Volver

Volver



Descargar en .txt  
Imprimir  
Descargar en .pdf  

Buscar por números

Búsquedas

 

Número: 10 Año: 2002
 


EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2002 - Número 10


SUMARIO

En el candelabro
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
En el candelabro
LIFE IN THE UNIVERSE: CERN, ESA Y ESO PROMOCIONAN LA CIENCIA ENTRE LOS ESTUDIANTES
Por: Sergio López Borgoñoz
Tema:
Educación
CRÓNICAS DE UN ESCÉPTICO EN EL PAÍS DE LAS (PSEUDO)MARAVILLAS
Por: Ferrán Tarrasa
Tema:
Pseudociencia
D-CIENCIA: Éramos pocos y parió...
Por: Erik Stengler
Tema:
Revistas
UN 20 % DE LOS JÓVENES ESPAÑOLES COMPRAN PRODUCTOS ESOTÉRICOS
Por: Chitina Moreno-Torres
Tema:
Astrología
LA PAJA Y LA VIGA
Por: José Luis Calvo
Tema:
Atentados del 11-S
AL FINAL DEL TÚNEL
Por: Javier Armentia
Tema:
Experiencias después de la muerte
MUCHO RUIDO Y POCOS ENFERMOS
Por: Fabian Respighi
Tema:
Vacas Locas
¡VIVA LA DIFERENCIA!
Por: José María Alcaide
Tema:
Informática
FANTASMAS DE LA MÁQUINA
Por: Pablo Capanna
Tema:
Escepticismo
LA CUADRATURA DEL CIRCULO
Por: Christian Sanz
Tema:
Círculos del maíz
EL NACIMIENTO DEL ARTE
Por: Javier Armentia
Tema:
Antropología
BIOÉTICA, GENÉTICA Y SOCIEDAD
Por: Javier Bláquez Ruiz
Tema:
Bioética
¡PUES VAYA INVENTO!
Por: Joseph Catalá Medina
Tema:
Escepticismo
‘BIN VÍDEO’
Por: Marta Santos
Tema:
Atentados del 11-S
LÚCIDO: LA LÚCIDA APUESTA VENEZOLANA.
Por: Zenón Sanz
Tema:
Revistas
QUÉ CIENTÍFICOS DEBEN RESPONDER A LAS PREGUNTAS DE LA SOCIEDAD
Por: Antonio Hernando
Tema:
Ciencia
'SCIENCE' DEDICA UN ARTÍCULO A LOS MAYORES AVANCES BIOMÉDICOS DEL AÑO 2001
Por: Ángela Boto
Tema:
Biología
EL TENTETIESO
Por: Borja Marcos
Tema:
Informática
TAPADAS O DESNUDAS
Por: Eduardo Haro Tecglen
Tema:
Religión
EL SEXO NO SÓLO ELIMINA ERRORES SINO QUE FIJA CARACTERES POSITIVOS EN LA EVOLUCIÓN
Por:
Tema:
Biología
TODO LO REAL ES PENSABLE
Por: Jorge Wagensberg
Tema:
Ciencia
HUMILLADOS POR LOS MISTERIOS DEL GENOMA
Por: Stephen Jay Gould
Tema:
Genética
EL NACIMIENTO DE LA PRIMERA ESTRELLA
Por: Malen Ruiz De Elvira
Tema:
Astronomía
LUNA POR IMPACTO
Por: Miguel A. López-Valverde
Tema:
Astronomía
LA NASA PRUEBA EN LOS POLOS LOS ROBOTS QUE BUSCARÁN VIDA EN OTROS MUNDOS
Por: Luis Alfonso Gámez
Tema:
Astronaútica -Exploración Espacial
LA CASA DEL HOMBRE DE A CORUÑA INAUGURA UNA NUEVA SECCIÓN SOBRE GENÉTICA
Por: Europa Press
Tema:
Genética
RECIENTES EXPERIMENTOS NIEGAN LA FORMACIÓN DE NEURONAS NUEVAS
Por: Malen Ruiz De Elvira
Tema:
Neurología
FÍSICOS ESPAÑOLES DESCRIBEN CÓMO OBTENER UN NUEVO FENÓMENO CUÁNTICO
Por:
Tema:
Física
EL PLACEBO ELEVA CIERTA ACTIVIDAD CEREBRAL EN LA DEPRESIÓN MAYOR
Por: D. M.
Tema:
Neurología
JAVIER SAMPEDRO, HUMORISTA FRUSTRADO
Por: Julio Bonis
Tema:
Cartas de lectores


En el candelabro
Luis Alfonso Gámez
TEMA: En el candelabro

1. ¿HAY INTELIGENCIA EN EL 10 de DOWNING STREET?

Supongo que muchos ciudadanos del Reino Unido se habrán preguntado esto desde que, el pasado 15 de diciembre, 'The Times' reveló que Tony Blair y su esposa Cherie participaron, durante sus vacaciones veraniegas en México, en una 'ceremonia de renacimiento'. Es decir, en el típico ritual de la Nueva Era. Por lo visto, el primer ministro y su esposa, ataviados únicamente con traje de baño, "se sintieron uno con la Tierra" tras recorrer el exterior de una pirámide entonando salmodias y, ya dentro de la estructura, sumergirse en un baño de vapor para liberar de impurezas el cuerpo y el espíritu. La pirámide no es uno de los muchos vestigios de culturas precolombinas que hay en México. Se trata una construcción de ladrillo situada en un lujoso hotel a orillas del Caribe, según ha podido comprobar 'El Escéptico Digital'. Hay motivos para sonrojarse, aunque, como ha apuntado un agudo analista, no sea menos sonrojante la actitud de cualquier gobernante que participa en ritos católicos, protestantes o de otra 'religión oficial'. Vamos, que, aunque la mona se vista de seda...

2. CASI TODOS CONTRA EL CURANDERO.

Los vendedores de misterios españoles han cerrado filas. Casi todos se han puesto enfrente del cirujano psíquico Andrés Ballesteros, al que no han dejado de dar palos desde que en la prensa andaluza fue calificado de estafador. Lo increíble del asunto es que el desenmascaramiento de Ballesteros haya servido a la principal publicista del curandero, la divulgadora pseudocientífica Luisa Alba, para aparecer en medios de masas como TVE como desfacedora de entuertos y perseguidora de caraduras. Ya dijimos aquí hace unas semanas que esta periodista fue hace tres años la que lanzó a la fama al curandero y que ahora se está beneficiando de denunciar su propia ineptitud. Pero los medios de masas no se enteran de esto último o no quieren enterarse. Si ustedes no tienen reparos comprobar lo que decía Luisa Alba hace tres años de Andrés Ballesteros, no duden en visitar 'Magufomedia', desde donde podrán descargar los elogiosos artículos que, con su ahora 'escéptica' firma, vieron la luz en 'Enigmas' y 'Karma.7' (http://www.magufos.f2s.com/articulos2.php?articulo=279). ¿Qué les habrá hecho este hombre para que se ceben en él los mismos que respaldan a la mayoría de los mercachifles?

3. ¿RESERVA O PELEÓN?

El teletipo me llegó el miércoles 16 de enero y desde entonces estoy anonadado. Según parece, los miembros del Centro Español de Sindonología, los mismos que 'resucitaron' a Willard Libby para que desacreditara el análisis del carbono 14 de la sábana santa cuando el físico llevaba ya diez años bajo tierra, tienen unos colegas estadounidenses que quieren estudiar el mantel de Coria. La tela -no se me rían, que les oigo- dicen que es la que se usó para decorar la mesa en la Última Cena. Vean y no se espanten: http://www.elperiodico.com/online/apuntador.asp?data=ed020117&idioma=CAS&publicacion=extremadura&urlname=http://www.elperiodico.com/EDEXTREMADURA/ED020117/CAS/CARP01/tex019.asp&af=.

Claro que, bien visto, el estudio de esta presunta reliquia podría ayudarnos a desentrañar un enigma fundamental del Cristianismo: ¿el vino que se consumió aquella noche era peleón o 'reserva'? Por el momento, lo único claro es que o se trata de una inocentada atrasada o estamos ante una consecuencia indeseada del desmesurado consumo de tintorro barato por parte del sindonólogo de turno.

4. JIMÉNEZ DEL OSO TIENE RAZÓN.

En el editorial del último número de 'Enigmas', Fernando Jiménez del Oso da en el clavo cuando, respecto a las figuras que desde hace dos décadas aparecen en los campos de cereales, sobre todo, británicos, denuncia "la descarada manipulación que los impresentables de siempre están haciendo con el tema". Lástima que yerre al apuntar a los impresentables porque no le hace falta más que mirar a un espejo para dar con uno de los principales. Él mismo afirma creer en el origen alienígena de las figuras aparecidas cerca de la estación meteorológica de Chibolton en agosto: un gran rostro y una especie de réplica al mensaje de radio enviado desde Arecibo en 1974. Vamos, que los alienígenas han hecho un viaje de varios años-luz y pasado una noche a la fresca echando a perder un campo de cereal para responder a nuestro mensaje de radio. Pero ¿en qué quedamos?, ¿no eran inteligencias superiores? Para más detalles sobre los pictogramas de Chibolton, les remito a mi artículo 'Los círculos, Arecibo y los memos', destinado al número 12 de 'El Escéptico', que verá la luz un día de éstos. ¡Ah!, no esperen referencias a la última tontería del director de 'Enigmas'. Lo escribí a finales de agosto.

5. ENDIABLADOS ESCÉPTICOS.

Cuando todavía resuenan por los pasillos del Cesid estruendosas carcajadas por el hilarante contenido de su último libro -en el que, entre otras perlas, se refiere reiteradamente a la secta de Hubbard como 'Dienética' y no como Dianética-, Manuel Carballal ha acusado a ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico de colaborar con una secta satánica (http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=412). Afirma que ésta edita una revista en la que, según él, han aparecido artículos de "conocidos miembros del movimiento pseudo-escéptico ARP". Aunque siempre es posible que alguien publique artículos de otros sin permiso -recientemente una publicación esotérica de venta en quioscos lo ha hecho con material de 'El Escéptico' (http://www.el-esceptico.org)-, la acusación contra ARP tiene tanto fundamento como otras de este explotador de misterios que se presenta como "teólogo y criminólogo", aunque carece de cualquier título que avale tal afirmación. Además, ¿a qué viene rasgarse las vestiduras cuándo él mismo no dudó en hacer publicidad de su libro 'Los expedientes secretos' en la revista satanista 'Baphomet', a cuyo Consejo de Redacción ha pertenecido, como puede comprobarse gracias al archivo de 'Magufomedia' (http://www.magufos.f2s.com/articulos2.php?articulo=285)?

6. LOS FINANCIADORES DE LA INCULTURA.

La publicidad es la principal vía de financiación de las publicaciones esotéricas. Al margen de las empresas del sector del misterio (teleadivinos, vendedores de amuletos, etcétera), hay instituciones y entidades que financian -mediante la inserción de publicidad- las revistas paranormales. En enero, los anunciantes que han colocado publicidad en 'Año Cero' (A), 'Más Allá' (M), 'Enigmas' (E) y 'Enigmas Express' (EE) son:

ONG: Cruz Roja (EE) y Greenpeace (EE).

Editoriales: EDAF (A, E, EE y M), Libsa (EE), Oberón (EE), Robin Book (M) y Sirio (A).

Otras: Cambridge International University (E), CCC (E), Ceac (M), La Niña del Exorcista (EE), M-80 Radio (EE) y Sara Records (A).

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.



LIFE IN THE UNIVERSE: CERN, ESA Y ESO PROMOCIONAN LA CIENCIA ENTRE LOS ESTUDIANTES
Sergio López Borgoñoz
TEMA: Educación

Bajo el atractivo título de ¿Hay vida en alguna otra parte del Universo? ¿Estamos solos?, tuvo lugar en la sede del CERN, en Ginebra (Suiza) durante la celebración de la Semana Europea de Ciencia y Tecnología, del 7 al 11 de noviembre pasados, un concurso internacional destinado a promover la elección de carreras científicas entre los adolescentes de 14 a 18 años de edad.

Este concurso ha estado patrocinado por la Organización Europea para la Investigación Nuclear –CERN– (http://www.cern.ch), la Agencia Europea del Espacio –ESA– (http://www.esa.int) y el Observatorio Europeo Austral –ESO– (http://www.eso.org), en cooperación con el Laboratorio Europeo de Biología Molecular –EMBL– (http://www.embl-heidelberg.de), la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón –ESRF– (http://www.esrf.fr ) y la Asociación Europea para la Enseñanza de la Astronomía –EAAE– (http://www.eaae-astro.org/); es decir, la flor y nata de los centros de investigación europeos.

Las personas que formaron parte del Comité Internacional de Seguimiento, seleccionadas por las instituciones participantes, fueron las siguientes: Neil Calder, CERN; Dominique Cournejols, ESRF; Russ Hodge, EMBL; Martin Huber, ESA; Yusuf Jafry, ESA; Claus Madsen, ESO; Wubbo Ockels, ESA; Fernand Wagner, EAAE y Richard M. West, ESO.

El objetivo del programa fue incitar a los participantes, que eran grupos de estudiantes de 14 a 18 años coordinados por un profesor, a plasmar sus ideas personales sobre ideas científicas relacionadas con la vida fuera de la Tierra, las implicaciones del hallazgo de dicha vida, la tecnología empleada, etc., siendo válidos tanto los trabajos de carácter científico (ensayo, artículo, CD-Rom, documental, etc.) como los artísticos (representación teatral o musical, poesía, ensayo de ficción, pintura, escultura, etc.). Durante el certamen, fueron presentados más de ochenta trabajos procedentes de un total de 23 países.

La selección de la representación española

La selección de los equipos representantes de España tuvo lugar durante el acto celebrado durante los días 5, 6 y 7 de octubre organizado por la Real Sociedad Española de Física –RSEF– (http://www.ucm.es/info/rsef) y la Asociación para la Enseñanza de la Astronomía –ApEA– (http://pagina.de/apea) en el nuevo y flamante Museo de la Ciencia Príncipe Felipe de Valencia (http://www.cac.es) y al que asistió Wubbo J. Ockels, astronauta de la ESA, y Juan Pérez Mercader, Director del Centro de Astrobiología de Madrid.

En la organización de este acto, tuvo un papel muy destacado la labor efectuada por Rosa Mª Ros, que con el término Física en Acción integró este concurso con otro internacional denominado Physics on Stage y que está dirigido a profesores, investigadores y divulgadores de física.

Finalmente, fueron seleccionados los equipos ganadores del concurso Vida en el Universo, que conformarían la representación española en el CERN en Ginebra (Suiza).

La delegación española estuvo compuesta por el equipo procedente de Madrid, formado por Alberto Orejana y Roberto Sánchez y coordinados por el profesor Ricardo Moreno Luquero y el equipo procedente de Lugo, formado por Antón Sanjurjo, Guillermo Núñez, Benjamín Porto y Jorge Cabaleiro, coordinados por el profesor José María Cordobés.

El equipo madrileño presentó una simulación experimental de un impacto de meteorito a partir de harina y chocolate en polvo, y un CD-Rom comparando estos resultados con cráteres reales y la influencia de los meteoritos en el desarrollo de la vida en la Tierra.

El equipo lucense presentó un póster artístico conteniendo como principal figura al pensador de Rodin envuelto por un Universo recién formado e incluyendo referencias al proyecto LHC del CERN, el genoma humano, los trabajos en Atapuerca y el programa SETI.

El concurso y selección previa

El desarrollo del concurso consistió en el establecimiento de los veintitrés estands nacionales que contenían a los equipos seleccionados (80 en total) a lo largo de dos pasillos del edificio principal del CERN. Un comité de expertos visitaron cada uno de ellos, evaluando los proyectos, y escogiendo a diez de ellos que pasarían a la fase final y de los que saldrían los equipos ganadores.

Los expertos que evaluaron los proyectos fueron los siguientes: Ricardo Amils, Centro de Biología Molecular (CBM), Madrid; Willy Benz, Universidad de Berna (Suiza); Roger Bonnet, ESA, Paris (Francia); Athéna Coustenis, Observatorio de Meudon, Francia; Pascale Ehrenfreund, Observatorio de Leiden, Holanda; John Ellis, CERN, Ginebra (Suiza); Monica Grady, Natural History Museum, Londres (Reino Unido); Maurice Jacob, CERN, Ginebra (Suiza);Anny-Chantal Levasseur-Regourd, CNRS, Paris (Francia); Michel Mayor, Observatorio de Ginebra (Suiza); Juan Perez Mercader, Centro de Astrobiología, Torrejón de Ardoz (Madrid); Ian Morison, Observatorio de Jodrell Bank, Macclesfield (Reino Unido); Hubert Reeves, CNRS, Paris (Francia); Peter Schuster, Viena (Austria ); Tilman Spohn, Institut für Planetologie, Münster (Alemania) y John Zarnecki, Milton Keynes (Reino Unido).

La selección, que finalmente fue ampliada a catorce proyectos debido a la alta calidad de muchos de los trabajos presentados, fue comunicada tras muchas horas de deliberación y un retraso considerable.

Los proyectos seleccionados fueron presentados de nuevo en el gran auditorio del CERN e incluían desde composiciones musicales a violín y piano (Francia), proyectos científicos (Austria, Reino Unido, España y Holanda), ensayos, redacciones o poemas (Bélgica, Noruega y Chequia) un tablero de juego (Hungría) una obra de teatro (Portugal) una revista (Grecia) una web (Alemania y Luxemburgo) y ¡hasta un calendario con las formas de vida más sexy de la galaxia (Suecia)!!

La gran final

Para la ceremonia de anunciar los ganadores finales del concurso y la entrega de premios, se habilitó un espacio similar a un gran plató de TV, con gradas y escenario, en el mismo emplazamiento donde se está construyendo el enorme detector CMS, que protagonizaba el evento con su altura equivalente a un edificio de 5 plantas, aproximadamente.

La ceremonia fue íntegramente retransmitida por Internet a través de una webcast y contó con la participación de presentadores (Paola Catapano y Mick Storr), invitados (Ricardo Amils, Pascale Ehrenfreud, Rolf Landua, Michel Mayor, Yusuf Jafry, Richard West y Dan Werthimer), conexiones en directo con la sede de ESA ESTEC en Holanda y con SETI en San Francisco, y la participación de internautas que podían efectuar preguntas en directo desde cualquier lugar del mundo. En la web del evento www.lifeinuniverse.org se puede descargar en streaming el acto completo incluyendo los reportajes iniciales.

Los 2 primeros premios, que consistieron en una estancia en el centro de lanzamiento de la ESA en Kourou (Guayana Francesa) coincidiendo con un lanzamiento de Ariane, y una visita a las instalaciones del VLT del ESO en Cerro Paranal (Chile) fueron para los equipos de Austria y Hungría, respectivamente.

Los 4 segundos premios consistieron en sendas estancias en el Centro de Astrobiología de Madrid, Centro Europeo de Biología Molecular, en Heidelberg (Alemania), CERN en Ginebra y ESA ESTEC en Holanda y los ganadores fueron Reino Unido, Portugal, Noruega y.... el equipo español que diseñó la simulación del impacto de meteoritos sobre harina y cacao en polvo, al que desde aquí queremos darle nuestra más sincera enhorabuena.



CRÓNICAS DE UN ESCÉPTICO EN EL PAÍS DE LAS (PSEUDO)MARAVILLAS
Ferrán Tarrasa
TEMA: Pseudociencia

¿Tiene un problema de inseguridad, le preocupa su futuro? No se preocupe, por sólo 4.000 pesetas, el oráculo africano le dirá todo lo que necesite saber para afrontarlo sin temor. Si, además, no le importa que le echen el humo de un enorme cigarro a la cara, por sólo 3.500 pesetas, también podrá someterse a la lectura del cigarro y obtener una valiosa información acerca de usted y de su futuro. Si eso está alejado de su presupuesto, por sólo 3 000 pesetas tendrá a su disposición una vidente, por supuesto, vestida de manera estrafalaria, que le echará las cartas del Tarot o le interpretará las líneas de la mano. Si, económicamente, usted está realmente mal, por sólo 1.000 pesetas podrá hacer que un ordenador le “lea” la mano, (más o menos). ¿Quién podría resistirse a semejante oferta?

¿Problemas de salud? ¿Necesita un diagnóstico rápido? Nada más fácil que obtener una fotografía de su aura y un “experto” podrá identificar todas sus dolencias, tanto físicas como psíquicas. Aunque también podría someterse a un diagnóstico por el iris, que sin lugar a dudas es igual de efectivo.

Si ya tiene claro que problema de salud tiene que resolver, quizá le convendría someterse a una sesión de Reiki y descubrir el milagro de la sanación; o podría probar con aromaterapia y experimentar la magia de los aceites esenciales.

Por supuesto, si su problema es emocional, mental o psíquico, lo mejor sería someterse a una sesión del maravilloso Power Brain II. Por sólo 500 pesetas usted podrá exponerse a 15 minutos de un maravilloso sistema de luces hipnóticas y sonido relajante que le proporcionará una super-concentración y una extraordinaria memoria, ayudándole a combatir el estrés, a dejar de fumar, a superar la impotencia, a mejorar su rendimiento profesional, etc. Si desea experimentar este sorprendente ingenio electrónico en su casa, a cualquier hora del día, podrá adquirirlo al irrisorio precio de 69.900 Pts.

¿No es maravilloso que todos nuestros problemas y todas nuestras dolencias puedan tener una solución tan fácil y económica? Gracias al maravilloso mundo de la magia y el esoterismo todo es posible, el poder de nuestra mente es prácticamente ilimitado y todos nuestros problemas desaparecerán, (siempre que paguemos el precio convenido, por supuesto).

El certamen esotérico Magic Internacional 2001

Todas estas maravillas, y muchas más, se exponían y promocionaban en más de un centenar de stands de la feria esotérica Magic 2.001 Internacional, que se celebró en el Anexo del Palau Sant Jordi, en Barcelona, del 16 al 18 de Noviembre.

La primera impresión que se obtiene del certamen es la de una gran comicidad. Ver tal cantidad de autoproclamados magos, videntes, sanadores, astrólogos, tarotistas, psíquicos, vendedores de máquinas milagrosas, etc. no dejaba de provocarme risa y, en muchas ocasiones, era imposible reprimirse, (sobretodo si vas acompañado de tres amigos que no paran de hacer comentarios), y debía girarme de espaldas para no dar la nota.

Sin embargo, es cuando uno recapacita y es consciente de la gran cantidad de gente que le rodea y, además, se da cuenta de que la mayoría se está tomando en serio las promesas vacías que se venden en todos y cada uno de los stands, que el estado de ánimo le da un giro de 180º y se vuelve sombrío. Es entonces cuando uno cobra conciencia de que algo está fallando, de que no es razonable que tanta gente acepte como reales todas las fantasías que se estaban promocionando. Porque debe reconocerse que, a todas luces, la feria fue un éxito de público. Aunque muchos de los asistentes venían con su invitación gratuita y, además, el tiempo no acompañaba, las colas en las taquillas eran considerables. De modo que nos encontramos con una enorme cantidad de gente dispuesta a pagar 1.100 pesetas para entrar en un recinto en el que no obtendrá nada a no ser que vaya pagando por los distintos “milagros”*.

Mi presencia en la feria esotérica estaba motivada por mi asistencia a un debate acerca de la realidad de las paraciencias; sin embargo, aparte de contar algunas de las impresiones que obtuve de ese evento, me gustaría describir y analizar algunas de las maravillas que se vendían en la feria.

La adivinación del porvenir

Por las colas que se formaban en los distintos stands, está muy claro que si alguien se quiere ganar la vida en el mundo del esoterismo, lo que debe hacer es dedicarse a la adivinación del porvenir en alguna de sus muchas variantes. No sólo la gran abundancia de números telefónicos 906 que se anunciaban en la feria era un indicador claro, sino que era difícil ver a algún vidente, tarotista o quiromante ocioso y sin cliente.

De las muchas variantes practicadas la que encontré más curiosa era la “lectura del cigarro”. Se paga 3.500 pesetas a un vidente para se fume un enorme cigarro delante de uno, le eche el humo a la cara y, de manera tranquila y relajada, el supuesto dotado vaya observando como se consume el cigarro y se va formando la ceniza. A la vista de la ceniza formada, el vidente irá elaborando el típico discurso basado en una lectura en frío, o ni siquiera algo tan elaborado. A veces, paseando por entre la multitud de asistentes, esperaba ver a algún cliente que, además del puro, le pagara al vidente una copa de coñac... Afortunadamente, no vi ningún caso.

Si “la lectura del cigarro” necesita de una cierta preparación y de una adecuada puesta en escena, (el vidente no puede ir vestido de cualquier manera), en el otro extremo de la escala estaba la lectura de la mano por ordenador. Aún recuerdo las convulsiones y el ataque de risa que sufrí cuando vi el “modus operandi” del quiromante de alta tecnología. Aparentemente, tu sitúas tu mano derecha en alguna especie de escáner conectado a un ordenador portátil y, al cabo de un minuto, la interpretación de las líneas de tu mano sale por la impresora.

Desgraciadamente, como siempre sucede en este mundillo, no es oro todo lo que reluce. Una mirada superficial al supuesto escáner mostró que se trataba de una simple caja metálica, con un plástico traslúcido en su tapa superior y la silueta de una mano. A través del plástico centelleaba la luz de una lámpara estroboscópica y... ¡Nada más! O mucho han avanzado los escáners o ese artilugio era más bien lo descrito, una simple lamparita dentro de una caja. Una mirada furtiva a la pantalla del ordenador portátil, (furtiva porque, curiosamente, una hoja de papel enganchada con cinta adhesiva en su lateral obstaculizaba la visión), desveló el resto del “modus operandi”. El quiromante informatizado, mediante una serie de pulsaciones con el ratón del ordenador, iba seleccionando los textos que después aparecerían impresos. Duración de todo el proceso, impresión incluida, apenas 1 minuto, precio estipulado 1.000 pesetas. Bueno, podría ser peor... El ordenador podría seleccionar los textos al azar; vaya usted a saber, a lo mejor el quiromante era clarividente y seleccionaba los textos “correctos”!

Escenas parecidas podían descubrirse en muchos otros stands y mostradores, poniendo de manifiesto, una y otra vez, la Regla de Oro de la Adivinación expuesta en la divertida Guía del Enterado de “Como dárselas de experto en Adivinación”: Es más fácil convencer a los demás de que uno es capaz de predecir el futuro que hacerlo realmente.

Las nocivas radiaciones electromagnéticas

Existe una cierta polémica acerca de si los niveles de radiación no ionizante generados por los teléfonos móviles, o por las líneas eléctricas de alta o baja tensión, tienen algún efecto perjudicial sobre la salud. Si bien las frecuencias empleadas en la telefonía móvil pueden tener ligeros efectos térmicos en el organismo, no existe ninguna evidencia de que el uso de teléfonos móviles pueda provocar daños en la salud. Dado que las instalaciones actuales siguen las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), el impacto de estas instalaciones en la salud es despreciable.

Sin embargo, de acuerdo al stand de Klykov Asociados S.L., las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles, los aparatos de televisión o los monitores de los ordenadores son muy nocivas y perjudiciales. De todos modos, no debemos preocuparnos porque la solución ya está aquí, en la forma de los dispositivos Protark 1 y 3, comercializados en el mencionado stand a los módicos precios de 2.900 Ptas. y 4.900 Ptas. respectivamente, (si la memoria no me falla).

La documentación que podía adquirirse en el stand presentaba un sin fin de pruebas que demostraban, sin lugar a dudas, la efectividad de estos dispositivos, (a simple vista una pieza metálica circular de unos dos centímetros de diámetro que se adhiere a los teléfonos móviles o a las pantallas de televisión). El mencionado dispositivo contiene “cuarzo fragmentado y activado que asegura la emisión multidireccional de un campo de energía prácticamente imperceptible”, (¿prácticamente imperceptible?... De eso no tengo ninguna duda!). De acuerdo a la documentación que podía consultarse, “la estructura molecular del cristal entra en modos definidos de oscilación y emite en unas frecuencias determinadas que se añaden a las emitidas por el contenedor metálico”. De este modo, “ambos generan un entorno en el que disminuyen las reacciones de estrés energético de los usuarios”.

Los protectores de ondas electromagnéticas nocivas están supuestamente avalados por distintas pruebas y experimentos, a saber:

- Pruebas termográficas
- Cambios en el eje de polarización longitudinal del biocampo humano detectadas a través del reflejo aurículo-cardíaco
- Mediciones de la variación de la resistencia eléctrica cutánea en puntos biológicamente activos distales con aparatos de electroacupuntura
- Pruebas encefalográficas
- Imágenes virtuales de las variaciones del biocampo humano tomadas con cámara Kirlian de Visualización de Descarga de Gases
- Imágenes virtuales de las variaciones del biocampo humano tomadas con el Auraspectrophotometer 2.100
- Imágenes virtuales de las variaciones del biocampo tomadas con el sistema Video Visión Aura
- Experimentos de cristalización sensible
- Niveles de potencia emitida por los teléfonos móviles GSM
- Pruebas radiestésicas
- Pruebas de kinesiología

En una especie de artículo de nueve páginas que se distribuía en el stand, cada una de estas pruebas, excepto las dos últimas, se discutía en detalle y, después de una atenta lectura, uno llega a la conclusión de que está en presencia de una auténtica antología del disparate. Por supuesto, la otra posibilidad es que los “técnicos” de Klykov Asociados vivan en un universo donde las leyes de la física sean distintas de las que estamos acostumbrados el resto de los mortales.

De este simulacro de artículo científico también me llamó la atención la opinión favorable de Fidel Franco que, aunque parezca mentira, es profesor titular del Departament de Física Aplicada de la Universitat Politècnica de Catalunya. Curioso personaje el señor Franco; hace algún tiempo, tuve la ocasión de coincidir con él en un debate acerca de la existencia de los OVNIs, en aquella divertida ocasión el señor Franco afirmo haber desarrollado la teoría del campo unificado, mediante la cual estaba en condiciones de demostrar que la velocidad de la luz no era un límite inalcanzable para objetos materiales. Así mismo, en una entrevista publicada en La Vanguardia el 1 de Noviembre de 2001, el señor Franco afirmaba que la radiación electromagnética de los teléfonos móviles podía calentar un poco el agua de los tejidos del cuerpo, pero que lo peor de todo era que esa agua se “desvitalizaba”, (y yo que pensaba que el vitalismo se acabó en el siglo XIX con la síntesis de la urea por Wöhler).

Como no podía ser de otra manera, está claro que lo estrafalario llama a lo estrafalario.

El poder de la mente

Una de las demostraciones más ultrajantes del timo generalizado que se vivía en la feria esotérica se puso de manifiesto el domingo 18, cuando tuvo lugar una conferencia - espectáculo con el título “El Poder de la Mente”. Los protagonistas eran dos mentalistas sudamericanos que, supuestamente, podían leer la mente del público y adivinar las preguntas que estos habían escrito en unas papeletas. El truco empleado por los mentalistas era tan evidente y burdo, (cantar la pregunta de la papeleta que justo acababan de abrir para comprobar el acierto anterior como si fuera el contenido de la papeleta plegada que intentaban adivinar), que encontraba inconcebible el hecho de que, aparentemente, nadie más del público se diera cuenta. Con esta rutina los dos mentalistas iban impresionando a la audiencia, mientras que, de tanto en tanto, iban promocionando sus servicios profesionales de videncia para resolver toda clase de problemas y citaban a algunos asistentes para una posterior consulta privada.

El momento más ridículo de la sesión llegó cuando la pregunta que adivinaron fue: “¿Cómo se llama mi padre?” El autor de la pregunta reconoció que había escrito la pregunta para ponerlos a prueba, que era increíble que lo hubieran adivinado y que eso probaba que eran auténticos videntes y mentalistas; acto seguido empezó a aplaudirles. Sin embargo, en ningún momento los mentalistas dijeron el nombre de su padre; así que llegué a la conclusión de que, o bien el personaje del público estaba comprado, o bien su nivel de raciocinio y sentido común había disminuido hasta cotas absurdamente bajas debido a la continua exposición al esoterismo y temas afines.

Paraciencias: ¿Realidad o Fabulación?

Si bien visitar todos esos stands y asistir a las conferencias fue ciertamente divertido, mi asistencia al certamen estaba motivada por mi participación en el debate “Paraciencias: ¿Realidad o Fabulación?”, (que finalmente apareció en el programa de conferencias como “Paraciencias: A favor y en contra”), al cual fui invitado amablemente por Sebastià D’Arbó, conocido divulgador de lo esotérico en Catalunya. El debate era un cara a cara con Jaume Bordas, hipnólogo y parapsicólogo, moderado por la periodista Marisol Roldán.

En el debate se abordaron los típicos temas presentes en este mundillo, magia, videncia, parapsicología y fenómenos paranormales, ufología, etc. En todas las cuestiones planteadas siempre intenté sacar a relucir la inexistencia de pruebas y la poca plausabilidad de toda la supuesta fenomenología; mientras que Jaume Bordas seguía mi argumentación reconociendo que, efectivamente, ninguno de estos fenómenos había sido demostrado científicamente. Otro tema que traté de exponer al público era la importancia de los trucos de magia, que el hecho de que los ilusionistas pudieran recrear todas las demostraciones psíquicas quizá no indicase que estos supuestos fenómenos fueran falsos, pero que al menos arrojaban dudas sobre la autenticidad del fenómeno y proporcionaban una explicación más plausible. Por supuesto, salieron a colación los nombres de Houdini, Randi, Geller, etc... Al respecto de Geller, parece mentira que, después de tantos años, aun tenga tantos adeptos. Por ejemplo, al final del debate, cuando se dio entrada a la participación del público, un férreo partidario de Geller me recriminó haberle llamado farsante, ya que sus poderes y habilidades habían sido demostrados de sobras y que, incluso, Geller había trabajado para la CIA!

Sin duda, lo mejor del debate fue que a lo largo de la hora y cuarto que duró, siempre se respetaron los turnos de palabra y la moderación siempre estuvo presente. Un debate muy alejado de los shows que abundan en la tele-basura actual.

A modo de conclusión

Mi asistencia a la feria Magic 2.001 sólo me demostró que a los que estamos por la difusión de la ciencia, la razón y el sentido común aun nos queda un largo camino por recorrer, que el público sigue estando sediento de maravillas y que le es muy fácil aceptar los falsos milagros que ofrecen los vendedores de misterios. Sólo continuando la labor de divulgar el lado racional y exponiendo el fraude podremos, quizá, algún día, cambiar esta tendencia.

* Bueno, estrictamente hablando eso no es cierto. Las muchas personas que pagaban la entrada obtenían, en la misma taquilla, una vela que podía ritualizarse en el interior del recinto ferial, mediante su inmersión en distintos baños de aceite, (hablamos de la inmersión de la vela, por supuesto).



D-CIENCIA: Éramos pocos y parió...
Erik Stengler
TEMA: Revistas

Si hubiese salido a la calle el pasado 28 de diciembre cabría albergar la esperanza de que se trata de una inocentada, pero no es así: la revista D-CIENCIA ya lleva unas semanas a la venta.

Supongo que ha pretendido llenar el hueco que ha dejado la defunción de la última de las tres revistas de divulgación de la ciencia que nos han acompañado en recientes años, desde los diez números de Ciencia y Vida hasta los más de 40 de Newton. Sin embargo D-CIENCIA no es capaz de suplantar a Ciencia y Vida, Discover en Español editado en España o Newton, al menos en cuanto a las sensaciones que despierta en mí el hojearla.

El formato pequeño con letra pequeña y el papel reciclado son ingredientes que de entrada provocan rechazo, aunque por sí solos no son elementos para formular un juicio sobre la calidad de sus contenidos: siempre podría caber la esperanza de que el éxito de la revista revirtiera en una mejora de la calidad a medida que se afianzara en el mercado...

Sin embargo, un aspecto muy grave a destacar es el hecho de que, a la vez que no contiene ninguna publicidad, la única excepción a esta ausencia de anuncios sea uno de talismanes y magia blanca (sí, como lo oyen) y todo ello coronado con la página de cierre, que es nada menos que el horóscopo.

Ya centrándonos en los contenidos, éstos provienen de Internet (como los propios autores reconocen y creo que hasta alardean de ello), de donde los han sacado por el procedimiento de “cortar y pegar”, a veces incluyendo erratas y equivocaciones hasta en los titulares. Al principio dudé durante varios días si considerar la utilización de contenidos de Internet como una idea genial o bien como una desfachatez. Había momentos en que me decantaba por el primera opción, con una sensación de envidieja del tipo : “cómo no se me ha ocurrido a mí esto antes...”. En otras ocasiones me vencía la indignación ante lo descarado que es copiar contenidos de páginas web y ponerse a ganar dinero a costa de ellos, por mucho que los autores originales se prestaran a ello. Finalmente he dado con la razón por la que ninguna de las dos reacciones me dejaba completamente satisfecho: el verdadero problema de esta manera de publicar es que asume la heterogeneidad de los contenidos de Internet y su falta de control. Si a esto unimos el hecho de que muchos investigadores aprovechan Internet para publicar “resultados” que no han sido capaces de superar un arbitraje para aparecer en las revistas especializadas, el resultado puede ser terrible: una mezcla de noticias de la ciencia, opiniones más o menos bien fundamentadas, artículos rechazados por la comunidad científica y especulaciones pesudocientíficas.

Pero este peligro no es nuevo y aprovecho para mentar que tanto como, o más grave que las pesudociencias como tales que tan bien conocemos, es el hecho de que en las estanterías de las librerías –y ahora en las páginas de una revista de divulgación—compartan espacio obras de divulgación científica propiamente dicha con obras en que reconocidos científicos expresan sus opiniones sobre algún tema relacionado con su especialidad pero que no dejan de ser opiniones que jamás se atreverían a enviar a una revista especializada, dado su carácter meramente especulativo. No podemos esperar que el público lector sea capaz de distinguir esta sutil diferencia entre libros o artículos muchas veces de los mismos autores. Pienso que la opinión y especulación presentada –intencionadamente o no—en el mismo formato que la divulgación de ciencia aceptada por la comunidad científica es un formato de “pseudociencia” al que se le ha prestado muy poca atención y que es a veces tan perjudicial o más que la pseudociencia del tarot o la homeopatía. En innumerables ocasiones he tenido que explicar a personas genuinamente interesadas en la ciencia que aquello que han leído u oído de tal científico famoso no es necesariamente un dato científico aceptado por la comunidad y que no tiene por qué aceptarlo como tal. Es pues necesario que desde la ciencia y su divulgación hagamos también un esfuerzo en presentar as cosas como son, para que en nuestro loable afán de divulgar la ciencia no contribuyamos a fomentar la confusión.

No digo que en DCIENCIA se de el caso necesariamente. Pero la asunción de contenidos de Internet sin más filtro que el de la posible aceptación por el público es sin duda alguna una metodología que abre las puertas a que ocurra. Veamos, pues, qué nos deparan futuros números de esta revista...

En cuanto al hueco dejado por las tres revistas de divulgación arriba mencionadas, me temo que en español no queda cubierto por el momento: no considero que “Muy interesante” esté a ese nivel y está claro que “Investigación y Ciencia” y “Mundo Científico” son ya de divulgación de muy alto nivel. Así pues, yo me he suscrito a una revista inglesa, “Focus”, que tiene un formato muy interesante para quien se anime a volver a intentarlo en español: es una especie de combinación de “Newton” y “Geo”, con secciones de ciencia, tecnología, naturaleza, aventura..., lo cual quizás garantice un número de lectores que la ciencia solamente no es capaz de atraer. Y puestos a dar consejos, una reflexión que quizás también sea útil: quizás la periodicidad mensual era demasiado frecuente para la divulgación de la ciencia: no es tan fácil encontrar contenidos y, sobre todo, a científicos dispuestos a colaborar con tanta rapidez como para tener un número al mes. Sobre todo cuando ya se han tratado todos los “tópicos” que se saben que atraen a los lectores, como son los agujeros negros, la evolución humana, y alguna que otra catástrofe natural al hilo de la actualidad. Posiblemente una frecuencia bimensual o incluso trimestral sería capaz de mantener la calidad y por tanto un número de lectores constante y fiel.



UN 20 % DE LOS JÓVENES ESPAÑOLES COMPRAN PRODUCTOS ESOTÉRICOS
Chitina Moreno-Torres
TEMA: Astrología

Alejandro no da crédito a sus ojos, su madre acaba de destripar la caja mágica que iba a salvar su hogar del desastre. Atónito, contempla con desesperación el contenido de la cajita esparcido por la alfombra: semillas, hierbajos, bolitas de colores, y recuerda lloroso las últimas palabras de la pitonisa Charo: "La caja debe permanecer cerrada seis meses". Faltan cuatro días para que se cumpla el plazo. Alejandro no puede evitar una lágrima cuando recuerda las 50.000 pesetas que le costó el sortilegio.

La proliferación de medios para adivinar el futuro o para resolver problemas personales es muy copiosa: tarot, cartas, manos, videntes, personas dotadas de facultades especiales. Muy pocos jóvenes ignoran la existencia de este nuevo mundo, pero la postura general es de cierta reserva y escepticismo.

Aún así, según un estudio de la Fundación Santa María, un 20 % de los jóvenes españoles creen que pueden resolver sus problemas recurriendo a personas con poderes especiales, ese porcentaje sube hasta el 32 % en el País Vasco. Casi una tercera parte de la juventud española, por tanto, es cliente potencial del negocio de venta y elaboración de pócimas, hechizos, encantamientos, sortilegios, amuletos y talismanes

El grado de credulidad en los productos esotéricos varía en función del sexo; las chicas son notablemente más crédulas que los chicos, siendo irrelevante la clase social a la que pertenecen y la ocupación que realizan. Los jóvenes que se declaran ateos o agnósticos son menos abiertos a estas credulidades, que disminuyen con la edad y la maduración personal.

Es difícil calcular el dinero que mueve este negocio porque muchas de estas actividades pertenecen a la economía sumergida. Además, la mayor parte de las transacciones esotéricas tienen lugar en la consulta de los videntes y hechiceros cuyas tarifas no están sujetas a ningún control. El precio se fija de forma arbitraria y puede depender del tipo de sortilegio o ‘trabajito’, del número de sesiones que requiere el encantamiento, del tamaño del talismán, de la calidad de los materiales y, en algunas ocasiones, del grado de desesperación del individuo.

Alejandro vuelve a la consulta de Charo a por otra caja-talismán, esta vez se tendrá que conformar con una más barata y, por ende, menos efectiva. Pero hoy no es su día, al llegar a los locales donde la pitonisa tiene su negocio descubre desolado y perplejo que no queda ni rastro de la pitonisa Charo y sus cajitas.

Ficha:
Porcentaje de Jóvenes que creen que puede haber algo de verdadero en determinados medios para resolver ciertos problemas.

Horóscopo y astrología 41%
Predicción del futuro (manos cartas, tarot…) 33 %
Recurrir a personas que curan gracias a su magnetismo 29%
Recurrir a personas con poderes especiales 20%

Fuente: "Jóvenes Españoles 99". Javier Elzo et al.
Fundación Santa María. 1999
Editorial SM
ISBN: 84-348-6831-8



LA PAJA Y LA VIGA
José Luis Calvo
TEMA: Atentados del 11-S

Los hechos posteriores al 11 de septiembre parecen ser la mejor justificación para andar por la vida con una gran dosis de escepticismo en el morral. Entre los que se dedicaron a propalar historias (o histerias) de choques de civilizaciones supuestamente irreconciliables y los contertulios de cualquier medio de comunicación que, de la noche a la mañana, se destaparon como expertos en el mundo musulmán, en tecnología militar, en aviación civil o en cualquier otro campo del saber que hubiera sido necesario para llenar su cuota de pantalla, emisora o papel impreso, han creado un mundo tan irreal como el que encontró Alicia tras el espejo.

La colección de disparates escuchados o leídos durante estos meses ha alcanzado cotas difícilmente superables. Por poner unos pocos ejemplos: imágenes de un avión cuatrimotor confundidas con las de un modelo bimotor, pseudoprofecías de Nostradamus aceptadas como auténticas, imputaciones de fanatismo indiscriminado hacia el mundo musulmán... Todo ello debiera haber conducido a algún “experto” a la cola del paro. Por desgracia, en un país en el que un comentarista radiofónico se permitió anunciar el septiminio en mi mayor de Ludwing van Beethoven como: “A continuación les ofrecemos el... esto, ejem, ejem... a continuación les ofrecemos una chorradita de Beethoven” no hay el menor peligro de que ello suceda. Antes al contrario, ahora se han travestido en peritos en radiaciones electromagnéticas, en antenas de telefonía y en su maléfica influencia en la salud infantil de igual forma que, si la actualidad lo requiere, mañana se descolgarán con sesudas (o sexudas) informaciones sobre la reproducción del lechazo churro o sobre la poesía erótica en sánscrito.

Si el panorama de la información en España nos puede hacer pensar que, después de todo, la idea de imitar a Simón el Estilita no es tan descabellada, un vistazo a otros países o culturas nos convencerá de que el cocido de habas es tan común como afirma el refrán castellano.

Puedo comprender que numerosos musulmanes se hayan sentido ofendidos por algunas opiniones vertidas desde occidente que no distinguían entre los escasos fanáticos religiosos y la mayoría que vive su religión en paz, entre los asesinos y a los que se escandalizaron por un acto aberrante tanto a los ojos de la humanidad que todos compartimos como de su credo en particular. Sin embargo, eso no significa que debamos justificar que, desde una parte del mundo musulmán, se caiga en el mismo error por el que protestan con justicia.

Visitar las páginas web publicadas por determinados colectivos musulmanes se ha convertido en estos últimos meses en un ejercicio mental tan desconcertante como aleccionador. Si algunos consideran que la participación de terroristas de religión musulmana en el atentado contra el WTC no está probada, otros se atreven a ir más allá y apuntan directamente a los servicios secretos israelíes (Mossad) como responsables bien de no haberlo impedido pese a que conocían lo que iba a suceder, bien de haberlo cometido. Dichas tesis se “sustentan” en un conjunto de afirmaciones sin prueba real alguna. Aseguran que 4.000 israelíes trabajaban en las Torres Gemelas y sólo falleció 1, lo que demostraría que existió un aviso previo para que no acudieran ese día a trabajar. Nada demuestra, sin embargo, que ninguna de ambas cifras sea real, como tampoco hay nada que permita afirmar que los trabajadores de dicha nacionalidad no asistieran a su puesto de trabajo en esa fecha maldita.

Con ser estos hechos graves, la palma en esta particular carrera de la infamia se la lleva la emisora Radio Islam que ha sido capaz de publicar como documento auténtico que demuestra la “perfidia judaica” ni más ni menos que “Los Protocolos de los Sabios de Sión”. Si alguien duda que esto sea posible puede consultar la dirección siguiente: http://abbc.com/islam/spanish/index.htm

¿Qué son “Los Protocolos”? Al decir de algunos, serían las actas secretas del I Congreso Sionista (Basilea, 1.897) aunque otros apuntan a una reunión celebrada en lugar y fecha indeterminada. Sin embargo, una sencilla lectura basta para comprobar que eso es imposible, “Los Protocolos” son un largo monólogo sobre diversos temas con un único nexo, existe una conspiración judeo-masónica que busca subvertir el orden existente para instaurar un gobierno mundial bajo mandato de un rey judío. Es necesario hacer algunas citas de dicho opúsculo para comprender las intenciones reales de su autor:

“Sobre las ruinas de la aristocracia natural y hereditaria, hemos alzado nuestra aristocracia de la inteligencia y del dinero. Hemos tomado por criterio de esta aristocracia la riqueza, que depende de nosotros, y la ciencia que está dirigida por nuestros sabios.”

“Dejémoslos creer en la importancia que nosotros mismos les hemos inspirado de las leyes científicas y sus teorías. Precisamente con ese designio hemos fomentado constantemente por medio de nuestra prensa su confianza ciega en esas leyes. La clase pensante de los Cristianos se ufanará orgullosa de sus conocimientos, y sin examinarlos a la luz de la lógica pondrá en acción todas las enseñanzas de la ciencia acumuladas por nuestros agentes para guiar sus inteligencias en el sentido que a nosotros nos conviene.
No penséis que carecen de fundamento nuestras afirmaciones. Fijaos solamente en el éxito que hemos obtenido creando el darwinismo o el marxismo o el nietzchismo. Para nosotros, al menos, la influencia deletérea de esas doctrinas debe ser del todo evidente.”

“Todos estos llamados Derechos del pueblo no pueden existir sino en la imaginación, pero nunca en la realidad. ¿Qué puede significar para el proletario, para el obrero que vive encorvado sobre su rudo trabajo, agobiado por su miseria, el derecho que se concede al charlatán incansable, al periodista que escribe toda clase de necedades aun de asuntos serios que no conoce, desde el momento que el proletario no saca otra ventaja de la Constitución que las miserables migajas que dejamos caer de nuestra mesa como precio de un voto emitido conforme nuestra consigna en favor de nuestros agentes e intermediarios?”

“La Aristocracia que disfrutaba, antes, enteramente del derecho al trabajo de los obreros, tenía interés en que éstos vivieran bien alimentados, sanos y fuertes. A nosotros, por lo contrario, lo que nos interesa es que los Cristianos degeneren.”

Para cualquier lector medianamente inteligente resulta obvio que el propósito de este panfleto es el de, mediante el miedo, provocar un regreso a una sociedad caduca (la del Antiguo Régimen) denunciando las conquistas democráticas como obra de los pueblos engañados por una serie de manipuladores. Así, la elección de judíos y masones como conspiradores resulta perfecta ya que los primeros venían siendo culpados de todos los males desde tiempos antiguos y los segundos tenían una larga tradición de imputaciones similares producto del secretismo del que se rodeaban. Lo improbable de que ambos grupos tuvieran intereses comunes fue convenientemente ignorado por quienes creyeron en la autenticidad de este disparate.

Habrá quienes puedan pensar que la improbabilidad de que esta unión existiera no es lo mismo que su imposibilidad. En tal caso, haríamos bien en repasar la historia de esta obra.

Se considera que“Los Protocolos” vieron la luz por vez primera en una revista rusa (La Bandera) en 1.903. No es sorprendente habida cuenta del carácter nacionalista y ultraconservador de esta publicación que contaba entre su personal a G. V. Butmi al que volveremos a encontrar más adelante. Sin embargo, lo publicado fue un resumen del texto que hoy conocemos que apareció como apéndice de una obra de S. A. Nilus en 1.905. ¿Cómo llegó el original a sus manos? El conde du Chayla (que conoció a Nilus por estas fechas) nos dejó el relato de que le había sido entregado en París por su amante a quién a su vez se lo había dado el general Ratchkovsky, agente de la policía secreta zarista (Okrana) en la capital francesa, que, a su vez, lo había robado del archivo secreto de la masonería internacional. La historia tiene mucho (demasiado) de rocambolesca y es un despropósito de principio a fin. Basta con observar que si un agente de la Okrana se hubiera hecho con un documento semejante lo que habría hecho con él es enviarlo a Rusia, no entregárselo a la amante de un abogado como Nilus.

Quizás como fruto de estas contradicciones, Nilus fue cambiando la historia con el tiempo. En la reedición de su obra de 1.911, “Los Protocolos” ya no vienen de Francia, sino de Suiza, fueron robados de los supuestos archivos secretos judíos en vez de en los de los masones y, además, se identifican ya con las Actas del I Congreso Sionista de 1.897.

Si tanta mudanza de pareceres en un plazo tan breve basta para disparar las alarmas de la persona menos escéptica, tenemos otra versión completamente distinta del mismo hecho que se debe al padre Werchobsky. Según le confesó a Sigmund Livingston, “Los Protocolos” originales habían sido traídos desde Francia por G. V. Butmi poco después del caso Dreyfus. Estaban escritos en francés y habían sido traducidos al ruso por la mujer de Butmi y la madre de Werchobsky. En su opinión eran una pura falsedad.

Sin embargo, como escépticos sabemos que los testimonios personales no siempre son verídicos dados los componentes subjetivos que en ellos aparecen. ¿Existe algo objetivo que nos permita asegurar que “Los Protocolos” son una falsificación? Afortunadamente, sí y no sólo podemos asegurar que son una mixtificación sino que, además, ni siquiera son una falsificación mediocre.

En 1.864 se publicó en Bruselas un libro anónimo que suponía una dura denuncia de la política de Napoleón III. Su título es: “Diálogo en los Infiernos entre Maquiavelo y Montesquieu” y su autor real fue posiblemente un abogado francés, Maurice Joly que había sido encarcelado por oponerse al entonces emperador de Francia. Un examen comparado de ambos textos demuestra sin lugar a dudas que “Los Protocolos” son un mero plagio del “Diálogo”. Si la historia de las actas robadas de un congreso ya era de por sí poco creíble por las razones susodichas, el que tal “documento” plagiara una obra política sin relación con el judaísmo lo convierte en una falsedad sin lugar a dudas.

Conocidos estos hechos por las investigaciones del periodista Graves del London Times en 1.921, poco a poco se han ido descubriendo las “influencias” de otros escritos: la novela “Biarritz” publicada bajo el pseudónimo de Sir John Retcliffe que ocultaba la identidad del escritor alemán Goedsche, propaganda católica francesa e italiana de carácter antijudía y antimasónica...

Nada de ello impidió que el libro fuera aceptado como verídico y contribuyera a exaltar el nunca olvidado anti-semitismo de poblaciones europeas. Incluso cuando ya no cabían dudas sobre su falsedad siguió siendo empleado por los dictadores fascistas como Hitler y Franco como prueba de la existencia del “contubernio judeo-masónico” al que, por supuesto, atribuían los males de sus respectivos países ejemplificados en la, para ellos, nefasta democracia y al que, por descontado, ellos iban a dar cumplida respuesta.

¿Cuántas personas perdieron su vida por esta falsificación? Nunca lo sabremos con certeza. El antijudaísmo y la antimasonería no fueron inventados por “Los Protocolos” sino al contrario, pero es posible que personas que nunca hubieran apoyado al fascismo lo hicieran por creer en la autenticidad de este malicioso panfleto. Sea cuál sea el número deseamos que nadie reabra la caja de Pandora de las leyendas injuriosas contra otras etnias y/o religiones. Si el mito del fanatismo musulmán se basa en la propaganda cristiana, el mito de la perfidia judía ejemplificado en “Los Protocolos” es pura invención de los sectores más retrógrados del zarismo.

Para más información:

Cohn, Norman: Warrant for Genocide (The myth of the Jewish world-conspirancy and the Protocols of the Elders of Zion), Eyre & Spottiswoode. London, 1.967. Existe traducción española: El Mito de la Conspiración Judía Internacional, Alianza Editorial. Madrid, 1.983.

Shats, John: Los Protocolos de los Sabios de Sión Como Clave del Discurso e Imaginario de la Ultra Derecha. http://members.tripod.com/~shats/n10/protocolos.htm

Zeldis, Leon: Los Protocolos de los Sabios de Sión. Antimasonería y Antisemitismo. http://www.geocities.com/Athens/Forum/9991/protocolos.html



AL FINAL DEL TÚNEL
Javier Armentia
TEMA: Experiencias después de la muerte

El pasado mes de diciembre, Debra, embarazada de unas pocas semanas, fue atropellada por un coche y, tras pasar por el hospital, ya en casa, tuvo una hemorragia en la que sintió que moría. En ese momento, entró “en una zona oscura, amplia, donde vi a mi suegro, muerto hace tres años. Al final de la zona oscura veía una montaña y detrás la más sorprendente y maravillosa luz que nunca había visto. Quería ir hacia la luz..” Sintió una enorme paz, una sensación de estar cerca de su Dios, pero volvió la mirada hacia atrás y de repente voló hacia su propio cuerpo, donde se vio rodeada por su familia y el personal de la ambulancia que la llevaría de nuevo al hospital. Su caso se recoge en una de las múltiples páginas web que la red ofrece para testimonios de este tipo (www.nderf.org)

Desde los años setenta se acuñó el término “experiencias cercanas a la muerte”, o NDE (las siglas en inglés), para dar cuenta de experiencias como la relatada, sentidas por personas que han pasado por sucesos cercanos a la muerte, o que creyeron que estaban a punto de morir. Popularizadas por médicos como Elizabeth Kübler-Ross o, sobre todo, por Raymond Moody, han generado toda una literatura en la que usualmente se asocian a la existencia de un más allá, a la separación entre el cuerpo físico y un supuesto cuerpo astral que sobrevive a la muerte. Algo que en ningún caso es una conclusión racional. Uno podría objetar, en el mismo sentido que, teniendo en cuenta que sólo una pequeña proporción de personas que sufren un trance en el que tienen la muerte muy próxima relatan haber tenido una NDE, cabría de hecho concluir lo contrario: de haber vida después de la muerte, ¿no debería casi todo el mundo pasar por esa experiencia? La asociación de las NDEs con lo paranormal o lo espiritual ha producido que, a menudo, este fenómeno haya sido tomado como algo poco serio por parte de la investigación médica, pero sobre todo, que haya sido tomado como bandera por quienes pretenden vender estos asuntos dentro de sus ideologías espíritas o de Nueva Era.

No hay una sola forma de vivir una NDE, aunque a menudo incorporan parámetros bastante similares: una sensación de bienestar, a menudo con concomitancias místicas; el encontrarse en un túnel al final del cual se ve una luz; experimentar algo similar a un repaso de todo lo vivido; sentirse flotar fuera del cuerpo, que a menudo se ve desde fuera, rodeado por las personas que están en la habitación... Los investigadores opinan que gran parte de esta fenomenología puede explicarse como resultado de la compleja química del sistema nervioso en situaciones extremas.

La psicóloga Susan Blackmore interpreta que sentirse dentro de un túnel oscuro con luz al final es un resultado de la manera en que el cerebro procesa la información visual en periodos en los que hay poco aporte de oxígeno al cerebro, y la función normal de las neuronas se va complicando. Esta anoxia favorece la aparición de mayor ruido neuronal, y la manera en que nuestro cortex cerebral procesa los datos sensoriales propicia esa visión. En muchas NDEs aparece un sonido en forma de zumbido o ruido que vendría explicado por el mismo fenómeno en el sistema sensorial auditivo.

Igualmente, la sensación de bienestar vendría propiciada por la acción de neurotransmisores como las endorfinas, que se liberan en situaciones de estrés importante. El psiquiatra británico Karl Jansen, que ha publicado recientemente “Ketamine: Dreams and Realities” (2001), lleva años estudiando el efecto de la ketamina, un anestésico con conocidos efectos alucinógenos y disociativos, comprobando que usando esta sustancia se pueden reproducir NDEs en las que se experimenta la sensación de estar fuera del cuerpo, se viaja por un túnel o se llega a hablar con Dios. Muchas de estas experiencias se producen en pacientes en unidades de cuidado intensivo hospitalario, donde reciben fármacos anestésicos que pueden generar sensaciones similares, posiblemente debido a la liberación del glutamato, un aminoácido que juega un papel muy importante como neurotransmisor en los procesos cognivitos radicados en el cortex cerebral: el pensamiento, la memoria y la percepción.

De esta manera, la investigación médica y psicológica apunta a causas perfectamente naturales como origen de las experiencias cercanas a la muerte. Sin embargo, en la arena de la investigación científica, no todo está resuelto. El 15 de diciembre pasado, la revista médica The Lancet publicaba un estudio del Dr. Pim van Lommel y colaboradores, cardiólogos del Hospital Rinjstate de Arnhem (Holanda), en el que se analizaban 344 casos de enfermos que habían sido reanimados tras sufrir ataques al corazón en diferentes hospitales holandeses. Un 18% de ellos informó de una NDE, siendo una fracción de ellas “experiencias profundas”. Comprobaron que se daban más en personas menores de 60 años, más intensas en mujeres que en hombres, y que ello no dependía de la duración del ataque cardiaco, ni del periodo que habían pasado inconscientes, ni de la administración de medicación, o del sentimiento declarado (posteriormente) de tener miedo a la muerte.

La conclusión, bastante sorprendente, de los autores, es que todo ello pone en duda la interpretación científica de las NDE, porque, como comentan “con una explicación puramente fisiológica como la anoxia cerebral para esta experiencia, la mayoría de los pacientes que estuvieron clínicamente muertos deberían haber informado de ella”. Según van Plim, experiencias como sentirse fuera del cuerpo fueron reportadas por personas en las que el electroencefalograma estaba completamente plano, indicando la ausencia de actividad cerebral. Sin embargo, en la misma publicación, el psicólogo de la Universidad de Londres Christopher French apunta a una explicación alternativa a los datos de van Plim: “Lo cierto es que nadie sabe si la NDE que los pacientes recordaban haber tenido realmente sucedió, ni en qué momento se dio”. Más probablemente, apunta, esas experiencias se dan en los momentos anteriores o posteriores a la parada cerebral. Y el fenómeno importante que se soslaya en el estudio es el carácter anecdótico de los testimonios: lo que una persona recuerda tras una situación de estrés máximo (como lo es un ataque al corazón) no puede ser tomado como una información correcta en los detalles. Una vez más, la memoria selectiva y las falsas memorias, mecanismos de existencia bien comprobada, están actuando. En el estudio de The Lancet no se consideraban estos parámetros, ni se comprobaba el conocimiento de estas personas sobre las NDEs, un factor que puede ser fundamental: culturalmente, todos “sabemos” que estas cosas pasan, nos han hablado del túnel y la luz, de las experiencias extracorpóreas, de toda la fenomenología implicada, y es posible que dentro de ese marco cultural, al informar de qué sucedió en ese momento tan cercano a la muerte, haya personas que acudan al estándar.

Más allá de la vida...

La popularidad de Raymond Moody y sus diversos libros sobre las NDE (el primero se titulaba “Vida después de la vida”, editado en nuestro país por EDAF, al igual que los títulos posteriores de la serie “Más sobre vida después de la vida”, “Reflexiones sobre vida después de la vida” o “Más allá la luz”) han convertido este fenómeno en materia muy querida por el mundo paranormal. De hecho, el propio Moody se presenta más como parapsicólogo que como médico, acudiendo a congresos de estas pseudociencias como uno de los actuales santones de la vida tras la muerte.

Se trata de un tema muy querido por las publicaciones pseudocientíficas, que rápidamente han acogido el artículo de The Lancet como una corroboración de sus creencias, obviando las críticas hechas desde la misma revista. De hecho, se encuentra que en este tipo de revistas, nunca se informa adecuadamente del hecho fundamental: la ciencia lleva años estudiando las NDE y gran parte de las afirmaciones de Moody quedan desmanteladas por el conocimiento de cómo funciona nuestro cerebro en situaciones traumáticas.



MUCHO RUIDO Y POCOS ENFERMOS
Fabian Respighi
TEMA: Vacas Locas

Los alarmistas de la ciencia

"Habrá millones de muertos". Esta era la profecía del microbiólogo Richard Lacey. Era la primavera de 1996. La profecía corrió como las llamas.

El 20 de marzo de 1996 el Ministro de Sanidad Británico Stephen Dorrel acababa de anunciar que se habían descubierto en el reino Unido diez casos de una nueva forma e la enfermedad e Creutzfetdt-Jakob. La explicación más plausible era que aquellas personas hubieran enfermado por haber comido carne con la Encefalopatía Espongiforme Bovina.

Toda Europa se puso en estado de choque. Se quemaron centenares de miles de vacas por el pecado de tener la encefalopatía espongiforme o por haber vivido cerca de alguna que lo tenía.

La Unión Europea, esa en la que no cree el reino Unido, dedicó enormes cantidades de dinero para compensar a los ganaderos a los que había que quemar sus reses.

Europa se cubrió de un acre olor a carne quemada.

Profetas del desastre como el ya mencionado Richard Lacey metieron el miedo en la gente. "Habrá como mínimo 5.000 muertos" [en el Reino Unido].

Cinco años y medio más tarde los resultados son: En el Reino Unido 113 casos; en Francia 5.

La epidemia no será el fin del mundo; será de una dimensión más bien modesta. Como mucho unas centenas de muertos y en cincuenta años, como mucho, unos pocos miles.

En definitivas cuentas: una epidemia de dimensiones modestas.

Dos equipos de bioestadísticos, han calculado en "SCIENCE" que:

1) La epidemia será de una dimensión modesta. Como máximo unos centenares de muertos. Es decir, estamos en la dimensión de un riesgo alimentario común.

Mala noticia para los agoreros.
Buenas noticias para todos nosotros:
1) La identificación de los causantes de la enfermedad fueron detectados en muy poco tiempo.
2) Se adoptaron medidas drásticas pero eficaces.
3) La epidemia existe; pero es una epidemia modesta.
4) Al descubrirse que la enfermedad era debida al mal plegamiento de una proteína (priones) se ha potenciado el estudio de las mismas. La enfermedad de "las vacas locas" ha contribuido al lanzamiento de los estudios de la proteómica; sin duda una disciplina que dará muy pronto frutos muy prometedores.



¡VIVA LA DIFERENCIA!
José María Alcaide
TEMA: Informática

Imagine un futuro no lejano en el que los clones humanos proliferan, y existe la posibilidad de encargar niños ‘modelo Brad Pitt’, por poner un ejemplo. ¿Le gustaría? Aunque pienso que sería muy aburrido ver a tanta gente con la misma cara, ése no sería el principal inconveniente. Lo más grave sería que una aplicación desmedida de la clonación provocaría una disminución de la diversidad genética de nuestra especie. ¿Y por qué la diversidad genética es algo deseable? Hay diversas razones, pero destacaré una en particular: cuanto más diversa sea una población, más resistente será en conjunto a las infecciones. Para entenderlo pensemos en un virus tan común como el de la gripe: todos sabemos que diferentes personas (en perfectas condiciones de salud) ofrecen un mayor o menor grado de resistencia a esa infección y, una vez contraída, a sus consecuencias. Dicha resistencia tiene un importante componente de origen genético, por lo que si todos los sujetos expuestos a dicho virus fuesen genéticamente idénticos, y además del tipo más susceptible
a la infección gripal, todos ellos enfermarían. De este modo una población clónica podría ser fácilmente aniquilada por un solo virus. No es sorprendente, por tanto, que a lo largo de la evolución hayan surgido mecanismos favorecedores de la diversidad genética, como es el caso de la diferenciación sexual.

Pues bien, el editorial titulado ‘Microsoft’ que se publicó en ‘El Correo’ el pasado 4 de noviembre finalizaba afirmando que «la Sociedad de la Información se ha beneficiado sin duda de la existencia de un sistema operativo prácticamente único [. . . ] que facilita objetivamente la comunicación entre los ordenadores». En efecto, más del 90% de los computadores son del tipo conocido como ‘plataforma Wintel’ (Windows+Intel), la cual se caracteriza por emplear un hardware concreto (lo que inapropiadamente se conoce como PC), y un conjunto de software prácticamente idéntico, formado en su mayor parte por productos de Microsoft: sistema operativo –Windows–, aplicaciones de ofimática –Word, Excel. . . –, de navegación –Internet Explorer–, de correo electrónico –Outlook–, etc. Desgraciadamente, a consecuencia de esto la ‘diversidad genética’ de la población de computadores es muy pequeña. Este hecho, sumado a los serios problemas de seguridad de ese software (debidos principalmente a un mal diseño), constituye una situación peligrosísima que a buen seguro terminará en una terrible catástrofe a corto o medio plazo.

De hecho, en los últimos meses han ocurrido ya varios incidentes de seguridad de enorme gravedad que han provocado grandes pérdidas económicas a miles de empresas, además de innumerables quebraderos de cabeza. Dichos incidentes han sido causados por virus informáticos que se propagan a través de Internet (los cuales en realidad se denominan ‘gusanos’). No obstante, no debemos echar la culpa a Internet, del mismo modo que no culpamos al aire por ser el medio en el que viajan muchos agentes infecciosos. Algunos gusanos se transmiten por medio del correo electrónico (uno de los más ingeniosos es el ‘Magister’) aprovechándose de fallos específicos del programa Outlook. Otros gusanos emplean métodos diferentes: por ejemplo, el ‘Code Red’ se transmite entre computadores en los que se utiliza el ‘Internet Information Server’ (IIS) para servir páginas web. Otro ejemplo más sofisticado es el gusano conocido como ‘Nimda’, que emplea múltiples vías de transmisión: Outlook, IIS e Internet Explorer. Y siempre valiéndose de defectos de diseño o programación de ese software. Pero lo más grave es que estos gusanos y otros muchos infectan a miles de computadores en pocas horas precisamente a causa de la escasa ‘diversidad genética’ de la población informática. Gusanos recientes como el ’Nimda’ han llegado a infectar a todos los PC de numerosas empresas en cuestión de minutos, causando la paralización de sus actividades durante varios días; las consecuencias de futuros incidentes de seguridad podrían ser mucho peores. Resulta obvio que si hubiese más variedad de plataformas, con computadores diferentes, sistemas operativos diferentes y aplicaciones diferentes, la posibilidad de una infección generalizada y catastrófica se reduciría muchísimo.

Por otra parte, no es exacto afirmar que la generalización de la plataforma Wintel «facilita objetivamente la comunicación entre los ordenadores». Lo que de verdad facilita dicha comunicación es el empleo de técnicas estándar para el almacenamiento y la transmisión de información. Esos estándares existen desde hace tiempo (de hecho, Internet existe gracias a ellos), pero es precisamente Microsoft la empresa que históricamente ha mostrado un menor interés en respetarlos. Es más, su principal preocupación ha sido, y es, imponer sus ‘estándares’ o bien su propia interpretación de los ya existentes. De ese modo afianza su monopolio, ya que quienes se empeñen en utilizar plataformas diferentes de la Wintel se encontrarán con dificultades para compartir información con quienes usan dicha plataforma, es decir, la mayoría de los usuarios de computadores. Un ejemplo: el número de páginas web que sólo se pueden ver correctamente con el Internet Explorer aumenta día a día, ya que utilizan propiedades específicas (y por supuesto no estándar) de ese navegador. Y para colmo, en muchas ocasiones las Administraciones públicas de todos los niveles (incluso la de mi Universidad, la UPV/EHU) favorecen esta tendencia distribuyendo formularios y otros documentos en los formatos propios y cerrados de Microsoft, cuando existen formatos multiplataforma cuyas especificaciones son públicas. Actuar de este modo contribuye a acorralar cada vez más a los usuarios de las plataformas alternativas, reduciendo así la diversidad y, por tanto, facilitando la propagación de los nuevos y cada vez más maliciosos gusanos.

Para evitar esa catástrofe informática que se cierne sobre nosotros es necesario impulsar decididamente la diversificación de software y hardware, comenzando por la adopción de medidas estrictas contra el monopolio de facto que detenta Microsoft, tanto por parte de la Unión Europea como de sus Estados miembros, especialmente ahora que la Justicia norteamericana ha sido finalmente doblegada. Además es importante informar y concienciar a los empresarios de que ya están corriendo un enorme riesgo de sufrir gravísimos incidentes de seguridad, y de que ya están perdiendo mucho dinero por culpa de los problemas de funcionamiento de sus sistemas informáticos. Es necesario, así mismo, que las instituciones públicas den ejemplo y favorezcan o, al menos, dejen de perjudicar el uso de plataformas diferentes de la Wintel. También hay que informar a los jóvenes que se inician en el uso del computador de que existen alternativas de alta calidad, baratas, fiables, seguras y eficientes, y estimularles a utilizarlas. De este modo, cuando sobrevenga el próximo incidente informático de gravedad al menos habremos logrado reducir el número de damnificados. Mientras tanto, deberíamos hacer caso de esa máxima popular entre nuestros vecinos galos: Vive la différence!

[Nota] * José María Alcaide es Profesor titular de Lenguajes y Sistemas Informáticos Facultad de Ciencias – UPV/EHU



FANTASMAS DE LA MÁQUINA
Pablo Capanna
TEMA: Escepticismo

Fantasmas de la máquina

Relojes, husos, tuberías, palancas, resortes, artefactos químicos, hilos telefónicos, software y hardware: las máquinas, desde las más primitivas hasta las más sofisticadas, fueron usadas como modelos del cosmos, del hombre, de su anatomía y de todo lo que pudiera reducirse a modelo tecnológico, sin excluir a los “platos voladores” y todo el folklore de las pseudociencias. En esta entrega de Futuro, el filósofo argentino Pablo Capanna reflexiona sobre los avatares de la imaginación técnica, desde los diálogos de Platón hasta las nuevas “religiones” new age que, en su afán por evitar el lenguaje sobrenatural, tratan de inspirarse en los manuales de electrodomésticos.

Hace algunos años, me invitaron a uno de esos encuentros de escritores que se hacen en invierno para que trabajen los hoteles de la costa. La segunda noche llegué tarde a cenar y me sentaron junto a dos recién llegados. No eran escritores, me explicaron, pero venían a presentar un libro de alquimia. Pertenecían a una escuela esotérica que poco tiempo después alcanzaría sus quince minutos de fama cuando se conocieron sus vínculos con el proxenetismo del poder.

Formaban una extraña pareja. El gordito era un químico que se había unido a la secta para mejorar su vida sexual. El flaco, que decía ser empresario, aparentaba estar un poco más iniciado que el otro.
Pronto se pusieron a hablar entre ellos de “la evacuación”, una catástrofe que el flaco estimaba ocurriría en apenas cinco años. El químico era más optimista y hablaba de diez, pero yo estaba en ayunas. “¿Qué evacuación?”, pregunté como un ingenuo. “¡Del planeta, hombre! ¿No vio cómo andan las cosas?”.

Alentados por algunos vasos de tinto, los dos se pusieron a tararear su marcha institucional, con versos de Almafuerte, y me contaron que los extraterrestres se aprestaban a evacuar lo poco que quedaría del género humano después del inminente colapso ecológico. Los ET se llevarían hasta a los enfermos terminales, pues su avanzada tecnología les permitía curarlos, pero abandonarían a los fumadores, que “ni siquiera ellos pueden recuperar”. El flaco había visitado (en sueños o viaje astral, tanto da) las cavernas que están debajo del cerro Uritorco, donde había máquinas capaces de “producir más energía de la que consumen”. El químico asentía, olvidándose de su termodinámica.
Fue mi primer encuentro cercano con ese tipo de personajes. Tiempo después, se conoció la tragedia del Heaven’s Gate, donde un grupo entero de adeptos, profesionales de la informática, se suicidó, convencido de que después de la evacuación este mundo “sería reseteado” (sic) y todos abandonaríamos nuestro “soporte físico” para hacer un backup espiritual en otro disco más duradero.
Luego me enteré de que la Dianética, la terapia alternativa que practica la Iglesia de la Cienciología, promete corregir los “circuitos defectuosos” de nuestra conducta, que existen personas llamadas “antenas” porque son capaces de captar mensajes extraterrestres y que Raël nos ofrece el don de la clonación eterna. Al parecer las nuevas religiones, en su afán por evitar el lenguaje sobrenatural, prefieren encontrar inspiración en los manuales de electrodomésticos.

La naturaleza imita al arte

El hecho de que haya movimientos religiosos que basan su discurso en metáforas tecnológicas o analogías informáticas es algo más que casualidad. Admitiendo que no todos tengan necesariamente fines lucrativos, lo primero que salta a la vista es que por lo general suelen juzgar duramente a la “ciencia occidental” (considerada como la fuente de todos los males), pero se rinden fácilmente ante el fetichismo de la tecnología. Hasta son capaces de reciclar ideas “orientales” traduciéndolas a un lenguaje que suena a ingeniería. Parafraseando a ese clásico pergamino que otras generaciones sacaban a relucir en cada Día dela Madre, se diría que “la tecnología es el único dios que no tiene ateos sobre la Tierra”.

Muchos de los nuevos cultos reniegan tanto de la ciencia como de la religión “tradicional”, pero veneran esa tecnología que tan mágica nos resulta a la inmensa mayoría de usuarios. Y ahí está Harry Potter para educar a las nuevas generaciones; por cada gadget de la industria ofrece una pócima o un ensalmo, aunque los efectos que logra no dejan de ser similares. Su magia en versión new age es apenas una parodia de la tecnología, como lo eran los pintorescos artefactos de Rube Goldberg a comienzos del siglo pasado o las máquinas de los Picapiedras en los 60.

Cualquiera diría que ésta es una moda posmoderna y quizás lo sea su estilo. Sin embargo, mirando a la historia, se diría que en todas las épocas se ha recurrido a la metáfora técnica para corporizar las nociones más abstractas.

Giambattista Vico decía que el hombre sólo conoce plenamente aquello que hace. De algún modo se ha recurrido siempre a la “máquina” más compleja que se conocía en cada época, para usarla como analogía para entenderlo todo, desde el cerebro humano hasta el cosmos entero.

El demiurgo y el alfarero

Si hay un filósofo cuyo temperamento aristocrático parecería más alejado del mundo del trabajo artesanal, ése es Platón, quien nos dio una de las primeras cosmologías de la tradición occidental. En uno de sus diálogos, Platón relata un viaje cósmico que incluye las regiones infernales y parece anticiparse en casi mil años a Dante.

Pero cuando Platón tiene que describir la estructura del cosmos, no encuentra nada mejor con que compararlo que el huso de hilar, la primera “máquina” de la prehistoria. Platón habla de una esfera cósmica atravesada por el Huso de la Necesidad, un eje de diamante con ocho salientes, donde están engarzadas y giran las esferas de las estrellas fijas y los planetas.

En el Timeo, el diálogo de vejez que llegó a ser la única física disponible hasta que se redescubriera Aristóteles en el siglo XIII, Platón vuelve a poner en escena un dios subalterno que, inspirándose en el eterno modelo de las Ideas, manufactura al cosmos como lo haría un artesano. Para que no queden dudas, Platón lo llama “demiurgo”; es la palabra que en su tiempo designaba a los arquitectos e ingenieros. El demiurgo modela la esfera de las estrellas haciéndola girar como el carpintero en su torno y, cuando confecciona el cuerpo humano, mezcla los elementos y los modela como hace el alfarero con su arcilla. Como es una metáfora que también se encuentra en la Biblia, se entenderá el éxito del Timeo en los primeros siglos de la era cristiana.

La bomba hidráulica

Más tarde, después de que un anónimo soldado de Alejandro conoció en la India una “máquina de rezar” que aprovechaba la fuerza del río para mover los rollos de oraciones, la rueda de palas llegó al mundo griego. Así, el molino hidráulico llegó a ser la tecnología más avanzada de la Antigüedad.
Tres siglos antes de la era cristiana, en el Museo de Alejandría hubo grandes ingenieros como Ctesibio, Filón y Herón que fueron capaces de diseñar una turbina de vapor, relojes de agua, una bomba y hasta un órgano musical hidráulico. De paso, descubrieron el principio de los vasos comunicantes e inventaron cosas como la jeringa y el sifón.

Era casi inevitable que en ese contexto los médicos del mundo grecorromano compararan la fisiología humana con las cisternas, los acueductos, las fuentes, los baños y albañales. En Alejandría, grandes fisiólogos como Herófilo y Erisístrato no encontraron mejor modelo para entender el sistema nervioso que los sistemas hidráulicos. Herófilo descubrió los ventrículos cerebrales y no vaciló en colocar el alma en uno de ellos. Muchos siglos más tarde, Descartes la alojaría en la glándula pineal, por la extraña razón de que era asimétrica.

El auge de las maquinas

Pasaron los siglos y, luego de las turbulencias animistas del Renacimiento, nació la ciencia moderna, dispuesta a demoler el modelo aristotélico. Las “causas finales” fueron reemplazadas por las causas “eficientes”. Ahora, los cuerpos ya no caían buscando su lugar natural, sino bajo la acción de una fuerza que actuaba a la manera de esas fuerzas que ejercía el artesano sobre sus materiales.
Galileo, Descartes, Stevin y finalmente Newton construyeron el nuevo paradigma “mecánico”, que explicaba satisfactoriamente los movimientos y resultaba aplicable de manera espectacular.
Si para los antiguos el cosmos había sido una suerte de organismo vivo, ahora todos comenzaron a pensarlo como una máquina. ¿Y cuál era la máquina más avanzada de entonces? El reloj mecánico, nacido con el péndulo de Galileo, que se convertiría en la máquina paradigmática desde el siglo XVII.

Boyle, que acababa de repudiar a la alquimia, proclamó que el cosmos era un gran reloj, al cual un dios relojero había dado cuerda y desde entonces marchaba solo. Un reloj tan delicado como los de Estrasburgo, dirán con más precisión Leibniz y Huygens.

A partir del siglo XVII, el paradigma mecánico ocupó todos los espacios, hasta el momento fatal en que tropezó con la electricidad y el magnetismo. Pero antes conoció sus extravagancias. Por ejemplo, la escuela “iatromecánica” de Borelli, empeñado en pesar a la gente y sus deyecciones para entender la fisiología. Descartes volvió a comparar el organismo con un sistema hidráulico, donde los nervios eran tuberías; los músculos y tendones eran resortes y palancas. Los “espíritus animales” eran el fluido que circulaba en el sistema y se arremolinaba en las cavidades cerebrales. Su funcionamiento era análogo al de un reloj o un molino hidráulico.

El mecanicismo invadió hasta la teoría política. En el Leviatán, Hobbes volvió a comparar el corazón con un resorte, los nervios con fibras y las articulaciones con ruedas. “El Estado –llegó a escribir– no es sino un autómata u hombre artificial, cuyos nexos artificiales son los magistrados, las recompensas y castigos son sus nervios, la riqueza su potencia”. Desde la portada del libro, un ominoso robot simbolizaba al Ogro Filantrópico.

Pasó el tiempo y aquellas máquinas fueron superadas, pero llegaron otras. Darwin y Wallace no vacilaron en comparar la acción de la selección natural con ese regulador de Watt que usaban las locomotoras. No han faltado críticos de Freud que propusieron ver al “aparato psíquico” como una suerte de sistema hidráulico o de máquina a vapor con fluidos bajo presión y oportunas válvulas de seguridad.

Junto con el mecanicismo teórico fue desapareciendo la metáfora mecánica, pero hasta hace poco todavía se decía que si alguien estaba chiflado “le faltaba un tornillo”. Y todavía seguimos llamando “máquinas” a las computadoras, que de mecánico no tienen nada.

Las buenas ondas

El cerebro debe ser el órgano al cual más analogías técnicas se han adjudicado. Después de haber sido hidráulico y mecánico, cuando la medicina mecanicista fue reemplazada por la química, el crítico naturalista Hipólito Taine escribió en pleno siglo XIX que el cerebro era una glándula y el pensamiento, su secreción, del mismo modo que la bilis lo era del hígado. No faltaron los curanderos que se lanzaron a vender pócimas para la inteligencia.

Pero ya se habían comenzado a explorar esas misteriosas fuerzas que eran la electricidad y el magnetismo. En el electromagnetismo, los románticos alemanes creyeron encontrar un camino para superar el mecanicismo e inventaron la dialéctica: así como la energía se manifestaba como una tensión entre dos polos antagónicos, los conflictos explicaban el pensamiento, la sociedad y la historia.

El espiritismo y la teosofía, nacidos en ese marco teórico, también buscaron modelos “materialistas” e imaginaron la energía vital como una suerte de fluido gaseoso: el ectoplasma. Pronto se inclinaron por una concepción más dinámica. Era la “vibración”, un resabio de la teoría ondulatoria de la luz. El “cuerpo astral” estaba compuesto de “vibraciones” y todo el cosmos vibraba. Detrás de eso no había otra cosa que el éter de los físicos de entonces, concebido como soporte material de “vibraciones” como la luz o el sonido. Con el experimento de Michelson y la relatividad einsteiniana, el éter desapareció del lenguaje científico, pero siguió vivo en el folklore de las pseudociencias.

Actualmente, las “buenas” y “malas ondas” (una misteriosa “energía negativa”) han invadido el lenguaje cotidiano, con los sentidos más inesperados. La “energía” se ha vuelto un comodín universal. Mucho después de que los científicos abandonaran el vitalismo, abundan quienes se ofrecen para armonizar nuestra “bioenergía”. Se venden cristales y pirámides cargados de “energía” y se peregrina a ciertos power spots montañosos donde hay concentraciones de energía. Hasta Cecilia Bolocco, quizás inspirada en sus lecturas de autoayuda, habla de la energía del amor y de la energía del miedo...

Las cosas fueron tan lejos que un teórico de la new age como Fritjof Capra, que a veces recuerda que es físico, llegó a criticar estos abusos, observando que la energía no es una cosa sino “una pauta dinámica”.

Hoy, las pseudociencias parecen alimentarse de las teorías científicas descartadas y, a impulsos de la new age, plantean extrañas hibridaciones. La nueva “bioenergía” es una mélange de esa energía vital que sube por la médula en el Yoga Kundalini (análoga a los “espíritus animales” de que hablaba la medicina occidental hasta el siglo XVII) con el orgon de Wilhelm Reich. Este, a su vez, no es otra cosa que el “ectoplasma” de los espiritistas.

El imaginario tecnológico que impregna las pseudociencias también ha penetrado en el folklore. El mito ovni, el más exitoso de los mesianismos contemporáneos, es el mejor ejemplo. Pero hasta los monstruos de las leyendas urbanas parecen haber abandonado el mundo sobrenatural para encarnar los temores del progreso. En lugares como Estados Unidos, donde el imaginario tecnológico es casi parte del ser nacional, abundan los monstruos mutantes. El increíble Hulk fue el único que llegó a la fama, pero detrás de él están las leyendas de mutantes producidos por la contaminación química o radioactiva: el Hombre Polilla de Virginia, el Hombre Verde de Pennsylvania o el Hombre Lagarto de Carolina del Sur. Esto sin contar los Hombres de Negro, híbridos de espionaje y ciencia ficción.

Ahora, la informática

¿Cuál era la tecnología más portentosa a comienzos del siglo XX? La telefonía. Fue inevitable que durante un tiempo todos se lanzaran a comparar el sistema nervioso con una red telefónica, donde las neuronas eran bonitas telefonistas que ponían y sacaban clavijas de un tablero.

En los años 50, cuando ya había teóricos como Von Neumann y Wiener e ingenieros como Shannon y Weaver que inventaban ingeniosos robots homeostáticos, se comenzó a especular sobre la inteligencia artificial. En las famosas Conferencias Macy de Cibernética, Warren MacCulloch abrió las puertas al cambio de paradigma. Anunció que Taine había estado equivocado. “El cerebro no es una glándula –escribió–, el cerebro computa de la misma manera que las computadoras electrónicas calculan números”.

Desde entonces las cosas parecen haber ido mucho más lejos, porque hay gente como Frank Tipler, que imagina al cosmos evolucionando hasta convertirse en un vasto sistema virtual procesado por una computadora divina. Su colega John Barrow no vacila en afirmar que las leyes naturales pueden ser el software del cosmos, las condiciones iniciales del Big Bang su input y el mundo tal como lo conocemos, el producto de un inmenso proceso de cálculo. En palabras de John Wheeler, el cosmos sería “IT from BIT”, el desenvolvimiento de un maravilloso programa lógico. La pregunta borgeana sería: ¿quién nos está operando?

Prudentemente, Barrow concluye diciendo que “la imagen del universo como una computadora es la última concepción que hemos sido capaces de derivar de nuestros hábitos de pensamiento, aunque mañana podrá surgir otro paradigma. ¿Habrá algún concepto simple y profundo que esté detrás de la lógica tal como la lógica está detrás de la matemática y la computación?”

Los modelos y paradigmas son apenas metáforas que funcionan por un tiempo. Al fin y al cabo, el corazón se parece bastante a una bomba y el cerebro, a una computadora. ¿O será que la bomba y la computadora se parecen a un corazón o un cerebro?



LA CUADRATURA DEL CIRCULO
Christian Sanz
TEMA: Círculos del maíz

Hume sostenía que "afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias", lo cual es, obviamente, una verdad de perogrullo.

Se supone que, si alguien afirma algo sobrenatural, la evidencia presentada debe ser sobrenatural. No sirve, por ejemplo, como evidencia de que hay vida en otros planetas una borrosa foto que muestre un supuesto punto de luz en el cielo. Por lo menos, no basta.

De la misma manera, toda vez que se analiza una prueba, hay que descartar la posibilidad de que la misma haya podido ser realizada a través de la mano del hombre.
De no ser así, sería muy pero muy sencillo plantar evidencias falsas para hacer creer cualquier historia forzadamente falaz.

En el mes de agosto de este año, en un campo de cultivo junto al observatorio de Chilbolton, Inglaterra, apareció una serie de dibujos, supuestamente realizados por seres de otros planetas, lo cual ocasionó un lógico revuelo en los medios y -como no podía ser de otra manera-, generó una gran oportunidad a tantos ufólogos inescrupulosos de sacar partido del asunto.
Según estos "especialistas", no hay duda alguna: Si no se trata de extraterrestres que están tratando de hacernos llegar un mensaje ¿Cómo se puede explicar lo sucedido?
Elemental Watson…

Antes de comenzar a analizar siquiera el asunto, hay que recordar la cantidad de fraudes descubiertos en torno a figuras similares aparecidas a lo largo de tantos años.
Solo para botón de muestra, comentaré el caso de dos agricultores galeses -Doug Bower, de 67 años, y David Chorley, de 62-, que, en septiembre de 1991, se confesaron autores de muchas de las misteriosas formas geométricas que venían apareciendo en campos de maíz de la zona durante casi 13 años.
Todas esas fotografías que se tomaron dieron la vuelta al mundo. Y, cuando la aclaración del fraude se publicó, fue un papelón tremendo.

Los ufólogos no sabían qué decir y se contradecían en sus inconsistentes explicaciones. ¿Cómo no iban a preocuparse? Ya habían corrido litros de tinta, se habían publicado decenas libros sobre el fenómeno, se dieron conferencias, se organizaron excursiones y hasta visitas individuales a esos campos de maíz y se los había fotografiado una y otra vez. Incluso se llegó a hablar de una nueva ciencia: la circulogía!. Muy impresionante, por cierto.
Uno venía creyendo en esos dibujos tan lindos y ahora dos sencillos hombres de campo, no solo admitían haber sido los autores del engaño, sino que mostraban lo sencillo que era hacerlo. Así no se puede!!

Más allá de la ironía, son datos como el descripto los que deberían analizar hoy día los ufólogos antes de arriesgarse a dar crédito a fotos de supuestos mensajes de otros mundos.
También deberían tener en cuenta la ausencia de mensajes de cualquier otro tipo por parte de seres extraterrestres, como los esperados a través del histórico Proyecto SETI que nunca han aparecido.
Sería cuestión de simplificar las cosas, no hay razón de complicarlas. Algo de eso sabía el amigo William de Occam a través de su dúctil navaja.
Si hay posibilidad de que algo sea hecho de la manera menos complicada, ese debe ser el primer paso a hurgar.

Es como dicen los propios ufólogos: "la verdad está ahí afuera".
Es cierto, solo hay que saber encontrarla. Sin pretensiones de sobrenaturalidad.

Por eso, señores investigadores, repitan conmigo:
-"Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias".
-"Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias"
-"Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias"
Etcétera…
Ad infinitum.

[Nota] *Christian Sanz ostenta el cargo de Presidente de la Asociación Argentina de Lucha Contra las Pseudociencias (ASALUP) www.asalup.org



EL NACIMIENTO DEL ARTE
Javier Armentia
TEMA: Antropología
URL: http://www.elcorreodigital.com/

La Cueva Blombos se encuentra cerca de Still Bay, en la costa oriental de Sudáfrica. Está localizada en un acantilado, sobre el Océano Índico y hace unos 90.000 años comenzó a ser habitada por seres humanos anatómicamente similares a nosotros, proporcionándoles seguridad, abrigo y una plataforma adecuada para sus labores de recolección de alimentos principalmente marinos. En aquella época, cuando en Europa estaban todavía los neandertales y los primeros sapiens empezaban a llegar a nuestro continente, los habitantes de Blombos empezaron posiblemente a demostrar una conducta compleja, característica de los humanos modernos.

Tallaban herramientas de hueso (puntas, espátulas...) y habían desarrollado técnicas que hacen de sus bifaces finas herramientas para cortar (objetos similares no se conocen en Europa hasta hace 20.000 años). La abundancia de restos de conchas y otros animales (peces grandes, un delfín, antílopes y al menos un hipopótamo y un rinoceronte) indica sus avanzadas técnicas de caza y pesca, así de la eficiencia en la recolección de moluscos: son los pescadores más antiguos que conocemos. Ordenaban el espacio de la cueva según su uso, como zona común o como talleres de talla de huesos y piedras. Y se han hallado más de treinta trozos grandes de ocre, un pigmento térreo que, molido, sería posiblemente usado como decoración corporal.

Desde 1992, el equipo dirigido por el Dr. Christopher Henshilwood, arqueólogo de la Universidad del Estado de Nueva Cork en Stony Brook (EEUU) ha realizado sus campañas de excavación en la Cueva Blombos para el Museo de Ciudad del Cabo, y hace dos años encontraron grabadas, en dos fragmentos de ocre, unas marcas en forma de equis, en una de ellas atravesada por una línea que las divide simétricamente. Estas incisiones fueron realizadas al menos hace 77.000 años y para Henshilwood: “podrían haber sido realizadas con intención simbólica, con un significado que desconocemos”. Es decir, serían los dos ejemplos más antiguos de arte humano, arte abstracto. El estudio, publicado la semana pasada en la revista en red Scienc Express supone una verdadera revolución en el mundo de la paleontología. No es la primera, y los expertos creen que tampoco será la última que nos queda por conocer en ese apasionante intento de reconstruir la herencia del ser humano moderno.

Parece fuera de toda duda que los orígenes del ser humano moderno son africanos, con una antigüedad que puede variar entre 300.000 y 150.000 años: las excavaciones y los análisis genéticos indican claramente este origen. Sin embargo, el nacimiento de las conductas humanas complejas es mucho más difuso, y objeto de controversia. Hasta ahora, los restos conocidos más antiguos de arte sapiens tenían unos 37.000 años, pinturas rupestres en Europa. Evidencias de tecnologías modernas en la talla eran incluso posteriores, también halladas en Europa. Esto hacía pensar que la “modernidad conductual” había ido desarrollándose lentamente en el sapiens, y habría aparecido aproximadamente hace unos 50.000 años casi simultáneamente en África y en Europa, al comienzo del Paleolítico Superior. Una alternativa es que esta conducta hubiera aparecido mucho antes, de forma gradual, en África, más ligada al propio desarrollo anatómico. Esta hipótesis, que tiene una mayor coherencia en cuanto a la evolución de las especies tenía, sin embargo, escaso apoyo arqueológico.

La razón de ello, como indican los hallazgos de la cueva Blombos, puede ser que existen cientos de yacimientos estudiados en Europa del Paleolítico Medio y Superior, marcando esa transición a la modernidad hacia 40.000 años, pero sólo unos pocos yacimientos de sapiens africanos han sido estudiados hasta la fecha. Una tercera opción aboga por una diversidad de orígenes de las conductas humanas modernas: en África, los sapiens de Blombos se hicieron modernos hace por lo menos 77.000 años, pero quizá en Europa no se consiguió un desarrollo similar hasta más tarde, hace unos 40.000 años. Evidentemente, sólo el estudio y análisis de nuevos yacimientos africanos podrá dilucidar el tema, pero parece que, una vez confirmada la antigüedad de las herramientas y ocres sudafricanos, el nacimiento del ser humano moderno, el nacimiento del arte, deja definitivamente de ser europeo.

Actualmente se están analizando más de treinta yacimientos de sapiens africanos, que intentan permitirnos conocer los detalles del nacimiento de nuestra especie. Posiblemente, como han indicado algunos paleontólogos, es muy temprano para concluir que estamos contemplando el nacimiento de las conductas humanas modernas. Por otro lado, los arqueólogos de Blombos afirman que en las próximas campañas las sorpresas seguirán. Los libros del origen de nuestra especie están reescribiéndose continuamente.

¿Evolución o Revolución?

Numerosos prehistoriadores consideran que la aparición del arte simbólico suponen un cambio exclusivo del hombre moderno, el Homo sapiens sapiens, reflejo de una evolución cognitiva y conductual que lo hace realmente moderno. Sería una verdadera revolución que solamente se ha dado en nuestra especie. Frente a esta idea, otros especialistas, proponen un cambio evolutivo, gradual, de manera que la capacidad de expresarse simbólicamente ha ido creciendo de manera gradual en todas las especies humanas, incluso en el Homo Sapiens neanderthalensis.

En 1980, los arqueólogos encontraron un objeto en unas excavaciones en Berkhart Ram, en los Altos del Golán (Palestina), correspondiente a neandertales de hace unos 250.000 años, perecidos en una erupción volcánica. Ese objeto es una piedra con incisiones, realizadas por mano humana que, en opinión de algunos, parecen formar una figura femenina. Aunque no todos están de acuerdo en esa interpretación, por lo que este resto sigue, veinte años después, en medio de la controversia. En cualquier caso, otro emplazamiento neandertal, en Arcy-sur-Cure (Francia) presenta objetos (huesos animales con orificios posiblemente ornamentales), correspondientes a hace unos 40.000 años. Quizá los sapiens no fueron los primeros humanos modernos...



BIOÉTICA, GENÉTICA Y SOCIEDAD
Javier Bláquez Ruiz
TEMA: Bioética
URL: http://www.elcorreodigital.com/

Con la entrada del nuevo siglo nos enfrentamos inevitablemente a nuevos desafíos y retos, propios del tiempo que vivimos. Tiempo de cambio y de incertidumbre, de incesante progreso científico y desarrollo biotecnológico, que nos ofrece, por una parte, grandes posibilidades y expectativas, pero que nos plantea a su vez situaciones de riesgo imprevisibles. Ejemplo: la reciente clonación de un embrión humano realizada por una empresa privada de EE UU. Si pensamos históricamente en la evolución de la medicina, cabe recordar que los cambios que ha experimentado la práctica médica han sido mayores en los últimos cincuenta años que en los cincuenta siglos precedentes. Podría decirse, que de la antigua medicina tan sólo perdura, en cierto sentido, el humanismo terapéutico. Realmente es difícil imaginarnos ahora el ejercicio médico sin el concurso de los más diversos y sofisticados instrumentos tecnológicos e informáticos.

La novedad alcanza también, lógicamente, a los nuevos problemas que surgen respecto a la salud y a la enfermedad. De hecho, si pensamos tan sólo en el comienzo de la vida podríamos incluir, entre ellos, el complejo ámbito de la reproducción asistida, la situación actual de los embriones humanos congelados o las posibilidades de la clonación terapéutica, etcétera. Temas que junto con el fin de la vida, últimas voluntades, etcétera, demandan un análisis y reflexión no estricta ni exclusivamente técnicas. Y que requieren ser abordados desde una perspectiva más amplia, no sólo científica, técnica o económica, sino también social, ética y jurídicamente, con las ventajas, inconvenientes, pros y contras, que conllevan. Se trata en última instancia de saber cómo podemos avanzar y protegernos mejor, tanto la sociedad como los propios individuos, frente a los desafíos que nos presentan la biotecnología y la nueva genética, sin incurrir en propuestas irracionales, ni caer en la socorrida tentación paternalista.

Como es bien sabido, la biotecnología ha empezado a penetrar incisivamente en el misterio de los genes humanos y va a ser posible descubrir nuestra velada intimidad. A partir de ahora podremos encontrarnos con información sobre nuestro propio legado genético desconcertante, difícil de procesar. La paradoja, no obstante, es cuando menos sorprendente: a mayor conocimiento genético mayor incertidumbre. Cuantos más datos tengamos, por ejemplo, respecto de una enfermedad, al menos en las primeras fases, menor tranquilidad nos acompañará. Y así, en lugar de liberarnos por el conocimiento adquirido, podemos llegar a sentirnos, por el contrario, más condicionados y dependientes. Por lo que como señala D. Callahan, si la sociedad no asimila adecuadamente ese conocimiento que progresivamente va a seguir aportando la investigación genética, entonces viviremos con mayor obsesión en nuestro intento de controlar la enfermedad o la muerte.

Pero esa obcecación no va a contribuir en modo alguno al bienestar y felicidad personales. Y es que, a veces, tal y como la historia de la medicina atestigua empecinadamente, llegar a conocer la causa de una determinada enfermedad no implica en modo alguno saber y poder resolver el problema de inmediato. Así podríamos preguntarnos ¿cómo puede afectar a una persona conocer que al cabo de veinte o treinta años desarrollará posiblemente una enfermedad, para la cual no existía todavía tratamiento? Es muy posible que el grado de ansiedad y los estados psicológicos subsiguientes cambiarán en función de su personalidad, formación, las experiencias vividas, etcétera. Pero además corremos otro riesgo no menos peligroso. El riesgo de incurrir, como advierte la bióloga de Harvard R. Hubbard, en una especie de mitologización de la genética. Es decir, en exagerar el peso de los genes en nuestras vidas. Lo cual podría provocar que se amplíe desmesuradamente el número de pacientes, hipersensibles o hipocondríacos; o sea, enfermos con afecciones que no padecen realmente, ya que no son enfermos ‘auténticos’. Esto será, sin duda, de gran interés para algunos sectores del mundo empresarial. Especialmente para las compañías de seguros, ante le fuerte demanda de clientes que deseen asegurar su porvenir.

Por otra parte, advertimos día a día que el tiempo no es vivido de la misma forma en los diversos contextos científicos y culturales. Así. los avances logrados en el ámbito de la investigación genética y la correspondiente tecnología biomédica han alcanzado un desarrollo proporcionalmente mayor, por así decir, que la capacidad de la propia sociedad para comprenderlo y asimilarlo. Constatamos cómo el desarrollo tecnológico no siempre se ve acompasado por un adecuado proyecto de progreso cultural y moral. Este último avanza más sosegadamente, y se manifiesta a veces de forma imprecisa, confusa o errática. El riesgo, obviamente, es el vértigo que puede producirse, y como consecuencia la pérdida de conciencia y percepción adecuada de la realidad. Si además existen lagunas o vacíos legales, la tentación y el peligro será, si cabe, mayor. El caso reciente del ginecólogo italiano y su propuesta de clonar seres humanos en Inglaterra, es un ejemplo ilustrativo.

Polémicas no han de faltar, como la última, que acaba de trascender a la opinión pública, sobre la clonación terapéutica de embriones humanos, que a veces se confunde -¿deliberadamente?- con la clonación reproductiva. Porque es cierto que cada vez podemos saber más, que disponemos de información más amplia. Pero de nuevo conviene matizar que no sólo necesitamos conocimiento acumulado. También será decisiva, especialmente, la orientación que se dé al curso de ese conocimiento, su finalidad. Sin olvidar el soporte cultural y social que lo albergue. Pues como recuerda D. Callahan, las decisiones que tomaron, por ejemplo, el siglo pasado los nazis no fueron nefastas únicamente por el grado de ignorancia o desconocimiento genético que ostentaban, sino también por otras motivaciones muy distintas, y más concretamente de naturaleza ideológica, es decir racista, xenófoba y en última instancia genocida. Esa fue la principal motivación.

No cabe duda de que las continuas aportaciones científicas y biotecnológicas no sólo aportan artefactos o instrumentos, sino que además generan cambios culturales de gran alcance. La reciente experiencia de la clonación reproductiva animal con la oveja Dolly, es paradigmática, pues dicha técnica permite plantearse y cuestionar incluso el sentido o trascendencia de la sexualidad, tal y como había sido comprendida y practicada durante siglos, así como el histórico sentido de la paternidad, el rol materno, la configuración de la familia, o los vínculos entre generaciones. Por consiguiente, la propuesta bioética ha de ser clara e inequívoca: es preciso avanzar en el ámbito de investigación biomédica, y paralelamente, de forma integrada, con otros planos. Entre ellos el ámbito ético, jurídico y social.

Ya para concluir, conviene precisar que tal y como precisa el premio Nobel de Medicina F. Jacob, una determinada época o cultura alcanza reconocimiento especialmente no tanto por la cantidad de conocimientos adquiridos, cuanto por las preguntas que se formulan y replantean; por los principios y criterios que se elaboran y aplican. Es así como se transforma y se forja paulatinamente nuestra concepción del mundo, del ser humano, de la vida, de la sociedad. Afortunadamente, el hombre no es sólo naturaleza o biología, es también cultura. Y así al patrimonio genético hay que sumarle el patrimonio histórico, cultural, social y jurídico. Pues somos más que nuestros genes.



¡PUES VAYA INVENTO!
Joseph Catalá Medina
TEMA: Escepticismo
URL: http://www.elcorreodigital.com/

Dicen los que saben de eso, que la casi totalidad de los estadounidenses anda siempre con la boca abierta y preparada para engullir las ruedas de molino que le sirven, más o menos condimentadas, no importa qué medio de comunicación. Y más aún desde el pasado 11 de setiembre. Vamos, que se acepta sin más, por ejemplo, el milagro que supone que las pantallas de televisión muestren la silueta de un avión con cuatro turborreactores, indicando que es el que se lanzó sobre el Pentágono, y luego, a renglón seguido, ofrezcan las imágenes de los restos del aparato, que corresponden a un Boeing bimotor.

Más recientemente, los potenciales casos de carbunco (ántrax para los anglosajones) hacen temblar al personal. Se habla de media docena de muertes, todas muy misteriosas, que todo debe decirse. Si uno se toma la molestia de informarse en la Organización Mundial de la Salud, y en la Oficina Internacional de Epizootias, comprobará como en EE UU deben presentarse estadísticamente -como país industrializado que es- hasta 40 muertes por carbunco al año, y, desde luego, sin intervención de terrorismo alguno. Más aún, algunos estados norteamericanos son endémicos para el carbunco. El de Texas, por ejemplo, es uno de ellos. La verdad, extraña que el presidente Bush, habiendo sido el gobernador de Texas, ignore este detalle y dé las culpas a quien primero pase por ahí.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el anuncio de la «clonación de un embrión humano» para obtener «tejidos destinados a trasplantes», en palabras de los dirigentes de la empresa Advanced Cell Technology? Pues tiene que ver mucho, toda vez que se trata -sin ningún género de dudas- de un notición… que no se sustenta como no sea en la boca abierta de quien la quiera mantener así.

En primer lugar, cualquier iniciado en el tema de la disposición de células madre, sabe que resulta mucho más eficaz trabajar con embriones (óvulo y esperma) y no con líneas clonadas, que nada aportan, como no sean problemas. Por otra parte, dicen los portavoces de la empresa que han logrado «hasta 6 células» en la división del embrión. Pues qué bien, nadie puede -hoy por hoy- asegurar que de tal o cual célula resultará un tejido determinado para su uso en trasplantes, si no ha conseguido una división mucho mayor, de unas 150-200 células (‘blastocito’), como mínimo.

Habrá que estar atentos a cuanto sube el valor de las acciones de la compañía. Será la prueba de que la rueda de molino ha colado de nuevo.



‘BIN VÍDEO’
Marta Santos
TEMA: Atentados del 11-S
URL: http://www.elcorreodigital.com/

Qué alegría poder inaugurar el año diciendo ‘ha nacido una estrella’. Efectivamente, Terry Toons ya tiene un seguidor en el mundo de la fantasía animada, de ayer y de hoy, y Carlos Carnicero ya tiene una musa para la reedición del ínclito programa ‘Confesiones’. Ahí tenemos a Bin Laden, carismática estrella, actor del método Grotowsky -el pobre, en chándal, escondido en una cueva-, intérprete sublime que, de la mano de la ‘Al-Jazira Productions’, hará pronto las delicias del celuloide con sus ‘Bin vídeos’ llevados a la pantalla grande.

Le vemos en la imagen convenientemente aderezado, con todos los aditamentos escénicos del nuevo género que ha creado: el ‘arabian thriller’, el ‘psico-majaderías’, el ‘reality-canguelo’. Con su barba, su cara de malo y sus zapatos letales, Bin Laden sale de vídeo en vídeo confesando todo, lo que se dice todo: «que sí, fui yo», «soy un ser perverso», «aquí estoy, el anticristo» o «¿las torres? Ése es sólo el principio de La Gran Masacre». Los productores de la costa Oeste se frotan las manos y las suelas, y preparan ardorosamente guiones y más guiones para las numerosas entregas que anegarán el mercado audiovisual con el ‘starring’ del nuevo milenio. Bin Laden y la cripta embrujada. Bin Laden y el Arca Perdida. Bin Laden y el secreto de Fátima. Bin Laden tras el corazón verde. Bin Laden y Godzilla. Y así ‘ad aeternum’ y ‘ad nauseam’.

En este año capicúa que recién comienza, veremos a Bin Laden reventando las taquillas con sus futuros éxitos en los que se hará responsable, como buen mito del terror, de innumerables crímenes, atrocidades y tropelías: «sí, yo maté a Manolete» o «lo de Olof Palme fue cosa mía» o «cómo lloraba la niña Melody cuando la secuestré». No sé para qué nos molestamos en buscar al responsable del crimen de los marqueses de Urquijo o de los guiones de Los Morancos: ahí está Bin Laden para confesarlo todo ante el anhelante público.

Los malos del terror clásico, como Nosferatu o Bela Lugosi, están de capa caída. Los vampiros y alienígenas quedarán pronto definitivamente arrinconados frente a este malvado de carne y hueso que ha cometido todos los crímenes de todo el siglo en todos los continentes. Menudo chollo para un director de cine o un productor televisivo: poder fichar a Bin Laden, que lo mismo se maneja con bombas que con balas que con polvillos carbuncoides, para sacarle su mejor perfil contándonos cómo y por qué atentó contra Jodie Foster o cuál fue su papel en la trama de Gescartera.

No sabemos qué dirá Jiménez del Oso ante semejante fenómeno que, cualquier día, saldrá contándonos toda la verdad sobre la sangre de San Pancracio y obligándole a cerrar el chiringuito.



LÚCIDO: LA LÚCIDA APUESTA VENEZOLANA.
Zenón Sanz
TEMA: Revistas

El pasado mes de diciembre, llegaba desde Venezuela, cual navideño regalo, la noticia de un nuevo alumbramiento. Esta vez no se trataba del parto de ningún ser de ascendencia pretendidamente divina sino del alumbramiento de un hijo de lo humano, de un nuevo medio de divulgación del Escepticismo y del Pensamiento Crítico en Hispanoamérica.

La criatura llegaba a nuestros brazos, plena de promesas y proyectos de futuro, de las manos de Javier Garrido, Ricardo Babarro, Sami Rozenbaum y Guido Núñez; miembros todos ellos de la AREV - Asociación Racional Escéptica de Venezuela y del Consejo Editorial de “Lúcido” - así de rotundo es el nombre que han escogido para su proyecto.

El objetivo, que se han marcado nuestros compañeros venezolanos, es en su misma sencillez labor de titanes: “difundir el punto de vista científico y racional, desenmascarando los fraudes, la pseudociencia y la charlatanería y sembrando las semillas de duda que desencadenen el proceso del pensamiento crítico en nuestra sociedad”.

Escribió Bertrand Russell el siguiente texto: "Deseo proponer a la favorable consideración del lector una doctrina que, me temo, podrá parecer desatinadamente paradójica y subversiva. La doctrina en cuestión es la siguiente: no es deseable creer una proposición cuando no existe fundamento para suponer que sea cierta." . Tal es el mensaje de bienvenida, que podemos encontrar en la página principal de la AREV http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/, y es de rigor reconocer que Lúcido hace honor a dicha divisa.

Desde estas páginas quiero dar una calurosa bienvenida a Lúcido y ofrecer todo nuestro apoyo a sus gestantes y gestores. Desgraciadamente, mucho y ancho es el campo de la irracionalidad, en el que los escépticos debemos introducir el arado y la simiente del racionalismo por lo que siempre es de agradecer la suma de empeños.

Amigos lectores, sólo me resta animaros a que subáis a este nuevo carro mediante el envío de un mensaje en blanco a lucido-alta@eListas.net o, directamente, a través de http://www.eListas.net/lista/lucido/alta. Quien esto escribe os puede asegurar que su lectura merece ciertamente la pena.

Amigos, ¡que sea fructífero vuestro viaje y gracias por vuestro regalo!



QUÉ CIENTÍFICOS DEBEN RESPONDER A LAS PREGUNTAS DE LA SOCIEDAD
Antonio Hernando
TEMA: Ciencia

La ciencia, cuya historia indica que se encuentra fuertemente correlacionada con el grado de civilización, cultura y democracia, no se rige por las normas formales de la democracia a la hora de decidir opciones políticas. La comunidad científica se estructura conforme a un arraigado sistema de élites, parecido en cierta medida al que rige en el tenis profesional. Están estas élites formadas por científicos de prestigio reconocido, grupos investigadores de excelencia, revistas objetivamente jerarquizadas que conducen y validan el progreso del conocimiento, algunas empresas de vanguardia tecnológica, conocidas Academias de Ciencias y ciertas instituciones nacionales de investigación y universidades. Cualquiera de estos grupos de dimensión y características tan variadas es susceptible de ser calificado objetivamente, análogamente a como lo están los diferentes torneos del circuito. La ciencia se reconoce en el impacto que la obra de cada uno tiene en la comunidad, impacto que se manifiesta en las referencias en las revistas de calidad, las invitaciones a conferencias internacionales especializadas, las solicitudes que se reciben para la realización de doctorados, las invitaciones a los consejos editoriales de las revistas y los premios internacionales y nacionales de prestigio.

Es cierto que, como consecuencia de la objetividad de la evaluación de la calidad científica, todos los miembros bien informados de la comunidad están en lo esencial de acuerdo con ella. Así sucedió en España tras la primera evaluación de la labor investigadora del personal científico de las universidades y del Consejo.

Sin embargo, esto no implica, ni mucho menos, que siempre interese a la mayoría de los profesionales hacer pública esa conformidad. El argumento más utilizado a la hora de buscar justificaciones para la diferencia de calidad es la desigualdad de circunstancias y ambientes en que se ha desarrollado el trabajo investigador. Pero, si bien la búsqueda de igualdad de oportunidades es la base de una sociedad justa, su ausencia no constituye un nuevo elemento a considerar en el método objetivo de la evaluación de la calidad científica. La ciencia no es humanitaria ni se rige por los principios del derecho y la justicia. La ciencia es crítica; a diferencia del saber tradicional, siempre se encuentra en el límite de lo desconocido, del no saber y, por tanto, dispuesta a cambiar su bagaje de conocimientos. Pero, cuando algo está sólidamente establecido, toda la comunidad lo acepta. Sólo un experimento nuevo puede hacer tambalear el estado del arte. Ante estas consideraciones surge una cuestión importante: ¿cómo se enmarca el mundo científico dentro de la sociedad democrática, en la que el derecho y la justicia constituyen sus pilares básicos? Éste es el objetivo y el arte de la política científica que debe mantener una relación fluida entre dos grupos tan heterogéneos. Y debe ser elitista con los científicos para, paradójicamente, contribuir a la justicia en la sociedad.

Dentro de una rica diversidad de temas de debate convendría aislar uno sumamente urgente para la buena interacción ciencia-sociedad. Se refiere a lo importante y trascendente que para la sociedad es reconocer quiénes son los científicos de calidad. Dicha importancia se realza con los debates sociales sobre temas de alto contenido científico, como son la energía, las vacas locas, los trasvases hidráulicos, los teléfonos móviles o el efecto de los campos electromagnéticos producidos por las líneas de alta tensión.

Para no ser ambiguo, enunciaré un ejemplo concreto y actual. Como es sabido, existe lo que se denomina cierta 'presión social' relativa al efecto que pudiera tener sobre la salud el campo electromagnético producido por las líneas de alta tensión. En la opinión pública y en decisiones políticas e incluso judiciales influyen directamente algunos científicos, por lo que resulta determinante su calidad. Baste leer, por ejemplo, el artículo de revisión de la revista más prestigiosa de medicina, New England Journal of Medicine (volumen 337, página 37, 3 de julio de 1997), para conocer lo que es opinión de la comunidad científica. En dicho artículo se concluye que no existe prueba alguna que relacione cualquier enfermedad grave con las líneas de alta tensión. Es más, el artículo acaba con esta incisiva aseveración: 'Tras 18 años de investigación, se ha generado una considerable paranoia, pero no se ha adelantado nada en conocimiento. Es momento de parar el derroche de nuestras fuentes de investigación y de reconducirlas a la investigación de las verdaderas causas de la leucemia infantil'. De la misma forma, el Consejo de la Comunidad Europea, en sus Recomendaciones relativas a la exposición a campos electromagnéticos, de fecha 12 de julio de 1999, redactado tras escuchar las opiniones de los científicos europeos de mayor prestigio, establece que no existe ninguna evidencia que permita relacionar la influencia de los campos electromagnéticos de 50 herzios (frecuencia correspondiente a la red de suministro) con la potenciación de enfermedades graves.

Sin embargo, hay en España 'científicos' que opinan que los campos producidos por las líneas de transmisión eléctrica son sospechosos de causar o potenciar enfermedades graves. Es obvio que existen interacciones entre los campos electromagnéticos y la materia viva, ya que la vida es básicamente química y la química es exclusivamente electromagnetismo. Pero lo que la comunidad científica acepta es que no existen pruebas de que tales interacciones sean nocivas, por debajo de ciertos umbrales de intensidad (concretamente, 100 microteslas o un gauss para campos de 50 herzios). Siendo la posible nocividad la asociada a las corrientes inducidas en el organismo que podrían superar los límites de tolerancia y nunca la supuesta potenciación de supuestas enfermedades. No obstante, lo dicho por los 'científicos' que opinan en contra de la comunidad y alertan del peligro de los campos electromagnéticos es lo que genera la auténtica alarma social, la información de venta fácil, la simpatía de los grupos de mayor sensibilidad social y el cúmulo de confusionismo dentro del cual se acaba hablando de intromisión de campos electromagnéticos en los hogares, sin hablar de intensidades de campo. Por higiene intelectual, conviene recordar que tanto la luz como el calor que nos llegan de la llama de la chimenea son campos electromagnéticos que se introducen en nuestros hogares y en nuestra atmósfera y, por cierto, nos dan la vida.

La hipersensibilidad a posibles perturbaciones del estado de salud de los ciudadanos constituye una laudable actitud cívica, síntoma de desarrollada conciencia democrática y social. Si el Parlamento decidiese que la mínima sospecha es suficiente para tomar medidas drásticas -de incalculables consecuencias- en contra de la transmisión de energía eléctrica, todos lo aceptaríamos con disciplina democrática. Incluso aunque la sospecha carezca de la mínima base científica, ya que hay muchos aspectos condicionantes e importantes en la polis que se escapan de la ciencia. Pero salvemos a la sociedad del engaño que consiste en hacerla creer que esta decisión está basada en el conocimiento científico. Si bien lo que ningún investigador puede decir con carácter universal y absoluto es que un efecto determinado no produce daño, sí puede y debe analizar la existencia de pruebas. Según el informe elaborado este año en Madrid por la Real Academia de Ciencias, en el que se analizan los resultados de más de cien artículos publicados en los últimos cinco años en las más prestigiosas revistas, no existen pruebas que muestren la relación de los campos electromagnéticos con daños conocidos cuando la intensidad de los campos es inferior a la indicada en las recomendaciones del Consejo de la Unión Europea.

Si algún científico dice que existen pruebas de que los campos generados por las líneas de alta tensión producen cáncer o cualquier otra enfermedad, aconsejo mirar con detenimiento el historial o currículo de tal científico. Es casi seguro que no está en el circuito, por emplear el lenguaje del tenis profesional al que estamos todos más acostumbrados. De hecho, ese científico se sale y excluye de la comunidad cuando, al no aportar evidencias convincentes y novedosas para el resto de los especialistas, niega o contradice su estado actual de conocimiento. Aprovecha la característica más hermosa de la ciencia, como es su cautela y criticismo permanente, para utilizarla como resquicio donde hacer emerger su opinión. Las opiniones particulares, de investigadores, no probadas y contrarias al conocimiento bien establecido de su campo de especialidad, no merecen más respeto que el de cualquier conjetura de cualquier ciudadano. Por esto es importante que la sociedad sepa reconocer a aquellos cuyas respuestas debe escuchar cuando hace preguntas sobre ciencia. Los medios de comunicación guiados por la comunidad científica y las Academias de Ciencias tienen posibilidad y responsabilidad de informar a la sociedad en este punto.

No hay duda de que la cultura científica de los grupos de cultura general media, incluso de los países más desarrollados, es baja. Lo que resulta grave es que las clases dirigentes de un país también sean científicamente incultas. Creo que el nivel científico de la población se podría medir con el índice de coincidencia entre los nombres de los científicos más conocidos entre dicha población y los nombres de los científicos mejores que son los más conocidos dentro de su comunidad de especialistas. Aunque sólo fuera por ayudar a reconocer a los científicos de calidad, la iniciativa de la evaluación del trabajo investigador constituyó uno de los puntos más brillantes de la política científica española.
[Nota] * Antonio Hernando es físico y miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.



'SCIENCE' DEDICA UN ARTÍCULO A LOS MAYORES AVANCES BIOMÉDICOS DEL AÑO 2001
Ángela Boto
TEMA: Biología
URL: http://www.elmundosalud.com/

Como sucede cada mes de diciembre, la revista 'Science' y sus editores, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, confeccionan su lista de los 10 temas favoritos que se han producido a lo largo del año que finaliza. En 2001, cuatro de estos campos pertenecen al dominio de la biociencia.

La publicación científica destaca en su artículo que el año comenzó con la publicación de los resultados del Proyecto Genoma Humano. Sin embargo, al final de este periodo el evento se diluye discretamente entre el resto de innovaciones que se han producido en le mundo de la biociencia. Es más, la omnipresente doble hélice de ADN está obligada a dejar paso a su hermana pequeña, la cadena simple de ácido ribonucleico, ARN.

Esta molécula se ha convertido en 2001 en el centro de atención de muchos investigadores, tras descubrir que su papel en el ciclo de la vida es más importante de lo que inicialmente se había pensado. El ARN era hasta ahora tan sólo el intermediario entre el ADN y las proteínas, el encargado de transmitir la información encerrada en la doble hélice para la síntesis de las cadenas proteicas. Durante los pasados 12 meses, se ha descubierto que una de las formas del sencillo ácido nucleico es capaz de modular la actividad de determinados genes en células humanas. También se ha visto que permite a una bacteria adaptarse rápidamente a los cambios del entorno, una función que, en opinión de los expertos, es muy posible que desempeñe también en los mamíferos.

Pero las sorpresas ocultas del modesto ARN no terminan ahí, sino que los últimos trabajos realizados parecen indicar que el ácido ribonucleico podría haber precedido a las proteínas en las primeras formas de vida. A pesar de que la explosión del genoma parece haber entrado en un periodo de más calma, las publicaciones aparecidas en el primer trimestre de 2001 desataron los deseos de la comunidad científica de secuenciar. De hecho, en estos momentos se dispone de las secuencias de ADN de más de 60 organismos, la mayoría microbios, y ya están en las últimas fases de investigación los trabajos sobre las cargas genéticas de ratas, ratones, algunos peces, hongos y levaduras.

Cerebro

Hace años que los científicos buscan la estrategia que sigue la Naturaleza para conseguir que los axones neuronales que están desarrollándose en el embrión se dirijan a la región correcta del sistema nervioso. Este año, un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (EEUU) ha descubierto el mecanismo que permite a estas células llegar a su destino.

Se trata de un camino de señales de atracción y repulsión que los propios científicos califican como el libro de instrucciones para conectar el cerebro. Otra de las referencias encontradas en el artículo de Science es la de la aprobación de un nuevo fármaco contra el cáncer: Glivec. ¿Qué tiene esta molécula para ser tan especial? Es la primera que dirige su acción contra un defecto bioquímico específico que produce el tumor. El agente ha sido aprobado para la leucemia mieloide crónica, cuya causa es un enzima anormal que se produce por la fusión errónea de dos genes, y es muy eficaz, particularmente en los estadios iniciales de la enfermedad.

Y los ganadores del 2002 serán…

Los editores de 'Science' han consultado su bola de cristal y se han atrevido a aventurar lo que pasará en el año 2002. Al parecer, uno de los protagonistas indiscutibles van a ser las células madre . Gobiernos, investigadores y compañías biotecnológicas estarán envueltos en discusiones éticas y en carreras comerciales. Las restricciones a las aportaciones económicas de la Administración de los EEUU establecida el pasado mes de agosto han dejado el terreno sembrado para la polémica y para que otros países, con normas más laxas, ganen terreno en los trabajos con las progenitoras celulares. El tiempo dirá quiénes alcanzan los primeros puestos en este campo.

Los genes seguirán dando que hablar en el próximo año. Con la secuencia del genoma humano encima de la mesa, los científicos esperan progresar en la comprensión de las enfermedades más complejas.

De hecho, patologías como la diabetes, el cáncer o los trastornos cardiacos están causadas por la contribución de diferentes regiones de ADN.

En los próximos 12 meses, podrán también comenzar a verse los frutos de la proteómica . Esta disciplina surgida de la estela del Proyecto Genoma se encarga de estudiar las proteínas producidas por la célula, según la información codificada en el ADN.

Se trata de un vasto campo de investigación puesto que pueden existir millones de proteínas. Pero la inversión de las compañías privadas y de los gobiernos es tan importante que se cree que el próximo año se presentará en sociedad el primer fármaco surgido de la proteómica.



EL TENTETIESO
Borja Marcos
TEMA: Informática
URL: http://www.cibernauta.com/

Supongo que el lector recordará aquellos simpáticos muñequitos, que uno tumbaba de un sopapo y volvían a ponerse de pie con una sonrisa de oreja a oreja. Curiosamente, estos días no consigo quitarme la imagen de la cabeza mientras leo la andanada de mensajes de correo en las listas de seguridad a raíz del ya tristemente famoso gusano "Nimda".

Aunque disto mucho de ser amigo de Microsoft (alguno seguramente me considerará ya un detractor compulsivo), realmente les recomendaría el nombre para sus nuevos sistemas operativos. Podrían empezar con "Tentetieso' 2002", añadiendo el año cada vez que les venga en gana. El nombre lo tiene todo. Es simpático, juguetón, evoca nuestra más tierna infancia, en fin, creo que es un sueño para su departamento de marketing.
Puedo imaginar además la presentación. ¿Veríamos a Bill Gates en el escenario disfrazado de tentetieso ante una cola de usuarios y administradores hartos turnándose para darle sopapos -o tartazos- viéndole levantarse una y otra vez? Supongo que más de uno se prestaría gustoso a participar en el happening.

Lo que hemos visto esta vez formaba parte de mis peores pesadillas, y para colmo uno de los afectados ha sido nada menos que Microsoft. No me refiero a que esta vez el gusano afectara tanto a ordenadores de usuario como a servidores. Al fin y al cabo, si todos usan básicamente la misma cosa, esto es relativamente normal.

El programita en cuestión exhibe una nueva habilidad: modifica los archivos de páginas web almacenados en el disco, añadiendo una trampa que hace que las versiones de Internet Explorer vulnerables descarguen y ejecuten una copia del virus. ¿Qué pasará si el ordenador de un webmaster se agusana?

Pasará lo que de hecho ha pasado en algunos sitios, incluyendo la página principal del web de Frontpage de Microsoft. Al visitarlo, uno se encontraba con una ventana abierta por el navegador dando un error por no encontrar el archivo readme.eml (el gusano preparado para descargar de un web). Por supuesto, la noticia ha corrido como un reguero de pólvora por las listas dedicadas a la seguridad informática.

Microsoft se ha apresurado a publicar un desmentido, afirmando que "para que el PC sea infectado por el servidor, es necesario que estén presentes el script y la copia del gusano, pero no había tal copia en el servidor". Afirman también que el patinazo ha sido obra de un desarrollador de contenidos externo.

Esta nota tranquilizadora de Microsoft más bien debería tener el efecto contrario. ¿Qué hubiera pasado si el bichito hubiera hecho una modificación más sofisticada? La realidad, cuidadosamente obviada por Microsoft, es que el web de Microsoft ha sido modificado por el autor de un virus. Me da igual que no haya funcionado, que no hubiera copia, etc. El hecho es que la modificación no ha sido introducida por Microsoft ni por su desarrollador. Todo lo demás es irrelevante.

¿Quién mantiene, por ejemplo, las páginas dedicadas a seguridad en Microsoft? ¿Quién las mantiene en otros sitios? Sobre todo, ¿Qué sistema operativo y qué aplicaciones emplean los desarrolladores en sus equipos de sobremesa? SI hay algo que nos ha mostrado este último incidente es el hecho de que la seguridad es una cadena muy compleja, y el eslabón más débil puede invalidar todo el resto de las medidas de seguridad.

De nada sirve disponer de servidores seguros y bien protegidos si el equipo de sobremesa de los administradores es vulnerable. Solamente es cuestión de tiempo que alguien desarrollo un gusano similar pero más silencioso, capaz de hacer cosas solamente un poco más sofisticadas en el ordenador de un desarrollador de web o un programador.

Por si fuera poco, con su nueva iniciativa .NET y su servicio de autentificación Hailstorm, Microsoft pretende mantener una base de datos llamada Passport en la cual acabarían los datos personales de la mayor parte de los usuarios de la red. Con el historial de seguridad que posee Microsoft, ¿alguien en sano juicio piensa que no correrá el riesgo de que se vean comprometidos? Microsoft puede prometer -y promete- lo que le de a gana, pero los hechos hablan por sí mismos. Que Dios nos coja confesados.



TAPADAS O DESNUDAS
Eduardo Haro Tecglen
TEMA: Religión
URL: http://www.elpais.es/diario/

Las talibanas aún no se han quitado la cárcel de ropa: tienen miedo. Los que entran son, finalmente, hombres, afganos, integristas religiosos: cuidado con ellos. Y estos hombres compran y miran en coro estampitas de mujeres ligeras de ropa: artistas del cine de la India. Otras imágenes de las chicas pintadas proceden, a mi parecer y recuerdos, de algún prostíbulo, dado el cálido interior en que se hacen.

Los talebs o los islámicos, en general, que en otros lugares llevan a peores a sus mujeres, tienen una teoría: velos, capuchas y trajes talares no van contra ellas, sino para encarcelar la lujuria del hombre. Son como Franco. Cuento a veces que un jefe de Censura, Juan de Dios Ruiz Ferrón, que me recibió con camisa de Nazareno y un pasador con calavera y tibias sujetando el cordón, me explicó el funcionamiento del aparato genital femenino para reprocharme ponerlo en funcionamiento con humedades, congestión de sangre y excitación si yo publicaba (en Sábado Gráfico, que dirigía) una foto de Errol Flynn en slip; para calmar ese acontecimiento fisiológico, las chicas hacían cosas pecaminosas, sus almas corrían peligro y algunas se perdían. ¡Vaya taleb! Cuando acabó ese tétrico reinado, el desnudo femenino fue un signo trascendental en el teatro, y por actrices de primer orden: María José Goyanes, Rosa Valenty, Victoria Vera. No era frivolidad, sino reivindicación de una idea del hombre y la mujer. Se habló de 'destape', pero era una libertad.

Todos los desnudos, masculinos y femeninos, representan una mirada de artista, de los griegos a Canova, de él a Picasso -ahora exhiben sus cuadros eróticos en Barcelona-, hacia algo que se considera bello de por sí. Estos saltos de las tapadas a las desnudas tienen más trascendencia de lo que parece: el salto del oscurantismo a la libertad.

En el refranquismo de ahora, en el neoscurantismo, se vuelve a reprimir el desnudo. En una vida larga de asombros y extrañezas (la de este inocentón) es asombroso que el esfuerzo contra el cuerpo femenino lo hagan ahora las feministas; aunque en los finales del XIX una sufragista inglesa, del grupo de Mrs. Pankhurst, apuñaló La Venus del espejo, de Velázquez (lo tengo como fondo de pantalla del ordenador, pero lo voy a quitar porque la reproducción pierde su suntuosidad de carne, terciopelo y cristal).



EL SEXO NO SÓLO ELIMINA ERRORES SINO QUE FIJA CARACTERES POSITIVOS EN LA EVOLUCIÓN

TEMA: Biología
URL: http://www.elpais.es/

El sexo no es simplemente reproducción. No lo es ni en términos de relación humana ni tampoco para gran parte de los organismos, unicelulares o no, que pueblan el planeta. Según se va viendo, sexo implica cooperación y altruismo, pero también tensión, egoísmo y, en no pocos casos, un coste asociado que genera grandes dudas acerca de su eficiencia real a lo largo de la evolución, especialmente si se compara con formas de relación asexual mucho menos costosas y de las que se deriva una descendencia prácticamente idéntica. Pese a ello, la evolución ha preservado el sexo, y no sólo para asegurar la perpetuidad de las especies.

La cuestión no es baladí y, por el momento, carece de respuestas obvias. Lynn Margulis, de la Universidad de Massachussetts (EE UU), señalaba en las jornadas Sexo y Evolución organizadas por el Museo de la Ciencia de Barcelona Fundación La Caixa, la existencia de especies con más de dos géneros y las múltiples formas que adopta la reproducción como ejemplo de la complejidad de lo que se considera un principio básico en biología.

En cualquier caso, según Richard Michod, director del departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Arizona, el sexo podría definirse como un 'instrumento imperfecto para un mundo imperfecto'. La imperfección del instrumento vendría dada por el enorme coste que implica emplear el sexo con fines reproductivos y que se traducen en la puesta a punto de estrategias de selección y encuentro de la pareja sexual. ¿Pero para qué tanta complejidad?

Para este experto estadounidense, el sexo responde a dos principios básicos, el de asegurar la inmortalidad entendida en forma de perpetuidad de los genes, y no de los individuos y el de mantener una cierta continuidad en lo que serían sus vehículos de transporte, sean éstos organismos unicelulares como las bacterias o seres más complejos como los humanos.

La tensión entre la recombinación genética -fenómeno por el que los códigos de los progenitores se funden para propiciar la descendencia- y la fidelidad -según la cual el descendiente es simplemente parecido a sus progenitores, pero no idéntico- es lo que para Michod da sentido al sexo. 'A través de la recombinación', señala, 'pueden eliminarse errores perjudiciales para el individuo', dice. Pero también ayudar a fijar aspectos positivos desde el punto de vista evolutivo. Así lo han demostrado William R. Rice y Adam K. Chippindale, de la Universidad de California en Santa Bárbara. En un artículo publicado en el ultimo número de Science, apuntan que la recombinación incrementa la efectividad de la selección natural permitiendo que mutaciones beneficiosas para un individuo se diseminen en la población y se mantengan. Los dos expertos, que han comprobado este fenómeno de permanencia a largo plazo en la mosca del vinagre, concluyen que la reproducción sexual es mucho más efectiva para fijar caracteres beneficiosos que la asexual.

La siguiente pregunta es por qué hay organismos que se reproducen asexualmente. Para Michod es una estrategia a corto plazo. 'Conocemos especies de peces y lagartos con vida asexual', dice, pero ninguna parece haber tenido demasiado éxito evolutivo.

El caso es que la recombinación genética no es perfecta. Los códigos incorporan a menudo errores que no sólo afectan a un individuo específico sino que se transmiten de generación en generación. Si la reproducción es asexual, esto es, sin recombinación, los errores permanecen en el tiempo y sólo sobreviven, dice Michod, mientras el entorno se lo permita. De ahí que la clonación sea una estrategia 'a muy corto plazo', útil para un individuo pero no para una población a largo plazo. 'El sexo permite corregir errores', concluye.

Visto así, los costes del engranaje sexual tienen su razón de ser. Amotz Zahavi, director del Centro de Estudios del campo de Hatzeva, en Israel, los describe en forma de 'cooperación necesaria' entre individuos. Las estrategias, resumidas en su teoría del handicap, son la ostentación de valores, el prestigio y el vínculo social.

Ostentación

La ostentación es característica de los machos que buscan aparearse. El ejemplo más característico es la cola de los pavos reales, pero hay otros muchos. Representa la primera inversión energética. A través de ella, por otra parte, individuos de distintas especies se aseguran un lugar preeminente en la población, una posición de prestigio social que, aunque no tenga fines sexuales, va a ser útil. La tercera inversión, dice Zahavi, viene dada por el vínculo, el equivalente a la relación social, cuyo mantenimiento ayuda a preservar la continuidad de la especie. Para ello es imprescindible combinar egoísmo con altruismo.

Michod destaca que es el egoísmo de los genes el elemento de cooperación para todos los organismos, de modo que el sexo prevalece sobre la reproducción asexual por sus ventajas competitivas y pese a sus costes. Salvo para una excepción, las rotoferas, organismos microscópicos multicelulares que se reproducen asexualmente desde hace millones de años y que han sido capaces de introducir variabilidad genética a lo largo de la evolución. 'No entendemos cómo es posible', dice.



TODO LO REAL ES PENSABLE
Jorge Wagensberg
TEMA: Ciencia
URL: http://www.elpais.es/

Sea una mente pensante y el resto del mundo. La unión de estas dos partes desproporcionadas es el conjunto de todo lo que es: la realidad. En ella se basa el primer principio del método científico. Es la hipótesis del mundo real: la realidad existe y es pensable. Una hipótesis no es verdad ni mentira. Se acepta o no se acepta. No aceptar la hipótesis del mundo real es una decisión inútil. Asumirla, en cambio, ha servido para producir toda la ciencia aún vigente. El científico necesita afirmar: todo lo real es pensable. Imposible demostrar la verdad o falsedad de esta afirmación. Por eso es una hipótesis. Para demostrar que es verdadera habría que recorrer toda la realidad (una tarea infinita). Para demostrar que es falsa habría que encontrar algo real que no fuera pensable (pero ¿cómo asegurar que tal situación no se debe a una particular incompetencia?). En cambio, la tesis todo lo pensado es real se puede demostrar falsa o verdadera. Por eso es una tesis. A ello, justamente, se aplica la ciencia. Se empieza por percibir lo real. Luego se piensa una representación. Y por fin la gran cuestión: ¿hasta dónde es real tal representación? ¿Cómo saber hasta qué punto es real lo que pensamos? Se diría que, desde la mente que piensa, existir tiene grados.

La mínima manera de existir es el no existir por imposibilidad lógica. Es el grado cero. Por ejemplo, una mente puede imaginar el siguiente suceso: un individuo viaja a su propio pasado y cambia la historia. El suceso es lógicamente imposible ya que puede ser a la vez A y la negación de A (en particular, el individuo puede usar su existencia (A) para eliminar a cualquiera de sus ancestros necesarios e impedir así su existencia (no A). Es la manera más radical de ser irreal. Las contradicciones internas de lo pensado, la incoherencia lógica, anula cualquier pretensión de acceder a la realidad.

El grado uno de existencia en una realidad se da cuando lo pensado, aunque limpio de contradicciones internas, resulta que tiene contradicciones con la realidad a la que pretende acceder. Por ejemplo, se puede pensar en un barco que funcione perpetuamente tomando energía del océano (enfriando insignificativamente sus aguas). Ello no viola el principio de conservación de la energía, pero sí el segundo principio de la termodinámica. Es un barco sin problemas lógicos, pero termodinámicamente inviable. Un barco pensado así, jamás surcará aguas reales.

El grado dos de existencia en una realidad se da cuando no hay contradicciones, pero sí cierta incompatibilidad con la particular realidad. Se puede imaginar un insecto de 15 metros pero, en el planeta Tierra, sería incapaz de aguantar su propio peso. Por ello, tales criaturas sólo se ven en el cine.

El grado tres de existencia en una realidad se da cuando, sin contradicciones ni incompatibilidades, lo pensado sólo tiene que coexistir con los objetos y sucesos de tal realidad. La realidad es una potencialidad mesurable por la probabilidad. Por ejemplo, en un paisaje blanco lleno de pájaros una mariposa negra es menos probable que una blanca.

La ciencia parte de realidad para volver a ella. Es un círculo virtuoso, porque la ida y la vuelta no son simétricas. La ida sigue a la hipótesis: todo lo real es pensable, la vuelta persigue la tesis: todo lo pensado es real. El hecho trivial de que una mente pueda pensar sucesos no reales sugiere un colorario conmovedor ya que, si todo lo real es pensable y no todo lo pensado es real, entonces la imaginación es más grande que la realidad entera.

[Nota] *Jorge Wagensberg es director del Museo de la Ciencia. Fundación La Caixa.



HUMILLADOS POR LOS MISTERIOS DEL GENOMA
Stephen Jay Gould
TEMA: Genética
URL: http://www.elmundo.es/

Dos equipos de investigadores presentaron sendos informes sobre el genoma humano el pasado lunes 12 de febrero, justo el día del nacimiento de Charles Darwin, quien inició el estudio biológico de la evolución y la naturaleza de la vida al publicar, en 1859, El origen de las especies. Al día siguiente, martes, decidí -sólo por segunda vez en 35 años de docencia- apartarme del programa de mi clase de evolución para hablar con los alumnos de la importancia de este trabajo. (La otra ocasión fue en la lejana época de finales de los 60 cuando tuve que interrumpir mis clases durante media hora. Un grupo de estudiantes radicales había tomado la Universidad y expulsado a los decanos; al menos esta vez, según les dije a mis alumnos, el motivo del cambio en el programa estaba relacionado directamente con el contenido de la asignatura).

No soy amigo de arengas ni sentencias, ni las domino, sin embargo empecé la clase explicándoles a los alumnos que se trataba de un gran día en la historia de la ciencia y del saber humano en general.
La mosca de la fruta (Drosofila), materia prima de la investigación genética, tiene entre 13.000 y 14.000 genes. El gusano C. elegans, materia prima del estudio de la evolución, contiene sólo 959 células, parece un diminuto petardo informe que, a excepción de sus genitales, carece de estructuras anatómicas complejas y tiene poco más de 19.000 genes.

El cálculo estimado del genoma del homo sapiens era de un número de genes suficientemente elevado para explicar, según postulados tradicionales, la enorme complejidad de los humanos y se estimaba que excedía por bastante margen los 100.000. De hecho, se había anunciado la cifra exacta de 142.634 genes, considerada ésta dentro de lo razonable y previsible. El homo sapiens tiene entre 30.000 y 40.000 genes, y es casi seguro que el número exacto esté más cerca de la cifra inferior.
Es decir, el desarrollo de nuestro organismo está dirigido por poco más del doble de genes que necesita el gusano para producir su absoluta, elegante y manifiesta simplicidad. La complejidad humana no puede ser generada por 30.000 genes si nos atenemos a las antiguas nociones sobre la vida encarnadas en lo que los genetistas han llamado literalmente (aunque con algo de fantasía) el dogma central: el ADN produce ARN que a su vez produce las proteínas; es decir, que existe un flujo causal unidireccional que va del código al mensaje para la creación de materia, en el que un elemento del código (el gen) produce al final otro elemento (una proteína), y a su vez el cúmulo de proteínas produce el organismo humano. No cabe duda de la existencia de esos 142.000 mensajes, pues son necesarios para producir la complejidad de nuestro cuerpo, y ahora lo que ha quedado al descubierto es nuestro error de haber dado por hecho que cada mensaje provenía de un gen.
Podríamos vislumbrar distintas explicaciones de que se produzcan muchas veces más mensajes (y proteínas) que genes, y futuras investigaciones abordarán esta cuestión. El mecanismo más razonable y aceptado sería que un solo gen podría producir varios mensajes, pues los genes de los organismos multicelulares no son secuencias diferenciadas, sino que están compuestos de segmentos codificadores (exones) separados por regiones no codificadoras (intrones). La señal que a la larga genera la proteína, por tanto, está formada sólo de exones que quedan empalmados al eliminarse los intrones. Si se omiten algunos exones o si se modifica el orden de estas combinaciones, cada gen podría generar diversos mensajes.

Las implicaciones de este hallazgo afectan a varios ámbitos. Los efectos comerciales serán patentes, en vista de que la biotecnología, incluida la carrera para patentar genes, ha adoptado la antigua postura de que reparar un gen anómalo podría llegar a curar una dolencia concreta. El significado social del descubrimiento, por otra parte, podría liberarnos de la noción simplista y perjudicial, y también falsa por muchas otras razones, de que cada aspecto de nuestro ser, tanto físico como del comportamiento, puede atribuirse a la acción de un gen particular para cada rasgo.

No obstante, las repercusiones más profundas serán de carácter científico o filosófico en un sentido más amplio. Desde sus comienzos en el siglo XVII, la ciencia moderna ha favorecido intensamente el pensamiento reduccionista que divide lo complejo en los elementos que lo integran y luego intenta explicar la totalidad a partir de las propiedades de sus partes y de sus interacciones predecibles. (Analizar significa, literalmente, descomponer una cosa en sus partes elementales). El método reduccionista funciona de maravilla en el estudio de sistemas simples como por ejemplo al predecir los eclipses o el movimiento de los planetas (pero no puede dar cuenta de la evolución de sus complejas superficies). Pero, una vez más -¿cuándo aprenderemos?-, hemos sido víctimas de la soberbia y, tras descubrir el funcionamiento de algunos sistemas, pensamos que ya habíamos dado con la clave para conquistar todos los fenómenos de la naturaleza. ¿Aprenderá alguna vez Parsifal que sólo con humildad (y con múltiples estrategias para explicar el mundo) podrá hallar el Santo Grial?

El desmoronamiento de la teoría de un gen por cada proteína que postulaba un flujo causal unidireccional desde el código básico hasta la elaboración de una totalidad más compleja marca el fracaso del reduccionismo ante el complicado sistema que llamamos biología, y lo hace por dos razones.

En primer lugar, la clave de la complejidad no consiste en plantear un mayor número de genes, sino más combinaciones e interacciones (como propiedades emergentes, por emplear la jerga técnica) que deben explicarse conforme surjan, pues no pueden predecirse a partir inicuamente de sus elementos fundamentales. Por tanto, los organismos deben explicarse como organismos, no como la suma de sus genes.

En segundo lugar, los extraordinarios imprevistos de la evolución, y no las leyes de la Física, son los que determinan las propiedades de sistemas biológicos complejos. Nuestros 30.000 genes constituyen apenas un 1% de todo nuestro genoma. El resto, incluido material bacteriano proveniente del exterior y otros segmentos que pueden replicarse y desplazarse, han surgido más como accidentes de la evolución que como necesidades previsibles de acuerdo a las leyes de la Física.

Además, estas regiones no codificadoras, llamadas irrespetuosamente ADN basura, también constituyen un reservorio genético potencialmente útil en el futuro ya que podría ser determinante, más que cualquier otro factor, en la capacidad de cualquier linaje para producir un incremento evolutivo de su complejidad.

El que se haya deshinchado nuestra soberbia no es una humillación, sino un hecho afortunado y positivo. El fracaso del reduccionismo no es el fracaso de la ciencia, sino la sustitución de una serie de supuestos inviables por explicaciones más apropiadas que estudian la complejidad en sí misma y respetan la influencia de los extraordinarios factores evolutivos. Sí, la tarea será mucho más difícil de lo que pudiera imaginarse la ciencia reduccionista. Pero nuestros 30.000 genes, con las increíbles repercusiones de sus irreducibles interacciones, nos han hecho lo suficientemente complejos y, al menos, potencialmente aptos para la tarea que nos espera.

Las probabilidades de tener éxito en esta empresa serán mayores si prestamos atención a las palabras memorables de otra gran figura histórica que nació el mismo día que Darwin, el 12 de febrero de 1809. Al tomar posesión de la presidencia de Estados Unidos, Abraham Lincoln instó a los ciudadanos a apaciguar discordias y buscar la unidad. Invocó «al ángel que habita en nosotros», propiedad emergente, irreducible y, a la vez, inherente, de nuestra mentalidad evolutivamente única, a la que podemos invocar pese a no radicar, por ejemplo, en el gen 26 del cromosoma 12.

[Nota] *Stephen Jay Gould, paleontólogo, imparte clases de Zoología en la Universidad de Harvard. Es autor de libros como La vida maravillosa o Un dinosaurio en un pajar.



EL NACIMIENTO DE LA PRIMERA ESTRELLA
Malen Ruiz De Elvira
TEMA: Astronomía
URL: http://www.elpais.es/diario/

Los primeros astros fueron pocos y masivos, y su destrucción dio origen a todos los elementos

Tres científicos y los ordenadores del Centro Nacional de Supercomputación de Estados Unidos han conseguido simular el proceso de formación de una de las primeras estrellas que surgieron en el Universo, tras la fase de oscuridad que siguió a la Gran Explosión inicial. Como continuación de trabajos anteriores sobre las primeras fases de desarrollo del Universo, Tom Abel, Greg Bryan y Michael Norman, todos de prestigiosos centros científicos, han alcanzado ahora la simulación del nacimiento de la primera estrella, dando solución, si se confirma su trabajo, al enigma de las características y situación de las primeras estrellas en la historia del tiempo.

De lo que se sabe sobre el universo primitivo se deduce que las primeras estrellas tuvieron una vida relativamente corta, ya que en su núcleo se tuvieron que formar todos los elementos químicos (a excepción del hidrógeno y el helio primordiales), y estos elementos ya existían cuando el Universo tenía sólo el 10% de su vida actual, lo que equivale a unos 1.000 millones de años. La dispersión de estos elementos tuvo que hacerse en explosiones estelares del tipo supernova, cuando murieron las primeras estrellas, que surgieron del colapso gravitatorio de nubes de hidrógeno y helio.

En la simulación, cuyos resultados se publican en Science hoy, los científicos han visto que en cada nube protogaláctica que se forma en el Universo sólo sale adelante una estrella, que es además muy masiva, de unas 100 veces la masa del Sol. Es decir, las primeras estrellas fueron pocas, muy masivas y de vida corta.



LUNA POR IMPACTO
Miguel A. López-Valverde
TEMA: Astronomía
URL: http://www.elcultural.es/

Nuevas evidencias despejan las incógnitas de la formación del satélite

Recientes trabajos publicados en revistas científicas, especialmente en Nature y Science, confirman que la “Hipótesis del Impacto” pudo provocar el nacimiento de la Luna, una génesis cuyos estudios empiezan a finales del siglo XVII y se consolidan durante los años sesenta y setenta con las aportaciones de Victor Safronov, George Wetherill, W. Hartman y A. Cameron, entre otros. Con este motivo, el experto en investigación atmosférica y planetaria Miguel Ángel López-Valverde, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, explica las definitivas aportaciones de estos hallazgos para comprender nuestro satélite.

El origen de la Luna, como el del Sistema Solar, es un problema fundamental y difícil en ciencias planetarias. El reciente artículo publicado en la revista científica Nature sobre el origen de la Luna ha despertado un gran interés por este viejo problema astronómico y geofísico. La razón es que la única teoría que parecía explicar medianamente el origen de nuestro satélite, la llamada “Hipótesis del Impacto”, estaba en serios problemas hace apenas cuatro años, pero con este trabajo, y algunos otros recientes, se aportan resultados nuevos que parecen eliminar dichos problemas y reforzar esa teoría. Aunque todavía quedan algunas incertidumbres por aclarar.

Tras las astutas sugerencias a finales del S.XVII por Pierre-Simon Laplace y Emmanuel Kant, según los cuales los planetas se formaron a partir de una nube achatada de gas que rodeaba al Sol, una serie de científicos de gran renombre, como J. Jeans, G. Kuiper y H. Urey, han contribuido en la primera mitad de este siglo al desarrollo de lo que hoy día es la teoría mas aceptada para la formación del Sistema Solar, conocida como teoría de la acreción, y que está basada actualmente en observaciones telescópicas, estudios de meteoritos, simulaciones numéricas y estudios teóricos. A finales de los años 60 y principios de los 70, la teoría de la acreción recibió un fuerte impulso gracias a los trabajos del ruso Viktor Safronov, y posteriormente de George Wetherill, de la Carnegie Institution de Washington, entre otros. Gracias a aquellas primeras simulaciones numéricas se empezaron a entender algunos detalles de cómo debió ocurrir ese proceso de acreción.

Hace unos 4.600 millones de años (ó 4.6 evos), en una fase inicial compleja y no tan bien conocida como desearíamos, los granos de polvo del disco proto-planetario crecerían hasta formar “planetesimales” de tamaños de 1 a 10 km. En una fase posterior, estos planetesimales se acumularían rápidamente (en tan sólo unos 100 mil años, Wetherill lo llamó “crecimiento desbocado”).

Dispersión de órbitas

La acumulación de material por estos embriones hasta formar finalmente los planetas estaría completada en menos de 100 millones de años, durante los cuales ocurrió lo que se llama “mecanismo de Safronov”, por el que interacciones gravitatorias entre los proto-planetas produjeron entrecruzamiento y dispersión de órbitas, quedando sólo unos pocos de los embriones iniciales, los mayores. Debido a esto, una fase final entre hace unos 4.4 y 3.8 evos estaría caracterizada por la posibilidad de grandes impactos.

Estos grandes impactos parecen necesarios para explicar propiedades del Sistema Solar. A mediados de la década de los setenta, el refinamiento en la teoría de acreción suministraba un escenario natural para el planteamiento de un gran impacto como posible origen de la Luna. A esto se añadió un resultado fundamental para potenciar dicha idea: las muestras recogidas por las misiones Apolo acababan de aportar datos clave sobre la composición lunar, y mostraban que nuestro satélite carece de un núcleo sustancial de hierro, al contrario de la Tierra, y también es muy pobre en elementos volátiles. Así que en 1975 y 1976, trabajos de dos grupos diferentes, liderados por W. Hartman y A. Cameron, respectivamente, propusieron que un cuerpo de un tamaño similar al actual de Marte, y aproximándose a unos 10 km por segundo, podría haber impactado de modo oblicuo con la Tierra arrancándole parte de su manto; parte del material expulsado quedaría orbitando la Tierra y daría lugar a la Luna. Hay tres datos fundamentales que esta idea explicaría de un modo directo frente a teorías rivales: la gran diferencia de masas entre la Tierra y la Luna, la diferencia de composición química (muy bajo contenido en hierro y elementos volátiles de la Luna) y el gran momento angular que posee el sistema Tierra-Luna.

El trabajo de Canup y Asphaug este verano viene a decirnos que el problema fundamental de la hipótesis del impacto también puede tener solución si se introducen algunas mejoras respecto a simulaciones anteriores. Aprovechando un resultado reciente de otro grupo de investigadores, según el cual hay un determinado ángulo de incidencia del bólido para el que se produce una máxima cantidad de materia expulsada, independientemente de cual sea la masa total Tierra+bólido, estos investigadores vieron que si el impacto ocurrió según ese ángulo óptimo, y suponiendo que el momento angular fue similar al del actual sistema Tierra-Luna, entonces la masa del bólido debía ser tan sólo el 10 % de la masa de la proto-Tierra.

Cálculos de menor resolución

Desde los primeros cálculos del gran impacto, allá por los años 70 y 80, se descartaron bólidos tan pequeños porque daban lugar a satélites con demasiado hierro. Esto es intuitivo, pues el choque debería ser casi frontal para arrancar suficiente material, y en tal caso los despojos contendrían mucho del interior terrestre, rico en hierro, inconsistente con la composición lunar. Sin embargo en aquellos años los cálculos tenían mucha menos resolución que actualmente. Incluso los últimos modelos de Cameron no utilizaban más de unas 3.000 partículas para representar el sistema Tierra-Luna, con lo que el tamaño de esas “partículas” características era del orden del núcleo lunar.

Así que tras este primer resultado, los autores decidieron reexaminar la situación en que el bólido es pequeño, pero utilizando los códigos modernos y sobre todo una resolución unas diez veces superior a cualquier intento anterior. Esos autores incluyeron 30.000 partículas. La resolución en cálculos hidrodinámicos se sabe que es importante, y recientemente se ha encontrado que lo es especialmente en los códigos con autogravitación como los utilizados en este campo. Otra mejora adicional introducida ha sido la utilización de una ecuación de estado diferente. Esta es la relación entre la presión, densidad y temperatura característica de una sustancia, y es clave en toda descripción del estado de la materia durante la colisión.

Desgraciadamente no se conoce muy bien la ecuación de estado de los complejos silicatos que forman gran parte de la Tierra y la Luna. Canup y Asphaug han utilizado una versión, llamada ecuación de Tillotson, que parece ser más adecuada para procesos de compresión de rocas; aunque reconocen que dicha ecuación no es enteramente adecuada para tratar mezclas de fases (sólido, líquido y gas simultáneamente), como parece obvio que debió ocurrir durante el gran impacto. Con todo ello, sus simulaciones producen un nuevo tipo de impacto que suministra una Luna con bajo hierro y da las masas correctas de Tierra y Luna así como su momento angular. Además, requiere bólidos mas pequeños, y por tanto más numerosos y probables, y sugiere que la Luna nació hacia el final de la formación terrestre, quizás a los 50-70 millones de años del comienzo de la acreción. El material expulsado sería del orden del 5 % de la masa Tierra-Luna, proviniendo en su mayor parte del bólido, y con un momento angular del 10% del sistema. Este exceso de momento angular se perdería en los siguientes 4.5 evos por las mareas solares.

Material del bólido

Los datos del material expulsado se ajustan a los necesarios para que un disco de acreción genere una sola Luna. Así que la Luna se formaría principalmente del material del bólido, con un máximo del 20% de la proto-Tierra. Estos valores reconocen los autores que pueden variarse algo si se modifica la ecuación de estado, lo cual dejan para refinamientos futuros.

Así pues la situación de la hipótesis del gran impacto está mejorando ostensiblemente en los últimos tiempos, quedando eso sí bastante trabajo futuro para explicar diversos aspectos, tanto de las fases del propio impacto como de la formación y evolución del disco de despojos. Esperando, por ejemplo, la llegada de ordenadores más potentes que permitan aumentar aún más la resolución de las simulaciones. Dicha disponibilidad, y las expectativas nuevas sobre esta teoría, aumentará también el número de investigadores que estudien el problema. Y es fundamental también que alguien aporte, eventualmente, la termodinámica adecuada a las terribles condiciones que debieron producirse durante semejante suceso cósmico.



LA NASA PRUEBA EN LOS POLOS LOS ROBOTS QUE BUSCARÁN VIDA EN OTROS MUNDOS
Luis Alfonso Gámez
TEMA: Astronaútica -Exploración Espacial
URL: http://www.elcorreodigital.com/

El Laboratorio de Propulsión a Chorro ha desarrollado un robot que perfora el hielo y cierra el camino a su paso.
La sonda portará un minisubmarino que podrá navegar por océanos subterráneos

Veintitrés metros no son nada. Sin embargo, cuando se trata de hielo y, a través de él, se abre paso un pequeño robot, estamos ante todo un logro. «Nunca ha existido una sonda que haga lo que ésta», afirma Wayne Zimmerman, ingeniero jefe del proyecto ‘Cryobot’. La máquina es un cilindro de un metro de longitud y doce centímetros de diámetro, ideada por los técnicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. Su objetivo, perforar grandes masas de hielo en la Tierra y en otros mundos, cargada de instrumental científico para buscar rastros de vida.
Los veintitrés metros que el 10 de octubre se adentró una versión primitiva del ‘cryobot’ en un glaciar de la isla Spitsbergen, más allá del Círculo Polar Ártico y en territorio noruego, pueden ser el segundo paso de una apasionante aventura interplanetaria. El éxito lo acaba de hacer público la NASA casi un año después de que una cámara fabricada por el JPL demostrara, a 1.200 metros bajo los hielos de la Antártida, su capacidad de funcionar en condiciones extremas. Ambos ingenios forman parte de un ambicioso plan de búsqueda de vida alienígena en el que los científicos trabajan desde 1996, cuando dos hallazgos, separados entre sí por un abismo interplanetario, resucitaron las esperanzas de dar con algo vivo en nuestro vecindario cósmico.

Otros mundos en éste

Hace poco más de un lustro, científicos rusos y británicos detectaron una enorme masa de agua subterránea a 4.000 metros de profundidad bajo la estación polar Vostok, en la Antártida. Casi simultáneamente, los datos enviados por la nave ‘Galileo’ revelaron que Europa, una de las lunas de Júpiter, podía esconder bajo su superficie helada un océano de dimensiones planetarias. La sonda espacial, que hoy comienza su última pasada por la cercanías de los cuatro grandes satélites jovianos -Io, Calisto, Europa y Ganímedes- antes de impactar contra el planeta gigante en diciembre de 2003, confirmó hace dos años la existencia de la masa acuosa subsuperficial.

A pesar de que la NASA confía en los datos de la ‘Galileo’, la presencia de agua -un elemento esencial para la vida- en Europa no podrá ratificarse hasta que entre en órbita del satélite una nave que despegará en 2008. Pero, antes de saber si lo que sospechan y desean los astrobiólogos se corresponde con la realidad, los técnicos de la agencia espacial estadounidense ya se han puesto manos a la obra. Y es que, aun en el caso de que no haya agua en Europa, las sondas diseñadas para la exploración extraterrestre -también podrían penetrar en los casquetes polares marcianos- serán muy útiles aquí, en nuestro planeta.

«No se puede decir que la Tierra sea en este caso sólo un campo de pruebas para Europa y Marte. Hay muchos lugares interesantes en la Tierra donde el ‘cryobot’ puede ser la mejor herramienta para llevar a cabo estudios científicos de una forma segura y eficaz», asegura Frank Carsey, científico del JPL. Uno de esos entornos ideales para explorar con tecnología diseñada para otros mundos es el lago Vostok. Los científicos mantienen que se formó hace unos 20 millones de años y creen que puede contener formas de vida desconocidas, capaces de sobrevivir a temperaturas bajo cero y en permanente oscuridad. Un ambiente extremo que no tiene nada que envidiar a los de Marte o Europa.

Los científicos calculan que la masa acuosa de la Antártida, del tamaño del lago Ontario, ha permanecido aislada del resto del mundo como poco desde hace 500.000 años y no quieren correr riesgos innecesarios. «El lago Vostok es un recurso increíblemente precioso y sería un error descomunal tomar muestras antes de que pueda hacerse sin contaminar sus aguas con sustancias químicas y microorganismos», ha sentenciado Richard Hoover, de Laboratorio Marshall de Ciencias Espaciales de la NASA. El problema es cómo introducir en él una sonda sin contaminar para siempre sus aguas, un reto al que también habrá que hacer frente en otros mundos. Y ahí es donde entra en juego el ‘cryobot’.

El robot perforador, en el que la NASA ha invertido 1,1 millones de euros, penetra en el hielo esquivando obstáculos. Su morro calienta el hielo hasta convertirlo en agua y, después, ésta vuelve a congelarse por detrás de la sonda, con lo que se minimiza el riesgo de contaminación externa al cerrarse el agujero que, de otro modo, conectaría con la superficie. A su pequeño tamaño -será más grande cuando lleve en su interior un minisubmarino-, el ‘cryobot’ suma un bajo consumo de energía, un sistema autónomo de navegación y la capacidad de portar equipamiento científico.

A Marte y Europa

«El experimento ha demostrado la viabilidad del diseño», ha dicho Lloyd French. Para el responsable del proyecto en el JPL, este ingenio abrirá el subsuelo a la exploración planetaria, limitada hasta ahora a visiones orbitales y superficiales de los mundos del Sistema Solar. El primer ensayo fuera de la Tierra de una máquina de estas características puede tener lugar en Marte antes de 2010. Uno de los proyectos admitidos a estudio por la NASA para una misión que en 2007 partirá hacia el planeta rojo contempla el descenso de un ‘cryobot’ en el polo norte marciano. «Si quieres saber de la historia climática de Marte, que es importante para la búsqueda de vida, querrás examinar las capas de sus casquetes polares, y así es como puedes hacerlo», argumenta Scott Andersen, geofísico de la NASA.

La exploración de Europa se plantea a más largo plazo. Además, en el caso del satélite de Júpiter, el perforador transportaría otro pequeño robot -el ‘hydrobot’-, que navegaría por el océano subsuperficial a la búsqueda de rastros de vida. El equipo del proyecto no trabaja contra el reloj, pero ya se ha puesto una fecha para intentar llevar sus ingenios hasta el satélite de Júpiter: 2030.

Como todo indica que en Europa el hielo no para de moverse debido a los continuos tirones gravitatorios de Júpiter, el ‘cryobot’ debe ser completamente autónomo y no estar unido a la nave que lo haya trasladado hasta la superficie del satélite joviano. Sin conexión directa con el exterior, según se adentre en el hielo, la sonda tendrá que dejar tras de sí pequeños repetidores para poder enviar toda la información que recoja a la superficie, de ahí a un vehículo orbital y de éste a la Tierra. Entonces, sabremos si hay otros europeos.



LA CASA DEL HOMBRE DE A CORUÑA INAUGURA UNA NUEVA SECCIÓN SOBRE GENÉTICA
Europa Press
TEMA: Genética
URL: http://www.crtvg.es/novas/prinovas.html

Noticia enviada por: Vicente Prieto

Unos 500 metros cuadrados, la mitad de la planta inferior del museo, ocupa la nueva sección sobre genética, que desde hoy expondrá la Casa del Hombre de A Coruña. Con esta exposición, compuesta por 21 módulos, la Domus aborda su primera gran renovación desde que fue inaugurada hace unos cinco años.

La creciente presencia en los medios de comunicación de noticias relacionadas con la investigación genética o sus aplicaciones, así como la demanda en la de información sobre estas cuestiones fueron
las razones que provocaron la elección de este tema para esta nueva sección, según explicó hoy el comisario de la misma, Francisco Armesto.

Entre los temas que se abordan, está la herencia, la ingeniería genética, el desarrollo de embriones humanos, la clonación, la genética y el ambiente, los transgénicos o la ética ante los avances
en este campo.

Francisco Armesto señaló que, aprovechando la inauguración de esta nueva sección, "se ha intentado hacer una pequeña renovación en el diseño gráfico, que es totalmente diferente al resto de los módulos de la Domus". Aunque se incluyen colores y textos novedosos, se han respetado los criterios básicos del museo, como la interactividad o la utilización de diversos idiomas, como el griego, latín, castellano, gallego, inglés e italiano.

Gen de la Telomerasa

Esta nueva sección comienza con un modelo gigante del gen de la telomerasa, una sustancia que está implicada en el proceso de envejecimiento y del cáncer. El modelo tiene una longitud de 288
metros, contiene 17.730 piezas, pesa 310 kilos y la estructura (suspendida en el aire sobre el vestíbulo de la entrada) ocupa un volumen de 108 metros cúbicos.

Según explicó el comisario de la sección, más de 700 alumnos de 21 centros de secundaria de A Coruña colaboraron en la realización de este proyecto, en el que las cadenas de ADN son como una escalera de peldaños retorcida en hélice.

En los otros 20 módulos, se ofrece información sobre numerosas cuestiones, entre ellas la clonación, permitiendo al visitante descubrir por sí mismo lo que es la genética. Por ejemplo, uno de los módulos permite obtener una imagen de uno mismo en una pantalla y, mediante un programa informático, cambiar partes de la cara por la de otros animales.



RECIENTES EXPERIMENTOS NIEGAN LA FORMACIÓN DE NEURONAS NUEVAS
Malen Ruiz De Elvira
TEMA: Neurología
URL: http://www.elpais.es/

La neurogénesis en la corteza cerebral permitiría corregir defectos en el sistema nervioso

Los científicos siguen con atención la discusión que enfrenta a prestigiosos especialistas sobre si se producen neuronas nuevas en el cerebro de primates adultos, lo que tendría importantes repercusiones médicas. Nuevos experimentos de Pasko Rakic refutan observaciones de Elizabeth Gould de hace dos años que desafiaban suyas anteriores.

En 1.999 un grupo de investigación dirigido por la estadounidense Elizabeth Gould afirmó haber comprobado la generación de neuronas en la corteza donde residen las funciones cerebrales superiores (el neocórtex) en macacos adultos. Con esta afirmación, basada en experimentos realizados en la Universidad de Princeton y publicados en la revista Science, Gould no sólo atacaba un dogma de la neurología sino que abría la puerta a la posibilidad de reparación cerebral en el caso de accidentes o enfermedades neurodegenerativas como el parkinson o el alzheimer. Si se producen nuevas neuronas espontáneamente existe la posibilidad de encontrar el proceso por el cual esto pasa y estimular su regeneración como tratamiento.

Sin embargo, la afirmación de Gould ha sufrido recientemente un duro revés. Pasko Rakic, de la Universidad de Yale, cuyas observaciones en macacos contribuyeron a la confirmación del dogma de que no nacen nuevas neuronas en el cerebro adulto en los mamíferos ha hecho sus propias observaciones en macacos, reproduciendo las de Gould, y no ha encontrado lo mismo que ella. El dogma ya había sufrido dos embates: se ha comprobado la neurogénesis en dos órganos especializados del cerebro: el bulbo olfatorio, relacionado con el sentido del olfato, y el hipocampo, relacionado con los nuevos recuerdos, pero la corteza cerebral es otra cosa.

Rakic, al comunicar junto a David R. Kornack los resultados de sus experimentos también en la revista Science (7 de diciembre de 2001) ha dejado clara su opinión sobre el trabajo de Gould. 'Una reciente afirmación de que nuevas neuronas se están añadiendo continuamente al neocórtex de los monos macacos adultos tiene profundas implicaciones en la comprensión de los mecanismos celulares de las funciones cognitivas superiores. Hemos buscado neurogénesis en macacos adultos (...) las células [marcadas con un tinte] han sido identificadas como no neuronales, y la evidencia de neuronas de nueva generación se limitó al hipocampo y al bulbo olfatorio. Nuestros resultados no apoyan la pretensión de que la neurogénesis es normal en el neocórtex adulto en primates'. Dado el prestigio de Rakic, el golpe a los resultados de Gould es fuerte, aunque sólo nuevos experimentos aclararán la cuestión.

La neurogénesis no puede considerarse sólo un tema de discusión entre científicos especializados. Interesa prácticamente a todo el mundo, como explica Carlos Belmonte, director del Instituto de Neurociencias de Alicante. 'Ahora se está hablando mucho de las posibilidades que ofrecen las células madre embrionarias para desarrollar órganos y tejidos y reparar los dañados pero hay que darse cuenta de que su utilización en el cerebro no es tan sencilla ni mucho menos', comenta. 'Las células cerebrales están conectadas de forma muy precisa y sofisticada, y su regeneración desde fuera sería muy difícil. Si junto a las neuronas lesionadas existieran células del propio sistema nervioso sin expresar y se pudieran estimular desde dentro y en el lugar exacto, eso sería mucho más importante que las células madre'.

La opinión de Belmonte es que como sucede con casi todos los dogmas, el de que no se forman nuevas neuronas en el cerebro adulto no es del todo cierto y que puede existir cierta capacidad regenerativa mas o menos expresada, lo que abre posibilidades importantísimas de cara a poder corregir defectos en el sistema nervioso.

La diferencia de resultados en los experimentos de Gould y de Rakic puede deberse a que Gould analizó mal lo que vio, ha declarado Kornack a The New York Times. Ambos equipos utilizaron la misma técnica, un tinte que se incorpora al núcleo de células nuevas. Sin embargo el núcleo tintado puede pertenecer a las muchas células cerebrales que no son neuronas. Con un microscopio especial, dice Kornack, ellos vieron que todos y cada uno de los núcleos eran de células distintas de las neuronas. A esto ha contestado Gould que ella también utilizó este microscopio y desechó las falsas neuronas. Sin embargo, otros expertos, como David Anderson, de Caltech, se han mostrado ahora más a favor de Rakic que de Gould.

Cuando Gould en 1999 hizo la temeraria afirmación de que se añaden continuamente nuevas neuronas en tres áreas del neocórtex y que éstas 'parecen originarse en la zona subventricular y migrar por la materia blanca al neocórtex donde desplegaron axones', algunos colegas ya pusieron en duda su técnica, recordaron que 'afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias' y señalaron que para que las conclusiones finales se mantengan cada eslabón de la cadena debe mantenerse y esto no se produce en el trabajo de Gould.



FÍSICOS ESPAÑOLES DESCRIBEN CÓMO OBTENER UN NUEVO FENÓMENO CUÁNTICO

TEMA: Física
URL: http://www.elpais.es/

Investigadores de las universidades Autónoma de Barcelona y Salamanca han descrito, por primera vez, la manera de capturar dos electrones en una trampa cuántica. La descripción, publicada en la última edición de la revista Physical Review Letters, abre la puerta a futuras aplicaciones en el ámbito de la computación cuántica, al tiempo que aporta conocimientos fundamentales para entender las interacciones de los átomos con la luz. Según los autores de la investigación, el trabajo sienta las bases de un futuro libro de instrucciones para conseguir estos particulares fenómenos cuánticos.

Las trampas cuánticas son fenómenos físicos artificiosos concebidos para evitar que un átomo interaccione de forma espontánea con la luz. El uso de este tipo de trampas, descritas ya en los años setenta, ha sido esencial en distintas áreas como los condensados de Bose-Einstein, merecedores en 2001 del Nobel de Física, para conseguir el enfriamiento de las partículas a temperaturas muy cercanas al cero absoluto. También en computación cuántica, donde se persigue la mayor estabilidad posible de los sistemas basados en los llamados estados internos de superposición de electrones o qubits (bits cuánticos de información con más valores posibles que el 1 y el 0 clásicos.

Hasta la fecha, sin embargo, las trampas sólo se habían podido analizar para un único electrón lo que, pese a su evidente utilidad, limitaba su campo de actuación. 'Hemos subido un peldaño más', afirma Ramón Corbalán, coautor del trabajo junto a Jordi Mompart y Luís Roso. Un peldaño, añade, que permite 'ganar en estabilidad' teóricamente frente a la emisión espontánea de fotones que se produce cuando un átomo interacciona con la luz y que desestabiliza a los qubits.

'Los átomos tienden a evolucionar de forma descontrolada porque no pueden evitar la emisión espontánea', explica Corbalán. En el antiintuitivo mundo cuántico, poco podría avanzarse en computación si no se controlan los átomos puesto que la simple emisión o absorción de un fotón basta para desequilibrar el sistema. El trabajo citado, señala Corbalán, puede contribuir a ese control puesto que abre la puerta a sistemas que facilitan la posibilidad de 'desacoplar el sistema de la luz', es decir, hacerlo independiente de la misma. Del mismo modo, al disponer de dos electrones capturados en la misma trampa, el sistema gana en complejidad por lo que también gana en capacidad de cálculo o de manejo de la información.



EL PLACEBO ELEVA CIERTA ACTIVIDAD CEREBRAL EN LA DEPRESIÓN MAYOR
D. M.
TEMA: Neurología

El equipo de Andrew Leuchter, director del Departamento de Psiquiatría de Adultos del Instituto de Neuropsiquiatría de la Universidad de California en Los Ángeles, ha constatado por primera vez las alteraciones en las funciones cerebrales de los sujetos con depresión mayor que responden favorablemente al placebo. Además, el hallazgo muestra que esos cambios son diferentes que los observados en las personas que responden a una medicación antidepresiva. Los resultados del trabajo se publican en el número de enero de "American Journal of Psychiatry".

El estudio ha empleado registros electroencefalográficos cuantitativos para examinar la actividad eléctrica en un grupo de pacientes con depresión mayor tratados con placebo y en otros que recibieron medicación antidepresiva. También se examinó la concordancia de la electroencefalografía, una medida que se asocia con el flujo sanguíneo del cerebro.

Los sujetos que respondieron al placebo mostraron una mayor actividad en el cortex cerebral prefrontal, mientras que los que respondieron a la medicación antidepresiva convencional presentaron una menor actividad en esta área.

Control de funciones

Los científicos han asociado el cortex prefrontal al proceso que afecta a diversas áreas del proceso de conocimiento, incluida la memoria, el procesamiento de información, el comportamiento y la atención.

"Sabemos que el placebo puede hacer que un sujeto con depresión mayor u otras patologías se sienta mejor, pero el trabajo nos muestra los cambios que produce el placebo en ciertas funciones cerebrales".

Leuchter ha indicado que futuros trabajos en las citadas áreas cerebrales podrían ayudar a determinar cuáles son los tratamientos que mejor funcionan en un determinado individuo y facilitarán el desarrollo de nuevos fármacos.

En el estudio se ha seleccionado a 51 pacientes con depresión mayor. Se asignó a uno de cada dos a que recibieran o fluoxetina o venlafaxina, como medicación activa. En series de cinco, se efectuaron electroencefalografías cuantitativas para analizar el curso del tratamiento. Después de nueve semanas, se clasificó a los participantes según respondieron a la medicación, al placebo, no respondedores a medicación y no respondedores a placebo. El 52 por ciento de los que recibieron antidepresivos respondieron al tratamiento, porcentaje que bajó al 38 por ciento en los que respondieron al placebo.



JAVIER SAMPEDRO, HUMORISTA FRUSTRADO
Julio Bonis
TEMA: Cartas de lectores

He leído el artículo de Sampedro (así se llama el periodista) y me da la impresión de que es un humorista frustrado. Se nota a la legua que trató de marcarse un artículo "graciosillo" pero que le salió sin gracia.
Además demuestra que de ciencia no tiene mucha idea, y menos del método científico. Más que un artículo serio de periódico serio parece una sucesión de comentarios estúpidos dichos por alguien en la barra de un bar para hacerse el graciosete (como lo de "por qué los camicazes llevan casco").
Lo peor es que mucha gente lo leerá y sacará la impresión de que los científicos son unos tipos que malgastan fondos inútilmente.

Sí que existen estudios "absurdos" pero no precisamente los que este periodista detalla. Mejor para estos casos es visitar los premios anti-nobel (http://www.improb.com/ig/ig-top.html).

Comentaré varios puntos en los que el periodista muestra su ignorancia:

1 - "Hemos visto que las ovejas pueden recordar 50 caras de otras ovejas durante dos años.". Para Sampedro eso es algo irrelevante pero para la neurociencia puede tener cierta significación. El hecho de que las ovejas recuerden 50 caras puede significar que disponen de una estructura cerebral (en lóbulo parietal probablemente) destinada al reconocimiento facial. Los humanos también disponen de esta habilidad, que pueden perder en infartos cerebrales. Para el Sr. Sampedro puede que esto sea estúpido pero para una persona que no puede reconocer la cara de sus familiares no lo parece tanto.

2 - "gran parte de la vida sexual de un individuo no depende de la dieta, sino de las estrellas. Así, por ejemplo, el British Medical Journal nos informa de que 'los hombres que fueron pequeños al nacer tienen menos propensión a casarse, según un estudio finlandés". Aquí Sampedro confunde el culo con las témporas. No se a que viene lo de las "estrellas". Yo leí el estudio original y venía a constatar la correlación estadística entre el peso al nacer y el porcentaje de solteros. Lo cual es un estudio social interesante y está muy relacionado con el tema de los niños nacidos pretérmino. El estudio original además analiza otras variables, el asunto de "casado-soltero" es un dato más del estudio.

3- "'Los ácaros Brevipalpus phoenicis se reproducen generando individuos exactamente iguales a sí mismos y, además, cuentan apenas con una copia de cada gen". Sampedro recurre al chiste fácil de "animales de menos de una molécula. Lo que no llega a intuir por su ignorancia es el hecho de que exista un animal que se reproduce por mitosis como las bacterias.

4 - "'Investigadores del Hospital Rijnstate de Arnhem (Holanda) constatan que las experiencias cercanas a la muerte hacen perder el miedo a morir'". Sampedro recurre al humor negro barato. Quizá para él no sea relevante este hecho pero para todos los que trabajan en cuidados paliativos puede resultar interesante conocer los mecanismos cognitivos relacionados con la angustia frente a la muerte.

5 - 'El daltonismo dificulta el reconocimiento de sangre en los fluidos corporales'. Y Sampedro vuelve a demostrar su ignorancia al pensar que eso carece de importancia. No cae en la cuenta de que una de las primeras manifestaciones del cáncer de colon o de vejiga es la presencia de sangre en orina o heces. Si un daltónico no es capaz de ver la sangre no se alarmará y no acudirá al doctor lo cual significa peor pronóstico (diagnóstico tardío). Quizá esto ayude a salvar muchas vidas de daltónicos.

6 - 'Expertos aconsejan ir a la cama cuando se tiene sueño'. Sampedro vuelve a recurrir al chiste barato y zafio. Lo que se recomienda en el artículo en cuestión es una serie de medidas higiénicas para pacientes con insomnio, como no acostarse en la cama si no se tiene sueño (para que se cree la asociación mental cama=dormir).

7 - 'El 21% de los extremeños mayores de 65 años no tiene ni un solo diente' lo que para Sampedro puede ser cómico (en clara referencia chistosa al personaje del cuñao) se convierte en un grave problema de salud pública. Que el 21% de los extremeños no tenga ni un solo diente tiene repercusiones importantes porque indica una red pobre de asistencia odontológica.

En definitiva, un humorista barato jugando a ser crítico científico. No sé qué puede ser más triste.


 

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico