Volver

Volver



Buscar por números

Búsquedas

 

Paleontología
 


HABILIS, ERECTUS, HARENES Y ARBUSTOS
El Paleofreak
URL: http://paleofreak.blogalia.com/historias/51431

(Artículo publicado originalmente en la bitácora El PaleoFreak)

Nuevos fósiles en Kenia, interesantes novedades, polémicas conclusiones y otra vez los estúpidos titulares de prensa (véase Evolucionarios).

El primero de los dos nuevos fósiles consiste en los restos de una mandíbula, asignada a Homo habilis. La datación arroja 1.440.000 años de antigüedad, demasiado reciente para lo que conocíamos de esta especie. Al parecer, estos primitivos humanos sobrevivieron durante más tiempo que el que se pensaba, coexistiendo claramente (ya se tenían indicios de ello) con otra especie que solíamos considerar su descendiente y su sucesora: Homo erectus.

El segundo fósil, descubierto en el mismo yacimiento Kenia, es la parte superior de un cráneo de hace 1.550.000 años. Los investigadores lo han identificado como un ejemplar joven, pero adulto, de Homo erectus. De mayor tamaño y capacidad cerebral, y de proporciones corporales más similares a las del hombre moderno, los Homo erectus africanos son clasificadas como Homo ergaster por ciertos expertos, que reservan la denominación erectus para las formas asiáticas como el famoso "hombre de Pekín".

Pero si el primer fósil era demasiado reciente para un H. habilis, este segundo fósil es demasiado pequeño para un H. erectus. Efectivamente, ambos ejemplares tienen tamaños similares. ¿Qué explicaciones dan los autores del trabajo*? Estas son sus propuestas:

1.- El Homo habilis y el Homo erectus coexistieron, compartiendo habitat
durante casi medio millón de años.
2.- El H. erectus no desciende del H. habilis, sino que ambos descienden
por separado de un ancestro aún desconocido.
3.- El H. erectus africano muestra rasgos similares a los asiáticos, lo
que invalidaría la denominación H. ergaster.
4.- El ejemplar pequeñito de H. erectus podría ser una hembra. Los
ejemplares grandes (todos los previamente descubiertos) serían machos.
Eso indicaría un fuerte dimorfismo sexual, más similar al que existe en los gorilas que al que tenemos en nuestra propia especie. Eso a su vez indicaría que se organizaban formando "harenes", con un macho dominante, varias hembras "a su cargo" y algunos machos piltrafillas pululando con la autoestima por los suelos.

Particularmente me resulta difícil de entender por qué la coexistencia de dos especies implica que una no pueda descender de la otra. Y, por otra parte, en lugar de especular sobre un posible "engorilamiento" del H. erectus a partir de un único resto ¿no sería más sencillo pensar que perteneció a una variedad pequeña de esa misma especie?

En Anthropology.net han hecho una dura crítica del trabajo. Dicen, por ejemplo, que la elección del test estadístico es muy extraña. También señalan que al cráneo asignado a H. erectus le faltan ciertos rasgos típicos de esa especie, cosa que reconocen los propios. Ni el tamaño "correcto" ni la morfología "correcta"...

Por otra parte, varios textos divulgativos están aprovechando este caso para desarrollar, una vez más, la famosa enseñanza de Stephen Jay Gould, "la evolución es un arbusto, no una escalera". Efectivamente, cada vez conocemos más casos de coexistencia entre distintas especies de homininos fósiles. En mi opinión de gouldiano crítico, no debemos dejar que el arbusto nos impida ver los trocitos de escalera, que también están. Aunque el Homo erectus no venga del Homo habilis, desciende de todas formas de otro hominino similar, de cerebro más pequeño y piernas más cortas. Y éste, a su vez, de otro aún más simiesco. Etcétera, etcétera.

_______________________________
*Spoor, F. et al. 2007. Implications of new early Homo fossils from
Ileret, east of Lake Turkana, Kenya. Nature 448, 688-691 (9 August 2007).

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico