Volver

Volver



Buscar por números

Búsquedas

 

Pseudociencia
 


LA ATLANTIDA, LEMURIA, MU & CIA. CONTINENTES PERDIDOS
Pablo Capanna
URL: http://www.pagina12.com.ar/

Alguna vez, a Silvio Rodríguez se le perdió un unicornio azul. No pasó demasiado tiempo sin que Leo Masliah lo encontrara, aunque al parecer le costó muchísimo sacárselo de encima. Tan cargoso había resultado el cuadrúpedo imaginario.
Mucho antes, Platón había escrito acerca de un continente mítico llamado Atlántida. Pasaron nada menos que dos milenios y medio sin que fuera posible encontrarlo, pero tampoco logramos librarnos de su incómoda presencia.
Por el contrario, la historia volvió a ponerse de moda a fines del siglo XIX, precisamente cuando el mundo iba siendo explorado y explotado y se disipaban muchos misterios. No sólo volvió la Atlántida: también comenzaron a multiplicarse los continentes perdidos, que se mostrarían capaces de sobrevivir a todas las descalificaciones científicas.

Atenas vs. Atlántida

Trescientos setenta años antes de Cristo, Platón escribió los diálogos Timeo y Critias, para ilustrar con un ejemplo esa utopía política que había desarrollado en La República y Las Leyes. No se le ocurrió nada mejor que inventarle un pasado glorioso a Atenas, que por entonces ya se creía una potencia imperial.
Imaginó una guerra entre los primitivos atenienses y un poderoso imperio llamado Atlántida, el cual providencialmente se había hundido en el mar en el curso de una sola noche. De eso, Platón decía haberse enterado por una tradición que se remontaba a su pariente Solón, el Padre de la Patria ateniense.
Según Platón, su antepasado había conocido en Egipto la historia de un continente entero que había sido destruido por un cataclismo, entre espantosas erupciones y maremotos que sólo dejaron con vida a los pastores que habitaban las altas cumbres.

Al Oeste

Hoy día, la verdadera historia de la Atlántida está al alcance de cualquiera que vea los canales de cable, aunque no todos sean igualmente recomendables. Podemos afirmar que la potencia de la que hablaba Platón no era un continente sino un imperio insular cuyo centro se hallaba en Creta. Casi seguramente se trataba de la civilización minoica, que los egipcios conocían con el nombre de Keftiu. Aquí es donde el griego cometió dos errores. En primer lugar, los egipcios situaban la civilización perdida al oeste de Egipto, hacia el Mar Egeo, en dirección a Creta. Platón entendió que había que buscarla al oeste del Mediterráneo, en pleno océano Atlántico.
Así fue como aseguró que en el océano, más allá de Gibraltar, había una zona de escasa profundidad: estaban los restos del continente perdido. Aristóteles también se hizo eco de esta versión, totalmente infundada.
Muy por el contrario, hoy sabemos que el fondo del Atlántico está atravesado por una cordillera, cuyas cumbres sobresalen al norte, en Islandia.

La Krakatoa antigua

El segundo error de Platón fue afirmar que la catástrofe había ocurrido 9000 años antes, cuando, en realidad, era mucho más reciente. Las evidencias geológicas ayudaron a aclarar el origen de la historia, y quizás de muchos otros diluvios legendarios. Tenemos pruebas de una tremenda explosión volcánica que voló la isla de Santorini, dejándonos ese descomunal cráter de Thera que hoy visitan los turistas. Fue en las Cícladas, en el mar Egeo, y ocurrió unos 1470 años antes de Cristo.
El fenómeno más parecido que recordamos es Krakatoa. En 1883, la erupción del volcán Krakatoa, al este de Java, desencadenó fuerzas del orden de varios centenares de megatones, equivalentes a varias bombas de hidrógeno. La explosión arrojó a la atmósfera unos seis kilómetros cúbicos de tierra y rocas, tiñendo de rojo los atardeceres de todo el planeta durante más de un año.
La erupción de Thera, a juzgar por el cráter que produjo, puede haber sido cuatro veces más grande. Con ella se destruyó probablemente la civilización minoica, que ya tenía mil años de historia, y allí tuvo origen la leyenda griega de Deucalión y el diluvio.

La Atlántida no se rinde

Entre los antiguos, Plutarco y Heródoto aceptaron la historia de Platón, pero Aristóteles y Plinio, de mente más científica, la consideraron una leyenda. En cuanto a los modernos, al principio creyeron haber descubierto la Atlántida en América. El filósofo Francis Bacon situó en América la primera utopía tecnocrática y la llamó la Nueva Atlántida (1620) basándose en vagos ecos de los viajes de Vespucio. Pero en 1678, en un mapa diseñado por el jesuita Athanasius Kircher, la Atlántida volvió a aparecer a mitad de camino entre Europa y América.
El verdadero renacimiento del mito de los atlantes se produjo a fines del siglo XIX, cuando ya sólo quedaba por explorar el Antártico. De hecho, no sólo resucitó la Atlántida; también nacieron otros dos continentes imaginarios, llamados Lemuria y Mu.
Quien puso en marcha todo esto fue un político norteamericano, fundador del partido Populista y alguna vez candidato a la presidencia. Ignatius Donnelly (1831-1901), que ya se había dado a conocer por atribuirle a Bacon las obras de Shakespeare, Marlowe y Montaigne, le regaló a la Atlántida dos mil años más que Platón. El éxito de su libro Atlantis (1882), fue tal que el primer ministro británico Gladstone pensó seriamente en organizar una expedición para encontrar las ruinas del continente perdido.
Todos los grandes escritores de fantasía del siglo XIX rindieron su homenaje a los atlantes. Así lo hicieron Edgar Allan Poe, en el poema La ciudad bajo el mar, y Sir Arthur Conan Doyle. También Julio Verne envió al submarino del capitán Nemo a darse una vuelta por las ruinas atlantes. Pero donde el mito alcanzó su mayor expansión fue entre los esoteristas.

Lemuria

Los lemúridos son primates, lejanos parientes nuestros que sobreviven en Madagascar y las Comores. Sus ojos saltones y grandes orejas les dan un aspecto fantasmal (los “lemures” eran los fantasmas romanos), que puede haber influido para que alguien les inventara un continente a su medida.
Lemuria nació de una de esas típicas hipótesis ad hoc que suelen escapar a las refutaciones empíricas, y llegan a convertirse en una suerte de teorías.
Los geólogos del siglo XIX habían descubierto formaciones similares en África y en la India. Neumayer, y más tarde Haeckel, se propusieron explicar el enigma de la difusión de los lemúridos en ambas áreas. No se les ocurrió nada mejor que postular un continente perdido que había servido de puente entre India y África, y lo llamaron Lemuria.
La hipótesis se volvió simplemente superflua con la aparición de la teoría de la deriva continental. Todos los continentes habían estado unidos alguna vez en la llamada Pangea, y las migraciones de especies se habían producido antes de que el mar se ensanchara demasiado. Aunque al comienzo la teoría de Wegener fue menospreciada, más tarde acabó siendo standard, y ha sido corroborada con mediciones satelitales.
De este modo, la migración de los lemúridos se explicaba sin necesidad de postular tierras perdidas.
Pero la mítica Lemuria resistió, especialmente después que la teósofa Mme. Blavatsky la incorporó a su Doctrina Secreta, en el marco de un reciclaje general de continentes perdidos. Allí también estaban la Atlántida, Hiperbórea en el Ártico y Mu en el Pacífico.
En cuanto a Hiperbórea, nunca llegó a tener demasiada popularidad, salvo entre los nazis, pero acabó siendo la patria de Conan, el forzudo personaje de Robert Howard que encarnaría Schwarzenegger.
Enriquecido por los discípulos de Blavatsky, el mito de los continentes perdidos pasó a integrar el repertorio esotérico.
Los ariosofistas austríacos enseñaron, siguiendo a la teosofía, que la raza aria descendía de los atlantes. Los esoteristas nazis vacilaron entre Atlántida e Hiperbórea, hasta que la cuestión se complicó con la propaganda bélica. Apareció entonces el británico Lewis Spence, quien sostuvo patrióticamente que los verdaderos descendientes de los atlantes no eran los alemanes sino los escoceses.
Otros hubo que buscaron a los atlantes entre los egipcios, los vascos, los canarios, los mayas o los polinesios. Todo esto sin llegar a la gran desprolijidad de libros como La Novena Profecía, cuyos personajes se lo pasan buscando ruinas mayas en Perú (¡!)

Mu

En los textos esotéricos, Lemuria suele confundirse con otro continente perdido llamado Mu, que nació de un error de traducción.
En 1864, el abate Brasseur estaba intentando traducir un códice maya usando un “alfabeto” compilado por el conquistador Diego de Landa.
Ahora bien, la escritura maya era algo similar a la japonesa o la egipcia, ya que usaba idiogramas que también tenían valor fonético: por lo tanto carecía de alfabeto. Lo que el español había encontrado era un conjunto de símbolos que, leídos en voz alta, sonaban como las letras del alfabeto latino.
Brasseur entendió que el códice narraba una catástrofe volcánica que había destruido un continente entero. Su nombre se expresaba en dos símbolos que correspondían a las letras “M” y “U”. Nacía Mu.
Apenas cuatro años después salió a escena James Churchward, un coronel británico destacado en la India, quien escribió una decena de libros sobre Mu. Tras convertir a Mu en la Atlántida del Pacífico, el inglés le atribuyó una antigüedad que oscilaba entre los 25.000 y los 200.000 años (¡!).
Churchward decía haber descubierto en las bóvedas de un templo hindú toda una biblioteca de tablillas escritas en una lengua desconocida. En ellas había logrado descifrar toda la historia, la ciencia y la filosofía de Mu.
Ahora Mu desplazaba la Atlántida como origen de todas las civilizaciones conocidas, desde la egipcia hasta la maya, incluyendo también a los atlantes. En la sabiduría de Mu se habían originado tanto la Biblia como los principios de la masonería. Sus habitantes habían ido tan lejos como para hacer revelaciones acerca de Jesucristo, que recién iba a nacer muchos milenios después.
Mu tampoco se rindió. Los libros de Churchward se siguen reeditando y ofreciendo en Internet. En algunas páginas de “turismo energético”, Lemuria y Mu aparecen encarnando “el espíritu de Hawai”.

Civilizaciones High tech

En el siglo XX, especialmente después de 1945, el imaginario cultural había cambiado a impulso de las revoluciones científicas. Los continentes perdidos se convirtieron pues en civilizaciones tecnológicas avanzadas, que se habían autodestruido por jugar con las fuerzas elementales de la naturaleza. Era toda una advertencia para quienes acababan de liberar la energía nuclear; el mismo mensaje que otros les atribuían a los ovnis.
Nacían así las tecnologías imaginarias del pasado, cuyo último avatar son las pirámides y los cristales que se venden en las tiendas New Age.
En 1914, el teósofo Scott-Elliott le añadió al mito un toque tecnológico, al afirmar que los lemurianos tenían naves voladoras. Un año antes el antropósofo Rudolf Steiner había asegurado que los atlantes eran telépatas. En la misma época el satanista Aleister Crowley les atribuyó una misteriosa energía llamada “Zro”, pero se cuidó más de explicar como debía pronunciarse la palabra que de aclarar en qué consistía. El coronel Churchward les ganó a todos, al revelarnos que los habitantes de Mu conocían y dominaban la antigravedad.

Desde el más allá

Allí donde los arqueólogos no habían encontrado nada, se atrevieron a ir los espiritistas. Ya en 1911, el médium inglés J.B. Leslie se había comunicado con los espíritus atlantes.
El famoso sanador Edgar Cayce (1877-1945) fue quien puso a punto el mito tecnológico-esotérico. Los atlantes, que por alguna extraña razón ubicó en el Caribe, habían desarrollado la tecnología de los “cristales de fuego”. Disponían de un Gran Cristal (llamado Piedra Tauauoi, que canalizaba la “energía” permitiéndoles volar montañas y provocar terremotos). Aparentemente se les había descontrolado, para acabar destruyendo a su continente.
Además, los cristales seguían allí, bajo las olas del trópico, y ellos eran los responsables de todos los desastres que ocurrían en el triángulo de las Bermudas.
Cayce fracasó al profetizar que parte de la Atlántida emergería de las aguas frente a California hacia 1968 o 1969. Pero sus discípulos no se arredraron, y adoptaron como sitio favorito la isla de Bimini (Bermuda), donde cada tanto anuncian haber hallado evidencia arqueológica.
Después de todo, no era el primer traspié del profeta, quien había predicho que 1933, con la Depresión y el ascenso del nazismo, sería “un buen año”. También había anunciado que China se convertiría al cristianismo en 1968, pero posiblemente estaría pensando en el ping pong.
En 1943, cuando aún vivía Cayce, el director de la revista de ciencia ficción Amazing fraguó unas cartas atribuidas a un tal Richard Shaver. Se trataba de un obrero soldador de Pennsylvania que decía tener visiones de la “memoria racial” de la especie. Según él, antes que el hombre habían dominado la Tierra los Titanes y los Atlantes, que habían construido una inmensa red de túneles subterráneos, llenos de equipos de alta tecnología. La superchería de Shaver alcanzó todavía a provocar el repudio de los lectores, pero acabó siendo reciclada en la literatura seudocientífica de la siguiente generación.

El negocio atlántico

Lo de Cayce fue una profecía autocumplida. Hacia los Ochenta la Atlántida volvió a ponerse de moda, gracias a otra médium, J. Z. Knight, un ama de casa de Tacoma (Washington) que, casualmente, había estudiado las obras de Cayce.
La señora Knight ha acumulado una considerable fortuna “canalizando” el espíritu de Ramtha, un guerrero de hace 35.000 años, ascendido a un plano superior de conciencia. Ramtha había nacido en Lemuria (según ella, un mundo primitivo donde convivían hombres y lagartos) pero había hecho su carrera en la Atlántida hasta llegar a ser el primer conquistador de la India, en tiempos prehistóricos.
Ramtha se le apareció por primera vez a Mrs. Knight en 1977, cuando experimentaba en la cocina de su casa con una pirámide puesta sobre la cabeza. El aparecido enloqueció a una brújula, exactamente como lo haría un ovni. Claro está que la atractiva rubia no sólo había leído a Cayce y L. Ron Hubbard; en una etapa anterior, había intentado comunicarse con los extraterrestres.
Al principio Ramtha (que decía venir de una civilización de alta tecnología) solía asombrarse con cosas tan simples como una cocina a gas. Pero en los años siguientes acabó enseñándole de todo a J. Z., desde teología hasta física cuántica. Por fin, decidió encarnarse definitivamente en el cuerpo de su médium.
Para 1988, la emprendedora J. Z. ya había fundado la Escuela de Iluminación de Ramtha, con más de 3000 alumnos, páginas Web y tiendas online de productos varios. Shirley MacLaine, movida quizás por la envidia, descubrió algo después que en una de sus vidas anteriores ella había sido la hermana de Ramtha.
Platón, que creía en la reencarnación, quizás no se hubiera sorprendido demasiado de estas creencias. Pero conociendo sus opiniones acerca de los sofistas, no les hubiera perdonado el negocio.
El gran Barnum decía que a cada minuto nace un tonto. Para él, el Gran Circo Posmo tiene una butaca reservada. Pasen y vean, señoras y señores...

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico