de los hechos. Pero esa manipulación es aún más grave
cuando la manipulación se realiza sobre el conocimiento. La mayoría de los medios de
comunicación han caído en la creación de programas o secciones pseudoculturales o
pesudocientíficas: secciones de ocultismo o astrología, programas pseudocientíficos o
documentales pseudocientíficos. En estas secciones y programas no se salva ninguna
de las ramas del conocimiento. Así, asistimos a programas que manipulan la historia,
periódicos que le dan pábulo a las predicciones de los astrólogos no sólo en secciones
sino también en artículos, pseudohistoriadores que falsean o se inventan datos para
obtener beneficios, programas televisivos que con el fin de crear un misterio son
capaces de obviar la realidad.

En este contexto es en el que nació hace breves fechas un nuevo canal, el canal 4.
Muchas personas esperábamos un canal que no cayese en estos vicios comunes en la
mayor parte de los medios de comunicación. Sin embargo hemos podido que no sólo
no es así, sino que en este canal aparecen varios programas pseudocientíficos
plagados de mentiras, falsos datos o especulaciones más que surrealistas. Hemos visto
un programa dirigido por una de las más grandes figuras actuales de la pseudociencia:
Iker Jiménez, centraba su programa en el desconocimiento. Hemos visto cómo
inventaba datos o los interpretaba desde el desconocimiento o desde el conocimiento
manipulado.

Es comprensible que una nueva cadena necesite presentar programas que atraigan y
fidelicen audiencia pero esto no debe de hacerse a cualquier precio: el fin nunca ha
justificado los medios. Un canal que nace con vocación de formar e informar no
puede ni debe tener este tipo de programas. Un programa en el que se afirma que el
hombre nunca llegó a la luna y simultáneamente se afirma que el Apolo 11 en su viaje
a la luna detectó un OVNI por parte de una persona que, simultáneamente afirma en
uno de los alunizajes se descubrieron construcciones alienígenas no sólo no debería
tener ningún tipo de crédito sino que debería de ser fulminantemente eliminado de la
programación.

En este país tan carente de formación científica y con un clara pérdida de cultura
media en la población la carencia de programas de divulgación del conocimiento
entretenidos le existencia de este tipo de programas no sólo no incrementan la cultura
media de la población sino que la disminuyen a través de datos erróneos o de
especulaciones absurdas. La finalidad de este mundillo de lo misterioso, lo
paranormal, la ciencia "alternativa" o la medicina "alternativa" necesita de una
población desinformada para obtener de ella lo que pretende: beneficios económicos.

En estos programas habría que recordar el principio de economía que enunció Hume
hace mucho tiempo y que puede resumirse como: afirmaciones extraordinarias
necesitan pruebas extraordinarias. ¿Qué significa esto? Si en uno de estos programas
se afirma haber visto una vaca no hace falta aportar prueba ninguna pues nadie va a
dudar de tal hecho dado que es cotidiano. Si se afirma que se ha visto una vaca
corriendo a 60 km/h pues es necesario aportar pruebas pues, probablemente esa vaca
sea la que tiene el récord de velocidad vacuno. Si lo que se afirma es haber visto a una
vaca volando por sus propios medios pues entonces hay que aportar pruebas
extraordinarias para tal afirmación. Así se ha comportado siempre el avance del
conocimiento.
Una frase para la reflexión: "el conocimiento os hará libres".

Por estos motivos este manifiesto pide a los medios de comunicación:

1.- La eliminación de programas pseudocientíficos

2.- La creación de programas culturales entretenidos: de historia, ciencia, tecnología o
cualquier otra rama del saber.

3.- La eliminación de secciones basadas en la superstición: astrología, cartomancia o
cualquier otra superstición.

4.- El asesoramiento o supervisión en materias relacionadas con el conocimiento por
parte de expertos externos e independientes en las correspondientes materias.

5.- Que se separen los hechos de las opiniones o especulaciones propias del conductor
del programa o la sección correspondiente.



ALGUNAS OBJECIONES AL MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
Julio Arrieta
TEMA: Cultura veraz

Algunas objeciones al 'Manifiesto por la cultura veraz'
La aparición del 'Manifiesto por la cultura veraz', emitido por ARP-SAPC, dio lugar a
una serie de polémicas en varias bitácoras, algunas de las cuales habían publicado
reseñas críticas del texto. Intervine en uno de esos intercambios -en
http://javarm.blogalia.com, donde surgió la idea de escribir este artículo dedicado a
exponer mis objeciones al documento.

El principal problema del 'Manifiesto' es que se trata de un texto muy confuso desde
su mismo título. Es decir, cuesta saber lo que defiende. Sus autores abogan por una
cultura veraz, pero olvidan aclarar qué entienden por cultura. Es un error cuando se
trata de un concepto tan complicado. La definición clásica de Tylor dice que la cultura
"es aquel todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral,
el derecho, las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por
el hombre en cuanto miembro de la sociedad". El Diccionario de la Real Academia
Española la define como "Conjunto de conocimientos que permite a alguien
desarrollar su juicio crítico" y como "Conjunto de modos de vida y costumbres,
conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época y
grupo social".

La cultura es, sobre todo, diversa y amplia, y abarca campos tan variados como la
gastronomía, la poesía, el folclore, la ciencia y la tauromaquia, por mencionar sólo
algunos. Por eso, su conocimiento garantiza a quien lo posee un buen bagaje para
"desarrollar su juicio crítico". Entonces, ¿cuál es la cultura veraz que defiende el
'Manifiesto'? ¿Aquella que sólo se ciñe a la verdad? ¿Qué sucede con el resto? Quizá
sucede que los autores del texto no están hablando en realidad de la cultura.
El 'Manifiesto' comienza hablando de la 'cultura' para referirse inmediatamente a los
'razonamientos' y 'hechos' transmitidos al público por los medios de comunicación.
Después de varias lecturas creo que los autores hablan de 'información' y de 'noticias',
no de cultura. Es muy llamativo que un texto que parece tratar de la transmisión de
relatos veraces de los acontecimientos que suceden en la sociedad y en el mundo a
través de la televisión, la radio o la prensa, no utilice en ningún punto la palabra
'información', mucho más adecuada para casarla con la veracidad que la cultura. La
confusión aumenta cuando, en el segundo párrafo, el texto pasa a hablar de "otro tipo
de conocimientos", los científicos. En quince líneas ha habido una serie de saltos
conceptuales que nos han llevado sin aclaración alguna de la 'cultura' a los 'hechos' -y
al 'razonamiento' sobre éstos- y de ahí a los 'conocimientos' identificados con la
ciencia en su sentido más amplio.

Tras este arranque nada claro, el 'Manifiesto' efectúa un diagnóstico: "En los últimos
años hemos ido descubriendo cómo muchos medios se desviaban hacia la
manipulación política, hacia programas pseudocientíficos que no sólo no aportan
cultura a la población sino que la proveen de datos o análisis manifiestamente
erróneos o contrarios a los hechos conocidos ". La referencia a la manipulación
política en un discurso que va por otros derroteros no hace más que añadir confusión.
En cuanto a esa evolución observada en los medios hacia la pseudociencia, me
gustaría comprobar hasta qué punto es real y en qué datos objetivos se basa. ¿Se
emiten más programas esotéricos hoy que hace quince años, por ejemplo? No sé si los
autores del 'Manifiesto' recuerdan los tiempos de Félix Gracia y su 'Otra dimensión'
(1993) en Tele5, cuando todos los canales de televisión incluían en su parrilla uno o
dos programas de este tipo, uno de ellos, en TVE 1, presentado por Rappel, nada
menos. ¿Vivimos la misma situación? Los responsables del 'Manifiesto' así parecen
entenderlo pero no aportan los datos que avalen ese temor. Sin embargo el texto
abunda en su diagnostico: "La mayoría de los medios de comunicación han caído en la
creación de programas o secciones pseudoculturales o pesudocientíficas: secciones de
ocultismo o astrología, programas o documentales pseudocientíficos, en los que no se
salva ninguna de las ramas del conocimiento".

Cabe preguntarse hasta qué punto todo esto es cierto. ¿La mayoría de los medios ha
cometido estas tropelías o se trata de una percepción subjetiva? ¿Cuántos programas
ocultistas se emiten? ¿Cuántos artículos sobre temas paranormales desde el punto de
vista esotérico se publican en los periódicos? ¿Son más o menos que hace 10, 20, 30 ó
40 años? ¿Cuántos periódicos "dan pábulo a las predicciones de los astrólogos"? ¿Lo
hacen habitualmente?

La lectura del 'Manifiesto' puede dar a entender que los periódicos, televisiones y
radios están invadidos por hordas de nigromantes y parapsicólogos, cuando esto no es
así. De hecho, una visita de varias horas a una hemeroteca demuestra que la situación,
no siendo la óptima, ha ido a mejor. Quizá los lectores recuerdan los tiempos en los
que un platillo volante -sí, un platillo volante- podía ser la noticia de portada de un
periódico de tirada nacional, cosa que hoy sería imposible. La pseudociencia ha ido
perdiendo poco a poco un terreno que en buena parte ha ido ganando la ciencia.
Hasta principios de los años 80 las noticias científicas no se recogían en prensa ni en
televisión, a menos que se tratara de algo del calibre de la llegada del hombre a la
Luna. Ahora, cualquier periódico dedica sin problemas una página o una doble a
cubrir el lanzamiento de una sonda espacial o el último Nóbel de física. Los ovnis o
las caras de Bélmez, reducidos al ámbito de las revistas esotéricas, ya no son noticia
de portada, pero sí lo han sido, por ejemplo, el hombre de Flores, las últimas
exploraciones de Marte y los descubrimientos genéticos. La astrología es un
pasatiempo y el horóscopo está entre el sudoku del día y los ocho errores. De vez en
cuando -tan de vez en cuando que si ocurre es objeto de escándalo y genera cartas de
protesta- aparece como apoyo de alguna noticia del corazón o a causa de un error -la
famosa y lamentable confusión de astronomía con astrología-.

Tras comentar la llegada de Iker Jiménez a Cuatro, el 'Manifiesto' subraya que el nivel
medio de formación científica en España es muy bajo, identifica esta formación con
"la cultura media" -algo discutible, se confunde la parte con el todo- y afirma que los
programas como el de Jiménez son nocivos y contribuyen a disminuir dicho nivel.
Todo ello lleva a los autores del texto a pedir a los medios de comunicación el
cumplimiento de 5 puntos. El primero y el cuarto son los que más revuelo han
causado:

1. La eliminación de programas pseudocientíficos.

4. El asesoramiento o supervisión en materias relacionadas con el conocimiento por
parte de expertos externos e independientes en las correspondientes materias.

El primer punto ha sido visto como una llamada a la censura o, de forma más
correcta, a la autocensura. En realidad esta petición es un error porque se trata de
empezar la casa por el tejado. El problema no es que se emitan programas esotéricos
y que estos generen ignorancia en el público. El problema es que esos programas son
consecuencia de la deficiente formación científica y de la carencia de conocimientos
en general de buena parte de la sociedad. Es con eso con lo que hay que acabar a
través de la educación, sobre todo. Eliminar los programas sería una medida
cosmética que no solucionaría el problema, que es de fondo.

Respecto al cuarto punto y su petición de asesoramiento, los autores del 'Manifiesto'
deberían saber que ese mecanismo ya existe. Los periodistas dedicados a cubrir temas
científicos cuentan con su propia agenda de asesores a la que recurren cuando la
ocasión lo requiere. Evidentemente, un periodista no podría escribir sobre cuestiones
tan diversas como la clonación, la caída de un bólido, una nueva terapia contra el
cáncer y un congreso de matemáticas sin consultar con la opinión de expertos.
Además de la propia agenda, los periodistas disponemos de directorios que
anualmente nos remiten algunas universidades con los datos de aquellos profesores e
investigadores dispuestos a atender a los medios. Por último, las revistas científicas
nos remiten con días de antelación los contenidos de sus nuevos números -bajo
embargo- con los correspondientes contactos de los autores de los artículos. Así que
lo que se pide en este punto ya está cubierto. Se puede objetar que, a pesar de todo,
se publican noticias erróneas. Evidentemente, los periodistas nos equivocamos de vez
en cuando, pero no hay asesoría que pueda subsanar esa característica humana.



PRESENTAN UN MANIFIESTO POR LA CULTURA "VERAZ"
Redacción de Divulc@at
TEMA: Cultura veraz

(Artículo publicado originalmente en Divulc@t.com)

Parece que existe consenso en afirmar que "no todo vale" en la guerra por las
audiencias de los medios de comunicación, pero recientemente estamos viendo cómo
programas pseudocientíficos en los que se niega que hayamos ido a la Luna, se
afirman poderes paranormales sin ninguna demostración o se manipulan los datos de
los estudios históricos, se presentan como contenidos veraces, informativos o
documentales. "En este país tan carente de formación científica, con una clara pérdida
de cultura en la población y con una carencia crónica de programas de divulgación del
conocimiento entretenidos, la existencia de este tipo de programas no sólo no
incrementa la cultura media de la gente sino que la disminuye a través de datos
erróneos o de especulaciones absurdas", alertan los trescientos firmantes del
MANIFIESTO POR LA CULTURA VERAZ. (http://www.arp-
sapc.org/articulos/0512-manifiesto.html)

Promovido por la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, este manifiesto
ha sido suscrito por más de trescientas personas de muchos ámbitos: destacan
investigadores científicos, periodistas y divulgadores científicos, pero también
profesores, estudiantes, y profesionales de numerosos ámbitos. Un amplio espectro
social de personas preocupadas por este tipo de manipulación del conocimiento. "La
evolución de la sociedad depende de su cultura y, en nuestros tiempos, buena parte de
esta depende de los medios de comunicación, que deben, por tanto, presentar la
realidad de forma correcta, utilizando los hechos y razonando a partir de ellos.
Evidentemente, los razonamientos relativos a la política, a las actuaciones de los
gobiernos y, en general, los hechos relativos a la sociedad, son incompletos y su
análisis suele llevar incorporado un cariz subjetivo que depende de la persona que
hace el análisis. Sin embargo, cuando se seleccionan los hechos y se mezclan con la
finalidad de obtener una conclusión, el resultado es manipulación."

El manifiesto cita como ejemplo el programa "Cuarto Milenio", del recientemente
creado canal de televisión Cuatro: "Un canal que nace con vocación de formar e
informar no puede ni debe tener este tipo de programas. Si un locutor del canal
afirma, en el transcurso de un mismo programa, que el hombre nunca llegó a la Luna,
que el Apolo 11 detectó un ovni en su viaje a la Luna y que en los alunizajes se
descubrieron construcciones alienígenas, no sólo no debería tener ningún tipo de
crédito sino que debería ser eliminado inmediatamente de la programación." El
problema, sin embargo, afecta también a otros canales televisivos (es notable el caso
de la serie "Phenomena" de la Televisión Autonómica Canaria, en la que se afirman
las más sorprendentes fenomenologías paranormales sin aportar nunca un balance
racional de ellas). E igualmente sucede en numerosos programas de radio.

Los firmantes abogan por un control de calidad en los medios de comunicación que
permita el asesoramiento en estos temas por expertos y separar "los hechos de las
opiniones o especulaciones propias del presentador del programa o de la sección
correspondiente", así como por que, en su compromiso con la cultura veraz, eliminen
de su programación estos contenidos pseudocientíficos.

Este manifiesto es una alerta que ha promovido la SOCIEDAD PARA EL AVANCE
DEL PENSAMIENTO CRÍTICO. "Defendemos la necesidad y el derecho de los
ciudadanos a una cultura veraz y a una crítica racional que debería ser la base de los
contenidos informativos de los medios de comunicación", ha expresado Félix Ares de
Blas, presidente de la misma. Esta asociación, desde hace veinte años, mantiene una
decidida apuesta por esos contenidos, con actividades para el mundo escolar y
publicaciones como "El Escéptico".

Fuente: ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico



LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA, EN LA CIENCIA
Javier Pérez de Albéniz
TEMA: Cultura veraz
URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/12/05/descodificador/1133739832.html

(Artículo publicado originalmente en la sección "El descodificador" de la página web
del diario El Mundo del S. XXI)

5 de diciembre.- ¿Ha visto las caras de Bélmez en alguna gotera de su casa? ¿Cree
haber sido abducido por un OVNI con forma de tortilla francesa en la recta final de
una despedida de solter@? ¿Ha girado la cabeza 360 grados al seguir con la mirada
algún "cuerpo" extraño?

Pues a fenómenos como éstos dedica su tiempo 'Cuarto milenio' (domingo, 22.30), el
programa que Cuatro dedica al mundo de los espíritus, los marcianos, los poseídos,
los extasiados y otras gentes del mal vivir.

¿Recuerdan a Mulder y Scully? Sí hombre, aquella pareja de agentes del FBI que nos
proporcionó momentos tan excitantes con sus historias sobre extraterrestres,
contorsionistas asesinos, insectos del tamaño de un coche, hombres lobo alcohólicos,
individuos con poderes telekinéticos... Eran los protagonistas de 'Expediente X', una
excelente serie de ficción. Recuerden: de ficción.

El programa de Cuatro, dirigido y presentado por Iker Jiménez, se llama 'Cuarto
milenio' (domingos 22.30) y asegura dedicarse a la ufología, las investigaciones
policiales no resueltas y los misterios inexplicables.

Casi nada. La primera parte del programa que veo está dedicado a los éxtasis de las
niñas de San Sebastián de Garabandal. En los años 60, estos angelitos de 12 años
ponían los ojos en blanco, caminaban de espaldas, hablaban lenguas extrañas y
mantenían conversaciones con la Virgen y el arcángel san Gabriel.

Vemos imágenes rodadas con tomavistas de unas pobres criaturas que, arrodilladas,
miran al cielo, se santiguan y abren la boca para que les llegue desde la nada el cuerpo
de Cristo.

La hostia, vamos. Después vinieron dos reportajes, uno sobre las voces con las que
nos hablan los muertos de la guerra civil y otro con las apariciones fantasmagóricas
que tienen lugar en los arcenes de las carreteras (cuidado: son seres que ni visten de
verde ni llevan alcoholímetro).

El programa podría tener su gracia si no fuera porque, lejos de tomarse la cosa con
humor, pretende imprimirle cierto carácter científico. Y eso es muy difícil. Sobre todo
si tenemos en cuenta que la ciencia es el conocimiento cierto y adquirido de lo que
existe, de sus principios y de sus causas, que se obtiene por la experimentación y el
estudio. Y somos conscientes de que se considera fraude a aquel engaño con el que se
perjudica a alguien para beneficio propio.



A VECES VEO COSMONAUTAS
Fernando de Felipe
TEMA: Magufos

(Artículo publicado originalmente en el diario La Vanguardia. Edición del 6 de junio
de 2006)

Demostrado: lo de Cuarto milenio es auténtico periodismo de imbestigación (de
investigación imbécil, claro). Es lo que tiene la (bu)fología: uno se pega años y años
intentando probar la existencia de inteligencia extraterrestre y lo único que consigue al
final es demostrar la de tontos que corren todavía por el mundo (y lo fácil que resulta
vivir a su costa).

Íker Jiménez nos ofreció este domingo la historia de Ivan Istochnikov, "el cosmonauta
fantasma", un coronel soviético que desapareció en misteriosas circunstancias a bordo
de la Soyuz 2 en 1968 junto a la perrita Kloka. El caso, según Íker, sería la prueba de
cómo los gobiernos intentan ocultarnos la verdad. Peláez, su (in)documentado
colaborador, habló incluso de abducciones... Tan sólo les faltó relacionar la
desaparición del ruso con la del mono del anuncio de Polo.

En realidad (y en ficción), esta historia procede del montaje que en 1997 realizó ese
gran fotógrafo que es Joan Fontcuberta (Istochnikov sería su nombre en ruso). Una
de dos: o Fríker y los suyos han caído en la trampa tendida por el artista (que
colecciona recortes de prensa de quienes en su día se tragaron la historia) o, lo que es
peor, piratearon sin más su obra (lo que, amén de poco profesional, es ya
directamente querellable).

La nave del misterio despegó hace algo más de medio año dispuesta a conquistar el
espacio (televisivo) y ha terminado estrellándose contra la superficie de aquella misma
galleta que Fontcuberta fotografió como si fuera un auténtico asteroide.
Queda todavía un último misterio sin resolver: ¿Se disculpará Cuatro por tan
sonrojante episodio? Como dice un amigo mío, eso no se lo cree ni Íker Jiménez.



EL COSMONAUTA FANTASMA
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Magufos
URL: http://servicios.eldiariomontanes.es/pg060613/prensa/noticias/Sociedad/200606/13/D

(Artículo publicado originalmente en El Diario Montañés)

Iker Jiménez presentó el domingo en 'Cuarto milenio' el caso de «un hombre que la
Unión Soviética quiso apartar de la Historia de un plumazo». «Vamos a hacerle un
homenaje merecido», anunció. El misterio lo había investigado Gerardo Peláez -uno
de sus colaboradores en el programa de Cuatro- y se ilustró con un retrato del
cosmonauta Ivan Istochnikov en traje espacial, una foto con sus colegas ante el
Kremlin y otra posterior en la que se le había borrado, entre otras imágenes.

«La pregunta es por qué (se le borró), qué había hecho ese hombre, por qué
molestaba», preguntó Jiménez. «Estuvo embarcado en una misión que fue un fracaso
estrepitoso para la URSS y, lógicamente, eso no se podía dar a conocer», respondió
Peláez. Istochnikov era «muy conocido» en la URSS, según los dos periodistas, y
desapareció en 1968 a bordo de la 'Soyuz 2'. Para ocultar el fracaso, fue borrado de la
Historia: se le eliminó de las fotos, su familia fue deportada a Siberia, y sus amigos y
colegas, silenciados.

El caso, explicaron en 'Cuarto milenio', salió a la luz en el año 1993, cuando un
periodista compró en una subasta de Sotheby's en Nueva York un lote con material
desclasificado procedente de la URSS.

«Y ahí descubre este hombre, que creo que se llamaba Mike Arena, una fotografía
con el 'fantasma' en carne y hueso, presente», puntualizó Jiménez, quien concluyó:
«Lo cierto es que ese hombre (por el cosmonauta) no aparece en las fotografías
oficiales y estaba ahí». Impresionante... y falso, porque Ivan Istochnikov es tan real
como el Pato Donald.

Esto es muy cómico

«¿Estoy alucinando! ¿Todo esto me parece muy cómico!», declaró ayer a este
periódico Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955). Este fotógrafo juega desde hace años
en sus creaciones «al equívoco y la ambigüedad», y montó en 1997 para la Fundación
Telefónica una instalación sobre un cosmonauta con recortes de prensa, fotografías,
parafernalia espacial, vídeos y la historia contada en 'Cuarto milenio'.

Todo parecía real pero todo era falso. El artista llegó al extremo de prestar su cara al
astronauta y bautizarlo con la traducción de su nombre al ruso: Ivan Istochnikov.
Ayer, Fontuberta se reía. «Tiendo trampas destinadas a los crédulos. No esperaba que
cayeran en una que tiene nueve años unos periodistas profesionales, que se supone
que tienen que verificar y contrastar la información».

Una simple búsqueda en Google revela que Istochnikov nunca existió. Iker Jiménez,
con quien este periódico ha intentado hablar sin éxito, se enteró de ello ayer.



¿TELEVISIÓN CANARIA? NO, GRACIAS
Enrique Joven
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://ejoven.blogalia.com/historias/33846

Corto y pego la información que, a través de su página web, -de la que se hacen eco
algunos- hace pública nuestra cadena autonómica. El estreno, esta noche, con todos
los honores en prime time:

Televisión Canaria estrena Phenomena una serie sobre fenómenos extraños en las
Islas. Fenómenos extraños, sucesos paranormales y casos sin resolver en Canarias. El
mundo de lo desconocido es lo que aborda la nueva serie de Televisión Canaria,
Phenomena, que se estrena este domingo, 16 de octubre, a partir de las 22:50 horas.
Esta producción, realizada en las Islas, aborda en cada capítulo un caso que forma
parte de los expedientes sin resolver del Archipiélago a través de una primera parte de
documental, que presenta el caso con entrevistas y archivos, y una segunda parte de
ficción en la que se recrean, con calidad cinematográfica, las circunstancias que
rodearon al suceso analizado.

A lo largo de la historia, Canarias ha sido escenario de innumerables sucesos
paranormales de diversa naturaleza que han conmocionado a la opinión pública
canaria y para los cuales no se ha encontrado explicación científica. Basada en hechos
paranormales acaecidos en Canarias en los últimos siglos, Phenomena aborda los
casos más relevantes, adentrándose en los estudios realizados sobre tales fenómenos.
Inciso: ¿Alguien ha buscado una explicación científica? Quizá no interese...

La serie, producida por Pantalla Canaria, consta de trece capítulos en los que se
mezclan la ficción y el documental para narrar los sucesos paranormales más
importantes que han tenido el Archipiélago como escenario, pasando por avistamiento
de Ovnis, la leyenda del Alma de Tacande en La Palma, El rapto de Sor Úrsula, las
leyendas urbanas más importantes de las islas, el misterio del Palacio de Justicia en
Gran Canaria, el fenómeno del Chupacabras, la leyenda del Barranco de Badajoz, los
casos poltergeist ocurridos en Telde y Schamann, La Laguna, ciudad encantada, casas
o lugares encantados de nuestra geografía, como el Palacio de Lercaro en Tenerife, el
misterio de la Isla de San Borondón o la historia de la Brujería en Canarias.

Inciso: Falta el suceso paranormal más inexplicable de todos: ¿Cuánto ha costado esta
serie? ¿De dónde ha salido el dinero? ¿Dónde ha ido a parar? ¿A qué asesores
científicos se ha consultado?

Cada capítulo narra una historia en un lugar y una época diferente, con personajes
distintos y más de cien actores elegidos entre un numeroso casting realizado en las
diferentes islas del archipiélago de más de mil personas y entre los que destacan
Vicente Ayala, Caco Senante, Lito Mesa, Esther Gómez, José Luis de Madariaga o
Miguel Granados entre otros muchos. Producida por Paco Sotelo y dirigida por el
joven realizador portuense de veinticincos años, Aarón J. Melián, esta serie cuenta
con la dirección de fotografía del también portuense Juan Miguel Márquez y la música
original de Germán Arias, creador de Artenara. La dirección artística corre a cargo de
Luna Escribano, y los guiones son obra de Roberto Pérez Toledo y Aarón J. Melián.
Phenomena es una serie de ficción recreada e inspirada en leyendas populares canarias
con la única intención de que usted, como espectador, saque sus propias
conclusiones."

Comentario final: En efecto, señores de TV Canaria, que cada uno saque sus
conclusiones. Yo ya he sacado las mías. Hay mucha gente ganando pasta con estos
negocios, contribuyendo al engaño, la superstición, la ignorancia y el subdesarrollo de
estas islas. Sería mucho pedirles que tan siquiera invirtieran un 10% de lo que ha
costado esta majadería en programas de divulgación científica o histórica. Que una
televisión local se financie con programas de horóscopos y tarot, tiene un pase. Libre
es quienquiera de llamar y tirar su dinero. Pero que la televisión pública canaria -y
más cuando el centro territorial de TVE en Canarias corre serio peligro- dilapide los
fondos públicos de esta forma clama al cielo. Los responsables de TV-Canaria (¿la
nuestra o la de ellos?) deberán rendir cuentas ante sus supervisores políticos. Y, por
supuesto, dar explicaciones convincentes delante de la comunidad científica isleña
para justificar que esta serie majadera tenga un hueco en su parrilla.



MANIFIESTO POR UNA CULTURA VERAZ
Jesús M. Landart
TEMA: Cultura veraz
URL: http://tiopetrus.blogia.com/2005/noviembre.php

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Tío Petros)

La Sociedad para el avance del Pensamiento Crítico, ha propuesto un manifiesto a
favor de una cultura veraz, que será enviado a numerosos medios de comunicación.

El motivo de tal lanzamiento coincide con el estreno de un nuevo canal de televisión
en España, y concretamente con la puesta en marcha de un programa sobre
supercherías paranormales dirigido por Iker Jiménez, conocido divulgador de lo
paranormal en España, plagados de mentiras, datos falsos o especulaciones
surrealistas que se cuentan como ciertas.

En realidad, pienso yo, ese no es el motivo, sino el detonante. El citado manifiesto es
una reflexión sobre el papel de los medios de comunicación en una sociedad libre y
democrática, sobre el tratamiento informativo de la verdad, y sobre la calidad de la
información científica que llega a las personas de nuestro país. Las paraciencias en sus
vertientes más populacheras, ya sea ufología, ya sea astrología, ya sea proctomancia
no son sino lo más vistoso y quizás inofensivo del fenómeno. La necesidad de
reivindicar una cultura respetuosa con la verdad nace de la facilidad de manipulación
de las personas mal informadas, engañadas o radicalizadas en esquemas mentales
irracionales o alienadas con basura televisiva.

Favorecer una cultura veraz, entre otras cosas es luchar por que no lleguen al
ciudadano versiones sesgadas de los hechos, historias creativas de acontecimientos
históricos o mentiras descaradas que hagan aumentar la share de un programa
televisivo a base de vomitar mierda sobre las sinapsis de los televidentes. Como no
podía ser de otra forma, se han levantado voces contra este manifiesto explicando que
es un atentado contra la libertad de expresión. Yo pudiera estar perfectamente
equivocado, pero me parece que este argumento no se sostiene. No se pide nada que
no esté implícito en la ética deontológica periodística. Solicitar, o exigir veracidad en
las informaciones y pedir o exigir que se controlen las emisiones mentirosas es una
utopía perfectamente lícita. De mínimos, diría yo.

Lo que ocurre es que, a lo mejor, nos estamos centrando en las tonterías
paranormales, como si estas fueran el compendio de todos los males informativos
españoles. Pero no debemos olvidar que mala divulgación científica puede hacer más
daño que paraciencia, y que Rappel, Paco Porras o Carlos Jesús no son sino iconos
visibles del cutrerío patrio, relativamente intrascendentes, e inofensivos . La
manipulación de la verdad y su puesta en escena mediática al interés de corrientes,
partidos e ideologías es más preocupante; la reivindicación dura y exigente de una
cultura veraz no es sino una llamada de atención sobre este punto.

Cualquier lector que quiera añadir su firma a la ya larga lista de firmantes puede
hacerlo cliqueando en la imagen inferior. Yo ya lo he hecho.



EL COSMONAUTA INEXISTENTE CABALGA DE NUEVO
Javier Armentia
TEMA: Magufos
URL: http://javarm.blogalia.com/historias/40754

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Por la boca muere el pez)

Veníamos de hablar de las meteduras de pata de EFE, pero ahora nos toca hablar de
una de las fuentes de información más penosas, ineptas, chorizas y desmelenadas que
se conocen en este país. Nos referimos al bodrio-programa que vive gozosamente en
la Cuatro. El que dirige y presenta Iker Jiménez, dedicado a conseguir semana a
semana cotas más altas de periodismo basura. Cosas del zapeo: llego de repente y me
encuentro con un reportaje, supuestamente de investigación, supuestamente una
revelación de algo casi desconocido y que muestra los contubernios de las potencias
espaciales. Todo ello presentado (es marca de la casa) con el habitual despliegue de
comentarios del Sr. Jiménez y con la presencia de un presunto experto (al que no
podemos sino calificar de plagiador o estúpido -mejor "y" que "o"-, como se ve más
adelante), el Sr. Gabriel Gerardo Peláez. Entrambos departieron alegremente sobre el
caso del cosmonauta abducido en el espacio, como si estuvieran desvelando uno de
los secretos más abyectos de la cosmonáutica soviética. ¿Un misterio resuelto por el
audaz investigador (mejor himbestigador) y su colaborador? No: puritita basura.

De verdad, estas cosas me dan mucho asco, porque posiblemente haya espectadores
que ingenuamente se crean toda esta milonga. Si no fuera así, sería para descojonarse
simplemente por lo mostrencos que pueden ser los "periodistas" que acompañan al
ínclito Jiménez, capaces de creerse cualquier mentira y contarla como si fuera cierta.
Otras veces, claro, simplemente no se lo creen, pero lo cuentan igual. Y otras, son
ellos quienes crean la mentira. ¿Se debe ser complaciente con semejante práctica? La
impunidad que demuestra, por más que haya sido denunciada (como en el Manifiesto
por la cultura veraz, promovido por la Sociedad para el Avance del Pensamiento
Crítico, es por el contrario jaleada por multitud de fanáticos (en el sentido mexicano
del término y en el clásico: este blog es buena prueba de cómo cuando denunciamos
manipulaciones o mentiras de estos señores del misterio, aparecen los insultos, las
descalificaciones... y los trolls). Los acríticos seguidores de este señor simplemente
prefieren seguir comiendo las mierdas y mentiras a encarar el hecho de que este señor
vive de ellas, de las manipulaciones, meteduras de pata y demás. Con mucho éxito.
Pues vale. Quiero decir, ya le vale. En la web del programa se dice:

¿Te gusta lo desconocido? ¿Te atraen los fenómenos sin explicación? ¿Eres de los que
disfruta con el universo de lo misterioso? Si la respuesta es un rotundo sí y tienes lo
que hay que tener, deja tus miedos y sumérgete en Cuarto Milenio. Pero hazlo de la
mano de un experto. De lo contrario, podrías pagarlo muy caro. Esto no es juego. Te
lo advertimos. Esto... no... es... un... juego.

Pues vaya expertos, vaya seriedad la del programa del 11 de junio. (Hablo de ese
fragmento: hacía tiempo que decidí ni mirar las estupideces del Cuarto Milenio por un
mínimo criterio de calidad, pero me consta que suele ser así siempre...)

Según el programa, una misión soviética, la Soyuz 2, fue un fracaso: el cosmonauta
que iba en ella, Ivan Istochnikov, desapareció. Y los soviéticos ocultaron todo e
hicieron desaparecer la vida entera de Istochnikov. Una subasta permitió encontrar a
un experto la verdad, y desentrañar el misterio. Tal y como lo han presentado, todo
parecía genuino, todo verídico. Imágenes en las que veíamos al cosmonauta y las
fotos manipuladas en las que ya no estaba. Todo en la "nave del misterio" se ha
contado como si fuera cierto, ciertísimo. Por supuesto, ni el colaborador ni Jiménez
han citado fuente alguna de todo ese trabajo investigador, así que cualquiera puede
creer que se trata de una labor del equipo del programa. Cuánto saben, qué listos son,
qué maravilla de periodismo de investigación.

Pues no. Y basta con ir a los hechos...

Los Hechos

Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955) es un tipo genial, un artista visual y fotógrafo
capaz de crear universos tan reales que los reales parecen menos verídicos. Le conocí
hace ocho años, cuando nos trajo al Planetario de Pamplona una exposición que había
preparado para la Fundación Arte y Tecnología de Telefónica: SPUTNIK. El
proyecto, presentado en Madrid en 1997, y en Pamplona en marzo de 1998, y que
luego ha ido viajando a muchos otros sitios, era una profunda reflexión sobre la
manipulación de la información, utilizando como muestra la carrera espacial. Según
Fontcuberta, una misión soviética al espacio, la Soyuz II, habría ido al espacio
tripulada por un cosmonauta Ivan Istochnikov y su perro, pero desaparecieron
misteriosamente en el espacio. Un fracaso de tal calibre se convirtió en una patata
caliente, lo que provocó que los responsables de la misión hicieran desaparecer por
completo todas las pruebas. Así, un héroe espacial se declaró inexistente, se
manipularon las fotos en las que aparecía, su biografía nunca más apareció en las
historias del espacio. Nadie parecía conocer a Istochnikov hasta que de forma casual
apareció su rastro.

Lo divertido de toda la trama es que la exposición de Fontcuberta conseguía reunir
todas las pruebas de ese enorme engaño: las fotos manipuladas y las "originales", los
restos de la misión y algunas imágenes sorprendentes. Con la llegada de la
perestroika, se había desvelado el engaño y esa era la razón de la exposición. Eso sí: a
lo largo de la misma, había pistas suficientes para que cualquiera pudiera darse cuenta
de que todo era un engaño. Nosotros, en el Planetario, nos obligábamos a contar la
verdad a todo visitante que preguntara si eso era verdad. El libro-catálogo tenía
impreso en tinta fluorescente "todo es ficción". Ello no impidió que en Pamplona nos
apareciera un responsable de seguridad nuclear con un contador Geiger para
investigar si era cierto, como se decía en la jocosa nota de prensa, que un trozo de
asteroide contra el que chocó la astronave, una de las piezas más llamativas de la
exposición, era realmente radiactivo (aconsejábamos a las embarazadas que no se
acercaran demasiado...).

La exposición se puede leer y ver en línea, gracias a la Fundación Arte y Tecnología
de Telefónica. Recomiendo una lectura, para que cualquiera pueda comprobar que no
es nada difícil encontrar de donde han plagiado el reportaje los de Cuarto Milenio. En
Google hay muchísimas referencias a esta historia, y en muchísimas de ellas se
encuentra el origen. Un origen, ya digo, con pistas palmarias. Por ejemplo, el nombre
del cosmonauta ruso, Ivan Istochnikov, se podría traducir al castellano como "Juan
Fuenteescondida", y al catalán... ¿lo adivinan?

En un alarde divertidísimo, además, el Istochnikov de las fotos es ni más ni menos que
alguien clavadísimo al fotógrafo. Y su familia... en fin. Todo. La más mínima labor
periodística permitiría, incluso a un redactor de Cuarto Milenio, saber que todo es
ficción.

Algo que no ha sucedido. Todo lo contrario: o han caido completamente en el engaño
(y cierto es que no son los primeros, que más de un periódico se creyó la trola de
cabo a rabo), o simplemente han decidido llenar el programa con el trabajo de otros,
presentándolo como algo propio, y sin citar siquiera la fuente de las imágenes. Le he
escrito a Fontcuberta un emilio comentándole la jugada y dándole la enhorabuena:
hace ocho años comentábamos entre risas que tarde o temprano alguien contaría en
un medio de comunicación la historia del cosmonauta inexistente como cierta. El paso
de la historia a la tele ha venido de la mano, y eso casi podría pensarse como algo
inevitable, del vendedor de misterios-de-pega de moda, el chico que tiene el programa
en la tele, el que se las da de periodista puntero y hasta es premiado por algunas
asociaciones de sus colegas (visto como está el sector profesional, tampoco ha de
extrañarnos), es decir, don Iker Jiménez Elizari.

Qué vergüenza, una vez más.

Nota: por cierto, en http://www.microsiervos.com/archivo/leyendas-urbanas/ivan-
istochnikov.html hablaron, precisamente, del Inexistente Istochnikov, hace unos
meses.



ÍKER JIMÉNEZ Y EL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN RIGUROSO Y
Fernando L. Frías
TEMA: Adicciones -Dependencias-
URL: http://yamato1.blogspot.com/2006/06/iker-jimnez-y-el-periodismo-de_12.html

(Artículo publicado originalmente en dos partes en la bitácora El fondo del asunto)

¿A que no adivinan ustedes qué historieta nos acaba de contar Iker Jiménez en Cuarto
Milenio como si fuera un misterio misteriosísimo y titotatín tatín...?

Pues este: http://www.microsiervos.com/archivo/leyendas-urbanas/ivan-
istochnikov.html

Claro, por eso sus acólitos protestan cuando denunciamos la forma de actuar de Iker.
Son ellos quienes deberían indignarse con él por tomarles el pelo de esta forma. En
fin...

Bueno, a estas alturas seguro que ya habrán visto que tanto el Pez como DkT cuentan
la enésimo fraude cuartomilenario, y mucho mejor que yo. De modo que yo sólo
puedo quedarme con la primicia ;-), y con el consuelo de ver que no fui la única
víctima a la que el "zapeo" llevó a aterrizar en "Cuarto Milenio justo en el momento
oportuno. "¿Casualidad? ¡No, serendipia?", que diría alguno. Claro que más lo diría si
tenemos en cuenta que anoche, y a esas horas, hacía justo un mes que el Pez y yo
hablábamos precisamente de Joan Fontcuberta y su exposición Sputnik. Qué cosas.
En fin, que no queda mucho que contar sobre el asunto, salvo pedir a Mauricio-José
Schwarz que incluya en La persistencia de la memoria, que diría Dalí la entrada
correspondiente a los correos que muchos hemos enviado hoy a Cuatro y que, sin
duda, se perderán como lágrimas en la lluvia.

Sin embargo, en los comentarios a la entrada del Pez, y entre las inevitables chorradas
del "anónimo" troll de turno, el propio Javier ha propuesto una "porra" respecto a
qué fue lo que llevó a Iker a contarnos la historieta. Las alternativas que ofrece el Pez
son:

1 - Les colaron la historia como verdadera y ni se enteraron.

2 - Sabían que era falsa, pero les dio igual.

3 - Se lo creyeron al principio, luego vieron que era falsa, pero aún así lo
mantuvieron.

Personalmente no tengo ni idea de cuál de las opciones será la correcta, y tampoco
espero que Iker nos lo aclare. De hecho, lo que espero de Iker es que intente correr
un tupido velo o, todo lo más y si se ve muy acorralado, que decida sacrificar a un
peón (el pobre Gabriel Peláez, que por lo visto es el pardillo que contó la historia en
el programa) y nos venda la moto de que él ha descubierto el pastel.
Porque, puestos a imaginar, la verdad es que cualquiera de las tres opciones es
creíble. Veamos:

1.- Les colaron la historia como verdadera y ni se enteraron.

Pues puede ser. De hecho, no sería la primera vez que ocurre en el mundo del circo
paranormal: ya ocurrió cuando "Enigmas" plagió un reportaje sobre la historia de que
Lorca sobrevivió a su fusilamiento. Un caso, por cierto, muy parecido a éste, ya que
también entonces el reportaje plagiado era una obra de ficción.

Claro que esto ocurrió cuando "Enigmas" se encontraba bajo la dirección de
Fernando Jiménez del Oso, y no sé si Iker Jiménez pertenecía aún al "staff" de la
revista o ya había salido por la puerta... bueno, por la puerta por la que dicen que
salió. De modo que probablemente no tenga responsabilidad alguna en este enojoso
asunto.

De hecho, no tengo constancia de que a Iker le haya pasado alguna vez eso, que le
hayan colado una historia falsa como si fuera verdadera y no se haya enterado.
Sospecho que ocurrió en una ocasión (que no he contado aún porque, en vista de la
política de reciclaje que gasta en "Cuarto Milenio", estoy esperando a que nos ponga
de nuevo los pelos de punta con el caso para contar lo que realmente ocurrió). Pero
no creo que le haya pasado muy a menudo, porque, en fin, todo indica que lo normal
es que haya contado historias falsas a sabiendas, o haya descubierto su falsedad pero
aun así las haya contado. Lo que nos lleva a las siguientes opciones. Veamos.

2.- Sabían que era falsa, pero les dio igual.

Pues eso, que tampoco sería la primera vez. Ejemplos hay unos cuantos, pero quizá el
más reciente -y más sonado- sea el de la foto fantasma de Navalperal. Sí, ya sé que la
versión oficial de Iker es que su experto informático descubrió el fraude. Y también sé
que la versión piadosa de lo que ocurrió realmente es que una vez descubierto el
pastel Iker siguió mintiendo -no se puede decir de otra manera- porque ya estaba
demasiado comprometido con el embrollo. Pero teniendo en cuenta que desde un
principio todo apuntaba a que la foto era más falsa que una Cara de Bélmez, me temo
que esta versión piadosa sólo se sostiene si aceptamos que Iker Jiménez es tonto, y
creo que ha demostrado sobradamente que no lo es. O, al menos, no lo suficiente para
tragarse semejante embuste.

En definitiva, que en mi opinión Iker era perfectamente consciente de que la foto de
marras era falsa, pero le venía muy bien para dar publicidad a su novela y, de paso, y
llevado por ese admirable espíritu ecologista que le caracteriza (lo digo por su afición
a reutilizar la basura una y otra vez), usar la historieta en sus programas de radio y
televisión.

Claro que, si me apuran, la opción que más me convence es la tercera. O sea,

3.- Se lo creyeron al principio, luego vieron que era falsa, pero aún así lo
mantuvieron.
De nuevo hay antecedentes. De hecho, hay bastantes antecedentes. Pero esta opción
me convence sobre todo porque creo que es lo más razonable en este caso.

Hagamos la prueba. Abramos el Google y preguntemos por Ivan Istochnikov.
Como podemos comprobar, la inmensa mayoría de los primeros resultados nos
explican que se trata de una exposición fotográfica realizada sobre una historia
ficticia. Así, en la Fundación Sputnik (en realidad, la página de la propia exposición de
Fontcuberta) puede leerse que

Otros enlaces apuntan a comentarios de prensa sobre la exposición, e incluso en el
Boletín de Atomic Scientists, después de contar la historia, se dice literalmente que

Pero eso es lo mejor: que es simplemente eso, una historia. O, más exactamente, una
obra de arte elaborada y con múltiples capas realizada por un hombre que se
autodenomina "fabulador".

En fin, que una mínima investigación sobre el caso (tan mínima que ni siquiera haría
falta levantar el culo del sillón) hubiera puesto en evidencia el error. ¿Y realmente no
verificaron ningún dato, no comprobaron si tenían algún nombre incorrectamente
escrito, no buscaron siquiera alguna información actualizada sobre el tema?

Yo, al menos, no me lo creo. Claro que yo no tengo las tragaderas de los
"bemoleros"...
En fin, que me quedo con la opción tres, con reservas, y con la sensación de que de
todos modos da igual. Porque con esto pasa como con los Diez Mandamientos: las
tres opciones se encierran en dos. A saber:

a) O son unos absolutos chapuceros a la hora de investigar, o

b) han querido engañar a los teleespectadores conscientemente y deliberadamente.

Ustedes escojan. Pero que conste que yo no hago porra alguna: conociendo la
trayectoria del personaje, me quedo con ambas opciones a la vez.



ÍKER JIMÉNEZ Y EL RIGOR INFORMATIVO
Nando
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://www.venera7.com/cruda-realidad/iker-jimenez-y-el-rigor-informativo

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Venera 7)

No me dispongo a escribir un ensayo ni tengo ganas de alimentar la polémica en torno
al sucesor mediático de JJ Benítez. Simplemente quiero deciros que en el programa de
Cuarto Milenio del domingo 11 de junio de 2006 se ha presentado uno de los
colaboradores del Sr. Jiménez (no recuerdo su nombre, llamado Gerardo Peláez, con
la historia de "El cosmonauta fantasma":

[...] uno de los sucesos más sobrecogedores de la cosmonaútica. El 25 de octubre de
1968 fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur el Soyuz 2 con el piloto-
cosmonauta Coronel Ivan Istochnikov a bordo. La nave debía servir de blanco para el
Soyuz 3 que, tripulado por el Teniente Coronel Giorgi Beregovoi, realizaría al día
siguiente un ensayo de ensamblaje orbital de las dos cápsulas. Eran los tiempos en que
los Estados Unidos y la URSS trabajaban contra reloj para llegar los primeros a la
Luna. Las presiones políticas prevalecían sobre las garantías técnicas y la carrera
espacial de había cobrado ya algunas víctimas. El vuelo del Soyuz 1, por ejemplo,
empezó mal y terminó en tragedia: el cosmonauta Komarov se estrelló al regresar
debido al mal funcionamiento del paracaídas.

Pero para la siguiente misión se habían extremado todas las precauciones y todo
auguraba un resultado satisfactorio. No sería así: después de un intento fallido de
acoplamiento, el Soyuz 2 y el Soyuz 3 se distanciaron y perdieron el contacto.
Cuando al día siguiente se reencontraron, Istochnikov había desaparecido y su
módulo presentaba el impacto de un meteorito. En realidad nunca se supo a ciencia
cierta qué había ocurrido y el enigma se saldó con una suma de conjeturas. Pero
decididamente las autoridades soviéticas no estaban dispuestas a admitir un nuevo
fiasco y maquinaron una solución muy propia de su estilo: declararon que el Soyuz 2
había sido un vuelo automatizado, no tripulado. A efectos oficiales Ivan Istochnikov
no había existido nunca y para evitar voces discordantes se confinó a la familia, se
chantajeó a sus compañeros, se manipularon los archivos y se retocaron las
fotografías. La realidad superaba el más fantástico argumento de ciencia-ficción.

Esta historia no proviene ni mucho menos de una esforzada labor de investigación del
mencionado colaborador de Cuarto Milenio. Tampoco he trascrito esta parte de la
emisión. Cito literalmente las páginas de la Fundación Sputnik, un proyecto artístico-
documental de ficción creado a mediados de los 90 por el excelente fotógrafo español
Joan Fontcuberta. En la página web del propio artista se nos desvela el enigma de
Ivan Istochnikov:

Sputnik: la odisea del Soyuz 2 explica la misteriosa desaparición de un cosmonauta
soviético, Ivan Istochnikov, en plena carrera espacial al final de los años sesenta.

Proyecto de ficción en el que Joan Fontcuberta inventaba un personaje al que daba su
rostro y su propio nombre, traducido al ruso. Hechos reales se entremezclaban con
otros fabulados, y documentos auténticos con otros manipulados, en una narrativa
que intentaba instaurar de nuevo la incertidumbre. Sputnik prueba como la
manipulación de las imágenes y de los archivos permite remodelar la memoria
colectiva y la historia al capricho de los intereses más oscuros.

Yo tuve la fortuna de asistir a la exposición durante el verano de 1997 en la
Fundación Telefónica de Madrid. Y debo reconocer que me creí toda la historia de
principio a fin. Sabiéndome poseedor de un terrible secreto, a la salida recogí el
inevitable catálogo. En su última página podía leerse:

TODO ES FICCIÓN - TODO ES FICCIÓN - TODO ES FICCIÓN

El que se presenten historias poco creíbles como verdaderas en un programa tan
escépticamente tendencioso y sensacionalista como Cuarto Milenio no me sorprende
nada. Lo que sí me sorprende es que su director ni siquiera haya googleado un poco
antes de presentar contenidos como éste en su espacio. De momento, he usado el
formulario de contacto de Cuarto Milenio incluyendo un enlace a esta noticia.

Actualización
En El Refugio Antiaéreo me he enterado de que por fin han colgado el vídeo del
Istochniktimo en YouTube. Como se suele decir, no tiene desperdicio.



LA FICCIÓN Y LA TELEVISIÓN
Antonio Jiménez Morato
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://vivirdelcuento.blogspot.com/2006/06/la-ficcin-y-la-televisin.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Vivir del cuento)

Desde hace unas semanas dedico el final de la semana, la noche de los domingos, al
siempre divertido deporte de la adicción televisiva. Como si se hubieran puesto de
acuerdo, en la noche del día del señor las televisiones sacan sus mejores galas, los
trajes del domingo, para entretener al personal. Ayer, tras una llamada telefónica que
me desveló -el partido Portugal-Angola se había encargado de dormirme-, estuve
transitando entre dos perlas de la programación. Por un lado La hora de la verdad,
donde la gente se somete a test de paternidad y sesiones de polígrafo con una
facilidad pasmosa. Y deben ser muchos más, porque han conseguido que unos
laboratorios dedicados a estos análisis les patrocinen parte del programa. Ayer
apareció una tierna pareja de jóvenes gallegos en la que él, enfermo de celos al ver
marcas en el cuello de su mujer, se dedicaba a limpiar pulcramente el retrete de su
casa tras sus micciones para poder encontrar restos de otros orines masculinos de
alguien más descuidado, supone él que serán del amante que, mucho más sucio, no se
encarga de limpiarlos. Así, de golpe, ofrecen la solución al problema que más
reproches genera en la convivencia conyugal: Señora, hágase unas marcas en el cuello
que parezcan chupetones y su marido, celoso irredento, le tendrá no sólo la taza del
retrete, sino toda la casa, como una patena en su busca de evidencias de adulterio. Si
a cualquier escritor o guionista se le ocurriese algo así lo tacharían de inverosímil,
pero, una vez más, se demuestra aquello de que la realidad va más allá que la ficción.

Aunque más refinada fue la cagada -la verdad es que son irónicas las relaciones a las
que se establecen en el pensamiento y en la pantalla gracias al zaping- del famosísimo
Iker Jiménez. En su traslación de El Caso a sustrato catódico Iker es capaz de soltar
cualquier cosa por la pantalla, y la de ayer fue muy buena. Comienza a hablar de la
poco conocida carrera espacial soviética, de las purgas y, lo que es más sorprendente,
de los montajes fotográficos a que tan aficionadas eran las autoridades del Polit Buró
en lo referente a la modificación de la historia. Qué interesante se ponía el asunto, por
fin algo con un poco de sustancia en la pantalla, un asunto orwelliano de primer
orden.

Comienzan a aparecer fotografías de un supuesto cosmonauta depurado por las
autoridades soviéticas y, para sorpresa del que escribe, se ve una extraña textura en
las fotografías que se muestran. Se comparan dos fotografías, en una de ellas hay un
hombre más que en la otra, situado entre otras dos figuras, y se nos dice que la
retocada es aquella en la que dicho hombre no está -aunque a simple vista esta parece
mucho más verdadera, aunque, luego lo veremos, es, como todas, falsa, no como foto
sino como documento histórico.

Hasta aquí no es más sorprendente que otros casos que uno ha leído. Lo mejor es
que, acto seguido, nos ponen una fotografía que es, a primera vista, el primer plano
de un astronauta con su escafandra. Se nos dice que es el retrato de Ivan Istochnikov,
el cosmonauta depurado tras fracasar en su misión. Pero es la cara de Joan
Fontcuberta. La misma que mete en todas sus exposiciones, en cada una de sus series
en las que juega a hacer falsos documentales. Es Fontcuberta, por Dios, es un
fotógrafo español, qué me están diciendo.

Enciendo el ordenador y tecleo "Fontcuberta", y me voy a su página web. Allí, entre
sus diferentes series, hay una, llamada Sputnik, que estuvo hace diez años dando
vueltas por las salas de exposiciones de medio mundo.

A poco que uno busque llega a la web que contenía el proyecto Sputnik con varios
textos del catálogo. Fascinante.

Y, como por arte de birlibirloque, el programa sobre los misterios y el ocultismo de
Iker Jiménez se convirtió en monotemático. Ya sólo hay un misterio que resolver:
¿cómo demonios se puede ser tan tonto y demostrar que se sabe tan poco? Nadie, en
todo el programa, ha oído hablar de Fontcuberta, ni del retoque fotográfico, ni por lo
visto, de casi nada. Sorprendente. Todo un misterio. Supongo que es porque, para
hacer un programa así, uno no se documenta, va a un adivino o a una sesión de Ouija
y "to pa'lante".

O tal vez es todo mucho más refinado, y la realidad es que el programa lo lleva un ser
sibilino que va filtrando hechos ficcionales como reales con tal de socavar la noción
real del universo. Todo un misterio.



ÍKER JIMÉNEZ OTRA VEZ FANTASEANDO
Manolo Elmás
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://existenlosfantasmas.blogspot.com/2006/06/iker-jimenez-otra-vez-fantaseando.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora ¡Existen los fantasmas!)

Bueno, lo de este tío no tiene nombre.

En el pasado programa de televisión Milenio 4 el inefable Iker Jiménez presentó un
caso extraordinario de intrigas y conspiración: la desaparición misteriosísima de un
astronauta soviético durante una misión espacial.

Tal y como han indicado en Microsiervos o en el blog de Yamato, la cosa no fue
realmente así, ya que todo se debió a una fantasía elaborada por el fotógrafo español
Joan Fontcuberta y que Iker, con su acostumbrada desfachatez, nos hizo querer pasar
en el citado programa como una verdad desopilante.

Luego uno lee la entrevista que a Iker y señora se les hizo en el diario El País, y que
recogen Luis Alfonso Gámez en su blog, o Ricardo Campo en el suyo, y se da cuenta
de la cantidad de descaro, mentiras, engañifas y maniobras tendenciosas que Iker es
capaz de utilizar en su programa de televisión (y en el de radio, of course) para
mantenerse a flote, me imagino que con el bolsillo bien forradito, y encima dándoselas
de humilde, honesto y verdaderamente interesado en la cultura del país.

Los señores de Cadena Cuatro perdieron una oportunidad de oro al suprimir aquel
magnífico programa de Pablo Carbonell y colaboradores, en el que se ponían en tela
de juicio muchas de estas patrañas. Pero claro, compararon el share de cada uno, el de
Carbonell y el de Iker, vieron que este último atraía más audiencia, y a aquél le dieron
carpetazo. Lamentable.

La Sexta, que aun está en pañalicos, y aunque tenga los mismos intereses
fundamentalmente económicos que cualquier otra cadena de televisión, y los emplee
creo yo con el culo -porque vaya, eso de comprar los derechos del mundial de fútbol
aún antes de tener cobertura en todo el país me parece de un ruin absolutamente
olímpico, privándonos a todos los ciudadanos aficionados de poder ver un
espectáculo que esperamos ansiosos cada cuatro años- no debería perder la
oportunidad de enfrentarse honestamente a la cadena de Iker y mostrar y demostrar
toda la cara pétrea que tiene el sujeto cuando intenta, programa tras programa,
hacernos comulgar a todos con ruedas de molino, imaginando el muy iluso que nadie
va enterarse de sus jugarretas y que estamos todos poco menos que idiotas. Lo que
hace ahora Wyoming es notable, pero se debería hacer mucho más.

Ganaría en audiencia, eso seguro, haría una labor social de limpieza sanísima y a lo
mejor -solo a lo mejor- lograba que muchos de nosotros nos reconciliáramos con "la
caja tonta".

Editado el 13/6

Sabrosísimas entradas sobre el tema en:
-
http://blogs.elcorreodigital.com/index.php/magonia/2006/06/13/el_cosmonauta_fantas
ma?blog=341

- http://javarm.blogalia.com/historias/40754

- http://yamato1.blogspot.com/2006/06/iker-jimnez-y-el-periodismo-de_12.html



VEO... PERSONAS... MUERTAS
Íñigo Sáenz de Ugarte
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://blogs.telecinco.es/abordaje/post/2006/06/13/veo-personas-muertas

(Artículo publicado originalmente en la bitácora ¡Al abordaje!)
Una misión espacial soviética, al Soyuz 2, acaba en tragedia. El cosmonauta Ivan
Istochnikov desaparece sin dejar rastro. Los jerarcas de la URSS deciden que la
desaparición sea total: destruyen las fotos y documentos que demuestran la existencia
de Istochnikov. Una intriga fascinante.

La contaron en el programa Cuarto Milenio que presenta Iker Jiménez en Cuatro.

Lástima que sea falsa, que la historia sea una pura invención. Lo cuenta Javier
Armentia, que no desperdicia ninguna oportunidad para denunciar la charlatanería con
que Jiménez engaña a su público. La peripecia de Istochnikov era un brillante bulo
montado por Joan Fontcuberta con todos los detalles necesarios para engañar a los
incautos y a las personas interesadas en los fenómenos para-anormales, perdón,
paranormales:

Le conocí hace ocho años, cuando nos trajo al Planetario de Pamplona una exposición
que había preparado para la Fundación Arte y Tecnología de Telefónica: SPUTNIK.
El proyecto, presentado en Madrid en 1997, y en Pamplona en marzo de 1998, y que
luego ha ido viajando a muchos otros sitios, era una profunda reflexión sobre la
manipulación de la información, utilizando como muestra la carrera espacial.

No resulta muy probable que los responsables del programa fueran engañados por una
historia tan vieja. A menos que no sepan hacer búsquedas por Google.
La otra opción es que vendieran como cierta una noticia que sabían que era falsa.

Escandalizado por el descaro de Jiménez, Armentia selecciona un texto que aparece
en la web de Cuarto Milenio:

¿Te gusta lo desconocido? ¿Te atraen los fenómenos sin explicación? ¿Eres de los que
disfruta con el universo de lo misterioso? Si la respuesta es un rotundo sí y tienes lo
que hay que tener, deja tus miedos y sumérgete en Cuarto Milenio. Pero hazlo de la
mano de un experto. De lo contrario, podrías pagarlo muy caro. Esto no es juego. Te
lo advertimos. Esto... no... es... un... juego

Jiménez no es tartamudo. Lo de la última frase es para encandilar a las personas a las
que se les ha olvidado tomar su medicación. Esperemos que la próxima semana, Iker
invite a su programa a expertos en búsquedas por Google. Le serán muy útiles.



ÍKER CONTRA ISTOCHNIKOV
Mauricio-José Schwarz
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://charlatanes.blogspot.com/2006/06/ker-contra-istochnikov.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El retorno de los charlatanes)

Otro fantasma se le ha esfumado entre las manos a Íker Jiménez, el de la conspiración
del "cosmonauta fantasma" soviético "Iván Istochnikov" (nombre que significa "Juan
Fuentecubierta") que resultó ser un proyecto artístico-conceptual que el fotógrafo
catalán Joan Fontcuberta hizo bajo los auspicios de la Fundación Telefónica en l997.
La cara de Istochnikov en las fotos no es otra que la de... Joan Fontcuberta.
Para conocer la historia a fondo, lea lo que al respecto dicen Yamato, quien dio la voz
de aviso< sobre el fraudazo, y en una segunda parte su análisis de cómo se puede
llegar a un delirio tal en una televisora nacional, los comentarios al respecto de Javier
Armentia, el señor Pez, la entrada al respecto en Existen los fantasmas, sin olvidar
el blog DkTsy, finalmente, el artículo de Luis Alfonso Gámez en Magonia con las
declaraciones del propio Fontcuberta, publicadas en los diarios del Grupo Correo hoy
13 de junio.

(Vamos agregando más entradas: http://elteleoperador.blogspot.com/2006/06/ivan-
istochnikov-perdido-como-ker.html El teleoperador se da gusto [gracias a Javier
Hidalgo por avisar].)

Una vez leídas estas entradas, sólo queda señalar que éste es el verdadero nivel de
quienes aseguran que "investigan", se llenan la boca hablando de cuántos kilómetros
han recorrido a la búsqueda de "la verdad" para sus víctimas (o clientes, o
consumidores, o seguidores o público) y los que simulan, con una desvergüenza
monumental, ser "periodistas" cuando lo único que hacen es desprestigiar una
profesión no sólo noble, sino realmente relevante para la sociedad cuando se ejerce
con un mínimo de dignidad.

Un mínimo de dignidad que Íker Jiménez y su lamentable tropa, obviamente no tienen.
Así de confiables son sus "niñas fantasmas", sus "misterios" refriteados una y otra vez
en radio, televisión y libros. Así son sus "investigadores" cuyo problema no es que no
vayan a investigar, sino que ni siquiera saben investigar desde el sillón, ni usar Internet
(donde en la primera página de Google la búsqueda "Istochnikov" nos da todas las
claves del trabajo de Fontcuberta), pero sobre todo no les importa.

(Me llega el rumor de que ahora "Cuarto Milenio" está preocupadísimo por los
derechos de autor de las fotos de Fontcuberta... ¿por qué no estaban preocupados de
piratearse las fotos cuando creían que sólo eran propiedad del gobierno ruso?)

Pero mientras Íker Jiménez tenga share, mientras tenga rating, mientras genere dinero,
mientras su público justifique la venta de publicidad en radio y televisión, mientras sus
mentiras en un libro se vendan, mientras sea una fuente de sonrisas y euros para la
empresa en la que trabaja (es un decir), seguirá allí. Por desgracia, mientras Íker sigue
allí, la ética y la decencia salen por la ventana y desprestigian a todo un grupo de
comunicación, sembrando la duda sobre sus criterios a la hora de contratar
"periodistas" para quienes la verdad es sólo un accidente ocasional.



IVÁN ISTOCHNIKOV, PERDIDO COMO ÍKER JIMÉNEZ
El Teleoperador
TEMA: Magufos - Televisión
URL: http://elteleoperador.blogspot.com/2006/06/ivan-istochnikov-perdido-como-ker.html

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El Teleoperador)

Ivan Istochnikov era un astronauta soviético que fue lanzado al espacio en 1968 en la
nave Soyuz 2. Iba acompañado de una perra llamada Kloka. Debía mantenerse en
órbita hasta que al día siguiente la nave Soyuz 3 se acoplase con él. Pero cuando llegó
ésta, Istochnikov y su nave no estaban y nunca se volvió a saber de ellos.

La U.R.S.S., en plena batalla espacial con los EE.UU., no podía permitir que este
fracaso se hiciese público, así que aplicó las enseñanzas de Stalin y borró todo
recuerdo de Stochonikov. Las fotografías fueron retocadas, las películas borradas, los
documentos destruidos... Istochnikov, un militar muy popular en la Unión Soviética,
fue borrado de la memoria.

Años después y en plena perestroika, Mike Arena, un periodista norteamericano
apasionado de la aeronáutica, compró en una subasta en Sotheby's un lote de
documentos desclasificados de la agencia espacial soviética. Entre esos documentos
había una fotografía que Arena había visto muchas veces en libros y revistas... pero
que era diferente. Era una fotografía de cinco cosmonautas frente al Kremlin... pero
en esta aparecían seis. ¿Quién era el sexto hombre?

Arena empezó a investigar y descubrió la terrible y dramática historia de Ivan
Istochonikov, indecentemente borrado, olvidado, enterrado y traicionado por su
propio país en aras de un patriotismo que machaca a sus ciudadanos.

Ivan Istochnikov vagará por siempre perdido en el espacio, pero donde quiera que
esté, estará feliz sabiendo que por fin su historia es pública. Y la de la perra Kloka,
claro.

Si buscas "Ivan Istochnikov"(con las comillas) en Google te encuentras lo siguiente:
- La presentación de un artículo de El Mundo, al que se accede haciendo clic en
Istochnikov. En la siguiente pantalla está la historia completa de Istochonikov,
encabezada por una foto cuando menos sospechosa. Al final de la historia, un enlace
que pone ¡URGENTE! te lleva a las últimas novedades sobre la misión Soyuz 2. En la
siguiente pantalla dice que el reportaje es "producto de su imaginación", en referencia
al fotógrafo Joan Fontcuberta. Ups.

- El segundo enlace que da Google es la Fundación Sputnik, obra de Joan
Fontcuberta, que recoge toda la información sobre la misión Soyuz 2, con textos de
Michael Arena, el presunto periodista que lo investigó todo, y de varios autores rusos,
muchas fotos y toda la biografía de Stochnikov. En la página principal, sin embargo,
pone "TODO ES FICCIÓN". Ups.

- El tercer enlace de Google es la misma historia que publicó El Mundo pero en la
web de un grupo español llamado Istochnikov, que sacó un disco por 2004, y que
cuenta que su nombre es un homenaje al desparecido piloto soviético. Lástima que al
copiar de El Mundo no le diesen al enlace final que lleva a lo de la invención de
Fontcuberta.

- El cuarto enlace es una página de Astronautix(en inglés) que repite que todo es una
invención de un fotógrafo catalán. Y añade que Ivan Istochnikov es la traducción al
ruso de Joan Fontcuberta (fuente cubierta u oculta). Ups.

- El quinto enlace es un artículo de Microsiervos de abril donde cuenta lo mismo
sobre la invención de Fontcuberta, lo del nombre traducido, que todo fue una
exposición fotográfica de ¡1997! y que hasta el cosmonauta soviético de las fotos es
el propio Joan Fontcuberta. Ups.

Pongo los enlaces de Google porque es la primera búsqueda que se me ocurrió, la
más evidente para informarte sobre esta historia. O sea, la primera que harías si fueses
un periodista, ¿no? Pues no. Es la primera que harías si fueses un periodista de
verdad, pero si sólo eres un tuercebotas, un cantamañanas, un estafador, un
engañabobos, un sinvergüenza, si sólo eres Gerardo Peláez, redactor de Cuarto
Milenio, no buscas nada y lo cuentas tal cual, y si sólo eres Íker Jiménez tampoco
exiges más. Verbigracia:

Para saber algo más del trabajo de Joan Fontcuberta, que debe estar doblado de la
risa, recomiendo leerse Karelia, milagros & Co, sobre un monasterio donde hay más
milagros que misas: trekking sobre las aguas, dolphing surfing... Y todavía hay gente
que se lo cree.

Y si alguno todavía se cree las memeces de Freaker Jiménez, recomiendo un repaso
por los archivos de El Retorno de los Charlatanes, sección. Y cuando terminéis, un
repaso a Magonia, sección Íker Jiménez. Ambos sitios deberían entrar inmediatamente
entre vuestros bookmarks junto con Por la boca muere el pez, el primer sitio donde vi
esta historia.



ENLACES
Redacción El Escéptico Digital
TEMA: Internet

1.- i n f o . a s t r o ( http://www.infoastro.com)

El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que acontece
en el Universo.

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@yahoogroups.com

--------------------

2. El Horror ( http://www.elhorror.net)

La Biblia, el gran engaño, fraude y mentira de Occidente.

El "Dios del amor y de la misericordia" dejó dicho y ordenado: "Un hombre de
veinte a sesenta años será estimado en cincuenta siclos de plata... si se
trata de una mujer, tu estimación será de treinta siclos...", Lv 27, 3ss.

--------------------

3. Divulc@t ( http://www.divulcat.com/)

El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la norma
que nos acerca al conocimiento y a la democracia.

Para suscribirse a Divulc@t basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@egroups.com

--------------------

4. Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
( http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/)

La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela (AREV) es una organización
independiente y sin fines de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el
pensamiento racional.

--------------------

5. Egiptomanía ( http://www.egiptomania.com/)

Completa web sobre el Antiguo Egipto que nos ofrece una visión objetiva y
crítica, alejada de los titulares de las revistas pseudocientíficas.

--------------------

6. Círculo Escéptico ( http://www.circuloesceptico.org/)

Asociación cultural que tiene como finalidad principal fomentar la práctica del
escepticismo, entendiendo por éste al pensamiento crítico y racional, como
herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en
la vida diaria.

--------------------

7. Autopista a la Ciencia: La Hora de ACDC (
http://online.rcampus.net/diferido/autopistaalaciencia.ogg)

Programa radiofónico del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad
de La Laguna en Radio Campus. Una hora semanal para la difusión de la ciencia y la
lucha contra las pseudociencias.

--------------------

8. Pensar: Revista iberoamericana para la ciencia y la razón ( http://www.pensar.org)

Una revista que se propone informar, investigar, y fomentar el juicio crítico en todas
aquellas áreas que resultan misteriosas y atractivas, con el objeto de conocer cuánto
hay de verdad y cuánto de fantasía.


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico