Volver

Volver



Buscar por números

Búsquedas

 

Geología
 


PAUL CRUTZEN: “EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO DESAPARECERÁ EN 30 Ó 40 AÑOS”
Eusebio Val
URL: La Vanguardia

Un premio Nobel alemán afirma que el agujero de la capa de ozono desaparecerá en 30 o 40 años. El agujero sobre la Antártida llega ahora a su punto máximo por el efecto acumulado, pero irá cerrándose. El científico Paul Crutzen cree que el pacto mundial para prescindir de los gases CFC y las alternativas ecológicas han dado buen resultado

La lucha por la preservación del planeta no está perdida. El científico y premio Nóbel alemán Paul Crutzen ha inyectado optimismo en el debate medioambiental al afirmar que el agujero de ozono se irá cerrando hasta desaparecer por completo dentro de 30 ó 40 años. Crutzen, catedrático del Instituto de Química Max Planck de Maguncia, fundamenta sus halagüeñas predicciones en los excelentes resultados que está dando el acuerdo internacional para abandonar la producción y el uso de los perniciosos gases CFC (hidrocarburos fluoclorados), el caso más exitoso de política ecológica global.

Las opiniones de Crutzen fueron recogidas ayer por el diario "Die Welt" coincidiendo con la celebración del día mundial del Ozono, en homenaje a aquel 16 de septiembre de 1987 en que un grupo pionero de 24 países y la Unión Europea firmaron el protocolo de Montreal sobre la eliminación de los CFC. Estos gases estaban presentes, sobre todo, en frigoríficos y "sprays".

Resulta paradójico que el optimismo de Crutzen coincida con el hecho de que el agujero en la capa de ozono sobre la Antártida sea en este momento mayor que nunca. Eso, según el científico alemán, que ganó el premio Nóbel en 1995 por ser uno de los descubridores del agujero, no debe ser motivo de alarma. Simplemente estamos sufriendo ahora los efectos de los gases CFC liberados decenios atrás. Durante la primavera antártica, en septiembre y octubre, se produce la mayor erosión de la capa de ozono. El agujero se agrandará en virtud de las temperaturas en la estratosfera. Cuanto más frío haga (en parte, debido al efecto invernadero), más ozono se destruirá, afirma Crutzen.

Pero el experto germano sostiene que, a consecuencia de los compromisos internacionales y de las alternativas tecnológicas, la concentración de CFC en los niveles bajos de la atmósfera ya ha retrocedido de manera apreciable, por lo que cabe esperar una paulatina mejora en los niveles altos, de 10 a 45 kilómetros. "Dentro de 30 o 40 años el agujero de ozono habrá desaparecido porque todas las medidas necesarias para su protección ya se han tomado -estima Crutzen-. Pero la naturaleza necesita tiempo para regenerarse." A finales de los ochenta se producía todavía más de un millón de toneladas de CFC en el mundo. Esta cantidad se ha reducido en un 80 por ciento, aunque sigue permitiéndose los CFC para usos médicos.

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico