Volver

Volver



Buscar por números

Búsquedas

 

Psicología
 


FALSA MEMORIA
Luis Alfonso Gámez
URL: http://abcnews.go.com/

ABCNews http://abcnews.go.com/

FALSA MEMORIA
Noticia enviada por: Luis Alfonso Gámez
Versión en español por: Joseba Andoni Aguirregoikoa (ARP-SAPC Traductores)

Nos ha ocurrido a todos. Recordamos asuntos de un pasado lejano tan vívidamente como si hubieran ocurrido ayer mismo. Y entonces nos damos cuenta que en realidad no ocurrió jamás. No en vano la memoria humana puede llegar a ser muy selectiva, cuando no muy creativa.

"La memoria no es como una cinta grabadora" declaró Jacquie Pickrell, una doctorando en psicología de la Universidad de Washington, que a lo largo de su investigación ha descubierto que es posible "implantar" recuerdos en nuestra mente de hechos que no han ocurrido nunca. Su estudio muestra que no se necesita mucho esfuerzo para ello, basta con unos pocos mensajes bien seleccionados y unas circunstancias propicias. En un trabajo conjunto con la profesora de psicología Elizabeth Loftus, Pickrell preparó un experimento que pudiera probar su hipótesis. Se centraron desde un principio en el ámbito de la publicidad dado que es un sector que trabaja desde hace muchos años y día tras día en tratar de persuadir y condicionar al público.

Bugs Bunny invade Disneyland

Pickrell y Loftus seleccionaron a 120 personas a las que se hizo creer que iban a participar en un programa de evaluación de publicidad, una de esas reuniones en grupo donde se supone que la gente se sienta y comenta cual es la publicidad que cree que funciona y cual no.

Todos los participantes habían visitado anteriormente Disneyland o Disney World. "A los participantes se les hizo creer que trabajábamos para la Disney" dijo Pickrell, pero no era así. Se trataba de ver si era posible manipular los recuerdos de otra persona. Se dividió a los participantes en 4 grupos y se les pidió que leyeran un folleto sobre Disneyland. El primer grupo leyó un papel sobre el parque temático donde no se mencionaba a ningún personaje de dibujos animados. El segundo grupo leyó el mismo texto pero esta vez había un Bugs Bunny de cartón de 4 pies de alto en la habitación. El tercer grupo, conocido como el "Grupo Bugs" por los investigadores, leyó un anuncio falso sobre Disneyland donde se mencionaba a Bugs Bunny. Y finalmente, el cuarto grupo fue sometido a un doble "engaño": se les entregó el falso folleto y se les colocó el Bugs Bunny de cartón.

Más tarde, entre otras muchas preguntas, se preguntó a los participantes si durante su visita a Disneyland habían visto a Bugs Bunny y si habían estrechado su mano. Alrededor de un tercio de los que leyeron el falso anuncio donde aparecía el conejo de la suerte afirmaron haber visto a Bugs Bunny en su visita al parque temático, lo cual es imposible ya que Bugs Bunny es un personaje de la Warner Brothers que jamás ha aparecido en ningún parque de la Disney.
Por contra, sólo un 8% de los participantes del primer grupo y un 4% de los del segundo "recordaban" haber visto a Bugs Bunny en Disneyland. La diferencia estaba evidentemente en los anuncios que leyeron, ya que la mera sugerencia de que Bugs podía estar codeándose con Mickey fue suficiente para convencer a un porcentaje sorprendentemente alto de personas de que habían vivido algo que nunca ocurrió. "Lo impresionante de este estudio es constatar lo fácil que resulta provocar una falsa memoria" declaró Pickrell.

Loftus añadió que el sector publicitario lleva años enfocando sus esfuerzos en lo que se denomina "memoria autobiográfica": si un anuncio logra hacernos recordar algo que fue placentero para nosotros, es más probable que mordamos el anzuelo ya que adoptamos una actitud mucho más receptiva. Ese es el motivo de que últimamente se estén recuperando anuncios en blanco y negro de los años 40 y 50. Se espera que con ellos afloren antiguos recuerdos y sensaciones. Y si los recuerdos no están allí, siempre pueden inducirse...

Las mentes traumatizadas son más vulnerables

El hecho de que nuestra memoria se falible no es realmente un hecho sorprendente. Los que trabajamos en los medios de información a menudo nos encontramos con gente que recuerda el mismo acontecimiento de formas tan radicalmente diferentes que es difícil de creer que fueran testigos del mismo hecho. Eso es especialmente cierto en casos de crímenes violentos o tragedias desgarradoras. Hechos que pueden traumatizarnos de tal forma que nuestra memoria puede volverse muy selectiva. Pero la investigación sugiere que no es necesario un acontecimiento traumático para modificar nuestros recuerdos. Y eso puede ser un problema si otras personas logran comprender los mecanismos que lo propician. "Es realmente posible implantar un recuerdo completo de algo que nunca ocurrió" declaró Pickrell.

Pero siempre queda el consuelo de que, como dice el refrán, no es posible engañar a todo el mundo todo el tiempo. Al menos un 10% de los participantes en las pruebas no cayeron en la trampa y comprendieron que Bugs Bunny no pintaba nada en Disneyland y que ellos nunca lo vieron allí ni estrecharon su mano. O su pata, en todo caso.

 
   

 
© 2002 - ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico